De la política del Big Stick a la política del Good Neighbor

De Baripedia


Estados Unidos comenzó a ascender como potencia imperial a finales del siglo XIX, tras la conclusión de la Guerra Hispano-Norteamericana en 1898. Como resultado de la guerra, Estados Unidos se hizo con el control de Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas, y marcó el inicio de la emergencia de Estados Unidos como potencia mundial.

En los años siguientes, Estados Unidos intervino en varios países del hemisferio occidental, como México, Honduras y Nicaragua, para proteger sus intereses económicos y mantener la estabilidad en la región. Estas intervenciones sentaron las bases de la Política del Gran Garrote, que el presidente Theodore Roosevelt articuló a principios del siglo XX. Esta política establecía que Estados Unidos intervendría en los asuntos de los países latinoamericanos para proteger los intereses económicos estadounidenses y mantener la estabilidad en la región.

Sin embargo, en la década de 1920, Estados Unidos se enfrentaba a problemas económicos internos y muchos estadounidenses eran cada vez más aislacionistas y contrarios a la idea de intervenir en asuntos exteriores. Además, la política del gran garrote había dado lugar a una serie de intervenciones y ocupaciones en países latinoamericanos, lo que había provocado un resentimiento y una hostilidad generalizados hacia Estados Unidos.

En respuesta, el Presidente Herbert Hoover anunció la Política del Buen Vecino, que establecía que Estados Unidos dejaría de intervenir en los asuntos de los países latinoamericanos y trataría de establecer relaciones amistosas con ellos a través de la cooperación y el respeto mutuo. La Política de Buena Vecindad supuso un cambio con respecto a las políticas intervencionistas del pasado y un giro hacia una política exterior más pacífica y cooperativa.

Antecedentes de las políticas del Big Stick y Buena Vecindad[modifier | modifier le wikicode]

Mapa de adquisiciones territoriales en los Estados Unidos de América.

Durante la primera mitad del siglo XIX, Estados Unidos experimentó una importante expansión territorial, tanto hacia el oeste como hacia el sur. Esta expansión estuvo impulsada por una combinación de factores, entre ellos el deseo de nuevas tierras, recursos y mercados, así como la creencia en el excepcionalismo estadounidense y el "destino manifiesto" de Estados Unidos de expandir su territorio e influencia.

Una de las principales formas en que Estados Unidos expandió su territorio durante esta época fue a través de la guerra. El ejemplo más notable es la guerra entre México y Estados Unidos, que tuvo lugar entre 1846 y 1848. La guerra se desencadenó por las disputas sobre la frontera entre Texas, recién anexionada a Estados Unidos, y México, y en última instancia dio lugar a que Estados Unidos se hiciera con el control de gran parte de lo que hoy es el Suroeste estadounidense, incluidas las actuales California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma.

Estados Unidos también amplió su territorio mediante la compra de tierras. Uno de los ejemplos más significativos fue la Compra de Luisiana en 1803, en la que Estados Unidos adquirió a Francia una vasta extensión de tierra que incluía las actuales Luisiana, Arkansas, Misuri, Iowa, Oklahoma, Kansas, Nebraska, partes de Minnesota, Dakota del Norte, Dakota del Sur y Montana.

Además, Estados Unidos también se expandió a través de la colonización, por ejemplo el camino de Oregón, por el que miles de colonos estadounidenses emigraron al noroeste del Pacífico durante las décadas de 1840 y 1850, lo que condujo a la eventual anexión estadounidense del territorio.

La Doctrina Monroe y el Destino Manifiesto fueron dos importantes doctrinas que configuraron de forma significativa la política exterior estadounidense y la expansión territorial durante el siglo XIX.

En 1823, el presidente James Monroe promulgó la Doctrina Monroe, según la cual cualquier intento de las potencias europeas de colonizar o interferir en los asuntos de las nuevas naciones independientes del hemisferio occidental se consideraría una amenaza para la seguridad y la estabilidad de Estados Unidos. Estableció a Estados Unidos como potencia dominante en el continente americano y contribuyó a configurar la política exterior estadounidense del siglo siguiente.

El Destino Manifiesto, por su parte, era la creencia de que la misión de Estados Unidos, otorgada por Dios, era expandir su territorio e influencia por Norteamérica y difundir su sistema de gobierno, economía y cultura. Esta idea se utilizó para justificar la expansión territorial, la anexión de Texas, la guerra entre México y Estados Unidos y la colonización del Oeste americano.

Juntas, estas dos doctrinas contribuyeron a configurar la política exterior estadounidense y la expansión territorial durante el siglo XIX y más allá. La Doctrina Monroe contribuyó a establecer a Estados Unidos como potencia dominante en América, mientras que el Destino Manifiesto proporcionó una justificación a la expansión y la difusión de la influencia estadounidense.

Hacia 1850, la expansión territorial de Estados Unidos había alcanzado sus límites actuales, con la excepción de Alaska, que fue comprada a Rusia en 1867. La frontera occidental de Estados Unidos se había ampliado mediante una combinación de guerras, compra de territorios y colonización, incluidas la guerra entre México y Estados Unidos, la compra de Luisiana y la colonización del Oeste americano.

En cuanto a la expansión hacia el norte, la frontera entre EE.UU. y Canadá se estableció mediante una serie de tratados y acuerdos, entre ellos el Tratado de París de 1783, que puso fin a la Guerra de la Independencia, y el Tratado de Gante de 1814, que puso fin a la Guerra de 1812. Además, el acuerdo con Inglaterra de 1818 estableció el paralelo 49 como frontera entre Estados Unidos y Canadá desde el Lago de los Bosques hasta las Montañas Rocosas.

Así pues, la expansión hacia el norte, hacia Canadá, ya no era posible tras el acuerdo con Inglaterra de 1812. El mapa de los actuales Estados Unidos estaba casi completo en 1850, con la excepción de Alaska, que fue el último territorio en ser adquirido.

Tras la toma del norte de México a causa de la guerra mexicano-estadounidense, Estados Unidos adquirió muchos territorios, entre ellos los actuales California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México y partes de Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma. Estos territorios estaban relativamente poco poblados y el gobierno estadounidense los vio como oportunidades de expansión y asentamiento.

Sin embargo, la cuestión de la esclavitud y el equilibrio entre estados esclavistas y abolicionistas se convirtió en un importante problema político en los años posteriores a la guerra, y complicó cualquier expansión hacia el sur. La cuestión de si los nuevos territorios adquiridos a México debían permitir o no la esclavitud fue un tema polémico, y acabó desembocando en. El compromiso de 1850 trató de resolver la cuestión permitiendo que California entrara en la Unión como estado libre, mientras que se dejaba que los demás territorios decidieran la cuestión de la esclavitud a través de la soberanía popular.

El Compromiso de 1850 ayudó a resolver temporalmente el equilibrio entre estados esclavistas y abolicionistas. Aun así, impidió el estallido de la Guerra Civil en 1861, provocada en gran medida por la expansión de la esclavitud en los nuevos territorios. Así pues, la cuestión del equilibrio entre estados esclavistas y abolicionistas se convirtió en un factor de gran importancia para cualquier expansión hacia el sur, lo que finalmente desembocó en la guerra civil.

Intentos de anexión privada y expansión a través de contraterritorios[modifier | modifier le wikicode]

William Walker.

Además de la expansión y las adquisiciones territoriales impulsadas por el gobierno, también hubo intentos privados de anexión en territorios considerados zonas naturales de Estados Unidos, como el Caribe y América Central. Estos intentos de anexión privada solían estar liderados por intereses comerciales estadounidenses, como compañías ferroviarias, mineras y agrícolas, que buscaban expandir sus operaciones y acceder a nuevos mercados y recursos.

Un ejemplo de anexión privada fue el intento del empresario estadounidense William Walker de conquistar y anexionarse partes de Centroamérica, incluida Nicaragua, en la década de 1850. Walker, antiguo médico, abogado y periodista, dirigió un grupo de mercenarios estadounidenses para erigirse en gobernante de Nicaragua y anexionarla a Estados Unidos. Los esfuerzos de Walker fueron finalmente infructuosos, y el gobierno de Honduras lo ejecutó en 1860.

Los intentos privados de anexión por parte de grupos de aventureros en Cuba y de William Walker en Nicaragua estaban impulsados por el deseo de expandir Estados Unidos y aumentar la influencia económica y política estadounidense en la región. Estos intentos estuvieron motivados por diversos factores, entre ellos el deseo de obtener beneficios económicos y la creencia en la idea del excepcionalismo estadounidense.

Sin embargo, estos intentos también corrían el riesgo de inclinar la balanza a favor de la esclavitud, un tema que dividía profundamente a Estados Unidos en aquella época. La anexión de Cuba o Nicaragua habría añadido nuevos estados esclavistas a la Unión, exacerbando aún más las tensiones entre los estados esclavistas y abolicionistas. Como resultado, estos intentos privados de anexión se encontraron con la oposición del gobierno de Estados Unidos y finalmente fracasaron.

Además, es importante señalar que estos intentos de anexión privada también encontraron la oposición de la población local y de otros países de la región, ya que habrían supuesto la pérdida de soberanía y control sobre sus territorios.

Las acciones de William Walker fueron ampliamente condenadas en Estados Unidos y se convirtió en una figura controvertida. Se le consideraba un aventurero sin escrúpulos que había actuado sin el apoyo ni la autorización del gobierno estadounidense. Sus acciones se consideraron una violación de la Doctrina Monroe, una política estadounidense destinada a impedir la colonización extranjera o cualquier otro tipo de control político de la región por parte de potencias europeas.

La noción de excepcionalismo estadounidense fue una justificación utilizada para justificar el expansionismo estadounidense. Sin embargo, también llevó a la creencia de que los métodos estadounidenses eran superiores a los de otras naciones, lo que condujo a un desprecio por los pueblos y culturas de otros países, que a su vez provocó resistencia y oposición al expansionismo estadounidense.

A pesar de su falta de éxito y de su controvertido legado, las acciones de William Walker influyeron significativamente en la historia política y social de Centroamérica, y sigue siendo una figura controvertida en la región. Sus intentos de anexión privada fueron uno de los muchos ejemplos del expansionismo estadounidense del siglo XIX, impulsado por intereses económicos y la creencia en el excepcionalismo estadounidense.

Tras su ejecución, muchos de sus seguidores fueron capturados, ejecutados u obligados a abandonar el país. Sus acciones fueron muy criticadas en Estados Unidos y se convirtió en una figura controvertida. Se le consideró un aventurero sin escrúpulos que había actuado sin el apoyo ni la autorización del gobierno estadounidense. Sus acciones se consideraron una violación de la Doctrina Monroe, una política estadounidense destinada a impedir la colonización extranjera o cualquier otro tipo de control político de la región por parte de potencias europeas.

Sus acciones en Centroamérica también se toparon con la resistencia y la oposición de la población local, y los historiadores aún debaten su legado en la región. Algunos lo consideran una figura heroica que trató de llevar la modernización y el progreso a la región, mientras que otros lo ven como un dictador despiadado que trató de imponer su voluntad a los pueblos de Centroamérica.

Otro ejemplo de intentos de anexión privada se produjo en Hawai, donde los plantadores y empresarios estadounidenses intentaron anexionar las islas a Estados Unidos para acceder al mercado del azúcar hawaiano. La anexión de Hawai fue un proceso complicado en el que intervinieron los intereses políticos y económicos de muchos actores diferentes, entre ellos plantadores estadounidenses, comerciantes, políticos, la monarquía hawaiana y los habitantes locales.

A finales del siglo XIX, los plantadores y empresarios estadounidenses habían realizado grandes inversiones en las plantaciones de azúcar hawaianas y habían llegado a dominar la economía hawaiana. Vieron en la anexión una forma de acceder al mercado estadounidense y proteger sus inversiones de la competencia extranjera. Los políticos estadounidenses, como el presidente Cleveland, también veían en Hawai un valioso emplazamiento estratégico, ya que sería una valiosa base naval para Estados Unidos.

La anexión de Hawai se logró finalmente en 1898, tras un golpe de estado que contó con el apoyo de los intereses estadounidenses. La anexión de Hawai se llevó a cabo mediante una resolución conjunta del Congreso, que fue promulgada por el presidente McKinley. Fue una medida controvertida, a la que se opusieron muchos nacionalistas hawaianos y algunos estadounidenses que creían que la anexión socavaría los valores democráticos estadounidenses y conduciría al sometimiento de una nación soberana.

La expansión de Estados Unidos se suspendió durante la Guerra Civil, entre 1861 y 1865, ya que el país se centró en el conflicto entre la Unión (norte) y la Confederación (sur) por la esclavitud y los derechos de los estados. Una vez finalizada la Guerra Civil en 1865, el país se reunificó y se abolió la esclavitud con la aprobación de la Decimotercera Enmienda a la Constitución.

Tras la Guerra Civil, Estados Unidos reanudó sus políticas expansionistas, con un renovado énfasis en el crecimiento económico y la expansión territorial. El país siguió empujando hacia el oeste mientras el gobierno trataba de colonizar y desarrollar los territorios occidentales restantes. Esto se hizo a través de una variedad de medios, incluyendo tratados con las tribus nativas, la compra de tierras a México y otros países, y la anexión de nuevos territorios, como Alaska en 1867.

Además, Estados Unidos también trató de ampliar su influencia y control en otras partes del mundo, como el Caribe y América Central, a través de diversos medios como la Política del Gran Garrote y la Política del Buen Vecino. La Política del Gran Garrote se basaba en la presión económica y militar para afirmar el dominio estadounidense, mientras que la Política del Buen Vecino se basaba en la diplomacia y la cooperación para lograr los mismos objetivos. Estados Unidos también siguió aplicando su política expansionista en Asia y el Pacífico.

Expansión a través de la adquisición de territorios en contra[modifier | modifier le wikicode]

1898 caricatura política: "Diez mil millas de punta a punta" significa la extensión de la dominación estadounidense (simbolizada por un águila calva) desde Puerto Rico hasta las Filipinas. La caricatura contrasta esto con un mapa de los Estados Unidos más pequeños 100 años antes, en 1798.

Estados Unidos adquirió Alaska a Rusia en 1867 mediante un tratado de cesión en el que Rusia vendía el territorio a Estados Unidos por 7,2 millones de dólares. La adquisición de Alaska fue recibida con reacciones encontradas en Estados Unidos, ya que algunos la consideraron una valiosa adquisición de valiosos recursos naturales. Por el contrario, otros la consideraron un "despilfarro de dinero" en un territorio inhóspito y remoto.

En 1867, Estados Unidos también adquirió las islas Midway, en el océano Pacífico. Esto se hizo a través de una reclamación de extracción de guano en virtud de la Ley de las Islas Guano de 1856, que autorizaba a los ciudadanos estadounidenses a tomar posesión de cualquier isla no reclamada con el fin de extraer guano.

En 1878, Estados Unidos también adquirió una estación de carbón en las islas Samoa, en el Pacífico. Esto se hizo para establecer una estación de carbón para los barcos navales estadounidenses en el Pacífico y para proteger los intereses comerciales estadounidenses en la región. La estación de carbón se adquirió mediante un tratado con los dirigentes samoanos locales.

Estas adquisiciones de Alaska, las islas Midway y las islas Samoa formaban parte de una política expansionista más amplia de Estados Unidos en el siglo XIX destinada a asegurarse lugares estratégicos, recursos naturales y acceso a nuevos mercados. Esta expansión también pretendía proyectar el poder y la influencia estadounidenses en distintas regiones y proteger los intereses comerciales de Estados Unidos.

Con la compra de Alaska y la adquisición de las islas Midway y Samoa, Estados Unidos empezó a centrarse en otro tipo de expansión territorial en el Pacífico Sur. En lugar de adquirir nuevos territorios para asentarse o colonizar, Estados Unidos empezó a adquirir territorios para facilitar el comercio y el acceso a nuevos mercados.

Varios factores impulsaron este cambio de enfoque. Una de las principales razones fue el fuerte resurgimiento del imperialismo europeo, ruso y japonés a finales del siglo XIX. Mientras otras potencias imperiales ampliaban sus territorios e influencia en distintas regiones del mundo, Estados Unidos trató de establecer una presencia en estas regiones para proteger los intereses comerciales estadounidenses y proyectar el poder y la influencia de Estados Unidos.

Otra razón fue la rápida industrialización y el crecimiento económico de Estados Unidos a finales del siglo XIX. Los empresarios y las empresas estadounidenses buscaban nuevos mercados y oportunidades para ampliar sus operaciones fuera de las fronteras del país. La adquisición de territorios comerciales en el Pacífico Sur permitió a las empresas estadounidenses acceder a nuevos mercados, recursos y oportunidades.

En este nuevo contexto, la política exterior estadounidense comenzó a enmarcarse en el concepto de la Política de Puertas Abiertas, que pretendía mantener la integridad territorial y la independencia política de China al tiempo que protegía los intereses económicos estadounidenses en la región, y la Política del Gran Garrote, que buscaba extender la influencia estadounidense en el Caribe y Centroamérica mediante una demostración de fuerza e intervención militar.

A finales del siglo XIX, Estados Unidos se había convertido en una gran potencia industrial y agrícola con una población en rápido crecimiento. Con esta expansión de la industria y la agricultura, las empresas y empresarios estadounidenses buscaban nuevos mercados para vender sus bienes y servicios.

Al mismo tiempo, Estados Unidos también buscaba ampliar su influencia y proteger sus intereses en las regiones situadas en torno a su frontera sur, especialmente México. Con la rápida industrialización y crecimiento económico de Estados Unidos, también buscaba ampliar sus mercados comerciales en el Caribe y Centroamérica, donde otras potencias imperiales, como los países europeos, Rusia y Japón, también buscaban establecer su presencia.

Este afán por ampliar los mercados comerciales y extender su influencia en la región se reflejó en la política exterior estadounidense, que se caracterizó por la Política de Puertas Abiertas y la Política del Gran Garrote. Ambas políticas pretendían proteger los intereses económicos estadounidenses y proyectar el poder y la influencia de Estados Unidos en la región, manteniendo al mismo tiempo la integridad territorial y la independencia política de otros países.

Bajo el gobierno de Porfirio Díaz a finales del siglo XIX, México contaba con una importante población de colonos estadounidenses, sobre todo en las regiones septentrionales del país. Estos colonos estadounidenses se dedicaban principalmente a los sectores minero, industrial y agrícola y desempeñaron un papel importante en el desarrollo de estas industrias en México.

Durante esta época, Estados Unidos tenía importantes intereses económicos en México y los colonos americanos pudieron ejercer una influencia significativa sobre la economía mexicana. El gobierno de Díaz se mostró abierto a la inversión extranjera y los colonos norteamericanos pudieron establecerse como una poderosa fuerza económica en la región, especialmente en los sectores minero, petrolero y ferroviario.

Sin embargo, los colonos americanos no estaban interesados en colonizar México. Por el contrario, estaban más centrados en controlar los recursos, como las minas, el petróleo y otras industrias recientes, y hasta cierto punto, las haciendas (granjas), en beneficio de su propio país. Estados Unidos buscaba acceder a los recursos y mercados mexicanos para impulsar su propio crecimiento económico, más que una colonización directa.

Durante esta época, Estados Unidos empezó a adoptar una política exterior más asertiva, conocida como la Política del Gran Garrote, que hacía hincapié en el uso de la fuerza militar y la presión económica para afirmar su influencia en América y más allá. Esta política fue defendida por el Presidente Theodore Roosevelt, que creía que Estados Unidos debía desempeñar un papel más activo en los asuntos mundiales y ejercer su poder para promover la estabilidad y proteger los intereses estadounidenses. Sin embargo, a medida que el país se adentraba en el siglo XX, la Política del Gran Garrote empezó a ser criticada por su enfoque agresivo e intervencionista, lo que condujo a la aparición de la Política del Buen Vecino bajo la presidencia de Franklin D. Roosevelt. Esta política pretendía mejorar las relaciones con los países latinoamericanos a través de la diplomacia y la cooperación mutua, en lugar de la coerción y la intervención. Este cambio en la política exterior fue impulsado por un creciente reconocimiento de las limitaciones de la Política del Gran Garrote y el deseo de construir relaciones más sólidas y cooperativas con los países de la región.

Este cambio en el expansionismo y el imperialismo estadounidenses de finales del siglo XIX puede atribuirse a varios factores, como el deseo de nuevos mercados comerciales, la creencia en la superioridad del modo de vida estadounidense y la influencia de ideologías racistas como la "regla de la gota de sangre". Estados Unidos trató de ampliar su influencia adquiriendo territorios que le sirvieran como socios comerciales y le proporcionaran acceso a nuevos mercados, en lugar de hacerlo mediante la colonización y el desplazamiento de las poblaciones indígenas, como se hizo durante la conquista del Oeste. Este cambio de estrategia también reflejaba una creciente creencia en la inferioridad de las poblaciones no blancas, que influyó en las actitudes estadounidenses hacia la expansión en América Latina y el Caribe.[8][9][10][11][12][13][14][15][16][17][18]

Nueva concepción del Destino Manifiesto: Las bases ideológicas del imperialismo estadounidense[modifier | modifier le wikicode]

Alfred Mahan en 1904.

Esta nueva concepción del Destino Manifiesto, surgida a finales del siglo XIX, se centraba en la expansión económica más que en la territorial. Las empresas y corporaciones estadounidenses pretendían acceder a los recursos y mercados de otros países, al tiempo que intentaban ejercer influencia política y económica sobre esas naciones. Este cambio en la política exterior estadounidense se reflejó en la nueva doctrina del "Gran Garrote" y la política del "Buen Vecino", que hacían hincapié en el uso del poder económico y político para ejercer influencia sobre otros países, en lugar de la anexión directa o la conquista militar.

Esta creencia en la superioridad estadounidense sirvió para justificar diversas acciones emprendidas por Estados Unidos a finales del siglo XIX y principios del XX, como la anexión de Hawai y la guerra hispano-estadounidense, que condujo a la adquisición de Puerto Rico, Guam y Filipinas. También desempeñó un papel en la intervención en países latinoamericanos, como el apoyo al derrocamiento de gobiernos elegidos democráticamente en favor de líderes autoritarios más afines a los intereses estadounidenses. Esta creencia en el excepcionalismo estadounidense y en la idea de extender los valores y las instituciones estadounidenses a otras naciones sigue presente en la política exterior estadounidense hasta nuestros días.

A finales del siglo XIX, surgió el concepto de darwinismo social, que desempeñó un papel importante en la configuración de la política estadounidense de expansión territorial y dominio económico en América Latina y el Pacífico. El darwinismo social, creencia según la cual los fuertes deben prevalecer y ciertas razas son superiores a otras, se utilizó para justificar el sometimiento de los llamados pueblos "inferiores" y la adquisición de sus territorios. Los hombres de negocios y empresarios de Estados Unidos, considerados los más "aptos" y elegidos por el darwinismo social, recibieron el generoso apoyo del gobierno federal y las finanzas públicas estadounidenses en sus esfuerzos por expandir la influencia y el control estadounidenses sobre los recursos de América Latina, Hawai y otras partes del mundo.

Este apoyo del gobierno y de las finanzas públicas adoptó diversas formas, como las subvenciones a las infraestructuras de transporte marítimo y de comunicaciones, la protección militar de los intereses estadounidenses y el uso de la diplomacia para abrir mercados y proteger las inversiones estadounidenses. Además, el gobierno estadounidense también apoyó a estos empresarios creando un entorno jurídico y político favorable para que pudieran operar, mediante el uso de tratados, acuerdos comerciales y otras formas de derecho internacional. En general, este apoyo del gobierno de Estados Unidos permitió a los empresarios estadounidenses ampliar su influencia económica y política en estos territorios, y desempeñó un papel importante en la continua expansión de Estados Unidos a lo largo de finales del siglo XIX y principios del XX.

Alfred Thayer Mahan, oficial de la Marina estadounidense y geoestratega, escribió obras fundamentales sobre la importancia del poder naval para determinar el ascenso y la caída de las naciones. Su publicación más notable, "The Influence of Sea Power upon History, 1660-1783" (1890), postulaba que el control de los mares a través de una armada formidable es un factor crucial en las relaciones internacionales y la dinámica del poder mundial. El objetivo era proteger el nuevo imperio comercial estadounidense y apoyar la política exterior de Washington permitiendo a Estados Unidos mantener una sólida presencia naval en las aguas internacionales, que protegiera el comercio y los intereses estadounidenses. Las ideas de Mahan tuvieron un impacto significativo en la política naval y el pensamiento estratégico de Estados Unidos, en los que abogaba por una armada fuerte que fuera capaz de competir con la Royal Navy británica, que hasta entonces había dominado los mares. Las ideas de Mahan fueron especialmente influyentes a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando Estados Unidos trataba de imponerse como gran potencia naval.

Las ideas de Mahan sobre el poder naval y la necesidad de una marina fuerte para proteger los intereses y el comercio estadounidenses influyeron enormemente en el desarrollo de la Armada de Estados Unidos. La Marina se centró en mantener una fuerte presencia en aguas internacionales, especialmente en el Atlántico y el Caribe, y en competir con potencias europeas como Gran Bretaña. La Marina de los Estados Unidos, bajo la influencia de las ideas de Mahan, también se centró en la construcción de una fuerte flota de acorazados y en el desarrollo de estaciones carboneras y bases navales en todo el mundo para apoyar sus operaciones. La Armada también hizo hincapié en la educación naval y la formación de sus oficiales y marineros. Además, la Armada desempeñó un papel importante en la Guerra Hispano-Norteamericana de 1898, que marcó la emergencia de Estados Unidos como potencia mundial y consolidó aún más la importancia de una marina fuerte. La Armada sigue desempeñando un papel vital en la protección de los intereses estadounidenses y la seguridad en aguas internacionales.

A finales del siglo XIX, la Marina de los Estados Unidos desempeñó un papel importante en la historia de Hawai. En la década de 1880, el gobierno estadounidense se interesó cada vez más por las islas como posible base naval y estación carbonera. El Escuadrón del Pacífico de la Marina estadounidense, con base en California, había estado utilizando las islas para repostar y realizar reparaciones durante muchos años. Al gobierno estadounidense también le preocupaba la posible amenaza de otras potencias extranjeras, como Alemania y Japón, para los intereses estadounidenses en Hawai.

En 1887, el gobierno estadounidense negoció un tratado con el monarca de Hawai, el rey Kalakaua, que concedía a Estados Unidos el derecho exclusivo a establecer una base naval en Pearl Harbor. La Marina estadounidense estableció una estación carbonera y un centro de reparaciones en Pearl Harbor, que se convertiría en una de las bases navales más importantes del Pacífico.

Además de sus actividades en Pearl Harbor, la Marina estadounidense también desempeñó un papel en el derrocamiento de la monarquía hawaiana en 1893. Un grupo de empresarios estadounidenses y europeos, conocido como la Liga Hawaiana, derrocó a la reina Liliuokalani y estableció un gobierno provisional. La Marina estadounidense proporcionó apoyo militar al gobierno provisional, y el gobierno de EE.UU. anexionó posteriormente Hawai como territorio en 1898.

El papel de la Marina estadounidense en Hawai en la década de 1880 fue muy importante en el establecimiento de la base naval y la estación carbonera y también en la anexión de Hawai como territorio de EE UU.

La guerra hispano-estadounidense y la adquisición de Puerto Rico, Guam y Filipinas[modifier | modifier le wikicode]

Cartel electoral de 1900 que muestra a McKinley de pie sobre el patrón oro apoyado por soldados, marineros, empresarios y trabajadores.

La Guerra Hispano-Norteamericana comenzó en 1898 y fue un conflicto entre Estados Unidos y España. Estados Unidos declaró la guerra a España tras el hundimiento del USS Maine en el puerto de La Habana, del que se culpó a España. La guerra se libró principalmente en Cuba y Filipinas, con victoria final de Estados Unidos. Como resultado, España cedió el control de Cuba, Guam y Puerto Rico a Estados Unidos, y las Filipinas fueron vendidas a Estados Unidos por 20 millones de dólares. La guerra marcó un punto de inflexión en la historia de Estados Unidos, ya que supuso la emergencia del país como potencia mundial.

La guerra hispano-estadounidense tuvo lugar durante la presidencia de William McKinley, que ocupó la presidencia de Estados Unidos de 1897 a 1901. La guerra fue uno de los principales acontecimientos de su presidencia y marcó un importante punto de inflexión en la política exterior y las relaciones internacionales de Estados Unidos. La victoria en la guerra y la adquisición de nuevos territorios, como Puerto Rico, Guam y Filipinas, consolidaron el estatus de Estados Unidos como potencia mundial.

Cuba había sido una importante fuente de azúcar para Estados Unidos durante muchos años antes de la guerra hispano-estadounidense. Plantadores e inversores estadounidenses habían establecido grandes plantaciones de caña de azúcar en Cuba, que dependían en gran medida de la mano de obra de trabajadores afrocubanos esclavizados y, más tarde, contratados. Estados Unidos tenía un gran interés económico en mantener el control de la isla, en parte debido al comercio del azúcar, y éste fue uno de los factores que condujeron al conflicto con España. La guerra puso fin al control español de la isla y al eventual establecimiento de una Cuba independiente. Sin embargo, Estados Unidos mantuvo una influencia significativa sobre la isla a lo largo del siglo XX.

La guerra hispano-estadounidense se libró principalmente en Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas. Estados Unidos había declarado la guerra a España tras el hundimiento del USS Maine en el puerto de La Habana, del que se culpó a España, y el principal objetivo de la guerra era hacerse con el control de Cuba. Las fuerzas estadounidenses se hicieron rápidamente con el control de la isla, y España pronto aceptó un alto el fuego. Como parte del acuerdo de paz, España cedió el control de Cuba, Guam y Puerto Rico a Estados Unidos, y las Filipinas fueron vendidas a Estados Unidos por 20 millones de dólares. La guerra marcó un importante punto de inflexión en la política exterior y las relaciones internacionales de Estados Unidos, ya que supuso la emergencia del país como potencia mundial.

España perdió la mayoría de sus colonias americanas a principios del siglo XIX, con la excepción de Cuba y Puerto Rico. La Revolución Haitiana, que comenzó en 1791, condujo a la República independiente de Haití en 1804, y a la pérdida de la colonia de Saint-Domingue, que era una importante fuente de riqueza para España. A la élite criolla de Cuba y Puerto Rico, principalmente terratenientes y esclavistas blancos, le preocupaba que una guerra de independencia en sus islas provocara una revuelta similar por parte de los esclavizados, como ocurrió en Haití.

En el siglo XIX, la economía de Cuba se basaba en gran medida en la producción de azúcar, y la isla se había convertido en uno de los principales productores de azúcar de América. La élite criolla se había enriquecido gracias al rentable comercio del azúcar y a la importación de africanos esclavizados para trabajar en las plantaciones. No estaban dispuestos a arriesgar su riqueza y su estatus en una guerra de independencia. La isla de Cuba siguió siendo una colonia española hasta la guerra hispano-estadounidense de 1898, cuando fue cedida a Estados Unidos como parte del tratado de paz que siguió a la guerra.

Tras la abolición de la esclavitud en Estados Unidos en 1865, muchos cubanos, incluidos los afrocubanos, empezaron a reclamar la independencia de España. En 1868, un grupo de plantadores e intelectuales liderados por Carlos Manuel de Céspedes iniciaron una guerra por la independencia conocida como la Guerra de los Diez Años. La guerra fue librada principalmente por los terratenientes criollos y sus trabajadores afrocubanos esclavizados y posteriormente contratados. Contó con el apoyo de muchos afrocubanos, entre ellos el general Antonio Maceo, que se convirtió en un líder clave de la guerra. Sin embargo, la guerra no tuvo éxito y terminó en 1878 con el Pacto del Zanjón, que concedió cierta autonomía a Cuba pero no la independencia.

En 1886, España abolió la esclavitud en Cuba y, en 1895, los cubanos iniciaron una nueva guerra por la independencia, conocida como la Guerra de la Independencia. Esta guerra fue liderada por José Martí y Antonio Maceo, ambos habían luchado en la Guerra de los Diez Años. La guerra continuó hasta 1898, cuando España cedió el control de la isla a Estados Unidos como parte del tratado de paz tras la guerra hispano-estadounidense. La guerra de 1895-1898 también se conoce como la Guerra de Independencia de Cuba.

A pesar de algunos éxitos iniciales, la Guerra de Independencia liderada por José Martí y Antonio Maceo, terminó sin lograr la independencia de Cuba. Martí murió en 1895 y Maceo en 1896, dejando al movimiento independentista sin sus principales líderes. Para entonces, la guerra había llegado a un punto muerto y la situación en Cuba se había convertido en motivo de preocupación para Estados Unidos.

En aquella época, Estados Unidos atravesaba una crisis económica y muchas empresas y políticos estadounidenses buscaban nuevos mercados en el extranjero. Por su situación estratégica y su economía en crecimiento, Cuba se consideraba un mercado potencial para los productos estadounidenses y una oportunidad para que las empresas americanas invirtieran. Sin embargo, para justificar la toma de la isla, era necesario ganarse el apoyo de la opinión pública estadounidense. Esto se consiguió difundiendo información falsa sobre el estado de la guerra y la situación en Cuba, presentando a los españoles como brutales opresores y a los independentistas cubanos como heroicos luchadores por la libertad. Esto provocó una oleada de simpatía pública por la causa cubana y de apoyo a la intervención estadounidense.

En 1898, Estados Unidos declaró la guerra a España y derrotó rápidamente a las fuerzas españolas en Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas. Como resultado, España cedió el control de estos territorios a Estados Unidos en el Tratado de París, que se firmó el 10 de diciembre de 1898. Estados Unidos pagó a España 20 millones de dólares por los territorios.

La cesión de estos territorios marcó el inicio del imperialismo estadounidense, ya que Estados Unidos controlaba ahora una cantidad significativa de tierras y personas fuera de sus propias fronteras. El gobierno estadounidense justificó la toma de estos territorios como una "misión civilizadora" para llevar los beneficios de la democracia y la civilización estadounidenses a los pueblos de estas tierras. Sin embargo, esta justificación se utilizó a menudo para justificar políticas explotadoras y opresivas hacia los pueblos de estos territorios, especialmente en Filipinas, donde Estados Unidos libró una guerra brutal para reprimir el movimiento independentista.

Estados Unidos transformó Puerto Rico en un protectorado e impuso un gobierno militar en Cuba hasta 1902, cuando fue declarada oficialmente independiente. Sin embargo, Estados Unidos mantuvo un control significativo sobre los asuntos cubanos a través de la Enmienda Platt, que se añadió a la Constitución cubana en 1901. Esta enmienda limitaba la soberanía cubana y otorgaba a Estados Unidos el derecho a intervenir militarmente en Cuba para defender los intereses estadounidenses, incluida la protección de la vida, la propiedad y la libertad.

El racismo detrás de la América corporativa estaba de hecho al descubierto, ya que el gobierno de Estados Unidos y las empresas estadounidenses tenían un gran interés en mantener el control sobre estos territorios, y sus recursos, mano de obra y mercados. El gobierno y las empresas estadounidenses justificaban a menudo sus acciones alegando que estaban ayudando a "civilizar" a los habitantes de esos territorios. Sin embargo, su principal motivación eran los intereses económicos y estratégicos, con escasa consideración por los derechos y el bienestar de las personas que vivían en esos territorios.

La Enmienda Platt otorgaba a Estados Unidos el derecho a intervenir militarmente en Cuba para defender los intereses estadounidenses e incluía una disposición para establecer una base naval en Cuba. Esto llevó a Estados Unidos a arrendar terrenos a Cuba para establecer la Base Naval de la Bahía de Guantánamo, situada en la zona de la Bahía de Guantánamo, al sureste de Cuba. Estados Unidos ha mantenido el control de esta base desde 1903, pagando un alquiler anual de 2.000 dólares al gobierno cubano hasta 1934, cuando el gobierno cubano, presionado por Estados Unidos, acordó poner fin a los pagos del alquiler. Desde entonces, Estados Unidos se ha negado a pagar el alquiler o a negociar un nuevo acuerdo con el gobierno cubano. La base sigue siendo un tema polémico entre los dos países, ya que el gobierno cubano exige la devolución de la base al control cubano y Estados Unidos mantiene que la base es necesaria para la seguridad nacional.

La Política de Puertas Abiertas, también conocida como "Notas de Puertas Abiertas", fue un conjunto de principios propuestos por Estados Unidos a finales del siglo XIX para garantizar que todas las naciones tuvieran las mismas oportunidades comerciales en China. La política fue propuesta por primera vez por el Secretario de Estado estadounidense John Hay en 1899 y 1900 en una serie de notas diplomáticas enviadas a las principales potencias mundiales. La política pretendía contrarrestar las acciones de las potencias imperiales, como Rusia, Alemania, Francia y Japón, que pretendían forjarse esferas de influencia exclusivas en China. La Política de Puertas Abiertas establecía que todos los países debían tener el mismo acceso a las oportunidades de comercio e inversión en China y que debía preservarse la integridad territorial del país. Aunque la política se dirigía principalmente a China, tenía un significado más amplio. Reflejaba el deseo de Estados Unidos de mantener un orden mundial abierto y multipolar y de promover los intereses económicos estadounidenses en Asia y en todo el mundo.[19][20][21][22][23][24][25][26]

La Política de Puertas Abiertas se convirtió en la piedra angular de la política exterior estadounidense, con el objetivo de garantizar que las empresas estadounidenses tuvieran el mismo acceso a los mercados de todo el mundo. Estados Unidos utilizó su poder económico y militar para influir en las políticas de otros países con el fin de abrir sus mercados a los bienes e inversiones estadounidenses. A medida que la economía estadounidense crecía y las empresas estadounidenses se expandían en el extranjero, el gobierno estadounidense trataba de establecer un entorno económico favorable para estas empresas, a menudo a expensas de los intereses de otros países. Esto llevó a menudo al gobierno estadounidense a utilizar su influencia para promover políticas que beneficiarían a las empresas estadounidenses mientras socavaban las economías de otros países. La Política de Puertas Abiertas sentó las bases de la expansión económica de Estados Unidos en el extranjero y de sus esfuerzos por dominar los mercados mundiales, que continúan hasta hoy.

El Canal de Panamá y el control estadounidense del Caribe y Centroamérica[modifier | modifier le wikicode]

Obras de construcción de la copa Gaillard en 1907.

La idea de construir un canal que conectara los océanos Atlántico y Pacífico a través de América Central se había discutido desde la década de 1870 como una forma de mejorar el comercio y el transporte entre las dos costas de las Américas. Estados Unidos, en particular, tenía un gran interés en la construcción del canal. Beneficiaría enormemente a la economía del país al reducir el tiempo y el coste del transporte de mercancías entre las costas oriental y occidental. Además, la construcción del canal también supondría una ventaja estratégica en caso de un posible conflicto militar, ya que permitiría a Estados Unidos trasladar tropas y recursos con mayor facilidad entre sus dos costas.

Estados Unidos inició la construcción del Canal de Panamá en 1904 y se inauguró oficialmente en 1914. La construcción del canal fue una ingente obra de ingeniería que supuso la excavación de miles de metros cúbicos de tierra, la construcción de esclusas y presas y la creación de una red de canales y lagos. La construcción del canal requirió una importante cantidad de recursos, mano de obra humana y el traslado de miles de personas. Fue considerada una de las mayores hazañas de ingeniería del siglo XX.

El Presidente Theodore Roosevelt desempeñó un papel clave en la construcción e inauguración del Canal de Panamá. Aunque no era Presidente cuando se inició la construcción en 1904, asumió el cargo en 1901 y fue Presidente hasta 1909. Durante su mandato abogó firmemente por la construcción del canal y prestó un importante apoyo político y financiero al proyecto.

Además, ayudó a resolver una crisis diplomática con Colombia (país que controlaba la región donde se construyó el canal). Ayudó a establecer la Zona del Canal de Panamá, una franja de terreno controlada por Estados Unidos y utilizada para la construcción del canal. Bajo su liderazgo, Estados Unidos adquirió los derechos sobre la tierra y comenzó la construcción del canal. Visitó las obras y estuvo presente en la inauguración del canal en 1914.

Cuando Estados Unidos inició la construcción del Canal de Panamá, Panamá era un departamento de Colombia. Sin embargo, a finales del siglo XIX, Colombia vivía una guerra civil y la situación en Panamá era inestable. Estados Unidos, bajo el liderazgo del presidente Theodore Roosevelt, apoyó la idea de la independencia panameña de Colombia para facilitar la construcción del canal.

En 1903, el gobierno estadounidense ayudó a urdir una revolución en Panamá que desembocó en la declaración de independencia de Colombia. Para ello, apoyó y alentó a los rebeldes panameños y envió buques de guerra de la Armada estadounidense a la región para apoyar la revolución. El nuevo gobierno de Panamá, reconocido por Estados Unidos, firmó inmediatamente el Tratado Hay-Bunau-Varilla con Estados Unidos, por el que se concedía a este país una franja de tierra conocida como la Zona del Canal de Panamá, donde se construiría el canal. Concedía a Estados Unidos el control de una franja de tierra conocida como la Zona del Canal de Panamá, donde se construiría el canal. Según los términos del tratado, se concedía a Estados Unidos el derecho a construir, explotar y mantener el canal durante un periodo de 100 años.

Este fue un acontecimiento controvertido, y ha sido criticado por la intervención y el apoyo de Estados Unidos a la revolución y el posterior tratado, que algunos consideraron una violación de la soberanía de Colombia.

La construcción del canal finalizó en 1914 y se inauguró oficialmente el 15 de agosto de ese año. La construcción del canal requirió una importante cantidad de mano de obra humana, y gran parte de la mano de obra procedía de Jamaica, Barbados y otras islas antillanas. Los trabajadores fueron llevados a Panamá como mano de obra contratada y se enfrentaron a difíciles condiciones de trabajo, discriminación racial y malas condiciones de vida.

El tratado con Panamá fue controvertido y criticado por conceder a Estados Unidos el control de la zona del canal y por los términos del tratado, que muchos consideraron desiguales, y por el trato dispensado a la mano de obra, principalmente caribeña.

En 1977 se firmaron los Tratados Torrijos-Carter entre Estados Unidos y Panamá, que transfirieron el control del canal de Estados Unidos a Panamá el 31 de diciembre de 1999. Desde entonces, el canal ha sido objeto de varias ampliaciones y mejoras para aumentar su capacidad y dar cabida a buques más grandes. Hoy en día, el canal sigue siendo un enlace de transporte vital para el comercio mundial, con miles de barcos que pasan por sus esclusas cada año.

La política del Big Stick en acción: El control estadounidense del Caribe y Centroamérica[modifier | modifier le wikicode]

Intervenciones y ocupaciones militares estadounidenses en América Latina: 1903 - 1934[modifier | modifier le wikicode]

La carta en la que Roosevelt usó por primera vez su ahora famosa frase.

El Presidente Theodore Roosevelt utilizó por primera vez la frase "hablar suavemente y llevar un gran garrote" en una carta dirigida a Henry L. Sprague en 1900 para describir su enfoque de política exterior, que hacía hincapié en la diplomacia pacífica y la amenaza de la fuerza militar. Ya en 1903, pero sobre todo tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Estados Unidos consideraba el Caribe como su propio Mediterráneo. En virtud de esta política, intervino allí a su antojo. Estados Unidos intervino y ocupó varios países de América Latina y el Caribe, como Nicaragua, Honduras, Haití, Cuba, Puerto Rico y la República Dominicana, a menudo con la justificación de proteger los intereses estadounidenses y estabilizar la región.[27][28][29][30].

Estados Unidos intervino en Cuba en múltiples ocasiones, incluida la guerra hispano-estadounidense de 1898 y la intervención de 1906-1909. En 1914, Estados Unidos también intervino en México durante la Revolución Mexicana. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, Estados Unidos tuvo más libertad para intervenir en el Caribe, y lo hizo en varios países como Haití, la República Dominicana y Nicaragua. En 1917, Estados Unidos compró las Islas Vírgenes a Dinamarca. Estas intervenciones y ocupaciones se justificaron a menudo como un medio para proteger los intereses estadounidenses y estabilizar la región. Se llevaron a cabo bajo el enfoque de política exterior de "hablar suavemente y llevar un gran garrote".

Ocupaciones militares de Estados Unidos en América Latina[modifier | modifier le wikicode]

La Doctrina Monroe, promulgada en 1823, establecía que las Américas estaban vedadas a la colonización por parte de las potencias europeas y que cualquier intento de intervención en la región se consideraría una amenaza para Estados Unidos. El Corolario Roosevelt, publicado en 1904, amplió la Doctrina Monroe al establecer que Estados Unidos intervendría en los asuntos de las naciones del hemisferio occidental para mantener la estabilidad y evitar la intervención europea en la región, especialmente en casos de inestabilidad política o económica.

Las ocupaciones militares de Estados Unidos en América Latina y el Caribe a principios del siglo XX estuvieron a menudo motivadas por el temor a la injerencia europea en la región, sobre todo en lo que respecta a las naciones que habían contraído deudas con las potencias europeas. Estados Unidos veía la intervención europea en estos países como una amenaza para los intereses estadounidenses y la estabilidad de la región, por lo que intervenía para mantener el control y evitar la intervención europea.

« La injusticia crónica o impotencia que resulta de una relajación general de las reglas de la sociedad civilizada puede requerir en última instancia la intervención de una nación civilizada en Estados Unidos o en cualquier otro lugar, y en el Hemisferio Occidental, la adhesión de Estados Unidos a la doctrina Monroe puede forzar a Estados Unidos, a regañadientes, sin embargo, en casos flagrantes de injusticia e impotencia, a ejercer su poder policial internacional. »

— Theodore Roosevelt, Roosevelt Corollary[31]

El Corolario Roosevelt de la Doctrina Monroe instaba a las naciones latinoamericanas a estabilizar sus finanzas y sistemas políticos, y advertía de que, si no lo hacían, Estados Unidos intervendría para mantener la estabilidad y proteger los intereses estadounidenses en la región. Estados Unidos consideraba que tenía el deber de proteger a estas naciones más pequeñas del hemisferio occidental de la injerencia externa, especialmente de las potencias europeas. Esta política se utilizó a menudo como justificación para la intervención y ocupación militar en los países latinoamericanos, especialmente en casos de inestabilidad política o económica.

Estados Unidos desarrolló una forma de imperio a principios del siglo XX mediante intervenciones y ocupaciones en América Latina y el Caribe, sin mantener colonias tradicionales como hacían las potencias europeas. Esto permitió a Estados Unidos ejercer influencia y control sobre estas regiones sin los costes asociados al mantenimiento y administración de las colonias tradicionales. Las intervenciones militares estadounidenses en la región pretendían mantener la estabilidad y proteger los intereses estadounidenses, más que establecer colonias formales. Además, Estados Unidos también utilizó medidas económicas como la Enmienda Platt de 1901 y la Diplomacia del Dólar de la Administración Taft en 1909-1913 para ejercer una influencia en la región que ampliara su control sin el coste de mantener colonias.

El enfoque estadounidense de la construcción del imperio a principios del siglo XX se caracterizó por el control político y económico mediante intervenciones y ocupaciones, salpicadas de expediciones navales. Estados Unidos utilizó la fuerza militar en América Latina y el Caribe para afirmar el control y mantener la estabilidad en la región, a menudo justificado como medio para establecer la democracia. A menudo se presentaba a la opinión pública estadounidense y a la comunidad internacional el argumento de que la aplicación juiciosa de la fuerza militar conduciría al establecimiento de gobiernos democráticos en la región. Sin embargo, muchas de las intervenciones estaban motivadas principalmente por la protección de los intereses económicos estadounidenses y la prevención de la injerencia europea en la región. Las intervenciones se llevaron a cabo a menudo sin el consentimiento de la población local y, en muchos casos, condujeron al establecimiento de regímenes autoritarios más favorables a los intereses estadounidenses.

Las expediciones de la Armada estadounidense desempeñaron un papel importante en el planteamiento estadounidense de construcción del imperio a principios del siglo XX. Las fuerzas navales se utilizaron a menudo para proyectar el poder estadounidense y afirmar el control en el Caribe y América Latina. Estas expediciones se utilizaron para proteger los intereses estadounidenses y mantener la estabilidad en la región. También se utilizaron para apoyar las intervenciones y ocupaciones estadounidenses, como el desembarco de marines estadounidenses en México en 1914 y la ocupación de Haití en 1915. Las expediciones navales estadounidenses también desempeñaron un papel en la salvaguarda de los intereses económicos estadounidenses en la región, como la protección de las plantaciones bananeras de propiedad estadounidense en Centroamérica y el Caribe. Además, la Armada estadounidense también se utilizó para proteger el Canal de Panamá, de propiedad estadounidense, que era un activo económico y estratégico fundamental para Estados Unidos.

Escenarios de intervención y sus repercusiones en América Latina durante este período[modifier | modifier le wikicode]

Caricatura de 1904 que muestra a Roosevelt con su "gran garrote" patrullando en el Mar Caribe. Simboliza el uso de la fuerza militar estadounidense para afirmar su poder y control en la región. La frase "hablar suavemente y llevar un gran garrote" se atribuye a Roosevelt, y refleja su creencia de que Estados Unidos debía utilizar una combinación de diplomacia y fuerza militar para alcanzar sus objetivos de política exterior.

La frase "Voy a enseñar a las naciones de América a elegir hombres buenos", atribuida al presidente Woodrow Wilson, refleja su creencia de que Estados Unidos tenía el deber de promover la democracia en la región y que podía utilizar la fuerza militar para intervenir en los asuntos de otras naciones con el fin de fomentar la estabilidad política y el buen gobierno. Esta creencia se utilizó para justificar muchas de las intervenciones y ocupaciones estadounidenses en el Caribe y América Latina durante principios del siglo XX.[32]

Sin embargo, hay que señalar que esta afirmación, aunque se atribuye al Presidente Woodrow Wilson, no es algo que dijera realmente. A menudo se cita en un contexto crítico, para resaltar la arrogancia y condescendencia percibidas de Estados Unidos en su acercamiento a América Latina. Es importante recordar que las intervenciones estadounidenses en la región no siempre fueron bien recibidas, y a menudo se consideraron una forma de imperialismo y una violación de la soberanía nacional.

En realidad, las intervenciones estadounidenses en la región estuvieron a menudo motivadas por intereses económicos y estratégicos, y no siempre lograron promover la democracia o la estabilidad. A menudo provocaron violaciones de los derechos humanos y otras formas de represión, y no siempre condujeron al establecimiento de gobiernos democráticos. Las intervenciones estadounidenses en la región han dejado un legado desigual, con efectos tanto positivos como negativos en las naciones y los pueblos del Caribe y América Latina.

Incluso dentro de Estados Unidos, la democracia fue limitada a principios del siglo XX. El movimiento obrero se enfrentó a una dura represión, y muchos trabajadores sufrieron violencia e intimidación por intentar sindicarse y exigir mejores condiciones de trabajo. Las mujeres no obtuvieron el derecho al voto hasta 1920, con la aprobación de la 19ª Enmienda a la Constitución estadounidense. Incluso entonces, muchas mujeres, sobre todo de color, se enfrentaron a importantes barreras para votar y participar en política. Los ciudadanos negros del Sur sufrieron discriminación y se vieron privados del derecho al voto hasta que el Movimiento por los Derechos Civiles de la década de 1960 desembocó en la Ley del Derecho al Voto de 1965, que ayudó a eliminar las barreras al voto para los estadounidenses de raza negra.

Las intervenciones de Estados Unidos en América Latina se llevaron a cabo a menudo para promover la democracia y los derechos humanos, pero la realidad fue a menudo diferente. Estados Unidos apoyó a menudo regímenes autoritarios que se consideraban más favorables a los intereses estadounidenses. Estas intervenciones solían estar motivadas por consideraciones económicas y estratégicas más que por un auténtico deseo de promover la democracia y los derechos humanos. Este contraste entre la retórica y la realidad de la política estadounidense hacia América Latina dio lugar a un legado de desconfianza y resentimiento hacia Estados Unidos en la región.

El concepto que Estados Unidos tenía de la democracia en América Latina a principios del siglo XX se limitaba a menudo a una visión estrecha y elitista. El gobierno estadounidense apoyaba a menudo sistemas políticos controlados por una pequeña élite adinerada, que no reflejaban realmente la voluntad de la mayoría de la población. El gobierno estadounidense consideraba a menudo que la "clase mejor" o el "elemento respetable" eran los únicos líderes adecuados para los países latinoamericanos. No tuvo en cuenta las necesidades y deseos de la clase trabajadora, las poblaciones indígenas y otros grupos marginados. Este enfoque condujo a una falta de democracia genuina y de representación política en muchos países latinoamericanos, lo que a su vez contribuyó a la desigualdad social y económica y a la inestabilidad de la región. También creó la percepción de que la política exterior estadounidense en América Latina está motivada por el interés propio en lugar de apoyar el bienestar de las naciones de la región.

La racialización de la política exterior estadounidense en América Latina a principios del siglo XX es un aspecto importante a tener en cuenta. La forma en que el gobierno estadounidense veía e interactuaba con las naciones y pueblos latinoamericanos se basaba a menudo en actitudes racistas y paternalistas. Los países latinoamericanos eran vistos como "bárbaros" e "incivilizados" que necesitaban ser "entrenados" y "domados" por el gobierno estadounidense. Esta actitud no se limitaba a la política exterior estadounidense, sino que también reflejaba la dinámica racial más amplia de la sociedad estadounidense. El Ku Klux Klan, restablecido en 1915, era una organización supremacista blanca que pretendía mantener el dominio de los estadounidenses blancos sobre otros grupos raciales, en particular los afroamericanos. La película "El nacimiento de una nación", estrenada en 1915, ensalzaba al Klan y perpetuaba estereotipos racistas sobre los negros. El hecho de que el presidente Wilson, que ocupaba el cargo en aquella época, elogiara la película pone de manifiesto las arraigadas actitudes racistas de la sociedad estadounidense, que también influyeron en la política exterior de Estados Unidos en Latinoamérica.

La política estadounidense de Diplomacia del Dólar fue un esfuerzo por evitar que las potencias europeas emprendieran acciones militares contra las naciones latinoamericanas que no pudieran pagar sus deudas. La estrategia consistía en que el gobierno estadounidense alentara a los bancos estadounidenses a asumir las deudas de los bancos europeos garantizando el reembolso de dichas deudas. Con ello, el gobierno estadounidense esperaba ejercer influencia económica y financiera sobre estas naciones y evitar la intervención europea en la región. También era una forma de que Estados Unidos afirmara su propia influencia económica y política en la región y obtuviera acceso a recursos y mercados. La Diplomacia del Dólar se puso en práctica durante la presidencia de William Howard Taft (1909-1913) y continuó bajo su sucesor, Woodrow Wilson (1913-1921).

Una combinación de motivos económicos, políticos y estratégicos impulsó las intervenciones militares de Estados Unidos en América Latina durante este periodo. La Primera Guerra Mundial permitió a Estados Unidos afirmar su dominio regional e impedir que las potencias europeas se afianzaran allí. La protección de los intereses financieros estadounidenses, incluido el reembolso de préstamos, fue un factor clave en la política intervencionista de Estados Unidos. Además, las empresas estadounidenses, en particular la United Fruit Company, tenían importantes intereses económicos en la región, y el gobierno de Estados Unidos trató de protegerlos. El Canal de Panamá también era un activo estratégico que Estados Unidos quería proteger. La idea del Caribe como un "Mediterráneo americano" también fue una fuerza impulsora de la intervención estadounidense, ya que reflejaba el creciente poder naval de Estados Unidos y su deseo de ejercer control sobre la región.

A este gobierno provisional se le encomienda la aplicación de reformas económicas y políticas acordes con los intereses estadounidenses, como reducir los aranceles sobre los productos estadounidenses, abrir los recursos naturales del país a las empresas estadounidenses y garantizar el pago de las deudas a los bancos estadounidenses. La presencia militar estadounidense también sirve para reprimir cualquier resistencia a estos cambios, utilizando a menudo la fuerza brutal contra quienes protestan o se resisten a la ocupación. Las fuerzas militares estadounidenses permanecen en el país hasta que el gobierno provisional aplica los cambios deseados y se establece un nuevo gobierno favorable a los intereses estadounidenses. Este patrón de intervención y ocupación se repitió en múltiples ocasiones en varios países de América Latina entre 1903 y 1934, en los que Estados Unidos utilizó la fuerza militar para afirmar su dominio económico y político en la región.

Estos gobiernos provisionales solían ser autoritarios y a menudo estaban respaldados por el ejército. Se encargaban de imponer reformas económicas y políticas, a menudo impopulares entre la población local. Esto provocó una resistencia y protestas generalizadas, que a menudo se encontraron con la brutal represión del ejército estadounidense. Las tropas estadounidenses permanecieron en control de los países durante varios años y no se retiraron hasta que consideraron que los países eran lo suficientemente estables como para gobernarse a sí mismos. Estas intervenciones han tenido un impacto duradero en la región y han contribuido a la desconfianza y el resentimiento hacia Estados Unidos en muchos países latinoamericanos. Durante las intervenciones y ocupaciones militares estadounidenses en América Latina, altos funcionarios estadounidenses a menudo tomaban el control de las aduanas y se apropiaban de los impuestos de importación y exportación. Estos impuestos se pagaban a los bancos estadounidenses, que utilizaban los fondos para recuperar sus préstamos al país intervenido u ocupado. De este modo, Estados Unidos podía controlar la economía y el sistema financiero del país, consolidando aún más su control y dominio sobre la región. Este enfoque no se limitó a un país concreto, sino que fue un patrón y una estrategia utilizados en distintos países de América Latina.

Las aduanas y los impuestos de importación y exportación suelen estar controlados por los funcionarios estadounidenses durante el periodo de ocupación. Estos impuestos se utilizan para pagar los préstamos financieros a los bancos estadounidenses, garantizando así su devolución. Además, el control de estos impuestos permite a Estados Unidos ejercer un control económico sobre el país ocupado y garantizar que sus recursos e industrias se utilizan en beneficio de los intereses estadounidenses. Los Marines también se preparan para el periodo posterior a la ocupación entrenando a las fuerzas del orden locales para proteger el nuevo régimen y los intereses de las empresas estadounidenses, como las grandes plantaciones y minas. También suelen obligar al país a reformar su constitución y a celebrar elecciones nacionales con un ganador predeterminado que se alinee con los intereses estadounidenses. [33]

En su lugar, la atención se centra en controlar los recursos y garantizar el pago de la deuda a los bancos estadounidenses. Estas intervenciones se justifican a menudo como un medio para extender la democracia y la estabilidad en la región, pero en realidad están impulsadas principalmente por intereses económicos y políticos. Además, la forma en que se llevaron a cabo las ocupaciones, a menudo con la instalación de gobiernos provisionales y la supresión de las libertades civiles, sugiere que la verdadera intención no era promover la democracia, sino ejercer control sobre estas naciones.

Estados Unidos tiene un largo historial de intervenciones en países latinoamericanos para proteger sus intereses económicos y estratégicos en la región. Las intervenciones se justificaron a menudo como un medio para promover la democracia y la estabilidad. Sin embargo, en realidad se centraban principalmente en mantener el control estadounidense sobre los recursos de la región y en garantizar que los países en cuestión se alinearan política y económicamente con los intereses estadounidenses. El ejército y los funcionarios estadounidenses desempeñaron un papel clave en estas intervenciones, a menudo imponiendo sus propias políticas y funcionarios en los países que ocupaban y tomando el control de las aduanas y los impuestos de importación y exportación para garantizar que los bancos estadounidenses recibían el reembolso de sus préstamos. Este enfoque era muy diferente del de los imperios coloniales de potencias europeas como Francia e Inglaterra, que implicaban el control y la administración directos de las colonias.

La política del buen vecino: El giro de la política exterior de Roosevelt hacia América Latina[modifier | modifier le wikicode]

La Política del Buen Vecino fue una iniciativa de política exterior puesta en marcha por el Presidente Franklin D. Roosevelt en 1933. Esta política pretendía mejorar las relaciones entre Estados Unidos y los países latinoamericanos renunciando al uso de la fuerza militar para interferir en los asuntos de otras naciones y promoviendo la cooperación económica y cultural. Esto supuso un cambio con respecto a la anterior política de intervención y dominación en la región, conocida como la política del "Gran Garrote", que habían aplicado los presidentes anteriores. La Política del Buen Vecino cambió significativamente la relación de Estados Unidos con América Latina y contribuyó a reducir las tensiones entre ambas regiones.

La Gran Depresión afectó significativamente a América Latina, causando dificultades económicas generalizadas e inestabilidad política. Muchos países de la región se vieron obligados a dejar de pagar su deuda, lo que provocó una pérdida de confianza en sus economías y gobiernos. Esto provocó un aumento de la agitación política y la aparición de líderes populistas y autoritarios.

Durante esta época, Estados Unidos, bajo la presidencia de Franklin D. Roosevelt, adoptó la Política del Buen Vecino, que rechazaba el uso de la intervención militar en los asuntos de otras naciones y se centraba en cambio en la cooperación económica y cultural. Esto supuso un cambio con respecto a la política estadounidense anterior, que a menudo había implicado la intervención militar en países latinoamericanos para proteger los intereses económicos estadounidenses. La Política de Buena Vecindad contribuyó a reducir las tensiones entre Estados Unidos y América Latina y permitió una relación más pacífica y cooperativa entre ambas regiones.

El Presidente Franklin D. Roosevelt declaró en su primer discurso de investidura que "la política definitiva de Estados Unidos a partir de ahora es la que se opone a la intervención armada". Consideraba que la anterior política de intervención y dominio en los asuntos de otras naciones había creado desorden y resentimiento hacia Estados Unidos. En su lugar, propuso la Política del Buen Vecino como un nuevo enfoque de las relaciones con América Latina, que hacía hincapié en la cooperación económica y cultural y renunciaba al uso de la fuerza militar para interferir en los asuntos de otras naciones. Esto supuso un cambio significativo en la política exterior estadounidense y contribuyó a mejorar las relaciones con América Latina y a reducir las tensiones entre ambas regiones.

Estados Unidos también se vio profundamente afectado por la Gran Depresión y su economía atravesaba dificultades. El gobierno estaba centrado en hacer frente a la crisis económica interna y no disponía de los recursos ni de la voluntad política para intervenir en los asuntos de otras naciones. La Política de Buena Vecindad se consideró un enfoque más realista y pragmático de las relaciones con América Latina. La política reconocía las dificultades económicas y políticas de la región e intentaba promover la cooperación y el entendimiento mutuo en lugar de la intervención y la dominación. Además, la política estaba más en consonancia con las propias limitaciones económicas de Estados Unidos, que restringían la cantidad de recursos que podía dedicar a la política exterior.

La Política de Buena Vecindad puede considerarse un cambio en la forma en que Estados Unidos pretendía mantener su influencia y proteger sus intereses en América Latina, más que un rechazo total de estos objetivos. No cuestionaba la hegemonía estadounidense ni la protección de los intereses estadounidenses en la región, sino que proponía un enfoque diferente para alcanzar estos objetivos. En lugar de recurrir a la intervención militar y a la fuerza, la política hacía hincapié en la cooperación económica y cultural y en el entendimiento mutuo entre Estados Unidos y América Latina. La política también pretendía abordar las dificultades económicas y políticas a las que se enfrentaba la región, en un esfuerzo por crear una relación más estable y cooperativa. La Política de Buena Vecindad era un enfoque pragmático de la política exterior estadounidense, que pretendía mantener la influencia de Estados Unidos y proteger sus intereses en la región, evitando al mismo tiempo las costosas e impopulares intervenciones militares del pasado.

La anterior política de intervención y dominación, a menudo denominada política del "Gran Garrote", había sido ineficaz para alcanzar sus objetivos y había provocado un resentimiento y una hostilidad generalizados hacia Estados Unidos en muchos países latinoamericanos. Esta política se había traducido en costosas intervenciones militares y en el apoyo a regímenes autoritarios, que habían suprimido el desarrollo político y económico y provocado el auge de sentimientos nacionalistas y proteccionistas. La política también había creado inestabilidad política y económica en la región, perjudicando aún más las relaciones entre Estados Unidos y América Latina. El Presidente Roosevelt reconoció que era necesario un cambio de política para mejorar las relaciones con América Latina y proteger los intereses estadounidenses en la región. La Política de Buena Vecindad pretendía abordar estas cuestiones promoviendo la cooperación económica y cultural, y renunciando al uso de la fuerza militar para interferir en los asuntos de otras naciones.

El Presidente Roosevelt reconoció que el declive político y económico de Europa desde la Primera Guerra Mundial había reducido en gran medida la necesidad de que Estados Unidos interviniera militarmente en América Latina. Dado que Europa ya no podía ejercer su influencia en la región, Estados Unidos era ahora la potencia dominante en el hemisferio occidental. Sin embargo, en lugar de utilizar este dominio para intervenir militarmente, Roosevelt previó el uso de la presión económica y diplomática para alinear a las naciones latinoamericanas con las necesidades estadounidenses. Creía que promoviendo la cooperación económica y el entendimiento cultural, Estados Unidos podría crear una relación más estable y cooperativa con América Latina que sería beneficiosa para ambas regiones. Entendía que ésta era una forma más pragmática y eficaz de proteger los intereses estadounidenses en la región, en lugar de recurrir a costosas e impopulares intervenciones militares.

Para demostrar su compromiso con la Política del Buen Vecino, Estados Unidos firmó una serie de acuerdos con las naciones latinoamericanas sobre no intervención y no injerencia en los asuntos de la otra parte. Estos acuerdos pretendían asegurar a las naciones latinoamericanas que Estados Unidos ya no estaba interesado en intervenir en sus asuntos internos y que respetaba su soberanía. Sin embargo, el gobierno estadounidense no dudó en interpretar ciertos principios de no intervención en su beneficio. Argumentó que la defensa activa de los intereses económicos de los ciudadanos y empresas estadounidenses en el extranjero no era una intervención en los asuntos internos de otros países, sino más bien la protección de sus ciudadanos. Esto permitió al gobierno estadounidense seguir afirmando su influencia y protegiendo sus intereses en la región, al tiempo que mantenía la apariencia de adherirse a los principios de la Política de Buena Vecindad.

Uno de los principales componentes de la Política de Buena Vecindad era el uso de la influencia económica para promover la cooperación y la alineación con las necesidades estadounidenses. Esto incluía el aumento del comercio entre Estados Unidos y América Latina y la concesión de préstamos y ayuda financiera a los países latinoamericanos. En 1934, el gobierno federal creó el Banco de Exportación e Importación, que concedía préstamos a los exportadores estadounidenses para estimular la recuperación económica en Estados Unidos y también ayudaba a financiar grandes proyectos de desarrollo en América Latina que llevaban a cabo empresas estadounidenses. Esto permitió al gobierno de Estados Unidos promover el desarrollo económico de la región y, al mismo tiempo, favorecer los intereses empresariales estadounidenses.

Además de proporcionar préstamos y ayuda financiera, el gobierno estadounidense también firmó tratados comerciales bilaterales con las naciones latinoamericanas y les concedió el estatus de nación más favorecida. Esto dio lugar a un aumento del comercio entre Estados Unidos y América Latina, incrementando aún más la dependencia de Estados Unidos para muchos países latinoamericanos. Esta dependencia de Estados Unidos ya era considerable antes de la Gran Depresión, pero aumentó drásticamente en la década de 1930 debido a la crisis económica. Esta mayor dependencia benefició a las empresas estadounidenses al proporcionarles nuevos mercados y oportunidades de crecimiento, lo que ayudó a Estados Unidos a salir de la crisis económica. De este modo, la política del Buen Vecino fue una nueva forma de asegurar y consolidar la hegemonía estadounidense en la región y ayudar a la recuperación de la economía estadounidense.

La promoción de la cultura y las artes también fue un componente de la Política del Buen Vecino. El gobierno de Roosevelt trató de enfatizar los lazos culturales y la historia compartida entre Estados Unidos y América Latina, y de promover la idea de un "Nuevo Mundo" unificado que contrastaba con el "Viejo Mundo" de Europa. Esto se hizo a través de diversos programas de intercambio cultural, como el envío de artistas e intelectuales estadounidenses a América Latina y la financiación de instituciones culturales en la región. Estos programas pretendían mejorar el entendimiento cultural entre Estados Unidos y América Latina y promover una identidad común y unos valores compartidos entre ambas regiones.

Como parte de la Política del Buen Vecino, el gobierno de Roosevelt trató de promover la idea de que las Américas, lideradas por Estados Unidos, eran un bastión de democracia y libertad en contraste con los regímenes totalitarios que surgían en Europa. El Departamento de Estado creó una división cultural para fomentar el progreso y el entendimiento en las Américas, pero también para promover una imagen positiva de Estados Unidos. Esto se hizo a través de diversos programas de intercambio cultural, como el envío de artistas e intelectuales estadounidenses a América Latina, y la financiación de instituciones culturales en la región. El objetivo era mejorar el entendimiento cultural entre Estados Unidos y América Latina y promover la idea de una identidad común y unos valores compartidos entre ambas regiones. Asimismo, al promover una imagen positiva de Estados Unidos, el gobierno esperaba fortalecer las relaciones con los demás países de las Américas, haciendo que Estados Unidos pareciera un líder que no sólo se interesaba por sus propios beneficios, sino también por el bienestar y el progreso de toda la región.

El presidente brasileño Getúlio Vargas (izquierda) y el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt (derecha) en 1936.

La División Cultural del Departamento de Estado llevó a cabo diversas actividades para promover una imagen positiva de Estados Unidos en América Latina como parte de la Política de Buena Vecindad. Esto incluía la emisión de programas de radio en Latinoamérica, la publicación de una revista de amplia distribución y el control de la producción cinematográfica en Hollywood. No es del todo exacto decir que el Departamento de Estado "prohibió la emisión de películas críticas con Estados Unidos". Aunque el Departamento de Estado tenía cierta influencia sobre Hollywood y su producción de películas, no tenía poder para prohibir rotundamente la emisión de películas críticas con Estados Unidos. Sin embargo, sí utilizaba su influencia para fomentar la producción de películas que ofrecieran una imagen positiva de Estados Unidos y sus políticas, y para desalentar la producción de películas que pudieran considerarse críticas o negativas. El objetivo era crear una percepción positiva de Estados Unidos en otros países y evitar cualquier impacto negativo de las políticas estadounidenses en sus relaciones con otras naciones.

La Política de Buena Vecindad tuvo algunos éxitos, como la firma de la Convención de Montevideo de 1933 sobre los Derechos y Deberes de los Estados y la negociación de varios acuerdos comerciales con países latinoamericanos. Sin embargo, la política no produjo cambios significativos en la situación política de muchos países latinoamericanos, especialmente en aquellos en los que ya estaban en el poder dictadores pro-Washington. En algunos casos, Estados Unidos apoyó a estos dictadores incluso cuando cometían abusos contra los derechos humanos y reprimían a la oposición política. Estados Unidos veía a estos líderes como un baluarte contra el comunismo, priorizando la estabilidad y el anticomunismo sobre la democracia y los derechos humanos. Este apoyo no era coherente con el principio de no injerencia y no intervención en los asuntos internos de otros países, que era un aspecto clave de la Política de Buena Vecindad.

Duvalier en Haití, Rafael Trujillo en la República Dominicana, Somoza en Nicaragua y Batista en Cuba fueron dictadores pro-Washington que llegaron al poder durante o después de la época de la Política de Buena Vecindad. Todos ellos eran conocidos por sus abusos de los derechos humanos, la represión de la oposición política y la corrupción. Duvalier, también conocido como "Papa Doc", fue un dictador que gobernó Haití con mano de hierro de 1957 a 1971, utilizando a su policía secreta, los Tonton Macoutes, para aterrorizar a la población. Trujillo, que llegó al poder en la República Dominicana en 1930, también era conocido por su represión y sus abusos contra los derechos humanos, y estuvo en el poder hasta su asesinato en 1961. Somoza fue el líder de Nicaragua de 1936 a 1956, y de nuevo de 1967 a 1972, y su régimen era conocido por su represión y corrupción. Batista, que llegó al poder en Cuba en 1933, fue un dictador derrocado en la Revolución Cubana de 1959.

Aunque el gobierno estadounidense apoyaba oficialmente la Política del Buen Vecino y afirmaba promover la democracia y los derechos humanos en la región, en la práctica, a menudo hacía la vista gorda ante los abusos de estos dictadores. Continuaron apoyándolos para mantener la estabilidad y el anticomunismo en la región. Este apoyo no era coherente con el principio de no injerencia y no intervención en los asuntos internos de otros países, que era un aspecto clave de la Política de Buena Vecindad.

Se cita a Roosevelt diciendo de Somoza “he is a son of a bitch but at least he is our son of a bitch[34][35]”. Esta afirmación, atribuida a Roosevelt, pone de relieve el enfoque pragmático de la política del Buen Vecino hacia los líderes autoritarios de América Latina. A pesar de reconocer su naturaleza corrupta y opresiva, estos líderes seguían siendo considerados aliados útiles para promover los intereses estadounidenses en la región. La cita ejemplifica la disposición de Estados Unidos a pasar por alto los abusos contra los derechos humanos y a apoyar a los gobernantes autocráticos que estuvieran dispuestos a alinearse con las políticas estadounidenses y a proteger los intereses económicos de Estados Unidos. Este enfoque contrastaba con el más tradicional de intervención militar y cambio de régimen.

Al tiempo que se enriquecían astronómicamente, estos dictadores garantizaban la dominación estadounidense y protegían los intereses económicos de Estados Unidos en su país amordazando a la oposición y reprimiendo violentamente a las clases trabajadoras.

Respuestas latinoamericanas a las políticas del Big Stick y del Good Neighbor[modifier | modifier le wikicode]

En respuesta a las políticas estadounidenses del Gran Garrote y el Buen Vecino, los países latinoamericanos tuvieron diversas reacciones. Algunos países, como México y Cuba, criticaron las políticas y se resistieron a la intervención estadounidense en sus asuntos. Otros, como Panamá y Honduras, apoyaron más las políticas y cooperaron con Estados Unidos. Sin embargo, muchos países latinoamericanos consideraron que las políticas no abordaban adecuadamente sus necesidades y preocupaciones, y que Estados Unidos estaba más interesado en mantener sus propios intereses en la región.

Durante la década de 1950, Estados Unidos puso en marcha su "Política de Buena Vecindad" hacia América Latina, cuyo objetivo era mejorar las relaciones con los países de la región y reducir la intervención estadounidense en sus asuntos. Esta política suponía un cambio con respecto al anterior enfoque del "Gran Garrote", que se había caracterizado por la intervención militar y el apoyo a los dictadores.

La Política del Buen Vecino se consideró un intento de hacer frente al creciente sentimiento antiamericano en América Latina, que las políticas anteriores de Estados Unidos habían alimentado. Sin embargo, la política no puso fin necesariamente a la intervención estadounidense en la región. Estados Unidos siguió interviniendo en los asuntos internos de varios países latinoamericanos, como Guatemala e Irán, para proteger sus intereses económicos y estratégicos.

En algunos casos, la Política de Buena Vecindad condujo a una mejora de las relaciones entre Estados Unidos y los países latinoamericanos y, en otros, no dio los resultados deseados. Por ejemplo, en Cuba, el apoyo estadounidense al dictador Fulgencio Batista condujo a la revolución comunista liderada por Fidel Castro en 1959, que marcó el inicio de una larga relación hostil con Estados Unidos.

La industria petrolera de México en 1938. Esta medida se encontró con la resistencia de las compañías petroleras extranjeras, en particular las estadounidenses, que tenían importantes inversiones en la industria petrolera mexicana. El gobierno estadounidense amenazó inicialmente con una intervención militar, pero finalmente decidió renunciar a ella y, en su lugar, utilizó la presión diplomática y económica para intentar resolver la cuestión.

La nacionalización de la industria petrolera mexicana fue un momento significativo en la historia del país, ya que marcó la primera vez que un gobierno latinoamericano tomaba el control de una industria estratégica que habían dominado empresas extranjeras. La medida fue muy popular entre el pueblo mexicano y contribuyó a consolidar el poder del Estado mexicano y a promover el nacionalismo económico.

Sin embargo, el gobierno estadounidense no vio con buenos ojos la medida y las relaciones diplomáticas entre ambos países se tensaron, con Estados Unidos imponiendo restricciones comerciales y sanciones a México. Con el tiempo, Estados Unidos y México negociaron una solución y llegaron a un acuerdo de compensación en 1941. Este episodio demostró que Estados Unidos estaba dispuesto a utilizar medios diplomáticos en lugar de la intervención militar para proteger sus intereses económicos regionales. Sin embargo, también demostró las tensiones existentes entre ambos países en torno a la soberanía nacional y el control económico.

De hecho, las intervenciones militares estadounidenses en América Latina no se llevaron a cabo sin resistencia. En Haití, por ejemplo, Estados Unidos ocupó el país entre 1915 y 1934, y se enfrentó a la resistencia de los Cacos, un grupo de guerrilleros campesinos que lucharon contra la ocupación. Los Cacos estaban dirigidos por Charlemagne Peralte, que fue asesinado por las fuerzas estadounidenses en 1919. El movimiento de resistencia continuó incluso después de la retirada estadounidense y Haití tardó varios años más en recuperar plenamente su independencia y estabilidad.

Del mismo modo, en Nicaragua, Estados Unidos intervino en múltiples ocasiones en la primera mitad del siglo XX para apoyar la dictadura de Anastasio Somoza y su familia. Uno de los opositores más notables al régimen de Somoza fue Augusto Sandino, que dirigió un movimiento guerrillero contra la ocupación estadounidense y la dictadura de Somoza. Sandino consiguió negociar un acuerdo de paz con Estados Unidos en 1933, pero posteriormente fue asesinado por la Guardia Nacional de Somoza, entrenada y armada por Estados Unidos.

Estos ejemplos demuestran que las intervenciones estadounidenses en América Latina se encontraron con la resistencia de las poblaciones locales, y estas intervenciones a menudo tuvieron consecuencias negativas para la población de la región. Las acciones de Cacos y Sandino, y de otros grupos de resistencia, demostraron que los pueblos de la región estaban dispuestos a luchar contra la intervención extranjera y la opresión, y que sus luchas por la independencia, la libertad y la democracia no eran fáciles.

El impacto del Big Stick y las políticas de buena vecindad en la inmigración de América Latina a Estados Unidos[modifier | modifier le wikicode]

A largo plazo, la inestabilidad económica y política provocada por las intervenciones y políticas estadounidenses en América Latina ha contribuido a un gran flujo de inmigrantes de la región a Estados Unidos. Muchos latinoamericanos se han visto impulsados a abandonar sus países de origen en busca de mejores oportunidades económicas y estabilidad política.

A principios del siglo XX, la mayoría de los inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos procedían de México. Sin embargo, con el tiempo la demografía ha cambiado y los inmigrantes proceden de un abanico más amplio de países de la región. En los últimos años, se ha producido un aumento significativo del número de inmigrantes procedentes de Centroamérica, sobre todo de Honduras, El Salvador y Guatemala, debido a una combinación de factores económicos, políticos y sociales como la pobreza, la violencia y la falta de oportunidades.

El gobierno de Estados Unidos ha puesto en marcha diversas políticas para controlar y restringir la inmigración procedente de Latinoamérica, como la construcción de un muro en la frontera con México, el aumento de la patrulla fronteriza y de la aplicación de las leyes de inmigración, y la aplicación de políticas de inmigración restrictivas. Estas políticas no han conseguido reducir el número de inmigrantes que llegan a Estados Unidos y a menudo han tenido consecuencias negativas para los propios inmigrantes.

A lo largo de un siglo, la afluencia de inmigrantes latinoamericanos a Estados Unidos ha tenido un impacto significativo en la demografía, la cultura y la política del país. A medida que la población hispana en Estados Unidos sigue creciendo, está cambiando la composición étnica y racial del país, y también está influyendo en la cultura y la sociedad estadounidenses de diversas maneras.

En términos demográficos, la población hispana ha crecido rápidamente en las últimas décadas y se prevé que siga creciendo en el futuro. Según la Oficina del Censo de EE.UU., la población hispana en Estados Unidos ha pasado del 4% en 1970 al 18% en 2020 y se espera que se sitúe en torno al 29% en 2050. Este crecimiento de la población hispana ha llevado a una diversificación de la población del país. Ha cambiado el paisaje cultural y demográfico tradicional de muchas regiones de Estados Unidos.

En términos culturales y políticos, la comunidad hispana ha introducido un nuevo conjunto de perspectivas culturales y políticas, influyendo en la cultura estadounidense de diversas maneras. Desde la música, la cocina, el arte y la lengua hasta la agenda política, la comunidad hispana ha contribuido de forma importante a la sociedad estadounidense. También han sido un importante bloque de votantes, influyendo en las elecciones y en la política a nivel local, estatal y nacional.

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

  • Bailey, Thomas A. (1980), A Diplomatic History of the American People 10th ed., Prentice Hall, ISBN 0-13-214726-2
  • Barck, Jr., Oscar Theodore (1974), Since 1900, MacMilliam Publishing Co., Inc., ISBN 0-02-305930-3
  • Beale, Howard K. (1957), Theodore Roosevelt and the Rise of America to World Power, Johns Hopkins Press
  • Berman, Karl (1986), Under the Big Stick: Nicaragua and the United States Since 1848, South End Press
  • Bishop, Joseph Bucklin (1913), Uncle Sam's Panama Canal and World History, Accompanying the Panama Canal Flat-globe: Its Achievement an Honor to the United States and a Blessing to the World, Pub. by J. Wanamaker expressly for the World Syndicate Company
  • Conniff, Michael L. (2001), Panama and the United States: The Forced Alliance, University of Georgia Press, ISBN 0-8203-2348-9
  • Davis, Kenneth C. (1990), Don't Know Much About History, Avon Books, ISBN 0-380-71252-0
  • Gould, Lewis L. (1991), The Presidency of Theodore Roosevelt, University Press of Kansas, ISBN 978-0-7006-0565-1
  • Hershey, A.S. (1903), The Venezuelan Affair in the Light of International Law, University of Michigan Press
  • LaFeber, Walter (1993), A Cambridge History of American Foreign Relations: The American Search for Opportunity. 1865 - 1913, Cambridge University Press, ISBN 0-521-38185-1
  • Perkins, Dexter (1937), The Monroe Doctrine, 1867-1907, Baltimore Press
  • Roosevelt, Theodore (1913), Theodore Roosevelt: An Autobiography, The Macmillan Press Company
  • Zinn, Howard (1999), A People's History of the United States, Harper Perennial, ISBN 0-06-083865-5
  • Congress and Woodrow Wilson’s, Military Forays Into Mexico. An Introductory Essay By Don Wolfensberger - Congress Project Seminar On Congress and U.S. Military Interventions Abroad - Woodrow Wilson International Center for Scholars, Monday, May 17, 2004
  • Foreign Affairs,. (2015). The Great Depression. Retrieved 29 October 2015, from https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/1932-07-01/great-depression
  • Dueñas Van Severen, J. Ricardo (2006). La invasión filibustera de Nicaragua y la Guerra Nacional. Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana SG-SICA.
  • Rosengarten, Jr., Frederic (1976). Freebooters must die!. Haverford House, Publishers. ISBN 0-910702-01-2.
  • Scroggs, William O. (1974). Filibusteros y financieros, la historia de William Walker y sus asociados. Colección Cultural Banco de América.
  • La guerra en Nicaragua, 1860, del propio William Walker, traducida al español en 1883 por el italo-nicaragüense Fabio Carnevalini y reeditada en 1974 y 1993.
  • Obras históricas completas, [[1865]], de Jerónimo Pérez, reeditada en [[1928]] por Pedro Joaquín Chamorro Zelaya y más adelante en [[1974]] y [[1993]].
  • Con Walker en Nicaragua, ([[1909]]), de James Carson Jamison, quien fue capitán de su ejército y estuvo en sus expediciones. * La Guerra Nacional. Centenario, 1956, de Ildefonso Palma Martínez, reeditada en 2006 en el Sesquicentenario de la Batalla de San Jacinto.
  • El predestinado de ojos azules, [[1999]], de Alejandro Bolaños Geyer
  • Investigación más completa sobre William Walker en el mundo
  • Harrison, Brady. William Walker and the Imperial Self in American Literature. University of Georgia Press, August 2, 2004. ISBN 0-8203-2544-9. ISBN 978-0-8203-2544-6.

Referencias[modifier | modifier le wikicode]

  1. Aline Helg - UNIGE
  2. Aline Helg - Academia.edu
  3. Aline Helg - Wikipedia
  4. Aline Helg - Afrocubaweb.com
  5. Aline Helg - Researchgate.net
  6. Aline Helg - Cairn.info
  7. Aline Helg - Google Scholar
  8. "One Drop of Blood" by Lawrence Wright, The New Yorker, July 24, 1994
  9. Dworkin, Shari L. The Society Pages. "Race, Sexuality, and the 'One Drop Rule': More Thoughts about Interracial Couples and Marriage"
  10. "Mixed Race America – Who Is Black? One Nation's Definition". www.pbs.org. Frontline. "Not only does the one-drop rule apply to no other group than American blacks, but apparently the rule is unique in that it is found only in the United States and not in any other nation in the world."
  11. Khanna, Nikki (2010). "If you're half black, you're just black: Reflected Appraisals and the Persistence of the One-Drop Rule". The Sociological Quarterly. 51 (5): 96–121. CiteSeerX 10.1.1.619.9359. doi:10.1111/j.1533-8525.2009.01162.x.
  12. Hickman, Christine B. “The Devil and the One Drop Rule: Racial Categories, African Americans, and the U.S. Census.” Michigan Law Review, vol. 95, no. 5, 1997, pp. 1161–1265. JSTOR, www.jstor.org/stable/1290008
  13. Schor, Paul. “From ‘Mulatto’ to the ‘One Drop Rule’ (1870–1900).” Oxford Scholarship Online, 2017, doi:10.1093/acprof:oso/9780199917853.003.0011
  14. Gómez, Laura E. “Opposite One-Drop Rules: Mexican Americans, African Americans, and the Need to Reconceive Turn-of-the-Twentieth-Century Race Relations.” How the United States Racializes Latinos: White Hegemony and Its Consequences, by Cobas José A. et al., Routledge, 2016, p. 14
  15. Brown, Kevin D. “The Rise and Fall of the One-Drop Rule: How the Importance of Color Came to Eclipse Race.” Color Matters: Skin Tone Bias and the Myth of a Post-Racial America, by Kimberly Jade Norwood, Routledge/Taylor & Francis Group, 2014, p. 51
  16. Jordan, W. D. (2014). Historical Origins of the One-Drop Racial Rule in the United States. Journal of Critical Mixed Race Studies, 1(1). Retrieved from https://escholarship.org/uc/item/91g761b3
  17. Scott Leon, Princeton University, 2011. Hypodescent: A History of the Crystallization of the One-drop Rule in the United States, 1880-1940 url: https://search.proquest.com/openview/333a0ac8590d2b71b0475f3b765d2366/1?pq-origsite=gscholar&cbl=18750&diss=y
  18. Winthrop, Jordan D. “Historical Origins of the One-Drop Racial Rule in the United States.” Color Matters: Skin Tone Bias and the Myth of a Post-Racial America, by Kimberly Jade Norwood, Routledge/Taylor & Francis Group, 2014
  19. Esthus, Raymond A. "The Changing Concept of the Open Door, 1899-1910," Mississippi Valley Historical Review Vol. 46, No. 3 (Dec., 1959), pp. 435–454 JSTOR
  20. Hu, Shizhang (1995). Stanley K. Hornbeck and the Open Door Policy, 1919-1937. Greenwood Press. ISBN 0-313-29394-5.
  21. Lawrence, Mark Atwood/ “Open Door Policy”, Encyclopedia of American Foreign Policy, (online).
  22. McKee, Delber (1977). Chinese Exclusion Versus the Open Door Policy, 1900-1906: Clashes over China Policy in the Roosevelt Era. Wayne State Univ Press. ISBN 0-8143-1565-8.
  23. Moore, Lawrence. Defining and Defending the Open Door Policy: Theodore Roosevelt and China, 1901–1909 (2017)
  24. Otte, Thomas G. (2007). The China question: great power rivalry and British isolation, 1894-1905. Oxford University Press. ISBN 978-0-19-921109-8.
  25. Sugita, Yoneyuki, "The Rise of an American Principle in China: A Reinterpretation of the First Open Door Notes toward China" in Richard J. Jensen, Jon Thares Davidann, and Yoneyuki Sugita, eds. Trans-Pacific relations: America, Europe, and Asia in the twentieth century (Greenwood, 2003) pp 3–20 online
  26. Vevier, Charles. "The Open Door: An Idea in Action, 1906-1913" Pacific Historical Review 24#1 (1955), pp. 49-62 online.
  27. Martin, Gary. "Speak softly and carry a big stick"
  28. Wikipedia contributors. (2019, September 16). Big Stick ideology. In Wikipedia, The Free Encyclopedia. Retrieved 08:24, September 19, 2019, from https://en.wikipedia.org/wiki/Big_Stick_ideology
  29. National Geographic Society. “Big Stick Diplomacy.” National Geographic Society, 18 July 2014, www.nationalgeographic.org/thisday/sep2/big-stick-diplomacy/.
  30. Britannica, The Editors of Encyclopaedia. “Big Stick Policy.” Encyclopædia Britannica, Encyclopædia Britannica, Inc., www.britannica.com/event/Big-Stick-policy.
  31. Theodore Roosevelt, Roosevelt Corollary. (en) « Chronic wrongdoing, or an impotence which results in a general loosening of the ties of civilized society, may in America, as elsewhere, ultimately require intervention by some civilized nation, and in the Western Hemisphere the adherence of the United States to the Monroe Doctrine may force the United States, however reluctantly, in flagrant cases of such wrongdoing or impotence, to the exercise of an international police power. »
  32. Statement to British envoy William Tyrrell (November 1913), explaining his policy on Mexico
  33. Constitución de 1918, presentada el 12 de junio de 1918. Constitución elaborada por los Estados Unidos, que ha ocupado el país desde 1915. Adoptada por plebiscito.
  34. Brainy Quote, FDR
  35. Blood on the Border: Prologue