Actions

Regímenes de Orden y Progreso en América Latina: 1875 - 1910

From Baripedia


Discutiremos los regímenes de orden y progreso en América Latina y luego veremos las consecuencias de estos regímenes en México con la Revolución Mexicana.

La importancia de las ideologías occidentales de la época, el racismo, darwinisme social justifica el status quo social y permite la explotación excesiva de los trabajadores, especialmente después de la abolición de la esclavitud.

El liberalismo económico que se desarrolló en el último cuarto del siglo XIX y principios del siglo XX se desarrolló gracias a la protección y subvención del Estado. Es el Estado el que financia las carreteras, financia las exportaciones y pone a la policía al servicio de los hacendados e industriales para reprimir las protestas de los trabajadores y pequeños agricultores. Finalmente, el Estado subsidia la migración de los europeos para "lavar" a la población.

La ideología positivista[edit | edit source]

Durante el último cuarto del siglo XIX, los estados latinoamericanos observaron con una mezcla de miedo y fascinación el rápido desarrollo de Estados Unidos, lo que daría como resultado un creciente imperialismo en toda la región de América.

La producción y exportación de materias primas latinoamericanas ha aumentado desde mediados del siglo XIX gracias al desarrollo de las rutas de transporte y al crecimiento de la población.

La brecha entre América Latina y los Estados Unidos de América se ha ampliado enormemente; la dependencia de América Latina está empezando a desplazarse de Inglaterra a los Estados Unidos.

Mientras que en Estados Unidos la ideología del darwinismo social sirve para explicar su éxito económico por la "superioridad" de la raza anglosajona, en América Latina esta misma ideología trata de hacer creer a las élites que el retraso de su nación y debido a la "inferioridad" de sus poblaciones con mayoría de descendencia africana y amerindia.

Sin embargo, para la mayoría de las élites este retraso puede ser la ley de la naturaleza, pero no es la ley de Dios la que es una gran diferencia con sus contrapartes protestantes en los Estados Unidos; si no es la ley de Dios entonces puede ser remediada.

Litografía de Comte de Tony Touillon.

Las élites latinoamericanas, la mayoría de las cuales son blancas, consideran que los indios, mestizos y no blancos son inferiores y responsables del atraso de América Latina. Sin embargo, creen que este retraso puede compensarse con el establecimiento de regímenes de orden y progreso influenciados por el positivismo.

El positivismo es una filosofía que fue desarrollada por los franceses Auguste Comte alrededor de 1840, según la cual las sociedades humanas evolucionarían de manera lineal desde la etapa militar y luego religiosa hasta la etapa suprema que sería la etapa científica. En esta carrera por la modernidad, sólo sobrevivirán las sociedades mejor dotadas.

Sin embargo, según el positivismo, la evolución de las sociedades puede ser acelerada por el liberalismo económico, por un gobierno con una pequeña élite y por la ausencia de protecciones para las clases trabajadoras.

El positivismo trata de conciliar el progreso con el orden tradicional, lo cual es muy grato para las élites latinoamericanas, que no tienen la intención de cambiar la economía del país y derrocar su jerarquía social y racial en nombre de la modernidad, especialmente porque no quieren aceptar a las clases trabajadoras como ciudadanos plenos.

El positivismo se extendió por todas las capitales de América Latina; su filosofía tomó algunas de las características de América Latina alrededor de 1860. Las élites siguen sacrificando o traicionando en el altar del progreso a la gran mayoría de sus conciudadanos, en su mayoría no blancos, y por otro lado siguen manipulando los principios del liberalismo económico y político para mantener una jerarquía socio-racial colonial que les asegura el control de los recursos económicos y, en particular, el control de la tierra a través de la concentración de la propiedad de la tierra y el control del trabajo a través de la represión de cualquier protesta.

Bandera de Brasil con la noción "ORDEM E PROGRESSO" que es el lema del positivismo fundado por el filósofo francés Auguste Comte.

Desde el último cuarto del siglo XIX tenemos la era de la libertad para los poderosos, pero ya no la ficción democrática para la mayoría de la población, porque los derechos de la gran mayoría desaparecen.

El progreso para estas élites es el crecimiento de las exportaciones de productos tropicales y mineros, pero también la confiscación de tierras de pequeños agricultores y comunidades amerindias por parte de grandes terratenientes, la apertura del país a la inversión extranjera a través de los ferrocarriles y la modernización de las ciudades.

El orden es el desarrollo y la modernización del ejército, a menudo a través de misiones militares que vienen principalmente de Alemania, pero también la restauración de muchas de las prerrogativas de la Iglesia Católica suprimidas bajo gobiernos liberales, es también el amordazamiento de las oposiciones, así como el retorno del voto censal y la brutal represión de los trabajadores y pequeños agricultores que se movilizarían contra estos cambios.

Estos regímenes positivistas influyeron en la mayoría de los países latinoamericanos hacia finales del siglo XIX, como los regímenes de Rafael Reyes en Colombia o Manuel Estrada Cabrera en Guatemala. Dos países, sin embargo, dicen ser regímenes de orden y progreso: el dictador mexicano Porfirio Díaz de 1876 a 1911 y la primera república brasileña de 1889 a 1930, cuando fue registrada en la bandera brasileña "ordem e progresso".

Le Porfiriato ou régime de Porfirio Díaz au Mexique : 1876 - 1911[edit | edit source]

General Porfirio Díaz.

Ningún otro régimen se ha declarado más positivo que el de Porfirio Díaz, que durará 35 años hasta la explosión de la revolución mexicana.

El México de 1876 es mucho más pequeño que el de la independencia porque los Estados Unidos amputaron gran parte de su territorio. Es también un país que ha sufrido grandes cambios, en particular con la ley lerdo de 1856, que permitió privatizar las propiedades de la Iglesia Católica, pero también las tierras de las comunidades y pueblos indios.

Porfirio Díaz es un mestizo de origen modesto, sus padres eran mesoneros, nació en las provincias y recibe una educación católica antes de ingresar al ejército, convirtiéndose en un líder regional y luego nacional. En 1876, fue elegido presidente sobre una plataforma liberal, pero gracias a elecciones fraudulentas, no se impuso como dictador comprometido con la filosofía del orden y el progreso.

Rápidamente se rodeó de un grupo de intelectuales positivistas que tomaron el nombre de" científicos" como la última etapa en la evolución del positivismo que encarna la modernidad en el Estado de México.

El progreso[edit | edit source]

El progreso significa, en primer lugar, la confiscación de tierras que todavía están en manos "primitivas" de los indios y de los pequeños agricultores para beneficio de los grandes hacendados y de los agricultores extranjeros. Esta confiscación se aceleró aún más desde que en 1884 una nueva ley decretó que la superficie y la riqueza del subsuelo de la tierra pertenecían a su dueño; esto aceleraría la voluntad de los industriales y mineros de adquirir nuevas tierras. Otra ley de 1884 estipula que cualquier parcela de tierra cuyo ocupante no pueda mostrar título de propiedad puede ser confiscada por el primer comprador.

El resultado de estas dos leyes es una concentración dramática de la propiedad de la tierra. Alrededor de 1900, el 20% de la tierra de México fue arrebatada a sus ocupantes y al mismo tiempo el 90% de los pueblos indígenas en la meseta central perdieron sus tierras comunales.

Estas leyes aumentan la especulación financiera, pero no aumentan la productividad agrícola porque cada vez más agricultores e indios carecen de tierra, lo que se suma a la mano de obra sin trabajo, lo que tiene el efecto en el mercado laboral de no fomentar la mecanización de la agricultura. Cada vez se cultivan más tierras para la exportación y cada vez menos para alimentar a los mexicanos que se alimentan principalmente de maíz y frijoles. Todo ello en un momento en el que la población pasa de 10 millones de habitantes en 1877 a 15 millones en 1900, gracias sobre todo a los avances de la medicina.

A medida que se producen menos bienes para la alimentación y los ciudadanos, los precios de los alimentos suben, mientras que los salarios bajan porque hay demasiados solicitantes de empleo al mismo tiempo que se deterioran las condiciones de vida.

El gobierno de Díaz invirtió masivamente en los ferrocarriles, pasando de 800 kilómetros para todo el territorio en 1877 a 24.000 kilómetros en 1900. A pesar de que estos ferrocarriles sirven tanto para la exportación como para unir el Norte y el Sur, algunos de sus logros son extremadamente audaces.

El ferrocarril representó uno de los avances de la economía del Porfiriato y fue expuesto ante el mundo como símbolo de progreso. La cultura mexicana en la época de Díaz tuvo rasgos de la economía, como este cuadro de José María Velasco, en que se refleja el ferrocarril del Valle de México.

Gracias al tren, Díaz logró ampliar el aparato estatal y la movilidad del ejército, lo que también significa que está ampliando el número de funcionarios públicos; en esta carrera por el progreso hay intentos de traer inmigrantes europeos, pero en realidad muy pocos llegan a México, ya que la población no puede ser lavada, el gobierno de Díaz fomenta la educación primaria pública y la higiene que son formas de "mejorar la raza".

Las cifras económicas de este período son impresionantes; entre 1884 y 1900, el producto nacional bruto aumentó un 8% anual y se formó una economía nacional real con un mercado interno.

Lo que debemos ver es que la gran mayoría de los mexicanos están excluidos de este progreso, mientras que la economía está cada vez más dominada por los extranjeros. Muchas plantaciones tropicales, minas, ferrocarriles, industria petrolera, bancos e industria ligera son propiedad de extranjeros, muchos de los cuales provienen de los Estados Unidos.

Las disparidades regionales se están ampliando; para toda la región central de México sigue siendo el granero de México, produciendo principalmente maíz, trigo y frijoles, pero esto no es suficiente para la población, que está creciendo, sino que se están desarrollando pequeñas industrias en estos valles. La mayor parte de la tierra está ocupada por grandes terratenientes, especialmente para cultivos de exportación a través de la caña de azúcar.

El Norte se convirtió en una región minera, se desarrolló la producción de cobre, plomo y zinc además de la plata, se agregó el cultivo de algodón y se establecieron algunas industrias ligeras. La población del Norte está creciendo, 300,000 mexicanos empobrecidos y especialmente campesinos mexicanos del centro que han perdido sus tierras emigrarán, pero también 15,000 estadounidenses que se establecen y son inversionistas, dueños de minas y grandes haciendas.

La Orden[edit | edit source]

Este desarrollo no puede tener lugar sin orden; es una especie de dominación del Estado sobre casi todos los sectores de la sociedad. Para ello, Díaz postula dos principios de dominación: divide y vencerás y "pan o palo".

Un destacamento de Rurales en uniforme de campo durante la época de Díaz.

Para la élite, ofrece "pan o palo". Díaz pensó "que un perro con un hueso en la boca no podía morder". Esto es lo que hace con parte de la élite, pero también con los pilares del régimen, el ejército y la iglesia. Para las clases trabajadoras, el palo es suficiente, ya que el ejército se está desarrollando de una manera enorme.

Para el ejército, esta instrucción es especial, porque Díaz es un hombre del ejército y sabe que debe controlarla para que evite derrocarlo. Para ello, creará una fuerza paralela, los rurales, que dependerá directamente del gobierno central y se encargará de controlar todas las campañas. También se mimó al ejército, se aumentaron los salarios de los soldados y los del cuerpo intermedio, al mismo tiempo que se adquirieron nuevas armas; Díaz jugó en la competencia de los dos cuerpos del ejército para evitar un derrocamiento.

Levantamiento de los indios yaquis - Guerreros yaquis en retirada, por Frederic Remington, 1896.

Con la Iglesia Católica, Díaz hizo una especie de acuerdo informal, no reformó la constitución, pero ignoró los artículos anticlericales de la constitución liberal de 1857, devolvió los monasterios y escuelas religiosas que habían sido confiscados bajo el régimen liberal a las comunidades religiosas, a cambio de lo cual la Iglesia Católica lo apoyó.

Díaz está jugando un doble juego con las élites, dejando que los grandes terratenientes, banqueros y empresarios se hagan más ricos y más ricos siempre y cuando no amenacen su propio poder. Para ello, entrega ciertas haciendas a quienes lo apoyan políticamente, pero también lanza una represión contra quienes se oponen a él.

Con el crecimiento del Estado, se crearon nuevos puestos de funcionarios públicos. Con la clase obrera sólo se necesita represión, la vasta red ferroviaria permite transportar al ejército y a la población rural a los lugares donde hay revueltas.

En algunas zonas fronterizas se están produciendo revueltas, particularmente de los indígenas yaquis del norte, cuya economía se basaba en la agricultura, necesaria para alimentar las zonas mineras; verán sus tierras confiscadas y revueltas, el ejército es enviado a masacrarlos, mientras que los sobrevivientes son deportados para servir como cuasi-esclavos en Yucatán. La operación es una operación que beneficia tanto al gobierno como a los oficiales del ejército. Sólo un coronel logró deportar a 15.700 hombres, mujeres y niños en tres años, por cada yaquis, los campesinos de Yucatán pagaron 65 pesos, 10 al coronel y 55 al Ministerio de Guerra.

Los indios no son los únicos que han sido masacrados y deportados, especialmente los trabajadores y los opositores políticos.

Si Díaz logró eliminar y amordazar a la oposición hasta 1900, se acumulaban varios factores que precipitarían la revolución mexicana de 1911.

La Primera República de Brasil: 1889 - 1930[edit | edit source]

La proclamación de la República, por Benedito Calixto.

Brasil se independizó en 1822, pero siguió siendo una monarquía hasta 1882. Es la nación que más esclavos exportó a los africanos, 4,5 millones de los 12 millones, pero también la última en abolir la esclavitud en 1888.

En 1889, Brasil se convirtió en una república que duró hasta 1930. De hecho, la primera república de Brasil es una república de primera línea reservada para las élites que afirman el positivismo que les permite continuar el desarrollo económico que comenzó bajo la monarquía, manteniendo al mismo tiempo la jerarquía socio-espacial que corría el riesgo de ser sacudida.

Este Brasil positivista es un país todavía poco poblado, pero vasto. Sólo las costas y Minas Gerais están densamente pobladas, con 14 millones de habitantes.

Es un Brasil donde hay fuertes cambios socio-económicos, porque hay un cambio del centro económico del noreste a Minas Gerais en Sao Paolo donde se cultiva el café. Los beneficios de las exportaciones de café están empezando a invertirse en la creación de industrias, ya que el rápido aumento de la población crea un mercado de consumidores lo suficientemente grande como para sustituir algunos bienes importados por la producción local.

Son los agricultores de Sao Paulo los que dominan la primera república, que es republicana sólo de nombre. El Brasil de 1889 a 1830 era un Brasil de federaciones estatales bastante autónomas gobernadas por los grandes terratenientes de cada región apoyados por el ejército federal y las milicias privadas; sólo el 1% de la población tenía derecho a votar, es decir, hombres mayores de 21 años que sabían leer y escribir con una cierta cantidad de dinero.

El progreso[edit | edit source]

El programa de progreso de esta república incluye, como bajo la monarquía, la construcción de ferrocarriles, la modernización de los puertos, la modernización de la ciudad siguiendo el modelo de París; al mismo tiempo, todo se hace tomando prestado a los ingleses.

En cuanto al trabajo, la esclavitud no se suprime por convicción, sino por necesidad, ya que tras la abolición de la esclavitud en Cuba en 1886 sólo existe en Brasil y resulta prácticamente imposible importar nuevos esclavos de África.

Una nueva forma de esclavitud se desarrollará al mismo tiempo en toda la región amazónica en Brasil, Perú y Colombia, que es la esclavitud de los indios amazónicos que se desarrolla en torno a la producción de caucho que diezmará las poblaciones amerindias.

Al mismo tiempo, los agricultores se niegan a mejorar las condiciones de trabajo y los salarios de los trabajadores agrícolas; creen que sin coacción los brasileños no aceptarán las condiciones de trabajo infrahumanas en las plantaciones. Por otro lado, como ellos y para los ideólogos racistas, las razas de color son incapaces de funcionar correctamente en un sistema libre. Deben ser sustituidos por inmigrantes europeos que, al mismo tiempo, blanqueen a la población, lo que sería una garantía de progreso en la sociedad científica de Auguste Comte.

Los agricultores tampoco están dispuestos a pagar bien a los inmigrantes al mismo tiempo que controlan la política estatal. Por este motivo, pondrán en marcha programas europeos de inmigración masiva para saturar el mercado laboral y mantener los salarios muy bajos. Entre 1808 y 1828, 4 millones de europeos emigraron a Brasil expulsados por la pobreza y la revolución industrial. 2 millones llegan a Sao Paulo y 2 millones tienen su viaje pagado por el estado.

La Orden[edit | edit source]

Al mismo tiempo, los agricultores de los estados del sur se niegan a invertir fondos públicos en los trabajadores brasileños. Con el pretexto de crear un mercado laboral dominado por la libre competencia, en realidad los agricultores utilizan el dinero del Estado para traer a los migrantes europeos con el fin de marginar aún más a los afrobrasileños en el mercado laboral. Esta estrategia funciona en las regiones más prósperas y los empleos mejor pagados, los migrantes desplazan sistemáticamente a los brasileños, los negros son excluidos de las fábricas y reemplazados en las artesanías por inmigrantes. Los negros tienen que conformarse con el trabajo doméstico y los trabajos marginales.

No es por falta de calificaciones que los afrobrasileños son marginados, ya en el momento de la abolición la mayoría de los afrobrasileños ya no eran esclavos, además la mayoría de los migrantes son analfabetos, desempleados y no hablan portugués; es por el racismo que reina en la sociedad que hace que el migrante siempre gane.

Esto dificulta mucho la integración social de los esclavos, ya que los hombres no pueden encontrar un trabajo decente y remunerado, tienen que trasladarse a las regiones más pobres o trabajar por salarios bajos en las plantaciones, y sus esposas se ven generalmente obligadas a trabajar en el servicio doméstico.

El resultado es que la familia suele estar separada, la madre se convierte en el principal sostén económico, marginando doblemente al padre en el mercado laboral, pero también dentro de la familia.

En Brasil, el positivismo racial tiene un efecto aún más perverso, porque la segregación no existe en la ley, es un racismo que se hace discretamente en la vida cotidiana. Hay una minoría muy pequeña de negros, generalmente más bien mulatos, que logran ascender socialmente, lo que permite a la élite proclamar que Brasil es una república, pero también una democracia racial.

Esta afirmación de la democracia racial libera a la élite y al Estado de toda responsabilidad por la condición de los negros después de la abolición de la esclavitud y permite culpar a los propios afrobrasileños, ya sea por su propia culpa o porque son racialmente inferiores. Estamos en un proceso de razonamiento que constituye un círculo vicioso de racismo.

Por lo tanto, no es casualidad que el mito brasileño de la democracia racial coincida con la transición de la esclavitud a los trabajadores libres y de la monarquía a una república de orden y progreso que enmascara la realidad detrás del rostro de un régimen autoritario y elitista que reproduce la vieja estructura social-racial.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]