La sociedad americana en la década de 1920

De Baripedia


Los años veinte, también conocidos como los "locos años veinte", fueron una década de grandes cambios sociales, culturales y económicos en Estados Unidos. Tras el final de la Primera Guerra Mundial, el país vivió un periodo de prosperidad y optimismo, así como cambios significativos en las normas y valores sociales. El auge de la cultura "flapper", en la que las jóvenes adoptaban nuevos estilos de vestir y comportarse, fue una de las tendencias sociales más notables de la década. La economía experimentó un auge y se generalizó el uso de nuevas tecnologías, como los automóviles y la radio. Sin embargo, la prosperidad de la década de 1920 no fue compartida por todos los estadounidenses, ya que muchas personas, en particular afroamericanos e inmigrantes, continuaron enfrentándose a la discriminación y la desigualdad. Además, el crack bursátil de 1929 marcó el final de la prosperidad de la década y dio paso a la Gran Depresión.

A finales del siglo XIX, Estados Unidos pasó de anexionarse territorios para colonizarlos a ocupar regiones para controlarlas política y económicamente. La Guerra Hispano-Norteamericana de 1898 marcó un importante punto de inflexión en el imperialismo norteamericano en las Américas. Estados Unidos salió victorioso y se hizo con el control de Puerto Rico, Guam y Filipinas y ganó influencia sobre Cuba. La posterior construcción del Canal de Panamá consolidó el control estadounidense sobre la región y facilitó el acceso a América Central y del Sur. Estados Unidos empezó entonces a considerar el Caribe y Centroamérica como su propia esfera de influencia. Comenzó a ejercer un control político y económico sobre estas regiones a través de diversos medios como la intervención militar, la ayuda económica y la presión diplomática.

La Primera Guerra Mundial, también conocida como la Primera Guerra Mundial, provocó una destrucción y ruina significativas en Europa, e impactó profundamente en el equilibrio de poder global. La guerra marcó el fin del dominio europeo y el ascenso de Estados Unidos como gran potencia mundial. Estados Unidos entró en la guerra en 1917 y su participación fue decisiva para cambiar las tornas en contra de las Potencias Centrales. La guerra también puso fin a la hegemonía del Imperio Británico y Estados Unidos se convirtió en la primera potencia económica y militar del mundo. Con el fin de la guerra, Estados Unidos asumió un papel más importante en los asuntos internacionales, y su poderío económico y militar le permitió ejercer una influencia significativa en los asuntos mundiales. La idea de la carga del hombre blanco, término utilizado para describir la creencia de que era deber de las potencias europeas y de Estados Unidos "civilizar" al resto del mundo, también prevaleció en la política exterior estadounidense durante el periodo.

Existen similitudes entre el desarrollo cultural y artístico de Estados Unidos en la década de 1920 y el de México simultáneamente. Ambos países atravesaban un periodo de importantes cambios sociales y culturales, y se intentaba crear una cultura nacional distinta y libre de influencias europeas. En Estados Unidos, los "locos años veinte" vieron el auge de la música jazz, el Renacimiento de Harlem y la aparición de una nueva generación de escritores, artistas e intelectuales que buscaban crear una cultura americana distinta. Del mismo modo, en México, las décadas de 1920 y 1930 fueron una época de florecimiento cultural y artístico conocida como el Renacimiento Mexicano. Los artistas e intelectuales mexicanos intentaron crear una cultura nacional que reflejara la herencia indígena y mestiza de México. También rechazaban la influencia europea en el arte y la cultura de México. Este movimiento fue liderado por figuras como Diego Rivera, Frida Kahlo y David Alfaro Siqueiros, que trataron de promover una nueva identidad nacional a través de su arte y su literatura.

La segunda revolución industrial[modifier | modifier le wikicode]

La primera revolución industrial, que tuvo lugar a finales del siglo XVIII y principios del XIX, se caracterizó por el desarrollo de nuevas tecnologías y procesos de fabricación en las industrias textil, metalúrgica y del transporte. Estas innovaciones condujeron a un aumento de la productividad y a un cambio del trabajo manual a la fabricación basada en máquinas, lo que a su vez provocó un aumento significativo del crecimiento económico y la prosperidad. Esta revolución industrial también contribuyó a hacer de Estados Unidos una de las naciones más ricas y desarrolladas del mundo.

La Segunda Revolución Industrial, que comenzó a finales del siglo XIX, se basó en los avances de la primera revolución industrial y aportó nuevas innovaciones en los ámbitos de la producción de acero, la electricidad y los productos químicos. En este periodo se aceleró el ritmo del cambio tecnológico y aparecieron nuevas tecnologías como el telégrafo, el teléfono y el motor de combustión interna. También propició el surgimiento de nuevas industrias, como la del automóvil y la petroquímica, que contribuyeron aún más al crecimiento económico y la modernización de Estados Unidos y otros países desarrollados. La Segunda Revolución Industrial también afectó profundamente a la sociedad, provocando el crecimiento de las ciudades, el surgimiento de nuevas formas de transporte y la creación de nuevas formas de trabajo y ocio.

La Primera Guerra Mundial, que terminó en 1918, afectó significativamente a la economía mundial y al equilibrio de poder entre las naciones. La guerra causó una importante destrucción y pérdida de vidas en Europa y dejó a muchas de las potencias europeas en la ruina económica y física. Estados Unidos, en cambio, entró en la guerra más tarde y no sufrió el mismo nivel de destrucción y pérdida de vidas. Como resultado, el país emergió de la guerra en una posición económica mucho más fuerte que las potencias europeas.

La Segunda Revolución Industrial ya estaba en marcha antes de la guerra. Aun así, la guerra aceleró las innovaciones tecnológicas, y Estados Unidos estaba en una posición única para aprovechar estas nuevas tecnologías e industrias. La economía del país experimentó un auge en la década de 1920 con la expansión de las industrias manufacturera y del transporte, y la aparición de nuevas industrias como la automovilística y la química. La economía del país no se vio tan afectada por la guerra como la de Europa, y Estados Unidos pudo aprovechar esta situación para convertirse en la primera potencia económica mundial.

Estados Unidos tenía además la ventaja de contar con un gran mercado interior, abundantes recursos naturales y una infraestructura bien desarrollada, lo que le permitió convertirse en el primer productor mundial de bienes y servicios. Este dominio económico, unido al poder político y militar que Estados Unidos había adquirido gracias a su papel en la guerra, posicionó al país como uno de los principales actores en los asuntos mundiales y lo estableció como superpotencia en el siglo XX.

Producción masiva de bienes de consumo[modifier | modifier le wikicode]

Ford T en 1913. Un columpio permite presentar un conjunto desde un nivel superior a la estación de trabajo donde será montado en el vehículo.

La Segunda Revolución Industrial, que comenzó a finales del siglo XIX, trajo consigo nuevas innovaciones en los ámbitos de la producción de acero, la electricidad y los productos químicos. Uno de los avances más notables de este periodo fue la llegada de las técnicas de producción en masa, que permitieron fabricar bienes de consumo a gran escala. Esto condujo a un aumento significativo de la productividad y a una disminución del coste de los bienes, haciéndolos más asequibles para el consumidor medio.

Uno de los pioneros de las técnicas de producción en masa fue Henry Ford, que introdujo la cadena de montaje en la industria del automóvil. El Modelo T de Ford fue el primer coche producido a gran escala utilizando la cadena de montaje, lo que redujo enormemente el coste de producción e hizo que los coches fueran más asequibles para el consumidor medio. Esta innovación revolucionó la industria del automóvil y tuvo un impacto significativo en la sociedad estadounidense, ya que el coche se convirtió en una parte esencial de la vida cotidiana.

Las técnicas de producción en masa también se aplicaron a otros bienes de consumo, como los electrodomésticos, los cigarrillos y la ropa. Esto condujo a un aumento significativo de la disponibilidad de bienes de consumo, lo que a su vez contribuyó al crecimiento de la cultura consumista y al auge de una economía basada en el consumo. La cadena de montaje y las técnicas de producción en masa se convirtieron en un estándar en la industria manufacturera y todavía se utilizan ampliamente en la actualidad.

El principal objetivo de la Segunda Revolución Industrial era aumentar la productividad, la eficiencia y reducir los costes de producción. Las nuevas tecnologías e innovaciones que surgieron durante este periodo, como la cadena de montaje, las piezas intercambiables y el uso de la electricidad, estaban todas diseñadas para lograr este objetivo.

La cadena de montaje, por ejemplo, permitía una división eficaz del trabajo, en la que se asignaban tareas específicas a los trabajadores, lo que aumentaba la velocidad y el volumen de producción. Las piezas intercambiables permitieron la producción masiva de bienes, y el uso de la electricidad permitió la mecanización de muchos procesos de fabricación, aumentando aún más la productividad y la eficiencia.

El objetivo de producir más, más rápido y más barato también se reflejó en las estrategias de marketing y venta de las empresas. La producción en masa permitía economías de escala, lo que abarataba los productos, clave del éxito de muchas empresas. Esto, a su vez, condujo a un aumento del nivel de vida de muchos estadounidenses, ya que la disponibilidad de bienes de consumo baratos los hizo más asequibles para el ciudadano medio.

El énfasis en la producción en masa y la eficiencia también tuvo un impacto en el mercado laboral, ya que condujo al aumento del número de puestos de trabajo en el sector manufacturero y al ascenso de la clase obrera, pero también condujo a la explotación de la mano de obra, y al surgimiento de los sindicatos obreros.

Para producir más, más rápido y más barato, Henry Ford creó grandes fábricas altamente eficientes que empleaban las últimas tecnologías e innovaciones. Una de las innovaciones clave que introdujo Ford fue la cadena de montaje, que revolucionó la industria del automóvil.

En la cadena de montaje, cada trabajador tenía asignada una tarea específica y era responsable de realizarla repetidamente a medida que el coche avanzaba por la cadena. Esta división del trabajo aumentó enormemente la velocidad y el volumen de producción, ya que cada trabajador se convirtió en un experto en su tarea específica. Esto suponía un cambio significativo con respecto al método de fabricación tradicional, en el que cada trabajador realizaba todo el proceso de construcción de un coche, lo que resultaba lento e ineficaz.

Ford también estandarizó los componentes y accesorios del Modelo T, lo que permitió la producción en masa del coche. Esto hizo posible producir coches a un coste mucho menor, haciéndolos más asequibles para el consumidor medio. El uso de piezas intercambiables facilitó la reparación y el mantenimiento de los coches.

La cadena de montaje y las técnicas de producción en masa condujeron a la creación de grandes fábricas altamente eficientes que empleaban a un gran número de trabajadores. Esto condujo al ascenso de la clase obrera, pero también a la explotación del trabajo y al surgimiento de los sindicatos obreros. La cadena de montaje también condujo a la creación de un nuevo tipo de trabajador, el trabajador semicualificado, que sólo era responsable de una tarea en la larga cadena de producción. Este método de producción también condujo a la creación de los primeros robots industriales, diseñados para realizar tareas repetitivas y aumentar la eficacia del proceso de producción.

La cadena de montaje, que Henry Ford introdujo por primera vez en la industria del automóvil, pronto se convirtió también en la norma para muchas otras industrias. El éxito de la cadena de montaje en la industria del automóvil demostró que las técnicas de producción en serie también podían aplicarse a otros bienes de consumo. Esto llevó a la adopción generalizada de la cadena de montaje en muchas otras industrias, como los electrodomésticos, la electrónica y la confección.

La adopción generalizada de la cadena de montaje también condujo a un aumento significativo de la disponibilidad de bienes de consumo, lo que a su vez contribuyó al crecimiento de la cultura del consumo y al auge de una economía basada en el consumo. Las empresas empezaron a centrarse en el marketing y la publicidad para promocionar sus productos y crear una demanda de los mismos. Intentaron presentar los nuevos productos como indispensables para todos los estadounidenses y hacerles creer que el modelo que ya tenían era obsoleto y necesitaba ser sustituido.

Esta estrategia de marketing y publicidad, combinada con la disponibilidad de bienes de consumo baratos, provocó un aumento significativo del gasto de los consumidores, lo que contribuyó al crecimiento de la economía. El énfasis en la producción en masa y la eficiencia también condujo a la creación de puestos de trabajo en el sector manufacturero y a la explotación de la mano de obra y el auge de los sindicatos obreros.

El auge de la cultura del consumo y el énfasis en la producción en masa también influyeron significativamente en la sociedad y los valores estadounidenses, ya que la gente empezó a dar más importancia a las posesiones materiales y a la adquisición de bienes. Esto condujo al auge del consumismo, que sigue siendo un aspecto significativo de la cultura estadounidense actual.

El auge de la economía estadounidense[modifier | modifier le wikicode]

La Segunda Revolución Industrial provocó un auge espectacular de la economía estadounidense en la década de 1920. Las nuevas tecnologías e innovaciones surgidas durante este periodo, como la cadena de montaje y las técnicas de producción en masa, incrementaron enormemente la productividad y la eficiencia, lo que provocó un aumento significativo del crecimiento económico.

Durante este periodo, Estados Unidos experimentó un aumento significativo de la producción industrial y un incremento del producto nacional bruto (PNB) del 40%. Este crecimiento económico también condujo a un aumento de la renta per cápita, ya que la renta media anual por persona aumentó un 30% y alcanzó los 680 dólares por persona en 1929. La población de Estados Unidos también creció significativamente durante este periodo, pasando de 100 millones de personas en 1923 a 120 millones sólo diez años después.

Este auge económico también incrementó el gasto de los consumidores, lo que contribuyó al crecimiento de la economía. La disponibilidad de bienes de consumo baratos, combinada con el auge de la cultura de consumo, provocó un aumento significativo de la demanda de bienes y servicios, lo que a su vez dio lugar a la creación de puestos de trabajo en los sectores manufacturero y de servicios.

El auge no fue sostenible, y el crack bursátil de 1929 marcó el final de la prosperidad de la década y dio paso a la Gran Depresión. Las condiciones económicas se deterioraron rápidamente y el país entró en un periodo de penuria económica que duró hasta finales de los años treinta.

El auge económico de los años veinte condujo a un aumento de los salarios de los trabajadores industriales de Estados Unidos, convirtiéndolos en algunos de los mejor pagados del mundo. El aumento de la productividad y la eficiencia que trajo consigo la Segunda Revolución Industrial provocó un aumento de la demanda de mano de obra, lo que a su vez se tradujo en un aumento de los salarios de los trabajadores industriales.

Este aumento salarial también significó que los trabajadores industriales podían permitirse comprar algunos de los bienes de consumo que fabricaban. Esto condujo a un aumento del gasto de los consumidores y al crecimiento de una economía basada en el consumo. La disponibilidad de bienes de consumo baratos, combinada con el auge de la cultura de consumo, provocó un aumento significativo de la demanda de bienes y servicios, lo que a su vez dio lugar a la creación de puestos de trabajo en los sectores manufacturero y de servicios.

Sin embargo, los beneficios de este auge económico no se distribuyeron por igual entre todos los estadounidenses. Muchas personas, en particular los afroamericanos y los inmigrantes, siguieron enfrentándose a la discriminación y la desigualdad y no tuvieron el mismo acceso a estos salarios más altos y a la capacidad de adquirir bienes de consumo.

La prosperidad de los años veinte no era sostenible, y el crack bursátil de 1929 marcó el final de la prosperidad de la década y dio paso a la Gran Depresión. Las condiciones económicas se deterioraron rápidamente y muchos estadounidenses se encontraron sin trabajo y sin poder permitirse los bienes de consumo que antes sí podían.

Chart 1: USA GDP annual pattern and long-term trend, 1920-40, in billions of constant dollars[8]

Costes y consecuencias sociales[modifier | modifier le wikicode]

La Segunda Revolución Industrial, que trajo consigo un importante crecimiento económico y prosperidad en Estados Unidos durante la década de 1920, tuvo un impacto significativo en las zonas rurales del país. El énfasis en la producción en masa y la eficiencia llevó al crecimiento de los sectores manufacturero y de servicios en las zonas urbanas. Muchas personas, sobre todo agricultores, abandonaron el campo para buscar trabajo en las ciudades.

El crecimiento de los sectores manufacturero y de servicios en las zonas urbanas se tradujo en salarios más altos y un mayor nivel de vida para muchos estadounidenses, pero esta prosperidad no se distribuyó de manera uniforme. La renta media anual de los trabajadores industriales de las zonas urbanas era de 680 dólares al año, mientras que la renta media anual de los agricultores y trabajadores rurales era de sólo 273 dólares al año.

Esta disparidad de ingresos provocó una importante migración de personas en busca de trabajo de las zonas rurales a las urbanas. Millones de pequeños agricultores abandonaron el campo en busca de mejores oportunidades en las ciudades. Esta migración provocó el crecimiento de las zonas urbanas y el declive de las rurales, lo que tuvo un impacto significativo en la sociedad y la cultura.

El énfasis en la producción en masa y la eficiencia también tuvo un impacto negativo en el medio ambiente y los recursos naturales, ya que el uso excesivo de los recursos y la contaminación del medio ambiente no se tuvieron en cuenta en el proceso de producción. Esto tuvo un impacto a largo plazo en el medio ambiente, que todavía se está abordando hoy en día.

Aunque la Segunda Revolución Industrial trajo consigo un importante crecimiento económico y prosperidad en Estados Unidos durante la década de 1920, también tuvo consecuencias negativas. Una de las más importantes fue el aumento del desempleo. A pesar del crecimiento de los sectores manufacturero y de servicios en las zonas urbanas, el énfasis en la producción en masa y la eficiencia provocó el desplazamiento de muchos trabajadores.

Durante la década de 1920 se produjeron varias recesiones económicas, incluida una recesión en 1921. Esta recesión aumentó el desempleo, y se calcula que 5 millones de trabajadores quedaron fuera de la población activa. Esta recesión económica debería haber sido una señal de alarma para el país, pero no se tomó en serio y la economía siguió creciendo.

La Gran Depresión, que comenzó en 1929, fue una recesión económica mucho más grave que duró hasta finales de la década de 1930. La depresión fue causada por una combinación de factores, entre ellos el desplome del mercado de valores de 1929, la disminución del gasto de los consumidores y el colapso del sistema bancario. La depresión provocó un aumento significativo del desempleo, con unos 15 millones de desempleados. La tasa de desempleo alcanzó el 25% en 1933. La Gran Depresión sólo terminó con la Segunda Guerra Mundial, que provocó un aumento significativo del gasto público, sobre todo en defensa, lo que contribuyó a estimular la economía y crear empleo.

La Segunda Revolución Industrial, centrada en la producción en masa y la eficiencia, condujo al crecimiento de grandes fábricas altamente eficientes y al surgimiento de grandes empresas propiedad de sus accionistas. Estas grandes empresas, también conocidas como oligopolios, tenían una ventaja significativa sobre las pequeñas empresas en términos de economías de escala y acceso a los recursos. Podían producir bienes mucho más baratos que las pequeñas empresas, lo que dificultaba la competencia de éstas.

Estos oligopolios también se beneficiaron de las ayudas públicas, que contribuyeron a suprimir el movimiento obrero y a proteger sus empresas de la competencia. También se impusieron elevados aranceles y barreras aduaneras a las importaciones procedentes de Europa y otros países, lo que protegió aún más a estas grandes empresas de la competencia extranjera.

Esto condujo a una concentración del poder económico en manos de unas pocas grandes empresas y al declive de las pequeñas empresas y de la competencia en el mercado. Esto también condujo a una disminución del número de puestos de trabajo en las pequeñas empresas y a un aumento del número de puestos de trabajo en las grandes empresas, pero también condujo a la explotación de la mano de obra, y al auge de los sindicatos obreros.

El auge de estos grandes oligopolios también tuvo un impacto significativo en la sociedad estadounidense, ya que ejercieron una gran influencia sobre el proceso político y las políticas gubernamentales. Esta concentración del poder económico en manos de unas pocas grandes empresas también provocó un descenso del nivel de vida de muchos estadounidenses, ya que la disponibilidad de bienes de consumo baratos los hizo más asequibles para el ciudadano medio.

El auge de las grandes empresas propiedad de sus accionistas, u oligopolios, durante la Segunda Revolución Industrial, provocó un declive del poder del movimiento obrero independiente. El movimiento obrero había cobrado mucha fuerza en 1918 y 1919, cuando los trabajadores se organizaron y formaron sindicatos para exigir mejores salarios y condiciones de trabajo.

Sin embargo, las grandes y poderosas empresas podían neutralizar el movimiento obrero utilizando diversas tácticas, como crear sindicatos controlados por las empresas, ofrecer programas de bienestar proporcionados por las empresas y utilizar las políticas gubernamentales para suprimir el movimiento obrero.

Una de las tácticas utilizadas por estas grandes empresas era el establecimiento de programas de "capitalismo del bienestar", que eran contratos que prometían diversas prestaciones a los trabajadores, como mejores salarios y condiciones de trabajo, e incluso programas de pensiones para los trabajadores que quedaban en la empresa. Estos programas pretendían pacificar a los trabajadores y reducir la necesidad de sindicatos independientes.

Sin embargo, estos programas no siempre fueron eficaces, y muchos trabajadores siguieron organizándose y formando sindicatos independientes, a pesar de los esfuerzos de las grandes empresas por suprimir el movimiento obrero. El movimiento obrero siguió creciendo y evolucionando y configuró de forma significativa la sociedad y la política estadounidenses del siglo XX.

La Segunda Revolución Industrial, centrada en la producción en masa y la eficiencia, provocó el declive del trabajo artesanal y el auge del trabajo en cadenas de montaje. Las nuevas tecnologías e innovaciones que surgieron durante este periodo, como la cadena de montaje y las técnicas de producción en masa, aumentaron enormemente la productividad y la eficiencia, pero también provocaron el desplazamiento de muchos artesanos cualificados.

El proceso de eliminación de las pequeñas empresas y del trabajo artesanal también se observó en el sector minorista, donde las pequeñas tiendas y los comerciantes independientes se convirtieron en cadenas de distribución sustituibles. Durante la Segunda Revolución Industrial, los grandes almacenes sustituyeron a las pequeñas tiendas y a los comerciantes independientes, u oligopolios, lo que condujo a una concentración del poder económico en manos de unas pocas grandes empresas y al declive del pequeño comercio y de la competencia en el mercado. Esto también condujo a una disminución del número de puestos de trabajo en las pequeñas empresas y a un aumento del número de puestos de trabajo en las grandes empresas.

Esta concentración del poder económico en manos de unas pocas grandes empresas también provocó un descenso del nivel de vida de muchos estadounidenses, ya que la disponibilidad de bienes de consumo baratos los hizo más asequibles para el ciudadano medio. El declive de las pequeñas empresas y del trabajo artesanal también afectó significativamente a la sociedad estadounidense, ya que provocó un descenso del número de pequeñas empresas y comerciantes independientes, lo que repercutió notablemente en las comunidades a las que servían.

La nueva cultura urbana y los cambios en el estilo de vida[modifier | modifier le wikicode]

Los años veinte, también conocidos como los "locos años veinte", fueron una década de importantes cambios sociales, culturales y económicos en Estados Unidos. El periodo se caracterizó por el paso de la vida rural y los valores tradicionales a la urbanización y la modernidad. El auge de la "Nueva Mujer" y de las "flapper" simbolizó el cambio de las normas y actitudes sociales de la época. Los estadounidenses se interesaron cada vez más por el consumismo y la búsqueda del placer. En el país proliferaron las nuevas tecnologías y formas de entretenimiento, como los automóviles, la radio y la música jazz. Esta nueva cultura urbana predominaba sobre todo en grandes ciudades como Nueva York, Chicago y Los Ángeles.

La producción en masa de bienes durante la década de 1920 condujo a una estandarización de los productos, creando una sensación de uniformidad entre los consumidores. Además, el auge económico de la década estuvo impulsado en gran medida por el gasto de los consumidores, y es posible que el número de consumidores no pudiera seguir el ritmo del rápido crecimiento de la producción. En última instancia, esto condujo a una sobreproducción de bienes y a una disminución de las ventas, lo que contribuyó a la recesión económica que comenzó en 1929. El crack bursátil de octubre de 1929, que marcó el inicio de la Gran Depresión, agravó aún más los problemas económicos causados por la sobreproducción.

Consumo masivo y consumismo[modifier | modifier le wikicode]

La publicidad como agente de desarrollo económico. Publicidad del jabón Palmolive en 1922.

Durante la década de 1920, la élite y la clase media fueron las principales beneficiarias del auge del consumo. Con unos ingresos crecientes y acceso a nuevas formas de crédito, pudieron adquirir una amplia gama de bienes de consumo, como automóviles, electrodomésticos y viviendas en los suburbios. Estos nuevos bienes de consumo mejoraron su nivel de vida y contribuyeron a impulsar el crecimiento económico. Sin embargo, una vez que estos grupos habían adquirido la mayoría de los bienes duraderos que necesitaban, su demanda de bienes de consumo empezó a disminuir, contribuyendo a la eventual recesión económica.

Además, el consumo masivo también provocó un aumento significativo de la deuda de los consumidores, ya que muchos estadounidenses compraban bienes a crédito, un fenómeno nuevo en aquella época. Esto también contribuyó a la recesión económica y a la caída de la bolsa.

Los beneficios del auge del consumo de los años veinte no se distribuyeron uniformemente. Muchos trabajadores industriales y agricultores no pudieron participar en el consumo masivo de la época. Muchos de estos grupos aún se estaban recuperando de las dificultades económicas de la Primera Guerra Mundial, y no disponían de la renta disponible ni del acceso al crédito para adquirir los nuevos bienes de consumo que empezaban a estar disponibles. Esta división económica entre la élite y la clase media, que podían participar en el auge del consumo, y las clases trabajadoras y rurales, que no, contribuyó a las crecientes desigualdades sociales y económicas de la época.

Además, muchos de los bienes que se producían durante la década de 1920 mediante el sistema de crédito o venta a plazos no eran asequibles para estos grupos, lo que reforzaba aún más la brecha entre los que podían participar en el auge del consumo y los que no.

Aunque el auge del consumo de los años veinte trajo consigo el crecimiento económico y la mejora del nivel de vida de muchos estadounidenses, también reforzó las desigualdades sociales y económicas existentes, ya que muchas clases trabajadoras y rurales no podían participar en el consumo de masas de la época.

La creciente desigualdad de la riqueza en la década de 1920, combinada con la saturación del mercado de consumo, fue un factor importante que contribuyó al Gran Crac de 1929 y a la subsiguiente Gran Depresión. Como ha mencionado, el auge del consumo de los años veinte estuvo impulsado en gran medida por el poder adquisitivo de la élite y la clase media, que podían comprar una amplia gama de bienes de consumo. Sin embargo, a medida que el mercado de bienes de consumo se fue saturando, estos grupos ya no pudieron mantener sus elevados niveles de consumo, lo que a su vez provocó una disminución de la demanda de bienes y un declive de la actividad económica.

La distribución cada vez más desigual de la riqueza también desempeñó un papel en el crack de 1929, ya que los ricos tenían una cantidad desproporcionada de dinero invertido en el mercado de valores. Cuando el mercado se desplomó, ellos fueron los que más perdieron. Además, el hecho de que mucha gente comprara acciones al margen, utilizando préstamos para invertir en bolsa, agravó aún más el desplome bursátil, ya que al desplomarse el mercado, muchos inversores no pudieron devolver sus préstamos, lo que provocó pérdidas financieras más generalizadas.

Los años veinte fueron una década de importantes cambios sociales, culturales y económicos en Estados Unidos, y muchos de los principales hitos de la cultura estadounidense se establecieron durante esta época. El auge del automóvil, la proliferación de viviendas individuales en los suburbios, la expansión de los grandes almacenes y los rascacielos, y el crecimiento de nuevas formas de entretenimiento, como la radio y la música jazz, contribuyeron a dar forma a la nueva cultura urbana de la época.

El automóvil, en particular, tuvo un gran impacto en la cultura y la sociedad estadounidenses durante la década de 1920. La adopción generalizada del automóvil propició el desarrollo de nuevas infraestructuras, como autopistas y gasolineras, y nuevas formas de desarrollo comercial, como hoteles y restaurantes de autoservicio. El automóvil también permitió a los estadounidenses viajar con más facilidad, lo que propició el crecimiento del turismo y las vacaciones. Además, el automóvil contribuyó al cambio de las normas sociales de la época al dar a las mujeres mayor movilidad e independencia.

Los rascacielos de la península de Manhattan en Nueva York en 1932.

La llegada de la producción y la publicidad de masas y de la cultura y el ocio de masas fueron factores clave que contribuyeron al cambio de la cultura urbana de los años veinte. La producción en masa permitió fabricar bienes a gran escala y a menor coste, lo que los hizo más asequibles para el consumidor medio. La publicidad ayudó a crear demanda de estos bienes promocionándolos a un público amplio a través de diversos medios como periódicos, revistas, vallas publicitarias y radio.

El crecimiento de la cultura de masas y del ocio también dio forma a la nueva cultura urbana de los años veinte. El auge de nuevas formas de entretenimiento, como la música jazz, el cine y los deportes, creó nuevas oportunidades de ocio y socialización. El crecimiento de los grandes almacenes y otros establecimientos comerciales también proporcionó nuevos lugares para ir de compras, comer y divertirse. Estos cambios en la cultura urbana condujeron a la aparición de una nueva cultura de consumo, en la que se animaba a la gente a comprar más y a pasar más tiempo disfrutando de actividades de ocio.

La radio surgió como un nuevo y poderoso medio de comunicación de masas y desempeñó un papel importante en la configuración de la nueva cultura urbana de la época. Uno de los factores clave en el desarrollo de la radio durante esta época fue el crecimiento de la radio comercial, financiada en gran medida por la publicidad. Compañías como la NBC (National Broadcasting Company) empezaron a construir redes de emisoras de radio por todo el país. Utilizaban estas redes para ofrecer una amplia gama de programas, como música, noticias y entretenimiento, a un público masivo.

La publicidad se convirtió en una importante fuente de ingresos para estas redes comerciales de radio, ya que las empresas pagaban por promocionar sus productos y servicios en antena. Esto contribuyó a hacer la radio más asequible para el consumidor medio, ya que los ingresos de la publicidad compensaban los costes de la programación.

Además de proporcionar una nueva fuente de entretenimiento e información, la radio también desempeñó un papel en la formación de la nueva cultura de consumo de la década de 1920 mediante la promoción de nuevos productos y estilos de vida. Los anuncios en la radio animaban a la gente a comprar nuevos bienes de consumo, y programas como las telenovelas y los programas de cocina ayudaban a crear demanda para estos productos.[9][10]

La aparición de la radio como nuevo medio de comunicación de masas en la década de 1920 aumentó enormemente la velocidad y el alcance de la información. Desempeñó un papel fundamental en el modo en que la gente recibía y consumía noticias y entretenimiento. La radio también retransmitió deportes, lo que permitió que se hicieran más populares y llegaran a una audiencia nacional. Esto contribuyó a aumentar la popularidad de deportes como el béisbol, el fútbol americano y el boxeo, y los convirtió en una parte importante de la cultura y la sociedad estadounidenses. La posibilidad de escuchar las retransmisiones en directo de los partidos por radio también permitió seguirlos a personas que no podían asistir en persona, e hizo que los deportes fueran más accesibles a un público más amplio.

Sin embargo, a pesar del crecimiento de estos deportes, seguían estando segregados, lo que significaba que los afroamericanos no podían participar en las mismas ligas que los blancos. Esta segregación racial reflejaba los problemas sociales más amplios de racismo y discriminación que existían en Estados Unidos durante esta época.

Además de los deportes, Hollywood se convirtió en un importante centro de producción cinematográfica durante la década de 1920, y el crecimiento de la industria del cine ayudó a dar forma a la nueva cultura urbana de la época. Muchas de las películas producidas en Hollywood durante esta época estaban dirigidas a un público masivo, y ayudaron a crear una nueva forma de cultura de masas accesible a personas de todos los orígenes. Sin embargo, algunas de las películas producidas en Hollywood durante esta época se consideraron controvertidas y contrarias a los valores conservadores de la sociedad estadounidense, lo que provocó una reacción contra la decadencia moral percibida en Hollywood.

Esto condujo a una censura más selectiva de las películas y al crecimiento del número de salas de cine. El auge de Hollywood como gran centro de producción cinematográfica también contribuyó a crear una nueva forma de entretenimiento accesible a personas de todos los orígenes, y desempeñó un papel en la configuración de la nueva cultura de consumo de los años veinte al promocionar nuevos productos y estilos de vida.

Cambios políticos y sociales, incluido el derecho de sufragio para las mujeres[modifier | modifier le wikicode]

En 1920 se ratificó la 19ª Enmienda a la Constitución de Estados Unidos, que otorgaba a las mujeres el derecho al voto. Fue un logro importante para el movimiento sufragista femenino, que llevaba décadas luchando por el derecho al voto. Sin embargo, como usted ha señalado, la obtención del sufragio por parte de las mujeres no cambió mucho la política del país en general, especialmente para las mujeres negras, ya que seguían estando excluidas del voto debido a los Códigos Negros y a las prácticas discriminatorias de los estados del Sur.

Además, aunque ahora las mujeres tenían derecho al voto, su papel en la sociedad no cambió mucho, ya que los hombres seguían siendo el principal sostén económico de la familia. Se seguía esperando que las mujeres desempeñaran los papeles tradicionales de amas de casa y cuidadoras, y no se las animaba a participar en la vida laboral o política del mismo modo que a los hombres.

Tuvieron que pasar muchos años y otra oleada de movimientos feministas para que las mujeres influyeran en el panorama político y social de Estados Unidos.

Tras la aprobación de la 19ª Enmienda, el movimiento feminista se dividió en cuanto a sus objetivos y prioridades. Algunas feministas se centraron en conseguir objetivos sociales y políticos, como obtener avances del gobierno federal en áreas como la igualdad salarial, el acceso a la educación y al empleo, y los derechos reproductivos. Estas feministas trabajaron para cambiar leyes y políticas que promovieran la igualdad de género y los derechos de la mujer.

Por otro lado, otras feministas se centraron en desafiar las expectativas y normas sociales tradicionales, en particular las relacionadas con los roles de género y la liberación sexual. Pretendían liberarse de la tradicional "camisa de fuerza victoriana" que imponía a las mujeres expectativas sociales restrictivas y, en su lugar, aspiraban a una mayor libertad personal y autoexpresión. Esto incluía abogar por la liberación sexual y el derecho a tomar sus propias decisiones sobre su cuerpo y su sexualidad.

Esta división dentro del movimiento feminista continuaría durante las décadas de 1920 y 1930, con distintos grupos de feministas que perseguían objetivos y estrategias diferentes. No fue hasta las décadas de 1960 y 1970, con la segunda ola del feminismo, cuando las distintas facciones del movimiento volvieron a unirse y se centraron en un programa más amplio en favor de los derechos y la igualdad de la mujer.

El cambio hacia la emancipación de la mujer durante la década de 1920 se vio facilitado por una serie de factores, entre ellos el descenso de las tasas de natalidad y la aparición de nuevas tecnologías domésticas.

El descenso de la natalidad durante este periodo significó que las mujeres tenían menos hijos que cuidar, lo que les daba más tiempo y energía para perseguir otros intereses y objetivos. Esto fue especialmente cierto en el caso de las mujeres de clase media, que tenían más probabilidades de acceder a métodos anticonceptivos y de poder permitirse limitar el tamaño de sus familias.

Además, la aparición de nuevas tecnologías domésticas, como lavadoras, aspiradoras y frigoríficos, también contribuyó a facilitar la emancipación de la mujer. Estas tecnologías redujeron el tiempo y el esfuerzo que las mujeres necesitaban dedicar a las tareas domésticas, lo que les permitió dedicarse a otras actividades e intereses.

Esta combinación de factores contribuyó a un cambio gradual de las expectativas y normas sociales, y permitió a las mujeres disponer de más tiempo y libertad para perseguir sus metas y aspiraciones. Sin embargo, pasarían muchos años antes de que estos cambios se reflejaran en la legislación y las políticas que otorgarían a las mujeres verdadera igualdad y derechos.

El descenso de la natalidad durante la década de 1920 también repercutió en la vida de los niños y en la edad a la que se incorporaban al mercado laboral. Al nacer menos niños, las familias podían permitirse invertir más recursos en la educación de cada uno de ellos. Como resultado, más niños empezaron a asistir a la escuela secundaria y a la universidad, lo que alargó el tiempo que pasaban viviendo con sus padres.

Esta tendencia a incorporarse más tarde al mercado laboral también fue consecuencia del crecimiento de la economía y de la disponibilidad de más empleos de cuello blanco que requerían más educación y formación. Con mayores niveles de educación, los jóvenes estaban mejor preparados para incorporarse a la población activa en funciones profesionales o técnicas que en trabajos manuales.

Este cambio en la edad a la que los niños se incorporan a la población activa también tuvo un impacto significativo en la sociedad, ya que significó que los jóvenes pasaban más tiempo en la escuela y menos tiempo trabajando. Esto les permitió desarrollar un conjunto más diverso de habilidades e intereses, lo que repercutiría positivamente en sus futuras carreras y vidas.

Movimientos artísticos y culturales[modifier | modifier le wikicode]

Los años veinte, también conocidos como los "locos años veinte", fueron una época de gran innovación cultural y artística en Estados Unidos. La década marcó un espíritu de experimentación y rebelión contra las normas y valores tradicionales.

En literatura, los años veinte vieron surgir una nueva generación de escritores, influidos por los cambios sociales y políticos de la época. La época estuvo marcada por la aparición de la "generación perdida" de escritores, como Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald y T.S. Eliot, conocidos por su desilusión con los valores tradicionales y su exploración de temas como la desilusión, la alienación y la búsqueda de sentido en un mundo en rápida transformación.

En el arte, los años veinte vieron surgir el movimiento modernista, que rechazaba los estilos y técnicas tradicionales del pasado en favor de formas de expresión nuevas y experimentales. La década estuvo marcada por la aparición del estilo Art Déco, caracterizado por sus formas geométricas, colores llamativos y formas estilizadas. La década de 1920 también fue testigo de la aparición del jazz y del Renacimiento de Harlem, que aportaron una nueva energía y vitalidad al arte y la cultura estadounidenses.

Además, los años veinte fueron una época de grandes cambios en la industria cinematográfica; Hollywood se convirtió en el centro de la producción cinematográfica, la introducción del sonido en las películas y la aparición del star system.

En conjunto, los años veinte fueron una época de gran innovación cultural y artística, y sentaron las bases de muchos de los movimientos artísticos y culturales que definirían el siglo XX.

El florecimiento literario[modifier | modifier le wikicode]

El florecimiento literario de los años veinte estuvo estrechamente ligado al crecimiento de las ciudades y a la aparición de una nueva élite intelectual. Los escritores de la "generación perdida" criticaban a menudo la revolución industrial y la alienación que producía. Exploraron temas de desilusión y alienación en sus escritos, así como la búsqueda de sentido en un mundo que cambiaba rápidamente.

En literatura, la década de 1920 fue testigo de la aparición de una nueva generación de escritores, influidos por los cambios sociales y políticos de la época. La época estuvo marcada por la aparición de la "generación perdida" de escritores, como Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald y T.S. Eliot, conocidos por su desilusión con los valores tradicionales y su exploración de temas como la desilusión, la alienación y la búsqueda de sentido en un mundo en rápida transformación.

Los escritores de los años veinte también reflejaron los cambios sociales y políticos de la época, como los cambios culturales provocados por la afluencia de inmigrantes, el crecimiento de las zonas urbanas y los cambios en el papel de la mujer.

Muchos de los escritores de los años veinte estaban escandalizados por el nuevo materialismo de la cultura americana y la falta de valores espirituales. A menudo escribieron sobre el vacío y la superficialidad del sueño americano, y la desilusión que conllevaba.

Ernest Hemingway, por ejemplo, se exilió en Europa, donde le influyeron el movimiento literario modernista y los cambios culturales y políticos de la época. Escribió sobre la desilusión de los veteranos de la Primera Guerra Mundial y la ambigüedad moral del mundo moderno en sus novelas, como "The Sun Also Rises" y "A Farewell to Arms".

F. Scott Fitzgerald, por su parte, permaneció en Estados Unidos y criticó el vacío y la falta de humanidad de la élite estadounidense. Escribió sobre la desilusión del sueño americano y la decadencia moral de los ricos en sus novelas, como "El gran Gatsby" y "Tierna es la noche".

Su crítica al nuevo materialismo y al estilo de vida vacío de la cultura estadounidense llegó a través de su literatura. Ayudó a exponer la brecha entre los ricos y el resto de la sociedad y la decadencia moral de las clases altas.

Además, en la década de 1920 surgió el Renacimiento de Harlem, un movimiento cultural de artistas e intelectuales afroamericanos del barrio neoyorquino de Harlem. Este movimiento produjo una gran cantidad de obras literarias, artísticas y musicales, que ayudaron a desafiar las barreras raciales de la época y a promover un nuevo sentimiento de orgullo cultural entre los afroamericanos.

Harlem Renaissance[modifier | modifier le wikicode]

El Renacimiento de Harlem fue un movimiento cultural que surgió en la comunidad afroamericana en la década de 1920, especialmente en el barrio de Harlem, en Nueva York. Fue una época de gran florecimiento artístico e intelectual para los afroamericanos, que produjo una gran cantidad de obras literarias, artísticas y musicales.

El Renacimiento de Harlem respondió a las barreras raciales y a la discriminación que sufrían los afroamericanos en aquella época. Ayudó a cuestionar los estereotipos y la imagen negativa de los afroamericanos en la cultura dominante y promovió un nuevo sentimiento de orgullo cultural entre los afroamericanos.

Durante esta época, muchos escritores, artistas e intelectuales afroamericanos se unieron para crear un nuevo movimiento literario y artístico propio de la experiencia afroamericana. En sus obras trataron temas como la raza, la identidad y la búsqueda de la igualdad y la libertad.

Algunas de las figuras más destacadas del Renacimiento de Harlem son los escritores Langston Hughes, Zora Neale Hurston y James Baldwin, los artistas Aaron Douglas, Jacob Lawrence y Romare Bearden, y los músicos Duke Ellington y Bessie Smith. Sus obras influyeron no sólo en la comunidad afroamericana, sino también en el conjunto de la cultura estadounidense, y contribuyeron a configurar el panorama artístico e intelectual del país en aquella época.[11][12]

El Renacimiento de Harlem fue una poderosa afirmación de la cultura y la identidad afroamericanas, y contribuyó a establecer Harlem y Chicago como importantes centros culturales para los afroamericanos. A través del jazz, el blues y la literatura, los afroamericanos pudieron expresar sus experiencias y perspectivas únicas y reclamar su lugar en la sociedad estadounidense.

En particular, el jazz y el blues desempeñaron un papel importante en el Renacimiento de Harlem. El jazz era una forma de música muy influida por la cultura afroamericana, y la comunidad afroamericana lo adoptó como forma de expresar su identidad y de desafiar a la cultura blanca dominante. Muchos músicos de jazz, como Duke Ellington y Louis Armstrong, se convirtieron en figuras importantes del Renacimiento de Harlem y ayudaron a establecer el jazz como un género importante de la música estadounidense.

El Renacimiento de Harlem también vio surgir una nueva generación de escritores afroamericanos profundamente interesados en explorar las raíces de la cultura afroamericana y la diáspora africana. En sus obras trataban temas como la raza, la identidad y la búsqueda de la igualdad y la libertad. Su literatura se publicó en revistas y periódicos, y tanto los afroamericanos como el público blanco la leyeron ampliamente. Contribuyeron a configurar el panorama literario estadounidense y aumentaron la visibilidad de la experiencia afroamericana en la sociedad norteamericana.

W.E.B. Du Bois fue una de las figuras más destacadas del Renacimiento de Harlem y del movimiento afroamericano por los derechos civiles de principios del siglo XX. Fue un sociólogo, historiador y activista de los derechos civiles que escribió extensamente sobre la experiencia afroamericana, en particular sobre cuestiones de raza y racismo. Fue una de las principales voces de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), fundada en 1909 con el objetivo de luchar por los derechos de los afroamericanos.

Durante el Renacimiento de Harlem, Du Bois fue una voz intelectual importante en la comunidad afroamericana, escribió y editó la revista The Crisis de la NAACP, que se convirtió en una plataforma para que muchas de las principales figuras del Renacimiento de Harlem expresaran sus opiniones e ideas. También fue un gran defensor de los derechos de los afroamericanos y desempeñó un papel importante en la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP).

Du Bois fue también uno de los principales líderes del traslado de la NAACP a Harlem. En la década de 1920, Harlem era una comunidad afroamericana en rápido crecimiento, y se estaba convirtiendo en un importante centro de la cultura y la política afroamericanas. El traslado de la NAACP a Harlem fue un paso importante en el reconocimiento de la importancia de Harlem como centro cultural y político para los afroamericanos. Contribuyó a consolidar aún más la conexión entre el movimiento por los derechos civiles y el movimiento cultural del Renacimiento de Harlem.

A principios del siglo XX, muchos afroamericanos emigraron del Sur rural al Norte en busca de mejores oportunidades económicas y para escapar de la discriminación racial y la segregación del Sur. Esta migración, conocida como la Gran Migración, dio lugar a un aumento significativo de la población negra en ciudades del Norte como Detroit, Chicago y Filadelfia.

En estas ciudades, los afroamericanos se enfrentaron a nuevas formas de discriminación y racismo, pero también encontraron más oportunidades de progreso económico y activismo político. Por ejemplo, la población negra de Detroit pasó de unos 6.000 habitantes en 1910 a unos 120.000 en 1930. Como resultado, Detroit se convirtió en un importante centro de cultura, política y actividad económica afroamericana.

Las comunidades negras del Norte también se convirtieron en importantes centros de movilización contra el Sur segregado y a favor de los derechos civiles. La Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) y otras organizaciones de derechos civiles participaron activamente en estas ciudades. Contribuyeron a crear una sólida base de apoyo al movimiento por los derechos civiles. La emigración de afroamericanos al Norte también propició el desarrollo de una fuerte clase media negra y el crecimiento de empresas propiedad de negros, lo que contribuyó a reforzar el poder económico y político de los afroamericanos.

Aunque el Norte no era tan abiertamente racista o segregacionista como el Sur, seguía existiendo una importante discriminación racial y segregación en el Norte. En muchas ciudades del Norte, incluidas las que contaban con una gran población negra, existía una segregación de facto en la vivienda, la educación y el empleo. Los afroamericanos solían estar confinados en barrios específicos y sufrían discriminación en el acceso al empleo, la vivienda y otras oportunidades. Esta segregación de facto se veía a menudo reforzada por prácticas discriminatorias como las líneas rojas, que dificultaban a los afroamericanos la obtención de hipotecas y la compra de viviendas en determinados barrios.

Además, usted también destacó que la política exterior estadounidense era extremadamente racista, en particular con respecto a América Central y el Caribe. Esto puede verse en la implicación de EEUU en Filipinas, Puerto Rico y Cuba tras la Guerra Hispano-Norteamericana, en las repetidas intervenciones e invasiones en Centroamérica y en las políticas racistas hacia los inmigrantes asiáticos en la Costa Oeste, entre otros ejemplos.

La migración masiva de afroamericanos del Sur a las ciudades del Norte y el Oeste durante la década de 1920, conocida como la Gran Migración, provocó tensiones y conflictos entre los residentes negros y blancos. La afluencia de emigrantes negros provocó competencia por el empleo, la vivienda y otros recursos. Hubo muchos casos de violencia racial, incluidos disturbios y linchamientos, en las ciudades del norte y del oeste.

En respuesta a estos retos y a la discriminación existente, muchos afroamericanos se unieron a los movimientos nacionalistas negros durante este periodo. Estos movimientos pretendían promover la autosuficiencia y la autodeterminación de los afroamericanos, y muchos abogaban por la creación de comunidades, empresas e instituciones negras separadas. Movimientos nacionalistas negros como la Universal Negro Improvement Association de Marcus Garvey y la Nación del Islam, liderada por Elijah Muhammad, ganaron seguidores significativos durante esta época.

La era del nacionalismo en Europa también influyó en el auge de los movimientos nacionalistas negros en Estados Unidos. De hecho, la idea de la autodeterminación nacional y el derecho de los pueblos a gobernarse a sí mismos, que se defendía en Europa, también resonó en muchos afroamericanos que buscaban autonomía y liberarse de la opresión racial en Estados Unidos.

La Universal Negro Improvement Association (UNIA), fundada por Marcus Garvey en 1914, fue uno de los principales movimientos nacionalistas negros de las décadas de 1920 y 1930. Garvey creía que el camino para que los afroamericanos alcanzaran la libertad y la igualdad pasaba por la creación de su propia nación y la promoción del capitalismo negro. Abogaba por el establecimiento de empresas e instituciones propiedad de negros y por la creación de una economía negra independiente.

Garvey también promovía la idea del "orgullo racial" y animaba a los afroamericanos a abrazar su herencia africana, y rechazaba la idea de la integración racial. Creía que la única forma de que los afroamericanos alcanzaran la verdadera libertad e igualdad era creando su propia nación separada.

El mensaje de la UNIA caló en muchos afroamericanos, sobre todo en los del norte, que sufrían discriminación y pobreza. En su apogeo, la organización contaba con millones de miembros y una amplia red de empresas e instituciones. Sin embargo, las ideas de Garvey eran controvertidas. Se enfrentó a la oposición de otros líderes negros, como W.E.B. Du Bois, que creía que la mejor forma de lograr la igualdad era a través de la integración y la acción política.

Sin embargo, este movimiento se enfrentó a una oposición significativa por parte de otros líderes y organizaciones negras, como la NAACP y la Liga Nacional Urbana, que consideraban las ideas de Garvey divisivas y poco realistas. Además, el FBI y otras agencias gubernamentales pusieron a la UNIA en el punto de mira, lo que provocó la detención y deportación de Garvey en 1927. A pesar de ello, las ideas de la UNIA y del Renacimiento de Harlem tuvieron un impacto duradero en el movimiento por los derechos civiles y en el desarrollo de las ideologías del nacionalismo negro en Estados Unidos.

La idea del "Nuevo Negro" surgió durante el Renacimiento de Harlem y representaba a una nueva generación de afroamericanos educados, cultos y con conciencia política. Rechazaban los estereotipos negativos del pasado e intentaban afirmar su dignidad y valía a través del arte, la literatura y el activismo político. El término "Nuevo Negro" fue popularizado por el escritor e intelectual Alain Locke en su antología "The New Negro: An Interpretation" (1925), que recogía la obra de muchas figuras destacadas del Renacimiento de Harlem, como Langston Hughes, Zora Neale Hurston y Countee Cullen. El movimiento New Negro desempeñó un papel fundamental en el desafío a la narrativa dominante de la inferioridad negra y en la promoción de una nueva imagen de los negros como personas fuertes, capaces y orgullosas.[13][14][15]

La reacción protestante y anglosajona[modifier | modifier le wikicode]

Discriminación y marginación de los estadounidenses e inmigrantes no pertenecientes al WASP[modifier | modifier le wikicode]

La década de 1920 en Estados Unidos fue un periodo de prosperidad económica, a menudo conocido como los "locos años veinte". El Partido Republicano ocupó la presidencia durante toda la década, con Warren G. Harding, Calvin Coolidge y Herbert Hoover como presidentes. Estos presidentes aplicaron una política proteccionista, estableciendo aranceles para proteger a las industrias nacionales de la competencia extranjera. Sin embargo, no abordaron los problemas económicos y políticos a los que se enfrentaba la Europa posterior a la Primera Guerra Mundial, que estaba experimentando un aumento de movimientos políticos peligrosos.

Los presidentes de la década de 1920 aplicaron políticas de "liberalismo absoluto", también conocidas como laissez-faire, que hacían hincapié en una intervención mínima del gobierno en la economía. Como parte de este enfoque, redujeron drásticamente los impuestos de las empresas y los ricos, lo que contribuyó a la prosperidad económica de la década. Sin embargo, esto también provocó un aumento de la desigualdad de ingresos y una concentración de la riqueza en la clase alta. Estas políticas económicas también tuvieron repercusiones negativas en los sectores agrícola y laboral, así como en la población afroamericana.

Durante la década de 1920, el número de pequeños agricultores en Estados Unidos disminuyó drásticamente, y se calcula que 6 millones de agricultores abandonaron sus tierras para buscar trabajo en las ciudades. Esto fue el resultado de una combinación de factores, como la mecanización de la agricultura, la sobreproducción y la caída de los precios de los productos agrícolas. Las políticas de "liberalismo absoluto" y recortes fiscales para los ricos, aplicadas por los presidentes republicanos de la década, no abordaron estos problemas y ofrecieron poco apoyo a los agricultores que luchaban por ganarse la vida. Esta tendencia aumentó la pobreza y la desigualdad, sobre todo en las zonas rurales, donde los índices de pobreza eran más elevados que en las zonas urbanas.

La sobreproducción fue un factor importante en el declive de los pequeños agricultores durante la década de 1920. El auge de la mecanización y las nuevas tecnologías permitió aumentar la productividad de la agricultura, lo que provocó un excedente de productos agrícolas y una caída de los precios. Esto dificultó que los pequeños agricultores pudieran competir con explotaciones más grandes y eficientes, y muchos no pudieron obtener beneficios. Además, el hecho de que el gobierno se centrara en promover el crecimiento económico y la prosperidad mediante el "liberalismo absoluto" y recortes fiscales para los ricos, en lugar de abordar los problemas a los que se enfrentaban los pequeños agricultores, dificultó aún más su supervivencia. La sobreproducción de productos agrícolas y la caída de los precios provocaron el desplazamiento de millones de pequeños agricultores. Contribuyó a las bolsas de pobreza y desigualdad que se estaban formando en el país, sobre todo en las zonas rurales.

Ante estos problemas que se acumulan, la reacción de la América profunda anglosajona no se vuelve hacia el gobierno, las grandes empresas o los ricos, sino contra chivos expiatorios débiles y fáciles de designar. Este enfoque, a menudo llamado "chivo expiatorio", es una forma de redirigir la culpa y la ira de la población hacia un determinado grupo de personas que se perciben como diferentes, más débiles o menos afortunadas. Permite evitar abordar problemas reales y estructurales, lo que a menudo conduce a la discriminación, los prejuicios y el malestar social. Este fenómeno se ha observado a lo largo de la historia en diferentes países y sociedades. Es una forma de evitar asumir responsabilidades y encontrar soluciones reales.

Durante la década de 1920, el Ku Klux Klan (KKK) experimentó un resurgimiento de su popularidad. La organización, que se había formado originalmente tras la Guerra Civil para intimidar y aterrorizar a los afroamericanos, había desaparecido en gran medida a finales del siglo XIX. Sin embargo, en 1915, el estreno de la película "El nacimiento de una nación" contribuyó a reavivar el interés por la organización. La película, que presentaba al Ku Klux Klan como heroicos defensores del Sur durante la Guerra Civil, fue muy vista y elogiada, y ayudó a promover un programa racista y de supremacía blanca. La película se utilizó como herramienta de reclutamiento, y el Ku Klux Klan comenzó a crecer rápidamente y, en la década de 1920, la organización contaba con millones de miembros y estaba activa en muchas partes del país. El Klan utilizó la violencia y la intimidación para afirmar el dominio blanco y oponerse a los derechos civiles de los negros estadounidenses, los inmigrantes y otros grupos minoritarios.[16]

En 1925, el Ku Klux Klan afirmaba tener 5 millones de miembros activos, lo que la convertía en una de las organizaciones más grandes y poderosas del país en aquella época. El resurgimiento del Ku Klux Klan vino acompañado de un aumento de los incidentes violentos y racistas, incluidos los linchamientos, en todo el país. Éstos no se limitaron sólo a los estados del sur, sino que se extendieron al oeste y a algunos estados del norte, y tuvieron como objetivo sólo a los afroamericanos, pero también a otros grupos minoritarios, como los mexicano-americanos, los italo-americanos, los judeo-americanos, los católico-americanos y otros. Sin embargo, es cierto que los afroamericanos se vieron desproporcionadamente afectados por esta violencia y pagaron un precio especialmente terrible. El Ku Klux Klan y otros grupos supremacistas blancos atacaron a los afroamericanos con linchamientos, atentados y otras formas de violencia, intimidación y discriminación. Esta violencia a menudo se enfrentaba a la escasa o nula intervención de las fuerzas del orden y los funcionarios del gobierno, lo que agravaba aún más la situación. El legado de esta violencia y racismo tendría un impacto duradero en los afroamericanos y otros grupos minoritarios, y configuraría el panorama social, político y económico del país durante décadas.

Las acciones del Ku Klux Klan encontraron poca oposición por parte del gobierno y de las fuerzas del orden, lo que permitió al Ku Klux Klan actuar con impunidad. La influencia del Klan declinaría a finales de la década de 1920, pero el legado de su racismo y violencia tendría repercusiones duraderas en la sociedad estadounidense.

A medida que la década de 1920 llegaba a su fin, el Ku Klux Klan empezó a perder poder e influencia. Esto se debió a varios factores, como las divisiones y los conflictos internos, así como a una serie de escándalos que sacaron a la luz la corrupción y las actividades delictivas dentro de la organización. Además, la creciente concienciación y oposición públicas a las actividades racistas y violentas del Ku Klux Klan y los esfuerzos de activistas y organizaciones de derechos civiles contribuyeron a debilitar el poder y la influencia del Ku Klux Klan. A principios de la década de 1930, el número de miembros del Klan había disminuido significativamente y su influencia se había reducido en gran medida. Sin embargo, el legado de racismo y violencia del Ku Klux Klan seguiría presente en la sociedad estadounidense durante muchos años.

Los inmigrantes[modifier | modifier le wikicode]

Durante la década de 1920, el sentimiento antiinmigración predominaba en Estados Unidos, y a menudo se señalaba a los inmigrantes como chivos expiatorios de los problemas económicos y sociales del país. Este sentimiento había ido en aumento desde principios del siglo XX. En 1917, el gobierno aprobó la Ley de Alfabetización, que imponía a los inmigrantes un examen de alfabetización que dificultaba su entrada en el país. Esta ley se consideró una forma de limitar el número de inmigrantes, sobre todo los procedentes del sur y el este de Europa, que muchos estadounidenses consideraban indeseables. La ley también prohibía la inmigración procedente de Asia. Además, se produjeron numerosas manifestaciones y disturbios contra los inmigrantes, sobre todo los procedentes del sur y el este de Europa y los asiáticos. Este sentimiento antiinmigración seguiría marcando la política y la sociedad estadounidenses hasta bien entrado el siglo XX.[17][18][19][20]

En la década de 1920 se aprobó en Estados Unidos una ley de cuotas que limitaba el número de inmigrantes que podían entrar en el país cada año y establecía cuotas para las distintas nacionalidades. La ley, conocida como Ley de Inmigración de 1924, tenía por objeto limitar el número de inmigrantes procedentes del sur y el este de Europa y se basaba en la idea de que estos inmigrantes eran indeseables y una amenaza para la sociedad estadounidense. La ley imponía una cuota del 2% del número de personas de un país determinado que ya vivían en Estados Unidos en 1890, lo que limitaba de hecho el número de inmigrantes del sur y el este de Europa al tiempo que mantenía cuotas más altas para los inmigrantes del norte y el oeste de Europa. La ley se basaba en la idea de que unas razas eran superiores a otras. Esto se utilizó para establecer una jerarquía de inmigrantes, en la que los procedentes del norte y el oeste de Europa se consideraban superiores y más deseables y los del sur y el este de Europa se consideraban inferiores y menos deseables. Esta ley marcaría la sociedad y la política estadounidenses durante muchas décadas.[21][22]

Las cuotas establecidas por la Ley de Inmigración de 1924 no afectaron a los inmigrantes procedentes de América, incluidos Canadá y Latinoamérica. Esto se debió a que la ley se diseñó principalmente para limitar el número de inmigrantes procedentes del sur y el este de Europa. Las cuotas se establecieron en función del número de personas de estos países que ya vivían en Estados Unidos en 1890. Sin embargo, aunque la ley no afectó a los inmigrantes procedentes de América, durante la década de 1920 seguía existiendo en Estados Unidos un importante sentimiento antiinmigración, dirigido no sólo contra los inmigrantes del sur y el este de Europa, sino también contra los de otros países y regiones, incluida América. La prensa de la época desempeñó un papel importante en el fomento de este sentimiento antiinmigrante. Muchos periódicos y revistas publicaron artículos y editoriales que presentaban a los inmigrantes como una amenaza para la sociedad estadounidense.

Mientras que las cuotas establecidas por la Ley de Inmigración de 1924 limitaban efectivamente el número de inmigrantes procedentes de Europa, la ley no tuvo el mismo impacto en los inmigrantes de México y Puerto Rico. Esto se debe a que la ley no incluía cuotas para los países del hemisferio occidental, incluidos México y Puerto Rico. Como resultado, muchos inmigrantes mexicanos y puertorriqueños pudieron entrar en Estados Unidos durante las décadas de 1920 y 1930 sin enfrentarse a las mismas restricciones que los inmigrantes europeos. Aunque no estaban sujetos a las cuotas, no eran inmunes a la discriminación y el racismo que se dirigía a los inmigrantes durante este periodo. A pesar de ello, muchos inmigrantes mexicanos y puertorriqueños llegaron a Estados Unidos en busca de mejores oportunidades económicas.

El miedo al comunismo y el "Miedo Rojo"[modifier | modifier le wikicode]

Ilustración de 1919 que representa a un "anarquista europeo" atacando la Estatua de la Libertad.

Además de los factores económicos y sociales, las consideraciones políticas también influyeron en el sentimiento antiinmigración de los años veinte. El miedo al comunismo, al anarquismo y al socialismo, conocidos colectivamente como "los rojos", fue un factor importante en la configuración de la política y la sociedad estadounidenses durante este periodo. La revolución bolchevique en Rusia en 1917, y la posterior expansión del comunismo en Europa, alimentaron el temor entre muchos estadounidenses de que el comunismo arraigara también en Estados Unidos. Este temor era especialmente pronunciado entre los conservadores y los líderes empresariales, que veían en el comunismo una amenaza para el sistema capitalista y para sus propios intereses económicos. Este temor a "los rojos" se dirigía a menudo contra los inmigrantes, en particular los procedentes del sur y el este de Europa, a los que se consideraba más proclives a simpatizar con las ideas comunistas y socialistas. Este miedo a "los rojos" se utilizó para justificar la restricción de la inmigración y otras medidas destinadas a reprimir a los disidentes políticos, como las redadas Palmer y la Ley de Sedición.

El miedo a "los rojos" aumentó significativamente durante y después de la Primera Guerra Mundial. La guerra, que vino acompañada de una oleada de huelgas y disturbios laborales en Estados Unidos, alimentó entre muchos estadounidenses el temor a que el comunismo y el socialismo se extendieran por el país. Las huelgas de 1918 y 1919, que incluyeron una huelga nacional de trabajadores del acero y una huelga general en Seattle, fueron especialmente significativas en este sentido. Los medios de comunicación a menudo presentaron las huelgas como dirigidas por agitadores extranjeros, en particular bolcheviques. Se utilizaron para justificar la restricción de la inmigración y otras medidas destinadas a reprimir la disidencia política.

Muchos estadounidenses veían la revolución bolchevique como una amenaza para el sistema capitalista y la democracia americana, y temían que el comunismo se extendiera por Estados Unidos. Este temor se utilizó para justificar una amplia gama de medidas anticomunistas, como la restricción de la inmigración, la supresión de la disidencia política y las detenciones y deportaciones de miles de personas sospechosas de ser "rojos" o "anarquistas".

El miedo a "los rojos" fue un elemento clave del Miedo a los Rojos de 1919-1920, que fue testigo de una oleada de represión y censura dirigida contra los sospechosos de ser "rojos" o "anarquistas". El Miedo a los Rojos tuvo un profundo impacto en la sociedad y la política estadounidenses, moldeando la cultura política y las libertades civiles del país durante décadas.

El temor al comunismo durante la década de 1920 contribuyó a crear un clima de represión y violencia contra los inmigrantes, especialmente los procedentes del sur y el este de Europa. El Miedo Rojo de 1919-1920 provocó una oleada de deportaciones masivas de inmigrantes sospechosos de ser "rojos" o "anarquistas". Miles de personas fueron arrestadas, detenidas y deportadas, a menudo sin las debidas garantías procesales ni prueba alguna de delito. Muchos de ellos eran inmigrantes del sur y el este de Europa, a los que se consideraba más proclives a simpatizar con las ideas comunistas y socialistas.

Además de las deportaciones masivas, el miedo a "los rojos" también contribuyó a crear un clima de violencia y linchamientos contra los inmigrantes. Los linchamientos eran una forma de terrorismo racial que se utilizaba para imponer la jerarquía racial y el control sobre las comunidades marginadas, en particular los afroamericanos. El miedo al comunismo se dirigía a menudo contra los inmigrantes, sobre todo los procedentes del sur y el este de Europa, a los que se consideraba más proclives a simpatizar con las ideas comunistas y socialistas. Este miedo provocó un aumento de los crímenes de odio y linchamientos contra inmigrantes.

Es importante señalar que este miedo al comunismo y la represión que le siguió no se limitaban a los inmigrantes. Se dirigía contra cualquier individuo o grupo percibido como una amenaza para el orden social, económico y político dominante.

El caso Sacco y Vanzetti es un ejemplo bien conocido de la discriminación y represión que sufrieron los inmigrantes durante el Miedo Rojo de los años veinte. Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti eran dos anarquistas de origen italiano que fueron detenidos en 1920 por un robo y asesinato en Massachusetts. El juicio y las posteriores apelaciones de Sacco y Vanzetti fueron muy controvertidos. En general, se consideraron un simulacro de juicio, en el que la acusación se basó en pruebas poco sólidas y a los acusados se les negó un juicio justo.

Durante el juicio y las apelaciones, Sacco y Vanzetti mantuvieron su inocencia y afirmaron que habían sido perseguidos por sus ideas políticas y su condición de inmigrantes. El caso se convirtió en una causa célebre, y los partidarios de Sacco y Vanzetti argumentaron que habían sido víctimas de un sistema judicial sesgado contra los inmigrantes y las personas con ideas políticas radicales. A pesar de la falta de pruebas, fueron declarados culpables y condenados a muerte en 1927.

El caso se convirtió en un símbolo de la discriminación y la represión a la que se enfrentaban los inmigrantes durante el Miedo Rojo de la década de 1920 y sigue siendo objeto de estudio y debate en la actualidad.

El caso de Sacco y Vanzetti siguió generando una gran atención pública y protestas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Muchas personas creían que eran inocentes y que habían sido condenados por sus ideas políticas y su condición de inmigrantes. A pesar de varias apelaciones y de la aparición de nuevas pruebas a lo largo de los años, el Tribunal Supremo de Massachusetts confirmó su condena en 1926, y el gobernador del estado se negó a concederles el indulto. El Vaticano y varias organizaciones políticas de izquierda también intervinieron en su favor, pero fue en vano.

En 1927, Sacco y Vanzetti fueron ejecutados en la silla eléctrica, a pesar de las continuas protestas y peticiones de clemencia. La ejecución provocó indignación y protestas generalizadas en Estados Unidos y en todo el mundo, y muchas personas la consideraron un error judicial. El caso sigue siendo objeto de debate y discusión, y muchas personas creen que Sacco y Vanzetti eran inocentes y que fueron condenados por sus ideas políticas y su condición de inmigrantes.[23][24][25][26]

Antes de ser ejecutado, Venzetti dijo:

« no sólo nunca he cometido este crimen, sino que nunca he cometido violencia en toda mi vida, sino que estoy realmente convencido de que estoy condenado por cosas de las que soy culpable: radical e italiano; y si pudiera renacer después de mi ejecución sería radical e italiano de nuevo y haría lo que he hecho con mi vida y me ejecutarían una segunda vez por lo que he hecho[27] ».

La Prohibición[modifier | modifier le wikicode]

Una redada policial en 1925 en Elk Lake, Ontario.

La Ley Seca comenzó en 1920 y duró hasta 1933. Fue una prohibición nacional de la producción, importación, transporte y venta de bebidas alcohólicas en Estados Unidos. El movimiento para prohibir el alcohol había ido ganando impulso desde finales del siglo XIX, impulsado principalmente por grupos religiosos y el movimiento antialcohólico, que creían que el alcohol era la raíz de muchos problemas sociales, como la pobreza, la delincuencia y la violencia doméstica.

La prohibición se aprobó en 1919 con la ratificación de la 18ª Enmienda a la Constitución de EE.UU., que prohibía la fabricación, venta o transporte de licores embriagantes con fines de bebida. Sin embargo, la ley fue ampliamente ignorada y burlada, y el mercado negro de alcohol surgió rápidamente, con grupos de crimen organizado tomando el control del comercio ilegal.

La Prohibición también tuvo un impacto negativo en la economía, ya que muchos negocios que dependían de la producción y venta de alcohol se vieron obligados a cerrar, y el gobierno perdió importantes ingresos fiscales. Además, provocó un aumento de la delincuencia y la corrupción, ya que el mercado negro de alcohol impulsó el auge del crimen organizado.

En última instancia, la Prohibición se consideró un fracaso y se derogó en 1933 con la ratificación de la 21ª Enmienda a la Constitución de EE.UU., que derogaba la 18ª Enmienda.

El movimiento para prohibir el alcohol había cobrado impulso en Estados Unidos durante varias décadas antes de la aprobación de la 18ª Enmienda en 1919. A partir de 1903, los estados empezaron a aprobar leyes que prohibían el consumo de alcohol y, en 1918, ya eran 32 los estados que lo habían hecho. Estas leyes estatales, junto con los esfuerzos del movimiento antialcohólico y de grupos religiosos, ayudaron a conseguir apoyo para la prohibición del alcohol en todo el país. La 18ª Enmienda, ratificada en 1919, declaró ilegal la fabricación, venta o transporte de bebidas alcohólicas en Estados Unidos y sus territorios, y entró en vigor en 1920. Así comenzó la era de la prohibición en Estados Unidos, que duró hasta 1933, cuando se ratificó la 21ª Enmienda, que derogó la 18ª Enmienda.[28][29][30][31][32][33]

La prohibición provocó un aumento significativo de actividades ilegales como el contrabando, el contrabando y los bares clandestinos. También provocó el auge del crimen organizado, ya que las organizaciones criminales se hicieron con el control del comercio ilegal de alcohol. Una de las figuras más infames de este periodo fue Al Capone, un famoso gánster que controlaba gran parte del comercio ilegal de alcohol en Chicago durante la década de 1920. La Ley Seca también provocó una corrupción generalizada en el gobierno, ya que se sobornaba o amenazaba a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y a los políticos para que hicieran la vista gorda con respecto a las actividades ilegales relacionadas con el alcohol. El cumplimiento de la ley seca también era difícil, ya que requería muchos agentes y recursos, y era difícil procesar a los infractores. En última instancia, las consecuencias negativas de la prohibición, incluido el auge del crimen organizado y la corrupción gubernamental, contribuyeron a su derogación en 1933 con la ratificación de la 21ª Enmienda.[34][35]

El fundamentalismo cristiano[modifier | modifier le wikicode]

Grant Wood, American Gothic (1930), Art Institute of Chicago. Una representación simbólica de la América "puritana"

El fundamentalismo cristiano también desempeñó un papel en las reacciones de la América anglosajona durante la década de 1920. Los fundamentalistas cristianos creían en una interpretación literal de la Biblia y rechazaban ideas científicas modernas como la evolución. Se veían a sí mismos como guardianes de los valores y la moral tradicionales y a menudo criticaban el secularismo, el ateísmo y otros grupos religiosos. El ejemplo más famoso es el Juicio del Mono de Scopes de 1925, en el que un profesor de biología, John Scopes, fue juzgado por violar una ley de Tennessee que prohibía la enseñanza de la evolución en las escuelas públicas. El juicio, que atrajo la atención de los medios de comunicación, enfrentó a fundamentalistas cristianos con laicos y científicos. Aunque finalmente Scopes fue declarado culpable y multado con 100 dólares, el juicio atrajo la atención sobre la cuestión de la evolución y el papel de la religión en la educación, y contribuyó a espolear un debate cultural más amplio sobre la relación entre ciencia y religión en Estados Unidos.[36][37][38]

Los Testigos de Jehová, también conocidos como Sociedad Watchtower, surgieron como movimiento religioso en Estados Unidos a finales del siglo XIX y principios del XX. Eran conocidos por su agresivo evangelismo y su predicación puerta a puerta, que a menudo les enfrentaba al gobierno y a la sociedad en general. Sin embargo, también tenían una fuerte presencia en zonas rurales y pueblos pequeños, donde mucha gente se sentía atraída por su mensaje de libertad religiosa y justicia social. A pesar de la persecución, los Testigos de Jehová crecieron en número durante las décadas de 1920 y 1930.

Conclusiones: Los años veinte como década transformadora de la sociedad estadounidense[modifier | modifier le wikicode]

La Segunda Revolución Industrial, basada en la tecnología y la producción en masa, propició un rápido crecimiento de la producción industrial y el consumo, sobre todo entre las clases alta y media. Este crecimiento económico llevó a un gran optimismo y a creer en el poder de las fuerzas del mercado, lo que se reflejó en el compromiso del gobierno con las políticas económicas liberales, como los bajos impuestos y la mínima intervención gubernamental en la economía.

Sin embargo, hay que señalar que este crecimiento económico también estuvo acompañado por el auge de las políticas proteccionistas, que protegían la producción estadounidense de la competencia internacional. Esto condujo a la formación de grandes oligopolios, propiedad de los accionistas, que tuvieron un impacto significativo en el nivel de vida de muchos estadounidenses, ya que la disponibilidad de bienes de consumo baratos los hizo más asequibles para el ciudadano medio. El declive de las pequeñas empresas y del trabajo artesanal también tuvo un impacto significativo en la sociedad estadounidense, ya que provocó una disminución del número de pequeñas empresas y comerciantes independientes, lo que repercutió significativamente en las comunidades a las que servían.

El rápido crecimiento económico de la década de 1920 también condujo a un aumento significativo de la desigualdad de ingresos, ya que los ricos se beneficiaron desproporcionadamente del auge de la producción industrial y el consumo. La élite adinerada disfrutó de importantes ganancias económicas, mientras que la mayoría de los estadounidenses apenas vieron mejorar su nivel de vida. Esta creciente brecha entre ricos y pobres contribuyó significativamente a la recesión económica que comenzó en 1929 y a la Gran Depresión que le siguió.

Además, el enfoque del gobierno en las políticas económicas de laissez-faire y el proteccionismo condujo a una falta de regulación de los sectores bursátil y bancario, lo que permitió que florecieran la especulación y las prácticas de riesgo. Esto, combinado con la desigualdad existente y la disminución del poder adquisitivo de la clase trabajadora, hizo que la economía fuera más vulnerable a un desplome.

También hay que señalar que las políticas y la intervención del gobierno no fueron suficientes para mitigar los efectos del crack y de la Gran Depresión. La respuesta del gobierno fue limitada y el país se sumió en una recesión económica de larga duración.

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

Referencias[modifier | modifier le wikicode]

  1. Aline Helg - UNIGE
  2. Aline Helg - Academia.edu
  3. Aline Helg - Wikipedia
  4. Aline Helg - Afrocubaweb.com
  5. Aline Helg - Researchgate.net
  6. Aline Helg - Cairn.info
  7. Aline Helg - Google Scholar
  8. based on data in Susan Carter, ed. Historical Statistics of the US: Millennial Edition (2006) series Ca9
  9. Ryan, Joe (October 5, 2007). "Looking Back: The World Series' radio debut". nj.com.
  10. Cox, Jim (2009). American Radio Networks: A History. pp. 14–98. ISBN 978-0-7864-4192-1.
  11. Buck, Christopher (2013). Harlem Renaissance in: The American Mosaic: The African American Experience. ABC-CLIO. Santa Barbara, California.
  12. Huggins, Nathan. Harlem Renaissance. New York: Oxford University Press, 1973. ISBN 0-19-501665-3
  13. Davarian L. Baldwin and Minkah Makalani (eds.), Escape from New York: The New Negro Renaissance beyond Harlem. Minneapolis, MN: University of Minnesota Press, 2013.
  14. Jeffrey B. Perry, Hubert Harrison: The Voice of Harlem Radicalism, 1883-1918. New York: Columbia University Press, 2008.
  15. Shannon King, Whose Harlem Is This? Community Politics and Grassroots Activism During the New Negro Era. New York: New York University Press, 2015.
  16. The Birth of a Nation de D. W. Griffith, 1915. Movie available here: https://www.youtube.com/watch?v=MQe5ShxM2DI
  17. The Text of the Act (PDF)
  18. Bromberg, Howard (2015). "Immigration Act of 1917". Immigration to the United States. Archived from the original on 22 November 2015.
  19. Powell, John (2009). Encyclopedia of North American Immigration. New York, New York: Infobase Publishing. ISBN 978-1-4381-1012-7.
  20. Sohi, Seema (2013). "Immigration Act of 1917 and the 'Barred Zone'". In Zhao, Xiaojian; Park, Edward J.W. (eds.). Asian Americans: An Encyclopedia of Social, Cultural, Economic, and Political History [3 volumes]: An Encyclopedia of Social, Cultural, Economic, and Political History. ABC-CLIO. pp. 534–535. ISBN 978-1-59884-240-1.
  21. Van Nuys, Frank (2002). Americanizing the West: Race, Immigrants, and Citizenship, 1890-1930. Lawrence, Kansas: University Press of Kansas. ISBN 0-7006-1206-8.
  22. Koven, Steven G.; Götzke, Frank (2010). American Immigration Policy: Confronting the Nation's Challenges. New York, New York: Springer Science & Business Media. ISBN 978-0-387-95940-5.
  23. "Sacco and Vanzetti Put to Death Early This Morning". New York Times. August 23, 1927.
  24. Waxman, Olivia B. “Sacco and Vanzetti Case 90 Years Later: What to Know.” Time, Time, 22 Aug. 2017, time.com/4895701/sacco-vanzetti-90th-anniversary/
  25. Michael A. Musmano (January 1961). The Sacco-Vanzetti Case: A Miscarriage of Justice. 47 No. 1. American Bar Association. p. 29,30.
  26. Avrich, Paul (1996). Sacco and Vanzetti: The Anarchist Background. Princeton University Press. pp. 13, 31. ISBN 9780691026046.
  27. Extrait de ses dernières paroles au juge Webster Thayer, prononcées le 9 avril 1927
  28. Kyvig, David E. Law, Alcohol, and Order: Perspectives on National Prohibition Greenwood Press, 1985.
  29. Behr, Edward. (1996). Prohibition: Thirteen Years That Changed America. New York: Arcade Publishing. ISBN 1-55970-356-3.
  30. Burns, Eric. (2003). The Spirits of America: A Social History of Alcohol. Philadelphia: Temple University Press. ISBN 1-59213-214-6.
  31. Kobler, John. (1973). Ardent Spirits: The Rise and Fall of Prohibition. New York: G. P. Putnam's Sons. ISBN 0-399-11209-X.
  32. McGirr, Lisa. (2015). The War on Alcohol: Prohibition and the Rise of the American State. New York: W. W. Norton. ISBN 0-393-06695-9.
  33. Okrent, Daniel. (2010). Last Call: The Rise and Fall of Prohibition. New York: Scribner. ISBN 0-7432-7702-3. OCLC 419812305
  34. Kobler, John. Capone: The Life and Times of Al Capone. New York: Da Capo Press, 2003. ISBN 0-306-81285-1
  35. Deirdre Bair. Al Capone: His Life, Legacy, and Legend. Knopf Doubleday Publishing Group, Oct 25, 2016
  36. Supreme Court of Tennessee John Thomas Scopes v. The State
  37. "A Monkey on Tennessee's Back: The Scopes Trial in Dayton". Tennessee State Library and Archives.
  38. An introduction to the John Scopes (Monkey) Trial by Douglas Linder. UMKC Law.