La Constitución de los Estados Unidos y la Sociedad de principios del siglo XIX

De Baripedia


La Constitución de Estados Unidos, aprobada en 1787, establece el marco del gobierno federal y sus poderes. También incluye una Declaración de Derechos, que describe los derechos y libertades individuales. La Constitución ha sido modificada 27 veces a lo largo de la historia, y sigue vigente en la actualidad. El curso se centra en comprender el desarrollo de la Constitución y las tensiones que generó hasta la Guerra Civil, que se libró entre 1861 y 1865. El curso también examina los cambios en la política, la religión y la sociedad que condujeron a la formación de la Doctrina Monroe en 1823. Esta doctrina estableció el principio de que Estados Unidos consideraría cualquier intento de las naciones europeas de colonizar o interferir con las naciones de América como una amenaza para su propia seguridad. El estudio de Estados Unidos en torno a 1800 permite comprender mejor la historia política y social del país y cómo ésta sigue configurando la nación en la actualidad.

Los artículos de la Confederación y las Constituciones de los diferentes Estados[modifier | modifier le wikicode]

Poco después de la independencia, en 1776, los Estados de la Unión firmaron los Artículos de la Confederación. Los Artículos de la Confederación fueron adoptados por los trece estados originales de Estados Unidos en 1777 y sirvieron como primera constitución del país. Se redactaron como reacción a la autoridad centralizada del gobierno británico, del que las colonias acababan de luchar para independizarse. Los Artículos de la Confederación establecían un gobierno central débil, con la mayoría de los poderes en manos de los estados individuales. El gobierno central no podía recaudar impuestos, regular el comercio o hacer cumplir las leyes con eficacia, lo que provocó numerosos problemas y desafíos a la joven nación. Como resultado, muchos líderes empezaron a reclamar un gobierno central más fuerte, lo que finalmente condujo a la redacción y ratificación de la Constitución de Estados Unidos en 1787.

Mapa de las trece colonias británicas en Norteamérica en 1775.

Tras independizarse de Gran Bretaña, cada uno de los 13 estados originales más Vermont adoptó su propia constitución. Estas constituciones estatales reflejaban las diversas creencias políticas y culturales de la población de cada estado y establecían la estructura y los poderes del gobierno estatal. Sin embargo, cuando la nación empezó a enfrentarse a retos como la inestabilidad económica y las amenazas a la seguridad nacional, muchos líderes reconocieron la necesidad de un gobierno más fuerte y unificado. Esto condujo a la redacción y ratificación de la Constitución de Estados Unidos en 1787, que estableció un sistema federal de gobierno con una clara división de poderes entre el gobierno nacional y los gobiernos estatales. El preámbulo de la Constitución expone las razones de su creación, haciendo hincapié en el objetivo de formar una unión más perfecta y asegurar los beneficios de la libertad para todos los ciudadanos.

Durante los primeros años de Estados Unidos, cada estado tenía su propia constitución y sistema de gobierno, que reflejaba las diferentes creencias políticas y sociales de sus habitantes. Algunos estados, como Pensilvania, tenían sistemas de gobierno relativamente igualitarios, con sufragio universal para los hombres blancos que pagaban impuestos y una asamblea única con un ejecutivo colegiado. Otros estados, como Maryland, tenían sistemas de gobierno más jerárquicos, con una asamblea y un senado y un poder ejecutivo concentrado en manos de un gobernador elegido por los terratenientes ricos, que también tenían derecho a voto. Nueva Jersey también tenía un sufragio limitado, en el que el derecho al voto estaba restringido a quienes cumplían ciertos requisitos de propiedad, incluidas las mujeres ricas desde hacía mucho tiempo. Estas diferencias en el gobierno de los estados fueron uno de los factores que condujeron a la redacción de la Constitución de Estados Unidos, cuyo objetivo era establecer un gobierno nacional más unificado y eficaz para hacer frente a los retos a los que se enfrentaba la joven nación.

La diversidad de gobiernos estatales y creencias políticas durante los primeros años de Estados Unidos fue un factor importante que condujo a la redacción de la Constitución estadounidense. La Constitución pretendía establecer un gobierno nacional más unificado y eficaz para abordar los retos a los que se enfrentaba la joven nación. La Declaración de Derechos, la primera de las diez enmiendas a la Constitución, se adoptó en 1791 y se añadió para proteger los derechos individuales de los ciudadanos frente al posible abuso de poder del gobierno. La Carta de Derechos garantiza la igualdad de los hombres y protege derechos individuales como la libertad de expresión, de religión y de reunión pacífica. La Carta de Derechos también protege los derechos de propiedad, el debido proceso y un juicio justo.

La Declaración de Derechos no protegía los derechos de todos los ciudadanos de la época, ya que no incluía los derechos de los esclavizados ni de los nativos americanos, y los derechos de las mujeres también eran limitados. Por ello, hicieron falta muchos años y muchas luchas para que estos grupos obtuvieran sus derechos.

En el momento de redactarse la Constitución de Estados Unidos en 1787, la esclavitud existía en los 13 estados originales. Sin embargo, la institución de la esclavitud no recibía el mismo trato en todos los estados. Algunos estados, como Vermont, Massachusetts y Nuevo Hampshire, habían abolido la esclavitud poco después de independizarse de Gran Bretaña. Otros estados, como Pensilvania y Nueva York, aprobaron leyes de abolición gradual que eliminaron la esclavitud poco a poco. Sin embargo, en estados como Carolina del Sur, Georgia y Virginia, la esclavitud estaba profundamente arraigada en sus economías y sociedades, y la institución de la esclavitud no fue abolida.

Además, en todos los estados excepto Carolina del Sur, Georgia y Virginia, no existía la exclusión legal de los negros del voto o de la participación en política. Sin embargo, en la práctica, la ley y las costumbres imponían muchas barreras al voto y a la participación política, lo que de hecho negaba a muchos negros el derecho al voto.

En todo el Sur, la esclavitud se endureció tras la independencia, y el número de esclavos aumentó gracias a las importaciones y al crecimiento natural. Esto provocó una creciente división entre el Norte y el Sur en torno a la cuestión de la esclavitud, que finalmente desembocó en la Guerra Civil.


La Guerra Civil, que duró de 1861 a 1865, se libró principalmente por la cuestión de la esclavitud y los derechos de los estados, y las tensiones entre el Norte y el Sur llegaron a su punto álgido. La guerra desembocó en la abolición de la esclavitud y la destrucción de la economía esclavista del Sur. Tras la guerra, Estados Unidos se enfrentó a importantes retos para reconstruir el país y abordar los problemas sociales y económicos que habían provocado el conflicto.

Durante este tiempo, el gobierno de EE.UU., bajo el liderazgo del presidente Andrew Johnson, intentó poner en marcha un plan de Reconstrucción que se centraba en restaurar los estados del sur a la Unión lo más rápidamente posible y con la mínima alteración del orden social y económico. Sin embargo, este plan se enfrentó a una importante oposición por parte del Congreso y de muchos ciudadanos, que creían que se necesitaban medidas más radicales para garantizar los derechos de los esclavos recién liberados y promover la igualdad económica y social.

Como resultado, el gobierno de Estados Unidos puso en marcha una nueva enmienda constitucional, la 13ª, 14ª y 15ª enmiendas, que abolían la esclavitud, concedían la ciudadanía y la misma protección ante la ley a todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, independientemente de su raza, y otorgaban el derecho al voto a los hombres afroamericanos. Estas enmiendas formaban parte de un gobierno más fuerte y centralizado y pretendían abordar los problemas que condujeron a la Guerra Civil y garantizar una Unión más perfecta.

La Convención Constitucional de Filadelfia[modifier | modifier le wikicode]

Escena de la firma de la Constitución de los Estados Unidos, por Howard Chandler Christy. Esta mesa representa a los 33 delegados que firmaron la Constitución.

A la Convención Constitucional de Filadelfia, celebrada en 1787, asistieron 55 hombres, en su mayoría abogados y políticos, encargados de redactar una nueva constitución para Estados Unidos. Entre ellos, 19 eran grandes esclavistas. Durante la convención se produjeron importantes debates y desacuerdos sobre varias cuestiones clave, como la estructura del gobierno y la cuestión de quién podría votar.

Uno de los principales debates se centró en si el derecho al voto debía limitarse a los terratenientes o si debía considerarse un derecho natural de todo hombre libre. Este debate se complicó porque en la Declaración de Independencia se afirmaba que "todos los hombres son creados iguales", pero seguía sin resolverse si esto incluía a los esclavizados y a los no terratenientes.

Otra cuestión importante que se debatió fue la esclavitud y el estatus de los esclavos libres. Los estados del Sur defendían la protección de su institución de la esclavitud y la continuación del comercio transatlántico de esclavos. Por el contrario, los estados del Norte se opusieron a la expansión de la esclavitud y trataron de limitarla o abolirla. Estos debates condujeron finalmente a la inclusión del Compromiso de los Tres Quintos, que contabilizaba a cada persona esclavizada como tres quintos de una persona a efectos del reparto de la representación en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y la Cláusula del Esclavo Fugitivo, que exigía la devolución de los esclavos fugitivos a sus dueños. Estos compromisos ayudaron a resolver algunas de las tensiones y permitieron la redacción de la Constitución, pero también sentaron las bases para nuevos conflictos sobre la esclavitud en el futuro.

Silencios, concesiones y logros de la Constitución de 1787[modifier | modifier le wikicode]

La Constitución Americana de 1787: "Nosotros, el pueblo...."

La Constitución de Estados Unidos es un documento que ha podido perdurar durante más de 200 años porque es un compromiso entre distintos grupos de personas con ideas e intereses diferentes. El lenguaje utilizado en la Constitución es a menudo vago y abierto a la interpretación, lo que permite diferentes interpretaciones y aplicaciones a lo largo del tiempo. Esta flexibilidad ha contribuido a que la Constitución se adapte a las circunstancias cambiantes y siga siendo relevante a lo largo de la historia del país.

La frase inicial de la Constitución "Nosotros el Pueblo" pretendía enfatizar la idea de que el documento fue creado por y para el pueblo de los Estados Unidos. Sin embargo, la Constitución no define claramente a quién se considera parte del "pueblo". Esta falta de definición fue un compromiso deliberado de los redactores para evitar posibles conflictos sobre quién debía formar parte del nuevo gobierno. Además, la Constitución no menciona directamente la esclavitud. En su lugar, utiliza un lenguaje que permite la continuación de la práctica, como el compromiso de los tres quintos, que contaba a las personas esclavizadas como tres quintos de una persona para determinar la representación en el Congreso. Los redactores de la Constitución llegaron a este compromiso para asegurarse el apoyo de los estados del sur que dependían de la esclavitud para su economía.

La Constitución de EE.UU. es un documento federal, lo que significa que describe la estructura y los poderes del gobierno nacional, pero también deja muchos poderes a los estados individuales. Cada estado tiene su propia constitución, que define la estructura y los poderes del gobierno estatal. Además, cada estado tiene potestad para definir sus propios requisitos de ciudadanía. Esto significa que los requisitos y derechos de un ciudadano pueden variar de un estado a otro. Este sistema se conoce como federalismo, que divide el poder entre el gobierno nacional y el gobierno estatal. Esto permite a los estados tener cierta autonomía sin dejar de formar parte de la gran unión federal.

SystèmeUS.png

La Constitución establece un sistema de separación de poderes, dividiendo el gobierno en tres ramas: la legislativa, la ejecutiva y la judicial. El poder legislativo, que elabora las leyes, se compone de dos cámaras: la Cámara de Representantes y el Senado. Los delegados de la Convención Constitucional decidieron que el Senado estaría compuesto por dos senadores por estado, lo que daba a cada estado la misma representación independientemente de su población. En cambio, la Cámara de Representantes se basa en la población, y cada estado recibe un número de representantes proporcional a su población. Este sistema de representación pretendía equilibrar los intereses de los estados más pequeños con los de los más grandes, y garantizar que el gobierno respondiera a las necesidades de la población. La separación de poderes también ayuda a evitar que una rama adquiera demasiado poder y permite el control y el equilibrio entre las ramas.

En 1787, durante la redacción de la Constitución, los delegados de los estados del norte hicieron una importante concesión a los estados esclavistas, aceptando el llamado "Compromiso de los Tres Quintos". Este compromiso estipulaba que, a efectos de determinar la representación en el Congreso, las personas esclavizadas se contarían como tres quintas partes de una persona. Esto significaba que el número de representantes de los estados esclavistas se basaría en el número de habitantes libres, más tres quintos de la población esclava de su estado. Este compromiso permitió a los estados del sur aumentar su representación en el Congreso y mantener un equilibrio de poder con los estados del norte. Sin embargo, también significaba que la Constitución trataba a las personas esclavizadas como menos que seres humanos de pleno derecho, y este compromiso ha sido ampliamente criticado como un fallo moral de la Constitución.

Durante la redacción de la Constitución se produjo un importante debate sobre el papel y los poderes del poder ejecutivo, en concreto del Presidente. Algunos delegados querían un Presidente fuerte, con poderes similares a los de una monarquía constitucional, mientras que otros se oponían a cualquier cosa que se pareciera a una monarquía. Como solución de compromiso, la Constitución creó un Presidente con poder de veto sobre la legislación aprobada por el Congreso, y un Vicepresidente que no es elegido directamente por el pueblo, sino por un colegio electoral de electores. Este sistema pretendía equilibrar la necesidad de un líder ejecutivo fuerte con el deseo de evitar una figura similar a la monarquía. El Presidente tendría la capacidad de vetar la legislación y actuar como control del poder del poder legislativo, pero el Vicepresidente no sería elegido directamente por el pueblo, y serviría para desempatar en caso de que el colegio electoral no pudiera llegar a una decisión.

El colegio electoral es un sistema establecido por la Constitución en el que cada Estado tiene un número de electores igual al número de sus representantes en la Cámara de Representantes más dos para sus senadores. Estos electores votan al Presidente y al Vicepresidente. El candidato que recibe la mayoría de los votos electorales, al menos 270 de 538, se convierte en Presidente. Las normas del colegio electoral se han modificado a lo largo de los años, principalmente en forma de la 12ª y la 23ª enmienda. La 12ª enmienda, ratificada en 1804, cambia la forma de elegir al presidente y al vicepresidente. En lugar de votar por dos candidatos sin especificar cuál es para presidente y cuál para vicepresidente, los electores deben votar ahora por un candidato para presidente y otro para vicepresidente. La 23ª enmienda, ratificada en 1961, otorga a los residentes del Distrito de Columbia el derecho a votar en las elecciones presidenciales.

2008electoralvote.png

El día de las elecciones presidenciales, los votantes de cada estado eligen a un grupo de electores, conocido como Colegio Electoral, que votarán al Presidente y al Vicepresidente. Hoy en día, la mayoría de los estados utilizan el método de "el ganador se lo lleva todo", por el que el partido político que obtiene la mayoría de los votos en el estado gana todos los votos electorales de ese estado. Este sistema crea un incentivo para que los candidatos se centren en los estados en los que tienen buenas posibilidades de ganar la mayoría de los votos, y explica por qué la mayoría de los actos de campaña y la publicidad tienen lugar en estados con grandes poblaciones, como Florida.

Cabe mencionar que Maine y Nebraska son los dos estados que utilizan un método diferente, el "método de los distritos del Congreso", en el que se conceden dos votos electorales al ganador del voto popular del estado, y el resto de los votos electorales al ganador de cada distrito del Congreso.

Este sistema ha sido criticado porque puede dar lugar a una situación en la que un candidato gane el voto popular pero pierda las elecciones debido a la forma en que se asignan los votos electorales. Esto ha ocurrido varias veces en la historia de Estados Unidos, la última en 2000.

En Estados Unidos, los ciudadanos no eligen directamente al Presidente mediante un sistema de sufragio universal, en el que cada ciudadano tiene el mismo voto. En su lugar, el Presidente es elegido mediante el sistema del Colegio Electoral, en el que a cada estado se le asigna un determinado número de electores en función de su población. Estos electores votan al Presidente. Es posible que un candidato gane las elecciones sin recibir la mayoría del voto popular. Esto puede ocurrir si un candidato gana la mayoría de los votos electorales, que se asignan a los estados en función de su población, aunque no gane el voto popular. Esto ha ocurrido en varias elecciones presidenciales estadounidenses, la última en 2016. Este sistema ha sido criticado por ser antidemocrático, ya que puede dar lugar a que un candidato gane las elecciones sin tener el apoyo de la mayoría de los ciudadanos.

En 1787, los delegados de la Convención Constitucional acordaron crear un poder judicial fuerte, incluido un Tribunal Supremo, con potestad para revisar las acciones de los otros poderes del Estado y garantizar que se ajustan a la Constitución. El Tribunal Supremo, originalmente compuesto por seis jueces, ahora nueve, es nombrado por el Presidente, con el consejo y consentimiento del Senado. Una vez nombrados, los jueces son vitalicios o se jubilan. La idea que subyace al nombramiento vitalicio es garantizar que los jueces sean independientes de presiones políticas y puedan tomar decisiones imparciales. El Tribunal Supremo se considera la autoridad final en todos los asuntos relacionados con el derecho constitucional y puede declarar inconstitucionales los actos del Congreso o del Presidente si violan la Constitución. Este sistema de frenos y contrapesos ayuda a proteger los derechos individuales y a mantener el equilibrio de poder entre los poderes del Estado.

Durante la Convención Constitucional de 1787, los delegados del Norte hicieron varias concesiones a los estados esclavistas del Sur, con el fin de asegurar el apoyo de esos estados a la nueva Constitución. Una de esas concesiones fue el Compromiso de los Tres Quintos, que consideraba a los esclavizados como tres quintos de una persona a efectos de determinar la representación en el Congreso. Este compromiso permitió a los estados del sur aumentar su representación en el Congreso y mantener un equilibrio de poder con los estados del norte.

Éste y otros compromisos alcanzados por los estados del norte durante la convención, como la Cláusula del Esclavo Fugitivo, que exigía la devolución de los esclavos fugitivos a sus dueños, pusieron de manifiesto los límites del concepto de igualdad en la nueva nación y el hecho de que los derechos de las personas esclavizadas no se tuvieran en cuenta en la formación del nuevo gobierno. Estos compromisos eran un claro indicio de que la Constitución era un producto de su tiempo, que reflejaba las realidades económicas y sociales de la época, y han sido ampliamente criticados como un fallo moral de la Constitución.

Durante la Convención Constitucional de 1787, los estados del norte aprobaron la Cláusula del Esclavo Fugitivo, que obligaba a los estados que ya habían abolido la esclavitud a devolver a sus dueños a los esclavos fugitivos del sur. Esta cláusula fue diseñada para apaciguar a los estados sureños propietarios de esclavos y asegurar su apoyo a la nueva Constitución. Era una disposición dura que iba en contra de los principios de libertad y dificultaba la huida de los esclavizados hacia la libertad.

Los estados del norte también acordaron posponer la prohibición de importar nuevos esclavos de África durante 20 años, hasta 1808. Esto permitió la continuación del comercio transatlántico de esclavos durante otras dos décadas, y dio lugar a la importación de un gran número de personas esclavizadas procedentes de África. Sin embargo, el comercio interno de esclavos dentro de Estados Unidos continuó hasta la abolición de la esclavitud en 1865.

Estos compromisos alcanzados por los estados del norte durante la convención muestran los profundos conflictos que existían en el seno de la recién formada nación en torno a la cuestión de la esclavitud, y los retos que suponía equilibrar los intereses de los estados del norte y del sur mientras se intentaba formar una nación unida.

La Convención Constitucional de 1787 no sólo estuvo marcada por el compromiso sobre la esclavitud, sino también por la tensión entre los estados sobre el equilibrio de poder entre el gobierno federal central y los estados individuales. Uno de los temas clave fue la cuestión de los impuestos y el poder del gobierno federal para recaudarlos en todo el territorio. Esto causó preocupación entre los estados más pequeños, que temían perder su autonomía y verse dominados por los estados más grandes.

La redacción de la Constitución fue un proceso largo y difícil, y no fue hasta tres años más tarde, en 1790, cuando los últimos estados reticentes la ratificaron. Para asegurar la ratificación, varios estados insistieron en que se añadieran enmiendas, conocidas como la Carta de Derechos, que garantizaban los derechos y libertades individuales y ponían límites al poder del gobierno federal.

Estas enmiendas, las diez primeras de la Constitución, se añadieron en 1791 y otorgan a los individuos derechos como la libertad de expresión, religión, prensa, reunión y el derecho a un juicio justo, entre otros. También limitan los poderes del gobierno y establecen la separación de poderes y el federalismo.

Bill of Rights[modifier | modifier le wikicode]

La Carta de Derechos.[8][9][10]

La Declaración de Derechos hace referencia a las diez primeras enmiendas de la Constitución de Estados Unidos.[11] Estas enmiendas se añadieron en 1791, poco después de que se ratificara la Constitución, para responder a la preocupación de que la Constitución no protegiera adecuadamente los derechos y libertades individuales. La Carta de Derechos garantiza derechos individuales como:

  • Primera Enmienda: Libertad de expresión, religión, prensa, reunión y petición.
  • Segunda Enmienda: El derecho a portar armas
  • Tercera Enmienda: Protección contra el acuartelamiento de soldados
  • Cuarta Enmienda: Protección contra registros e incautaciones irrazonables
  • Quinta Enmienda: Protección contra la autoinculpación y la doble incriminación y derecho a un juicio justo
  • Sexta Enmienda: El derecho a un juicio justo, incluido el derecho a un juicio público, un jurado imparcial y el derecho a un abogado.
  • Séptima Enmienda: El derecho a un juicio con jurado en casos civiles
  • Octava Enmienda: Protección contra castigos crueles e inusuales
  • Novena Enmienda: La enumeración en la Constitución de ciertos derechos no debe interpretarse en el sentido de negar o menospreciar otros retenidos por el pueblo
  • Décima Enmienda: Los poderes no delegados al gobierno federal por la Constitución, ni prohibidos por ella a los estados, quedan reservados a los estados o al pueblo.

Estas enmiendas han desempeñado un papel crucial en la configuración del panorama jurídico y político de Estados Unidos, y han contribuido a garantizar la protección de los derechos y libertades individuales frente a las extralimitaciones gubernamentales.

La Carta de Derechos protege varias libertades fundamentales, entre ellas:

  • Libertad religiosa: La Primera Enmienda garantiza el derecho a practicar cualquier religión o ninguna, y prohíbe al gobierno establecer una religión nacional o interferir en el libre ejercicio de la religión.
  • Libertad de expresión: La Primera Enmienda también garantiza el derecho a la libertad de expresión, que incluye la libertad de expresar las propias opiniones e ideas sin censura ni represalias por parte del gobierno.
  • Libertad de prensa: La Primera Enmienda también garantiza la libertad de prensa, que incluye el derecho a publicar información e ideas sin censura ni castigo por parte del gobierno.
  • Libertad de reunión pacífica: La Primera Enmienda garantiza el derecho de reunión pacífica, que incluye el derecho a reunirse y expresar las propias opiniones e ideas sin interferencia del gobierno.
  • Libertad de petición: La Primera Enmienda garantiza también el derecho a solicitar al gobierno la reparación de agravios, lo que incluye el derecho a pedir al gobierno que actúe sobre un asunto concreto o que cambie una ley o política.
  • Derecho a portar armas: La Segunda Enmienda garantiza el derecho a portar armas, que a menudo se interpreta como el derecho de las personas a poseer armas de fuego para la autodefensa y la defensa del Estado.
  • Protección contra los abusos del Estado, la policía y la justicia: La Cuarta, Quinta, Sexta y Octava Enmiendas protegen contra los abusos de poder del Estado, la policía y la justicia. Estas enmiendas protegen a las personas de registros e incautaciones irrazonables, de la autoinculpación y la doble incriminación, del derecho a un juicio justo, de castigos crueles e inusuales, y del derecho a un juicio público, a un jurado imparcial y a un abogado.

La Declaración de Derechos, que son las diez primeras enmiendas de la Constitución de Estados Unidos, está precedida por la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en Francia, que se adoptó durante la Revolución Francesa en 1789. Tanto la Carta de Derechos como la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano están concebidas para proteger los derechos y libertades individuales frente a las extralimitaciones del gobierno.

Sin embargo, existen algunas diferencias clave entre ambos documentos. La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano se centra más en el bien común y en los principios de igualdad y fraternidad. Hace hincapié en los derechos de los ciudadanos en su conjunto, más que en los derechos de los ciudadanos individuales. Por el contrario, la Carta de Derechos es más individualista y se centra en proteger los derechos y libertades de los ciudadanos individuales frente al abuso de poder del gobierno.

La Carta de Derechos también incluye varios derechos que protegen a los individuos frente a las acciones arbitrarias del Estado, como las enmiendas Cuarta, Quinta, Sexta y Octava, que protegen a los individuos frente a registros e incautaciones irrazonables, la protección frente a la autoincriminación y la doble incriminación, el derecho a un juicio justo, la protección frente a castigos crueles e inusuales, y el derecho a un juicio público, un jurado imparcial y el derecho a un abogado.

En conjunto, tanto la Carta de Derechos como la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano han desempeñado un papel crucial en la configuración del panorama jurídico y político de sus respectivos países y han servido de modelo para la protección de los derechos y libertades individuales.

La Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que garantiza el derecho a portar armas, es una de las enmiendas más debatidas y controvertidas de la Carta de Derechos. La enmienda establece que "siendo necesaria una Milicia bien regulada para la seguridad de un Estado libre, no se infringirá el derecho del pueblo a poseer y portar Armas".

El significado y la interpretación de esta enmienda han sido objeto de un gran debate, con diferentes interpretaciones de la frase "una Milicia bien regulada" y del significado de "el derecho del pueblo a poseer y portar Armas". Algunos argumentan que la enmienda garantiza el derecho individual a poseer armas de fuego para la defensa personal, mientras que otros sostienen que sólo garantiza el derecho a portar armas como parte de una milicia bien regulada.

La Segunda Enmienda ha sido objeto de numerosos debates en los tribunales y en los círculos políticos, con continuas discusiones sobre las leyes y reglamentos de control de armas y el equilibrio entre el derecho a portar armas y la seguridad pública. El hecho de que la enmienda esté abierta a diferentes interpretaciones es lo que la hace maleable, y su interpretación ha cambiado con el tiempo.

La Declaración de Derechos, incluida la Décima Enmienda, que limita los poderes del gobierno federal a los enumerados específicamente en la Constitución, está diseñada para proteger los derechos y libertades individuales frente a la extralimitación del gobierno. Sin embargo, hay que reconocer que la Constitución, incluida la Carta de Derechos, se aprobó en una época en la que la esclavitud aún era legal y estaba muy extendida en Estados Unidos, y los derechos y libertades que garantiza no se extendían a las personas esclavizadas ni a las mujeres.

El hecho de que la Constitución y la Carta de Derechos se aprobaran sin cuestionar la esclavitud, y de que no abordaran explícitamente los derechos de las personas esclavizadas o de las mujeres, confirma tácitamente la exclusión de estos grupos de las protecciones y derechos garantizados por la Constitución. Se trata de una limitación histórica de la Constitución, y pone de relieve la necesidad de seguir trabajando por una mayor igualdad e inclusividad en la interpretación y aplicación de la Constitución.

La sociedad a principios del siglo XIX[modifier | modifier le wikicode]

La sociedad a principios del siglo XIXExpansión territorial[modifier | modifier le wikicode]

Article détaillé : La conquista del territorio.

A principios del siglo XIX, Estados Unidos estaba expandiendo rápidamente su territorio mediante una combinación de compras, tratados y conquistas militares. La Compra de Luisiana de 1803, en la que Estados Unidos compró a Francia una vasta extensión de tierra, supuso una importante expansión del territorio estadounidense. La Expedición Lewis y Clark, que exploró estas nuevas tierras, comenzó en 1804. En la Guerra de 1812, Estados Unidos también ganó territorio a la Norteamérica británica. Además, Estados Unidos se anexionó Florida de España en 1819 y Texas de México en 1845. Esta expansión territorial provocaría conflictos con las tribus nativas americanas y con México, que finalmente desembocaron en la Guerra México-Estados Unidos de 1846-1848.[12][13][14][15][16][17].

La Compra de Luisiana fue un acuerdo de tierras entre Estados Unidos y Francia, en el que Estados Unidos adquirió aproximadamente 827.000 millas cuadradas de tierra al oeste del río Misisipi por la suma de 15 millones de dólares. La tierra, que había sido controlada por Francia y recientemente devuelta por España, duplicaba el tamaño de Estados Unidos y proporcionaba valiosos recursos como tierras fértiles para la agricultura y acceso al río Misisipi para el transporte y el comercio. La compra fue acordada por el presidente estadounidense Thomas Jefferson y sus representantes, y se completó en 1803. Napoleón Bonaparte, emperador de Francia en aquel momento, accedió a la venta con el fin de recaudar fondos para su guerra en curso en Haití. La Compra de Luisiana se considera uno de los acontecimientos más significativos de la historia de Estados Unidos, ya que amplió enormemente el territorio de la nación y contribuyó a su expansión hacia el oeste.[18][19][20][21][22][23][24]. La Compra de Luisiana era principalmente un vasto territorio con poca población y muchas tribus de indios americanos. Estados Unidos adquirió Florida a España en 1819 mediante un tratado llamado Tratado Adams-Onis, que debe su nombre a los negociadores estadounidenses y españoles. España cedió Florida a Estados Unidos a cambio de que éste renunciara a sus reclamaciones sobre Texas y pagara 5 millones de dólares en reclamaciones de ciudadanos estadounidenses contra España. La adquisición de Florida también duplicó el territorio de Estados Unidos y proporcionó valiosos recursos como puertos, tierras fértiles y una ubicación para puestos militares. Sin embargo, la adquisición de Florida y la Compra de Luisiana también desplazaron a muchas tribus indígenas americanas y provocaron conflictos por los derechos sobre la tierra y la soberanía.[25][26][27][28][29][30][31][32][33].

Bipartidismo[modifier | modifier le wikicode]

Los dos principales partidos políticos que surgieron en Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del XIX fueron los federalistas y los demócrata-republicanos. Estos partidos se formaron a raíz de los debates constitucionales y la adopción de la Constitución estadounidense, ya que distintos grupos de personas tenían diferentes interpretaciones de lo que significaba la Constitución y de cómo debía gestionarse el gobierno. Estos dos partidos sentaron las bases del sistema bipartidista moderno de Estados Unidos, en el que los federalistas acabaron desapareciendo y el partido demócrata-republicano se dividió en los partidos demócrata y republicano modernos.

Los federalistas, liderados por George Washington, Alexander Hamilton y John Adams, eran partidarios de un gobierno federal fuerte y de las buenas relaciones con Gran Bretaña. Contaban con el apoyo de comerciantes, fabricantes y terratenientes ricos, y se asentaban principalmente en los estados del noreste.

Los demócrata-republicanos, liderados por Thomas Jefferson y James Madison, eran partidarios de un gobierno central limitado y de un enfoque más populista de la política. Estaban influidos por las ideas de la Revolución Francesa, pero no apoyaban la igualdad racial. Contaban principalmente con el apoyo de granjeros, plantadores y hombres de frontera, y se asentaban sobre todo en los estados del Sur y del Oeste.

Estos dos partidos constituyen el primer sistema bipartidista de Estados Unidos y sientan las bases para el sistema bipartidista moderno de Estados Unidos, en el que los federalistas acabaron desapareciendo y el partido demócrata-republicano se dividió en los partidos demócrata y republicano modernos.

El discurso político entre federalistas y demócratas-republicanos durante los primeros años de Estados Unidos se caracterizó a menudo por una fuerte retórica y acusaciones. Las elecciones presidenciales de 1800, en particular, fueron una campaña polémica y muy polarizada.

Los demócrata-republicanos, liderados por Thomas Jefferson, acusaron a los federalistas de ser monárquicos y de estar demasiado alineados con Gran Bretaña. Describían a los federalistas como ajenos al pueblo llano y demasiado dispuestos a sacrificar los intereses estadounidenses en aras de mantener buenas relaciones con Gran Bretaña.

Los federalistas, liderados por John Adams, acusaron a los demócratas-republicanos de ser jacobinos radicales y anarquistas, influidos por los excesos de la Revolución Francesa. Presentaban a los demócratas-republicanos como radicales peligrosos que querían derrocar el orden existente y provocar el caos y la anarquía.

Las elecciones de 1800 fueron un momento importante en la historia de Estados Unidos, ya que supusieron el primer traspaso pacífico de poder de un partido político a otro y establecieron el sistema bipartidista en el país.

Religión[modifier | modifier le wikicode]

Resurgimiento del fervor religioso y aumento de la actividad religiosa[modifier | modifier le wikicode]

Reunión del campamento metodista en 1819 (grabado, Biblioteca del Congreso).

Un "Gran Despertar" tuvo lugar en Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del XIX, y se caracterizó por un resurgimiento del fervor religioso y un aumento de la actividad religiosa. Este movimiento de avivamiento religioso fue liderado por una serie de destacados predicadores, como Jonathan Edwards, George Whitefield y Charles Finney, que viajaron por todo el país dando sermones poderosos y emotivos que atrajeron a un gran número de personas.

El Gran Despertar fue especialmente influyente en la región de la Compra de Luisiana, donde desempeñó un importante papel en la configuración del paisaje religioso y cultural. La expansión del territorio estadounidense hacia el Oeste puso a muchos nuevos colonos en contacto con diferentes tradiciones religiosas, y el Gran Despertar les brindó la oportunidad de afirmar su propia identidad religiosa.

El Gran Despertar también tuvo un impacto significativo en la cultura religiosa de Estados Unidos, ya que propició la aparición de nuevas confesiones, como los baptistas y los metodistas, y ayudó a establecer un enfoque más individualista y personal de la religión. Además, se ha argumentado que el Gran Despertar también ayudó a allanar el camino para el crecimiento del movimiento abolicionista y otros movimientos de reforma social que surgirían en el siglo XIX.

Cabe señalar que el Gran Despertar también se caracterizó por una forma más militante y evangélica de protestantismo, que a menudo entraba en conflicto con otros grupos religiosos como los católicos y las prácticas religiosas indígenas.[34][35][36][37][38].

El Gran Despertar se caracterizó por grandes avivamientos religiosos y reuniones de campamentos, que atrajeron a miles de personas. Se calcula que una de ellas, celebrada en Cane Ridge, Kentucky, en 1801, reunió a 20.000 personas. Estas reuniones de campamento fueron una característica clave del Gran Despertar y proporcionaron una oportunidad para que la gente se reuniera para escuchar sermones, orar y participar en actividades religiosas.

El desarrollo de nuevas sectas religiosas durante este periodo puede entenderse como una respuesta a la rápida expansión de la frontera estadounidense. A medida que los nuevos colonos se desplazaban hacia el oeste, a menudo se encontraban en zonas donde había pocas iglesias o instituciones religiosas establecidas. El Gran Despertar brindó a estos colonos la oportunidad de crear nuevas comunidades religiosas que reflejaran sus propias creencias y valores.

Además, la formación de nuevas sectas religiosas también puede entenderse como una forma de que los emigrantes creen un sentimiento de comunidad y pertenencia en un lugar nuevo y desconocido. La religión puede proporcionar un sentido de continuidad y tradición, y también puede ser una fuente de consuelo y apoyo en tiempos de incertidumbre. Además, también puede ser una forma de afirmar la propia identidad cultural y religiosa en un lugar nuevo, así como de vincularse con otros emigrantes que comparten sus creencias y prácticas.

Cabe señalar que el Gran Despertar también tuvo un impacto significativo en la cultura religiosa de Estados Unidos, ya que propició la aparición de nuevas confesiones, como los baptistas y los metodistas, y ayudó a establecer un enfoque más individualista y personal de la religión.

El papel del Gran Despertar en la configuración del papel de la mujer en la política[modifier | modifier le wikicode]

El Gran Despertar, como movimiento religioso, tuvo un profundo impacto en la sociedad estadounidense de finales del siglo XVIII y principios del XIX, y también influyó en el papel de la mujer en la política.

Durante el Gran Despertar, las mujeres participaban activamente en los avivamientos religiosos y en las reuniones de los campamentos, donde a menudo se las consideraba partícipes en pie de igualdad de la experiencia religiosa. Se las animaba a participar en actividades religiosas como cantar, rezar y testificar, que tradicionalmente eran dirigidas por hombres. Esta experiencia permitió a las mujeres desarrollar sus habilidades para hablar en público y ganar confianza en su capacidad para liderar y participar en el discurso público.

Además, el Gran Despertar también condujo a la formación de nuevas denominaciones religiosas, como los metodistas y los baptistas, que acogieron a mujeres como predicadoras y líderes. Esto permitió a muchas mujeres asumir funciones de liderazgo dentro de sus comunidades religiosas, y muchas de ellas pasaron a convertirse en líderes en otros ámbitos de la sociedad, incluida la política.

Como resultado, el Gran Despertar desempeñó un papel importante en el avance de la participación de la mujer en la vida pública y ayudó a allanar el camino para el movimiento por los derechos de la mujer en el siglo XIX. Contribuyó a cuestionar los roles tradicionales de género y animó a las mujeres a participar más activamente en la vida pública y en la política, dándoles la oportunidad de desarrollar sus dotes de liderazgo y la confianza en sí mismas.

Aunque el Gran Despertar brindó a las mujeres la oportunidad de participar en política, aún se enfrentaban a muchas barreras y discriminación, ya que la sociedad seguía siendo patriarcal y las mujeres no tuvieron derecho a voto hasta mucho más tarde.

Impacto del Gran Despertar en la comunidad afroamericana[modifier | modifier le wikicode]

El Gran Despertar tuvo un impacto significativo tanto en las mujeres como en los negros de Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Para los negros, el Gran Despertar fue un momento importante en el desarrollo de su identidad religiosa y cultural. Muchos negros fueron desplazados a la fuerza de África y traídos a América como esclavos. A menudo se les negó el acceso a las prácticas religiosas tradicionales y se les obligó a convertirse al cristianismo. El Gran Despertar brindó a los negros la oportunidad de afirmar su propia identidad religiosa y crear nuevas comunidades religiosas que reflejaran sus propias creencias y valores.

Uno de los ejemplos más notables es la Iglesia Evangélica Apostólica Africana, fundada en 1801 por un grupo de negros libres de Filadelfia. Esta iglesia se creó en respuesta al racismo y la discriminación que sufrían los negros en las iglesias blancas. Fue una de las primeras iglesias negras de Estados Unidos y desempeñó un papel importante en el desarrollo de la iglesia negra como institución cultural y religiosa.

Además, el Gran Despertar también tuvo un impacto significativo en la cultura religiosa de los negros esclavizados. El Gran Despertar brindó a los esclavos la oportunidad de conectar con su fe y encontrar consuelo en medio de sus difíciles circunstancias. Muchos esclavizados encontraron consuelo en el mensaje de salvación y redención, que fue central en el Gran Despertar.

Aunque el Gran Despertar brindó a los negros la oportunidad de afirmar su propia identidad religiosa, seguían enfrentándose a muchas barreras y discriminación. A menudo se les segregaba en sus comunidades religiosas y se suprimían sus prácticas religiosas. Sin embargo, el Gran Despertar fue un momento importante en el desarrollo de la cultura y la identidad religiosas de los negros, y sentaría las bases para la posterior aparición de movimientos religiosos dirigidos por negros, como la teología negra.

El desplazamiento forzoso de los negros esclavizados hacia el Oeste, conocido como el "Segundo Paso del Medio", fue un acontecimiento importante en la historia de Estados Unidos. A partir de 1810, unos 100.000 negros esclavizados fueron trasladados a la fuerza desde el Alto Sur al Sur Profundo y a los nuevos territorios occidentales, como Misisipi, Alabama y Luisiana. El motivo fue la expansión del cultivo del algodón en la región y la demanda de mano de obra barata para trabajar los campos.

Como resultado de este desplazamiento forzoso, la esclavitud se extendió y se afianzó en el Sur de Estados Unidos. El número de personas esclavizadas en Estados Unidos creció rápidamente, pasando de unas 450.000 en 1770 a 1,5 millones en 1820.

El desplazamiento forzoso de la población negra esclavizada al Oeste tuvo un profundo impacto en la vida de los esclavizados y sus descendientes. Fueron separados de sus familias, comunidades y culturas, y se vieron obligados a adaptarse a entornos nuevos y a menudo hostiles. Además, las condiciones de la esclavitud en el Oeste eran a menudo más duras que en los estados del Este.

A modo de paralelismo, las experiencias de los negros esclavizados en el Segundo Pasaje Medio pueden compararse con las de los judíos esclavizados en Egipto. Al igual que los judíos esclavizados en Egipto, los negros esclavizados en el sur de Estados Unidos también tuvieron que adaptarse a circunstancias nuevas y difíciles, y a menudo tuvieron que encontrar formas de preservar su cultura y religión en medio de la esclavitud.

Durante este periodo surgieron los predicadores negros, que pudieron conectar con la población esclavizada y proporcionarles guía espiritual y esperanza. Muchos de estos predicadores eran ellos mismos esclavos y pudieron conectar con sus congregaciones de una forma que los predicadores blancos no podían. A menudo incorporaban elementos de las tradiciones religiosas africanas en sus sermones, lo que ayudaba a preservar la herencia cultural y religiosa de los negros esclavizados.

El papel de la religión en la creación de un sentimiento de comunidad[modifier | modifier le wikicode]

La religión desempeñó un papel importante en la configuración de las experiencias tanto de las mujeres como de los negros esclavizados en Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Para las mujeres, la religión supuso una oportunidad de participar en la vida pública y de afirmar su propia agencia y autoridad. Durante el Gran Despertar, se animó a las mujeres a participar en actividades religiosas como cantar, rezar y testificar, tradicionalmente dirigidas por hombres. Esta experiencia permitió a las mujeres desarrollar sus habilidades para hablar en público y ganar confianza en su capacidad para liderar y participar en el discurso público. Además, el Gran Despertar también condujo a la formación de nuevas denominaciones religiosas, como los metodistas y los baptistas, que acogieron a mujeres como predicadoras y líderes.

Para los negros esclavizados, la religión desempeñó un papel similar, ya que les brindó la oportunidad de hacerse un hueco en la sociedad y de afirmar su propia agencia e identidad. Muchos negros esclavizados fueron convertidos a la fuerza al cristianismo, pero pudieron encontrar sentido y consuelo en su fe y crear sus propias comunidades religiosas. Durante este periodo surgieron los predicadores negros, que pudieron conectar con la población esclavizada y proporcionarles guía espiritual y esperanza. A menudo incorporaban elementos de las tradiciones religiosas africanas en sus sermones, lo que ayudaba a preservar la herencia cultural y religiosa de los negros esclavizados. La religión también proporcionó una fuente de esperanza y consuelo en medio de las difíciles circunstancias de la esclavitud.

En ambos casos, la religión contribuyó a crear un sentimiento de comunidad, pertenencia e identidad para personas que, de otro modo, estarían marginadas y oprimidas en la sociedad. También les brindó la oportunidad de afirmar su propia agencia y autoridad, y de encontrar un propósito y un sentido a sus vidas. Además, la religión servía a menudo como fuente de resistencia y rebelión contra los sistemas opresivos, así como un medio de preservar las tradiciones y los valores culturales. Sin embargo, es importante señalar que el papel de la religión también puede utilizarse como herramienta de opresión y control por parte de quienes detentan el poder.

Crecimiento de la esclavitud[modifier | modifier le wikicode]

Animación que muestra la evolución de los territorios esclavos, incluyendo los vinculados al compromiso de Misuri.

La cuestión de la esclavitud y el equilibrio entre estados esclavistas y no esclavistas se hizo cada vez más polémica en Estados Unidos tras la Compra de Luisiana en 1803. La Compra de Luisiana, que añadió una gran cantidad de territorio a Estados Unidos, incluidos los actuales estados de Arkansas, Misuri, Iowa, Oklahoma, Kansas y partes de otros seis estados, creó un problema para el equilibrio entre estados esclavistas y no esclavistas.

Entre 1800 y 1819, 12 nuevos estados se unieron a la Unión. Y para 1819, Estados Unidos había crecido a 22 estados, que incluían 11 estados libres y 11 estados esclavistas. Esto creó un delicado equilibrio de poder entre el Norte y el Sur, ya que el número de estados libres y de estados esclavistas era prácticamente igual.

Con la adición de nuevos territorios, la cuestión de si permitir o no la esclavitud en estos territorios se convirtió en un asunto importante. Los del Norte se oponían generalmente a la expansión de la esclavitud, mientras que los del Sur la apoyaban. Este equilibrio se mantuvo mediante una serie de compromisos políticos, como el Compromiso de Misuri de 1820, que admitía a Misuri como estado esclavista y a Maine como estado libre, y establecía una línea de demarcación entre los estados libres y esclavos en el Territorio de Luisiana. Sin embargo, con la incorporación de nuevos estados y territorios, la cuestión de permitir o no la esclavitud en estas zonas siguió siendo fuente de tensiones entre el Norte y el Sur. Esto condujo a una serie de luchas políticas sobre la cuestión de la esclavitud, como el Compromiso de Misuri de 1820, la Ley Kansas-Nebraska de 1854 y la Decisión Dred Scott de 1857.

En 1819, Missouri solicitó su ingreso en la Unión como estado esclavista, lo que desencadenó un largo debate en el Congreso sobre el equilibrio de poder entre estados esclavistas y no esclavistas. En aquella época, el Senado estaba compuesto por dos senadores de cada estado, independientemente del tamaño de su población. Esto significaba que si una gran mayoría de los estados eran estados esclavistas, la mayoría de los senadores también serían de estados esclavistas, lo que les daría un poder desproporcionado sobre los estados no esclavistas.

Para resolver este problema, el Congreso aprobó el Compromiso de Misuri de 1820. Este compromiso admitió a Misuri como estado esclavista y a Maine como estado libre, preservando así el equilibrio de poder entre los estados esclavistas y no esclavistas. El compromiso también estableció una línea de demarcación entre estados libres y esclavistas en el Territorio de Luisiana, que prohibía la esclavitud en cualquier territorio al norte de la línea.

El Compromiso de Missouri resolvió temporalmente la cuestión de la esclavitud y el equilibrio de poder entre los estados, pero no fue una solución permanente. A medida que se fueron añadiendo más estados y territorios a la Unión, la cuestión de si se debía permitir la esclavitud en esas zonas siguió siendo una fuente de tensión entre el Norte y el Sur, que finalmente desembocó en el estallido de la Guerra Civil en 1861.[39][40][41][42][43][44][45][46][47][48][49][50][51]

Estos y otros acontecimientos desembocaron en la Guerra de Secesión de 1861-1865, que supuso la abolición de la esclavitud en Estados Unidos y el fin del comercio de esclavos. La guerra se libró entre el Norte (Unión) y el Sur (Confederación) por los derechos de los estados y la esclavitud. El Norte salió victorioso, se abolió la esclavitud y se preservó la Unión.

El comienzo del nacionalismo americano[modifier | modifier le wikicode]

La renovación del nacionalismo[modifier | modifier le wikicode]

Era un nacionalismo que resurgiría en 1812, cuando Estados Unidos lanzó una nueva guerra contra Inglaterra para ampliar sus fronteras septentrionales. La Guerra de 1812 fue realmente un fracaso para Estados Unidos en su objetivo de empujar a los ingleses hacia el norte. Estados Unidos no consiguió hacerse con el control de la provincia del Alto Canadá (actual Ontario) y sus ejércitos sufrieron importantes derrotas en su propio territorio. Sin embargo, la guerra se consideró un éxito nacional, ya que reforzó el sentimiento de nacionalismo y unidad entre los estadounidenses y demostró que Estados Unidos era una nación capaz de defenderse de potencias extranjeras.[52][53][54][55]

Gran Bretaña impuso un bloqueo a los mares y costas de Estados Unidos durante la Guerra de 1812, que tuvo el efecto de reforzar el sentimiento nacionalista entre los estadounidenses. Esto se debió a que el bloqueo causó dificultades económicas a Estados Unidos, que no tenía armada para contrarrestar a los barcos británicos y proteger su propia costa y puertos comerciales. También hizo que los estadounidenses se sintieran amenazados y oprimidos por una potencia extranjera, lo que reforzó su sentimiento de unidad nacional y su determinación a defenderse.

Las naciones indias fueron las grandes perdedoras de la Guerra de 1812, ya que los tratados de paz que siguieron a la guerra otorgaron a Estados Unidos un amplio acceso a las tierras de las naciones indias de la región de los Grandes Lagos. Los estadounidenses aprovecharon esta oportunidad para invadir y colonizar estas tierras, lo que provocó violentos conflictos y masacres contra las poblaciones indígenas. Las naciones indias también se vieron obligadas a abandonar sus tierras ancestrales y retirarse a las reservas, o emigrar al oeste para escapar de los colonos. Estos acontecimientos tuvieron un impacto devastador en los pueblos indígenas y provocaron la pérdida de vidas, culturas y territorios. Como resultado de esta guerra, aumentaron el nacionalismo y la confianza en uno mismo. Los artistas empiezan a representar el mito de una sociedad agraria. El embargo inglés permitió el primer desarrollo de fábricas, principalmente en la costa este de Estados Unidos, en competencia con los ingleses.

La Guerra de 1812 tuvo un impacto significativo en el desarrollo económico y cultural de Estados Unidos. El bloqueo impuesto por los británicos llevó a los estadounidenses a desarrollar su propia industria para satisfacer la necesidad de productos manufacturados, lo que provocó un auge de las industrias textil, metalúrgica y armamentística en la costa este de Estados Unidos. Esto también condujo a una diversificación de la economía estadounidense y a un aumento de la producción nacional. Esto condujo a un sentimiento de orgullo nacional y competencia industrial que se reflejó en las obras de los artistas, que empezaron a retratar el mito de una sociedad agraria fuerte e independiente. En resumen, la Guerra de 1812 desempeñó un papel clave en el desarrollo económico y cultural de Estados Unidos al reforzar el nacionalismo y estimular la industria nacional.

La Guerra de 1812 también influyó en el desarrollo de las infraestructuras y las políticas públicas de Estados Unidos. Los líderes estadounidenses centraron su atención en la educación y la sanidad pública, lo que condujo al desarrollo de sistemas públicos de educación y sanidad más eficaces. También propició el desarrollo de nuevas infraestructuras para mejorar el transporte y las comunicaciones. Por otra parte, en este periodo surgió una arquitectura americana fuertemente influida por el estilo grecorromano, sobre todo en los diseños de los edificios públicos. El presidente Thomas Jefferson, en particular, desempeñó un papel importante en esta tendencia al diseñar su propia casa, la Casa Blanca, inspirada en edificios antiguos. En resumen, la Guerra de 1812 contribuyó al establecimiento de políticas públicas y nuevas infraestructuras que influyeron en el desarrollo cultural y arquitectónico de Estados Unidos.

El sentimiento nacionalista que siguió a la Guerra de 1812 también condujo al fortalecimiento del ejército estadounidense. La creación de la Academia Militar de West Point en 1802 es un ejemplo notable de esta tendencia. La Academia de West Point se convirtió en un prestigioso centro de formación de oficiales del ejército estadounidense y desempeñó un papel clave en el desarrollo de la profesionalización de dicho ejército. Se ha convertido en un prestigioso campo de entrenamiento para los futuros oficiales del ejército estadounidense, un lugar donde se enseñan principios militares, ciencias, matemáticas y artes, así como valores morales y éticos. Esto ha contribuido a reforzar la capacidad de defensa de Estados Unidos y su sentimiento de seguridad nacional.

La Doctrina de Monroe[modifier | modifier le wikicode]

James Monroe.

La Doctrina Monroe es una política enunciada por el Presidente James Monroe en 1823, según la cual Estados Unidos considera cualquier intervención europea en los asuntos de las naciones latinoamericanas como una amenaza para su propia seguridad. Esta doctrina también estableció que Estados Unidos se veía a sí mismo como el principal protector de las repúblicas latinoamericanas. Se utilizó para justificar el expansionismo estadounidense en América Latina durante los siglos siguientes.[56][57][58][59][60].

La Doctrina Monroe se anunció en 1823, en pleno apogeo de las revoluciones independentistas en América Latina, como la victoria de la revolución haitiana en 1804, la independencia de Brasil en 1822 y las colonias españolas que habían comenzado a emanciparse. Estados Unidos temía que las potencias europeas, especialmente Gran Bretaña, intentaran restablecer su influencia sobre estas naciones independientes y desafiar su propia hegemonía regional.

La Doctrina Monroe incluía la exigencia de no colonización del hemisferio occidental por parte de las potencias europeas, en particular en lo que respecta a Alaska, entonces bajo control ruso. También se hizo hincapié en que Estados Unidos no toleraría la intervención de potencias europeas en los asuntos de las naciones latinoamericanas, y se consideraría el principal protector de estas naciones.

También es importante señalar que la Doctrina Monroe establecía que Estados Unidos no interferiría en los asuntos de Europa, incluidas las colonias europeas, y que mantendría su política de neutralidad en los conflictos europeos. Esto estaba en consonancia con la política de no injerencia y aislacionismo que prevaleció en Estados Unidos durante la mayor parte de su historia hasta la Primera Guerra Mundial.

En el momento en que se anunció la Doctrina Monroe, las potencias europeas, especialmente Gran Bretaña, que entonces era la primera potencia mundial y tenía una presencia significativa en las Américas, la ignoraron en gran medida. Gracias a su poder naval, Gran Bretaña pudo imponer su respeto en América y mantener su influencia sobre las naciones de la región. Estados Unidos, por su parte, era todavía un país relativamente joven y débil en la escena internacional, por lo que las potencias europeas ignoraban en gran medida sus políticas.

La Doctrina Monroe fue, en efecto, un primer paso en las ambiciones estadounidenses de expansionismo y dominio de América y del mundo. En las décadas siguientes, Estados Unidos fue aumentando gradualmente su influencia en la región, sobre todo mediante guerras de expansión territorial (Guerra de México, Guerra Hispano-Norteamericana) e interviniendo en los asuntos de las naciones latinoamericanas para proteger sus intereses económicos. Esta política de expansionismo e injerencia ha seguido extendiéndose por el mundo a lo largo de los siglos, con la entrada de Estados Unidos en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, y con la política de contención durante la Guerra Fría, que pretendía contener el expansionismo soviético. Estados Unidos se ha convertido en una potencia mundial dominante desde el siglo XX sobre la base de esta política de expansionismo e injerencia.

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

  • La doctrine de Monroe, un impérialisme masqué par François-Georges Dreyfus, Professeur émérite de l'université Paris Sorbonne-Paris IV.
  • La doctrine Monroe de 1823
  • Nova Atlantis in Bibliotheca Augustana (Latin version of New Atlantis)
  • Amar, Akhil Reed (1998). The Bill of Rights. Yale University Press.
  • Beeman, Richard (2009). Plain, Honest Men: The Making of the American Constitution. Random House.
  • Berkin, Carol (2015). The Bill of Rights: The Fight to Secure America's Liberties. Simon & Schuster.
  • Bessler, John D. (2012). Cruel and Unusual: The American Death Penalty and the Founders' Eighth Amendment. University Press of New England.
  • Brookhiser, Richard (2011). James Madison. Basic Books.
  • Brutus (2008) [1787]. "To the Citizens of the State of New York". In Storing, Herbert J. (ed.). The Complete Anti-Federalist, Volume 1. University of Chicago Press.
  • Ellis, Joseph J. (2015). The Quartet: Orchestrating the Second American Revolution. New York: Alfred A. Knopf. ISBN 9780385353410 – via Google Books.
  • Hamilton, Alexander, Madison, James, and Jay, John (2003). Ball, Terence (ed.). The Federalist: With Letters of Brutus. Cambridge University Press.
  • Kyvig, David E. (1996). Explicit and Authentic Acts: Amending the U.S. Constitution, 1776–1995. Lawrence: University Press of Kansas. ISBN 0-7006-0931-8 – via Google Books.
  • Labunski, Richard E. (2006). James Madison and the struggle for the Bill of Rights. Oxford University Press.
  • Levy, Leonard W. (1999). Origins of the Bill of Rights. Yale University Press.
  • Maier, Pauline (2010). Ratification: The People Debate the Constitution, 1787–1788. Simon & Schuster.
  • Rakove, Jack N. (1996). Original Meanings. Alfred A. Knopf.
  • Stewart, David O. (2007). The Summer of 1787. Simon & Schuster.
  • Wood, Gordon S. (2009). Empire of Liberty: A History of the Early Republic, 1789–1815. Oxford University Press.
  • Johnson, Keith (November 18, 2013). "Kerry Makes It Official: 'Era of Monroe Doctrine Is Over'". Wall Street Journal.
  • Keck, Zachary (November 21, 2013). "The US Renounces the Monroe Doctrine?". The Diplomat.
  • "John Bolton: 'We're not afraid to use the word Monroe Doctrine'". March 3, 2019.
  • "What is the Monroe Doctrine? John Bolton's justification for Trump's push against Maduro". The Washington Post. March 4, 2019.

Referencias[modifier | modifier le wikicode]

  1. Aline Helg - UNIGE
  2. Aline Helg - Academia.edu
  3. Aline Helg - Wikipedia
  4. Aline Helg - Afrocubaweb.com
  5. Aline Helg - Researchgate.net
  6. Aline Helg - Cairn.info
  7. Aline Helg - Google Scholar
  8. "Bill of Rights". history.com. A&E Television Networks.
  9. "Bill of Rights – Facts & Summary". History.com.
  10. "The Bill Of Rights: A Brief History". ACLU.
  11. "Bill of Rights Transcript". Archives.gov.
  12. Full text of the Lewis and Clark journals online – edited by Gary E. Moulton, University of Nebraska–Lincoln
  13. "National Archives photos dating from the 1860s–1890s of the Native cultures the expedition encountered". Archived from the original on February 12, 2008.
  14. Lewis and Clark Expedition, a National Park Service Discover Our Shared Heritage Travel Itinerary
  15. "History of the Expedition Under the Command of Captains Lewis and Clark: To the Sources of the Missouri, thence Across the Rocky Mountains and down the River Columbia to the Pacific Ocean" published in 1814; from the World Digital Library
  16. Lewis & Clark Fort Mandan Foundation: Discovering Lewis & Clark
  17. Corps of Discovery Online Atlas, created by Watzek Library, Lewis & Clark College.
  18. Rodriguez, Junius P. (2002). The Louisiana Purchase: A Historical and Geographical Encyclopedia. ABC-CLIO. ISBN 978-1576071885.
  19. Burgan, Michael (2002). The Louisiana Purchase. Capstone. ISBN 978-0756502102.
  20. Fleming, Thomas J. (2003). The Louisiana Purchase. John Wiley & Sons. ISBN 978-0-471-26738-6.
  21. Gayarre, Charles (1867). History of Louisiana.
  22. Lawson, Gary & Seidman, Guy (2008). The Constitution of Empire: Territorial Expansion and American Legal History. Yale University Press. ISBN 978-0300128963.
  23. Lee, Robert (March 1, 2017). "Accounting for Conquest: The Price of the Louisiana Purchase of Indian Country". Journal of American History. 103 (4): 921–942. doi:10.1093/jahist/jaw504.
  24. Library of Congress: Louisiana Purchase Treaty
  25. Bailey, Hugh C. (1956). "Alabama's Political Leaders and the Acquisition of Florida" (PDF). Florida Historical Quarterly. 35 (1): 17–29. ISSN 0015-4113.
  26. Brooks, Philip Coolidge (1939). Diplomacy and the borderlands: the Adams–Onís Treaty of 1819.
  27. Text of the Adams–Onís Treaty
  28. Crutchfield, James A.; Moutlon, Candy; Del Bene, Terry. The Settlement of America: An Encyclopedia of Westward Expansion from Jamestown to the Closing of the Frontier. Routledge. p. 51. ISBN 978-1-317-45461-8.
  29. The Oxford Encyclopedia of American Military and Diplomatic History. OUP USA.
  30. "Adams–Onís Treaty of 1819". Sons of Dewitt Colony. TexasTexas A&M University.
  31. Cash, Peter Arnold (1999), "The Adams–Onís Treaty Claims Commission: Spoliation and Diplomacy, 1795–1824", DAI, PhD dissertation U. of Memphis 1998, 59 (9), pp. 3611-A. DA9905078 Fulltext: ProQuest Dissertations & Theses.
  32. "An Act for carrying into execution the treaty between the United States and Spain, concluded at Washington on the twenty-second day of February, one thousand eight hundred and nineteen"
  33. Onís, Luis, “Negociación con los Estados Unidos de América” en Memoria sobre las negociaciones entre España y los Estados Unidos de América, pról. de Jack D.L. Holmes, Madrid, José Porrúa, 1969.
  34. Conforti, Joseph. "The Invention of the Great Awakening, 1795–1842". Early American Literature (1991): 99–118. JSTOR 25056853.
  35. Griffin, Clifford S. "Religious Benevolence as Social Control, 1815–1860", The Mississippi Valley Historical Review, (1957) 44#3 pp. 423–444. JSTOR 1887019. doi:10.2307/1887019.
  36. Mathews, Donald G. "The Second Great Awakening as an organizing process, 1780–1830: An hypothesis". American Quarterly (1969): 23–43. JSTOR 2710771. doi:10.2307/2710771.
  37. Shiels, Richard D. "The Second Great Awakening in Connecticut: Critique of the Traditional Interpretation", Church History 49 (1980): 401–415. JSTOR 3164815.
  38. Varel, David A. "The Historiography of the Second Great Awakening and the Problem of Historical Causation, 1945–2005". Madison Historical Review (2014) 8#4 [[1]]
  39. Brown, Richard H. (1970) [Winter 1966], "Missouri Crisis, Slavery, and the Politics of Jacksonianism", in Gatell, Frank Otto (ed.), Essays on Jacksonian America, New York: Holt, Rinehart and Winston, pp. 5–72
  40. Miller, William L. (1995), Arguing about Slavery: The Great Battle in the United States Congress, Borzoi Books, Alfred J. Knopf, ISBN 0-394-56922-9
  41. Brown, Richard Holbrook (1964), The Missouri compromise: political statesmanship or unwise evasion?, Heath, p. 85
  42. Dixon, Mrs. Archibald (1899). The true history of the Missouri compromise and its repeal. The Robert Clarke Company. p. 623.
  43. Forbes, Robert Pierce (2007). The Missouri Compromise and Its Aftermath: Slavery and the Meaning of America. University of North Carolina Press. p. 369. ISBN 9780807831052.
  44. Gilman, D. C.; Peck, H. T.; Colby, F. M., eds. (1905). "Missouri Compromise" . New International Encyclopedia (1st ed.). New York: Dodd, Mead.
  45. Howe, Daniel Walker (Summer 2010), "Missouri, Slave Or Free?", American Heritage, 60 (2): 21–23
  46. Humphrey, D. D., Rev. Heman (1854). THE MISSOURI COMPROMISE. Pittsfield, Massachusetts: Reed, Hull & Peirson. p. 32.
  47. Moore, Glover (1967), The Missouri controversy, 1819–1821, University of Kentucky Press (Original from Indiana University), p. 383
  48. Peterson, Merrill D. (1960). The Jefferson Image in the American Mind. University of Virginia Press. p. 548. ISBN 0-8139-1851-0.
  49. Wilentz, Sean (2004), "Jeffersonian Democracy and the Origins of Political Antislavery in the United States: The Missouri Crisis Revisited", Journal of the Historical Society, 4 (3): 375–401
  50. White, Deborah Gray (2013), Freedom On My Mind: A History of African Americans, Boston: Bedford/St. Martin's, pp. 215–216
  51. Woodburn, James Albert (1894), The historical significance of the Missouri compromise, Washington, D.C.: Government Printing Office, p. 297
  52. "War of 1812" bibliographical guide by David Curtis Skaggs (2015); Oxford Bibliographies Online
  53. Library of Congress Guide to the War of 1812, Kenneth Drexler
  54. Benn, Carl (2002). The War of 1812. Oxford: Osprey Publishing. ISBN 978-1-84176-466-5.
  55. Latimer, Jon (2007). 1812: War with America. Cambridge: Belknap Press. ISBN 978-0-674-02584-4.
  56. "The Monroe Doctrine (1823)". Basic Readings in U.S. Democracy.
  57. Boyer, Paul S., ed. (2006). The Oxford Companion to United States History. Oxford: Oxford University Press. pp. 514. ISBN 978-0-19-508209-8.
  58. Morison, S.E. (February 1924). "The Origins of the Monroe Doctrine". Economica. doi:10.2307/2547870. JSTOR 2547870.
  59. Ferrell, Robert H. "Monroe Doctrine". ap.grolier.com.
  60. Lerner, Adrienne Wilmoth (2004). "Monroe Doctrine". Encyclopedia of Espionage, Intelligence, and Security.