Las independencias de las naciones de América Latina

De Baripedia


La independencia de las naciones latinoamericanas fue un proceso complejo en el que influyeron diversos factores, como las tensiones internas de la sociedad y acontecimientos externos como las revoluciones estadounidense y haitiana. El debilitamiento o la ruptura de la relación entre las colonias y sus metrópolis europeas desempeñó un papel importante a la hora de facilitar estos movimientos independentistas.

La Revolución Francesa tuvo un impacto significativo en los movimientos independentistas de América Latina. Las ideas de libertad, igualdad y fraternidad que fueron centrales en la Revolución Francesa resonaron en muchas élites e intelectuales latinoamericanos, que buscaron establecer valores similares en sus propios países. La Revolución Francesa también debilitó el poder de las potencias coloniales europeas, preocupadas por sus propias luchas internas, lo que brindó a las colonias la oportunidad de afirmar su propia independencia. Además, la Revolución Francesa propició la difusión de ideas y movimientos revolucionarios por todo el mundo, lo que también contribuyó a la aparición de los movimientos independentistas latinoamericanos.

La causa externa[modifier | modifier le wikicode]

La invasión de la Península Ibérica por Napoleón a principios del siglo XIX desempeñó un papel importante en la independencia de las naciones latinoamericanas. La ausencia de una autoridad central fuerte en España y Portugal permitió que líderes locales, como Simón Bolívar, se alzaran y reclamaran la independencia de sus respectivos países.

La invasión de Napoleón en 1808 y la posterior ausencia del rey Fernando VII alteraron la tradicional dinámica de poder entre gobernantes y gobernados en las colonias españolas, lo que desembocó en la Guerra Peninsular. Ante la incapacidad del rey para gobernar con eficacia, líderes locales como Simón Bolívar pudieron intervenir y afirmar su propia autoridad, lo que finalmente condujo a la independencia de sus respectivos países. Además, la debilidad del gobierno español durante esta época brindó a estos líderes la oportunidad de ganar apoyos y movilizar a sus poblaciones hacia la independencia. En Brasil, la familia real portuguesa y su corte huyeron a la colonia en 1808, lo que ayudó a reforzar la identidad brasileña y contribuyó a la independencia del país en 1822.

La composición demográfica de las colonias también desempeñó un papel importante en los movimientos independentistas de las naciones latinoamericanas. Los colonizadores españoles y portugueses oprimían y trataban como ciudadanos de segunda clase a la numerosa población indígena y al elevado número de esclavos. Esto provocó descontento y, en última instancia, movimientos independentistas. Además, los ideales de libertad y autogobierno de la Ilustración también influyeron en los movimientos independentistas de América Latina.

La independencia de Brasil[modifier | modifier le wikicode]

La independencia de Brasil se puso en marcha en 1808 cuando Napoleón ya había invadido España, el Príncipe Regente de Portugal Joao VI embarcó con su familia, corte y administración rumbo a Brasil en un acontecimiento conocido como el "Traslado de la Corte Portuguesa" en el que entre 10.000 y 150.000 personas zarparon en barcos bajo escolta británica con los archivos y el tesoro. Esto se hizo porque el Príncipe Regente de Portugal, Joao VI, temía que los franceses invadieran Portugal y quería proteger a la familia real, a los funcionarios del gobierno y las riquezas del país. La llegada de la corte a Brasil tuvo un impacto significativo en la colonia, ya que provocó un aumento del comercio y de la actividad económica, y también marcó el inicio de un periodo de autonomía para Brasil. En 1822, el príncipe Pedro, hijo del príncipe regente, declaró la independencia de Brasil de Portugal, y posteriormente fue coronado como primer emperador de Brasil.

De 1808 a 1821, el Imperio portugués fue gobernado desde Río de Janeiro, donde la corte real y los funcionarios del gobierno se habían trasladado durante las guerras napoleónicas. Durante este periodo, Brasil experimentó un importante crecimiento económico y cultural, y la élite de la colonia empezó a desarrollar un sentimiento de autonomía. Sin embargo, la relación entre la colonia y la metrópoli se mantuvo relativamente pacífica hasta 1821, cuando el rey Joao VI decidió regresar a Lisboa y dejar a su hijo, Pedro, como regente de Brasil. Esta decisión provocó tensiones entre la élite brasileña, que deseaba mantener su autonomía, y los funcionarios portugueses, que querían reafirmar el control sobre la colonia. Esto condujo finalmente a la declaración de la independencia de Brasil en 1822, con Pedro como primer Emperador de Brasil.

Las élites brasileñas se sintieron ofendidas por la idea de volver a la situación anterior a 1808, y convencieron a Pedro I para que permaneciera en Brasil y se convirtiera en el emperador independiente del país. En 1822, Pedro I declaró la independencia de Brasil de Portugal y se convirtió en el primer emperador del recién formado imperio. Sin embargo, Brasil siguió siendo una monarquía esclavista y no se produjo ningún cambio social. Así es, la esclavitud seguía siendo legal en Brasil y así permaneció hasta 1888. A pesar de la declaración de independencia, la estructura social y económica de la colonia permaneció prácticamente inalterada, con la élite continuando en el poder y la mayoría de la población, incluidos los africanos esclavizados, permaneciendo marginada. La abolición de la esclavitud llegaría más tarde, en 1888, tras un largo y complejo proceso.

La América española continental: de la fidelidad al rey a la guerra civil (1810 - 1814)[modifier | modifier le wikicode]

En 1810, las colonias españolas de América empezaron a experimentar una oleada de movimientos revolucionarios, ya que los líderes locales intentaban aprovechar el vacío de poder dejado por la ausencia de un gobierno central fuerte. Estos movimientos se centraron inicialmente en mantener la lealtad al rey español y preservar el sistema colonial existente, pero a medida que se prolongaba la guerra entre España y Francia, muchos líderes empezaron a reclamar una mayor autonomía e independencia del dominio español.

En 1814, la situación había degenerado en una guerra civil abierta, en la que diferentes facciones luchaban por el control de las distintas colonias. Algunas pretendían establecer repúblicas independientes, mientras que otras buscaban restaurar la lealtad al rey español o crear nuevos imperios. Las guerras de independencia condujeron a la disolución del Imperio Español en América y a la aparición de varios estados independientes.

Inicialmente, tras la caída del rey Fernando VII, las ciudades de las colonias españolas en América formaron juntas locales, o consejos, para gobernar en su nombre durante su ausencia. Invocaban el principio de que, en ausencia del rey, la soberanía correspondía al pueblo, pero no cuestionaban la validez del poder real. Creían que el rey volvería y retomaría el control, por lo que intentaban mantener el orden y la estabilidad hasta ese momento. Sin embargo, a medida que la guerra entre España y Francia se alargaba y quedaba claro que el rey no regresaría pronto, muchos de estos líderes locales empezaron a exigir una mayor autonomía e independencia del dominio español. Esto dio lugar a la aparición de varios movimientos revolucionarios y, finalmente, a las guerras de independencia.

Juramento de las Cortes de Cádiz en la iglesia parroquial de San Fernando. Presentación en el Congreso de los Diputados de Madrid.

Las juntas locales de las colonias españolas en América estaban compuestas principalmente por la élite de los plantadores y comerciantes, tanto de las regiones peninsulares (gente de España que se había establecido en las colonias) como de las regiones criollas (gente de ascendencia española nacida en las colonias). Estas juntas se formaron para gobernar en nombre del rey y mantener el orden hasta su regreso.

En España se produjo un proceso similar: las juntas provinciales formaron una Junta Suprema Central en Cádiz. Esta junta debía servir como órgano central de gobierno para todo el imperio español, incluidas las colonias de América, y coordinar una guerra de liberación contra Napoleón. La Junta de Cádiz no fue invadida por Napoleón, por lo que se consideró a sí misma como el gobierno legítimo de España y su imperio. Sin embargo, la distancia, la falta de comunicación y los diferentes intereses entre la Junta de Cádiz y las Juntas americanas dificultaron la coordinación de la guerra de liberación.

La Junta Suprema Central de Cádiz nombró un Consejo de Regencia como gobierno legítimo del encarcelado rey Fernando VII y trató de ganarse el apoyo de las colonias americanas en su guerra contra Napoleón. Para ello, reconocieron el principio de igualdad entre las provincias americanas y trataron de implicarlas en el gobierno del imperio.

En 1810, en condiciones de guerra y ocupación por los franceses, la Junta Suprema Central convocó apresuradamente una Asamblea Nacional de delegados de las provincias de España, América y Asia. Esta asamblea pretendía representar a todo el imperio y proporcionar un foro para que las provincias participaran en el gobierno del imperio y coordinaran la guerra de liberación. Sin embargo, la Asamblea Nacional duró poco y fue difícil aplicar sus decisiones debido a la distancia y a las dificultades de comunicación con las colonias americanas. Además, las colonias americanas ya habían comenzado a desarrollar sus propios movimientos independentistas y de autogobierno, lo que dificultaba a la Junta Suprema Central de Cádiz mantener el control sobre ellas.

La cuestión de la representación en la Asamblea Nacional se convirtió rápidamente en un problema importante, ya que quedó claro que, en función de la población, España tendría menos delegados que las colonias americanas, que contaban con una población de unos 16 millones de habitantes. El Consejo de Regencia decidió en última instancia el debate, y en las Cortes, las colonias americanas quedaron gravemente infrarrepresentadas, con sólo 1/5 de los miembros. Esta decisión planteó un problema de legitimidad para las Cortes, ya que muchos en las colonias americanas la consideraron una negación de su derecho a la igualdad de representación y al autogobierno.

Esta falta de representación y el creciente deseo de autogobierno en América provocaron la aparición de diversos movimientos revolucionarios en las colonias. Estos movimientos, liderados por las élites criollas, empezaron a reclamar una mayor autonomía y, finalmente, la plena independencia de España.

Esta escasa representación de las colonias americanas en las Cortes, y la consiguiente falta de atención a sus intereses, fue uno de los factores clave que condujeron a las Guerras de Independencia en América.

Las Cortes, convocadas por el Consejo de Regencia, sí debatieron y ratificaron la Constitución Política de la Monarquía Española de 1812. Esta constitución se aplicaba a España y a sus territorios en América y Asia, y pretendía modernizar y liberalizar el gobierno del imperio. La constitución establecía una monarquía parlamentaria, con un poder reducido del rey en favor de las Cortes, y pretendía descentralizar parte de la administración y conceder el sufragio a todos los hombres adultos sin exigir que fueran propietarios o supieran leer y escribir.

La Constitución de 1812 fue un documento importante en la historia de España, ya que intentaba conceder mayores derechos políticos y representación al pueblo. Sin embargo, no fue bien recibida en América, donde las colonias no estaban representadas en las Cortes, y se consideró una continuación de las mismas políticas que habían conducido a las Guerras de Independencia. Además, la Constitución no se aplicó en las colonias americanas, pues los movimientos revolucionarios ya estaban en marcha y era demasiado tarde para que tuviera algún impacto significativo en la situación.

La Constitución de 1812 sí concedía el sufragio a todos los hombres adultos, pero se limitaba a españoles, indios e hijos mestizos de españoles. Esto excluía de hecho a los afrodescendientes libres, conocidos como afrolatinoamericanos, así como a los mestizos que no se ajustaban al principio de limpieza de sangre, que exigía que la ascendencia de una persona fuera puramente española.

Esta exclusión de los afrolatinoamericanos de los derechos políticos y la representación fue un fallo importante de la Constitución de 1812, ya que constituían una parte significativa de la población de las colonias americanas. Reforzó la jerarquía racial ya existente y la discriminación contra las personas de color en el Imperio español, marginándolas aún más y negándoles la igualdad de derechos y oportunidades.

Esta exclusión de una parte importante de la población de los derechos políticos y la representación fue uno de los factores que contribuyeron a las Guerras de Independencia en América, ya que muchas personas de color lucharon junto a las élites criollas por sus derechos y su libertad.

La aplicación de la Constitución de 1812 y las acciones del Consejo de Regencia no fueron bien recibidas en muchas de las provincias americanas, y provocó una división entre ellas. Algunas provincias reconocían la autoridad de las Cortes y del Consejo de Regencia, mientras que otras no.

En algunas provincias, el Consejo de Regencia nombró nuevos gobernadores para neutralizar a las juntas existentes, pero muchos de estos gobernadores no fueron aceptados por las poblaciones locales, y las juntas se negaron a reconocer su autoridad. Esto provocó una lucha de poder entre los gobernadores nombrados y las juntas existentes, y muchas provincias siguieron gobernando en nombre del rey a través de sus juntas.

Esta falta de aceptación y la división entre las provincias americanas dificultó al Consejo de Regencia mantener el control sobre las colonias y debilitó aún más su autoridad. También obstaculizó los esfuerzos del Consejo de Regencia para coordinar la guerra de liberación contra Napoleón, ya que muchas provincias estaban centradas en sus propios conflictos internos.

Además, esta división y la falta de un esfuerzo unificado entre las provincias americanas, facilitó que los movimientos revolucionarios ganaran apoyo e impulso, lo que finalmente desembocó en las Guerras de Independencia en América.

En algunos casos, las juntas locales declararon ilegítimo el Consejo de Regencia, expulsando a los nuevos gobernadores nombrados por él, y declararon que sólo ellas tenían autoridad para gobernar en ausencia del rey. Estas juntas pasaron gradualmente de buscar la autonomía a declarar la independencia.

Sin embargo, no todas las juntas siguieron este camino, algunas permanecieron leales al Consejo de Regencia y reconocieron su autoridad. Estas juntas leales estaban a menudo dirigidas por élites conservadoras, que veían en el Consejo de Regencia el gobierno legítimo de España y la mejor esperanza para restaurar el orden y la estabilidad en el imperio.

Esta división entre las juntas debilitó aún más la autoridad del Consejo de Regencia y dificultó que mantuviera el control sobre las colonias. También creó una situación en la que algunas provincias avanzaban hacia la independencia, mientras que otras seguían siendo leales al imperio, lo que llevó a una situación compleja y confusa.

La declaración de independencia de algunas de las provincias americanas fue un proceso gradual, y no fue aceptada universalmente por la población, fue el resultado de la compleja situación política, económica y social de América, y de los diferentes intereses de las élites criollas.

Desde 1809 hasta 1814, no hubo verdaderas guerras de independencia en la América española, sino guerras civiles dentro de cada provincia entre los que querían permanecer leales al Consejo de Regencia y al rey y los que querían la autonomía y la independencia. La situación en las colonias era muy compleja y variaba según la región: algunas provincias permanecían leales al imperio, mientras que otras avanzaban hacia la autonomía y la independencia.

Estas guerras civiles fueron a menudo brutales y provocaron importantes pérdidas de vidas y destrucción de bienes. También se caracterizaron por alianzas cambiantes y traiciones, ya que diferentes grupos y facciones lucharon por el control de las provincias.

Las Guerras de Independencia en América no fueron un único esfuerzo unificado, sino más bien una serie de conflictos que se produjeron en diferentes regiones y en diferentes momentos. El final de las guerras napoleónicas y el regreso al trono del rey Fernando VII en 1814, provocaron el fin de estas guerras civiles y el surgimiento de varios estados independientes en América. Sin embargo, las guerras de independencia en la América española continuaron en algunas regiones hasta 1825.

La América española continental: la diversidad de los procesos de independencia (1814 - 1824)[modifier | modifier le wikicode]

En 1814, con la caída de Napoleón y el regreso del rey Fernando VII al trono español, las colonias de América Latina se enfrentaron a una difícil decisión. Fernando rechazó la Constitución liberal de 1812 que se había establecido durante su ausencia, y en su lugar trató de reafirmar un gobierno absolutista sobre las colonias. Esta decisión, junto con una serie de agravios económicos y políticos, desencadenó una oleada de movimientos independentistas en toda América Latina. Las colonias, lideradas por las élites criollas, empezaron a resistirse al dominio español y a luchar por su libertad. Estas luchas por la independencia fueron largas y sangrientas, con muchas batallas y atrocidades cometidas en ambos bandos. Finalmente, la mayoría de las colonias lograron su independencia en 1824, aunque el proceso de construcción nacional y creación de gobiernos estables distaba mucho de haber concluido.

En respuesta a los movimientos independentistas, el rey Fernando VII lanzó un proceso de reconquista en el que envió tropas a las colonias para reafirmar el control español. Este proceso se caracterizó por el uso de la fuerza y la represión brutal, ya que las fuerzas españolas intentaban aplastar la rebelión y mantener su dominio sobre las colonias. Las élites criollas y otros líderes independentistas que lideraron la resistencia se enfrentaron a una dura represión, que incluyó el encarcelamiento, la ejecución y el exilio. Sin embargo, la resistencia continuó, impulsada por el deseo de libertad y autodeterminación. Las luchas por la independencia fueron largas y difíciles, con muchas batallas y sacrificios en el camino, pero finalmente la mayoría de las colonias lograron la independencia en 1824.

México[modifier | modifier le wikicode]

En México, el movimiento independentista fue impulsado por el cura Miguel Hidalgo y Costilla. Hidalgo, un hombre blanco nacido en México, era un sacerdote que se sintió profundamente frustrado por el duro trato que recibía el pueblo mexicano por parte del gobierno español y los "gachupines" (élites de origen español que ostentaban el poder en México). En 1810 se rebeló contra los españoles y llamó a los mexicanos de todas las razas y clases sociales a unirse a él en la lucha por un gobierno más justo. La rebelión de Hidalgo tuvo éxito en un principio, pero finalmente fue derrotada por el ejército español. Hidalgo fue capturado, juzgado y ejecutado en 1811. Sin embargo, su rebelión desencadenó una guerra por la independencia que continuaría durante otros 11 años bajo el liderazgo de otras figuras, como José María Morelos y Vicente Guerrero, y finalmente México logró su independencia de España en 1821.

La religión católica era muy fuerte en México y desempeñaba un papel fundamental en la vida social y política del país. La rebelión de Hidalgo, sin embargo, no estaba motivada principalmente por razones religiosas, sino más bien por un deseo de cambio político y económico. Reclamaba el fin del dominio español y la creación de un gobierno más justo. Sin embargo, la rebelión pronto adquirió un carácter clasista, ya que las tropas de Hidalgo atacaron las haciendas de las élites criollas y de otros ricos terratenientes. Esta lucha de clases, que Hidalgo quizá no pretendía, le dificultó mantener el control de la rebelión y provocó divisiones en sus fuerzas. A pesar de ello, la rebelión consiguió controlar un amplio territorio en México, pero finalmente fue derrotada por el ejército español e Hidalgo fue capturado y ejecutado. La lucha por la independencia continuó bajo otros líderes.

Tras el éxito inicial de la rebelión de Hidalgo, muchas de las élites criollas empezaron a temer la agitación social y económica causada por la rebelión y optaron por ponerse del lado de la corona española. Hidalgo fue finalmente capturado y ejecutado por el ejército español. Sin embargo, la lucha por la independencia continuó bajo el liderazgo de José María Morelos. Morelos, un sacerdote afrodescendiente de ascendencia mixta y orígenes modestos, tomó la antorcha de la rebelión y desarrolló un programa más amplio en pro de la independencia política, la igualdad racial, la redistribución de la tierra y, en particular, la abolición de la esclavitud. Consiguió hacerse con el control de una parte importante del país, pero tuvo dificultades para mantener el control de sus tropas. Finalmente, Morelos fue capturado y ejecutado por los españoles en 1815. A pesar de la ejecución de Morelos, la guerra por la independencia continuó bajo el liderazgo de otras figuras como Vicente Guerrero, y finalmente México logró su independencia en 1821.

Tras la ejecución de Morelos, la guerra por la independencia de México continuó con diversos líderes y alianzas cambiantes. Finalmente, en 1821, un aristócrata mexicano llamado Agustín de Iturbide declaró la independencia y consiguió forjar una alianza entre los partidarios de Hidalgo, Morelos y la élite criolla contra los españoles. Con esta alianza, Iturbide pudo derrotar al ejército español y conseguir la independencia de México. Tras la derrota de España, Iturbide se proclamó emperador constitucional de México. Esta solución sólo duró dos años y pretendía proteger la jerarquía social existente. Sin embargo, la revolución dio como resultado final la creación de un México independiente, aunque el proceso de construcción de la nación y la creación de un gobierno estable aún tenían un largo camino por recorrer.

Centroamérica, formada por países como Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, formaba parte del Virreinato de Nueva España, con sede en Ciudad de México. Cuando México se independizó de España en 1821, el virreinato se disolvió y Centroamérica se convirtió en una entidad independiente. Sin embargo, Centroamérica no luchó por su independencia, ya que ésta se produjo como resultado de los cambios administrativos y políticos en México tras su separación de España. Centroamérica declaró formalmente su independencia en 1823, con el Acta de Independencia de Centroamérica, que establecía una república federal compuesta por los cinco países mencionados. Este fue un paso importante para la formación de una nueva nación, pero no fue una guerra de independencia como en la mayoría de los demás países de América Latina.

Venezuela[modifier | modifier le wikicode]

En Venezuela, el movimiento independentista estaba liderado por élites criollas adineradas que buscaban mayor autonomía y poder político. Sin embargo, la cuestión de la raza y la desigualdad social complicaron el movimiento, ya que la población de Venezuela era diversa, con un gran número de africanos esclavizados y pueblos indígenas. Las élites criollas estaban influenciadas por el ejemplo de Haití, que había logrado la independencia de Francia gracias a una rebelión de esclavos, y las demás Antillas azucareras, que también habían experimentado revueltas de esclavos. Esto provocó una tensión entre las élites, que buscaban la independencia en beneficio propio, y las clases bajas, que buscaban la libertad y la igualdad para todos. Esta tensión seguiría marcando el desarrollo político y social del país incluso después de obtener la independencia en 1821.

Venezuela, al ser una colonia con una importante población de africanos esclavizados, la cuestión de la esclavitud añadió complejidad al movimiento independentista. En Venezuela, la esclavitud estaba más desarrollada que en México, con esclavos empleados principalmente en las plantaciones de cacao. Además, había un gran número de libertos de color trabajando en la artesanía en las ciudades, que no eran considerados iguales a las élites criollas blancas. La presencia de una gran población esclavizada y el temor a una revolución al estilo haitiano, en la que la población esclavizada se alzara contra sus amos, hizo que la élite criolla dudara en apoyar plenamente el movimiento. Estaban más inclinados a buscar una mayor autonomía dentro del imperio español que la independencia total, que significaría la pérdida de control sobre la población esclavizada y una posible agitación social. Este temor a una rebelión de esclavos seguiría marcando el desarrollo político y social del país, incluso después de obtener la independencia en 1821.

El proceso de independencia de Venezuela fue diferente al de México. Al principio del movimiento, una junta declaró la independencia en 1810, pero esta declaración no entusiasmó a las clases populares, maltratadas por las élites y sometidas a la esclavitud y la explotación. Los españoles, que aún tenían tropas en la región, consiguieron movilizar a las tropas no blancas de las plantaciones denunciando el racismo de las élites criollas y prometiendo la libertad a la población esclavizada, incluidos los llaneros (vaqueros) de las haciendas. Esto provocó una división entre las fuerzas independentistas, enfrentándose las élites criollas y sus tropas a las alzadas por España. Como resultado, los independentistas fueron rápidamente superados por las tropas levantadas por España, y la guerra por la independencia continuó durante otra década, bajo el liderazgo de otras figuras como Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander. Finalmente, Venezuela conseguiría su independencia en 1821, junto con los demás territorios de la Gran Colombia, pero el proceso de construcción nacional y creación de gobiernos estables distaba mucho de haber terminado.

En Venezuela, como en muchos otros países latinoamericanos, la lucha por la independencia estuvo marcada por la guerra civil y las divisiones internas. Una de las figuras clave de la guerra por la independencia fue Simón Bolívar, miembro de la aristocracia cacaotera y comerciante de esclavos, que reconoció que para ganar la independencia necesitaba el apoyo de la mayoría de la población, que era pobre, indígena y afrodescendiente. Comprendió que si España ganaba, no concedería la igualdad a los afrodescendientes ni aboliría la esclavitud, como se desprendía de la Constitución de 1812. Por ello, Bolívar formó alianzas con personas de distintos orígenes étnicos y sociales y les prometió igualdad y libertad. También abolió la esclavitud en Venezuela, lo que le ayudó a ganarse el apoyo de la población esclavizada. Gracias a su liderazgo y a sus estrategias militares, Bolívar y su ejército consiguieron derrotar al ejército español y lograr la independencia de Venezuela y otros territorios de la Gran Colombia.

En 1813, Simón Bolívar lanzó una guerra contra los españoles, y la declaró como una "Guerra a muerte de los americanos" sin distinción de razas. Comprendió que para derrotar a los españoles necesitaba unir a todo el pueblo de Venezuela, independientemente de su raza o clase social. Para conseguirlo, formó a los líderes militares sin discriminación y ascendió a oficiales negros y mulatos, y prometió la libertad a los esclavos que lucharan por la independencia. Esta política le ayudó a ganarse el apoyo de la población esclavizada, que se unió a su ejército en gran número. La estrategia de Bolívar fue clave para el éxito de la Guerra de Independencia venezolana. Condujo a sus tropas a varias victorias decisivas contra los españoles y, en última instancia, ayudó a Venezuela a lograr su independencia en 1821, junto con otros territorios de la Gran Colombia.

Cuando el rey Fernando VII volvió al trono en España, rechazó la Constitución de 1812 y trató de reafirmar el dominio absolutista sobre las colonias. Esto provocó un renovado esfuerzo de los españoles por reconquistar sus colonias en Latinoamérica. Bolívar, que había liderado la lucha por la independencia de Venezuela, se vio obligado a huir con muchas de sus tropas y oficiales, refugiándose en Haití. Con la ayuda del Presidente haitiano Alexandre Pétion, Bolívar pudo reanudar la guerra y unir la lucha de Venezuela a la de Colombia y Ecuador. Con este esfuerzo unificado, Bolívar pudo expulsar gradualmente a los españoles y establecer una confederación de tres naciones llamada Gran Colombia, que existió hasta 1831.

La independencia de la Gran Colombia, confederación de las actuales Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá, se declaró en 1821. El proceso de independencia fue largo y difícil, marcado por divisiones internas y guerras civiles. Los territorios de la Gran Colombia eran muy diferentes entre sí, con antecedentes étnicos, lingüísticos y culturales diversos. Sin embargo, bajo el liderazgo de Simón Bolívar y otros dirigentes, estas regiones consiguieron unirse en su lucha por la independencia de España y formar una sola nación. La formación de la Gran Colombia fue un paso importante en el proceso de construcción de una nación, pero también fue una alianza frágil que se enfrentaría a muchos retos en los años siguientes, y finalmente se disolvió en 1831.

Rio de la Plata (Buenos Aires)[modifier | modifier le wikicode]

Fotografía única de José de San Martín.

A principios del siglo XIX, Buenos Aires era una pequeña ciudad portuaria recién elevada a la categoría de capital del Virreinato del Río de la Plata. La ciudad tenía una población diversa, que incluía afrodescendientes, guarniciones militares y gauchos (vaqueros). En 1807, Buenos Aires fue ocupada por los británicos, pero sus habitantes lograron expulsar a los invasores y mantener su autonomía. Esta experiencia de resistencia y autosuficiencia sería importante en la lucha por la independencia que siguió.

En 1810, Buenos Aires declaró su independencia de España, pero la lucha de la ciudad por la independencia se complicó por las divisiones internas y la presencia de fuerzas realistas en otras partes del virreinato. A pesar de estos problemas, Buenos Aires y las provincias circundantes lograron independizarse en 1816 y formaron las Provincias Unidas de Centroamérica, que más tarde se convertirían en la República Argentina.

La independencia de Argentina se consiguió rápidamente en 1816, pero el país estaba rodeado por los vastos territorios de Brasil y el Virreinato del Perú, que suponían una amenaza potencial de ataque desde el norte. Para hacer frente a esta preocupación, uno de los principales líderes del movimiento independentista, José de San Martín, y sus aliados decidieron llevar la lucha por la independencia al interior de Argentina, Chile e incluso más allá, a Bolivia y Perú. San Martín y sus tropas libraron varias batallas y lograron liberar Chile en 1818 y Perú en 1821. Los esfuerzos de San Martín fueron cruciales en el proceso de construcción nacional y formación de estados independientes en Sudamérica.

Perú[modifier | modifier le wikicode]

Perú consiguió su independencia de una manera singular, atrapado entre las tropas venidas del sur lideradas por José de San Martín y las del norte lideradas por Simón Bolívar. La lucha por la independencia en Perú se complicó por el hecho de que las élites seguían siendo leales al rey español y a España, ya que temían a la población indígena y a posibles revueltas como la liderada por Túpac Amaru II en el siglo XVIII. A las élites también les preocupaba perder su poder y sus privilegios en caso de independencia. Sin embargo, las fuerzas combinadas de San Martín y Bolívar consiguieron derrotar al ejército español en Perú e impusieron la independencia al país. A pesar de la resistencia de las élites, Perú declaró oficialmente su independencia en 1821 y se convirtió en una república.

Perú declaró oficialmente su independencia en 1821, pero no fue hasta la Batalla de Ayacucho, en 1824, cuando se puso fin al colonialismo español en la región. La Batalla de Ayacucho se libró entre las fuerzas combinadas de Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, y el ejército español dirigido por el general José de Canterac. La batalla fue una victoria decisiva para las fuerzas independentistas y marcó el fin de la presencia española en Sudamérica. Esta batalla fue considerada como la batalla final de las guerras por la independencia de la América española. Tras la batalla, el Imperio español perdió el control de todos sus territorios en Sudamérica y éstos se convirtieron en países independientes.

Consecuencias de los procesos de independencia[modifier | modifier le wikicode]

Las guerras de independencia de la América continental española, que duraron de 1814 a 1824, tuvieron importantes consecuencias tanto para España como para las nuevas naciones independientes. España fue derrotada en el continente americano, pero no pudo mantener sus colonias en el Caribe. Cuba y Puerto Rico permanecieron bajo control español durante varias décadas más. Cuba, conocida como la "perla de las Antillas", sustituyó a Santo Domingo como principal proveedor de azúcar, mientras que Puerto Rico siguió siendo una importante colonia española hasta 1898. La pérdida de estos territorios marcó el fin del imperio español en las Américas y el comienzo de una nueva era para las nuevas naciones independientes.

Por otra parte, los nuevos países independientes se enfrentaron al reto de construir una nación y crear gobiernos estables. El proceso de creación de nuevas naciones no fue fácil, ya que los territorios tenían orígenes étnicos, lingüísticos y culturales diversos. Además, las estructuras sociales y económicas de estos países estaban profundamente afectadas por el legado del colonialismo y la esclavitud. Los nuevos países independientes tuvieron que hacer frente a estos retos y trabajar para construir una nueva identidad y un sentimiento de nación.

Consideraciones generales[modifier | modifier le wikicode]

El proceso de independencia de la América española fue diferente al de las Trece Colonias británicas y Haití. Las guerras de independencia en Hispanoamérica duraron mucho más, desde 1808, cuando se formaron las primeras juntas, hasta 1828. Este periodo de 16 años estuvo marcado por conflictos internos y guerras civiles, ya que diferentes regiones y grupos lucharon por la independencia y por establecer nuevos gobiernos y estados-nación. El proceso de independencia también se complicó por la diversidad de los territorios, con diferentes orígenes étnicos, lingüísticos y culturales, y por la presencia de una gran población esclavizada.

Además de las luchas militares, el proceso de construcción nacional fue complejo y continuo, ya que los nuevos países independientes tuvieron que trabajar para crear un sentimiento de identidad nacional y construir gobiernos estables que sirvieran a la diversa población. Fue un proceso largo y difícil, pero que en última instancia condujo a la formación de nuevos Estados-nación en América Latina.

El proceso de independencia de Hispanoamérica fue largo por varias razones. Una de las principales es que no fue una guerra contra la metrópoli, sino más bien una especie de guerra civil con una dimensión socio-racial dentro de cada virreinato. Había múltiples facciones luchando por diferentes objetivos, como monárquicos, autonomistas e independentistas, lo que dificultaba que un grupo obtuviera una victoria clara.

Otra razón es que las colonias españolas, a diferencia de Estados Unidos, no recibían ayuda de otras naciones, salvo Venezuela, que recibió cierto apoyo de Haití. Las colonias también contaron con una ayuda militar limitada y tuvieron que depender del crédito de Inglaterra para financiar sus guerras de independencia, lo que dejó a los nuevos países independientes con una importante deuda externa.

Además, España no estaba dispuesta a renunciar fácilmente a sus colonias y no fue hasta 1836 cuando reconoció oficialmente la independencia de México. Todos estos factores contribuyeron a la prolongada lucha por la independencia de la América española.

Los costes de las guerras de independencia en Hispanoamérica no fueron iguales en todos los territorios. En términos de pérdidas humanas, Venezuela y la costa del Caribe, así como Colombia, sufrieron enormemente, con una disminución significativa de sus poblaciones. Estas regiones también contaban con un elevado número de personas esclavizadas, muchas de las cuales se unieron a la lucha por la independencia y quedaron atrapadas en el fuego cruzado de la guerra.

En términos de pérdidas económicas, México fue uno de los más afectados, ya que gran parte de su infraestructura minera fue destruida durante la guerra. Esto tuvo un impacto significativo en la economía del país y dificultó su capacidad para recuperarse rápidamente tras la independencia.

Por otro lado, Argentina pudo lograr la independencia a un coste menor, lo que explica la mayor rapidez de su puesta en marcha tras la guerra. Esta región tenía una base más agrícola, lo que limitó los daños a las infraestructuras y permitió una recuperación económica más estable. Además, Argentina tenía una población esclavizada relativamente pequeña, lo que también contribuyó a que los costes de la guerra fueran menores.

Las guerras de independencia de la América española pueden considerarse una "auténtica revolución" por varios factores:

  1. hubo una movilización más o menos masiva de la población, ya que diferentes grupos, incluidos los esclavizados, se unieron a la lucha por la independencia.
  2. Hubo una lucha entre diferentes ideologías, con monárquicos, autonomistas e independentistas luchando cada uno por objetivos distintos. En tercer lugar, hubo una lucha concreta por el poder, ya que diferentes facciones lucharon por el control de los territorios.
  3. En tercer lugar, hubo una lucha concreta por el poder, ya que diferentes facciones lucharon por el control de los territorios.
  4. Sin embargo, se podría argumentar que no hubo una transformación profunda de las estructuras sociales y económicas en la mayoría de estos países. Los nuevos países independientes heredaron muchas de las estructuras sociales y económicas del sistema colonial español, incluida la presencia de una gran población esclavizada y una fuerte jerarquía racial, que persistió incluso después de las guerras de independencia. Además, las élites que ostentaban el poder antes y después de las guerras de independencia permanecieron en gran medida inalteradas. Estos factores, entre otros, provocaron la continuidad de las desigualdades sociales y económicas en muchos de estos países y, en cierta medida, limitaron el alcance de la revolución.

Las guerras de independencia en la América española fueron libradas principalmente por élites blancas, pero también por tropas de color, a menudo mestizos, mulatos negros e indígenas. Estas tropas estaban motivadas por la ideología dominante de la época, que hacía hincapié en la libertad, la igualdad y la propiedad privada. Las élites que lideraron la lucha por la independencia prometieron estos ideales a las clases bajas para ganarse su apoyo. Sin embargo, la realidad de los nuevos países independientes a menudo no se correspondía con estos ideales, ya que persistían las estructuras sociales y económicas del periodo colonial, y los derechos y oportunidades de los grupos marginados eran limitados. A pesar de ello, la participación de tropas de color en las guerras de independencia fue un factor significativo en el éxito final del movimiento.

Los nuevos países independientes adoptaron regímenes republicanos, excepto México, que estuvo bajo el régimen de Iturbide. Se abolió la nobleza y se eliminaron todas las referencias a la raza en constituciones, leyes y censos. Sin embargo, a pesar de estos cambios legales, no se produjo un cambio significativo en las estructuras socioeconómicas de estos países. Persistieron las estructuras sociales y económicas del periodo colonial y se limitaron los derechos y oportunidades de los grupos marginados.

La esclavitud fue abolida en la mayoría de los países, pero la abolición de la esclavitud no supuso el fin del racismo y la discriminación. Además, la abolición de la esclavitud no supuso un cambio en las estructuras socioeconómicas, y la antigua población esclavizada tuvo grandes dificultades para acceder a los derechos y oportunidades de los nuevos ciudadanos.

En resumen, las guerras de independencia supusieron un cambio significativo en las estructuras jurídicas y políticas de Hispanoamérica, pero no un cambio profundo en las estructuras socioeconómicas, heredadas del periodo colonial.

Para los afrodescendientes libres, las guerras de independencia supusieron una victoria en el sentido de que dejaron de ser considerados propiedad y obtuvieron la igualdad de derechos. Sin embargo, no siempre significó el fin de la discriminación, el racismo y la pobreza. Tuvieron dificultades para acceder a los derechos y oportunidades de los nuevos ciudadanos.

Para las comunidades indígenas, las guerras de independencia fueron una tragedia, ya que perdieron la protección de la corona española y su condición de menores. En nombre de la igualdad, también perdieron la propiedad comunal de sus tierras, que se convirtieron en enajenables y pasaron gradualmente a manos de hacendados y pequeños agricultores. Esto provocó la pérdida de tierras, recursos y patrimonio cultural de muchas comunidades indígenas. Muchas de estas comunidades también se enfrentaron a la asimilación forzosa y a la supresión cultural, lo que llevó a la desaparición de muchas comunidades indígenas.

Las guerras de independencia trajeron consigo algunos cambios significativos para los afrodescendientes y las comunidades indígenas, pero estos cambios no siempre fueron positivos, y los grupos marginados siguieron enfrentándose a la discriminación, la pobreza y la pérdida de patrimonio cultural.

Para la mayoría de los esclavos, las guerras de independencia no supusieron cambios significativos en sus vidas, y siguieron estando oprimidos y marginados tras el fin de las guerras. La abolición de la esclavitud fue un proceso lento que se produjo en distintos momentos en diferentes países. Algunos países como Chile, en Centroamérica en 1824, y México en 1829 abolieron la esclavitud en parte debido a la influencia de los anglosajones que colonizaban el norte de México, ya que se veía como una forma de frenar la colonización del norte de Estados Unidos. En la mayoría de los demás países, la esclavitud sólo se abolió gradualmente, y muchos esclavos siguieron ligados a sus amos mediante deudas u otras formas de servidumbre. La abolición de la esclavitud no siempre supuso el fin de la discriminación, el racismo y la pobreza para la antigua población esclavizada.

En la mayoría de los países hispanoamericanos, la abolición de la esclavitud fue un proceso gradual, y se aprobaron leyes para la abolición gradual de la esclavitud. En estos países, la esclavitud no fue abolida hasta el periodo de 1850 - 1860. Esto significa que para la mayoría de los esclavos no se produjo un cambio inmediato en sus vidas y siguieron ligados a sus amos mediante deudas u otras formas de servidumbre. La abolición de la esclavitud no siempre supuso el fin de la discriminación, el racismo y la pobreza para la antigua población esclavizada. La abolición de la esclavitud fue un proceso lento que se produjo en distintos momentos en diferentes países, y las leyes de abolición gradual fueron una forma de mitigar el impacto económico de la abolición en la clase propietaria de esclavos.

El principio de igualdad, recogido en las constituciones de los nuevos países independientes, hizo desaparecer el sistema de castas, pero no alteró la jerarquía socio-racial que existía antes. Se crearon nuevos medios de movilidad social, sobre todo en el ejército, donde algunas mujeres mestizas podían ascender. Sin embargo, fueron la propiedad privada y la educación formal los nuevos factores determinantes de la movilidad social, y no el accidente de nacer blanco, negro o indio. Esto no significa que los contadores se pusieran a cero, ya que la ascendencia racial siguió desempeñando un papel en la determinación de las oportunidades y el acceso a los recursos. Además, estas poblaciones eran tan pobres en el momento de su independencia que no pudieron invertir en educación, lo que limitó sus oportunidades de movilidad social y perpetuó la desigualdad socioeconómica.

Los nuevos gobiernos surgidos tras las guerras de independencia en Hispanoamérica no abogaban por la redistribución de la tierra entre las clases trabajadoras. En su lugar, la tierra se redistribuía entre los mejores compradores, normalmente los terratenientes ricos, o entre aquellos que tenían los medios para adquirirla. Esto perpetuaba la desigualdad socioeconómica que existía bajo el sistema colonial y dejaba a las clases trabajadoras, incluida la antigua población esclavizada, con un acceso limitado a la tierra y los recursos. Esto limitó sus oportunidades de movilidad económica y perpetuó la pobreza.

El proceso de independencia de la América española supuso la formación de diferentes naciones. Cada país tenía su propia historia, cultura y estructuras sociales y económicas, que configuraron su identidad como nación. Las guerras de independencia, aunque similares en muchos aspectos, también se vieron condicionadas por las circunstancias específicas de cada país. Los líderes, los movimientos sociales y las ideologías que surgieron durante esta época desempeñaron un papel importante en la conformación de la identidad de estas nuevas naciones. La formación de estas naciones fue un proceso complejo que implicó no sólo la separación del dominio colonial, sino también la formación de nuevas estructuras políticas, sociales y económicas y la definición de una identidad y unos valores comunes entre la población.

La formación de estas diferentes naciones puede entenderse en el sentido de que se crearon mitos fundacionales y los movimientos independentistas unieron a las poblaciones de diferentes regiones a través de experiencias compartidas como servir en los ejércitos o participar en la lucha por la libertad. Además, la difusión de las ideas republicanas y la adopción de estas ideas como principio rector de las nuevas naciones contribuyeron a conformar un sentimiento de pertenencia a una patria común. Se trataba de un proceso complejo que implicaba no sólo la separación del dominio colonial, sino también la creación de un sentimiento de identidad nacional y de valores compartidos entre la población, lo que ayudó a solidificar la formación de estas nuevas naciones.

También hay quien sostiene que la formación de estas diferentes naciones no está del todo completa porque la mayoría de la población no participó activamente en los movimientos independentistas y a menudo fue enrolada a la fuerza en los ejércitos. La identificación local siguió siendo fuerte entre la población, y muchas personas continuaron identificándose con sus regiones y comunidades más que con las naciones recién formadas. Además, las fronteras de las nuevas naciones reprodujeron en gran medida las mismas divisiones que antes, siendo prácticamente las mismas que las de los virreinatos en la época colonial. Las capitales de los virreinatos siguieron siendo las capitales de las naciones independientes, lo que reforzó la continuidad del pasado colonial. Esto significa que la formación de estas nuevas naciones no fue una ruptura completa con el pasado, sino más bien una continuación del mismo con nuevas estructuras políticas.

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

Referencias[modifier | modifier le wikicode]