Las Américas en vísperas de la independencia

De Baripedia


En vísperas de la independencia, las Américas eran principalmente colonias de potencias europeas, siendo España, Portugal, Inglaterra, Francia, Holanda y Dinamarca los colonizadores dominantes. La mayoría de estos territorios eran zonas fronterizas o territorios no colonizados, ocupados por naciones y tribus indígenas. Estas zonas estaban escasamente pobladas y las potencias coloniales tenían un control limitado sobre ellas. Estos territorios servían de refugio a personas que habían huido de la esclavitud, la opresión y la persecución, incluidos esclavos, campesinos y delincuentes. La población de las colonias era diversa: convivían colonos europeos, africanos esclavizados e indígenas. Las economías de estas colonias se basaban en gran medida en la agricultura y la exportación de materias primas a Europa. La estructura social estaba muy influenciada por el sistema de esclavitud y las rígidas divisiones de clase que existían entre los colonos europeos y las poblaciones esclavizadas e indígenas. Las colonias también estaban controladas políticamente por las potencias europeas, con escasa autonomía o representación de los pueblos colonizados.

La distribución de la población de las Américas durante el periodo colonial y el desplazamiento de los pueblos indígenas influyeron significativamente en el desarrollo social, económico y político de la región tras la independencia. El legado de la colonización sigue configurando el paisaje demográfico de las Américas en la actualidad, y muchas comunidades indígenas siguen sufriendo discriminación y marginación. Además, el desplazamiento forzoso y la esclavitud de millones de africanos traídos como parte de la trata transatlántica de esclavos también tuvieron un impacto duradero en la demografía y las estructuras sociales de la región. Estas injusticias históricas siguen configurando el panorama social, económico y político de las Américas en la actualidad.

Distribución de las poblaciones por origen[modifier | modifier le wikicode]

En vísperas de la independencia, la distribución de la población en América se concentraba en determinadas regiones. Las zonas más densamente pobladas eran la costa este de lo que se convertiría en Estados Unidos, la costa atlántica de Sudamérica, la costa pacífica de Sudamérica, el Caribe, Centroamérica y el actual México. Estas regiones se caracterizaban por la mezcla de diferentes grupos étnicos y raciales, como indígenas, europeos, africanos y mestizos.

En cambio, había relativamente poca gente viviendo en zonas de difícil acceso, como el interior del continente y las riberas de los ríos navegables. Las principales ciudades también eran zonas densamente pobladas y, en 1770, se calcula que había 15 millones de habitantes en América. Esta población estaba formada por diversos grupos, cada uno con su propia historia, cultura y experiencias. La distribución de la población según su origen influiría significativamente en el desarrollo social, económico y político del continente tras la independencia.

Nueva Francia, que incluía la actual Luisiana y Canadá, tenía una población de unos 70.000 habitantes. Las 13 colonias que constituirían los primeros Estados Unidos tenían una población aproximada de 3 millones de habitantes. El Reino del Virreinato de España, que incluía México, California, Texas y América Central, también tenía una población de unos 3 millones de habitantes. El resto de las colonias españolas, que incluían Colombia, Venezuela, Chile, Argentina, Cuba, Puerto Rico y la actual República de Santo Domingo, tenían una población de unos 4 millones de habitantes. Brasil contaba con 1,5 millones de habitantes.

Las Antillas francesas y británicas tenían una gran población de esclavos. Las Antillas francesas tenían 600.000 habitantes, 500.000 de ellos en Haití, y el 80% eran esclavos. Las Antillas británicas tenían unos 300.000 habitantes, y aún quedaban entre 1,5 y 2 millones de indígenas no colonizados viviendo en América. Esta distribución de la población influiría significativamente en el desarrollo social, económico y político de la región tras la independencia y sigue configurando el paisaje demográfico de las Américas en la actualidad.

Importancia de la pertenencia "raciale"[modifier | modifier le wikicode]

La historia de la colonización y la esclavitud en las Américas ha influido significativamente en la actual dinámica racial y étnica de la región. El trato dado a los pueblos indígenas y la migración forzada de los africanos esclavizados han dado lugar a problemas actuales como la discriminación y la desigualdad. Estos problemas siguen presentes en la sociedad contemporánea y continúan afectando a las comunidades de color.

Regiones de mayoría amerindia[modifier | modifier le wikicode]

Felipe guaman poma de ayala.jpg
Felipe Guamán Poma de Ayala: reconstruyó toda la imaginación amerindia tras la conquista. Es una fuente extraordinaria para que los historiadores reconstruyan lo que estaba sucediendo en ese momento. Los indios se vieron obligados a realizar trabajos forzados en minas y telares.

Las regiones de mayoría amerindia se refieren a las zonas de las Américas donde los indígenas constituyen la mayoría de la población. Estas regiones experimentaron un importante declive demográfico debido a la colonización de las potencias europeas, sobre todo por la introducción de enfermedades para las que la población indígena no tenía inmunidad, así como por la esclavitud, la represión y las masacres. Se calcula que la población indígena de las Américas descendió de entre 50 y 60 millones en 1500 a menos de 4 millones en 1600.

La región del Caribe destaca especialmente por la rápida y completa extinción de su población indígena. Antes de la colonización europea, se calcula que en el Caribe vivían unos 5 millones de indígenas. Sin embargo, en 1770, la población había desaparecido casi por completo y en 1800 prácticamente no quedaba ningún indígena en el Caribe.

Entre 1650 y 1680 se produjo un periodo de recuperación de la población indígena en los territorios de Mesoamérica y los Andes, especialmente entre las civilizaciones inca y maya. Se cree que esto se debió a varios factores, entre ellos:

La presencia de civilizaciones urbanas y de una agricultura avanzada en estas regiones permitió una distribución más eficiente de los recursos y una mayor capacidad de carga, lo que a su vez facilitó el crecimiento de la población.

Los imperios inca y maya estaban bien establecidos en el momento de la conquista española. Tenían sistemas de gobierno, religión y organización social que les ayudaron a resistir y adaptarse a las nuevas condiciones impuestas por los colonizadores.

La densa población de estos territorios dificultó a los colonizadores la eliminación total de la población indígena mediante la violencia y los trabajos forzados.

También hubo casos de resistencia y rebelión de los indígenas contra los colonizadores, lo que ayudó a proteger a sus poblaciones y comunidades.

En algunas regiones de América, sobre todo en zonas remotas y menos pobladas, las poblaciones indígenas mantuvieron una mayor proporción de su población durante el periodo colonial al refugiarse en estas zonas. Esto les permitió seguir viviendo de forma tradicional y reconstruir su población. En 1770, se calcula que alrededor de 2/3 de la población de algunas regiones de América eran indígenas que se habían refugiado en estos territorios no colonizados. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la población total de indígenas en las Américas en esa época seguía siendo significativamente menor que antes de la llegada de los europeos.

Regiones con mayoría de origen europeo[modifier | modifier le wikicode]

En las regiones con mayoría de origen europeo, como las 13 colonias que se convertirían en Estados Unidos, y sobre todo en el norte del país, el concepto de pertenencia "racial" desempeñó un papel importante en la configuración del panorama social y político. Aunque el número de europeos en estas colonias aumentó espectacularmente, de 30.000 en 1700 a 2,5 millones en 1770, seguían siendo una minoría en relación con las poblaciones indígenas y los africanos esclavizados. Esta realidad demográfica tuvo importantes repercusiones en la organización de la sociedad y en la distribución del poder.

La presencia de un gran número de inmigrantes europeos condujo al desarrollo de una jerarquía social basada en la raza y la etnia, con los europeos blancos en la cima y otros grupos raciales y étnicos en la base. Esta jerarquía se vio reforzada por leyes y políticas que institucionalizaban la discriminación y la desigualdad. Tuvo un impacto duradero en la región y sigue configurando el panorama social y político hasta nuestros días.

Regiones con mayoría de origen africano[modifier | modifier le wikicode]

En regiones con mayoría de origen africano, como el Caribe y ciertas regiones de Brasil, el concepto de pertenencia "racial" desempeñó un papel importante en la configuración del paisaje social y político. La colonización de las Américas se llevó a cabo en gran medida mediante la migración forzada de africanos esclavizados. Como resultado, estas regiones tenían una gran población de personas esclavizadas y sus descendientes. El número de africanos deportados a América fue cuatro veces superior al de europeos que emigraron voluntariamente entre 1500 y 1780.

Estas regiones eran principalmente agrícolas y se caracterizaban por plantaciones tropicales a gran escala donde los africanos esclavizados eran obligados a trabajar, produciendo cultivos como azúcar, cacao y tabaco. Estas regiones también contaban con una importante población de afrodescendientes, como la región de Lima y la costa del Pacífico, donde había minas, la región de Guyana, donde había plantaciones de azúcar, y la región de Maryland, en Estados Unidos, donde había una gran población esclava y muchos productos agrícolas.

En aquella época, prácticamente todo el servicio doméstico estaba en manos de personas esclavizadas. En muchas ciudades de las Américas ibéricas, como Buenos Aires, los afrodescendientes constituían una proporción significativa de la población. Esta historia de esclavitud y migración forzada ha tenido un impacto duradero en la región, configurando el paisaje social y político y contribuyendo a los actuales problemas de desigualdad racial y étnica.

Regiones con mayoría de población mestiza, mulata o zambos[modifier | modifier le wikicode]

La llegada de esclavos y europeos a América dio lugar a un gran número de matrimonios mixtos y mestizajes, sobre todo en Latinoamérica. Este mestizaje se produjo entre las poblaciones indígenas supervivientes, las personas esclavizadas y los europeos, y los hombres a menudo se unían a las mujeres indígenas y esclavizadas. Este mestizaje acelerado provocó una gran preocupación entre los colonos europeos acerca de sus propios orígenes raciales. Se desarrolló una forma de arte conocida como "pinturas de mestizaje" para representar a estos individuos mestizos y, en la imaginación de los colonos, existía el deseo de "blanquear" a la población[8].

En las Américas ibéricas existía una fuerte obsesión por la "pureza de sangre" que se remontaba a la colonización de los cristianos en la Península Ibérica y se prolongó hasta mediados del siglo XIX. Para estudiar, ejercer profesiones superiores u ocupar cargos reales o eclesiásticos, los individuos debían demostrar su pureza de sangre. Este requisito era impuesto por la monarquía española, que consideraba descalificados a los afrodescendientes y sus descendientes por la "impureza de su sangre". Sin embargo, los indígenas no estaban sujetos a este criterio, ya que habría contradicho el principio de asentamiento en América.

Los amerindios[modifier | modifier le wikicode]

América Ibérica[modifier | modifier le wikicode]

En las Américas ibéricas existía un complejo sistema de estratificación racial y social basado en ideas de pureza e ilegitimidad de nacimiento. Este sistema, que tenía sus raíces en la Península Ibérica, se exportó a las Américas y afectó significativamente a las vidas de los indígenas.

Las personas de ascendencia europea eran consideradas parte de la casta más alta y formaban una pequeña élite con la mayor parte del poder y la riqueza. Sin embargo, no todas las personas de ascendencia europea se consideraban puras, ya que el concepto de "pureza de sangre" solía estar vinculado al matrimonio religioso y a la práctica de ciertos oficios manuales.

Los afrodescendientes esclavizados y los mestizos, considerados ilegítimos, formaban la mayoría de la población. A menudo se les relegaba a trabajos de menor categoría y no se les tenía en cuenta para puestos importantes a menos que cumplieran la norma de "pureza de sangre".

En la región andina, los indígenas eran obligados a trabajar en minas y fábricas textiles, y eran considerados "menores" que necesitaban la protección del rey de España. Los indígenas también estaban sometidos a un sistema de trabajos forzados y tributos y se les obligaba a trabajar para pagar impuestos al rey. Este sistema de trabajos forzados y tributos era a menudo combatido por los indígenas, que lo consideraban una violación de sus derechos territoriales.

Es importante señalar que, en muchos lugares, los indígenas estaban en contra del proceso de independencia, ya que a menudo iba de la mano del liberalismo, que amenazaba directamente sus tierras.

En la América Ibérica, la mayor parte de la población vivía en zonas rurales y las ciudades eran relativamente pequeñas. La ciudad más grande, México, tenía unos 100.000 habitantes. En las ciudades se concentraba la mayor parte del poder, pero su control sobre el territorio era limitado.[9][10]

América anglosajona[modifier | modifier le wikicode]

En la América anglosajona existía una estratificación socioespacial de los indígenas como subhumanos y salvajes, a pesar de que algunos grupos indígenas, como los cherokees, se habían convertido al cristianismo. Los colonizadores ingleses estaban principalmente interesados en adquirir tierras indígenas, y esto se refleja en la frase "Un indio bueno es un indio muerto" que se utilizaba a menudo durante este periodo..[11][12][13][14][15] En el siglo XIX, Estados Unidos siguió presionando para adquirir más tierras, a menudo mediante el desplazamiento forzoso y la violencia contra los indígenas.

A medida que se desarrollaba la esclavitud en América, también aumentaba el racismo. Es importante señalar que la colonización de la América británica también fue realizada por siervos blancos pobres y delincuentes a los que se ofrecía la oportunidad de trabajar durante un cierto número de años a cambio de tierras y libertad.

La esclavitud se extendió gradualmente en la América anglosajona, aunque no existía en Gran Bretaña. Las normas relativas a la esclavitud solían inventarse a medida que se desarrollaba la práctica, y todas las personas esclavizadas eran consideradas negras, independientemente de su origen, lo que reforzaba el racismo.

La inmigración a la América anglosajona fue realizada principalmente por familias, a menudo refugiados religiosos, que estaban dispuestos a trabajar en labores manuales en la tierra.

La esclavitud[modifier | modifier le wikicode]

La esclavitud en América era una práctica muy extendida que afectaba a todos los aspectos de la sociedad: los esclavos trabajaban en las plantaciones, en el servicio doméstico, en las tiendas, en el transporte, en los puertos, en la artesanía e incluso en campos creativos como la poesía y la música. En consecuencia, las condiciones de vida de los esclavos eran muy variadas y dependían en gran medida del lugar y del tipo de trabajo al que se vieran obligados.

En la Península Ibérica se exportó a América un código de leyes del siglo XIII similar a la esclavitud del Imperio Romano. Este código permitía a las personas esclavizadas comprar su libertad, un derecho que no existía en la América anglosajona. Esto dio lugar a la formación de una clase de "libertos de color", descendientes de antiguos esclavizados que habían comprado su libertad. Sin embargo, la posibilidad de manumisión se iría dificultando con el tiempo.

En las Américas españolas, pronto hubo más libertos de color que esclavos, pero esta posibilidad no existía en la América anglosajona. El único denominador común entre todas las Américas era que la madre determinaba el estatus del individuo.

La trata transatlántica de esclavos[modifier | modifier le wikicode]

La trata transatlántica de esclavos fue una parte importante del proceso de colonización de las Américas, que comenzó en el siglo XVII y duró hasta el siglo XIX. Se calcula que más de 12 millones de africanos fueron llevados a la fuerza a América como esclavos durante este periodo. La mayoría de estos esclavos fueron enviados a Brasil, seguido del Caribe inglés y francés. Los futuros Estados Unidos, sin embargo, tenían relativamente pocos esclavos en comparación durante el primer periodo de colonización. El número de esclavos en Estados Unidos aumentó significativamente en el siglo XIX debido a la mejora de las condiciones de vida y de trabajo, que les permitió sobrevivir y reproducirse con mayor eficacia.

El comercio de esclavos alcanzó su punto álgido en el siglo XVIII, durante el periodo de la Ilustración. Se trata de una contradicción importante, ya que los ideales del movimiento ilustrado, como la libertad, la igualdad y los derechos humanos, no se extendieron a los africanos esclavizados. A partir de 1815, el comercio de esclavos se prohibió gradualmente, y finalmente se abolió en la mayor parte de América, aunque la esclavitud en sí no se abolió en todos los países hasta el siglo XIX.

Producción agrícola[modifier | modifier le wikicode]

América Ibérica[modifier | modifier le wikicode]

En el periodo colonial de la América Ibérica, los descendientes de los colonos europeos adquirieron a menudo grandes extensiones de tierra, mientras que las comunidades indígenas y los pequeños agricultores se vieron obligados a asentarse en zonas menos fértiles. Este patrón de distribución desigual de la tierra ha persistido a lo largo de la historia y sigue siendo un problema importante en muchas partes de América. Además, la concentración de la tierra en manos de unos pocos ha contribuido a agravar los problemas de pobreza y desigualdad de las comunidades marginadas, en particular los grupos indígenas y afrodescendientes.

América anglosajona[modifier | modifier le wikicode]

Durante el primer periodo de asentamiento anglosajón en América, había una distribución relativamente equitativa de la tierra, con muchas explotaciones familiares. Con el tiempo, sin embargo, el modelo de propiedad de la tierra empezó a cambiar y aumentó la desigualdad, con una creciente concentración de la tierra en manos de grandes plantaciones. Además, el auge de la agricultura de plantación, especialmente en el Sur, se basó en la mano de obra de africanos esclavizados, lo que contribuyó aún más a la desigualdad racial y económica de la región. El legado de esta historia sigue configurando el paisaje agrícola de Estados Unidos en la actualidad, con problemas constantes de propiedad de la tierra y desigualdad económica que afectan a muchas comunidades rurales.

Comercio en las ciudades portuarias[modifier | modifier le wikicode]

El comercio de las ciudades portuarias de América se vio afectado en gran medida por las deficientes vías de comunicación, que hacían que el comercio fuera más difícil y llevara más tiempo que entre las ciudades portuarias de Europa.

El mercantilismo fue la doctrina económica dominante durante este periodo. Afirmaba que la principal riqueza de los estados residía en sus reservas de oro y plata, y se asociaba al proteccionismo y al monopolio de la metrópoli sobre el comercio. Las grandes metrópolis necesitaban grandes cantidades de oro y plata para financiar las constantes guerras. Las Américas se consideraban la principal fuente de capital para estas metrópolis a través de las importaciones y exportaciones.

Sin embargo, la aplicación del mercantilismo variaba de una colonia a otra. Algunas colonias eran más liberales en su comercio, mientras que otras eran más restrictivas, con normas y aranceles más estrictos para las importaciones y exportaciones.

América anglosajona[modifier | modifier le wikicode]

Durante el periodo colonial, el comercio de las ciudades portuarias de la América anglosajona, sobre todo en las colonias británicas, contribuyó en gran medida a la prosperidad económica de la región. La producción de tabaco, índigo y azúcar, muy demandados en Europa, ayudó a impulsar el crecimiento de estas ciudades portuarias y contribuyó al desarrollo de la economía americana. Las autoridades británicas ignoraron en gran medida el contrabando de estas mercancías, ya que el comercio legítimo era suficiente para llenar sus arcas. Esta prosperidad propició el rápido desarrollo de puertos como Boston y Filadelfia, que se convirtieron en importantes centros de intercambio y comercio. Esta prosperidad económica también influyó significativamente en la Revolución Industrial de Inglaterra, ya que las materias primas y los mercados proporcionados por las colonias americanas desempeñaron un papel clave en el desarrollo de nuevas tecnologías y técnicas de fabricación.

América Ibérica[modifier | modifier le wikicode]

A diferencia de la América anglosajona, el comercio de las ciudades portuarias de la América ibérica estaba fuertemente controlado y monopolizado por las potencias colonizadoras. La metrópoli, normalmente España o Portugal, tenía estrictas normas que prohibían a las colonias comerciar entre sí o con otros países. Esto condujo a una falta de desarrollo económico y prosperidad en las colonias. Este sistema también propició el crecimiento de una clase de contrabandistas extremos que contrabandeaban mercancías y comerciaban ilegalmente. Este comercio ilícito era una de las pocas formas que tenían las colonias de acceder a bienes o generar ingresos. Este sistema de control y restricción del comercio ha tenido un impacto duradero en el desarrollo económico de la región y ha contribuido a los actuales problemas de pobreza y desigualdad.

Administración política[modifier | modifier le wikicode]

América Ibérica[modifier | modifier le wikicode]

En la América ibérica, las potencias colonizadoras mantuvieron un estricto y rígido sistema de administración política. La metrópoli, normalmente España o Portugal, ejercía un gran control sobre las colonias y apenas tenía en cuenta la autonomía local. En el caso de las Américas españolas, el Consejo de Indias ostentaba un poder significativo y tomaba las decisiones para las colonias. El poder ejecutivo estaba en manos de un virrey, que siempre era español y ejercía un amplio control sobre el territorio. Había poco poder local, incluso para las élites y los miembros ricos de la sociedad. El único tipo de régimen que existía eran los consejos locales que representaban a las minorías. Esta centralización del poder y la falta de autonomía han tenido un impacto duradero en la región y han contribuido a los actuales problemas de desigualdad política y económica.

América anglosajona[modifier | modifier le wikicode]

A diferencia de la América ibérica, las colonias británicas de la América anglosajona tenían un sistema descentralizado de administración política. Gran Bretaña estableció asambleas legislativas locales en cada colonia, en las que se sentaban las élites locales, que gozaban de cierta autonomía en la toma de decisiones y en la gestión de los impuestos y las finanzas de la colonia. Sin embargo, este sistema no se extendía a la población en general. No era democrático, ya que excluía a gran parte de la población, como los esclavizados, los indígenas y las mujeres. A pesar de ello, la experiencia de autogobierno y la participación de las élites coloniales en las asambleas legislativas les proporcionó una valiosa experiencia y conocimientos de gobierno, que les serían de gran utilidad en el momento de la independencia.

Religiones y diversidad cultural[modifier | modifier le wikicode]

América anglosajona[modifier | modifier le wikicode]

En la América anglosajona, la religión dominante era el cristianismo, y la mayoría de la población era protestante, en particular de las confesiones anglicana, presbiteriana y congregacional. Sin embargo, también había una población importante de católicos, sobre todo en Maryland y entre los franceses de Luisiana. También había pequeñas poblaciones de judíos, cuáqueros y otros grupos religiosos.

La diversidad cultural de la América anglosajona se debía a los diversos orígenes de los colonos europeos, entre ellos los procedentes de Inglaterra, Escocia, Irlanda, Alemania y otros países. Esta diversidad se reflejó también en las costumbres, lenguas y tradiciones de las distintas comunidades. Los africanos esclavizados también trajeron sus propias prácticas culturales, como la música, la danza y la religión, que se mezclaron con la cultura europea dominante para crear expresiones culturales únicas.

Sin embargo, a pesar de la diversidad, se hizo mucho hincapié en la cultura anglosajona y se suprimieron las culturas de los africanos esclavizados y de los pueblos indígenas. Las potencias coloniales impusieron su propia religión, lengua y cultura a los pueblos colonizados.

Además, las colonias británicas tenían una fuerte conexión cultural y política con Gran Bretaña, que influyó en su desarrollo político y social. Compartían una lengua, un sistema jurídico y unos ideales políticos comunes, lo que acabaría influyendo en su decisión de unirse y declarar su independencia de Gran Bretaña.

El panorama religioso de la América anglosajona en vísperas de la independencia estaba marcado por una gran diversidad de confesiones protestantes, cada una con sus propias ideologías y prácticas. A menudo se hacía referencia a esta diversidad como una "Babilonia protestante" debido a las creencias y prácticas conflictivas entre las diferentes denominaciones. Los cuáqueros eran uno de los pocos grupos que abogaban por la tolerancia religiosa y el pacifismo.

A principios del siglo XVIII, la religiosidad en las colonias estaba en declive. Para hacer frente a esta situación, algunos pastores lanzaron un renacimiento religioso conocido como el "Gran Despertar".[16][17] Este movimiento buscaba revitalizar el fervor religioso y enfatizaba la importancia de la fe personal y la amenaza de la condenación eterna. El Gran Despertar fue un acontecimiento significativo que afectó a las trece colonias y contribuyó al desarrollo de una identidad religiosa común entre las colonias, que fue una de las primeras ideas de Estados Unidos.

Uno de los elementos clave del Gran Despertar fue la idea de la superioridad de la ley divina y la convicción de que las leyes naturales habían sido dadas por Dios. Esta idea reforzó la creencia en la importancia de la fe personal y la autoridad de los líderes religiosos. También reforzó la idea de que las colonias formaban parte de un plan divino y que tenían un destino especial en el mundo. Esta idea desempeñaría un papel importante en el desarrollo de una identidad nacional y en la declaración final de independencia de Gran Bretaña.

América Ibérica[modifier | modifier le wikicode]

En la América ibérica, el panorama religioso era complejo y variado. La Iglesia católica era la religión dominante, pero distaba mucho de ser universal. Los mayores bastiones del catolicismo eran las grandes ciudades con gran población española y portuguesa. Sin embargo, en las zonas rurales se desarrollaron veneraciones locales de vírgenes, creadas sobre el terreno, que mezclaban elementos amerindios con elementos de la tradición católica que persisten hasta hoy.

Debido a la inmensidad del territorio y a las deficientes infraestructuras de comunicación, la Iglesia católica tenía una presencia limitada en las zonas rurales y en las regiones tropicales. Como consecuencia, se produjo un rápido sincretismo entre las religiones africanas y el catolicismo, y se crearon muchas religiones que se ocultaban tras el catolicismo.

El acceso a las ideas de la Ilustración se limitó a una pequeña parte de la población. Sin embargo, entre las ideas clave que sí llegaron a la América ibérica estaba el concepto de leyes naturales y la creencia de que podemos intentar comprender y cambiar las cosas a través de ellas. Además, el filósofo John Locke escribió que el papel del Estado es proporcionar bienestar y seguridad a los individuos con derechos inalienables a la vida, la libertad y la propiedad. Esta idea tendría un impacto significativo en el desarrollo político y social de la América Ibérica tras las guerras de independencia.[18][19]

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

Referencias[modifier | modifier le wikicode]

  1. Aline Helg - UNIGE
  2. Aline Helg - Academia.edu
  3. Aline Helg - Wikipedia
  4. Aline Helg - Afrocubaweb.com
  5. Aline Helg - Researchgate.net
  6. Aline Helg - Cairn.info
  7. Aline Helg - Google Scholar
  8. Lewin, Boleslao. La inquisición En Hispanoamerica Judios, Protestantes y Patriotas. Paidos, 1967. p.117 url: http://historiayverdad.org/Inquisicion/La-inquisicion-en-Hispanoamerica.pdf
  9. Rico Galindo, Rosario (Septiembre de 2008). «Terminologías». Historia de México (3ra. Edición edición). Santillana. pp. 64. ISBN 970-2-9223-08.
  10. León Portilla, Miguel (1983). De Teotihuacán a Los Aztecas: Antología de Fuentes e Interpretaciones Históricas. México: UNAM, pp. 354. ISBN 978-9-68580-593-3. El autor estima en 100 000 a 300 000 la población de la ciudad.
  11. En inglés, « The only good Indian is a dead Indian »
  12. Who Said the Only Good Indian Is a Dead One?
  13. Mieder, Wolfgang. "'The Only Good Indian Is a Dead Indian': History and Meaning of a Proverbial Stereotype." The Journal of American Folklore 106 (1993):38–60.
  14. Comanche Chief Tosawi reputedly told Sheridan in 1869, "Me, Tosawi; me good Injun," to which Sheridan supposedly replied, "The only good Indians I ever saw were dead." Sheridan denied he had ever made the statement. Biographer Roy Morris Jr. states that, nevertheless, popular history credits Sheridan with saying "The only good Indian is a dead Indian." This variation "has been used by friends and enemies ever since to characterize and castigate his Indian-fighting career." - Philip Sheridan
  15. Origins of Sayings - The Only Good Indian is a Dead Indian, http://www.trivia-library.com/ - About the history and origins behind the famous saying the only good indian is a dead indian.
  16. Lambert, Leslie. Inventing the Great Awakening, Princeton University Press, 1999.
  17. "Bush Tells Group He Sees a 'Third Awakening'" Washington Post, 12 de septiembre de 2006.
  18. ENA MENSUEL - La revue des Anciens Élèves de l’Ecole Nationale d’Administration NUMÉRO HORS-SERIE, "POLITIQUE ET LITTÉRATURE", DÉCEMBRE 2003 - JEFFERSON, LE PERE DE LA DECLARATION D’INDEPENDENCE DES ETATS-UNIS par André KASPI
  19. « pour leur conservation, pour leur sûreté mutuelle, pour la tranquillité de leur vie, pour jouir paisiblement de ce qui leur appartient en propre, et être mieux à l’abri des insultes de ceux qui voudraient leur nuire et leur faire du mal » - John Locke.Traité du gouvernement civil, 1690, édition française, C. Volland éd., Paris, 1802, p. 164