América Latina durante la Segunda Guerra Mundial

De Baripedia


Aunque los países de América Latina fueron oficialmente neutrales durante la Segunda Guerra Mundial, muchos de ellos apoyaron a los Aliados proporcionándoles recursos como materias primas y alimentos. Sin embargo, su participación fue limitada en comparación con los principales actores de la guerra, y el impacto del conflicto en la región fue relativamente limitado. Algunos países, como México y Brasil, enviaron tropas a luchar en la guerra, pero sus contribuciones fueron pequeñas en comparación con las de las grandes potencias aliadas.

El presidente Lázaro Cárdenas de México era conocido por su postura progresista y antifascista. Planteó su preocupación por la guerra civil española y la participación de potencias fascistas como Italia y Alemania. Intentó llevar el asunto a la comunidad internacional a través de la Sociedad de Naciones, pero Francia e Inglaterra no apoyaron su petición de intervención. A pesar de ello, Cárdenas sigue siendo una figura respetada en la historia de México por sus reformas sociales y su compromiso con la democracia y el antifascismo.

Ninguno de los países de América Latina se alineó oficialmente con las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, la mayoría de los países latinoamericanos mantuvieron una postura neutral durante todo el conflicto y no participaron activamente en la contienda. Sin embargo, muchos de ellos apoyaron a los Aliados proporcionándoles recursos y suministros, y algunos países, como México y Brasil, enviaron tropas a luchar en la guerra. Pero en general, la participación de América Latina en la guerra fue limitada, y su impacto en el resultado del conflicto fue relativamente pequeño.

Refugiados europeos en América Latina: 1934 - 1939[modifier | modifier le wikicode]

Durante la década de 1930, a medida que aumentaba la inestabilidad política y la persecución en Europa, muchas personas huyeron a otros países, incluida América Latina, en busca de seguridad y una vida mejor. Muchos refugiados, entre ellos artistas, intelectuales y activistas políticos, buscaron refugio en Latinoamérica, donde podían escapar de los regímenes fascistas y nazis de Europa. Algunos países de la región, como Argentina y Brasil, fueron especialmente acogedores con estos refugiados y les brindaron oportunidades para reconstruir sus vidas y proseguir sus carreras. La llegada de estos refugiados tuvo un impacto significativo en la vida cultural e intelectual de la región, y muchos hicieron contribuciones duraderas a sus nuevas comunidades.

Migración de judíos desde Europa[modifier | modifier le wikicode]

La Conferencia de Evian se celebró en 1938 para abordar la cuestión del creciente número de refugiados que huían de Europa. Sin embargo, muchos países, entre ellos Estados Unidos, se mostraron reacios a admitir a un gran número de refugiados, incluidos judíos, debido a preocupaciones sobre las cuotas de inmigración y la opinión pública. Bajo el régimen de Rafael Trujillo, la República Dominicana ofreció admitir hasta 100.000 judíos. Sin embargo, esta oferta no fue ampliamente aceptada, y la mayoría de los refugiados judíos no pudieron encontrar un refugio seguro en América Latina. A pesar de las limitaciones, algunos judíos pudieron encontrar refugio en la región y comenzar una nueva vida. Sin embargo, la gran mayoría de los que buscaron asilo no pudieron escapar de los horrores del Holocausto.[8][9][10]

Las motivaciones de la oferta de Rafael Trujillo de admitir refugiados judíos no eran totalmente humanitarias. Aunque Trujillo presentó la oferta como un gesto humanitario, también formaba parte de una estrategia política más amplia para mejorar su imagen y desviar la atención de los abusos contra los derechos humanos en la República Dominicana. Trujillo se enfrentaba a la presión internacional, incluida la de Estados Unidos, por su papel en la masacre de miles de haitianos. La oferta de admitir refugiados judíos se vio como un intento de mejorar su imagen y distraerle de este asunto. Además, el régimen de Trujillo se caracterizaba por ideologías raciales que consideraban a la población dominicana demasiado "africanizada", y veía la llegada de refugiados europeos blancos como una forma de "blanquear" a la población y promover su visión de una República Dominicana más pura y europea. A pesar de las motivaciones de Trujillo, la oferta no fue muy aceptada, y la mayoría de los refugiados judíos no pudieron encontrar seguridad en la región.

Con la ayuda de organizaciones judías estadounidenses, un pequeño número de judíos alemanes pudo encontrar refugio en la República Dominicana antes de emigrar finalmente a Estados Unidos. El Comité Judío Americano de Distribución Conjunta y otras organizaciones ayudaron a facilitar su reasentamiento, proporcionándoles apoyo financiero y práctico mientras comenzaban una nueva vida en América. A pesar del número limitado de refugiados que pudieron encontrar seguridad en la República Dominicana, la asistencia prestada por las organizaciones judías estadounidenses desempeñó un papel importante en la ayuda a los necesitados y puso de relieve la crisis humanitaria a la que se enfrentaban los judíos europeos.

Argentina fue uno de los pocos países de América Latina que ofreció un entorno relativamente acogedor a los refugiados judíos que huían de Europa antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Ya existía una importante comunidad judía en Argentina, que se remontaba a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando muchos judíos huyeron de Rusia para escapar de la persecución. Esta comunidad establecida proporcionó una red de apoyo a los recién llegados y les ayudó a establecerse en su nuevo país. Argentina tenía una política de inmigración relativamente abierta, y muchos refugiados judíos pudieron obtener visados y empezar una nueva vida allí. Como resultado, Argentina se convirtió en uno de los mayores destinos para los refugiados judíos en América Latina, y la comunidad judía en el país continuó creciendo y prosperando.

Refugiados políticos[modifier | modifier le wikicode]

Además de los refugiados judíos, muchos refugiados políticos huyeron de Europa para escapar de la persecución política durante las décadas de 1930 y 1940, incluidos socialistas y comunistas que fueron blanco de los regímenes fascistas en Italia, España y Alemania. Muchos de estos refugiados encontraron asilo en Latinoamérica, incluso en países como Argentina, donde pudieron continuar su trabajo y contribuir a la vida intelectual y cultural de sus nuevas comunidades. Algunos de estos refugiados llegaron a enseñar en universidades y a participar en otras formas de trabajo intelectual público, ayudando a configurar el panorama político e intelectual de sus nuevos países. Su presencia también contribuyó al crecimiento de movimientos políticos y corrientes intelectuales de izquierdas en América Latina y ayudó a establecer conexiones entre las comunidades intelectuales latinoamericanas y europeas.

Los españoles republicanos[modifier | modifier le wikicode]

La Guerra Civil Española (1936-1939) supuso la derrota de los republicanos españoles y el establecimiento de la dictadura de Franco en España. Muchos republicanos y socialistas huyeron de España para escapar de la persecución y buscaron asilo en otros países, entre ellos Francia. Bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas, el gobierno de México destacó por su voluntad de ayudar a estos refugiados. A través de un acuerdo con el gobierno de Vichy en Francia, México ofreció asilo a aproximadamente 12.000 republicanos y socialistas españoles entre 1939 y 1942. Este grupo de refugiados incluía un gran número de funcionarios de la República Española, así como profesores, intelectuales y artistas, y las mujeres constituían una parte significativa de los refugiados, estimada en torno al 40%. La llegada de estos refugiados tuvo un impacto significativo en la sociedad y la cultura mexicanas y contribuyó a estrechar los lazos entre México y el mundo hispanohablante.

La llegada de republicanos y socialistas españoles a México tuvo un impacto significativo en la cultura y la vida intelectual mexicanas. Estos refugiados aportaron una gran riqueza de conocimientos culturales e intelectuales, así como perspectivas políticas y artísticas, y contribuyeron a enriquecer la sociedad mexicana. También contribuyeron al desarrollo de los movimientos políticos de izquierda mexicanos y ayudaron a solidificar los lazos entre México y el mundo hispanohablante.

El gobierno mexicano se negó a reconocer el régimen de Franco y, en su lugar, extendió el reconocimiento al gobierno español en el exilio, que tenía su sede en México. Esta postura reflejaba la oposición de México al fascismo y su apoyo a los republicanos españoles. Contribuyó a consolidar aún más la reputación de México como líder en la lucha contra el fascismo y la dictadura en la región.

La llegada de republicanos y socialistas españoles a la República Dominicana formaba parte de un plan más amplio de Trujillo para "blanquear" a la población del país y reforzar los elementos hispanos y blancos, restando importancia a los elementos afrocaribeños de la población. Trujillo vio en la llegada de estos refugiados una oportunidad para mejorar la imagen de la República Dominicana, tanto a nivel nacional como internacional, y atraer más inversiones y apoyo del mundo hispanohablante.

Las motivaciones de Trujillo no eran puramente humanitarias. Era conocido por su brutal régimen y por el trato que dispensaba a los grupos minoritarios de la República Dominicana, incluida la masacre de miles de haitianos en 1937. No obstante, la llegada de republicanos y socialistas españoles a la República Dominicana contribuyó a reforzar los lazos culturales e intelectuales del país con España y el mundo hispanohablante y tuvo un impacto duradero en el desarrollo del país.

Además de México y la República Dominicana, los republicanos y socialistas españoles también buscaron asilo en otros países de la región, como Chile, Cuba y Argentina. Estos refugiados fueron bien recibidos en estos países, tanto por sus contribuciones políticas y culturales, como por sus habilidades y conocimientos. En Argentina, por ejemplo, muchos republicanos y socialistas españoles ayudaron a fortalecer la vida cultural e intelectual del país y contribuyeron a su desarrollo como líder regional.

En Chile, los republicanos y socialistas españoles también ayudaron a enriquecer la vida cultural e intelectual del país y contribuyeron a desarrollar los movimientos políticos de izquierda del país. Ayudaron a tender puentes entre Cuba y el mundo hispanohablante en Cuba, y su influencia aún puede apreciarse hoy en día en el panorama político y cultural del país.

La llegada de republicanos y socialistas españoles a América Latina contribuyó a reforzar los lazos culturales, políticos e intelectuales de la región con el mundo hispanohablante y tuvo un impacto duradero en el desarrollo de los países que los acogieron.

Impacto económico de la guerra en América Latina[modifier | modifier le wikicode]

La Segunda Guerra Mundial tuvo un impacto significativo en las economías de América Latina. La interrupción de las rutas comerciales y la suspensión de las importaciones europeas aumentaron las oportunidades de crecimiento y desarrollo de las industrias locales. El resultado fue la expansión de la manufactura y la producción en sectores como el textil y la industria pesada, incluida la metalurgia. Además, la demanda de materias primas por parte de las potencias aliadas impulsó las economías orientadas a la exportación de la región, especialmente en áreas como la agricultura y la minería.

Brasil y México fueron dos de las mayores economías de América Latina durante la Segunda Guerra Mundial, y ambas experimentaron cambios significativos durante el conflicto. En Brasil, el cese de las importaciones europeas creó oportunidades para que las industrias locales se pusieran en marcha o se expandieran, lo que llevó al desarrollo de su sector manufacturero. Esto incluyó el crecimiento de industrias como la textil, el procesado de alimentos y la industria pesada, incluida la producción de acero. El gobierno brasileño también aplicó políticas para promover la industrialización, incluida la sustitución de importaciones y la creación de empresas estatales.

México también experimentó cambios económicos significativos durante la guerra. Las exportaciones de petróleo del país, cruciales para el esfuerzo bélico, aumentaron drásticamente, impulsando su economía. Además, la demanda de mano de obra en Estados Unidos, que era un importante socio comercial de México, provocó un aumento de la emigración y de las remesas, lo que contribuyó a estimular la economía mexicana. Sin embargo, México también se enfrentó a retos durante la guerra, como la inflación y la escasez de bienes, que presionaron la economía del país.

La guerra creó nuevos mercados para los productos latinoamericanos, ya que los aliados occidentales acudieron a la región en busca de suministros para apoyar sus esfuerzos bélicos. Esto aumentó la demanda de ciertos productos, como el caucho de Brasil y la carne de vacuno de Argentina, e impulsó sus respectivas economías. Además, la guerra provocó una afluencia de inversiones extranjeras a la región, sobre todo de Estados Unidos, que contribuyeron a modernizar las infraestructuras y a apoyar el crecimiento económico.

Sin embargo, es importante señalar que la guerra también afectó negativamente a las economías de la región. Además de la inflación y la escasez de bienes mencionadas anteriormente, el final de la guerra provocó el cese de la demanda de bienes latinoamericanos en tiempos de guerra, lo que condujo a un descenso de la actividad económica. Además, el desplazamiento del poder económico de Europa a Estados Unidos tras la guerra dio lugar a una reconfiguración del sistema económico mundial, que tuvo implicaciones a largo plazo para las economías de América Latina.

La guerra trajo consigo tanto oportunidades como retos para las economías de América Latina. El aumento de la demanda de determinados bienes creó nuevos mercados y oportunidades de crecimiento, pero también provocó inflación y escasez de ciertos productos. La presión de apoyar el esfuerzo bélico mediante el aumento de la producción y la reducción del consumo también ejerció presión sobre las economías de la región.

A pesar de estos retos, la Segunda Guerra Mundial tuvo un profundo impacto en las economías de América Latina. Ayudó a impulsar el desarrollo de industrias y sectores clave, especialmente en países con grandes mercados internos, como Brasil y México. La guerra propició la expansión de las industrias locales y de nuevos mercados, sentando las bases para un crecimiento económico y un desarrollo continuados en la posguerra.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el aumento de la demanda de materias primas y productos agrícolas por parte de Estados Unidos creó nuevas oportunidades de exportación para muchos países latinoamericanos. El resultado fue un aumento de la demanda de estos productos, que superó a la producción y elevó los precios. Esto, a su vez, ayudó a impulsar las economías de estos países a medida que acumulaban reservas. Además, la afluencia de inversiones extranjeras y la modernización de las infraestructuras que trajo consigo la guerra contribuyeron al crecimiento económico y al desarrollo de la región.

Este aumento de la demanda de materias primas y productos agrícolas se produjo a menudo a expensas del consumo local, lo que provocó escasez e inflación. Además, el final de la guerra supuso el cese de la demanda en tiempos de guerra, lo que provocó un descenso de la actividad económica y una reconfiguración del sistema económico mundial, que tuvo implicaciones a largo plazo para las economías de América Latina.

Países como Brasil, Argentina y México se convirtieron en importantes proveedores de materias primas, como el caucho y el café, y de productos agrícolas, como la carne de vacuno, para los Aliados. Este aumento de la demanda permitió a estos países incrementar su producción y sus exportaciones y obtener precios más altos por sus productos, lo que contribuyó a estimular el crecimiento económico y a mejorar el nivel de vida.

Por ejemplo, Brasil se convirtió en un importante productor de caucho muy demandado para usos militares, mientras que Argentina exportaba grandes cantidades de carne de vacuno a los Aliados. Las exportaciones de petróleo de México, cruciales para el esfuerzo bélico, también aumentaron drásticamente, impulsando su economía.

El aumento de la demanda de estos bienes permitió a los países latinoamericanos acumular reservas, que contribuyeron a apoyar el crecimiento económico y el desarrollo en la posguerra. Además, la afluencia de inversiones extranjeras y la modernización de las infraestructuras que trajo consigo la guerra contribuyeron a sentar las bases de un crecimiento económico y un desarrollo continuados en la región.

La guerra creó nuevos mercados para los productos latinoamericanos. Impidió la industrialización de la región, ya que los países trataban de satisfacer la demanda de bienes y materiales relacionados con la guerra. Esta industrialización ayudó a impulsar el desarrollo de industrias y sectores clave, especialmente en países con grandes mercados internos, como Brasil y México.

La guerra también provocó una afluencia de inversiones extranjeras a la región, sobre todo procedentes de Estados Unidos, que contribuyeron a modernizar las infraestructuras y a apoyar el crecimiento económico. Además, el aumento de la demanda de materias primas y productos agrícolas creó nuevas oportunidades de exportación para muchos países latinoamericanos, lo que les permitió obtener precios más altos por sus productos y acumular reservas, dando un impulso a sus economías.

A diferencia de Estados Unidos y otros países que participaron directamente en la guerra, América Latina no experimentó cambios sociales significativos debido al conflicto. Dado que la mayoría de los países latinoamericanos no participaron en la guerra, sus poblaciones no se movilizaron significativamente, y la mayoría de sus ciudadanos permanecieron en casa. Esto ayudó a mitigar el impacto social de la guerra en la región y permitió a los países latinoamericanos mantener un entorno social y político relativamente estable a lo largo del conflicto.

La guerra tuvo un impacto indirecto en la región, sobre todo por la mayor intervención del gobierno en la economía y la movilización de recursos para el esfuerzo bélico. Además, la afluencia de inversiones extranjeras y la modernización de las infraestructuras que trajo consigo la guerra contribuyeron a impulsar el crecimiento económico y el desarrollo de la región, lo que tuvo repercusiones sociales y políticas a largo plazo.

La Segunda Guerra Mundial tuvo un impacto limitado en los roles tradicionales de género y en la estructura social de América Latina, ya que la mayoría de la población permaneció en casa debido a la escasa participación de la región en el conflicto. Esta falta de movilización impidió una alteración significativa de los roles de género, como una afluencia de mujeres a la fuerza laboral o nuevas funciones asumidas por las mujeres en el ejército. Sin embargo, los efectos indirectos de la guerra, como la modernización de las infraestructuras y el aumento de la inversión extranjera, tuvieron implicaciones a largo plazo para la educación y las oportunidades de empleo de las mujeres y pueden haber sentado las bases para los cambios en los roles de género y las normas sociales en la posguerra.

El aumento de la actividad económica y la afluencia de capital extranjero derivados de la guerra tuvieron repercusiones sociales limitadas en América Latina, como la mejora del nivel de vida y el aumento de las oportunidades de educación y empleo. Sin embargo, estos cambios fueron relativamente limitados en comparación con las transformaciones sociales y económicas más profundas que tuvieron lugar en muchas otras partes del mundo directamente implicadas en el conflicto. No obstante, la Segunda Guerra Mundial desempeñó un papel importante en el desarrollo de las economías de muchos países latinoamericanos. Contribuyó a impulsar el crecimiento de industrias y sectores clave en la región.

Cambios políticos en América Latina durante la Segunda Guerra Mundial[modifier | modifier le wikicode]

En las décadas previas a la Segunda Guerra Mundial, América Latina experimentó la aparición de movimientos políticos populistas, que podían caracterizarse como de derechas o de izquierdas. Al mismo tiempo, también se produjo un crecimiento del movimiento obrero en la región, sobre todo en los centros urbanos, las zonas industriales y las zonas agrícolas. El conflicto de la Segunda Guerra Mundial sirvió para potenciar aún más el sindicalismo en estas zonas, lo que condujo a un fortalecimiento del movimiento obrero.

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial, la creación de sindicatos, partidos socialistas y partidos comunistas bajo influencia soviética fue un hecho común en toda América Latina. Los partidos comunistas estaban controlados por el Kominterm de Moscú, que hacía hincapié en su objetivo primordial de oponerse al fascismo. Esta prioridad se cumplió estrictamente en toda la región, acentuándose aún más tras la invasión de la Unión Soviética por Hitler en 1941.

A corto plazo, el movimiento obrero de América Latina vio efectos positivos como consecuencia de la guerra, pero a largo plazo surgieron consecuencias negativas. En muchos países democráticos durante el conflicto, los gobiernos liberales llegaron al poder. Estos gobiernos asociaron a los partidos comunistas con el gobierno, lo que llevó a la percepción del comunismo como una ideología política viable. Esto, a su vez, tuvo implicaciones negativas para las perspectivas a largo plazo del movimiento obrero de la región.

Los partidos comunistas bajo el control del Kominterm de Moscú acordaron reformar el movimiento sindical en América Latina. Los sindicatos solían alinearse con el partido político gobernante, como ocurrió en Colombia y Cuba. En 1940, Batista fue elegido en Cuba con una amplia plataforma de unidad nacional, que incluía la integración de miembros del Partido Comunista en su régimen.

A largo plazo, esta estrategia resultó perdedora para el movimiento obrero y los partidos de izquierda. Los sindicatos y los partidos se encontraron en una posición de dependencia del gobierno, lo que les llevó a adoptar una postura más nacionalista y proteccionista centrada en defender los derechos de los trabajadores y las prestaciones sociales en lugar de promover el internacionalismo. Este cambio afectó negativamente al desarrollo del movimiento obrero en la región.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, los partidos comunistas estaban prohibidos en muchos países latinoamericanos, incluido Brasil, donde el sindicalismo dependía del gobierno. En México, el gobierno formó el Partido Revolucionario Institucional y un sindicato único bajo la dirección de Cárdenas. A largo plazo, los efectos de esta alineación política entre el gobierno y el movimiento obrero resultaron negativos. Los movimientos obreros perdieron su autonomía y se afiliaron al gobierno, comprometiendo su capacidad para defender los derechos e intereses de los trabajadores de forma independiente.

En el contexto de la Segunda Guerra Mundial, las ideologías de derechas cobraron protagonismo en América Latina, incluida la influencia del fascismo de Mussolini. Las dictaduras corporativistas de Salazar en Portugal y Franco en España, instauradas en 1933, impactaron significativamente en los segmentos católicos conservadores de la sociedad en varios países. La Acción Social Católica facilitó esta influencia, un movimiento dirigido por el Vaticano para crear un contramovimiento obrero católico que renunciaba a la noción de conflicto de clases.

Para las élites conservadoras de América Latina, los regímenes dictatoriales de Europa ofrecían la posibilidad de la dirección económica, el autoritarismo y el deseo de controlar a las masas. Veían estos regímenes como modelos a aplicar en América Latina y buscaban imitar los "regímenes de orden y progreso" que habían surgido entre 1870 y 1880. Este deseo estaba motivado por la voluntad de imponer el orden social, regular el trabajo y segmentar la economía, al tiempo que se permitía el desarrollo del sector privado con la protección del Estado.

Durante este periodo surgió una corriente de extrema derecha católica que se opuso activamente al movimiento obrero, al comunismo y a la masonería. Esto dio lugar a intensos enfrentamientos políticos que recordaban a la Guerra Civil española y que a menudo culminaron en una severa represión de los movimientos obreros y campesinos.

En las décadas de 1930 y 1940, varios países latinoamericanos fueron gobernados por dictaduras. En países que no estaban bajo dictadura, como Colombia, una facción católica de ultraderecha atacó con vehemencia al partido liberal gobernante, que había formado una alianza con el partido socialista. Esta facción acusó al partido gobernante de estar asociado con la masonería, el socialismo y el comunismo.

América Latina pasa de la neutralidad a la guerra contra el Eje[modifier | modifier le wikicode]

Neutralidad[modifier | modifier le wikicode]

Sin embargo, la mayoría de los países latinoamericanos se declararon neutrales durante la Segunda Guerra Mundial y mantuvieron relaciones económicas tanto con los Aliados como con las potencias del Eje. Algunos países, como México, apoyaron activamente a los Aliados suministrándoles petróleo y otros recursos. Argentina y Chile mantuvieron la neutralidad formal, pero algunos elementos de esos países simpatizaban con las potencias del Eje, lo que provocó algunas tensiones. A partir de 1933, el régimen nazi intentó estrechar lazos con los países latinoamericanos, especialmente con Argentina y Chile, para asegurarse el acceso a valiosas materias primas. Los lazos históricos entre Prusia y estos países, incluidas las misiones militares, sirvieron de base para los esfuerzos diplomáticos de los nazis. Sin embargo, la mayoría de las naciones latinoamericanas se declararon neutrales durante la guerra, lo que limitó el alcance de la influencia nazi en la región.

Pequeñas comunidades de inmigrantes alemanes en Argentina, Guatemala y Uruguay formaron partidos nazis locales, con unos 8.000 seguidores en América Latina. Al mismo tiempo, el partido nazi tenía 25.000 seguidores en Estados Unidos. A pesar de estos esfuerzos, la ideología nazi no obtuvo un seguimiento significativo en América Latina, por varias razones, entre ellas la falta de una población judía numerosa y las diferencias culturales entre los ideales nazis y la población mestiza predominante en la región. Además, el antisemitismo no era ampliamente aceptado en América Latina y la idea de la superioridad de la raza aria tampoco.

A pesar del interés de algunos líderes por las acciones de los regímenes fascistas de Italia, Portugal y España, ningún país latinoamericano se alió oficialmente con las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los países latinoamericanos se declararon neutrales durante el conflicto. Aunque algunos mantuvieron relaciones económicas tanto con los Aliados como con el Eje, no se implicaron oficialmente en la guerra.

La ausencia de países latinoamericanos alineados con las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial demostró un desplazamiento de la influencia de Europa a Estados Unidos. Estados Unidos pudo movilizar a la región bajo su liderazgo gracias al principio de no intervención, lo que contribuyó a reforzar su influencia en la región. Esto formaba parte de una tendencia más amplia de mayor implicación estadounidense en América Latina durante el siglo XX, que marcó un cambio en la dinámica de poder y un declive de la influencia europea en la región.

Declaración de Solidaridad Continental de 1938[modifier | modifier le wikicode]

A finales de 1938 se adoptó la Declaración de Solidaridad Continental, cuyo objetivo era promover la cooperación y la solidaridad entre los países de América. Y en septiembre de 1939, los Ministros de Asuntos Exteriores de los Estados Americanos adoptaron una posición de neutralidad en la guerra en curso, reflejando el deseo de la mayoría de los países latinoamericanos de permanecer neutrales en el conflicto. Esta declaración de neutralidad demostró la independencia y soberanía de las naciones latinoamericanas en sus decisiones de política exterior y su determinación de mantener la estabilidad en la región.

En 1940, tras la derrota de Francia y los Países Bajos, los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados americanos decidieron poner las colonias de Sudamérica y el Caribe bajo su tutela para preservar la neutralidad de la región durante la guerra. Esta decisión tenía por objeto impedir cualquier agresión militar o intervención de las potencias del Eje en las colonias. Fue una demostración del compromiso de los Estados americanos con el mantenimiento de la estabilidad regional y la protección de la independencia de las colonias. Cabe destacar que Alemania no realizó ningún ataque contra los territorios franceses de Martinica y Guadalupe, que durante la guerra estuvieron bajo la tutela de los Estados americanos. Esto subraya aún más el éxito de los esfuerzos de los Estados americanos por mantener la neutralidad de las Américas.[11][12][13][14]

La entrada de América Latina en la guerra fue en gran medida una respuesta a Estados Unidos, ya que la mayoría de los países de la región declararon la guerra a Alemania y Japón tras el ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941. Los países centroamericanos y caribeños, donde Estados Unidos ya había intervenido en la década de 1920, se sumaron con especial rapidez al esfuerzo bélico. Sin embargo, esta decisión no fue unánime en toda la región y hubo diferentes niveles de entusiasmo e implicación en el esfuerzo bélico. No obstante, la participación de América Latina en la guerra se debió en gran medida al liderazgo estadounidense y a su impacto en la región.

Irónicamente, los regímenes dictatoriales llevaron a muchos países latinoamericanos a declarar la guerra a las potencias del Eje, a pesar de su compromiso con la causa aliada. Esto pone de manifiesto la naturaleza compleja y a veces contradictoria del panorama político de la región en aquella época, así como las consideraciones geopolíticas que influyeron en la decisión de estos países de sumarse al esfuerzo bélico. La participación de regímenes dictatoriales en la guerra plantea interrogantes sobre sus motivaciones y la legitimidad de sus pretensiones de apoyar la democracia y la libertad, ya que a menudo oprimían a sus propias poblaciones y reprimían la disidencia política en sus países.

México y Brasil fueron de los pocos países latinoamericanos que decidieron permanecer neutrales durante la Segunda Guerra Mundial. Ambos países tenían importantes intereses económicos y políticos en mantener su independencia y evitar implicarse directamente en el conflicto. México, por ejemplo, quería evitar cualquier interrupción de sus relaciones comerciales tanto con las potencias del Eje como con las aliadas. Al mismo tiempo, Brasil quería preservar su posición como potencia neutral en la región y mantener su independencia de influencias externas. A pesar de la presión de Estados Unidos y otras naciones aliadas, México y Brasil mantuvieron su postura neutral durante toda la guerra, y sus políticas independientes fueron un testimonio de su fortaleza política y económica en aquella época.

Conferencia Interamericana de 1942[modifier | modifier le wikicode]

En 1942, Estados Unidos organizó en Río de Janeiro la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la Guerra y la Paz, en la que los países participantes acordaron romper las relaciones diplomáticas y comerciales con las potencias del Eje. Esta conferencia se consideró un paso importante hacia una mayor unidad y cooperación hemisférica en el esfuerzo bélico. Estados Unidos aprovechó la oportunidad para presionar a Brasil, México y Argentina para que declararan la guerra al Eje. Sin embargo, a pesar de esta presión, estos países mantuvieron su postura neutral y no se unieron a la guerra hasta más tarde. Brasil, por ejemplo, no declaró la guerra a las potencias del Eje hasta agosto de 1942, mientras que México la declaró oficialmente en mayo de 1942 después de que submarinos alemanes atacaran petroleros mexicanos en el Golfo de México. Por su parte, Argentina mantuvo su postura neutral hasta marzo de 1945, hacia el final de la guerra.

La entrada en guerra de México y Brasil[modifier | modifier le wikicode]

En la decisión de México de declarar la guerra a las potencias del Eje en 1942 influyeron varios factores, entre ellos la estrecha relación del país con Estados Unidos y el hecho de que el presidente Lázaro Cárdenas no simpatizara con las fuerzas del Eje. La ubicación de México a lo largo de la frontera con Estados Unidos también influyó en la decisión, ya que el país era visto como un aliado estratégico en el esfuerzo bélico. La nacionalización del petróleo mexicano en 1938 también fue un factor, ya que el presidente Roosevelt acordó compensar a las compañías petroleras estadounidenses por sus pérdidas a cambio del apoyo de México en la guerra. Además de enviar una escuadra al Pacífico, México también envió tropas a Europa para apoyar el esfuerzo bélico aliado, demostrando el compromiso del país con la causa.

La declaración de guerra de Brasil a las potencias del Eje en diciembre de 1942 fue un acontecimiento importante en el esfuerzo bélico, ya que el país era visto como una potencial cabeza de puente entre Alemania y el resto del mundo. El presidente Getúlio Vargas dirigía Brasil en aquel momento. A pesar de su estrecha relación con Estados Unidos, el país mantenía cierto grado de independencia y no estaba dominado por Estados Unidos. Estados Unidos vio en Brasil un aliado clave en su estrategia para derrotar a las potencias del Eje y proporcionó un importante apoyo militar y económico al país durante toda la guerra. La entrada de Brasil en la guerra demostró su compromiso con la causa y contribuyó a reforzar el esfuerzo general de las potencias aliadas.

La decisión de Brasil de declarar la guerra al Eje estuvo motivada por varios factores. Hubo presiones de Estados Unidos, que temía que Brasil sirviera de cabeza de puente entre Alemania y el resto del mundo. Al mismo tiempo, el líder brasileño, Vargas, estaba negociando tanto con Estados Unidos como con Alemania, intentando jugar a dos bandas. Sin embargo, cuando Alemania no pudo suministrar armas y Estados Unidos decidió financiar una fábrica de armamento, Brasil declaró la guerra al Eje y envió tropas a Italia. El ataque a un submarino no fue más que un pretexto para esta decisión.

Muchos países sudamericanos declararon la guerra a las potencias del Eje hacia el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, pero habían estado ayudando a los Aliados suministrándoles materias primas durante toda la guerra. Argentina declaró la guerra a las potencias del Eje sólo tres días antes de la muerte de Hitler, en abril de 1945. El país vio una ventaja en mantener su neutralidad mientras seguía suministrando materias primas al Reino Unido y a Estados Unidos.

El caso de Argentina[modifier | modifier le wikicode]

Escudo del GOU (águila imperial y al centro imagen del General San Martín).

En este contexto, Perón surgió como una figura política que prometía llevar a cabo cambios sociales y económicos, atrayendo el apoyo de los sindicatos, la clase trabajadora y la clase media baja. Subió al poder en 1945 y aplicó una serie de políticas para mejorar el nivel de vida de la clase trabajadora, como el establecimiento de un Estado del bienestar, la creación de empleo y la nacionalización de industrias clave. Estas medidas le hicieron muy popular entre la población y le convirtieron en uno de los líderes más influyentes de la historia de Argentina.

El golpe militar tuvo lugar en Argentina el 4 de junio de 1943. El Grupo de Oficiales Unidos fue el grupo de militares que llevó a cabo el golpe. El contexto era el creciente descontento popular con el sistema político y la falta de representación en el gobierno de la mayoría de la población. Los militares vieron en ello una oportunidad para hacerse con el control en nombre del pueblo y llevar a cabo reformas. El golpe estableció un gobierno militar dirigido por el Grupo de Oficiales Unidos que disolvió el congreso y prohibió todos los partidos políticos.

El gobierno militar nombró entonces a Juan Domingo Perón Secretario de Trabajo. Pronto se convirtió en una figura popular entre la clase trabajadora por sus políticas que mejoraban sus derechos y condiciones laborales. La popularidad y el carisma de Perón le llevaron finalmente al poder como Presidente de Argentina, y estableció un régimen que era una mezcla de autoritarismo y políticas populistas. Su gobierno se caracterizó por centrarse en programas de bienestar social, incluyendo planes de pensiones, hospitales y otros beneficios para la clase trabajadora. El gobierno de Perón también fue conocido por sus estrechos vínculos con los sindicatos, lo que contribuyó a reforzar su apoyo entre la clase trabajadora. Sin embargo, su gobierno también fue criticado por reprimir a la oposición política, restringir la libertad de prensa y cometer violaciones de los derechos humanos. A pesar de ello, Perón sigue siendo una figura controvertida de la historia argentina y una figura importante de la política argentina.

Juan Domingo Perón fue un sindicalista que alcanzó relevancia política en Argentina tras el golpe militar del 4 de junio de 1943. Llegó a ser Ministro de Trabajo y Vicepresidente y utilizó su cargo para construir su base política. Aunque Estados Unidos vio con preocupación el ascenso de Perón debido a su asociación con regímenes autoritarios y pronazis, Perón no declaró la guerra a la Alemania nazi hasta que ésta ya se había derrumbado. Juan Perón tuvo una relación complicada con la Alemania nazi y la Italia fascista. Durante la década de 1930, Perón era un joven oficial del ejército que fue enviado a Europa para estudiar tácticas militares. Durante este tiempo, pasó una temporada en Italia y se vio influido por las ideas del régimen fascista de Mussolini. Sin embargo, no hay pruebas que sugieran que Perón apoyara la ideología nazi. Tras convertirse en Ministro de Trabajo y Vicepresidente en 1943, la relación de Perón con Estados Unidos se volvió tensa, ya que le acusaban de ser pro nazi y autoritario. A pesar de ello, Perón nunca declaró oficialmente la guerra a la Alemania nazi y esperó a su colapso para hacerlo.

En 1946, cuando Juan Perón se presentó a las elecciones, el embajador estadounidense dirigió un esfuerzo concertado para desacreditarle pintándole como un fascista que reforzaba el nacionalismo argentino. A pesar de estos esfuerzos, Perón consiguió ganar las elecciones gracias a su imagen de defensor de los marginados. Estados Unidos estaba alarmado por la llegada de Perón al poder y lo veía como una amenaza para sus intereses en Argentina y en la región, por lo que intentó minar su credibilidad. Sin embargo, el mensaje de Perón caló en el pueblo argentino, que lo vio como un defensor de sus necesidades y aspiraciones, lo que le ayudó a conseguir la victoria electoral.

Programa de seguridad de la Administración Roosevelt contra los "extranjeros enemigos"[modifier | modifier le wikicode]

Durante la Segunda Guerra Mundial, la administración Roosevelt puso en marcha un programa de seguridad conocido como "Programa de Control de Extranjeros Enemigos", dirigido contra individuos de países enemigos de Latinoamérica considerados "peligrosos". Este programa era similar al implementado contra los japoneses-estadounidenses. Implicaba la vigilancia, el internamiento y, en algunos casos, la deportación de ciudadanos latinoamericanos de origen alemán, italiano y japonés. El programa formaba parte de los esfuerzos más amplios del gobierno estadounidense para garantizar la seguridad nacional durante la guerra.

La administración Roosevelt presionó a 15 países latinoamericanos para que deportaran a personas de origen alemán, italiano y japonés a Estados Unidos, donde fueron internadas en campos de concentración. El gobierno confiscó sus bienes como parte del Programa de Control de Extranjeros Enemigos. Este programa fue una respuesta a la preocupación por la seguridad nacional y la amenaza que suponían los "extranjeros enemigos" en plena guerra. [15]

La aplicación del Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial dio lugar al internamiento de muchas personas que no tenían ninguna relación con la Alemania nazi, sino que simplemente eran de origen alemán, italiano o japonés. La mayoría de los internados eran ciudadanos respetuosos con la ley que no suponían una amenaza para la seguridad nacional. De hecho, sólo un pequeño número de los internados fueron identificados posteriormente como espías al servicio de la Alemania nazi. Esto pone de relieve la paradoja del programa y plantea interrogantes sobre la justicia y la necesidad de las medidas adoptadas por el gobierno estadounidense en aquel momento.

México y otros países, como Argentina, Brasil y Chile, no participaron en el Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial. Estos países tenían importantes poblaciones alemanas y optaron por no deportar o internar a sus ciudadanos o residentes de origen alemán. México, en particular, se negó a participar en el programa y proporcionó refugio a muchas personas que huían de la persecución en otros países latinoamericanos. La negativa de México a participar en el programa subraya la naturaleza soberana de los Estados-nación y su capacidad para tomar decisiones que pueden diferir de las de sus aliados, incluso en medio de un conflicto mundial.

Hasta el 50% de los alemanes de Honduras, el 30% de Guatemala y el 20% de Colombia fueron deportados como parte del Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque muchos de estos individuos eran considerados "buenos vecinos" según la Política del Buen Vecino de la administración Roosevelt e incluían a opositores antifascistas y judíos que habían huido de la Alemania nazi, fueron objeto de internamiento y deportación como parte de los esfuerzos del gobierno por garantizar la seguridad nacional durante la guerra.

Las deportaciones e internamientos en el marco del Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial estuvieron influidos por las representaciones y percepciones que el gobierno y los ciudadanos estadounidenses tenían de Latinoamérica. La creencia de que Hitler estaba utilizando Brasil como base potencial para atacar a Estados Unidos y que los países latinoamericanos no podían resistir la propaganda nazi llevó a una mayor preocupación por la seguridad nacional y la percepción de la amenaza que suponían los "extranjeros enemigos". Esto condujo finalmente a la puesta en marcha del Programa de Control de Extranjeros Enemigos, dirigido contra individuos de origen alemán, italiano y japonés que vivían en países latinoamericanos.

Se ha sugerido que los temores y preocupaciones que llevaron a la puesta en marcha del Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial estuvieron influidos por la desinformación de los servicios de inteligencia británicos. Estos informes pretendían sacar a Estados Unidos de su postura neutral e introducirlo en la guerra. Se ha reconocido que estos informes eran falsos y que se crearon como parte de un esfuerzo mayor por parte de los británicos para convencer a Estados Unidos de que se uniera al esfuerzo bélico. Sin embargo, no se puede pasar por alto el impacto de estos informes falsos en las percepciones y representaciones de Latinoamérica por parte del gobierno y los ciudadanos estadounidenses, y es probable que influyeran en la puesta en marcha del Programa de Control de Extranjeros Enemigos.

La creencia de que Latinoamérica estaba siendo utilizada como base para ataques contra Estados Unidos y de que la región era susceptible a la propaganda nazi estaba arraigada en el desprecio hacia el gobierno de Washington. Esta creencia fue perpetuada por la propaganda. En consecuencia, la administración Roosevelt pidió a los países latinoamericanos que establecieran una lista de sospechosos y los deportaran a Estados Unidos, al tiempo que confiscaban sus bienes. Esto incluía a individuos de origen alemán y a aquellos que poseían negocios e industrias dirigidas por alemanes, que se creía que probablemente comerciarían con Alemania. Esta representación pone de relieve las tensiones y malentendidos culturales y políticos más generales que influyeron en la aplicación del Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial.

Las embajadas estadounidenses en América Latina elaboraron listas de personas consideradas sospechosas desde el punto de vista político o económico y, a menudo, los gobiernos actuaron confidencialmente en respuesta a estas solicitudes. Las personas incluidas en las listas eran detenidas y sus propiedades confiscadas. En algunos casos, como en Nicaragua bajo el liderazgo de Somoza, las propiedades de los alemanes fueron confiscadas con avidez y más tarde pasaron a manos de empresas estadounidenses. Esto pone de relieve la naturaleza políticamente motivada y económicamente impulsada del Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial y cómo se cruzó con otros intereses políticos y económicos regionales.

Se utilizaron tácticas similares durante la Guerra Fría, en la que la preocupación por la seguridad nacional y la percepción de la amenaza que suponía la ideología comunista condujeron a la aplicación de diversos programas y políticas de seguridad destinados a vigilar, restringir y, en algunos casos, expulsar a personas consideradas una amenaza para la seguridad nacional. Estos programas estaban a menudo impulsados por consideraciones políticas e ideológicas y, al igual que el Programa de Control de Extranjeros Enemigos durante la Segunda Guerra Mundial, suscitaron dudas sobre la justicia y la necesidad de las medidas adoptadas por el gobierno para garantizar la seguridad nacional.

Refugiados europeos en América Latina después de la guerra[modifier | modifier le wikicode]

Muchos refugiados europeos, incluidos los que huyeron de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial, buscaron asilo en América Latina después de la guerra. Algunos países de la región, como Argentina, Brasil y Chile, ofrecieron refugio a los refugiados y les permitieron rehacer sus vidas. Sin embargo, durante la Guerra Fría, muchos de estos refugiados se vieron envueltos en las convulsiones políticas de la época, incluido el ascenso de las dictaduras apoyadas por Estados Unidos en la década de 1960. Esto provocó más dificultades para los refugiados, ya que estos regímenes a menudo los perseguían por sus creencias políticas o sus vínculos con sus países de origen. Además, muchos oficiales nazis y simpatizantes huyeron a Latinoamérica durante y después de la Segunda Guerra Mundial para evitar ser procesados por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Algunos países de la región, como Argentina, ofrecieron refugio a estas personas, que pudieron rehacer sus vidas y continuar con sus actividades políticas e ideológicas. Sin embargo, esto provocó la preocupación de la comunidad internacional y de las organizaciones judías por la presencia de antiguos nazis en Latinoamérica y su potencial para continuar con sus actividades dañinas. A pesar de estas preocupaciones, muchos ex nazis de América Latina pudieron vivir sus vidas sin enfrentarse a la justicia por sus crímenes.

Klaus Barbie, también conocido como el "Carnicero de Lyon", fue un célebre criminal de guerra nazi que huyó a Sudamérica tras la Segunda Guerra Mundial. Vivió en varios países de la región, entre ellos Bolivia, donde trabajó para varias agencias de inteligencia, entre ellas el ejército boliviano y la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), utilizando sus habilidades y conocimientos adquiridos como funcionario de la Gestapo durante la guerra. A pesar de su historial de crímenes de guerra, Barbie fue protegido y empleado por estas agencias debido a su valor de inteligencia. Hasta la caída de los regímenes militares en Sudamérica en la década de 1980 no se reveló el pasado de Barbie, que fue extraditado a Francia en 1983 para ser juzgado por sus crímenes. Fue declarado culpable y condenado a cadena perpetua.

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

Referencias[modifier | modifier le wikicode]

  1. Aline Helg - UNIGE
  2. Aline Helg - Academia.edu
  3. Aline Helg - Wikipedia
  4. Aline Helg - Afrocubaweb.com
  5. Aline Helg - Researchgate.net
  6. Aline Helg - Cairn.info
  7. Aline Helg - Google Scholar
  8. La conferencia de Evian en el sitio del Memorial de la Shoah.
  9. La Conferencia del Miedo, documental de Michel Vuillermet, 68 min, 2009
  10. Regreg Robinson "El Proyecto M de Franklin D. Roosevelt: construyendo un mundo mejor a través de la ciencia... de las razas", en Crítica Internacional 2/2005 (nº 27), p. 65-82
  11. Allevi, Jean-Jacques. “Seconde Guerre Mondiale : La Martinique Sous La Botte De Vichy.” Geo.fr, 20 Mar. 2019, www.geo.fr/histoire/seconde-guerre-mondiale-la-martinique-sous-la-botte-de-vichy-194978
  12. Cantier, Jacques. L'empire Colonial Sous Vichy. Jacob, 2004. url: https://books.google.fr/books?id=5qKdHytlv-gC&pg=PA67&dq=martinique+guadeloupe+deuxi%C3%A8me+guerre+mondiale&hl=en&sa=X&ved=0ahUKEwiv_ejOxtfkAhWFAWMBHZRQB1YQ6AEIQDAD#v=onepage&q=martinique%20guadeloupe%20deuxi%C3%A8me%20guerre%20mondiale&f=false
  13. Sim, Richard, and James Anderson. The Caribbean Strategic Vacuum. Institute for the Study of Conflict, 1980.
  14. Skelton, Tracey. Introduction to the Pan-Caribbean. Arnold, 2004. url: https://books.google.fr/books?id=4Jd9AwAAQBAJ&lpg=PA35&dq=martinique%20guadeloupe%20second%20world%20war&pg=PA35#v=onepage&q=martinique%20guadeloupe%20second%20world%20war&f=false
  15. Segunda Guerra Mundial y expulsión de alemanes en las Américas