Actions

El impacto de las políticas monetarias y fiscales

From Baripedia


Como vimos en el capítulo anterior, los ingresos y el empleo pueden desviarse a corto plazo de su nivel de pleno empleo. Dado que el largo plazo se compone de una "sucesión de cortos plazos", es importante entender cómo el gobierno puede tratar de abordar estas desviaciones para estabilizar la economía en torno a su nivel de pleno empleo. Analizaremos los mecanismos a través de los cuales las políticas monetarias y/o fiscales pueden ayudar a evitar las fluctuaciones excesivas en los niveles de ingresos, y así estabilizar la economía.

La política monetaria y fiscal y el DA[edit | edit source]

Política monetaria[edit | edit source]

En el capítulo 7 vimos que en la mayoría de los países la política monetaria es controlada por el Banco Central a través de :

  1. operaciones de mercado abierto (operaciones de mercado abierto);
  2. Fijando el nivel de los requisitos de reserva;
  3. la tasa de refinanciación a la que los bancos comerciales pueden pedir prestado al Banco Central (la tasa clave o de descuento, la tasa de repo en Inglaterra y la tasa de descuento en los Estados Unidos).

De estos tres instrumentos, la variación de la tasa de política es la más utilizada en tiempos normales.

De los capítulos 8 y 11 también sabemos que uno de los determinantes más importantes de la demanda de dinero es el tipo de interés. En particular, el tipo de interés representa el costo de oportunidad de mantener el dinero: si el tipo de interés de otros activos menos líquidos aumenta, los hogares demandan menos dinero => la demanda de dinero es una función decreciente de .

En un nivel de precios determinado (visión a corto plazo = los precios son rígidos), el tipo de interés se ajusta para igualar la demanda y la oferta de dinero. Cualquier cambio en el nivel general de precios mueve la curva de demanda de dinero en paralelo.

La política monetaria y el FD[edit | edit source]

El Banco Central puede causar un cambio en la curva DA a través de la política monetaria: política monetaria expansiva = oferta de dinero ↑, tasa de interés ↓, I↑ , el DA se mueve a la derecha.

Intromacro politique monétaire et la DA 1.png

En caso de una política monetaria restrictiva, la oferta de dinero ↓, el tipo de interés ↑, el DA se mueve a la izquierda.

Política fiscal[edit | edit source]

La política fiscal está controlada por el gobierno:

  1. Al cambiar el gasto del gobierno (), el gobierno afecta al DA directamente (no indirectamente como cuando el Banco Central aumenta la oferta de dinero);
  2. Al cambiar los impuestos afecta las decisiones de consumo y/o inversión, dos componentes de la demanda agregada.

NB: Por se entiende el gasto en infraestructura (carreteras, escuelas, etc.), suministros (maquinaria, ordenadores, papel, etc.) y la remuneración de los empleados públicos (funcionarios, policías, etc.). Por otro lado, representa los impuestos menos todas las transferencias sociales.

El DA se mueve hacia afuera cuando aumenta o disminuye . Pero, ¿por cuánto? → dos efectos opuestos: el multiplicador keynesiano y el desplazamiento.

Hablamos del efecto multiplicador de la política fiscal, porque por cada franco gastado por el gobierno, el fiscal aumenta en más de un franco. Más precisamente, como vimos en el capítulo 11, el multiplicador keynesiano nos dice que . (Ver c.11 para más detalles sobre el multiplicador keynesiano.)

La política fiscal y el desplazamiento de la población[edit | edit source]

Es posible que la política fiscal no afecte a la economía con tanta fuerza como predice el multiplicador de Keynes: una política fiscal expansiva conduce a un aumento del DA, lo que provocará un incremento del PIB a corto plazo y, por consiguiente, de la demanda de dinero para fines de transacción. La demanda de dinero se desplaza hacia la derecha y el tipo de interés aumenta (véase la teoría de la preferencia de liquidez del capítulo anterior) => la inversión disminuye y por lo tanto el DA disminuye.

Esto se llama el efecto de desplazamiento o de «crowding out»,, porque el gasto del gobierno desplaza (desplaza) la inversión privada.

NB: este efecto de desplazamiento no corresponde a la reducción de los fondos prestados del ahorro público que estudiamos en el capítulo 6.

El efecto de desplazamiento se añade al multiplicador keynesiano. El impacto final en será mayor que el incremento inicial de si el efecto del multiplicador keynesiano es mayor que el efecto de desplazamiento, y viceversa.

Multiplicador + crowding out[edit | edit source]

Intromacro Multiplicateur plus crowding out 1.png

Observaciones[edit | edit source]

En cierto modo, el multiplicador keynesiano también actúa cuando se utiliza la política monetaria: el aumento de la oferta de dinero afecta al tipo de interés y, por tanto, a la inversión y el consumo de los individuos. Este primer efecto se "multiplicará" (I↑ → Y↑ → C↑ → Y↑ → C↑ → etc.).

El impacto en los ingresos de una reducción de los impuestos de tasa única de una cantidad x será menor que el impacto de un aumento en el gasto público de la misma cantidad . De hecho, cuando T cae en x, parte de la renta adicional disponible ( ) se ahorra y sólo una parte se gasta en consumo => el desplazamiento inicial del DA es menor que . Una consecuencia presupuestaria equivale a (), el efecto del gasto del gobierno en los ingresos es mayor que el efecto de los impuestos: et , ignorando el . Esto también significa que una política fiscal financiada por impuestos que deja el déficit público constante () todavía tiene un efecto en .

Políticas de estabilización[edit | edit source]

Políticas de estabilización[edit | edit source]

Las fluctuaciones exógenas de la FD significan que la economía puede estar muy por debajo del pleno empleo durante largos períodos de tiempo. Esto es ineficiente y puede tener consecuencias sociales negativas importantes.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la estabilización económica ha sido un objetivo explícito de todos los gobiernos de los países desarrollados.

La idea de una política de estabilización activa es que el gobierno intervenga en la economía privada (utilizando su política monetaria o fiscal) para estabilizar la demanda agregada.

Los economistas están divididos en cuanto a la conveniencia de esas intervenciones. (cf. The Economist, 14.02.2008).

Políticas de estabilización: Pros y contras[edit | edit source]

Para: Según los economistas partidarios de la intervención del Estado (Keynes y los economistas de su escuela), las crisis suelen estar provocadas por sentimientos de pesimismo que se convierten en autocomplacencia. Una política fiscal creíble puede romper estos círculos viciosos y evitar graves consecuencias para la sociedad (incluidas las recesiones prolongadas).

Desventaja: Las necesidades excesivas de información y la lentitud del sistema político hacen que los gobiernos reaccionen a menudo demasiado tarde con la política fiscal, lo que desestabiliza aún más la economía (la intervención expansiva surte efecto cuando la economía ya se está recuperando).

Retrasos debidos a..:

  • Retrasos en la percepción;
  • Retrasos en la decisión;
  • Retrasos administrativos;
  • Retrasos en la efectividad.

Estabilizadores automáticos[edit | edit source]

Los economistas que se oponen a la intervención del gobierno (monetaristas y economistas del ciclo comercial real) sostienen que los gobiernos deberían en cambio confiar en los estabilizadores automáticos:

  • Cuando depende de , cae cuando cae, lo que actúa de la misma manera que una política fiscal expansiva activa.
  • Las transferencias gubernamentales aumentan durante una recesión (por ejemplo, los subsidios de desempleo), lo que aumenta la renta disponible en tiempos de crisis.

Los estabilizadores automáticos permitirán que el sistema económico absorba los choques espontáneamente y vuelva a funcionar a pleno rendimiento.

Efectos de la política fiscal[edit | edit source]

Recordatorio: el efecto multiplicador (activo en ambos casos) se ralentiza por el efecto crowding-out.

Financiación de la deuda pública[edit | edit source]

El gobierno puede financiar sus gastos mediante impuestos, mediante la emisión de bonos, mediante la creación de dinero (en este último caso, existe el riesgo de una espiral negativa que lleve a la hiperinflación).

La deuda pública, como cualquier otra deuda, pierde valor en términos reales en presencia de la inflación (una gran parte de la deuda que los países europeos contrajeron después de la Segunda Guerra Mundial no tenía valor en términos reales). (que se ha "fundido" por la inflación sostenida).

Equivalencia ricardiana: un recorte de impuestos financiado por un aumento de la deuda no obliga a los consumidores a consumir más → ineficiencia de la política fiscal expansiva. Según el principio de equivalencia ricardiano, los consumidores ahorrarán más bien en previsión de un futuro aumento de los impuestos.

Efectos de la política monetaria[edit | edit source]

Recordatorio: a largo plazo, un aumento de la oferta de dinero lleva a un aumento proporcional de los precios.

Conducción de la política monetaria[edit | edit source]

Como se discutió en el capítulo sobre el dinero y el sistema bancario, el principal problema con el uso de la política monetaria expansiva es que, a largo plazo, da lugar a un aumento proporcional del nivel general de precios y crea inflación, con el nivel de producción fijado en su nivel de pleno empleo (véase también el capítulo 14).

Al comienzo de este capítulo vimos que, cuando la política monetaria se utiliza para estabilizar el sistema económico (visión a corto plazo), el aumento de la oferta monetaria difunde sus efectos en la economía real mediante la reducción de la tasa de interés (, o , ↓, ↑ y ↑). Hay situaciones en las que el tipo de interés nominal <matemático>i</matemático> ya es igual a cero (o cercano a cero) y la política monetaria pierde toda su eficacia: cualquier nuevo aumento de la oferta de dinero no tiene ningún impacto en el tipo de interés y, por lo tanto, en la demanda agregada. Cuando se produce este fenómeno, hablamos de una trampa de liquidez (véase también el capítulo 14).

Trampa de liquidez[edit | edit source]

Como ya había señalado Keynes en el decenio de 1930, para un tipo de interés inferior a un determinado valor crítico, es posible que la preferencia de los agentes económicos por la liquidez sea "prácticamente absoluta", en el sentido de que casi todos prefieren mantener el efectivo. En este caso, la política monetaria pierde toda su eficacia.

En situaciones de incertidumbre o pesimismo generalizados, los individuos mantienen la liquidez y una inyección de dinero en el sistema bancario no podrá reducir el tipo de interés y, por tanto, reactivar la actividad económica.

Intuición: cuando el tipo de interés es muy bajo, los individuos esperan que suba y nadie quiere mantener los valores (nadie quiere acabar con activos cuyo precio caiga una vez que el tipo de interés del mercado suba finalmente).

Ejemplo: Japón en la segunda mitad de los años 90.

Resumen[edit | edit source]

Dado que tanto la política monetaria como la fiscal pueden afectar al fiscal, el gobierno las utiliza para tratar de estabilizar la economía.

Los economistas no están de acuerdo en el nivel deseable de intervención del gobierno.

El Banco Central puede afectar al DA con su política monetaria: un aumento (reducción) de la oferta monetaria resulta en un desplazamiento hacia el exterior (interno) del DA.

El gobierno puede afectar al fiscal con su política fiscal: un aumento del gasto público o una disminución de los impuestos hará que el fiscal se mueva hacia afuera (una disminución del gasto público o un aumento de los impuestos hará que el fiscal se mueva hacia adentro). Cuando el gobierno cambia el nivel de gasto público o de impuestos, el cambio final de DC puede ser más pequeño o más grande que el cambio inicial del nivel de gasto público o de impuestos: el efecto multiplicador keynesiano amplifica el efecto inicial; el efecto de desplazamiento reduce el efecto inicial.

La política fiscal expansiva lograda por un recorte de impuestos podría, en algunos casos, ser ineficaz: equivalencia ricardiana.

La política monetaria expansiva podría, en algunos casos, ser ineficaz: trampa de liquidez.

Anexos[edit | edit source]

  • A stimulating notion, The Economist, 14.02.2008
  • Paul Krugman: Extrait du livre Pourquoi les Crises reviennent toujours? Pages 25-30, l’exemple de la crise de la coopérative de baby-sitting de Capitol Hill.

Referencias[edit | edit source]