Actions

La alteridad en las relaciones internacionales

From Baripedia


La cuestión de la alteridad es la cuestión del otro. La constitución de las posibilidades es cuando pensamos en cuestiones de alteridad, pensamos en cómo podemos hacer posibles ciertas acciones. La manera en que representamos a alguien definirá cómo interactuamos. Cómo en las relaciones internacionales, en la disciplina, se pueden tener diferentes perspectivas sobre lo que significa la identidad. Intentaremos comprender el valor añadido de los análisis denominados "post". La cuestión de la acción está ligada a la cuestión de la representación de lo que puede describirse aquí como un "límite". Veremos cómo la producción de fronteras se vincula con la cuestión de la identidad, abriendo dos perspectivas: la dimensión política y la dimensión ética.

Constitución de las posibilidades[edit | edit source]

Identidades y Relaciones Internacionales (constructivismo)[edit | edit source]

La identidad es un tema amplio que incluye a Brubaker y Cooper en su artículo Beyond identity[9].

Debemos centrarnos en cómo, en la disciplina de las relaciones internacionales, se nos ha llevado a reflexionar sobre esta cuestión.

Se pueden distinguir dos tipos de identidades, refiriéndose a dos categorías espaciales centrales en las relaciones internacionales, a saber, la identidad encarnado y la identidad social. Son conceptos espaciales que reproducen la visión de que hay un interior y un exterior. Con la identidad nacional, hay algo dentro que permite definir una nacionalidad. Uno de los elementos clave es que hay una tendencia a cosificar algo, es decir, cuando hablamos de algo creamos un objeto. Puede haber varias consideraciones al definir la identidad nacional.

Como Walker mostró en Inside/Outside: International Relations as Political Theory

en 1993, hay una cierta reproducción de lo que es el Estado y el establecimiento de un espacio internacional de relaciones entre Estados que son estructuras auto-organizadas que definen a una entidad como distinta. Cuando pensamos en las relaciones internacionales, el Estado se convierte en la unidad de la convención, que es un cierto límite que define un interior y un exterior. Sin embargo, existen procedimientos que definen al Estado más allá de las fronteras. Por lo tanto, los Estados son considerados como las unidades convencionales de un lugar.

Para Wendt en Social Theory of International Politics,

La identidad corporativa son los significados que un actor se atribuye a sí mismo en relación con otro. En cuanto a las relaciones internacionales, no nos interesará cómo la identidad nacional ha llegado a ser lo que es. Sobre todo, significa afirmar que no hay influencia externa sobre lo que es la identidad nacional. Mirar la identidad de manera presocial es protegerla de cualquier influencia interna o externa. Las perspectivas "post" están ahí para romper esta idea.

Cuando se trata de la identidad social, para Wendt en Collective Identity Formation and the International State, estos son los significados que un actor se atribuye a sí mismo en relación con otro. Es el tipo de interacción, es decir, la relación que tenemos con otra persona como pensando en nosotros mismos en términos de gran poder en términos de relaciones sociales, es sólo una identidad que daremos a la que otra persona responderá o no y que se constituye socialmente a través de las interacciones.

Concepciones presociales[edit | edit source]

Ri2 Conceptions présociale.png

Si tomamos el ejemplo de la paz democrática, las democracias no se hacen la guerra entre sí, pero eso no significa que las democracias sean más pacifistas. Debido a que las democracias tienen una identidad específica, la consecuencia es que los tipos de relaciones que tendrán entre sí son pacíficas. El límite es fuerte y las interacciones se detienen en el límite de la otra identidad. Se basa en la idea de calidad intrínseca específica de un estado. Las interacciones no influyen en la visión presocial.

Concepciones "social"[edit | edit source]

Ri2 Conceptions sociale.png

Con el modelo constructivista, nos encontramos en la misma configuración donde la identidad encarnado está protegida de lo que sucede afuera, pero nos damos cuenta de que hay una cierta temporalidad. Cuantos más tipos de interacciones haya, más tendrán una cierta forma, más cambiaremos la relación que tenemos con otro.

Si partimos de una primera interacción donde las identidades son enemigas, en una situación de anarquía el momento t0 es el Estado de la naturaleza. Hay una serie de interacciones que cambiarán la identidad social de una situación de identidad social a una situación de rivalidad. Después de otra serie de interacciones, surge una tercera situación que puede ser amistosa.

La interacción social es la condición para la posibilidad de acción. La evolución en el tiempo es a través de la identidad social. Podemos hacer dos críticas importantes a esta visión de las cosas que conducen a la producción de alteridad no sólo para entender esta producción como tal, sino también cómo puede llevarnos a entender este tipo de acción.

Existe la idea de un tiempo t0. A menudo tomamos como ejemplo el descubrimiento de las Américas que llevará a europeos y amerindios a la interacción. Este tiempo t0 es posible porque se asume que la identidad encarnado es fija. Los estudios demuestran que los españoles tenían una representación de la alteridad que los llevó a actuar en base a la forma en que los españoles representaban a judíos y musulmanes durante la reconquista de la Península Ibérica. Protegemos la idea de que la identidad nacional es un hecho. Nos damos cuenta de que esta idea es difícil de mantener empíricamente, algo más está sucediendo.

Westphalian deferral[edit | edit source]

Hay un proceso de representación de la alteridad que explica por qué hemos tenido que actuar interna y externamente.

En International Relations and the Problem of Difference, Inayatullah y Blaney definen el aplazamiento wesfantiliano como « The bounded political community constructs (and is constructed by) others both within and beyond its boundaries. The other lurks as a perpetual threat in the form of other states, foreign groups, imported goods, and alien ideas, and as difference within, vitiating the presumed but rarely, if ever, achieved ‘sameness.’ Internal others are managed or governed by some combination of hierarchy, eradication by assimilation or expulsion, and tolerance. External others are left to suffer or prosper according to their own means, interdicted at border crossings, balanced and deterred, or, in appropriate cases, subjected to coercion or conquest. »

Estamos cambiando de perspectiva asumiendo que algo está sucediendo dentro de los Estados. Para entender la identidad encarnado, es necesario entender los fenómenos que ocurren en su interior. Para entender la constitución de una identidad interna, es necesario entender la constitución del principio de alteridad.

Para poder producir un estado, la idea natural de que el estado es algo protegido del exterior se extinguirá y nos centraremos en producir amenazas desde el exterior. Siempre vamos a hablar de que el interior es homogéneo. Asumiremos que lo que sucede dentro está en el mismo dominio. La alteridad ocurre fuera, es la relación con los que están fuera no reconociendo la producción del yo internamente, pero sobre todo es limitar la relación con el otro externo. Es también el hecho de que asumimos que la relación con el otro no puede tener un efecto en nosotros.

También está la idea de crear jerarquías. Esta es la situación en la que lo que se hace en las relaciones internacionales se hace fuera. Se trata de mostrar hasta qué punto los enfoques de las relaciones internacionales llevan a la opinión de que ciertos fenómenos están vinculados a las relaciones internacionales.

Más allá del modelo constructivista[edit | edit source]

Ri2 Au-delà du modèle constructiviste.png

La frontera entre lo interno y lo externo es ahora porosa, los fenómenos de interacción que se limitaban a la producción de identidades sociales mantendrán que puede ser necesario entender los efectos dentro de los Estados, pero sobre todo es necesario entender que dentro de esas identidades hay procesos a los que debemos prestar atención. Es un modelo complejo que dice que para entender estas ideas corporativizadas, es necesario entender tanto cómo se posicionan estas articulaciones como cómo se articulan con fenómenos externos a ellas.

Nos damos cuenta de que con el tiempo, habrá una identidad corporativa que evolucionará. No es sólo un vínculo temporal, puede haber varias articulaciones de varias identidades. Es una reflexión en la que intentamos abrir la caja de Pandora de las relaciones internacionales, que es la distinción entre lo interno y lo externo.

Es difícil dar cuenta de la diversidad de los autores constructivistas, pero se pueden plantear algunos enfoques de manera eurística para entender algunas posiciones teóricas.

Del constructivismo a las denominadas perspectivas "post"[edit | edit source]

Los constructivistas toman el estado como base la mayor parte del tiempo asumiendo que el estado es una unidad que realmente no será cuestionada. Las perspectivas "post" se centran en la producción interna, lo que no suele ser el caso de los enfoques constructivistas. Los constructivistas no están interesados en la cuestión de cómo, sino en la identidad social y su cambio en el contexto de las relaciones internacionales. Las perspectivas "post" se centrarán en comprender por qué.

Esto es lo que John Agnew llamó la trampa territorial en The territorial trap : the geographical assumptions of international relations theory, es la idea de que las perspectivas "post" territorializarán identidades nacionales que pueden ser movimientos sociales, un caso puramente interno y doméstico. Se trata de una perspectiva antifundamentalista que no asume que existen entidades naturales que forman la base de las relaciones internacionales. Pensar las relaciones internacionales a través de los individuos es tan legítimo como pensar a través de los Estados.

Es la problematización de lo no problemático. Autores como Friedman no buscan problematizar. Las relaciones internacionales como disciplina, su gran fuerza es precisamente poner las cosas en movimiento sin realmente problematizarlas. Las perspectivas "post-" buscan entender, por ejemplo, el surgimiento del Estado como articulación específica, qué es la soberanía. A menudo estos hallazgos se presentan sin pensarlo.

También hay un nuevo registro de la política. Por ejemplo, la normalidad es la capacidad de dar sentido a la realidad. Con Doty en Foreign Policy as Social Construction: a Post-Positivist Analysis of U.S. Counterinsurgency Policy in the Philippines, la performatividad es la idea de que al decir algo se crea la realidad social. Cuando un cierto número de actores se definen, crean una realidad.

Cox en Social Forces, States and World Orders: Beyond International Relations Theory identificó una tensión entre la teoría de la resolución de problemas y la teoría crítica. La resolución de problemas toma el mundo tal como lo está explicando y entendiendo. No hay idea de por qué el mundo se ha convertido en tal o cual cosa. Otros enfoques muestran que es igualmente fundamental entender cómo este mundo llegó a ser lo que es. También significa pensar que el mundo puede ser diferente. Si el mundo refleja nuestros discursos y prácticas, el mundo puede cambiar. A partir de ahí, entramos en una cuestión ética. Las perspectivas plantean la cuestión de la producción del otro y las condiciones éticas que ello implica.

La cuestión del límite[edit | edit source]

En inglés, limit significa "border". La primera pregunta es cómo se produce el límite. A menudo la producción de límites ocurre a través del discurso moral o político. El límite incluye y excluye al mismo tiempo. Cuando incluimos y excluimos, creamos un orden social que articula ciertas visiones. Por ejemplo, el aplazamiento de Westfalia es la creación de una orden soberana. Otros Estados serán juzgados en esta dimensión. También produce matices. Las perspectivas "post" buscan analizar el proceso y cómo se articulan los límites para entender cómo son posibles ciertas acciones.

Devetak en el Postmodernismo plantea varias preguntas tales como: ¿cómo se constituyen las fronteras, qué estatus moral y político se les da, cómo incluyen y excluyen simultáneamente, cómo producen orden y violencia simultáneamente? Estas preguntas tienen una fuerza analítica.

En Foreign Policy as Social Construction: a Post-Positivist Analysis of U.S. Counterinsurgency Policy in the Philippines se examina "cómo se produce el significado y cómo se vincula con diversos sujetos/objetos sociales, constituyendo así disposiciones interpretativas particulares que crean algunas posibilidades y cierran otras", al afirmar que "el poder crea patrones[particulares] de subjetividad y disposiciones interpretativas". Al representar un objeto u otro, de cierta manera, hacemos posible tomar ciertas acciones con respecto a ese objeto o persona.

Es fundamental entender cómo se produce el sentido, si decimos cosas positivas, negativas, cómo priorizamos. Está problematizando lo que generalmente no se intenta en otros enfoques de las relaciones internacionales.

Del límite a la cuestión de la identidad[edit | edit source]

En Postmodernism publicado en 2005, Devetak plantea algunas cuestiones analíticas, en particular al preguntarse cómo, a través de qué prácticas y representaciones políticas, se establecen los límites.

Por ejemplo, hay una tendencia a pensar en la ciudadanía como un estatus formal que crea una relación vertical con el Estado. Si estás interesado de una manera clásica no crítica, todo es cuestión de estatus, eres ciudadano o no lo eres. La dimensión internacional es que hay dimensiones de la circulación de conocimientos e ideas que admitirán que la ciudadanía no es sólo un debate sobre lo interno y lo externo.

Pero también debemos mirar a la ciudadanía más allá de una cuestión institucional que plantea la cuestión de cómo se construyó una concepción de la identidad territorialmente definida en oposición a una Otra Amenaza?

La visión culturalista dirá que pertenecemos a un estado o nación, por ejemplo, Benedict Anderson habla de una comunidad imaginaria. Para entender las instituciones internacionales como una comunidad imaginaria, uno debe mezclarse en una relación para ser otro.

La dimensión política[edit | edit source]

Para Chantal Mouffe en On the Political, « La política está vinculada a los actos de las instituciones hegemónicas. Es en este sentido en el que podemos diferenciar entre cuestiones sociales y políticas. Lo social es el lugar de las prácticas sedimentadas, es decir, prácticas que ocultan los actos que se originan en su institución política contingente y que no son cuestionadas (dadas por sentadas), como si fueran fundadas por ellos mismos. Las cosas siempre pueden ser diferentes, por lo que cualquier orden está ligado a la exclusión de otros posibles. Es en este sentido que este orden puede ser llamado "político" porque es la expresión de una estructura particular de relaciones de poder ».

La institución hegemónica significa que simplemente decimos que una institución tiene más peso que las otras. No nos planteamos la cuestión del surgimiento de normas, de dónde vienen en términos políticos, buscamos lugares sociales, la gente dice ciertas cosas. Cuando presentamos algo, excluimos algo más, es excluir una posible en el marco de las estructuras de poder.

La dimensión ética[edit | edit source]

La dimensión política está vinculada a la cuestión ética. Cuando producimos otro, nos producimos a nosotros mismos. Si el Otro es una parte constituyente del yo, ¿no hay una cuestión ética que emerge?

Para Derian en Derian en Post-Theory: The Eternal Return of Ethics in International Relations, « La ética comienza con el reconocimiento de la necesidad del Otro, la necesidad del reconocimiento del Otro. La ética, por lo tanto, parte de una interdependencia entre la preocupación por el otro y responsabilité́ hacia el otro; una interdependencia que no puede separarse del pluralismo y del relativismo de las múltiples identidades ».

Con la noción de "cuidado", la preocupación del otro es que lo trataremos como una especie de alter-ego, es diferente, pero al mismo tiempo al mismo nivel. Si no estamos en una situación de reconocimiento mutuo, entonces no estamos en una construcción ética. En gran parte, las relaciones internacionales son la negación de la situación ética. Los constructivistas en las relaciones internacionales, cuando habla de la construcción de normas y del efecto de las normas, no están interesados en el otro. Como dice Mooth, los constructivistas sólo se interesan por la construcción social, sólo se interesan por la mecánica de las cosas, mientras que las perspectivas "post" se interesan por las condiciones de producción de la alteridad.

Bilán[edit | edit source]

Los enfoques "post-" problematizarán lo no problemático y plantearán la cuestión de la formación, transformación y mantenimiento de las identidades. Por otro lado, hay un rechazo de todas las formas de esencialismo, sólo hay una serie de producciones y articulaciones. Hay un nuevo registro de la política para mostrar lo que "es" como resultado, las perspectivas "post" mostrarán estos debates.

Política exterior, representaciones de los demás, puntos de vista de uno mismo[edit | edit source]

Es necesario entender la lógica del razonamiento detrás de las perspectivas "post" y el lugar de la alteridad en estas perspectivas.

Relaciones de poder[edit | edit source]

Las cuatro formas de poder son una distinción clásica en la literatura de las ciencias sociales:

  • A" tiene poder sobre "B" si logra que "B" haga algo que "B" no hubiera hecho de otra manera" (Dahl).
  • A" tiene poder sobre "B" si puede evitar que "B" haga algo que "B" hubiera hecho de otra manera" (Bachrach y Baratz).
  • "Si B actúa en contra de sus intereses objetivos y reales, entonces A tiene poder sobre B" Para Lukes, existe una falsa conciencia
  • el poder no es una capacidad hacia otro, sino una relación co-constitutiva. El poder es una relación asimétrica. Cuando co-constituimos no es necesario imponer impuestos, pero hay formas de reapropiación, de invención.

El poder no sólo explica las acciones o creencias, sino la constitución de los sujetos. Las relaciones de poder "co-constituyen" temas y son omnipresentes

Para Connolly en Identity\Difference. Democratic Negotiations of Political Paradox, « 

Se establece una identidad en relación con una serie de diferencias que han sido socialmente reconocidas. Estas diferencias son esenciales para la existencia de esta identidad. Si no existieran como diferencias, la identidad no podría existir en su especificidad y solidez [...] mantener una identidad [...] implica la conversión de ciertas diferencias en otra[alteridad], en un mal, o en uno de estos múltiples representantes. La identidad requiere que la diferencia sea y convierte la diferencia en otra[alteridad] para asegurar su propia certeza de ser [...] La identidad está en una relación compleja y política con las diferencias que busca arreglar ».

Existe la idea de que para concebirnos a nosotros mismos como unidos, homogéneos y necesarios, necesitamos diferencias. Es la idea de que estamos en una dimensión performativa, es decir, que para ser uno mismo, para encontrarse alrededor de una comunidad específica, habría que producir la diferencia, pero de una manera específica. Si nos fijamos en los procesos políticos, la autoproducción se produce cuando hay otro, que es la inversión del yo. Ya sea el yo o el otro, no hay gasolina. Al decir algo, producimos a otro, es la producción del yo y del otro. No hay identidad que tenga una certeza en sí misma.

El poder del lenguaje[edit | edit source]

La fuerza del lenguaje es producir algo a través del lenguaje que no es sólo lo que se dice, sino también lo que se escribe o se ve. El lenguaje no es personal ni privado, puede evolucionar bajo la influencia de otros individuos si aceptamos estos cambios. Por ejemplo, los grupos subordinados pueden recuperar el lenguaje y reinventarlo. El lenguaje se refiere a toda una serie de conceptos e ideas que producen subjetividades que no son simplemente formas de imposiciones, sino que también pueden ser formas de apropiación o de reinterpretación.

El lenguaje no refleja la realidad, pero la realidad, ya sea social o política, es el resultado del lenguaje. La distinción clásica de la Saussure es entre significado, significante y referente. Cuando hablamos de Estado, podemos preguntarnos sobre el referente porque el Estado no tiene realidad física. Todos los conceptos de las ciencias sociales son conceptos en los que no hay referentes. El lenguaje crea la realidad. La realidad social y política que nos rodea refleja la propiedad performativa del lenguaje. John Austin habla del lenguaje performativo con la idea de "speech act", es decir, cuando se dice algo, hay un efecto. El título de su libro es How to do things with words.

Decir algo crea una situación. Si las personas tienen la capacidad de decir algo, pueden crear ciertas situaciones.

El lenguaje es por lo tanto el reflejo de una dinámica de poder, es el vector de ella, porque surge la pregunta de quién tiene la capacidad de nombrar qué y cómo.

Para Bourdieu en Raisons pratiques. Sur la théorie de l'action publicado en 1994[10], « al afirmar con autoridad lo que un ser, cosa o persona es en verdad (veredicto), en su legítima definición social, es decir, lo que se le permite ser, lo que tiene derecho a ser, el ser social que tiene derecho a reclamar, profesar, ejercer (en oposición al ejercicio ilegal), el Estado ejerce verdadero poder creativo [...] el Estado está[por lo tanto] en condiciones de imponer e inculcar estructuras cognitivas y evaluativas universalmente, a la escala de una determinada jurisdicción territorial, [...] y que es, por lo tanto, el fundamento [...] de un acuerdo tácito, prerreflexivo e inmediato sobre el significado del mundo, que está en el principio de experimentar el mundo como el mundo del sentido común [....]. ».

Bourdieu dice una cierta verdad. Aquellos que se atribuyan el mérito, las cosas presentes, sean los enunciadores de un discurso, presenten una cierta verdad. Foucault hablará de un "régimen de verdad", es decir, de crear cosmovisiones a las que otros se referirán. El estado tiene la capacidad de decir cuál es el estándar, de reproducir el sentido común. Ideología, el discurso es sentido común.

El discurso[edit | edit source]

Affiche electorale udc.png

Un "discurso" no se limita a dimensiones textuales u orales, puede ser elementos visuales como imágenes, colores, moda o gestos como posturas, interacciones corporales.

En el The discursive construction of national identity de Wodak, Cillia, Reisigl y Liebhart, la co-constitución es cuando hay una "relación entre los actos discursivos y las situaciones, instituciones y estructuras sociales en las que están insertos: los contextos situacionales, institucionales y sociales conforman e influyen en el discurso y, a su vez, el discurso influye en la realidad social y política".

Un discurso siempre está contextualizado. Hay estructuras que nos llevan a pensar, estamos socializados para pensar en el mundo de cierta manera, pero la forma en que pensamos afecta a las estructuras. Los actos discursivos son socialmente constitutivos en una multitud de formas. El discurso está en la raíz de la producción y construcción de "condiciones sociales especiales" como, por ejemplo, las relaciones de género, clase, "raza", etc. La construcción del discurso es representativa de la construcción de significados y representaciones con efectos de la realidad.

Los actos discursivos contribuyen a la "restauración, legitimación o relativización de un status quo social (ante)". Por ejemplo, el discurso de la no proliferación nuclear legitima algo que ya existe y que no es objetivo en sí mismo, sino que lo refuerza. Los discursos son "utilizados para mantener y reproducir el status quo". Otro ejemplo es el discurso contra la homoparentalidad o "right to protect". Los discursos también pueden conducir a transformaciones que pueden ser "eficaces para transformar, desmantelar o incluso destruir el statu quo". Cuando hablamos de discurso, estamos hablando de la dimensión que subyace en todas nuestras creencias, nuestros valores, lo que los conforma, pero también no es sólo una visión estructural y estructuralista donde adoptamos ciegamente lo que la sociedad nos dice porque los discursos y los valores pueden cambiar.

La representación[edit | edit source]

Para Campbell en Writing Security. United States Foreign Policy and the Politics of Identity, "Los Estados-nación [son] entidades inevitablemente paradójicas que no poseen identidades prediscursivas y estables. En otras palabras, los Estados nunca son entidades finitas; la tensión entre las exigencias de la identidad y las prácticas que la constituyen nunca puede resolverse plenamente, porque la naturaleza performativa de la identidad nunca puede revelarse plenamente. Esta paradoja inherente a su existencia pone a los estados en una necesidad permanente de reproducción.... Si un Estado pusiera fin a sus prácticas de representación, pondría al descubierto la ausencia de fundamentos prediscursivos; la inmovilización significaría la muerte".

No hay ningún referente. El sentido común es algo en lo que no piensas. Para ser una identidad, hay necesidad del otro, es la relación de producción continua en el otro. Esto no quiere decir que no haya instrumentalidad, pero en términos de producción de identidad, siempre estaremos en una relación constitucional. La producción de sentido puede estar vinculada a realidades existenciales muy concretas, pero la producción de un grupo sólo se produce a través de prácticas vinculadas a un discurso. La cuestión ética es que estas prácticas no adoptan la forma de "othering".

Dicotomías[edit | edit source]

En general, si nos alejamos del modelo ético, nos encontramos ante dicotomías. El análisis de los discursos permite destacarlos mostrando que hay una evolución del modo de hablar:

  • civilización/barbarie
  • moderno/tradicional
  • laico/religioso
  • desarrollado/subdesarrollado
  • hombre/mujer
  • padre/madre/hijo

De la Política Exterior a la política exterior[edit | edit source]

Campbell en Writing Security. United States Foreign Policy and the Politics of Identity distingue entre "Política Exterior" y "política exterior".

Por "Política Exterior" se entiende la política de los Estados hacia otros Estados. Las relaciones internacionales se han producido con la idea de que el Estado-nación está en el centro de estas cosas. Esto es lo que explican Inalatuya y Neei, que otra comprensión de lo internacional implica borrar la producción del yo y del otro haciéndolo natural simplemente produciendo un interior y un exterior y que la política exterior es una interfaz entre lo interno y lo externo. En otras palabras, refleja la política de los Estados hacia otros Estados, un foro privilegiado en el contexto del Estado-nación moderno de la relación entre uno mismo y los demás en el contexto del "Westphalian deferral". Sin embargo, desde un punto de vista "post", es un foro, entre otros, donde se articula la política exterior.

Para Campbell, "política exterior" es "cualquier práctica de diferenciación o modalidad de exclusión... constituyendo objetos en "extranjero" en su relación con ellos.... "política exterior" [despliega] prácticas de representación que sirven como recursos para dibujar modalidades de interpretación para tratar con nuevos ejemplos de ambiguïté́ y contingencia". Si tomamos el origen del término "política exterior", califica la relación con otro. Es en el análisis como Estado-nación donde la "Política Exterior" se ha convertido en el sentido común de las relaciones internacionales. Las relaciones internacionales son prácticas de producción de alteridad, son prácticas de dominación sobre otras que están ahí para justificar un cierto orden social y político internacional que se esconde detrás de la "Política Exterior".

La política exterior[edit | edit source]

En Writing Security. United States Foreign Policy and the Politics of Identity, Campbell dice: "Nuestra comprensión de la política exterior cambia de un enfoque sobre las relaciones interestatales que tienen lugar en un lado u otro de los [límites] ahistóricos, fijos y ya establecidos, a un enfoque sobre el establecimiento de los [límites] que constituyen, paralela y simultáneamente, el'estado' y el'sistema internacional'....". En otras palabras, la política exterior es una'forma específica de desempeño político que produce[límites]'".

Lo que interesa a estas perspectivas es entender cómo se producen estos límites, cómo empezó a ocurrir el Estado-nación de una manera económica, racial o de género. Esto nos lleva a conocer cuáles son las condiciones para la posibilidad o imposibilidad de ser alguien o algo producido a nivel internacional.

Pasamos de la "política exterior" a la "Política Exterior" en un informe de producción a otro. Esta es la idea de inclusión y exclusión. Para Campbell, la "política exterior" es la política continua de construir una cierta identidad del yo que no se cuestiona y que puede pasar por una dimensión sutil. El discurso producido por la sociedad dominante tiene efectos sobre las poblaciones subordinadas.

Bilán[edit | edit source]

Hemos destacado la lógica de la acción a la lógica de la representación, por otro lado, las dicotomías tienen un peso sobre las representaciones que uno puede tener por otro. Estas dicotomías son a menudo muy fuertes y están presentes. Se nos hizo pensar en la "trampa territorial" en delà̀ aunque el referente siga siendo el Estado. La mayoría de las perspectivas más relevantes sobre la globalización son perspectivas donde el Estado se reconfigura, se transforma en sus capacidades. Se trata de pensar más allá de Internet y del mundo exterior. La producción de significados son discursos globales.

Anexos[edit | edit source]

Bibliografía[edit | edit source]

  • Agnew, J. (1994). The territorial trap: the geographical assumptions of international relations theory. Review of International Political Economy, 1(1), 53–80.
  • Barras, A. & Guillaume X. (2013). The safety of authenticity: Ali Kebab or an exploration in the contemporaneity of foreignness and the self’s post-colonial imaginary. European Journal of Cultural Studies 16(3), pp. 310-328.
  • Belsey, C. (2002). Postructuralism. A Very Short Introduction. Oxford: Oxford University Press.! Bourdieu, P. (1994). Raisons pratiques. Sur la théorie de l'action. Paris: Seuil.!
  • Campbell, D. (1993). Writing Security. United States Foreign Policy and the Politics of Identity. Minneapolis: University of Minnesota Press.
  • Connolly, W. E. (1991). Identity\Difference. Democratic Negotiations of Political Paradox. Ithaca: Cornell University Press.
  • Cox, R. W. (1981). Social Forces, States and World Orders: Beyond International Relations Theory. Millennium: Journal of International Studies, 10(2), 126–155.
  • Der Derian, J. (1997). Post-Theory: The Eternal Return of Ethics in International Relations. in Michael W. Doyle and G. John Ikenberry (eds.) New Thinking in International Relations Theory. Boulder, CO: Westview Press, 54–76.
  • Devetak, R. (2005). Postmodernism. in Scott Burchill et al. (eds.) Theories of International Relations. Houndmills: Palgrave Macmillan, 161–187.
  • Digeser, P. (1992). The fourth face of power. The Journal of Politics, 54(4), 977–1007.
  • Doty, R. (1993). Foreign Policy as Social Construction: a Post-Positivist Analysis of U.S. Counterinsurgency Policy in the Philippines. International Studies Quarterly 37 (3): 297–320.
  • Howarth, D. (2000). Discourse. Buckingham: Open University Press.!
  • Inayatullah, N. et D. Blaney (2004). International Relations and the Problem of Difference. London: Routledge.
  • Mouffe, C. (2005). On the Political. London: Routledge.
  • Walker, R. B. J. (1993). Inside/Outside: International Relations as Political Theory. Cambridge: Cambridge University Press.
  • Wendt, A. (1994). Collective Identity Formation and the International State. American Political Science Review, 88(2), 384–396.
  • Wendt, A. (1999). Social Theory of International Politics. Cambridge: Cambridge University Press.
  • Wodak, R., de Cillia, R., Reisigl, M., & Liebhart, K. (2009). The discursive construction of national identity. 2nd ed. Edinburgh: Edinburgh University Press.

Referencias[edit | edit source]