Actions

La Guerra: Concepciones y Evoluciones

De Baripedia

Primero nos preguntaremos qué es la guerra, luego nos preguntaremos sobre el nacimiento de la guerra moderna, y veremos que la guerra es un fenómeno que va mucho más allá de la violencia, pero que es un principio regulador de nuestro sistema internacional como se construyó hace siglos. A continuación veremos las transformaciones actuales, en particular, cómo en la era del terrorismo y de la globalización, ¿cambian las guerras y sus principios? Por último, nos preguntaremos si estamos al final de la guerra o si todavía continúa.

¿Qué es la guerra?[modifier | modifier le wikicode]

Definición de la guerra[modifier | modifier le wikicode]

Nos vamos a preguntar qué es la guerra y volveremos a las advertencias y a los conceptos erróneos sobre lo que es la guerra. Hay muchas definiciones de lo que es la guerra, pero una de las más relevantes es la de Hedley Bull, quien fundó la escuela inglesa que, en su libro The Anarchical Society: A Study of Order in World Politics publié en 1977, da la siguiente definición : « an organized violence carried on by political units against each other ».

Esta definición tiene muchos elementos importantes. Es importante decir que la guerra es violencia organizada por las unidades políticas entre sí. Si bien la idea de guerra está llena de preconceptos y violencia, debemos tener cuidado porque cuando hablamos de guerra no hablamos de violencia interpersonal. La violencia interpersonal es violencia ligada al crimen y a la agresión, mientras que la guerra es violencia organizada en la que participan unidades políticas organizadas que se combaten entre sí.

Por otra parte, Hedley Bull añade que la guerra tiene carácter oficial, es decir, que se libra en nombre del Estado contra otra unidad política. Aquí es donde hace una tercera distinción en su definición, que es que aunque la guerra se lleve a cabo en nombre de esa entidad política, debe hacerse contra otras entidades políticas que generalmente están fuera del estado. Hedley Bull hace una distinción fundamental cuando se trata de violencia organizada, que es la de la lucha contra el crimen, por ejemplo cuando se trata del trabajo policial.

Por lo tanto, la guerra es violencia organizada entre unidades políticas entre sí, y el conjunto del ser de carácter oficial dirigida en general fuera de estas unidades políticas. Esta definición es bastante completa y refleja cómo se formó la guerra moderna y, sobre todo, cómo se entiende y comprende en su estudio de la mayoría de las personas que estudian la guerra, ya sea en academias militares, y atraviesa casi todo lo que se entiende por "guerra".

Dos ideas recibidas[modifier | modifier le wikicode]

Empezaremos con dos ideas preconcebidas de guerra. La guerra es un concepto, un concepto que todos conocemos un poco intuitivamente.

Frontispiece of Leviathan.

Para Thomas Hobbes en Leviathan publicado en 1551, la guerra es "la guerra de todos contra todos". Hobbes es la base de la teoría del estado y la guerra, y su idea es que el estado se formó porque reina la anarquía entre los individuos, y se necesita una entidad para regular las relaciones interindividuales. En otras palabras, en un enfoque más sociológico, la idea de la guerra de todos contra todos es una idea que ha hecho posible desarrollar otros conceptos, es que el Estado ha surgido para regular la selva que reina en la sociedad, y la guerra de todos contra todos es una imposibilidad empírica, porque los hombres no pueden luchar anárquicamente permanentemente, los individuos son reacios a organizarse y a luchar. Puede haber agresión individual, puede haber egoísmo que conduzca a peleas, pero los conflictos armados son otra cosa. Según Hobbes, la guerra es ante todo una cuestión de naturaleza humana. En este caso, la idea de guerra contra todos es cuestionable porque parte de la idea de que el egoísmo del hombre es lo que genera la guerra, mientras que en realidad es la socialidad del hombre porque nos vemos obligados a vivir en sociedad, porque para poder librar una guerra necesitamos estructuras que nos permitan hacerlo, es decir, una organización. La organización humana es el fruto de una sociedad humana. Este principio declarado por Hobbes parte del hecho de que el hombre es egoísta y lidera la guerra todo el tiempo, pero es la sociedad del hombre la que crea la guerra, ya que se necesita una organización para hacer la guerra, una organización que sólo puede aparecer a través de la sociedad. Más que un fenómeno natural y universal, la guerra es ante todo un fenómeno social. Es un razonamiento que no parte del egoísmo del hombre, sino de su socialidad que es el hecho de vivir juntos y tener que vivir juntos. Hacer la guerra requiere organizaciones complejas con administraciones burocráticas. Hay una necesidad de organizaciones eficaces que hagan posible la guerra, de ahí las condiciones previas inevitables para la organización de las sociedades humanas con el fin de librar la guerra.

Acabamos de ver cómo hacer la guerra y hacerla posible, ahora vamos, con la segunda idea preconcebida, a interesarnos por el "cuándo". La segunda idea preconcebida es la de la guerra perpetua de Heraclite que postula que "la guerra es el padre de todas las cosas, y de todas las cosas es rey". Si se asume que la guerra es una cuestión de naturaleza humana entonces siempre ha existido, esto no es verdad. Si lo miramos un poco más sociológicamente, se podría decir que la guerra es un fenómeno relativamente reciente en la historia de la humanidad, ciertamente una característica que no es intemporal. No hay evidencia arqueológica de una forma sostenida de violencia organizada, lo que significa que la guerra requiere cierto grado de organización. Antes de la Revolución Neolítica del año 7000 a. C., no podemos hablar de guerra. Si asumimos que la humanidad apareció hace 200.000 años, la guerra sólo afectaría al 5% de nuestra historia. Estamos lejos de ser un fenómeno histórico y universal que habría existido siempre. Es importante evitar la esencialización de la guerra como algo que estaría en nosotros. Si miramos empíricamente, los hechos, la guerra no siempre ha existido y está ligada a una organización social desarrollada. Esta forma de organización social surge a partir del Neolítico y coincide con una especialización funcional, a saber, la aparición de las primeras ciudades. La ciudad es un lugar para especializarse, a diferencia del campo donde cada uno es más dependiente. En una ciudad, las tareas se dividen para ser más eficientes. Es una idea que es fundamental para la propia idea de la construcción del Estado y el desarrollo de nuestras sociedades. La idea de especialización es importante en las ciencias sociales; por ejemplo, el oficial de policía es alguien que se especializa en violencia. La idea subyacente es que, por ejemplo, para arar sus campos tranquilamente, usted necesita a alguien que se encargue de la seguridad y cuyo trabajo sea y a cambio, usted le dará de comer. Así es como creamos una empresa más especializada y hoy en día estamos en empresas muy especializadas.

En otras palabras, la llegada de la guerra coincide con la Revolución Neolítica, la especialización funcional y el surgimiento de las ciudades. Es a partir del año 5000 a. C. que empezaron a aparecer las guerras entre estas ciudades-estado. Entonces, a partir de ese momento, se desarrollan sociedades cada vez más complejas.

La falange: ¿"padre" de las formas modernas de violencia organizada?[modifier | modifier le wikicode]

Cuando uno regresa a la antigüedad clásica hasta el Imperio Romano, la guerra pasa por un salto cualitativo vinculado a un mayor grado de organización. Los "saltos cualitativos" requieren sistemas más eficaces para dirigir la guerra. Hay una dimensión tecnológica.

Uno de los mejores ejemplos es el Phalanx, que son formaciones de infantería fuertemente armadas y bien organizadas cuyo objetivo es reducir y derrotar al enemigo en el momento del choque. Esto se usaba mucho en la antigua Grecia, especialmente con Alejandro Magno. Esta forma de guerra acompaña la complejidad de las sociedades. A partir de ahí, hay un desarrollo hacia una forma de llevar a cabo la guerra que es cada vez más desarrollada tecnológicamente y eficaz.

Phalanx macedonio.

Hay un paréntesis con la Edad Media. Con la caída del Imperio Romano, volvemos a modos de guerra más erráticos con guerras de saqueo y guerras menos organizadas. A partir del siglo XV surgió la concepción moderna de la guerra y, por lo tanto, estuvo ligada a una revolución tecnológica. El desarrollo de la guerra moderna está vinculado al desarrollo del Estado moderno. Los dos son inseparables.

Guerra y modernidad política[modifier | modifier le wikicode]

La guerra no es el padre de todo y algo universal y natural, pero es un fenómeno relativamente reciente en la escala de la humanidad, pero está sobre todo ligado al desarrollo de un alto grado de organización social que comienza en el 5000 a. C. y se remonta al siglo XVII. La historia de la guerra es también la historia del estado.

Hablar de la guerra en relación con el Estado es una articulación que rara vez se utiliza, pero que es fundamental para entender la forma de violencia organizada que es la guerra y, por lo tanto, para ver la guerra como un fenómeno eminentemente ligado a la modernidad política y, por lo tanto, al advenimiento del Estado moderno. El Estado no es la única forma de organización política en el mundo y especialmente no en la historia. Ha habido imperios, ciudades-estado o colonias en el sentido de que el estado es una forma relativamente nueva de organización en la historia.

Arc-et-Senans - Plan de la saline royale.

Si tomamos el ángulo de la guerra como algo fundamentalmente ligado al surgimiento del Estado, también nos permite volver a una tercera idea preconcebida, que es la idea de que el Estado se percibe con una dimensión más bien positiva. El Estado es la ley y el orden, la base de las relaciones internacionales es una división del trabajo disciplinario y dentro del Estado que está vigilado y, por lo tanto, en paz, el Estado lo garantiza, en particular, a través de su sistema policial y judicial; Más allá de sus fronteras, es la anarquía, no hay un sistema internacional similar a un gobierno limpio, y por eso estamos luchando fuera de las fronteras del Estado. Se trata de una división del trabajo y el Estado hace cumplir la ley y el orden en su territorio. La paz tiene una dimensión positiva.

El Estado es también el actor que permitirá la paz internacional, en particular a través de su participación de las organizaciones internacionales. En esta concepción de la guerra, y especialmente en la relación con la violencia del Estado, hay una dimensión positiva, ya que el Estado es lo que hace posible mantener el orden, no hundirse en el caos y la anarquía y por lo tanto la violencia es percibida como algo primitivo y de otra época. El Estado, al imponerse, ha hecho posible evitar el caos. Si lo comparamos con otros lugares del mundo en los que la situación de violencia es mucho más dramática, puede explicarse por el hecho de que no hay un Estado efectivo sobre el terreno que permita a todos tener una vida tranquila, ordenada y segura.

También es necesario cuestionar esta idea porque la modernidad política con el surgimiento del Estado también ve emerger nuevas formas de violencia que se han desarrollado y que tienen poco que envidiar a las formas de violencia primitiva. Son formas de violencia ligadas a la modernidad como el genocidio, que es una forma de violencia eminentemente ligada al desarrollo de un Estado moderno e industrial. Para organizar una masacre a gran escala, necesitamos grandes capacidades. La guerra total es también un modo mortal de guerra con la Primera y Segunda Guerra Mundial. En última instancia, esta modernidad del Estado y esta concepción de la modernidad lleva a un siglo XX que fue el siglo más violento de todos los tiempos. En el siglo XX, en términos de violencia política, hubo más de 200 millones de muertos, de los cuales entre 130 y 140 millones estaban directamente relacionados con la guerra. La diferencia es que la violencia política puede ser, por ejemplo, la de un régimen represivo dentro de un Estado. Estas cifras son enormes, existe esta paradoja donde se supone que el Estado moderno debe ofrecer paz y estabilidad dentro de sus fronteras, pero el período ha culminado en un tiempo en el que nunca ha habido tantas muertes por la violencia política. Es bastante paradójico.

El nacimiento de la guerra moderna[modifier | modifier le wikicode]

Un asunto de Estado: War-Making/State-Making[modifier | modifier le wikicode]

Passage de la Seine par armee anglaise et pillage Vitry XIVe siecle.jpg

Para estudiar la guerra, primero hay que centrarse en sus vínculos con el Estado moderno como organización política. Veremos cómo es la guerra hoy en día a través del surgimiento del estado moderno. Empezaremos viendo que la guerra es un asunto de Estado. Para introducir la idea de que la guerra está ligada a la propia construcción del Estado y al surgimiento del Estado como forma de organización política en Europa a partir del final de la Edad Media, por esta razón, la mejor forma de hacerlo es la que el sociohistórico Charles Tilly en su artículo War Making and State Making as Organized Crime, que desarrolló la idea de hacer guerra/gestión del Estado: el estado y viceversa.

Tilly informa sobre la trayectoria occidental del edificio estatal. Cuando hablamos del Estado moderno y del papel de la guerra, estamos hablando realmente de su emergencia en Europa a partir del final de la Edad Media. Es decir, hay otras formas de entidades políticas en el mundo que siguen trayectorias diferentes y si la trayectoria europea parece hoy en día tan importante, es cierto que, sobre todo a través de la colonización, donde hoy en día, a través de la construcción del Estado o de la construcción de la nación, intentamos exportar el modelo europeo porque asumimos que es el único modelo que se puede imponer a los demás. A veces crea algo de fricción.

A través de la idea de war making/state making, Tilly traducirá que es un proceso que toma varios cientos de años, pero no es un proceso intencional. Describe el proceso de war making/state making de guerra a través de dos operaciones que son dos competiciones o fenómenos relacionados.

Einhard vita-karoli 13th-cent.jpg

En primer lugar, el tiempo de la salida de la Edad Media coincidió con una competencia interna dentro de los reinos entre los señores. Esto sucede en la época del feudalismo, cuando había un rey y varios señores que tenían sus feudos en alguna forma de lealtad al rey, pero que eran completamente autónomos en la gestión de sus asuntos. La única conexión que tenían con la realeza era a menudo a través de la guerra. El rey se dirigió a estos señores feudales para levantar hombres para la guerra. A lo largo de varios siglos, según Tilly, hay una competencia creciente entre estos señores porque todos quieren ampliar su territorio. La Edad Media es como un "estado de guerra" generalizado en el que todos intentan ampliar su territorio, tanto dentro de lo que comienza a convertirse en un estado como fuera de él con estas entidades.

France sous Louis XI.jpg

Usando la idea de Norbert Elias, habló de una "lucha de eliminación". Es decir, cada vez hay menos enfrentamientos. Con el ejemplo de Francia bajo Luis XI en el siglo XV, podemos ver claramente esta lógica que se pone en marcha donde vemos en "azul" los territorios que pertenecen al Estado, perteneciendo así al Rey con un proceso de construcción del Estado bien avanzado que comienza ya dos siglos antes donde los territorios del Rey de Francia eran mucho más pequeños. Cada vez más, a través de matrimonios, guerras, sucesiones y la desaparición de familias, hay una tendencia a tener cada vez menos territorio y más y más territorio que prevalecerá. Internamente, los estados han surgido en esta forma en la mayoría de los países europeos. A menudo, los casos más emblemáticos son los de Francia y Gran Bretaña.

Además de la competencia interna, hay una competencia externa. Por ejemplo, en tiempos de Luis XI, comenzó a librar más y más guerras en el extranjero, y para poder librarlas necesitaba recursos, pero también reunificar el mundo cristiano. Puesto que el Papado no ha sido capaz de reunificar el mundo cristiano, cada uno de estos estados quiere crear lo que se asemeja a estos imperios. Estos imperios no se crearán porque todos ellos crecerán, se reunirán y crearán un sistema llamado sistema internacional. La guerra como institución del "sistema interestatal"

Lo que debemos recordar de la idea de hacer la guerra o hacer Estado es que para poder llevar a cabo estas guerras para seguir creciendo como una entidad, se necesitan muchos recursos. Para tener los recursos, debemos tener los medios para extraerlos, y para luchar en guerras, necesitamos ejércitos. Aquí es donde vemos el vínculo entre la extracción de recursos y la necesidad de librar una guerra, que permitirá a los estados ser construidos por el mismo fenómeno. En otras palabras, para tener un ejército propio es necesario tener una población, registrarse, mantener el ejército, es necesario tener dinero, tener dinero, tener dinero, es necesario recaudar impuestos, y para ello es necesario que la gente sepa quién vive dónde y convenza a la gente de su legitimidad para que pueda acceder a pagar sin tener que obligarla a pagar impuestos a través de la violencia. Cada vez estamos más en el proceso de establecer burocracias eficientes que extraen recursos del territorio para librar la guerra. Constantemente tener que librar una guerra requiere una extracción cada vez más eficiente de los recursos de un territorio. Tomó varios cientos de años, pero es a través de este proceso según Tilly que el estado moderno nacido está en proceso de guerra.

Desde el final de la Edad Media, la guerra ha aparecido como una institución que está en la base de un sistema interestatal que está en la base de un gran impacto en nuestra vida cotidiana. Esta idea proviene de Europa al final de la Edad Media, que es el resultado de pretensiones y competiciones imperiales entre los diferentes estados que iniciaron imperios, algunos intentaron como Napoleón que quería construir un territorio que no conociera fronteras y fuera un territorio inclusivo. Pero hay una especie de equilibrio de fuerzas que se ha creado entre todas estas potencias a largo plazo. Al eliminarnos unos a otros, entre todos estos poderes, hemos llegado al surgimiento de un Estado cuya fuerza era más o menos igual en el largo plazo, estabilizándonos a través de las fronteras y reuniéndonos en torno a ellas. De ahí surge la idea de soberanía, es decir, la idea de autoridad sobre el territorio se divide en espacios donde las soberanías se ejercen y son exclusivas entre sí. Ese es realmente el principio de un sistema internacional dividido entre estados soberanos.

A largo plazo, un universalismo del Estado nacional que no es el del Imperio se desarrolla en torno al principio de soberanía, ya que el principio de soberanía es reconocido por todos como principio organizador del sistema internacional. Ese es el principio de las Naciones Unidas, por ejemplo, porque reconoce el principio de igualdad entre todos los Estados soberanos. La idea de las Naciones Unidas nace de la idea de soberanía como organizador del sistema internacional. Este sistema interestatal, que se está implantando, se organiza en torno a la idea de que existe una lógica de equilibrio interno donde el Estado administra un territorio, es decir, la "policía"; y de equilibrio externo donde los Estados regulan sus asuntos entre sí. Es esta distinción del espacio lo que es fundamental aquí. Existe un espacio interno que es responsabilidad del Estado que administra y administra las cuentas de sus ciudadanos y el espacio externo donde el Estado tiene este mandato para gestionar la relación con otros Estados.

Cuando todos estos estados están entrenados, tienen que comunicarse entre sí. Como todos tenemos que sobrevivir como un estado y hay otros estados ahí fuera, ¿cómo nos vamos a comunicar? Si asumimos que la guerra es una institución, se utiliza para hacer precisamente eso. Según Vásquez, la guerra es un modo aprendido de toma de decisiones políticas en el que dos o más unidades políticas asignan bienes materiales o simbólicos sobre la base de una competencia violenta. En otras palabras, la guerra hace posible establecer una competencia; no estamos de acuerdo, así que lo resolvemos a través de la guerra. Nos alejamos de la idea de la guerra como algo anárquico o violento, la guerra es algo que se ha desarrollado en su concepción moderna para resolver disputas entre Estados, es un mecanismo de resolución de conflictos. Parece contraintuitivo.

En primer lugar, la guerra debe entenderse como algo que resuelve disputas. Es decir, si no estamos de acuerdo, tomamos recursos, es decir, esos ejércitos, preparados mediante la recaudación de impuestos enviados a luchar entre sí y desde el momento en que uno de ellos gana, la disputa se resuelve en beneficio de uno u otro.

Scène de bataille au Musée Fesch d'Ajaccio par Antonio Tempesta.

La guerra se puede ver desde diferentes ángulos, ya sea desde el punto de vista humanitario, a través de las muertes que causan o desde un punto de vista jurídico en relación con su propia regulación, y cuáles son los retos legales en la constitución de los diversos mecanismos de gestión de la guerra. El ángulo de este curso es la ciencia política para ver de dónde viene este fenómeno y para qué sirve. No nos interesa la dimensión normativa de la guerra.

Llegamos a la idea de que la guerra es un mecanismo de resolución de conflictos y que, si la estrategia llega a su fin, el fin y el propósito de esta estrategia es la paz. Los dos están vinculados; estamos en una concepción donde la paz está íntimamente ligada a la guerra y, sobre todo, la definición de paz está íntimamente ligada a la guerra. La paz se entiende como ausencia de guerra. Es interesante ver cómo el objetivo de la estrategia es ganar y volver a un estado de paz. Es la guerra lo que realmente determina este estado. Hay una dialéctica muy fuerte entre los dos. Nos interesa la relación entre guerra y estado, pero también entre guerra y paz. Es una relación fundamental y es una relación que no nos va a interesar hoy.

Estamos hablando de paz, porque lo importante es que en la concepción de la guerra, que está tomando forma con el surgimiento de este sistema interestatal, es decir, con los Estados que se forman y compiten entre sí en el exterior, la guerra no es una meta en sí misma, el objetivo no es la conducción de la guerra en sí misma, sino la paz; vamos a la guerra para conseguir algo. Este es el diseño de Raymon Aron.

Enfocarnos en la concepción de la guerra como un mecanismo de resolución de conflictos que nos permita hacer cosas, obtener cosas,"estratégicamente" nuestros objetivos.

Carl von Clausewitz (1780 – 1832): De la Guerra[modifier | modifier le wikicode]

Carl von Clausewitz.

Si se habla de guerra, en su figura de teorización que es la más famosa es Carl von Clausewitz que es un oficial prusiano que practicó durante las guerras napoleónicas escribió el libro De la Guerra. Clausewitz será, si no fijo, considerado como la referencia en la teorización de la guerra. Planteará una concepción eminentemente política de la guerra, que sigue siendo una referencia hoy en día.

Clausewitz define la guerra como un acto de violencia destinado a obligar al oponente a llevar a cabo nuestra voluntad. Es un marco muy racional, no es una lógica de "loco de guerra". La guerra se hace para obtener algo. Según Clausewitz,"La guerra es la continuación de la política por otros medios. Imagínese un Estado que es un gobierno con un objetivo que es por ejemplo el de extender tierras fértiles, entonces las tierras del vecino se han convertido en un objetivo. Como no los entregará, se le declarará la guerra, si gana el estado beligerante, hará un tratado de paz y obtendrá la tierra. Es una concepción eminentemente política de la guerra en el sentido de que la guerra está subordinada a la política. Es la política la que determina lo que se puede lograr a través de la guerra, porque no se puede lograr por otros medios, como la diplomacia o el comercio. Hay un tiempo en que no puedes conseguirlo de otro modo, así que vas a la guerra para conseguirlo. Esto implica volver a la normalidad, que es un estado de paz.

El sistema westfaliano[modifier | modifier le wikicode]

A partir del siglo XVII y del final de la Guerra de los Treinta Años, se estableció el sistema westfaliano. Junto a la construcción del Estado moderno, en la teoría política existe todo un pensamiento para pensar en la guerra, pero también para codificarla. Un jurista holandés, Hugo de Groot, dice Grotius, quien a partir del siglo XVII codificó la guerra, en términos de lo que se podía hacer antes de la guerra, durante la guerra y después de la guerra que llevó a la codificación del derecho, pero también los Convenios de Ginebra. La aparición de la guerra en el sistema interestatal va acompañada del deseo de introducir reglas muy específicas para la conducción de la guerra: la guerra debe ser declarada, la guerra es un momento de violencia intensa y extremadamente violenta, pero está muy bien regulada. Debemos tener en cuenta todos los esfuerzos que se han hecho desde entonces, se ha regulado y se han establecido normas que permiten librar la guerra y utilizarla para este propósito político. En otras palabras, la guerra es realmente parte de este sistema interestatal.

Ámsterdam Guardia Civil Banquete para la Paz de Münster (1648), exhibido en el Rijksmuseum, por Bartholomeus van der Helst.

El Tratado de Westfalia de 1648 incluye el Tratado de Osnabrück y el Tratado de Münster. Señalaron el final de la Guerra de los Treinta Años de 1618 a 1648, una referencia a la guerra religiosa en el continente europeo entre católicos y protestantes, y al final de estas guerras se alcanzó un tratado que consagró la existencia y emergencia del Estado como base para el sistema de organización entre las entidades y unidades políticas del continente europeo, dando lugar al sistema westfaliano. Las primeras referencias en los documentos oficiales de Suiza se refieren al Tratado de Westfalia, aunque Suiza como Estado tardó algún tiempo en emerger en su forma moderna. Es el momento en que se establece el Estado como base de este sistema y, sobre todo, se reconoce la soberanía, que es el hecho de que cada Estado ejerce en su territorio el principio organizador de este sistema. No estamos en una lógica imperialista, sino en una lógica donde cada entidad ejerce soberanía sobre un territorio dado. Todo el mundo reconoce que todos hacen lo que quieren hacer en casa, pero cuando hay una disputa, la guerra sigue siendo un medio para resolverla.

Es importante entender esta distinción de espacio entre un espacio interior donde las reglas son claras, donde es el Estado como tal el que tiene soberanía para ejercer el poder, que es reconocido; y fuera del Estado donde no hay autoridad en forma de soberanía. Aún hoy, no hay un gobierno mundial, no estamos en un imperio de estados, los territorios del planeta divididos en estados donde hay alrededor de 200 soberanías ejercidas exclusivamente. Es un principio, hay Estados más fuertes que otros que imponen su voluntad, pero como principio de derecho y de organización del sistema, es a partir de ahí que todo se pone en marcha y todavía hoy, ocupan un lugar importantísimo aunque hoy hablemos de actores no estatales como las empresas multinacionales o las organizaciones no gubernamentales que son de cierta importancia y tienen un papel bastante importante. El Estado sigue estando en la base de lo que se llama el "sistema internacional".

No estamos hablando de "estudios globales" o "estudios globales". El término "relaciones internacionales", que significa pensar en el mundo, es pensar más allá de las fronteras del Estado para mostrar cuán importante es el momento de estructurar el espacio entre los Estados.

El Tratado de Westfalia consagra la igualdad soberana como principio organizador del sistema internacional y consagra el principio de que todo el mundo hace lo que quiere en casa y que, cuando surge una controversia, se libra la guerra.

Hacia la guerra total[modifier | modifier le wikicode]

A partir del siglo XVII, existía un sistema que se acompañaba y acompañaba de la constitución del papel del Estado; al mismo tiempo, estos dos procesos eran concomitantes, se desarrollaban simultáneamente e influenciaban entre sí. A partir de ahí, a través de la estructuración de este sistema, con estados cada vez más poderosos, que se industrializan y consiguen extraer cada vez más recursos, para hacerse más y más eficientes, haciendo posible ir hacia la guerra total.

Entramos en esta paradoja donde los estados que son cada vez más eficaces en su gestión interna están reduciendo la violencia interpersonal, pero paradójicamente, hay guerras que son extremadamente mortíferas si no más letales. Es decir, si hacemos una distinción en la evolución de la guerra, hemos pasado de una guerra en la Edad Media en la que las cosas están menos claras a nivel del sistema internacional, en la que no hay discriminación entre civiles y combatientes, es decir, cuando la guerra vaya a ser codificada, se aclarará el papel de los combatientes e intentaremos excluir a los civiles de los conflictos. Funcionará porque a partir del siglo XVII habrá cada vez menos civiles implicados en las guerras, y causará cada vez menos víctimas civiles en las guerras, la mayoría de las cuales son militares, y este es un fenómeno que durará hasta el final de la Guerra Fría, cuando esta cifra se invierta de nuevo.

Es importante hablar de guerra en relación con el surgimiento del Estado porque en la Edad Media, estos son más estados de violencia que las guerras en las que hay diferentes tipos de unidades políticas con ciudades-estados, el papado, señores de la guerra que cambian de afiliación según sus intereses del momento, es mucho más fluido, hay diferentes fuerzas que luchan porque la guerra moderna está ligada al surgimiento. Mientras que en la Edad Media había una mezcla, los estatutos eran mucho menos claros, había diferentes tipos de actores, y no sólo había agentes del Estado que luchaban entre sí.

Las guerras limitadas/institucionalizadas/trinitarias (del "primer tipo" según Holsti): 1648 -1789[modifier | modifier le wikicode]

Desde la paz de Westfalia, donde la guerra se estableció como un medio para regular la violencia entre todas las entidades que componen el sistema westfaliano, las guerras se institucionalizaron.

Desde el Tratado de Westfalia, las guerras se han institucionalizado. En The State, War and the State of War, publicado en 2001, Holsti hace una distinción bien conocida entre los diferentes tipos de guerra, a menudo refiriéndose a la primera guerra de tipo al final de la Edad Media. Entre 1648 y 1789, estamos hablando de guerras relativamente cortas, de uno a dos años de duración, con una secuencia bastante clara, por lo que con una declaración de guerra, un alto el fuego, un tratado de paz; la guerra está cada vez más codificada y todo el mundo está jugando cada vez más el juego con objetivos limitados, intereses limitados en una concepción clausewitziana.

Es también un tiempo de codificación en el que ya no hay roles que no están bien establecidos, hay uniformes, códigos de conducta que se están poniendo en marcha, pero también una tradición militar alrededor de la "nobleza de la espada" que también se está poniendo en marcha, aquí es donde nacen los ejércitos de los Estados occidentales, como todavía los conocemos hoy en día. Se trata de guerras limitadas en el tiempo y en el espacio, hay objetivos claros y es una guerra de maniobras más que de aniquilación.

El ejército está acostumbrado a que las cosas se decidan por adelantado. Sin embargo, todavía había muchas guerras en ese momento. No estamos hablando de paz o de proscripción de la guerra, pero es un esfuerzo por codificar esta guerra en la que los civiles se salvan un poco más y el número de víctimas es relativamente limitado.

La guerra sintomática de la época y la Guerra de Sucesión española donde hay una serie de conflictos brutales en la época, pero limitados en el tiempo entre diferentes estados europeos. Es por lo tanto un tiempo en el que los ejércitos están codificados, los uniformes están emergiendo, y nos distinguimos a través de los uniformes. Esta distinción es importante porque los Estados también se gritan unos a otros sobre el hecho de que también nos diferenciamos según los uniformes.

Las guerras de segundo tipo o totales: 1789 - 1815 y 1914 - 1945[modifier | modifier le wikicode]

Napoleón en Berlín (Meynier). Tras derrotar a las fuerzas prusianas en Jena, el ejército francés entró en Berlín el 27 de octubre de 1806.

Al permanecer en la tipología de Holsti, entramos en el segundo tipo de guerras. A partir de 1789 y a partir de la Revolución Francesa comienzan las guerras revolucionarias y la novedad, que sigue estando muy ligada a la construcción del Estado, entra en los diques de masas con el concepto de "Nation en armes".

Con la Revolución Francesa, los príncipes europeos unieron sus fuerzas para invadir Francia, y la reacción revolucionaria se estableció con el levantamiento de masas y el establecimiento de un ejército de conscripción. Más allá de la vertiente poética de la revolución, esto implica que es sobre todo un Estado relativamente moderno el que puede permitirse el servicio militar obligatorio, que es el hecho de que podemos movilizar rápidamente a un gran número de personas, armarlas, entrenarlas y enviarlas al combate. Como tal, se necesita un estado mucho menos desarrollado para contratar a unos pocos cientos de mercenarios y enviarlos a luchar. Crear un ejército entero es mucho más complicado que simplemente comprar un servicio. El desarrollo de estos ejércitos de conscripción hizo posible la formación de enormes ejércitos en términos de hombres, tamaño y eficiencia. Las guerras de segundo tipo son las guerras revolucionarias y napoleónicas, después de las cuales son ejércitos nacionalistas, lo que significa que ya no son ejércitos profesionales, como solía ser el caso antes, basados en el mercenarismo. La paradoja con la belleza de la causa revolucionaria, donde es un pueblo que se levanta contra un enemigo que ataca nuestros ideales, pero cuando se libra una guerra revolucionaria, la meta no es sólo ganar unos pocos kilómetros cuadrados, la meta es aniquilar al enemigo porque desafía nuestra existencia. Entramos en lógicas mucho más letales con el segundo tipo de guerras, que están ligadas a las guerras revolucionarias de la época. Los objetivos se vuelven ilimitados, confusos y no son concretos como los conceptos de "liberación","democracia","lucha de clases" e implican una rendición incondicional.

La Segunda Guerra Mundial es sintomática de este fenómeno porque con la lucha contra el nazismo, no estamos en una lógica de capitulación donde todos se quedan en casa después; cuando uno entra en este tipo de guerra, entra en una lógica de capitulación incondicional, el objetivo es aniquilar al enemigo. Es una transformación de la guerra, pero está eminentemente ligada a la construcción del Estado. Para llegar a algo así como la Segunda Guerra Mundial con una lucha contra el nazismo, para que el nazismo emergiera, se necesitó el desarrollo de un Estado, de lo contrario nunca habría habido una capacidad sin ideologías si no hubiera habido un Estado detrás de ella que permitiera que el equilibrio europeo y mundial se viese amenazado posteriormente.

En estas guerras de segundo tipo, ya no es necesaria la discriminación entre civiles y militares. Con la Segunda Guerra Mundial, el número de víctimas civiles fue mucho mayor que en guerras anteriores. Volvemos al Estado, por supuesto, los medios industriales al servicio de la guerra deben ser importantes. Organizar el genocidio requiere recursos industriales. Para poder montar ejércitos tan poderosos, que se enfrentarán en la Primera Guerra Mundial por ejemplo, es necesario tener grandes capacidades industriales. La guerra ayuda a desarrollar estas capacidades industriales. Siempre hay una conexión entre los dos.

Existe este período a partir de 1789, cuando se desarrollarán estas guerras del segundo tipo, que son guerras totales en las que está implicada toda la población y que afectan al conjunto de la sociedad. En la periodización hay que tener cuidado, porque entre 1815 y 1914 existe lo que se ha llamado la "paz de los cien años". Hace cien años no hubo ningún conflicto importante en territorio europeo. Por mucho que existiera el Tratado de Westfalia en 1648 después de la Guerra de los Treinta Años, después de las Guerras Napoleónicas, hubo el Congreso de Viena que creó el "Concierto de las Naciones". Todos los vencedores de la coalición contra Napoleón definieron nuevas reglas relativas a este sistema internacional, denominado Concert des Nations, que comenzó a establecer, si no un sistema de seguridad colectiva, de concertación para la gestión de las controversias entre los Estados, y que funcionó relativamente bien porque hubo menos guerras porque estaba en la lógica de Concert des Nations.

Después de 1945[modifier | modifier le wikicode]

A pesar de que hubo cien años de paz entre 1815 y 1914, mucho después de 1945, el continente europeo experimentó un período extremadamente pacífico. Es bastante paradójico porque hubo una guerra fría, una amenaza constante de un Armagedón nuclear, pero no hubo guerra. Es un período relativamente tranquilo, sobre todo porque Europa estaba saliendo de un período muy largo y extremadamente violento. Estamos presenciando el fin de la guerra entre las grandes potencias después de 1945. Hay una disminución de la guerra y se está estableciendo una larga paz.

United Nations General Assembly hall.

Incluso si se trata de una concepción eurocéntrica de la guerra, porque tanto como la Guerra Fría en Europa no dio lugar a la violencia en términos de guerra, pero hay muchas guerras que se llevaron a cabo por medio de un poder que condujo a la violencia. Esta concepción europea de la guerra condujo al final de los enfrentamientos directos entre las grandes potencias, mientras que antes el problema era que las grandes potencias de la época se hacían la guerra entre sí. Las grandes potencias ya no se pelean entre ellas.

Cada vez más, estamos llegando a la idea de prohibir la guerra. Es una idea que existe desde hace algún tiempo porque en la idea de regular la guerra también existe la idea de que ésta debe desaparecer. La idea pacifista se ha encarnado durante mucho tiempo, en particular, en el proyecto de "paz perpetua" de Emmanuel Kant, que propone una serie de pasos para llegar a una cierta federación del sistema en la que ya no tendremos que ir a la guerra porque los estados se convertirán en regímenes democráticos parlamentarios que por definición no hacen la guerra entre ellos mismos. Pero sobre todo, después de 1945, finalmente se pusieron en marcha los mecanismos de seguridad colectiva, es decir, gestionar eficazmente las relaciones entre los Estados y evitar la guerra.

La idea del surgimiento de las Naciones Unidas, por ejemplo, que, en su carta, sólo prevé dos formas de llevar a cabo la guerra, a saber, prohibir la guerra excepto en defensa propia o a menos que un Estado ponga en peligro la paz y la estabilidad internacionales, y por lo tanto el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, a través de su capítulo VII, autoriza esta guerra. Hay un intento de regular la guerra, pero prohibiéndola, hay un intento de hacerla desaparecer. A partir de 1945, estas tendencias adquirieron cada vez más importancia.

Transformaciones contemporáneas de la guerra[modifier | modifier le wikicode]

El surgimiento de la guerra moderna nos lleva a 1989, el fin de la Guerra Fría. Tanto es así que hemos visto que hasta ahora, que el surgimiento y la constitución de la guerra moderna se relaciona con el surgimiento de la constitución del Estado moderno, que los dos están íntimamente ligados, ya que a partir de 1989 en adelante, muchos investigadores tienen la impresión de que nos enfrentamos a una ruptura; que un sistema que fue construido por algún tiempo está cambiando con el fin de la Guerra Fría. La guerra se está transformando, todas las reglas que se establecieron ya no serían válidas, nuevas guerras e incluso guerras postmodernas. Habríamos estado durante más de veinte años en una transformación de la guerra. Veremos cuál es nuestra posición en relación con el hecho de que la guerra se está transformando a sí misma.

El nuevo (des)orden mundial?![modifier | modifier le wikicode]

A partir de 1989, con la caída del Muro de Berlín, la desaparición del Imperio Soviético y el fin del sistema bipolar, donde las relaciones entre los bloques soviético y americano estaban reguladas por el miedo a la destrucción mutua que creaba una cierta paz. La década de los 90 vio el comienzo de un período interesante en el que las tarjetas comenzaron a redistribuirse. Se trata de la idea de que estamos entrando en un nuevo orden mundial con la idea de que los Estados Unidos son la única superpotencia, pero sobre todo de que estamos entrando en un período pacífico en el que las Naciones Unidas finalmente podrán desempeñar su papel y hacer posible la prohibición de la guerra, ya que las Naciones Unidas estaban destinadas a garantizar la paz y la seguridad mundiales, por lo que ahora será posible volver a un período bastante optimista. Es un momento en el que la mayoría de los problemas podrían solucionarse enviando fuerzas de mantenimiento de la paz y desde allí, entraríamos en una ayuda positiva cosechando los dividendos de la paz del final de la Guerra Fría.

Al mismo tiempo, también hay elementos y un discurso sobre lo que se llamará el desorden mundial. La tesis más famosa de Samuel Huntington es la de su libro Shock of Civilizations argumentando que ya no estaríamos en una lógica de bloques luchando entre sí, sino de civilizaciones. Fue extremadamente influyente y mucha gente piensa así hoy en día, pero es sobre todo porque el final de la bipolaridad después de 1989 da la impresión de que estamos entrando en un nuevo mundo y sobre todo porque hay una multiplicación de guerras civiles. Hasta entonces, uno de los objetivos de la codificación de la guerra y la constitución del estado es que la mayoría de las guerras eran guerras interestatales entre estados; la guerra civil era un modo minoritario de guerra porque la violencia organizada pasaba principalmente por el estado.

A partir de 1989, la tendencia se invirtió con la asunción de las guerras civiles. Se tiene la impresión de que los Estados ya no son los principales actores en la guerra y que se ha producido un retorno de la violencia interestatal. Actores como terroristas, milicias, mafias y bandas vuelven a estar en el punto de mira. Estos patrones de violencia supuestamente fueron domesticados por el Estado. El elemento más importante es que tanta soberanía ha sido importante para estructurar el sistema interestatal, tanto a partir de ese momento se cuestiona la soberanía y su capacidad de regular la violencia. Todas las guerras civiles que vemos principalmente en África a partir de los años noventa son guerras que implican a los llamados Estados fracasados. Son Estados que pueden ser soberanos, pero ya no son capaces de ejercer su autoridad sobre su territorio, y como es caos en su territorio, se convierte en guerras y lo desestabiliza todo.

A partir de ese momento, la soberanía se ve cada vez más como algo potencialmente negativo a través de la multiplicación de estos conflictos infraestatales o guerras civiles.

Las nuevas guerras[modifier | modifier le wikicode]

Las nuevas guerras según Mary Kaldor en su New and Old Wars: Organised violence in a global era, publicado en 1999, se distinguen de las viejas guerras.

Kaldor argumenta que a partir de 1989 estamos entrando en una nueva era que podría definirse de tres maneras diferentes. Según ella, las identidades han reemplazado a las ideas. Sobre todo, hay muchos conflictos étnicos, por ejemplo, ya no luchamos por las ideas, sino por un grupo étnico, por ejemplo, que, a diferencia de nosotros, nos coloca en una posición de exclusión. Cuando uno lucha por una meta ideológica, uno está en una disposición mucho más inclusiva, como la lucha por el socialismo internacional, mientras que de ahora en adelante, luchar por una identidad étnica significa necesariamente excluir a la otra.

Por otra parte, según Kaldor, la guerra ya no es para el pueblo, sino contra el pueblo, es decir, nos enfrentamos cada vez más a actores que no representan al Estado y que ni siquiera aspiran a serlo. Cada vez hay más una guerra de bandidos donde el objetivo es extraer recursos naturales de los países para el enriquecimiento personal de ciertos grupos. Además, estamos entrando en una economía de guerra apoyada por redes transnacionales como las mafias, lo que significa que estamos entrando en redes globales que alimentan estas guerras.

Miembros del Bloque de Búsqueda del Coronel Hugo Martínez celebran sobre el cuerpo de Pablo Escobar el 2 de diciembre de 1993. Su muerte puso fin a un esfuerzo de búsqueda de quince meses que costó cientos de millones de dólares, e involucró la coordinación entre el Comando Conjunto de Operaciones Especiales de Estados Unidos, la Administración Antidrogas, la Policía Colombiana y el grupo de vigilantes Los Pepes.

Kaldor tiene un enfoque despolitizante de la guerra. Tomó algún tiempo pensar en un sistema en el que la guerra era eminentemente política, es decir, al servicio de la política, en la búsqueda de objetivos políticos, y según este tipo de enfoque ya no es así. Nos enfrentamos a Estados del sur resultantes de la descolonización mal construidos, que no han sido dotados de las herramientas para construirse adecuadamente y que están siendo desgarrados y que, al desintegrarse, liberan una especie de caos general en el que los grupos étnicos se combaten entre sí, en el que los bandidos se aprovechan de todos y nada está sucediendo porque no hay un Estado que ponga orden.

Hay criterios para este enfoque propuesto por Mary Kaldor que dicen que ya no habría conflictos políticos, pero es una tesis que ha tenido cierto impacto porque es consistente con la idea de desorden global, que es un sentimiento de que una vez que hay estados demasiado débiles perdemos todo el control. Mientras el Estado no esté allí para garantizar la estabilidad del territorio que debe controlar, esto libera toda una serie de amenazas y cosas peligrosas. Con el desorden en el Medio Oriente, esto genera ansiedad que está típicamente ligada a la relación con el estado. Como parece que nadie tiene más control, liberará toda una serie de amenazas potencialmente peligrosas. Nuestra relación con el sistema internacional está claramente ligada al Estado. Desde el momento en que el Estado colapsa, existe el temor de que al no controlar más lo que está sucediendo dentro de los Estados, esto represente un peligro. El hecho de que haya apoyo a las dictaduras en ciertos países, más allá del hecho de que sea censurable como enfoque, significa sobre todo que preferimos un Estado que controle lo que hay en un país aunque no sea democrático cuando afirmamos ser una democracia. Existe un apego al Estado como una estructura que nos permite pensar en nuestro propio entorno global.

Desde el momento en que la guerra se despolitiza, uno entra en una versión postmoderna de la guerra. Hemos hablado de las nuevas guerras en los países del Sur, aunque se supone que las democracias ya no deben luchar entre sí, siguen librando guerras; los países del Norte siguen librando guerras.

La guerra postmoderna[modifier | modifier le wikicode]

MQ-9 Reaper taxiing.

¿Han cambiado realmente estas guerras la forma en que se llevan a cabo en los países occidentales? Habríamos entrado en una "forma occidental de guerra", hay un retorno a la tecnología, ejércitos que se están profesionalizando cada vez más porque las poblaciones occidentales son cada vez más alérgicas al riesgo. Hoy en día, la gente se está volviendo menos comprensiva con la idea de morir en el extranjero. Hay formas de librar cada vez más guerras tecnológicas que se alejan del suelo gracias a los avances tecnológicos ligados en parte al Estado. Esta es, por ejemplo, la imagen del avión teledirigido donde vamos a dar la muerte a distancia, es decir, la persona que va a dar la muerte ya no está en un avión sobre la tierra, está a varios miles de kilómetros de distancia. La pregunta es si esta distancia-construcción cambia la naturaleza de la guerra, si es una evolución, una revolución en los asuntos militares con el concepto de guerra de "muerte cero", ¿debemos superar a Clausewitz cuando hablamos de Mary Kaldor por ejemplo? ¿Se está transformando la guerra realmente, es algo que se está despolitizando cada vez más en los países del Sur y es algo que, a fin de cuentas, es eminentemente tecnológico, donde ya no hay ninguna conexión con lo que está ocurriendo sobre el terreno, ya no nos afecta la guerra, y es algo técnico con lo que realmente nos hemos distanciado? Hablamos de todas estas guerras que vemos en las pantallas con, por ejemplo, la Guerra del Golfo en los años 90, que parece remota porque ya ni siquiera la experimentamos a través de nuestras familias o nuestras propias experiencias.

Anexos[modifier | modifier le wikicode]

Referencias[modifier | modifier le wikicode]