Actions

Morfología de las protestaciones

From Baripedia

La morfología de los desafíos define formas de acción. Social tiene formas que representan un sistema específico de organización social. Por lo tanto, existen formas de homogeneidad en las acciones emprendidas.

Hay un número significativo de palabras que describen diferentes situaciones sociales. Para algunos autores, no son tan distintos como cabría esperar.

La palabra protesta significa inicialmente "testificar" de la palabra "protestantismo". Protestante proviene de la palabra latina "protestare", es la protesta de su buena fe. La protesta es una afirmación de que en el protestantismo es un espacio de los religiosos que critican el catolicismo que ha sobredesarrollado lo sagrado, no se vuelve hacia la violencia. Es ante todo un testimonio porque se basa en su dimensión más contemporánea, la etimología protestante. El principio del protestantismo es una declaración de fe en el sentido de que testimonia de otra manera la noción de protesta: los valores no son necesariamente lo que uno piensa, la condena de los excesos del catolicismo. Esto es una crítica al catolicismo. También vemos emerger nociones muy modernas como la dignidad humana, el libre albedrío y la oposición al mundo para construir un mundo mejor.

Hay una interpretación humanista de la sociedad. Es una dimensión positiva que, a través de la relectura de los textos, permitirá reexaminar los textos bíblicos y llegar a nuevas instituciones religiosas y nuevas prácticas. La religión protestante será una religión institucional con la creación de una comunidad protestante.

Esta reflexión es una cuestión importante porque nos compromete en cuestiones de actualidad como la cohesión global y las prácticas colectivas.

Más allá de la indignación, está la construcción de un sentido colectivo. Es un paradigma de cambio. Este cambio puede tomar múltiples formas con una alta forma simbólica.

En el concepto de protesta, hay una cuestión de intercambio, porque cuanto más intensa es la protesta, más limitado es el diálogo. Por lo tanto, la protesta es una alternativa a los que actúan.

Del conflicto a la subversión[edit | edit source]

Le conflit[edit | edit source]

Julien Freund.

La ciencia política está obligada a comprender este vocabulario y las formas de comportamiento social caracterizadas por la protesta. Así pues, la primera noción que aparece es la noción de conflicto.

El conflicto es interesante porque va más allá de la protesta, que puede interpretarse como una etapa post-protesta.

Julien Freund (1921-1995), filósofo de Estrasburgo, desarrolla cuestiones de legitimidad política y violencia releyendo. Articula una reflexión sobre la morfología del conflicto y la noción de conflicto:

  • hacer algo distinto de protestar: el conflicto no es necesariamente un accidente. La mejor prueba a tomar es el marxismo que no es un accidente de la historia, sino que se construyó en el pensamiento del conflicto.
  • El conflicto es un conflicto de intereses profundo que involucra al conflicto. Identifica una fuerte tensión en la noción de conflicto entre quienes creen que el espacio público es apropiado y quienes apoyan el cambio. Las posiciones se han tomado alimentándose de las contradicciones de la sociedad: naturalmente traen conflictos. Existen varios tipos de conflictos.
    • Social: un conflicto social es la configuración de una estructura de negociación por conflicto; el sindicalismo es inherente a cualquier democracia, el sindicato es una representación de intereses que negociará estos intereses con los gobiernos sobre la base del conflicto social. Para los marxistas, es la expresión de un modo de producción contradictorio. Es un equilibrio de poder que arraiga en cambios que rechazamos
    • de clase
  • cualquier sociedad es intrínsecamente conflictiva: el conflicto es itinerante hacia la sociedad, es progresivo, es decir, no es necesariamente negativo. La historia demuestra que toda sociedad tiene formas de conflicto. Cuanto más rápido experimenta una sociedad un cambio acelerado, más se excita cada vez más a un ritmo que no controla, mayor es el riesgo de conflicto potencial, más desajuste entre los tiempos que se aceleran y la capacidad humana que tiene dificultades para adaptarse, en el caso de fuertes transformaciones sociales y políticas, el hombre desarrolla resistencia y oposición al cambio. Es un concepto de discordia.
  • El conflicto es inherente a la concepción del espacio público. El conflicto se proyecta hacia la cuestión del espacio público en el sentido filosófico y político del término. Al unirse a este grupo de individuos, es parte de un potencial de conflicto.

Por lo tanto, el conflicto es una forma posible de relaciones sociales, es decir, las relaciones sociales son por su propia naturaleza conflictivas.

¿No hay formas específicas de conflicto en nuestras sociedades modernas? Hay múltiples causas: La naturaleza del conflicto está ligada a la velocidad del cambio en una sociedad: hoy estamos en sociedades de extrema velocidad. Las zonas horarias favorecen los cambios rápidos. Existe el riesgo de ser abrumado por la velocidad. Aparecen fricciones de resistencia al cambio. Los conflictos enfrentarán a los defensores de la modernidad contra aquellos que creen que pueden beneficiarse de la estructura del cambio. Existe un concepto de discordancia temporal a partir del cual emanan las tensiones, convirtiendo a la sociedad en un lugar de conflicto. El intercambio tiene lugar en el espacio público. Registra el conflicto, los intercambios y posiblemente las reglas de gestión de conflictos. Los desbordamientos son posibles, pero siguen siendo una posible forma de relaciones sociales. La gestión se realiza en el marco sociopolítico del espacio público. El conflicto no es externo, sino interno. Los objetos de conflicto son muy numerosos, no siempre es comprender el origen, sino la evolución.

El conflicto es imposible de reprimir porque es algo intrínseco a la sociedad, no se puede reprimir.

Oponerse a la lucha por la lucha. Para Freund, hay una forma excesiva o la cuestión de la violencia vuelve a surgir.

  • la lucha: la violencia debe ser tratada a través de un proceso separado, impredecible. La lucha de clases es por ejemplo una lucha estructurada, escapa a lo imprevisible porque es una construcción, la conciencia de clase y el conflicto son una construcción de la noción de conflicto, es algo preciso que tiene formas y está estructurado. En las manifestaciones, la función del servicio de orden es estructurar a los que van a manifestarse, es necesario crear una estructura de orden, para que la manifestación permita protestar. Por lo tanto, la única forma estructurada de lucha es la lucha de clases.
  • combate: lo coloca en tipos de conflictos más o menos resueltos, pero a menudo pueden resolverse. Por ejemplo, las guerras son un combate regulado. El objetivo del combate es controlar la violencia y contenerla dentro de un cierto límite. La opinión de Weber es que los estados modernos se basan en el uso legítimo de la violencia.

Freund también contrasta dos tipos de situaciones en el uso de la violencia:

  • estado polémico: proviene de la palabra "polemos", que se refiere al arte de la guerra. Existe una violencia abierta entre los estados administrados. Las empresas tendrán que encauzar el conflicto.
  • Estado Agonal: la sociedad está obligada a transformar la violencia y hacerla operativa para evitar su destrucción. ¿Cómo, una sociedad sustituye la seguridad por la violencia? Básicamente, así es como la sociedad redistribuye el conflicto en competencia convirtiéndolo en un modo de funcionamiento social. Así, la sociedad captura la violencia para institucionalizarla abandonando el concepto de enemigo en favor del concepto de adversario, aboliendo la violencia pura y canalizándola eliminando la adversidad. Otro orden social legitima la sociedad por sí solo. Los rivales ya no se comportan como enemigos, sino como adversarios renunciando a la violencia, sino en una estructura institucionalizada de adversidad. El más débil es el que no puede responder a este concepto de adversidad social en el Estado moderno.

El problema es que el estado agonal no es fácil de mantener, porque existe el riesgo de que la competencia pueda degenerar en violencia limpia.

El deporte se encuentra, por su propia naturaleza, en un espacio que está totalmente dentro de la gestión de la violencia individual, pero al mismo tiempo es un espacio donde la violencia puede volver en cualquier momento; por un lado, existe el deseo de canalizar la violencia deportiva para cumplir los objetivos del Estado moderno. Además, estos deportes reactivan la violencia individual. La contradicción es gestionar los acontecimientos deportivos sin violencia y someterse a la violencia que emana del deporte.

El motín[edit | edit source]

Manifestación de conductores en Minneapolis, 1934.

El concepto de motín es una degeneración de los conflictos, porque puede ser regulado por las instituciones que regulan los conflictos.

Este concepto es para los filósofos la degeneración del conflicto, refiriéndose a la "emoción". Estamos en el campo emocional. Se percibe históricamente como peligrosa porque está impulsada por la emoción, es decir, por un comportamiento no racional; es inmediata. A menudo se construyen sobre la base de rumores: llevan la dimensión emocional al espacio público.

Son liberados brutalmente y van más allá de las prohibiciones sociales y convenciones legales y morales. Se desarrollan sin cálculo y sin medios, sin misericordia, sin razonamiento. Su problema es la dificultad de controlarlo. Es un espacio para la transgresión de los valores.

El motín es el nacimiento de una forma de violencia gratuita que tiene una dimensión recreativa. Está ligada a características objetivas como la pobreza, el desempleo, los sentimientos de marginación e inseguridad.

Toda la historia de la filosofía y la teoría clásica es decir que lo que hace al arte político es la razón. Aristóteles y Platón postulan que la política se convertirá en un arte, es decir, la capacidad de actuar, introduciendo la razón, porque lo político es despojarse de la emoción.

Toda la filosofía clásica dirá que el arte político es el discurso de la racionalidad.

Los disturbios son una forma de expresarse, una reacción a la provocación de las políticas y la marginación. Así, hoy el discurso y el de la emoción.

Subversión y Revoluciones[edit | edit source]

La subversion est intéressante parce que le préfixe "sub" a une dimension de dépassement de quelque chose. Il s'agit de la pensée, il s'agit du processus et de l'action, mais aussi de la réversion en opposition aux perturbations, il s'agit de penser le chemin de la réversion par l'intentionnalité. C'est un changement à travers un processus qui se réfère aux moyens et aux règles, les moyens disponibles pour inverser le processus.

C'est la constitution d'une force d'action pour transformer le discours militaire et géopolitique:

  • Cercamiento ideológico: hacer una barrera ideológica para impedir el desarrollo de las ideas del oponente;
  • Cercamiento políticos: trabajar con quienes toman las decisiones, pero también restringir su libertad de acción y marginarlos;
  • Cercamiento estratégico: crear un entorno desfavorable para que el oponente limite su acción.

Es una conceptualización del control del oponente para hacerle doblar. Subversion se trata de cambiar las cosas por diferentes tipos de medios, incluyendo la fuerza.

Roger Mucchielli (1919-1983) desarrolla tres números de subversión. Son técnicas que se justifican por la naturaleza del conflicto. Son el resultado de conocimientos técnicos que pueden desencadenar la violencia si es necesario, lo que la hace insidiosa:

  • desmoralizar a la nación objetivo: derribar la moral;
  • autoridad de desacreditar: realizar campañas de comunicación para presentar al oponente como un peligro;
  • neutralizar a las masas: construir las modalidades para impedir que las masas apoyen al dictador en cuestión.

Los medios de comunicación son una herramienta importante para manipular a la opinión pública. Subversion es del orden de la puesta en escena. El uso de los medios de comunicación hace posible crear una opinión pública que, a través de la radiodifusión, puede cambiar la realidad tal como la percibimos. Al hacer realidad, creamos una oposición y las condiciones para la destrucción de un régimen.

La subversión es todo un sistema de interés, porque es un dispositivo que permite cambiar la naturaleza de los regímenes políticos.

El renacimiento contemporáneo de la protestacion[edit | edit source]

El concepto de contrapoder[edit | edit source]

Du contre pouvoir.png

En los últimos veinte años más o menos, la impugnación ha reaparecido de una manera diferente.

El libro El contrapoder de Miguel Benasayag y Diego Sztulwarkal analiza el análisis de la evolución de los modelos de lucha en el mundo contemporáneo. En los años setenta, sólo se podía pensar en la acción en relación con la cuestión de la construcción ideológica. Hoy hemos seguido adelante. La generación anterior falló el gran utópico al pensar que tomar el poder podía cambiar las cosas, es una observación del fracaso de su generación. Por el contrario, hoy en día está emergiendo una generación que desarrolla su discurso desde abajo y ya no desde arriba. Los problemas del planeta actual provienen de fracasos pasados. Al integrar las instituciones, los activistas han embourgeoisised sí mismos con su utópico.

La paradoja es no esconderse de las grandes ideologías para el cambio, pero no debemos seguir teniendo grandes programas, lo que permite tener proyectos y ser más activos en la sociedad y hacerla evolucionar.

¿Cómo construir la eficacia política? ¿No sería en otra parte que en la subversión?

En lugar de tratar de conquistar el poder en el corazón, quizás deberíamos mirar lo que está ocurriendo hoy en día en las movilizaciones sobre el terreno. El futuro no es la conquista del poder, sino el contrapoder. Lo que cambiará mañana es el hecho de que la población sobre el terreno comenzará a movilizarse en cuestiones importantes. El reto ya no es dirigir la energía, sino construir una contrapoder. Una mirada crítica a las principales cuestiones sociales es un modo de protesta.

Aparecen numerosas ambigüedades, sobre todo en lo que se refiere a la violencia, que en una relación controvertida con la violencia institucional está justificada y encuentra legitimidad para hacer frente a la violencia institucional. El mundo mejor requiere más igualdad, pero para construir un mundo mejor según los preceptos marxistas, a veces es necesario recurrir a la violencia. Tenemos que repensar las condiciones de acción desde abajo hacia arriba en el uso de la violencia controvertida para desafiar las principales orientaciones de nuestra sociedad.

Este libro proporciona una comprensión de las formas actuales de impugnación. Para Benasayag, hay un cambio de paradigma en la lucha social, que es un cambio del sindicalismo tradicional, que es la defensa de los intereses específicos de una demanda social que es tanto más interesante cuanto que puede poner en tela de juicio los principales patrones de pensamiento de los individuos.

Los nuevos movimientos de protesta civil[edit | edit source]

Ulrich Beck escribió Power and Counter-Power in a Globalizing World (Poder y contrapoder en un mundo globalizado)[1] publicado en 2003. Cuestiona los nuevos paradigmas de impugnación social. La hipótesis se basa en el cosmopolitismo metodológico, es la idea de decir que estamos entrando en una sociedad globalizada que modifica todas las reglas de funcionamiento y campos sociales. Como resultado de los cambios en la sociedad de la información, hemos entrado en una sociedad globalizada. La sociedad global que reúne las diferencias es cosmopolita.

La observación es decir que si hemos entrado en el cosmopolitismo hemos entrado en nuevas nociones porque la sociedad está globalizada. Esto cambia todas las reglas de funcionamiento e intercambio, el Estado-nación ya no es el único actor importante, la política hace una que va más allá del Estado-nación; el Estado se despolitiza, avanzando hacia una infrapolitización global de las sociedades que lleva a una sociedad global cosmopolita que integra las diferencias culturales. Si somos conscientes de que pertenecemos a un mundo, está claro que la naturaleza de la lucha contemporánea es diferente de las anteriores.

Por lo tanto, el concepto de Estado-nación está anticuado a medida que las luchas se vuelven globales. El Estado-nación se despolitiza en la globalización económica. El resultado es una sociedad civil global donde la política ha perdido su eficacia y sus retos cosmopolíticos:

  • pobreza;
  • riesgos;
  • desigualdades;
  • calentamiento global.

Estas son las nuevas cuestiones que surgen de la sociedad cosmopolita. Es una sociedad que se enfrenta a retos totalmente nuevos y no tiene elementos de gestión porque es otra forma de pensar que hay que inventar. La soberanía estatal del Estado-nación ya no responde a estas preguntas.

Desarrolla lo que sería la nueva forma del estado político. Los lugares de sensibilidad para la acción colectiva son las nuevas luchas: boicots de productos, políticas ecológicas... En realidad, el conflicto no ha desaparecido, sino que ha resurgido en otras formas al describir las antiguas formas de movilización política.

Debe entenderse que esta posición filosófica cosmopolita podrá dar un considerable paso adelante, porque se levantan todas las barreras. Lo que está en juego mañana no es la soberanía estatal.

La polémica cosmopolítica que rompe el marco nacional está produciendo una nueva militancia: el surgimiento de la minoría activa de la polémica, así en un clima tenso emerge de las movilizaciones de los "sin". Nuevos espacios, pero también actores de la sociedad se están movilizando.

Puesto que las formas clásicas de protesta ya no corresponden a los retos de estas luchas.

El efecto péndulo inmediato es que las formas tradicionales de impugnación se rompen porque se basan en bases corporativistas que ya no están a la escala de los problemas.

Estamos asistiendo a un cambio en la lucha de hoy, particularmente con la llegada de jóvenes movilizados en temas que les preguntan sobre su futuro.

Estamos cambiando los modos de acción. Los modos de acción se renuevan a través de grupos sociales móviles:

  • jóvenes;
  • mujeres trabajadoras;
  • la clase media;
  • aquellos con un fuerte capital cultural para movilizar.

La dinámica asociativa es también el hecho de que vamos a elegir nuestra propia causa cosmopolita. No nos estamos comprometiendo con algo del orden ideológico, algo que actúa legítimamente, sino para defender. Uno elige su causa en resonancia con su propio reflejo.

Hay una reinvención del espacio público y el surgimiento de la democracia directa. Todo está en el momento. La movilización será eficaz porque son foros de acción renovados con cobertura mediática instantánea en el sentido de que los medios de comunicación son aún más poderosos.

En todos los países industrializados hay un aumento del poder de la militancia asociativa que busca algo pragmático, así como una participación rápida y efectiva en los debates sociales sin ser aplastados por el peso de las estructuras, hay una capacidad de selección, tenemos que elegir las causas, la de adecuación con el sentido de nuestra vida cotidiana.

Además, con soluciones intermedias surge la contra-experiencia. Hay una eficacia de la movilización que desafía el cabildeo.

Ahora bien, hay un repertorio de acción muy amplio que nos permite crear acciones no convencionales que asumen aspectos "punzantes" para mostrar los límites de los arreglos institucionales y que no encajan en una lógica estructural.

El uso de Internet permite resaltar espacios que hasta ahora eran poco visibles y también permite compartir y explotar los datos de forma instantánea y directa para crear un contrapoder internacional a partir de la opinión pública. Es una nueva inversión en el espacio público que margina a los sindicatos. Son movilizaciones reactivas y rápidas que permiten reclamos rápidos fuera de una lógica estructural que se extiende más allá de la sociedad civil. Es la fabricación de una democracia directa instantánea.

Desde entonces, la movilización ha estado alrededor del "sin", es humanitarismo emocional.

Los nuevos movimientos de protesta reúnen a tres tipos de población:

  • Personas en situaciones de sufrimiento;
  • Activistas de asociaciones "sans" (individuos politizados);
  • Personas de contacto ": activistas o simpatizantes requeridos por la organización debido a sus habilidades individuales o lo que representan.

Es una renovación de las formas de acción que permiten cuestionar la publicidad de la lucha. La lucha contra la globalización tiene una fuerte capacidad publicitaria y mediática.

La política se construye en un sistema social institucional, siempre existe el riesgo de recuperación política, es una paradoja que todos estos nuevos movimientos conocen.

El interés de Internet es que esta herramienta ofrece la posibilidad de acelerar los procesos. Esto produce eficiencia y agita a las instituciones en temas prioritarios y estimula el activismo. Internet ofrece una gran capacidad de peritaje y movilización comunitaria en un futuro inmediato. Es una nueva forma de democracia directa que produce eficiencia y sacude partidos políticos, corporaciones y firmas internacionales en temas prioritarios.

La capacidad de hacer que las cosas públicas obliguen a las empresas a interesarse por temas de actualidad. Esta capacidad permite que la movilización obstaculice los debates internacionales.

Conclusión - Conflictos futuros: ¿hacia una nueva forma de subversión?[edit | edit source]

¿No vamos hacia algo más violento? Hay un retorno de la subversión con formas renovadas.

Los expertos señalan una radicalización del discurso de la extrema izquierda que aboga por un retorno a la subversión que debe devolver el motor político para cambiar las cosas. Reaparece un discurso binario entre opresores y oprimidos con un desafío a la democracia tradicional diciendo que ya no es una democracia. Es un llamado a la subversión que revive las viejas ideas de la guerrilla urbana en nombre de la necesidad de paralizar el sistema existente y pensar en la acción individual y colectiva como una forma de transformar nuestras sociedades.

El Grupo Tycoon fue fundado en los años 90 y se auto-disolvió después del 11 de septiembre. Se pregunta qué es lo que está en juego en la reflexión teórica en torno a la reflexión.

Habría un levantamiento que viene porque el presente se define sin salida. Ninguna alternativa parece posible ni a la izquierda ni a la derecha. Si no hay soluciones sociales, estamos en un sentido de desesperación, así que se debe usar la subversión. Como resultado, la guerra urbana de guerrillas debe ser actualizada. Vamos a actualizar la guerra de guerrillas: es necesario reconectarse con las teorías de la insurrección para paralizar los medios existentes.

Hay nuevas formas de subversión que asumen viejos procesos, pero también traen algunas innovaciones.

¿Pueden estos movimientos de protesta formar parte de la democracia actual?

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]

  1. Pouvoir et contre-pouvoir à l'ère de la mondialisation ; en poche chez Flammarion, Champs-Essais, 2008,