Actions

Los problemas jurídico-políticos de la conquista II

From Baripedia


El hombre que retomó las teorías de Vitoria y que formuló por primera vez los fundamentos del derecho internacional clásico, que ofrecía a los grandes imperios europeos una verdadera visión política y jurídica del imperio, es Grocio. Grocio es el fundador, el primer gran teórico de los imperios europeos modernos que es el fundador del derecho internacional clásico.

Grotius[edit | edit source]

Hugo Grotius
Retrato de Michiel Jansz. van Mierevelt (1631).

Hugo de Groot, conocido como Grotius, nació el 10 de abril de 1583 en Delft (Provincias Unidas). Un hombre de cultura universal. Entre 1594 y 1601, estudió derecho en Université́ en Leiden y se convirtió en abogado en La Haya en 1598. En esta capacidad, llevó a cabo una misión diplomática en Francia y fue nombrado, de 1601 a 1607, historiador oficial de Holanda. Desde 1600, también se convirtió en consejero del gran inquilino Jean d'Oldenbarnevelt. En 1619, es entrainé́ en el otoño de este último, es encarcelado y se escapa de la prisión (luchas religiosas). En 1621, se exilió en París, donde frecuentó el círculo de Marin Mersenne. Ahora vive en el exilio, en qualité́ como embajador sueco desde 1634. Muere en Rostock después de un naufragio en 1645.

El espacio marino, la libertad de los mares y la cuestión del mar territorial[edit | edit source]

HugoGrotius-MareLiberum-1609.jpg

La primera obra que se descubrirá en el siglo XIX en 1868, pero escrita en 1604 y con un capítulo publicado en 1609 es Mare liberum de De Indis. La otra obra es la de 1625 De Jure Belli ac Pacis en la que Grocio expondrá su doctrina, su teoría y simplemente su visión de las relaciones entre los Estados. Esta obra es considerada como la "biblia" del derecho internacional clásico, que ofrece a las potencias europeas, a los diplomáticos y a los grandes juristas europeos un sistema y una visión extremadamente precisa del orden internacional.

Entre 1609 y 1625, Grocio cambiará su punto de vista. La redacción del Mare liberum tuvo lugar en el momento más álgido de la guerra entre España y las Provincias Unidas, que correspondió al período del surgimiento del Imperio Británico. Si Grocio publica el duodécimo capítulo Mare liberum de De Indis en 1609 mientras no publica el resto de la obra, se debe a un acontecimiento que tiene lugar en 1603. En 1603, los holandeses abordaron un barco portugués en una zona de la actual Indonesia que estaba causando gran controversia entre las naciones europeas. Una decisión judicial atribuyó la carga de este barco portugués a la Compañía de las Indias Orientales y el gobierno portugués apeló. La Compañía de las Indias Orientales pide a Grotius que dé su opinión sobre la ley. Es un gran, famoso y temido abogado. En 1604, escribió el De Indis, o De jure praedae, que en francés significa "El derecho de tomar", es decir, bajo qué condiciones se puede tomar algo. En el Mare liberum, uno de los objetivos de Grocio es mostrar que los holandeses tienen derecho a comerciar y establecerse en el Este, ya que los portugueses no pueden invocar una razón justa para frenar e impedir que los holandeses comercien. Es interesante ver cómo procede Grocio. Defiende un argumento a favor de los holandeses sobre la base de la jurisprudencia romana, medieval y contemporánea, así como de la teología española, recurriendo a Vitoria para una serie de argumentos.

El primer argumento utilizado por Grocio es que es imposible que un país se apropie del océano. El mar no pertenece a nadie. Basa su argumento en la ley romana, que establece que el mar era una res communis es algo común a todos. A partir de ese momento, hará una distinción sumamente interesante de la que seguimos dependiendo hoy en día, que es la distinción entre la propiedad del mar y la jurisdicción sobre una parte del mar. Esto nos recuerda el equivalente actual de las aguas territoriales. Le debemos a Grocio la ingeniosa idea de que, aunque el mar no puede ser propiedad de nadie, puede sin embargo ejercer jurisdicción sobre un tramo de mar cercano a él.

El segundo argumento es que los pueblos asiáticos tienen su propia soberanía. Grocio sostiene que los portugueses no tienen propiedad ni soberanía sobre las islas que han conquistado en el sudeste asiático. Las áreas sobre las que navegan los holandeses no pueden ser declaradas propiedad de los portugueses. Grocio añade que los pueblos encontrados tienen el derecho de propiedad sobre estas tierras.

La línea divisoria según la burbuja Inter cætera (en líneas punteadas), según el Tratado de Tordesillas (en púrpura), y su extensión según el Tratado de Zaragoza (en verde).

El tercer argumento es que, como buen protestante, está desafiando a los portugueses por el derecho de propiedad sobre la India a las escrituras de donación del Pontífice. Cuestiona la bula inter caetera de 1493 que afirmaba que los portugueses y los españoles eran los propietarios de los territorios donados descubiertos o por descubrir después de las Azores. La base legal que invoca una declaración del Papa es nula y sin efecto.

El cuarto argumento se refiere a la libertad de comercio, que es un derecho natural y, por tanto, un derecho fundamental, y que todo país que impida la libertad de comercio viola un derecho natural, viola un derecho fundamental en el orden del jus gentium. Por lo tanto, un impedimento para la negociación y el comercio es una causa justa para la guerra.

Estos cuatro argumentos son fuertes y poderosos, y se repiten y detallan en el Mare liberum. Grocio no es el mal pensador de los grandes imperios modernos, sino el fundador del derecho internacional clásico, pero ha establecido, voluntaria o involuntariamente, una visión a medida, y los grandes imperios europeos han encontrado en la teoría e ideología grotesca argumentos para justificar su concepción o modelo imperial de imperio. En cierto modo, las acciones tienen que encontrar justificación en el ordenamiento jurídico. Es por eso que incluso los grandes imperios que tenían poder tenían que encontrar una justificación. Grocio les proporcionó toda una gama de argumentos legales para justificar la conquista europea.

En 1609 Grocio publicó su libro Mare liberum. Los cuatro argumentos son:

  • Imposibilidad de apropiarse de los mares;
  • la soberanía de los indios debe ser garantizada;
  • reta a los portugueses por la propiedad de estos territorios bajo la Bula Inter Caetera de 1493;
  • afirmación de la libertad de conquista que, si esta libertad fundamental es violada, entonces justifica la guerra.

« Capítulo II - Los portugueses no tienen, por medio del descubrimiento, ningún derecho de propiedad sobre las regiones donde navegan los holandeses. »

Grocio defenderá los derechos de propiedad de los indios estando al frente de la crítica al derecho de conquista y al derecho de descubrimiento. Él va a discutir en Vitoria.

« Y en primer lugar, si afirman que estas tierras les pertenecen como recompensa por el descubrimiento (inventionis) que han hecho de ellas, no hablan ni según la ley ni según la verdad. Encontrar, en efecto, no consiste en usurpar los ojos solamente, sino en aprehender en la realidad, como nos muestra una epístola de Gordiano (L. SI baratorm, C. De fidejuss. ); de ahí que los gramáticos consideren que las dos palabras encontrar y ocupar (inventar y ocupar) tienen el mismo significado; finalmente, todo el latín que hemos aprendido nos dice que inventar es lo contrario de perdere. »

Una crítica a los portugueses continúa:

« es además un principio que el descubrimiento no da derecho a las cosas que antes no pertenecían a nadie (L. 3, ff. De acq. Rer. Dom.). Ahora bien, los indios cuando los portugueses llegaron a su país, aunque eran idólatras, en parte mahometanos, y por consiguiente profanados por graves errores, tenían sin embargo la perfecta propiedad de sus bienes y posesiones, propiedad que no les podía ser arrebatada sin justa causa (Covarruvias, en cap. Peccatum, §.10, n. 2, 4 y 5). »

Estamos en la lógica de Vitoria, con una súplica, ciertamente, instrumentalizada, pero una súplica a favor de los indios.

« Por último, los indios orientales no son ni fieros ni estúpidos, sino hábiles e industriosos, de modo que ni siquiera se puede sacar de su carácter un pretexto para subyugarlos, un pretexto que no dejaría de ser, por sí mismo, de iniquidad manifiesta. »

Se puede ver la fuerte influencia de Vitoria.

« Capítulo III - Los portugueses no tienen derechos de propiedad sobre la India, como una donación del Sumo Pontífice »

La Bula inter caetera de 1493 no es una base invocable para justificar la posesión. Grocio es un protestante que no reconoce la autoridad del Papa de ninguna manera.

« Pero, si tuviera tal poder sobre el mundo, no podría ejercerlo todavía con la razón, contento como debe ser de su jurisdicción espiritual que no puede en modo alguno ser concedida por él a los príncipes seculares [...] Sigue de ahí, según la opinión de Cayetano, reportada en el capítulo IV más abajo, de Victoria y de la mejor parte de los teólogos y canonistas, que la donación de las Indias por parte del Papa no es un título que se deba poner en contra de sus habitantes, como si él hubiera sido el amo absoluto para disponer de ellas, ni se les puede quitar con el pretexto de que no reconocen la autoridad del soberano pontífice: y esto es tan cierto, que nunca se ha invocado tal título para robar a los sarracenos. »

El capítulo IV se titula "Los portugueses no tienen derechos de propiedad en la India a causa de la guerra". Por lo tanto, no pueden invocar una acción, un estado de cosas, para justificar la guerra, no hay causa justa para la guerra. Aclara su pensamiento:

« Así pues, como aquí falta la posesión y cualquier título para obtenerla, como además la propiedad y la riqueza de los indios no pueden considerarse ni como sin dueño, ni (mientras les pertenezcan) como aprehendidos por otros con justicia, se deduce que las poblaciones indias de las que hablamos no son en modo alguno propiedad de los portugueses, sino que son libres y gozan del pleno ejercicio de sus derechos. Esto es, además, algo que los propios médicos españoles no dudan. (Victoria, en la parte final. 2, 1 relevo. De Indis.). »

Grocio afirma el derecho de los indios a ser propietarios, negando a los portugueses cualquier legitimidad en la conquista de las tierras indias.

Este gran jurista, fundador del derecho internacional clásico y teórico involuntario de la expansión europea, modificará gradualmente su punto de vista en una dirección más eurocéntrica e intransigente. Modificará su juicio, especialmente bajo la presión del nuevo orden internacional que comienza en 1615 - 1618. A partir de 1615, Grocio estará marcado por la guerra anglo-holandesa. La guerra anglo-holandesa de 1613 a 1617 tuvo un gran impacto en Grotius. Como holandés y cercano a la Compañía de las Indias Orientales, endureció su posición.

Grotius de jure 1631.jpg

Esto es un cambio en varias áreas clave. Entre "Mare liberum" de 1609 y "De iure belli ac pacis" de 1925, hay una diferencia. La defensa de los intereses holandeses explica en parte esto, pero no sólo. Estamos en Europa en medio de la Guerra de los Treinta Años y Grocio está horrorizado por lo que ve en la Europa dividida, por lo que su posición intelectual también ha evolucionado.

Encontramos el argumento clásico en "De iure belli ac pacis" tomado de "Mare liberum":

  • El descubrimiento de los territorios ocupados por estos pueblos no cristianos no da ningún derecho particular;
  • Los europeos, en principio, deben obtener de los gobernantes locales la autorización para establecerse allí;
  • los europeos pueden obtener tratados comerciales exclusivos que les dan derechos comerciales exclusivos.

Estas tres líneas principales de augurios no son fundamentalmente diferentes de las expresadas en el Mare liberum. En los libros II y III, Grocio modifica cada vez más su concepción del derecho de gentes. Jus gentium" se llamará más tarde "derecho internacional público". Su concepción no estará exenta de implicaciones para los pueblos indios a los que se supone que debe defender y a los que defendió en 1609.

Su razonamiento se basa en cuatro puntos:

  • el punto de partida de su razonamiento es la afirmación de la sociabilidad natural de los hombres, es muy aristotélico en este sentido, porque la naturaleza humana le lleva a ir hacia sus semejantes;
  • Por analogía, el orden internacional está formado por Estados que se inclinan naturalmente por la sociabilidad natural. Considera que si se establecen las condiciones "marco" para regular el orden internacional, la sociabilidad que se encuentra entre los individuos puede encontrarse en las relaciones entre los Estados.
  • así que la ley de las naciones es una ley basada en convenciones. Es un derecho construido por los hombres para los Estados. Como tenemos que encontrar un método de regulación para los estados, tenemos que construir la ley. El derecho internacional público es simplemente el producto de las convenciones humanas. En otras palabras, puede ser creado por los hombres para los estados. Es un derecho que él llama "voluntario humano". El conocimiento del derecho de las naciones ya no es un conocimiento a priori, sino que lo que se fundamenta en el jus gentium es la jurisprudencia, o la práctica del derecho. Esto tiene consecuencias.
  • los sujetos de la ley de las naciones son sólo estados. Grocio hace que los estados sean los únicos agentes del derecho de las naciones.

Grocio ofrece una visión del derecho internacional clásico cuya finalidad es regular las relaciones entre los Estados, pero que puede ser modificado por los órganos competentes de los órganos en cuestión. Hacer de los Estados los agentes del derecho de las naciones y los promulgadores del derecho de las naciones conduce a la cuestión central de qué es un Estado, de quién tiene derecho a llevar el título de Estado.

Su definición de Estado excluye toda población que no esté organizada con un gobierno, órganos específicos, ordenamiento jurídico, historia o cultura. Da una definición clásica de Estado, pero una profundamente europea. Grocio nos ofrece la visión de un orden internacional fundado por europeos para europeos. Podemos ver que la concepción de Grocio sobre los derechos de las personas puede describirse en forma y fondo como eurocéntrica, como si el proceso de construcción del Estado fuera irreversible.

El primer ejemplo muestra que Grocio desarrolla un argumento sobre el derecho a imponer sanciones que no carece de consecuencias para los pueblos indígenas. La pregunta que Grocio intenta responder es: Los Estados son sujetos de jus gentium, pero ¿bajo qué condiciones pueden hacer la guerra? En sus reflexiones sobre el derecho a imponer sanciones, tiene una declaración sumamente importante que hacer, a saber, que la entidad, el Estado, la comunidad que no respete ciertos principios fundamentales del derecho natural puede ser objeto de guerra. Los pueblos de Europa son blanco de ataques, ya sea voluntariamente o no.

« Así pues, no tenemos ninguna duda de que las guerras son justas contra los que no tienen piedad de su padre o de su madre, como lo fueron los Sogdianos, antes de que Alejandro les hiciera olvidar esta ferocidad (Plutarco, De fortuna. Alex.); contra los que no se alimentan de carne humana, costumbre de la que Hércules obligó a los antiguos galos a abstenerse, según el relato de Diodoro; contra los que practican la piratería. "Si no ataca a mi país, dice Séneca, sino que oprime al suyo; si, demasiado lejos de mis conciudadanos, atormenta a los suyos, tal depravación moral ha roto, sin embargo, todo entre nosotros" (lib. VII. De Benef.). "Son de la opinión, dice Agustín, que se decretarán crímenes para ser cometidos de tal manera que, si cualquier estado de la tierra decretara, o hubiera decretado, tales crímenes, la raza humana ordenaría su destrucción" (lib. V, De Civ. Dei). Por lo que se refiere a estos bárbaros, que son bestias salvajes más que hombres, se puede decir con razón lo que Aristóteles dijo mal de los persas, que no eran en absoluto inferiores a los griegos: que la guerra contra ellos es natural; y lo que dijo Isócrates, que la guerra más justa es la que se hace sobre las bestias feroces, y luego sobre los hombres que se parecen a las bestias feroces (Panathen. Orat.). »

Este justo motivo de guerra, o aquellos que no respetan los usos y costumbres, una parte de los pueblos conquistados, de una cultura radicalmente diferente a las culturas europeas, pueden ser exterminados como bestias feroces. Esto está muy lejos del Grocio que defendía los derechos de los pueblos indígenas. Se trata de un Grocio con una visión muy eurocéntrica, y podemos ver que el derecho a imponer sanciones tiene consecuencias importantes para los pueblos indígenas.

El segundo ejemplo es la discusión de Grocio sobre los derechos de propiedad, donde deja su postura de 1609 adoptando otro enfoque extremadamente importante. Analiza el derecho de ocupación, y por lo tanto el derecho de propiedad, ya no desde el punto de vista de las cualidades morales e intelectuales de los amerindios. No se pregunta si son hombres o no, pero se acepta que son seres dotados de derechos naturales. Ya no analiza el derecho de ocupación desde el punto de vista de las cualidades intelectuales de los americanos, como si están dotados de razón o si respetan los derechos naturales, sino desde el punto de vista del ejercicio de sus derechos. Para él, la cuestión es si los pueblos indígenas han ejercido realmente sus derechos, en particular sus derechos de propiedad. Según Grocio, si no se ejerce, se pierde.

Grotius preguntará si los pueblos indígenas han ejercido efectivamente su derecho a la propiedad en esos territorios. Grocio establece un vínculo central en la historia del derecho y del derecho internacional, pero también en toda la historia de los grandes imperios europeos. Para él, ¿cómo se puede medir si se ha ejercido un derecho de propiedad? Se ejercía si el territorio en cuestión era cultivado. Lo que no se cultiva no se posee.

« Que si en el territorio de un pueblo hay algunas tierras desiertas y estériles, debe también concederse a los extranjeros que lo soliciten; e incluso puede ser válidamente ocupado por ellos, porque no se debe considerar como poseído, lo que no se cultiva. No hay ninguna reserva excepto en cuanto a la jurisdicción, que permanece totalmente en manos de los antiguos. »

Esta terrible sentencia tendrá consecuencias dramáticas en el orden internacional. La posición de Grocio con respecto al derecho de propiedad que defendió en 1609 cambió significativamente. El llamado argumento del "cultivo de la tierra" es un argumento que ahora está siendo tomado por aquellos que alguna vez fueron sus víctimas. En Bolivia y Chile, las sentencias de la Corte Suprema han invocado estos argumentos. El argumento de Grocio se utiliza para reclamar la propiedad de ciertas tierras.

Este segundo ejemplo muestra que Grocio, sin embargo, ha modificado y endurecido su visión de la propuesta correcta del pueblo. Estos dos ejemplos muestran la medida en que Grocio trabaja y abre la puerta a una interpretación expansionista del derecho internacional. Admite la idea de que los pueblos indígenas pueden ser independientes al tener el imperio, si les da la posibilidad de celebrar tratados y alianzas, abre la puerta a los derechos de propiedad para estos pueblos.

Grocio es consciente de que debe proponer una nueva visión de la paz y la guerra. En la última parte de su libro propondrá una nueva teoría de la guerra o una nueva visión y definición de la guerra, pero más precisamente de la guerra justa. Ha reafirmado, a la vez que ha restringido los derechos de los pueblos indígenas, ha hecho de los derechos de los pueblos un derecho construido. Es consciente de que en su segundo libro de 1624 "barajó las cartas" autorizando el uso de la fuerza en ciertos casos. Sabe que debe proponer una nueva doctrina de guerra justa.

¿En qué casos se justifica la guerra? Sabe que debe acompañar su reflexión sobre el derecho de las naciones con una reflexión sobre la guerra. La visión expansionista del derecho de las naciones va acompañada de una completa redefinición de la doctrina de la guerra justa.

Augustin, St. Augustine History Museum, Floride.

Es una antigua doctrina que se remonta a San Agustín en el siglo IV. La gran fuerza y la mayor contribución de Grocio es reformular en términos legales la guerra y codificarla. Fundamentalmente, su enfoque, tal vez porque percibió ciertas consecuencias, apunta a restringir y enmarcar la guerra, a limitar su alcance. Afirma dos argumentos centrales alrededor de los cuales estructurará su teoría de la guerra justa:

  • "La guerra es ante todo una relación entre estados, ya no una relación entre individuos. Este argumento tiene dos consecuencias: por una parte, la elección de hacer la guerra ya no pertenece a los individuos, sino al Estado [1]; por otra parte, rechaza el criterio de la recta intención [2], la idea de que la entrada en la guerra es por una buena causa. Para Grocio, sin embargo, los estados no tienen ninguna intención.
  • La distinción entre jus ad bellum y jus in bello. Grocio quería enmarcar el uso de la fuerza, para limitar y repensar la guerra desde la guerra justa que se lleva a cabo a través de esta división. Eventualmente afirmará que una guerra justa es una guerra que cumple con los criterios de jus ad bellum y los criterios de jus in bello.

En lo que respecta al jus ad bellum, una guerra puede ser justa si cumple seis condiciones:

  1. Debe ser luchado por una causa justa. Cabe señalar que Grocio rechazará la idea misma de la guerra preventiva. Grocio no irá tan lejos como para decir qué sucesores dirán que cuando uno anticipa una agresión es posible atacar preventivamente. La razón es simple porque cree que la percepción de la anticipación es subjetiva;
  2. si es decidido por una autoridad competente;
  3. si se declara públicamente;
  4. si constituye la ultima ratio;
  5. si la guerra es una respuesta proporcional a la agresión#
  6. si tiene una oportunidad de éxito.

En cuanto al jus in bello, una guerra es sólo si se cumplen ciertas condiciones:

  • es necesario que los estados respeten la discriminación entre combatientes y no combatientes. Le debemos a Grocio esta distinción fundamental del derecho internacional humanitario.
  • Grocio había hablado del exterminio como bestias feroces, pero propuso el principio de proporcionalidad en la respuesta, es decir, la proporcionalidad de los medios empleados. No se puede arrasar una ciudad si se quiere atrapar a los culpables. En otras palabras, no se puede hacer todo militarmente en la guerra.

Estamos en medio de la Guerra de los Treinta Años, que fue un horror absoluto en Europa. De 1618 a 1648, fue una guerra que ocupó el Sacro Imperio Romano Germánico y asoló el corazón de Europa, viendo como se ponían en práctica políticas de limpieza étnica, con el uso del arma de la violación como medio para hacer la guerra. Era un reino de horror absoluto.

Grocio inaugura una vasta reflexión sobre la idea de la guerra justa desde el punto de vista del jus ad bellum y los chismes desde el punto de vista del jus in bello. Grocio tuvo la intuición de reconocer que una guerra puede ser justa en ambos lados siendo plenamente consciente de que la justicia es una noción subjetiva y que la guerra puede ser considerada justa en ambos lados. Esto lo llevará a postular un jus post bellum defendiendo la idea de que no se puede hacer todo en la guerra porque si se acepta la idea de que cada bando cree que su causa es justa, la guerra no puede aniquilar al enemigo. La guerra debe permitir mantener un cierto número de derechos en ambos lados. Grocio es consciente de que si el enemigo es totalmente destruido, ya no se puede hacer la paz con él. De alguna manera, no se puede hacer todo cuando se hace la guerra porque los vencidos también tienen derechos, porque su percepción también puede haber sido correcta. Debido a que la justicia de una guerra puede ser percibida como tal por ambas partes, deben crearse las condiciones para que la paz sea posible y en la guerra no todo está permitido y no todo es posible.

En los prolegómenos, Grocio afirma la sociabilidad del hombre en los párrafos 6 y 7. En el capítulo III del libro I: "Así como el sujeto común de la vista es el cuerpo, y si su sujeto propio es el ojo, así el sujeto común de la soberanía es el estado, que hemos definido anteriormente como una asociación perfecta". El Estado es el sujeto del derecho de las naciones y del derecho internacional público. El derecho de las naciones es el sujeto del estado.

En el capítulo III, Grocio retoma algunos de los argumentos del Mare liberum. También repetirá una distinción de Vitoria, que aclarará: "Es por lo tanto de la ocupación, que, desde aquellos tiempos primitivos, es la única manera natural y original de adquirir, que tenemos que hablar. En cuanto a lo que no pertenece propiamente a nadie, hay dos cosas que son susceptibles de ser ocupadas: la soberanía y la propiedad, en contraposición a la soberanía". Distingue entre juridicio e imperium. Esto permite a Grocio decir que algunas personas tienen propiedad y no soberanía y no viceversa.

« Hemos dicho anteriormente que en lugares ya ocupados desde el punto de vista de la soberanía, el derecho a adquirir por ocupación bienes muebles puede ser impedido por la ley civil. Este derecho existe, de hecho, en virtud de un permiso de la ley natural, y no en virtud de una disposición obligatoria que prescriba que siempre debe ser así. Porque la sociedad humana no lo requiere. Si alguien dice que este permiso parece ser una regla del derecho de las naciones, le respondería que, aunque fuera o hubiera sido comúnmente aceptado en algún punto del universo, esta práctica no tendría la fuerza de una convención entre todas las naciones, sino que constituiría una ley civil observada por varias naciones consideradas en particular, y que cada una podría abrogar. Hay muchas otras cosas que los juristas consultados dicen que son la ley de las naciones, cuando tratan con la división de las cosas y la adquisición de propiedades. »

En el capítulo III del libro II, párrafo 12, reafirma los argumentos del Mare liberum: « Lo cierto es que quien se ha apoderado del mar por ocupación no pudo impedir la navegación pacífica e inocente, ya que no se puede prohibir ese paso, ni siquiera por tierra, aunque suele ser menos necesario y más peligroso. ».

« debe saberse también que los reyes, y los que tienen igual poder que los reyes, tienen derecho a imponer penas no sólo por las injurias cometidas contra ellos o sus súbditos, sino también por las que no les afectan particularmente, y que violan excesivamente el derecho de la naturaleza o de las personas hacia cualquiera. Porque la libertad de ejercer el poder mediante castigos en interés de la sociedad humana, que en un principio, como hemos dicho, pertenecía a los individuos, ha quedado, tras el establecimiento de Estados y jurisdicciones, en manos de poderes soberanos, no propiamente porque manden a otros, sino porque no obedecen a nadie. »

En otras palabras, la guerra es posible y es justo contra aquellos que violan ciertas leyes naturales que hoy llamamos ciertas leyes fundamentales. Un estado soberano puede ir a la guerra porque otros estados violan los derechos naturales. Esto se aplica a las comunidades indígenas que tienen un modo de vida que viola las leyes naturales tal como las ve Grocio. La afirmación de esta propuesta allanará el camino para la conquista europea porque justificará la intervención de las potencias europeas contra las poblaciones que violen los derechos de los pueblos y que violen el derecho natural.

Grocio ofrece una visión de la guerra, la paz y, sobre todo, los derechos de las personas. Es una visión que permite justificar la aventura imperial y expansionista de Europa, pero algo faltaba en la teoría de Grocio, a saber, la afirmación de que la propiedad es un derecho natural. Grocio dijo que la violación de un derecho natural era una causa justa para la guerra, pero no "enumeró" los derechos naturales. No había afirmado la naturaleza inalienable e inalienable del derecho de propiedad. Un hombre que reafirmaría la importancia del derecho a la propiedad con la posibilidad de hacer la guerra si este derecho no se respetaba y propondría una visión de la historia de la humanidad y una visión histórica de los estados que podría justificar las conquistas europeas fue John Locke.

La redefinición del derecho de los pueblos: la tesis de Grocio y las contribuciones de Locke y Vattel[edit | edit source]

John Locke[edit | edit source]

John Locke

Dos de las propuestas de Locke refuerzan la visión imperial de Grocio:

  • afirmación de que el derecho a la propiedad es un derecho natural, pero sobre todo que es el deber de los estados protegerlo. Locke llevará la teoría de Grocio a su término haciendo del derecho de propiedad un derecho natural fundamental que obliga a los Estados a afirmar que es el deber de los Estados defender el derecho de propiedad. Locke reforzará el argumento de Grocio, por ejemplo, haciendo de la corona británica el garante de las propiedades británicas e inglesas en el imperio. El derecho del pueblo de Locke se entiende como un movimiento para preservar las posesiones y propiedades de los colonos y el estado.
  • La teoría de Locke sólo tiene sentido si se entiende en su sentido historicista de los estados. En otras palabras, retomará y reforzará los argumentos de Grocio sobre la propiedad, pero propondrá una visión de la historia que justifique la empresa de la colonización. Propondrá una visión de la historia por etapas. Locke propondrá una visión de las "civilizaciones" que es evolutiva y progresiva en el desarrollo de las grandes "culturas". Concebirá la historia de los Estados como una historia progresiva. Encontrará un ejemplo del estado de la naturaleza que justifica esta concepción.

« 49. Al principio, todo el mundo era como una América, e incluso más en el estado que acabo de asumir, de lo que esta parte de la tierra recién descubierta es hoy. Porque entonces no había ni idea de lo que era el dinero. Y es de notar que tan pronto como se encontró algo que tenía el lugar del dinero de hoy en día con otros, los hombres comenzaron a extender y ampliar sus posesiones.

50. Pero como el oro y la plata, que naturalmente son tan poco útiles para la vida del hombre, comparados con la comida, la ropa y otras necesidades similares, han recibido un cierto precio y valor, con el consentimiento de los hombres, aunque después de todo, el trabajo contribuye mucho a este respecto, es evidente, por una consecuencia necesaria, que el mismo consentimiento ha permitido posesiones desiguales y supuestamente proporcionadas. Porque en los gobiernos en los que las leyes lo regulan todo, cuando se ha propuesto y aprobado un medio para poseer justamente, y sin que nadie pueda quejarse de que es perjudicial, más cosas de las que se pueden consumir para el propio sustento, y ese medio es el oro y la plata, que puede permanecer eternamente en las manos de un hombre, sin que lo que tiene, más allá de lo que necesita, corra el peligro de pudrirse y descomponerse, el consentimiento mutuo y unánime hace justo los pasos de una persona que, con dinero, amplía, extiende, aumenta sus posesiones, tanto como quiera.

51. 51. Pienso, pues, que hoy en día es fácil ver cómo el trabajo, en los comienzos del mundo, podía haber dado un derecho de propiedad sobre las cosas comunes de la naturaleza, y cómo el uso que las necesidades de la vida obligaban a hacer de ellas regulaba y limitaba este derecho, de modo que entonces no podía haber disputa sobre las posesiones. La ley y la conveniencia siempre han ido de la mano. Para un hombre que tiene derecho a todo aquello para lo que puede usar su trabajo, tiene pocas ganas de trabajar más de lo que necesita para su mantenimiento. Por lo tanto, no podría haber ningún tema de disputa en relación con las reclamaciones y la propiedad de otros, y ninguna oportunidad de invadir y usurpar los derechos y la propiedad de otros. Todo el mundo podía ver primero, más o menos, cuánta tierra necesitaba; y habría sido tan inútil como deshonesto apropiarse y amontonar más de lo necesario. »

América es un ejemplo de esto. Esta visión precisa de América permitirá a Locke dar ejemplos.

« 41. No puede haber una demostración más clara sobre este tema que la que nos presentan los diversos pueblos de América. Los americanos son muy ricos en tierras, pero muy pobres en las comodidades de la vida. La naturaleza les ha proporcionado, tan generosamente como a cualquier otro pueblo, la materia de gran abundancia, es decir, les ha proporcionado un suelo fértil capaz de producir abundantemente todo lo necesario para la alimentación, el vestido y el placer: pero por falta de trabajo y cuidado, no nos quitan ni una centésima parte de las comodidades que tomamos de nuestras tierras; y un Rey en América, que tiene distritos muy amplios y muy fértiles, está peor alimentado, peor alojado y peor vestido, que un jornalero en Inglaterra y en otros lugares.

42. Para hacer todo esto aún más claro y palpable, entremos en un pequeño detalle, y consideremos las provisiones ordinarias de la vida, lo que les sucede antes de que puedan sernos útiles. Ciertamente encontraremos que reciben su mayor utilidad y valor de la industria humana. El pan, el vino, la tela, el lienzo, son cosas de uso corriente, y de las que hay una gran abundancia. En verdad, las bellotas, el agua, las hojas, las pieles, pueden ser usadas para la comida, la bebida, la ropa: pero el trabajo nos da cosas bellas que son más convenientes y útiles. Porque el pan, que es mucho más agradable que la bellota; el vino, que el agua; los tejidos y la seda, más útiles que las hojas, las pieles y el musgo, son los productos del trabajo y la industria de los hombres. De estas disposiciones, algunas de las cuales nos son dadas para nuestra alimentación y vestimenta por la naturaleza solamente, y otras que nos son preparadas por nuestra industria y por nuestros trabajos, examinemos cuánto supera una a la otra en valor y utilidad; y entonces estaremos persuadidos de que las que se deben al trabajo son mucho más útiles y más valiosas; y que el material proporcionado por un fondo no es nada comparado con lo que se obtiene por el cultivo diligente. Por lo tanto, entre nosotros, una tierra abandonada, donde no se siembra ni se planta nada, que ha sido entregada en manos de la naturaleza, se llama, y con razón, un desierto, y lo que se puede obtener de ella es muy poco. »

Esta es una declaración significativa. Al principio todo era como en América, hay desigualdades entre las comunidades. Las comunidades que no están o están poco desarrolladas no son Estados, no pueden llamarse Estados y, por lo tanto, no están sujetas al derecho de las naciones. América ha seguido siendo un estado por naturaleza, sin soberanía popular o autoridad política y territorial.

Locke concluye diciendo que como no son naciones o estados, no están sujetos a la ley de las naciones. Los pueblos indígenas que han permanecido en el estado de la naturaleza tienen derechos, pero se ven reducidos a su trabajo. Vemos con Grocio que lo que no se cultiva no se posee. Con Locke, vemos una visión desigual entre la comunidad y el Estado. Algunos Estados pueden llevar el título de Estado y otros son sólo comunidades que no pueden reclamar la soberanía.

Locke realmente completará su demostración. "Los pueblos amerindios poseen los frutos que recogen... pero en ningún caso son dueños de la tierra donde residen. Esto se debe a que no tienen el estatus de un estado o una nación.

Emmerich de Vattel[edit | edit source]

Un tercer hombre debía completar el momento grotesco, proporcionando a las potencias e imperios europeos argumentos que Grocio y Locke no habían finalizado o completado. Fue Emmerich de Vattel quien publicó una obra en 1758 titulada La ley de la naturaleza y la gente.[4] Esta obra será una obra de derecho internacional público hasta 1890. Vattel propondrá una ley de los imperios. La visión del derecho internacional clásico no ha sido un desafío. Los autores criticarán o se opondrán a la ideología imperial que se está estableciendo.

La teoría de Grocio y Locke, el modelo imperial que está tomando forma, la teoría expansionista del derecho de las naciones no ha quedado sin cuestionar. La fundación de la sociedad internacional ya no se cuestiona realmente como tal, pero el debate se está desplazando entre dos ideas esenciales, que son la idea de hermandad universal que irrigó el siglo XVIII, el siglo XIX y el siglo XX, pero también la idea de interés nacional. La ideología de Grocio favorece la doctrina del interés nacional más que la de la fraternidad, y los críticos más hacia la idea de la fraternidad universal.

A principios del siglo XVIII, se estableció una literatura de viajes en forma de naturalistas y antropólogos que exploraban los territorios recién conquistados. Todo un movimiento de la Ilustración tenía como objetivo comprender y clasificar las poblaciones indígenas que se estaban descubriendo. Estos movimientos de naturaleza antropológica fueron liderados por pensadores como Diderot, Rousseau y Montesquieu, que serían los primeros en ofrecer una crítica extremadamente virulenta de la concepción europea del Imperio. El movimiento de la Ilustración, que comenzó a cuestionar el papel, la importancia y la necesidad de los grandes imperios, daría lugar a numerosos escritos.

Cuando uno lee la literatura de la crítica, de ninguna manera busca invertir el orden de las cosas. Todo el mundo es consciente de que los colonos están asentados y desde hace mucho tiempo. Es una crítica de las prácticas y representaciones, pero ninguno de los grandes críticos, los grandes juristas, filósofos y teólogos que critican la aventura imperial europea abogarán por un retorno al viejo orden de las cosas. Los colonos no pueden volver a sus casas, abandonando los frutos de su tierra. Los grandes críticos de la ideología imperial del siglo XIX no ven en absoluto un movimiento de "descolonización". Los críticos de Rousseau, Montesquieu o Smith erosionaron los cimientos de los grandes imperios europeos.

Portada de La Ley de las Naciones o Principios de Derecho Natural.

Grocio ofreció una visión de los derechos de la gente para justificar la aventura europea. En el contexto de las primeras grandes críticas a la ideología imperial europea, Vattel publicó una obra en 1758 titulada Le droit des gens ou principes de la loi naturelle. Este es el gran tratado que sufrió un inmenso número de ediciones y traducciones, un trabajo que permaneció autoritario hasta principios del siglo XIX. Esta obra será verdaderamente la obra autorizada e indiscutible hasta principios del siglo XIX. Se supone que Vattel publicó esta obra porque conocía a los críticos de Montesquieu y Rousseau en particular y sentía que las nociones debían ser aclaradas. Vattel está en la herencia grotesca en parte para responder. En un deseo de aclarar y sentarse y terminar lo que Grocio había comenzado, Vattel ofrece una especie de libro de texto de derecho internacional público.

Uno se da cuenta de que la Europa de Vattel es la del equilibrio de poder. Se trata de introducir en su sistema internacional y jurídico un derecho de gentes que permita prosperar la aventura imperial, pero se sitúa en un contexto de equilibrio de poder. Se trata de pensar a Europa en términos de equilibrio. Por otra parte, coloca su trabajo en el nivel de las obligaciones estatales e interestatales, no le interesa lo que es asunto del Estado. Él va a establecer la ley de las naciones de una cierta manera. Si el derecho de las naciones es el derecho de los estados hechos por ellos y para ellos la pregunta es qué es un estado. Su definición del Estado es una visión que recuerda extrañamente a la visión europea del Estado limitado a un territorio con autoridad política y con instituciones cuyo carácter político se asemeja notablemente a un Estado europeo: "la ley del pueblo y la ley de los Estados soberanos, liberados e independientes son personas jurídicas cuyos derechos y deberes debemos establecer en un tratado". El derecho de las naciones es un derecho interestatal y la visión que tiene del estado es una visión clásica con la consecuencia de que si no se tiene el estatus de estado, no se puede estar sujeto al derecho de las naciones. Una comunidad que no tenga la condición de Estado frente a un Estado europeo, hipotéticamente, no tendría las mismas obligaciones y derechos en el ordenamiento jurídico. Lo que está en juego es conocer la definición de estado y cómo hacer comunidades de estados. Podemos ver cómo la política según Vattel se despliega en una sociedad de Estados en una lógica de interés y por reglas e instituciones reconocidas y aceptadas por todos.

Asimilar el concepto de Estado al de Nación, proponer una visión que recuerda extrañamente a los Estados europeos no deja de tener consecuencias para los pueblos conquistados, excluyendo de facto del orden internacional a toda población que no esté constituida en el sentido "vateliano" del término. Mostrará que la humanidad se sitúa en una reafirmación de la visión de Grocio y Locke:

  1. Vattel responderá a la visión de Locke y Grotius sobre la propagación del imperio y el dominio: "Es cierto, sin embargo, que el imperio y el dominio, o la propiedad no son inseparables de su naturaleza, incluso para un estado fouverntain. Así como una nación puede poseer el dominio de un área de tierra o mar, sin tener la fernura de la misma, así puede llegar al punto de tener el imperio de un lugar, cuya propiedad o dominio útil pertenece a otro pueblo. Es la reanudación de la división que debemos al derecho público romano que divide el imperium y el dominium porque permite combinaciones. Vattel se pone a sí mismo en la visión de Grotius.
  2. Vattel va a asimilar "pueblos salvajes" a pueblos ociosos. Admite, como Grocio, que una nación no puede apropiarse legítimamente de ningún país, pero también argumenta desde una perspectiva grotesca peor que lo que no se cultiva, no se posee. "La obligación natural de cultivar la tierra - El cultivo de la tierra no sólo es encomiable para el Gobierno por su extrema utilidad, sino que también es una obligación, impuesta al hombre por la Naturaleza. Toda la tierra está destinada a alimentar a sus habitantes: Pero no puede ser suficiente si no lo cultivan. Por consiguiente, cada nación está obligada por la Ley Natural a cultivar el país que se divide entre ellas, y tiene el derecho de expandirse, o de recurrir a la ayuda de otros, sólo en la medida en que la tierra que habita no pueda proporcionarle lo necesario. Esos pueblos, como los antiguos alemanes y algunos tártaros modernos que, viviendo en países fértiles, desprecian el cultivo de la tierra y prefieren vivir del saqueo, se extrañan, ofenden a todos sus vecinos y merecen ser exterminados, como bestias feroces y dañinas. Hay otros que, para escapar del trabajo, quieren vivir sólo de su Caza y sus Rebaños. Esto podía hacerse sin contradicción, en la primera edad del mundo, cuando la tierra era más que suficiente por sí misma para el pequeño número de sus habitantes. Pero ahora que la raza humana se ha multiplicado tanto, no podría sobrevivir si todos los pueblos quisieran vivir de esta manera. Aquellos que aún conservan este tipo de vida ociosa, usurpan más tierra de la que necesitarían con un trabajo honesto, y no pueden quejarse si otras naciones, más laboriosas y demasiado apretadas, llegan a ocupar parte de ella. Así, mientras que la conquista de los imperios policiales de Perú y México fue una descarada usurpación; el establecimiento de varias colonias en el continente de América del Norte podría, si estuviera contenido dentro de límites justos, no haber sido más que muy legítimo. Los pueblos de estas vastas tierras viajarían a través de ellas en lugar de habitarlas. Sostiene que la práctica de la agricultura es una ley natural, pero es un requisito de la civilización. La crítica es casi "civilizatoria". Está Locke, Grotius, un desarrollo paso a paso de los estados y civilizaciones, una crítica a una forma de vida que no es europea, tratada y etiquetada como "ociosa", y la afirmación de que en nombre de todo esto, estas tierras y pueblos etiquetados como "ociosos", es posible quitarles sus tierras. La conquista europea está legitimada por todas las críticas que se han hecho. Las únicas limitaciones que Vattel reconoce a la ocupación de la tierra son los "límites justos" sin definirlos.
  3. Vattel formula explícitamente el argumento de que las tierras pueden ser terrenos de caza para las poblaciones indígenas: "la ley del Pueblo, por lo tanto, sólo reconocerá la Propiedad y Soberanía de una Nación, sólo a aquellos países vacíos que ha ocupado real y efectivamente, en los que ha formado un Establecimiento, o de los que deriva un uso corriente. En efecto, cuando los Navegantes han encontrado países desérticos en los que los de otras Naciones han erigido monumentos para señalar su posesión, no les preocupa más esta vana ceremonia que la disposición de los Papas que dividieron gran parte del mundo entre las coronas de Castilla y Portugal. No basta con estar en un país desierto y dar algún testimonio de ocupación de la tierra para reclamar la propiedad. Para poder reclamar la propiedad de la tierra, no sólo hay que cultivarla, sino que hay que mostrar las huellas de la vida, de una ciudad y ocupar un espacio territorial.
  4. Vattel propone una visión ética de los derechos de las personas. Reconociendo los deberes de la conciencia moral, a los que a menudo rinde homenaje en su tratado, Vattel llega a la conclusión de que Grocio había esbozado, pero afirmará que, para ser un derecho, los derechos de las personas son sin embargo y siempre permanecerán moralmente imperfectos. Grocio había allanado el camino diciendo que una guerra puede ser percibida como justa por ambos lados. Vattel afirma muy claramente que la dimensión ética de los derechos de las personas no existe. Según Vattel, es inútil tratar de reflexionar sobre la dimensión de la justicia en los derechos de las personas. "El efecto de todo esto es lograr, al menos externamente y entre los hombres, una perfecta igualdad de derechos entre las Naciones, en la administración de sus asuntos y en la persecución de sus demandas, sin tener en cuenta la justicia intrínseca de su conducta, que no corresponde a otros juzgar definitivamente; de modo que lo que se permite a uno es también permitido al otro, y que deben ser considerados, en la sociedad humana, como que tienen iguales derechos. Cada uno reclama tener la justicia de su lado en las disputas que puedan surgir, & no le corresponde a ninguna de las partes interesadas, ni a las otras Naciones juzgar la cuestión. El que se equivoca está pescando contra su propia conciencia; pero como puede tener derecho, no puede ser acusado de violar las leyes de la Sociedad. Por lo tanto, es necesario, en muchas ocasiones, que las naciones sufran ciertas cosas, aunque injustas y condenables en sí mismas, porque no podrían oponerse a ellas por la fuerza, sin violar la libertad de alguien y sin destruir los cimientos de su Sociedad natural. ... y luego que están obligados a cultivar esta Sociedad, se presume por derecho que todas las Naciones han consentido el Principio que acabamos de establecer. Las reglas que de ella se desprenden forman lo que el Sr. WOLF llama la Ley de las Personas Voluntarias; y nada nos impide utilizar el mismo término, aunque creímos necesario apartarnos de este hombre inteligente, en la forma de establecer el fundamento de esta Ley". Hay algo injusto en el derecho de las naciones. No hay que razonar entre el término lo que es justo y lo que no lo es, sino entre lo que es legal y lo que no lo es. Puede haber un derecho injusto. Vattel está en línea con la perspectiva de los grandes juristas que querrán disociar la ley de la moralidad. Esto permite a Vattel defender una visión del derecho favorable a la extensión europea, porque se vacía de su visión ética y justa.

Es más fácil entender por qué la concepción del derecho de gentes despertó un gran interés tan pronto como se publicó en 1758. En muchos aspectos, Vattel legitimará la aventura imperial europea y el modelo imperial que ha estado en vigor desde Grocio. El primer momento Grotiano que termine con Vattel no quedará sin discusión. Una serie de personas y filósofos desafiarán los escritos de Locke, Grotius y Vattel: Montesquieu, Rousseau y Adam Smith son los críticos políticos, morales y económicos.

En la doctrina de Vattel está en germen lo que va al siglo XIX y al siglo XX que es la noción de civilización. Existe la idea de que existe un derecho para las naciones civilizadas. Por otro lado, existe la idea de un derecho que rige las relaciones entre los estados europeos y las relaciones entre los estados europeos y las naciones incivilizadas. Grotius, Vattel y todos sus seguidores son personas que tienen una visión de un orden internacional de dos velocidades. Entre todos los internacionalistas del siglo XVIII, existe una gran ambigüedad entre la hermandad universal y el interés nacional. Esta ambigüedad se puede encontrar entre todos los internacionalistas del siglo XVIII que condenaron el proselitismo de los imperios y el proselitismo cristiano. Por otro lado, abogaban por la emancipación de la civilización y la educación. Existe en todos los autores de los grandes imperios europeos esta tensión entre el límite necesario de la aventura colonial y la necesidad de Europa de civilizar el mundo.

« Recorred la historia de nuestras empresas, de nuestros establecimientos en África o en Asia; veréis nuestros monopolios de comercio, nuestra traición, nuestro sanguinario desprecio por los hombres de otro color o credo; la insolencia de nuestras usurpaciones; el proselitismo extravagante o las intrigas de nuestros sacerdotes, destruyendo ese sentido de respeto y benevolencia que la superioridad de nuestras luces y las ventajas de nuestro comercio habían obtenido en primer lugar.

Pero se acerca el momento en que, dejando de mostrarles sólo a los corruptores y tiranos, nos convertiremos en instrumentos útiles para ellos, o en generosos libertadores.

El cultivo de azúcar, al establecerse en el inmenso continente de África, destruirá el vergonzoso bandolerismo que lo ha corrompido y despoblado durante dos siglos.

Ya en Gran Bretaña, algunos amigos de la humanidad han dado ejemplo; y si su maquiavélico gobierno, obligado a respetar la razón pública, no se ha atrevido a oponerse a ella, ¿qué se puede esperar del mismo espíritu cuando, después de la reforma de una constitución servil y venal, se hace digno de una nación humana y generosa? ¿No se apresurará Francia a imitar estas empresas, que la filantropía y los intereses de Europa, por supuesto, también han dictado? Los comestibles han sido llevados a las islas francesas, a la Guayana Francesa, a algunas posesiones inglesas, y pronto veremos la caída de este monopolio que los holandeses han apoyado con tanta traición, vejación y crimen. Estas naciones de Europa aprenderán finalmente que las empresas exclusivas son sólo un impuesto que se les impone para dar a sus gobiernos un nuevo instrumento de tiranía.

Entonces los europeos, limitándose al libre comercio, demasiado ilustrados sobre sus propios derechos para jugar con los de otros pueblos, respetarán esta independencia, que tan audazmente han violado hasta ahora. Sus asentamientos, en lugar de estar llenos de protegidos de los gobiernos que, en favor de un lugar o un privilegio, andan amasando tesoros a través del bandolerismo y la perfidia, para volver a Europa a comprar honores y títulos, se llenarán de hombres industriosos, que irán a buscar en estos climas felices la facilidad con que huyeron de su patria. La libertad los retendrá allí; la ambición dejará de llamarlos [208]; y estos bandoleros se convertirán en colonias de ciudadanos que difundirán, en África y Asia, los principios y el ejemplo de la libertad, las luces y la razón de Europa. A estos monjes, que no llevaron entre estos pueblos más que supersticiones vergonzosas, y que los sublevaron amenazándolos con una nueva dominación, seguirán hombres ocupados en difundir entre estas naciones las verdades útiles para su felicidad, para iluminarlos sobre sus intereses así como sobre sus derechos. El celo por la verdad es también una pasión, y llevará sus esfuerzos a tierras lejanas, cuando ya no vea a su alrededor burdos prejuicios que combatir, vergonzosos errores que disipar.

Estos vastos países le ofrecerán, aquí, muchos pueblos que parecen estar esperando, para civilizarse, sólo para recibir los medios de nosotros, y encontrar hermanos en los europeos, para convertirse en sus amigos y sus discípulos; allí, naciones esclavizadas bajo déspotas sagrados o conquistadores estúpidos, y que, durante tantos siglos, han estado pidiendo libertadores; en otros lugares, tribus casi salvajes, a quienes la dureza de su clima los aleja de la dulzura de una civilización perfeccionada, mientras que esta misma dureza repele también a quienes les harían conocer sus ventajas; o hordas conquistadoras, que no conocen más ley que la fuerza, ni comercio que el bandolerismo. El progreso de estas dos últimas clases de pueblos será más lento, acompañado de más tormentas; tal vez incluso reducido a un número menor, ya que al ser repelidos por las naciones civilizadas, terminarán por desaparecer imperceptiblemente, o se perderán en su seno. »

— CONDORCET, Boceto de un cuadro histórico del progreso del espíritu humano.

Al igual que Vattel, la imagen de la expansión de las luces, sigue siendo para Condorcet una idea dinámica.

La Crítica de la Ideología Imperial: Montesquieu, Rousseau y Smith[edit | edit source]

Montesquieu[edit | edit source]

La ideología imperial que se estableció a partir de 1492 fue desafiada por tres hombres. Montesquieu ofreció una crítica política casi legal, los escritos de Rousseau sobre la terrible violencia contra los imperios europeos ofrecieron una crítica moral, y Smith para quien un imperio es una tontería económica.

Carlos Luis de Secondat, Barón de La Brède y de Montesquieu pasó su escolaridad en el Colegio de Juilly y, después de estudiar derecho, se convirtió en consejero del parlamento de Burdeos en 1714. En 1715, se casó con Jeanne de Lartigue, una mujer protestante de una familia rica de reciente nobleza. En 1716, Montesquieu heredó el cargo de Presidente del Parlamento de Burdeos y de la Baronía de Montesquieu. En 1726, vendió su puesto de magistrado. En 1728, fue nombrado para la Academia Francesa.

En los años siguientes, viajó por toda Europa, a Austria, Hungría, Italia, Alemania, Holanda e Inglaterra, donde permaneció más de un año. En París, Montesquieu frecuentaba a los miembros del club Entresol, como el Marqués de Argenson, Bolingbroke y el abbé́ de Saint-Pierre. Allí compartieron información sobre asuntos de política internacional, comercio y finanzas. En 1748, después de 20 años de trabajo, publicó De l'esprit des lois. Fue criticado, atacado y notablemente condenado por la Sorbona. El trabajo fue puesto en el Índice de la Iglesia, pero sin embargo fue un éxito rotundo. Montesquieu murió el 10 de febrero de 1755.

En Considérations sur les causes de la grandeur des Romains et de leur décadence publicadas en 1734 y De l'esprit des lois publicadas en 1748, se encuentran las críticas. En estas dos obras, Montesquieu reconoce su deuda con Grotius y Pufendorf: « Doy gracias al Sr. Grotius y al Sr. Pufendorf por haber ejecutado lo que una gran parte de este trabajo requería de mí, con una altura de genio que no podría haber alcanzado ». Sin embargo, Montesquieu es mucho más crítico con estos dos autores en la realidad.

Montesquieu en 1728 (pintura anónima).

Montesquieu señala que las naciones son naturalmente propensas a la guerra. Hay un cierto pragmatismo en Montesquieu porque las naciones se inclinan muy fácilmente a la guerra. Desde este punto de vista, está bastante cerca de Thomas Hobbes ya que la voluntad de poder de los hombres se transmite a los estados cuando los hombres empiezan a vivir juntos. Para canalizar la voluntad de poder de los estados, es posible imaginar a Montesquieu abogando por un orden internacional basado en estados fuertes y poderosos que vayan a la guerra unos contra otros cuando lo necesiten. De hecho, no es así. Para Montesquieu, un orden basado en el equilibrio de poder no es deseable porque no garantiza la paz entre estados o imperios. De alguna manera, el equilibrio no garantiza nada. La noción de equilibrio sólo reúne formas que se aniquilan o anulan mutuamente, pero de ninguna manera el equilibrio de poder garantiza la paz entre los Estados.

A partir de 1734, comenzó a denunciar la idea misma de la conquista. La conquista sólo destruye, sólo transforma para mal y no para bien a las poblaciones que la sufren. En Consideraciones sobre las causas de la grandeza de los romanos y su decadencia, su crítica a los imperios incluye la crítica a un famoso imperio, el Imperio Romano. Toma el modelo romano para denunciar la aventura imperial. Nadie se engaña cuando publica esta obra. El modelo romano es un mal modelo que destruye y no construye y todos los imperios europeos están condenados a terminar como Roma. En capítulos, muestra cómo el ejército romano ha gangrenado el espíritu de Roma. El Imperio Romano llevaba dentro de sí las semillas de su propia destrucción porque necesitaba un ejército fuerte para mantener el imperio, pero lo dotó de un espíritu pretoriano. En 1734, Montesquieu entregó la intuición de que todos los imperios llevan dentro de sí mismos las semillas de su propia destrucción. Montesquieu tenía una visión subjetiva de la libertad, que es la opinión que uno tiene de su propia libertad.

Portada de la nueva edición revisada y corregida de 1749 de De l'esprit des lois publicada por Chatelain.

Montesquieu se distanció gradualmente de Grocio y Vattel, publicando en 1748 El espíritu de las leyes en el que desarrolló tres grandes argumentos para denunciar la empresa imperial europea. Estos son una serie de argumentos:

  1. los argumentos del comercio: en el libro XX, Montesquieu inaugura una vasta reflexión destinada a criticar a los imperios desde el punto de vista de la idea de que los imperios no favorecen y no permiten el comercio en el sentido de intercambio tanto individual como entre estados. El comercio, los imperios, ya sean ingleses, franceses u holandeses, esterilizan el comercio, es decir, los intercambios entre individuos, ya sean económicos o no económicos, sobre el principio de que el comercio es un factor de paz. El comercio suaviza la moral. Si queremos la paz, según Montesquieu, debemos promover el comercio porque el comercio suaviza la moral entre los individuos y entre los estados. En nombre de la idea de que el comercio suaviza la moral, que el comercio es un garante de la paz, sostiene que los imperios no permiten el comercio y por lo tanto no permiten que la paz entre los estados se afiance. El comercio promueve la paz y los imperios no promueven el comercio, los imperios no promueven la paz y sobre todo logran la libertad de comercio. Esta es una denuncia muy fuerte de la empresa imperial europea.
  2. La línea legal: Montesquieu ya no cuestionará los méritos económicos de los imperios, sino que criticará la tentación de los imperios que estandarizan los órdenes legales. Montesquieu es un firme partidario de lo que él llama "la diversidad de leyes y costumbres". Cree que cada nación tiene su propio espíritu general. Montesquieu es partidario de la diversidad de leyes, costumbres y morales que deben ser respetadas. Es un defensor del pluralismo jurídico. Sin embargo, observa que los grandes imperios han impuesto históricamente sus leyes a su "minoría", normalizando las normas y costumbres de los territorios que han ocupado. Toma el ejemplo de Francia o Inglaterra con el Common Law Order. Los imperios destruyen algo extraordinariamente importante para los estados y el orden internacional, que es la diversidad, el pluralismo de valores, los ordenamientos jurídicos y las visiones del mundo. En Francia, en el siglo XVIII no había ninguna normalización del derecho y Montesquieu era partidario de que se respetaran las costumbres locales. La importancia del respeto al derecho consuetudinario le llevó a criticar las tentaciones de unificar los grandes imperios.
  3. Montesquieu rechazaría fuertemente la concepción de la historia defendida por Locke. No hay rastros en la obra de Montesquieu de una teoría del desarrollo de las sociedades por etapas. En este sentido, la costumbre que tanto valora no puede ser el símbolo o síntoma de una sociedad "no o incivilizada". No existe el desarrollo social por etapas. Toda la obra histórica de Montesquieu, esta visión muy fuerte de la historia no se construye sobre una visión secuencial de la historia.

Con Montesquieu termina la primera gran crítica basada en el principio y la visión plural del derecho, que es la primera gran crítica de los imperios. Vattel vio el gran peligro del ataque de Montesquieu. Lo que Vattel no vio es que la crítica moral puede ser la más fuerte de todas las críticas imperiales, que es Rousseau. Rousseau proporciona quizás la crítica más radical de todos los imperios.

Jean-Jacques Rousseau[edit | edit source]

Pastel de Maurice Quentin de La Tour, Jean-Jacques Rousseau, en 1753 (entonces 41 años).

Jean-Jacques Rousseau, que proviene de una familia de relojeros de Ginebra, fue criado por su tío desde los nueve años. Primero fue aprendiz de un oficinista, y luego fue colocado con un maestro grabador. Rousseau dejó Ginebra a la edad de 16 años para ir a Annecy, Turín, Neuchâtel y Chambéry y enseñó música. En París, en 1742, conoció a Diderot y escribió artículos para la Enciclopedia. En 1750, participó en un concurso ofrecido por la Academia de Dijon. Su discurso sobre la ciencia y las artes ganó el primer premio. En 1755, su Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres le hizo famoso y, al igual que su primer discurso, suscitó una viva controversia. Tanto el Contrato Social como el Emile fueron condenados a ser quemados. Estas obras están prohibidas en Francia, los Países Bajos, Ginebra y Berna. En 1766, fue invitado a Inglaterra por Hume. Regresó a París en 1770. Desde entonces y hasta su muerte, Rousseau vivió con el temor de un complot en su contra. Luego comenzó su trabajo autobiográfico. En 1778, Rousseau murió repentinamente cerca de París.

En 1755 se publica el Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres, en el que se plantean las verdaderas cuestiones sobre la propiedad y la propiedad privada en general. En 1762 se publica Du contrat social ou principe du droit politique. Rousseau critica a los imperios en varias obras, también en Confesiones o de l'Émile. Rousseau también formuló una concepción completamente nueva del derecho internacional clásico. Sus reflexiones sobre la paz y la guerra fueron quizás la crítica más radical a los grandes imperios europeos.

Rousseau era un hombre ecléctico que realmente cubría campos tan vastos como la música, la economía, la filosofía y el derecho. Su obra Du contrat social es quizás la mayor obra legal del siglo XVIII. Rousseau ofrece una crítica moral de los imperios, Grocio y sus seguidores. Reformula toda la concepción moderna del derecho de las naciones. Su concepción de la ley de las naciones se basa en presuposiciones completamente diferentes a las de Grocio y Vattel. Rousseau basa su reflexión y su crítica de los imperios en tres funciones:

  • su crítica a los imperios debe basarse en una antropología diferente a la de Locke, Grotius o Vattel, quienes no concibieron al hombre natural como un ser de pasiones ilimitadas, sino como un ser aislado, feliz y pacífico. Para Rousseau, no hay guerra entre hombres, sino sólo entre estados. Hobbes veía las relaciones internacionales como la extensión de las relaciones entre los hombres.
  • si sólo hay guerras entre estados, es necesario reconstruir las relaciones entre los estados, en otras palabras, reconstruir la ley de los pueblos entre las naciones.
  • Los derechos de las personas sólo pueden surgir de convenciones mutuas entre naciones, pero sobre todo deben basarse en la idea central de que los seres humanos son pacíficos por naturaleza. No construyamos una ley de guerra y paz suponiendo que la paz es imposible, suponiendo que la guerra es eterna. Propone codificar una ley de los pueblos que evite situaciones de guerra porque se basa en principios de respeto y tolerancia entre las naciones.

Estas tres observaciones introductorias ayudan a explicar el significado mismo de la crítica a los imperios, que implica la afirmación del principio de igualdad. Toda la obra de Rousseau es un gran alegato por la igualdad entre los hombres y la igualdad entre los pueblos. Transpone la visión de la igualdad entre los hombres a la igualdad entre los pueblos. En otras palabras, para Rousseau, no tiene sentido hablar de igualdad entre los hombres si no hablamos también de igualdad entre los pueblos. Lógicamente, criticará radicalmente a los imperios porque no respetan el principio de la igualdad fundamental entre los hombres y condenará cualquier forma de conquista y dominación imperial que considere moral y éticamente cuestionable.

« Echemos un vistazo al inmenso continente de África, donde ningún mortal se atreve a entrar, o se alegra de haberlo intentado con impunidad. Así, por lo que no hemos podido penetrar en el continente africano, por lo que no sabemos lo que está sucediendo allí, nos lleva a la conclusión de que los pueblos están cargados de vicios: es si hubiéramos encontrado la manera de llevar allí nuestros propios vicios que deberíamos sacar esa conclusión. [...]. América no nos ofrece menos espectáculo para la raza humana. Especialmente desde que los europeos están allí. »

— Rousseau, "Réponse à M. Bordes à propos du Discours sur lés sciences et les arts", çuvre complètes, op. cit., tomo 3, pp. 90-91.

Rousseau reanudó su discurso pacífico de los hombres, retomando su idea de la igualdad entre los pueblos, se lanzó a una crítica muy radical de los imperios. Con Diderot, Rousseau será quizás el que más criticó la idea imperial en el siglo XVIII. Vattel había entendido que en Rousseau había un gran cítrico de la idea imperial. La crítica de Rousseau a la civilización moderna debe tenerse en cuenta al denunciar la dimensión perversa y moralmente cuestionable, pero acompañó su crítica a los imperios con una crítica a la civilización moderna. Para él, el comercio no trae la paz como pensaba Montesquieu, no suaviza la moral trayendo sólo una falsa paz. "El comercio sólo trae una falsa paz que sólo trae la guerra de todos contra todos. Estas son las pasiones de los hombres modernos que están obsesionados con el comercio. La crítica a los imperios de Rousseau es una cosa, y va en paralelo a la crítica a las civilizaciones de los imperios basados en el comercio, la falsa paz, los celos, la sospecha, pero también la competencia. Con Rousseau, hay una lucidez económica que percibe los peligros de los grandes imperios y su capacidad para realizar un comercio que destruye el alma.

DOI Rousseau.jpg

« Desde hace trescientos o cuatrocientos años que los habitantes de Europa inundan las otras partes del mundo con nuevas colecciones de viajes y relaciones, estoy convencido de que sólo conocemos de los hombres a los europeos [...] De ahí viene este bello adagio moral, tan desacreditado por la turba filosófica, de que los hombres son en todas partes iguales, que teniendo en todas partes las mismas pasiones y los mismos vicios, es más bien inútil tratar de caracterizar a los diferentes Pueblos; que está tan bien razonado como si se dijera que Pedro no se puede distinguir de Santiago, porque ambos tienen nariz, boca y ojos. »

— Rousseau, Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres [1755]

Para Rousseau, estamos conquistando el mundo porque no sólo leemos sobre nuestra civilización desde ulpiseor y creemos que conocemos a gente que no conocemos. De hecho, estamos destruyendo culturas que son radicalmente diferentes de la nuestra y no menos válidas que la nuestra. Hay una dimensión culturalista muy fuerte. Tenemos que aceptar la diferencia, el hecho de que hay culturas radicalmente diferentes, que los grandes imperios buscan destruir, dominar o en el mejor nivel. Encontramos la crítica de Montesquieu a la tendencia a estandarizar las culturas. Los imperios son un mal, los imperios no son el futuro de la civilización moderna porque impiden que sepamos quiénes son los demás, que nos interesemos por los demás.

Rousseau es la comprensión de un hombre que trató de defender las particularidades con valores universales. Trató de combinar el universalismo de algunos valores con el universalismo de otros. Para él esto implica dos cosas que casi sugieren un método:

  • debemos descubrir la especificidad de cada pueblo y las posibles diferencias con nosotros. Rousseau primero abogará por un repertorio de diferencias. No se trata de convertir, imponer o convertir a los demás a través de nuestros prejuicios, sino que debemos por curiosidad, de manera desinteresada estar abiertos a los demás pueblos, queriendo mirarlos por lo que son tratando de dejar de lado nuestros prejuicios.
  • Una vez que las diferencias han sido notadas y aceptadas, es posible defender los valores universales en común. Es el establecimiento de una ética universal a través del intercambio y el respeto. En su ensayo sobre el origen de los idiomas, Rousseau decía: "Cuando se quiere estudiar a los hombres, hay que mirar cerca de uno mismo; pero para estudiar al hombre hay que aprender a llevar la vista lejos; hay que observar primero las diferencias para descubrir las similitudes".

Uno debe ser un escritor interesado y desinteresado. La crítica de Rousseau será muy fuerte en la era de los imperios como si se estuvieran resquebrajando. En 1735, Montesquieu escribió Reflexiones sobre la Monarquía Universal en Europa, que tiene como objetivo mostrar que la inestabilidad del estado nace con el espíritu de conquista: la "monarquía universal" representa la etapa suprema del absolutismo antes de su declive.

« es una pregunta que se puede hacer si, en el estado en que se encuentra Europa ahora, puede suceder que un Pueblo, como los romanos, pueda tener una superioridad constante sobre los demás. »

Plantea la cuestión de la supremacía de un Estado sobre otro.

« Los derechos de las personas han cambiado, y, por las leyes de hoy, la guerra se libra de tal manera que arruina por preferencia a los que van por los mayores beneficios. »

Hay toda una crítica a la guerra que podría resumirse en el hecho de que la guerra agota a la gente, es sólo una forma de agotar a la gente.

« Europa ahora hace todo el comercio y la navegación en el universo. »

Montesquieu es consciente de que Europa domina el mundo. Se da cuenta de que en términos comerciales, económicos, políticos y militares, que Europa domina el mundo.

« Las Monarquías tienen sobre todo este inconveniente de que se rigen a veces por los puntos de vista del Bien Público, a veces por puntos de vista particulares, y que siguen a su vez los intereses de los Favoritos, los Ministros y los Reyes. Las conquistas hoy en día requieren más tiempo que en el pasado, y se han vuelto proporcionalmente más difíciles. »

Es un crítico de la aventura imperial que se avecina.

« En Asia, siempre hemos visto grandes imperios; en Europa, nunca podrían sobrevivir. »

Para Montesquieu, "Todo el imperio perecerá, Roma ha perecido de verdad". Observa que Europa es demasiado grande ahora con una distancia demasiado grande entre Europa y la periferia. Es un imperio que ocupa un espacio territorial muy grande.

« Habiendo subyugado los franceses a las naciones bárbaras establecidas antes que ellos, Carlomagno fundó un gran Imperio; pero ese mismo hecho dividió a Europa en una infinidad de Soberanías. [...] ahora, por las razones que hemos dicho, un gran Imperio, donde el Rinx no tenía autoridad absoluta, necesariamente tenía que ser dividido, ya sea porque los Gobernadores de las Provincias no obedecían, o porque para hacerlos obedecer mejor era necesario dividir el Imperio en varios Reinos. »

Todo imperio está condenado a la división. Esto siempre es una crítica política.

Lo grandioso del siglo XVIII fue denunciar al Imperio Español.

« Sin embargo, el dinero pronto se duplicó en Europa; parecía que el precio de todo lo que se compraba era casi el doble. Los españoles buscaron las minas, cavaron las montañas, inventaron máquinas para extraer los minerales, desmenuzar el mineral y separarlo; y como no disfrutaban de la vida de los indios, los hicieron trabajar sin piedad, la plata pronto se duplicó de nuevo en Europa, que cada año sólo disponía de la misma cantidad de un metal que se había convertido en la mitad de precioso. »

« Europa es ahora sólo una Nación compuesta por muchos, Francia e Inglaterra necesitan la opulencia de Polonia y Moscovia, como una de sus Provincias necesita las otras: y el Estado que cree que aumenta su poder por la ruina de quien lo toca, ordinariamente se debilita con él. »

En algún lugar, los imperios, el uso de la conquista lleva a la destrucción de los países que sucumben.

« El verdadero poder de un Príncipe no consiste en la facilidad que tiene para conquistar, sino en la dificultad que hay para atacarlo, y si me atrevo a decirlo, en la inmutabilidad de su condición: pero la expansión de las Monarquías sólo les muestra nuevos lados de los cuales pueden ser tomadas. »

Es una crítica casi moral. Lenin dijo "nos venderás a crédito la cuerda para ahorcarte". Los imperios poseen en su interior las semillas de su propia destrucción. Los estados fuertes son pequeños imperios, un estado grande es un signo de desintegración.

« si las grandes conquistas son tan difíciles, tan vanas, tan peligrosas, ¿qué se puede decir de esta enfermedad de nuestro siglo que hace que un número desordenado de tropas se mantenga en todas partes? Tiene sus repeticiones y se vuelve necesariamente contagiosa, pues tan pronto como un Estado aumenta lo que llama sus fuerzas, los otros aumentan repentinamente las suyas, de modo que nada se gana y comienza la ruina [...] Somos pobres con la riqueza y el comercio de todo el Universo, y pronto, a fuerza de tener soldados, sólo tendremos soldados, y somos como los tártaros. »

Abbé Raynal[edit | edit source]

El hombre que se va a lanzar a la crítica económica de los imperios es un fundador escocés de la economía política, un hombre muy interesante, este hombre es Adam Smith. Raynal hace una crítica moral, económica y un poco política en su libro Histoire philosophique et politique des établissements & du commerce des Européens dans les deux Indes publicado entre 1770 y 1820. Es un texto muy importante en la crítica de los grandes imperios.

« Pero, ¿son felices, se puede preguntar? Y yo le preguntaré, ¿quién es el hombre que es tan terco sobre las ventajas de nuestras sociedades, tan ajeno a nuestras penas, que no se deja llevar a veces por el pensamiento en medio de los bosques, y que no ha envidiado al menos la felicidad, la inocencia y el resto de la vida patriarcal? ¡Bueno! Esta es la vida del Hotentote ¿Amas la libertad? Es libre. ¿Te gusta la salud? No conoce otra enfermedad que la vejez. ¿Amas la virtud? Tiene inclinaciones que satisface sin remordimientos, pero no tiene vicios. [...] »

Abbé Raynal.

Vemos el mito del buen salvaje que fue usado para criticar a los grandes imperios como en Rousseau. El término "buen salvaje" se percibe negativamente hoy en día, pero no en la época de Rousseau.

« ¿Qué obligación tendrá el salvaje con vosotros cuando le hayáis traído artes sin las que está satisfecho, industrias que sólo multiplicarían sus necesidades y su trabajo, leyes que no puede prometerse más seguridad que la que tenéis vosotros? »

Esa es una crítica según la visión del mundo Rousseauista.

« ¡Huyan, miserables hotentotes, huyan! Vayan a sus bosques. Las feroces bestias que los habitan son menos temibles que los monstruos bajo cuyo dominio caerán. El tigre puede destrozaros, pero sólo os quitará la vida. El otro te quitará tu inocencia y tu libertad. O si te sientes valiente, toma tus hachas, estira tus arcos, haz llover tus flechas envenenadas sobre estos extraños. ¡Que no quede nadie que traiga a sus ciudadanos la noticia de su desastre! »

En la consideración general del establecimiento de colonias, se ve la crítica y el argumento de que los imperios son fáciles de conquistar.

« La historia sólo nos habla de conquistadores que, desafiando la sangre y la felicidad de sus súbditos, se ocupan de extender su dominio: pero no nos presenta el ejemplo de ningún soberano que sería sabio para restringirlo. Pero, ¿no tiene uno el derecho de saber que el otro ha sido desastroso? ¿Y no hace ninguna diferencia a la extensión de los Imperios o a la popularidad del país? Un gran imperio y una gran población pueden ser dos grandes males. Pocos hombres, pero felices; poco espacio, pero bien gobernados. La fuerza de los pequeños estados es expandirse; la fuerza de los grandes estados es desmembrarse. »

« ¿Nuestra verdadera felicidad requiere el disfrute de las cosas que buscamos hasta ahora? ¿Estamos destinados a conservar esos falsos gustos? ¿Nació el hombre para vagar continuamente entre el cielo y las aguas? ¿Es un pájaro de paso, o se parece a otros animales, cuya mayor excursión es muy limitada? ¿Puede lo que se saca de los alimentos compensar ventajosamente la pérdida de ciudadanos que se alejan de su patria para ser destruidos, o por las enfermedades que los atacan en la travesía, o por el clima a su llegada? A tan grandes distancias, ¿cuál puede ser la energía de la metrópoli sobre los sujetos, y la obediencia de los sujetos a estas leyes? ¿No debería la distancia de los testigos y los jueces de nuestras acciones llevar a la corrupción de la moral y, con el tiempo, a la decadencia de las instituciones más sabias, cuando las virtudes y la justicia, las bases fundamentales, ya no existen? […] »

Estamos en la crítica de Rousseau al lujo, al hombre civilizado. Los bienes materiales no son un signo de evolución.

« Cuando la autoridad se debilita al alejarse los sujetos del centro de la dominación, ¿se obedece a mil leguas de distancia del lugar donde comienzan las órdenes? Si me dicen que esto es posible por la acción de los agentes del gobierno, responderé con las palabras de uno de esos funcionarios indiscretos, que reveló lo que pasaba en el fondo del alma de todos los demás: Dios está en lo alto, el emperador está lejos, y yo soy el amo aquí. Como el imperio está dividido en dos clases de hombres, el de los amos y el de los esclavos, ¿cómo se pueden reconciliar estos intereses opuestos? »

Este es el argumento de la distancia entre el centro y la periferia. Este es el núcleo de la crítica moral de Rousseau, que dice que los imperios, en su núcleo, están compuestos por dos categorías de individuos, a saber, los amos y los esclavos. Hay una dimensión profundamente desigual en los imperios. El hombre esclavo pierde su calidad de hombre y los imperios simplemente dividen a los individuos en dos.

Adam Smith[edit | edit source]

Adam Smith.

Adam Smith nació en Escocia en la ciudad de Kirkaldy. Estudiante dotado, entró en la Universidad de Glasgow a la edad de 14 años donde siguió las enseñanzas del maestro de filosofía escocés Hutcheson (1654-1746). A la edad de 17 años, con una beca, se unió a la Universidad de Oxford. En 1751, Smith obtuvo la cátedra de lógica en la Universidad de Glasgow, luego a la edad de 30 años, también se le confió la cátedra de filosofía moral. El trabajo de Smith sedujo al Canciller del Tesoro, Charles Townsend, quien lo nombró tutor del joven Duque de Buccleugh. Smith acompañará a este joven en un viaje de entrenamiento de cuatro años que lo llevará por toda Europa. Smith fue entonces presentado por Hume a los enciclopedistas franceses. Regresó a Escocia en 1766. Durante diez años, elaborará su gran obra Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones (1776). En 1778, Smith se convirtió en comisionado de aduanas en Edimburgo, lo que le aseguró una cómoda jubilación. Al final de su vida, se convirtió en rector de la Universidad de Glasgow. Smith murió en 1790 en relativa indiferencia.

No es una coincidencia que Adam Smith escribiera y pensara sus críticas a los imperios de Escocia, que desde 1707 se habían unido a Inglaterra, pero sobre todo Escocia experimentó, entre 1720 y 1760, una importantísima prosperidad intelectual. Escocia experimentó un desarrollo cultural e intelectual de primer orden, como con Hume. La Escocia del siglo XVIII es un remanso de desarrollo cultural con abundancia de ideas, una vasta literatura de revistas que desempeñan un papel importante en el desarrollo intelectual de las teorías morales, económicas y políticas. Esta Escocia se basa en una unión con Inglaterra, pero también en una serie de principios y valores como la libertad civil de la mente pública. Los escoceses son seguidores lejanos de Maquiavelo con una reflexión sobre el ciudadano, sobre su lugar y su papel moral en la sociedad.

Primera página de la Riqueza de las Naciones, en su edición de 1776.

En 1759 Smith publicó La teoría de los sentimientos morales, en 1776 publicó Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones. En Teoría de los Sentimientos Morales, publicó una teoría revolucionaria sobre cómo pensar en el mundo social y político. Montesquieu y Rousseau construyeron su visión de la política y el derecho sobre la noción de contrato. Adam Smith pensará la sociedad, incluyendo la sociedad interestatal, de una manera no contractual.

En La Teoría de los Sentimientos Morales, Adam Smith plantea la pregunta de qué hace que los seres humanos, y por extensión los estados, vivan y se las arreglen para vivir juntos y cómo hacer que vivan juntos. Rousseau había respondido por contrato, Montesquieu en algunos aspectos también, Grotius y Vattel tienen un pensamiento contractualista. Smith va a pensar en una nueva tesis. Afirma la tesis de la universalidad del sentimiento de simpatía entre los hombres. Para él, los hombres tienen empatía por los demás, lo que es simplemente una cuestión de encauzar, de utilizar para organizar. Se pregunta cómo organizar esta simpatía, que es un sentimiento que permite conciliar el amor a uno mismo con el interés de la sociedad. Puesto que los hombres sienten simpatía por los demás, se trata de organizarlo o dejar que se organice. Para que la riqueza de cada persona pueda beneficiar la riqueza de todos, se debe permitir que la simpatía natural de las personas funcione por sí misma porque las necesidades de todos serán satisfechas. Smith, a través de su idea del mercado, propone una visión económica del mundo que supone un cambio completamente fundamental en la forma de pensar sobre las relaciones entre las personas y entre los Estados. La respuesta que propone es la de la "mano invisible" que desempeña un papel central y que en cierto modo organiza el mercado.

Lo que es interesante es que Smith va a criticar a los imperios sobre la base de una concepción radicalmente diferente del mundo. Es una visión del mundo estructurada en un vasto mercado que está organizado por la mano invisible. No es el inventor de la palabra "economía", sino el inventor del término "economía-política". La economía es otra forma de pensar en la política. El inventor del concepto de mercado basará su crítica a los imperios en esta nueva visión del mundo. Al hacerlo, al proponer una visión económica de las relaciones entre los estados y entre los individuos, Smith procederá a una disociación, una transformación conceptual muy importante entre la noción de territorio y la de espacio. La noción de territorio ya no le importa porque el mercado no se limita al territorio, sino que piensa en términos de espacio. La ley del pueblo y una ley cuyos sujetos son los Estados. La concepción económica del mundo basada en la idea del mercado rompe la noción de territorio, que es sustituida por la noción de espacio. La extensión del mercado no está definida por fronteras o límites para Smith, sino que se produce desde el interior a través de un sistema de comunicación muy vasto que puede extenderse a todo el mundo.

A partir de entonces, Smith podía permitirse la crítica económica de los imperios. Smith denunciará la aventura imperial inglesa. Al defender una visión abierta, global y desterritorializada del mercado, defenderá el principio del libre comercio. Irá de un lado a otro, criticando radicalmente la noción misma de monopolio. Ahora podemos entender su crítica a los imperios. Se basa en tres puntos. Esta nueva visión del mundo es la de la fundación de imperios y colonias:

  • Las colonias son una manifestación de poder que no tienen ningún interés político y económico;
  • si el imperio tuviera un interés, sería para expandir el mercado, para derribar las fronteras, para crear un vasto mercado. Para que eso funcione, tendría que estar basado en el libre comercio. Los imperios acaban de establecer un mercado monopólico.
  • Los beneficios que una nación puede obtener de la expansión de su mercado deben beneficiar a todos. Los imperios no sólo se basan en un monopolio, sino que, lo que es más importante, benefician sólo a una muy pequeña minoría. Los imperios también son tonterías sociales en el sentido de que dividen a la sociedad entre los que tienen y los que no tienen.

Su denuncia de la "ilusión colonial" está imbuida de la idea de compartir la riqueza. Smith estaría a favor de una especie de mercado único y globalizado que permitiera los intercambios sobre una base igualitaria y equitativa. Los imperios tomarán de Smith lo que quieran tomar y no lo que no quieran tomar.

« La política de Europa, por lo tanto, tiene poco de que jactarse, ya sea en el primitivo establecimiento de las colonias de América o en su posterior prosperidad, en términos del gobierno interno que les ha dado. »

Se da a entender que Europa no es la fuente de la prosperidad económica de estos países. También se dedicará a criticar a España, lo que es bastante reprobable.

« La extravagancia y la injusticia parecen haber sido los principios que concibieron y dirigieron el primer proyecto de establecimiento de estas colonias; la extravagancia que hizo que la gente persiguiera las minas de oro y plata, y la injusticia que les hizo codiciar la posesión de un país cuyos inocentes y sencillos habitantes, lejos de no haber hecho ningún daño a los europeos, los habían acogido con todas las expresiones posibles de amabilidad y hospitalidad cuando aparecieron por primera vez en esta parte del mundo. »

« Los diversos gobiernos de Europa no pueden reclamar más crédito por haber creado algunas de las más importantes de estas instituciones que por haber concebido su diseño.

La conquista de México no fue un proyecto ideado por el Consejo de España, sino por un gobernador de Cuba; y ese proyecto fue llevado a cabo por el genio audaz y emprendedor del aventurero al que se le confió, a pesar de todo lo que se podía hacer para llevarlo a cabo por ese mismo gobernador, que pronto se arrepintió de confiárselo a tal hombre. »

Hay una crítica a Europa, pero a la propia España. La crítica económica se va imponiendo poco a poco.

« Cuando se formaron estos establecimientos y cuando llegaron a ser lo suficientemente grandes como para atraer la atención de la madre patria, las primeras reglamentaciones que ella hizo a su respecto siempre estuvieron destinadas a asegurar el monopolio de su comercio, a apretar sus mercados, a expandir el suyo a su costa y, en consecuencia, a desalentar y frenar el curso de su prosperidad, lejos de excitarla y acelerarla. Las diversas formas en que se ha ejercido este monopolio es lo que constituye una de las diferencias más esenciales entre los sistemas políticos seguidos por las diferentes naciones de Europa con respecto a sus colonias. Todo lo que se puede decir del mejor de estos sistemas, el de Inglaterra, es que es sólo un poco menos mezquino y menos opresivo que cualquiera de los de las otras naciones. »

Los imperios traen la ruina a las colonias. Inglaterra lo hace un poco mejor que otros, pero sigue siendo demasiado dictatorial.

« El monopolio hace que todas las fuentes originales de ingresos, salarios laborales, renta de la tierra y ganancias del fondo, sean mucho menos abundantes de lo que serían de otra manera. »

El monopolio es una aberración económica que de alguna manera promueve la concentración en manos de unos pocos en detrimento del interés de todos.

« Así, la única ventaja que el monopolio da a una orden de hombres es perjudicial de muchas maneras diferentes para el interés general del país.

Ir y fundar un vasto imperio con el único propósito de crear un pueblo de compradores y negociantes parece, a primera vista, un proyecto que sólo podría convenir a una nación de comerciantes. Sin embargo, es un proyecto que sería extremadamente inadecuado para una nación compuesta enteramente por comerciantes, pero es perfectamente adecuado para una nación cuyo gobierno está bajo la influencia de los comerciantes. Se necesitan estadistas de esa especie, y sólo de esa especie, para poder imaginar que encontrarán ventaja en usar la sangre y los tesoros de sus conciudadanos para fundar y sostener tal imperio. »

Se puede ver cómo Smith trata con desprecio a sus contemporáneos como "comerciantes". En Smith, vemos un rasgo común con todos los críticos de Grocio y sus contemporáneos.

« Bajo el actual sistema de gobierno, por lo tanto, Gran Bretaña no obtiene nada más que pérdidas por la dominación que se arroga sobre sus colonias.

Proponer que Gran Bretaña renuncie voluntariamente a toda autoridad sobre sus colonias y les permita elegir sus propios magistrados, promulgar sus propias leyes y hacer la paz y la guerra como les parezca, sería proponer una medida que ninguna nación del mundo ha aceptado nunca, ni aceptará nunca. »

Este argumento se encuentra en todos los críticos de la ideología imperial. El argumento es que los imperios son perjudiciales desde el punto de vista legal y económico, pero no podemos volver al viejo orden de las cosas. Es una absoluta ilusión creer que una nación renuncia a sus colonias y a su aventura imperial. Inglaterra aprenderá esto a su costa con la rebelión de las colonias americanas, queriendo su independencia y creando lo que se convertirá en el mayor imperio de los siglos XIX y XX, que es los Estados Unidos de América.

Anexos[edit | edit source]

  • Hasquin Hervé. Montesquieu. Réflexions sur la monarchie universelle en Europe. , Revue belge de philologie et d'histoire, 2001, vol. 79, n° 4, p. 1484.
  • Sen, A. (2010). Adam Smith and the contemporary world. Erasmus Journal for Philosophy and Economics, 3(1), 50. https://doi.org/10.23941/ejpe.v3i1.39

Referencias[edit | edit source]