Actions

Los fundamentos estructurales del comportamiento político

From Baripedia


Las dimensiones estructurales y culturales están fuerte e íntimamente ligadas, pero las trataremos por separado. Sin embargo, es difícil hacer una distinción clara, esta distinción es sólo analítica.

Las bases estructurales del comportamiento político se refieren a la noción de estructura que se utiliza en diferentes disciplinas, en particular en la ciencia política y la psicología, pero que se utiliza con connotaciones a veces diferentes. Algunos hablan de las estructuras como un conjunto de reglas establecidas que luego definen e influyen en el comportamiento. Otros hablan de estructuras más sencillamente diciendo que los aspectos estructurales se refieren principalmente a los aspectos institucionales, es decir, el papel de las instituciones como estructura que proporciona un marco para la acción política en particular. Otros hablan de estructura refiriéndose a la composición del sistema social como el papel de las clases sociales. En términos más generales, en lo que respecta al concepto de estructura, deben mantenerse tres aspectos principales, que son :

  • la estructura se refiere a las bases materiales de la existencia y a las bases objetivas;
  • existe la idea de una cierta durabilidad a lo largo del tiempo, una estructura no es algo que cambie a corto plazo. Se distingue entre elementos estructurales y elementos coyunturales que pueden cambiar a corto plazo ;
  • la(s) estructura(s) se considera(n) que influye(n) o puede(n) influir en la acción y, en particular, en la acción política, es decir, el comportamiento político, el comportamiento electoral, el comportamiento no electoral o la participación en movimientos sociales.

Vamos a ver cuáles son las bases estructurales que, a largo plazo, pueden influir en el comportamiento político.

Las clivaje[edit | edit source]

El concepto de clivaje es utilizado por varias subdisciplinas de la ciencia política y fue propuesto por Stein Rokkan. Un clivaje es un término que se utiliza en el lenguaje cotidiano de los periódicos y los medios de comunicación, incluido el clivaje "izquierda-derecha". En Suiza también se habla de una clivaje entre las partes francófona y germana del país. Intentaremos definir este concepto que puede ayudarnos a entender la idea de comportamiento político.

Desde un punto de vista científico, la división se ha definido según dos más una dimensión principal. La noción de clivaje, tal como la formuló Rokkan, contenía los dos primeros aspectos y otros autores han propuesto una tercera dimensión con la división política. Además, hay sinónimos utilizados en la ciencia o en el lenguaje común, también llamados "división" o " fractura social". La división debe entenderse como un elemento que capta la dimensión estructural y luego influye en el comportamiento:

  • base estructural: división social - es la existencia objetiva de una división social, una fractura, una oposición de intereses. A menudo, la noción de división se ha comparado con la idea de conflicto de intereses. Esta clivaje puede basarse en varias "líneas divisorias" en términos de clase o etnia. En un sentido general, puede ser una división que separa dos grupos dentro de una sociedad. La idea de que existe una base estructural o un componente social no es suficiente. Todavía se necesita un segundo componente.
  • base de la identidad: identidad colectiva - es posible llamar a este componente una base cultural o lo que también se puede llamar la base de la identidad. Un clivaje también debe basarse en la existencia de una identidad común dentro de los dos grupos opuestos. Debe haber un sentido de pertenencia en un clivaje. Hay una dimensión subjetiva o cultural o incluso de identidad en una división. Algunos hablan de un componente normativo subjetivo que "se refiere al conjunto de valores y representaciones simbólicas que conforman la identidad, las actitudes y los actores sociales involucrados". Es necesario que haya una base estructural, pero también que los grupos que se oponen a esta división puedan identificarse con el grupo en cuestión. Para Rokkan, estos son los dos elementos que marcan una división.
  • base organizativa: la politización - para otros, se necesita algo más para hablar de una división política, el clivaje debe ser politizada por ciertas organizaciones que pueden ser partidos políticos pero puede ser otro tipo de organización con partidos políticos, grupos de interés que no entran en el juego de la competencia electoral pero que defienden ciertos intereses que están fuertemente ligados a la pertenencia a un grupo en una división. Podemos pasar de un nivel institucionalizado con partidos políticos o grupos de interés, y finalmente la organización de movimientos que es aún más externa al sistema.

Estos tres tipos de organización constituyen la base organizativa que contribuye a la politización de una división política, social y cultural. Así, para la base organizativa, "el componente organizativo político implica la organización del clivaje social por instituciones u organizaciones como partidos políticos, sindicatos, grupos o asociaciones de interés, movimientos sociales, etc.". ». Existe un clivaje política en la medida en que estas tres dimensiones están presentes al mismo tiempo. En otras palabras, si existen las dos primeras dimensiones, podemos hablar de una división social, pero este clivaje permanece latente y es sólo un potencial o una posibilidad de movilización. Cuando hablamos de "movilización", generalmente hablamos de movilización electoral y no electoral. Sólo cuando existe la base organizativa se puede hablar de un clivaje política. Rokkan y Lipset han sintetizado las divisiones en una teoría del clivaje. En cuanto a la politización, debemos mencionar el trabajo de Bartolini y Mair en su libro Identity, Competition, and Electoral Availabilitypublicado en 2010 que subrayaba la necesidad de una politización del clivaje.[8]

Rokkan propuso una teoría para explicar por qué, como resultado del surgimiento de los partidos políticos en Europa, es decir, la formación de sistemas políticos en Europa, algunos votantes votan por algunos partidos y no por otros. En otras palabras, formuló una teoría de las bases sociales y estructurales del comportamiento electoral en particular, pero que también puede aplicarse en las teorías sobre los movimientos sociales. Una de las teorías del comportamiento de los votantes, a saber, el modelo sociológico de la Escuela de Columbia, se basa implícitamente o incluso en gran medida en la teoría de los clivajes.

Los clivajes tradicionales[edit | edit source]

Rokkan formuló una teoría de formación de partidos basada en dos procesos principales. La idea básica es que la sociedad está cambiando, que la sociedad europea ha cambiado desde los siglos XV y XVI en particular, ha habido varias transformaciones y en particular dos grandes transformaciones que él llama la "revolución nacional" por un lado y la "revolución industrial" por el otro. Se habla también de un "proceso de modernización política" y por otra parte de un "proceso de modernización económica y social".

Comportement politique clivages traditionnels 1.png

La revolución nacional consiste en dos subprocesos que son la formación del Estado-nación que todavía hoy, a pesar de la globalización, los cambios siguen induciendo y estructurando en gran medida los resultados políticos a nivel mundial. Así pues, por un lado, el proceso de formación del Estado-nación es un proceso de centralización y secularización del Estado, y por otro lado, el proceso de democratización con el nacimiento del concepto de ciudadanía. La modernización podría reducirse a estos dos procesos. Por otra parte, la modernización económica y social se produce con el advenimiento del capitalismo y la revolución industrial.

Estos dos grandes procesos dieron lugar a la teoría de Rokkan sobre las cuatro grandes clivajes que son las grandes divisiones en Europa a partir del siglo XVI, que fueron responsables de la formación y que explican en gran medida la formación de los diferentes partidos, es decir, explican la oferta política, al menos tal como estaba presente en la época en que Rokkan escribió. En general, el trabajo científico debe situarse en el momento histórico. Rokkan estaba escribiendo en los años 60. Estas cuatro clivajes, estas cuatro fracturas son los clivajes tradicionales, a saber, el clivaje centro-periferia, el clivaje iglesia-estado, el clivaje ciudad-campo y el clivaje de clase entre la burguesía y el proletariado. Para Rokkan las dos clivajes son clivajes culturales; en el diagrama podemos ver el entrelazamiento de la dimensión estructural y la dimensión cultural.

El clivaje centro-periferia es el clivaje que representa el conflicto entre la cultura o culturas centralizadoras que fue el de la formación del estado-nación. La formación del estado-nación fue la idea de centralizar en una esfera de poder un sistema que estaba mucho más fragmentado bajo el antiguo régimen. En otras palabras, se trata de un conflicto centralista de formación de estados y de la creciente resistencia de poblaciones étnica, lingüística o religiosamente distintas. La religión juega un papel muy importante en esta primera clivaje. La revolución nacional consta de dos subprocesos, a saber, la formación del Estado-nación, que aún hoy, a pesar de la globalización, los cambios siguen induciendo y estructurando en gran medida los resultados políticos a nivel mundial. La revolución nacional consta de dos subprocesos: por una parte, la formación del Estado-nación, que, a pesar de la globalización, los cambios siguen induciendo y estructurando en gran medida la producción política a nivel mundial. La modernización podría reducirse a estos dos procesos. Por otra parte, la modernización económica y social se produce con el advenimiento del capitalismo y la revolución industrial.

Estos dos grandes procesos dieron lugar a la teoría de Rokkan sobre las cuatro grandes divisiones que son los grandes clivajes en Europa a partir del siglo XVI, que fueron responsables de la formación y que explican en gran medida la formación de los diferentes partidos, es decir, explican la oferta política, al menos tal como estaba presente en el momento en que Rokkan escribió. En general, el trabajo científico debe situarse en el momento histórico. Rokkan estaba escribiendo en los años 60. Estas cuatro clivajes, estas cuatro fracturas son las fisuras tradicionales, a saber, el clivaje centro-periferia, el clivaje iglesia-estado, el clivaje ciudad-campo y el clivaje de clase entre la burguesía y el proletariado. Para Rokkan las dos divisiones son clivajes culturales; en el diagrama podemos ver el entrelazamiento de la dimensión estructural y la dimensión cultural.

El clivaje centro-periferia es el clivaje que representa el conflicto entre la cultura o culturas centralizadoras que fue la de la formación del estado-nación. La formación del estado-nación fue la idea de centralizar en una esfera de poder un sistema que estaba mucho más fragmentado bajo el antiguo régimen. En otras palabras, se trata de un conflicto centralista de formación de estados y de la creciente resistencia de poblaciones étnica, lingüística o religiosamente distintas. La religión juega un papel muy importante en esta primera clivaje. Este clivaje, como todas las divisiones, se basaba en las cuestiones principales, que eran en particular las cuestiones religiosas del control de la religión o el idioma.

El clivaje religiosa ha llevado al surgimiento de los partidos católicos en particular. También se habla de una división entre el Estado y la Iglesia en un proceso de modernización, pero en un momento algo posterior de la historia. Según Rokkan, cada clivaje precede al otro en el tiempo. La principal cuestión en juego es el control de la educación pública. El Estado, en un momento de su creación, quiso tomar el control de la educación de los niños. Con la educación nacional, estamos en una educación que no es una educación religiosa. Obviamente, la iglesia, que controlaba la educación en ese momento histórico, se oponía a esta pérdida de poder.

Los clivajes urbano-rural y burguesa-proletaria son clivajes que, en un momento dado, se basaban en diferentes modos de producción. El clivaje ciudad-campo es el conflicto entre los intereses de la tierra y los intereses de la clase emergente, que era la burguesía. Es esta oposición la que ha caracterizado gran parte de la historia europea. Por otra parte, el clivaje de clases es la oposición entre la burguesía y el proletariado, que se opuso a estas dos clases sociales, a saber, los propietarios, los medios de producción y el capital.

Cada clivaje corresponde a lo que Rokkan llamó una "coyuntura crítica" que representa una especie de comienzo de la politización de la división. Gracias a la politización de estas cuatro clivajes que se han sucedido en la historia europea, podemos explicar en esta perspectiva la estructuración de los sistemas políticos y, por tanto, la oferta política que existe hoy en día. La oferta es importante porque está vinculada a la demanda política. Hay conflictos entre grupos sociales con intereses diferentes.

La idea fundamental de Rokkan y, por lo tanto, la idea del sistema de partidos está en gran medida determinada por esta división social. Hay un elemento adicional importante para el estudio del comportamiento político que es la idea umbral que hemos tenido que pasar a través de la historia europea. Según Rokkan, para comprender cómo un conflicto social o socioeconómico, un clivaje con estas dos primeras dimensiones sociales, se convierte en una oposición entre partidos, es necesario estudiar las condiciones para la expresión de la movilización. También es necesario entender la representación de intereses en cada sociedad que es la representación política del clivaje. Y por lo tanto, es necesario comprender, por ejemplo, cómo pueden actuar las tradiciones de la toma de decisiones en un proceso político. Hay sistemas que se basan principalmente en la idea de consulta o negociación entre los diferentes grupos que se oponen en esta clivaje, como por ejemplo en Suiza con la idea de "paz laboral". Hay otros clivajes, tradiciones y países que están en una perspectiva de dirigismo. También es necesario comprender, estudiar y conocer los canales que existen o la expresión de la movilización y la protesta. También es necesario comprender las oportunidades de beneficio pero también los costos de las alianzas, es decir, los costos y las condiciones para crear alianzas políticas. También es necesario comprender las posibilidades e implicaciones del gobierno de la mayoría en los sistemas políticos, es decir, cuáles son las posibilidades de ganar el poder.

Impacto de los clivajes en el sistema de partidos[edit | edit source]

Todas estas condiciones sugieren una secuencia de umbrales desde la perspectiva de Rokkan, en el camino a seguir y que cada movimiento debe continuar y avanzar hacia un nuevo sistema de demanda en un sistema político. Estos umbrales representan y explican los impactos que las divisiones tienen en los sistemas de partidos. Hay cuatro umbrales que conducen a la integración completa:

  • legitimación: este umbral se refiere a las movilizaciones aceptadas por otras fuerzas políticas del sistema. Se trata de un umbral de integración débil o que debe ser cruzado para ser una fuerza política plenamente integrada. En un momento dado surgen nuevos movimientos y, por lo tanto, estos movimientos deben considerarse en primer lugar como interlocutores legítimos o representantes de determinados conjuntos de intereses. La cuestión es hasta qué punto un grupo que forma parte de un clivaje sociocultural logra adquirir poder en diversos grados. Las fechas y los umbrales pueden considerarse como umbrales por los que debe pasar un clivaje para pasar de la dimensión social y cultural a la dimensión política;
  • incorporación: es la participación en el proceso político al mismo nivel que los oponentes. El umbral de incorporación decide qué grupos, qué movimientos de la sociedad tienen derecho a participar en las movilizaciones del proceso político;
  • representación: son las condiciones de acceso a las instituciones representativas, es decir, al parlamento. El umbral de representación determina la forma en que un grupo o movimiento puede tener acceso a las instituciones representativas. Depende de toda una serie de condiciones, a saber, el sistema electoral o las condiciones para la creación de alianzas;
  • la mayoría: es el poder de hacer cambios en el sistema. Este umbral determina los procedimientos institucionales por los que una parte, una alianza, puede obtener el poder de hacer cambios estructurales en el sistema. En otras palabras, es el umbral para ser parte de un gobierno.

Según Rokkan, es a través de estas cuatro etapas que una división objetiva y basada en la identidad de la sociedad puede politizarse, organizarse y potenciarse.

La teoría de Rokkan y Lipset sobre el sistema de partidos en Sistemas de partidos y alineamientos de votantes: perspectivas transnacionales publicada en 1967 es la idea de que el cruce de estos cuatro umbrales influye en el mercado electoral al condicionar los criterios de acceso al mercado electoral. En particular, existe la idea de que los que vienen primero dictan las reglas. Por eso existe la idea de acumulación con la idea de que quienes primero se legitiman e incorporan al sistema, se representan o incluso adquieren el poder ejecutivo pueden dictar las reglas del juego y, por lo tanto, dictar las condiciones de acceso de nuevos partidos u organizaciones políticas. Por otro lado, existe la idea de que los que entran primero crean y forjan identidades políticas. Es decir, históricamente, los primeros partidos que cruzaron estos umbrales, por una u otra razón, movilizaron luego un electorado y a través de la movilización de este electorado crearon identidades políticas. Una vez creadas estas identidades políticas, según Lipset y Rokkan, este sistema político queda de alguna manera congelado, es decir, se hace difícil cambiar estas identidades y, por lo tanto, se hace muy difícil cambiar la configuración de los sistemas de partidos. En los decenios de 1960 y 1970, el sistema de partidos reflejaba en gran medida la configuración de los clivajes sociales tal como se hizo en la época de la Revolución Rusa de los decenios de 1910 y 1920. Hoy, en 2015, muchas cosas han cambiado. Ha habido un proceso conocido como "globalización" que probablemente ha enturbiado las aguas con la aparición de nuevos partidos.

Hay una teoría importante que hace hincapié en el papel de las divisiones y fracturas sociales para explicar tanto la configuración de la oferta política, es decir, los sistemas de partidos, como para explicar el comportamiento de los votantes en particular. Esta teoría, que se centra en los clivajes y su politización a través de diferentes umbrales, también hace hincapié en el hecho de que estas fuerzas políticas, que fueron precursoras, fueron capaces de crear identidades políticas muy explicativas, en particular del comportamiento de los votantes. Con el modelo de Michigan, conocido como modelo psicológico o "modelo de identificación partidista", para explicar el comportamiento de los votantes, aunque estos teóricos no lo vinculen explícitamente con la teoría de los clivajes de Rokkan, hacen hincapié en la idea de que hay un electorado que se identifica fuertemente con una organización o un partido que puede explicar por qué la gente vota por tal o cual partido.

Potencial de movilización de los clivajes[edit | edit source]

No todas los clivajes influyen en el comportamiento político de la misma manera. En otras palabras, el potencial de movilización de los clivajes varía. Más allá de cualquier consideración de la división histórica, actual y actual, algunas de estas divisiones son más movilizadoras que otras. Hay muchos factores que pueden explicarlo, pero hay dos elementos que caracterizan los clivajes y que ayudan a explicar por qué estos clivajes son más o menos explicativas del comportamiento electoral pero también del comportamiento no electoral:

  • grado de apertura - segmentación, integración: un clivaje también se caracteriza por su grado de apertura. Las diferentes hendiduras pueden ser más o menos abiertas o más o menos cerradas. Esto está relacionado con la definición misma de un clivaje que se refiere a dos dimensiones que son, por un lado, la segmentación de un clivaje y, por otro lado, la integración. En otras palabras, un clivaje, en este tipo de teoría, es tanto más movilizadora cuanto más segmentada está, es decir, que los grupos que componen esta división son muy distintos objetiva y subjetivamente en la medida en que se autodefinen como diferentes del otro grupo. Por otra parte, el grado de apertura se caracteriza por el mayor o menor grado de integración dentro del grupo contrario. Se trata de un clivaje que permite explicar el voto y otros comportamientos, tanto más cuanto que los grupos que forman parte de este clivaje son fuertemente distintos y diferentes y por el hecho de que está fuertemente integrada en ellos. La dimensión subjetiva es importante para la dimensión de la integración porque ésta también depende de la creación de una fuerte identidad colectiva dentro del grupo, de ahí el hecho de que las identidades colectivas tengan un impacto en la movilización.
  • grado de pacificación - saliencia: este aspecto está más relacionado con el grado de politización, que es el grado de saliencia o pacificación. Una escisión es tanto más movilizadora si no se pacifica o si no se ha pacificado mediante procedimientos institucionales como la "paz laboral" en Suiza, que es una forma de pacificación. El grado de pacificación significa que el conflicto entre los dos componentes de una división se reduce. Cuanto más se apacigua un escote, menos prominente es.
Comportement politique CATNET Tilly 1.png

Algunos han conceptualizado esto de manera diferente, como Charles Tilly que habló de CATNET en From Mobilization to Revolution publicado en 1978.[9][10] Para Tilly, el potencial de los movimientos sociales para movilizarse en favor de la acción colectiva depende de dos dimensiones que han dado lugar a la formación de categorías más o menos definidas, pero también del grado de interconexión dentro de ellas, a saber, la diferencia entre la segmentación y la integración. La flecha representa el desarrollo del grado y la intensidad del potencial movilizador de un clivaje según el nivel y la intensidad de la categoría y la red.

La idea del grado de pacificación es importante porque algunos autores han formulado la hipótesis de que el espacio que queda para la aparición y movilización de nuevas fisuras, es decir, fisuras que no son una de los cuatro clivajes tradicionales de Rokkán, es inversamente proporcional al grado de prominencia de la fisura tradicional. En otras palabras, cuanto más destacadas sean los clivajes tradicionales, menos espacio habrá para la aparición y la expresión política de nuevas clivajes. Cuanto más se han pacificado los cliavjes tradicionales, en particular las religiosas y de clase, mediante procedimientos informales o institucionales, más espacio hay para la aparición de nuevos cliavjes. Así, por ejemplo, algunos han explicado por qué los llamados "nuevos movimientos sociales", que son movimientos que surgieron después del decenio de 1970 con la nueva izquierda, han podido movilizarse con fuerza en algunos países más que en otros. La idea es que han sido capaces de movilizarse en países donde, precisamente, se han pacificado y por tanto debilitado los clivajes tradicionales, y también se han debilitado las identidades políticas basadas en la escisión tradicional, dejando más espacio para que nuevos grupos políticos capten un electorado y movilicen grupos y sectores de la sociedad. Las nociones de apertura y pacificación vinculan la teoría macropolítica de Rokkan sobre los clivajes históricas con lo que queremos explicar, es decir, el comportamiento político.

Impacto de los clivajes en el comportamiento político[edit | edit source]

En relación con la idea de la medida en que los clichés tradicionales destacados por Rokkan, en particular los clivajes religiosos y de clase, influyen en el comportamiento político, existen diferentes posiciones en la literatura.

Una primera posición es la de Bartolini y Mair, lo que significa que los clivajes tradicionales siguen influyendo en la política, aunque no necesariamente de la misma manera. Veremos cómo algunos autores han tratado de mostrar cómo el clivaje de clases sigue siendo importante hoy en día, mostrando que al transformarse, ha podido conservar una cierta importancia en términos de explicación del comportamiento político que de otra manera no habría tenido.

La segunda posición dice que las divisiones sociales son cada vez menos estructurantes de las opciones electorales individuales, esto se debe a la resolución de los conflictos sociales representados por los clivajes tradicionales. En otras palabras, esto se debe a la pacificación de las divisiones de clase tradicionales en Europa y gracias a la pacificación de los clivajes religiosas que serían el resultado de los procesos de secularización. Cabe destacar que esta posición no apunta a la aparición de nuevas clivajes. En otras palabras, admiten una posición de desalineamiento en la que la volatilidad electoral, es decir, el paso de los votos de un sector a otro o de un partido a otro, es cada vez más importante y frecuente.

La tercera posición es que los clivajes tradicionales se están debilitando, pero están surgiendo otras nuevas, como la división entre la orientación materialista y posmaterialista o la división entre los ganadores y los perdedores de la globalización. Estos nuevos clivajes, que no fueron conceptualizadas por Rokkan y que ni siquiera estuvieron presentes a lo largo de la historia europea hasta hace poco, han sustituido en cierta medida o están sustituyendo cada vez más a los clivajes tradicionales, y prueba de ello es la aparición de nuevos partidos que se apoyan en nuevos movimientos sociales fuera del eje principal de la línea tradicional. Para los que están en esta tercera posición, esto prueba que los clivajes tradicionales ya no explican el comportamiento político y que hay nuevos clivajes que las han reemplazado.

El voto de clase[edit | edit source]

Esto nos lleva a hablar de la transformación de los clivajes y la aparición de nuevas fisuras. El clivaje más estudiado en la literatura es el clivaje de clase. El cuarta clivaje según Rokkan se basa en la división cristalizada en el momento crítico representado por las revoluciones de principios del siglo XX que oponen a la burguesía y al proletariado.

En la historia de su análisis, se pueden distinguir tres generaciones. La primera generación está en los años 50. El conductismo, que es el estudio del comportamiento del voto individual, nació algún tiempo antes de esta fase histórica y, por lo tanto, en los inicios del análisis de los votos de clase. Queríamos proponer la idea de que la pertenencia a una clase es una fuerte explicación del comportamiento de los votantes. La posición social explica, de hecho, determina las elecciones electorales. La segunda generación, de finales de los años 60, trató de introducir más variables explicativas. En el análisis estadístico, trataron de controlar el efecto de la posición social en el voto teniendo en cuenta muchos otros aspectos. Esta segunda generación también comenzará a examinar las variaciones y, en particular, las variaciones internacionales, es decir, la clase social es muy explicativa en un determinado contexto y mucho menos en otro contexto puede deberse también al potencial movilizador del clibaje de clases que resulta del grado de apertura o cierre o incluso de la segmentación o integración y el grado de pacificación. Y finalmente la tercera generación, desde mediados de los 80 en adelante, cuando hubo una redefinición de las clases sociales y el voto de clase. Estos investigadores habían descubierto que las conclusiones y las teorías en las que los investigadores de años anteriores habían basado su trabajo se basaban en conceptualizaciones y definiciones demasiado simplistas tanto de lo que es una clase social como de lo que es el voto de clase y cómo se mide.

Los resultados pueden resumirse en dos partes. En primer lugar, las clases de trabajo manual tendían a apoyar a los partidos de izquierda, mientras que las clases no manuales tendían a apoyar a los partidos de derecha. Esta es ahora una idea anticuada de la votación en clase. El segundo elemento se refiere a los resultados; hay variaciones significativas entre los países.

Impacto de la votación en clase[edit | edit source]

¿Cómo medimos la clase y la votación de la clase? En resumen, en relación con la votación de clase, hay tres posiciones que reflejan en gran medida o en gran parte las posiciones evocadas en relación con el papel de los clivajes tradicionales :

  • algunos trabajos muestran una forma de persistencia, como el hecho de que la clase sigue estructurando el comportamiento de los votantes;
  • existe la idea de la disminución de la votación de clase como un desajuste - el desajuste entre la oferta y la demanda política;
  • también está la idea de la transformación. El clivaje de clase sigue siendo importante pero estructura el voto de manera diferente. Habría habido un reajuste entre las clases sociales por un lado y los partidos que representan los intereses de clase por el otro.
Leduc, L., R. Niemi et P. Norris, éds. (1996). Comparing Democracies. Thousand Oaks: Sage.[11]

Numerosas cifras abundan en la dirección del declive. Con este gráfico, estamos viendo el largo plazo. Aparecen varias cifras de 1945 a 1995 para diferentes países que muestran que en todas partes ha habido una disminución de la votación de clase, al menos desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Esta diferencia existe tanto en los países donde el voto de la clase es importante.

Los investigadores de la tercera generación critican este tipo de representación por basarse en una definición demasiado simplista tanto de la clase social como del voto de clase. Como resultado de la hipersimplificación de estos dos conceptos se observa una disminución. Estos investigadores dicen que si redefinimos la clase social y el voto de la clase, podemos poner el declive en perspectiva.

Leduc, L., R. Niemi et P. Norris, éds. (1996). Comparing Democracies. Thousand Oaks: Sage.[11]

Esta tabla muestra las variaciones internacionales. No sólo hay votación de clase sino también todas los demás clivajes tradicionales de Rokkan. Las cifras son coeficientes de correlación entre las características sociales y las preferencias de los partidos. Es importante señalar que hay una gran variación, como ha demostrado la segunda generación.

Para algunos investigadores, las curvas que especifican el voto de clase se basan en el índice de Alford, es decir, el porcentaje de la clase trabajadora que dice preferir un partido de izquierda menos el porcentaje de la clase media que vota por la izquierda. Se trata de una medida que se ha utilizado, específica y, según algunos, demasiado simplista, ocultando una realidad mucho más compleja, y si se midiera de forma diferente, se podría llegar a diferentes conclusiones.

Definición y medición de las clases sociales[edit | edit source]

Se pueden distinguir dos enfoques, a saber, un enfoque que podemos describir como "tradicional" basado en un esquema de dos clases con trabajadores manuales por un lado y todas las demás clases por el otro. Este enfoque se utilizó tradicionalmente para evaluar el impacto de la votación de clase hasta el decenio de 1980. En cierto momento, algunos investigadores, en particular Erikson y Goldthorpe, propusieron un esquema de clases diferente y mucho más detallado.

Erikson, R. et J.H. Goldthorpe (1993). The Constant Flux. Oxford: Clarendon Press.[12][13][14]

Partimos de una distinción entre empleadores y empleados, pero también introducimos la idea del trabajador autónomo y añadimos otras distinciones para llegar a trece clases sociales diferentes.

Este esquema se basa en una primera distinción que luego se desarrolla a través de subcategorías un poco más finas y que corresponden a la realidad actual de nuestra sociedad. La posición de clase básica se basa en la distinción binaria entre empleadores y empleados, también se ha añadido la categoría de autónomos. Esto constituye un primer nivel muy general para distinguir entre varias posiciones de clase y lo que nos interesa es cómo los individuos encajan en esta posición de clase y el lado objetivo del clivaje social. Hay otras distinciones. En lo que respecta a los empleadores, existe una distinción entre el tamaño de las empresas y otra distinción entre el sector industrial y el sector agrícola. Esto da algunas clases sociales con una categorización de clases. Con respecto a los empleados, Erikson y Goldthorpe hicieron una distinción entre los trabajadores que dependen de una restricción de trabajo en lugar de una relación de servicio.

Existen dos distinciones, la primera entre empleadores, empleados y autónomos, y la segunda entre quienes confían en la existencia de un contrato de trabajo. Por otro lado, la otra categoría se basa en las relaciones de servicio. Hay otras subcategorías que son menos interesantes según el nivel de educación.

Erikson, R. et J.H. Goldthorpe (1993). The Constant Flux. Oxford: Clarendon Press.[12]

El resultado de este tipo de esquema es algo mucho más elaborado que la tradicional distinción entre clases manuales y no manuales. De hecho, es un esquema que detalla 11 clases sociales diferentes. Este esquema puede ser agregado. Es posible tener niveles de agregación con la agrupación.

Definición y medición de la votación de clase[edit | edit source]

Hay dos enfoques para medir el voto de la clase.

Un primer enfoque es el del voto absoluto, cuya medida tradicional es el índice Alford, que analiza la diferencia de apoyo a los partidos de izquierda entre las clases manuales y las otras clases. A partir de ahí, observamos la proporción de personas de los dos grupos que pertenecen a estos dos grupos y que votan más por la izquierda o por la derecha. Este es un razonamiento binario a nivel de clase social y a nivel de votación. En otras palabras, el índice de Alford es la diferencia entre las ocupaciones manuales y no manuales en el apoyo a los partidos de izquierda.

No hay unanimidad en cuanto a si el voto de la clase ha disminuido, así que el papel del clivaje de la clase ha disminuido o no. Los que critican este esquema de dos clases y el índice de Alford, que es binario para calcular el voto de clase, se basan en el esquema de clase de Thomson y el índice de Kappa. Esto se llama voto relativo. Se basa en la probabilidad de que los ciudadanos que pertenecen a cualquiera de las dos clases puedan votar por la izquierda o por otro partido. La diferencia entre el índice de Thomson y el índice de Kappa es que el índice de Thomson mantiene la idea binaria entre la izquierda y la derecha al observar la proporción de miembros de diferentes clases que votan por la izquierda o por la derecha. El índice Kappa se basa en el índice de Thomson pero introduce la multidimensionalidad al observar la probabilidad que tienen los miembros de diferentes clases sociales de votar por un partido sobre otro. Abandona la distinción algo burda de votar por la izquierda o por la derecha. Existe la idea implícita de que hoy en día es difícil distinguir entre la izquierda y la derecha. Para calcular el índice de Thomson, es como hacer una regresión logística binaria, mientras que para el índice de Kappa se hace una regresión multinomial.

Dependiendo de la definición que tomemos de las clases y el voto de la clase, el resultado puede cambiar drásticamente. Hay quienes se basan en una distinción tradicional con una distinción binaria y el índice Alford y encuentran una disminución, mientras que los que se basan en el índice de Thomson y Kappa llegan a conclusiones diferentes con una transformación en lugar de una disminución.

Factores explicativos de la votación en clase[edit | edit source]

Es posible enumerar los factores explicativos que influirían en la votación de clase. Estos factores son más bien factores estructurales a largo plazo, pero puede haber cambios cíclicos que pueden hacer que la votación de clase varíe:

  • prosperidad económica: influiría en el voto de la clase disminuyéndolo. Esto también se llama la teoría de la modernización con el aumento de las clases medias con la pérdida de importancia entre los clivajes de clase. Este es un efecto que puede ser bastante negativo en el voto de la clase.
  • desempleo: tendería a aumentar el voto de clase vinculado a la inseguridad laboral en particular. Estas son teorías que están en línea con la idea de las teorías de modernización.
  • empleo en la industria: la disminución del sector industrial y el aumento del sector de los servicios que caracteriza a las sociedades postindustriales tenderían a hacer disminuir el voto de clase, aunque sólo fuera porque habría una disminución de la clase obrera. También habría la aparición de nuevas clases a través de la aparición de nuevos conflictos y nuevas líneas divisorias, es decir, nuevas divisiones que disminuirían el clivaje de clases y el poder explicativo del clivaje de clases. El poder explicativo de las divisiones en general, es decir, el papel de los clivajes en la explicación del comportamiento político, no debe
  • confundirse con el papel y el poder explicativo del clivaje de clases.tamaño de la clase obrera: hay una disminución del tamaño de la clase obrera que llevaría a una disminución de la votación de la clase.
  • densidad de la unión: el voto de la clase aumenta con la densidad de la unión pero hay cierta ambigüedad en esta relación. No siempre hay un consenso en las ciencias sociales. Esta ambigüedad está vinculada al hecho de que puede haber una fuerte sindicalización de los trabajadores no manuales, lo que implica que los trabajadores no manuales van a trabajar para la izquierda y, al hacerlo, disminuyen el papel o la tradicional oposición izquierda-derecha y, por tanto, el papel del clivaje de clases en la explicación del voto.
  • desigualdad de ingresos: las diferencias de ingresos están relacionadas con el nivel de vida de las diferentes clases sociales. Las grandes diferencias de ingresos predicen una gran importancia en la votación de clase.
  • fragmentación religiosa y tamaño del grupo secular: este es uno de los factores tradicionalmente estudiados en la política comparativa, a saber, la importancia de la división religiosa, que es una de las cuatro divisiones tradicionales de Rokkan. Muchos estudios muestran que si este clivaje es importante, disminuye el papel de la clase social porque los trabajadores que potencialmente podrían registrarse en una clase de izquierda-derecha votan, los que son creyentes se registran en un clivaje religiosa. El clivaje de clase y la división religiosa se estudian como los dos principales clivajes que compiten en el estudio del efecto de los clivajes sociales en el comportamiento de los votantes.
  • polarización izquierda-derecha: los estudios muestran que la polarización tiende a aumentar la votación de clase.
  • impacto de la nueva política de valores: esto se refiere a los nuevos clivajes.

Estos son factores explicativos que resultan de una revisión de la literatura. Las transformaciones de la sociedad postindustrial producen una disminución de la votación de clase, pero esto depende de cómo se define la clase, la votación de clase y cómo se mide. Algunos autores han llegado a la conclusión opuesta, a saber, que no, no hay disminución de la votación de clase, pero al menos hay estabilidad, que a veces también puede transformarse en un aumento. Sobre todo, si se adopta una definición más sofisticada de clase y de voto de clase, no se llega a la observación de una disminución, sino a la observación de una transformación del voto de clase que sigue siendo importante pero que se ha transformado en sus movilidades.

Los nuevos clivajes[edit | edit source]

Los nuevos clibajes son los clibajes distintas de las cuatro hendiduras tradicionales de Rokkan. Esto debe tomarse con cierta precaución. Una de estos nuevos clibajes se remonta a los años 60. Esto es nuevo comparado con las tradicionales divisiones de Rokkan:

  • materialismo - postmaterialismo: el énfasis está más en la realización personal que en la satisfacción de las necesidades personales. Algunas personas hablan de este clivaje como un clivaje de valores porque es difícil ver cuál es el entintado social o el entintado en una estructura social de esta oposición de valores. Tiene que haber una base estructural, que es la base de la identidad subjetiva y luego la politización. No basta con que haya un clivaje de valores que sea un conjunto de valores que se oponga a otro conjunto de valores.
  • nuevo individualismo: es el paso de un sistema de valores heterónomo, es decir, respetuoso con el orden social, moral o incluso religioso, a un sistema de valores autónomo, subordinado a la razón o a las necesidades del individuo. Algunos han descrito este cambio de una ética del deber a una de la realización personal. El individuo se establece como el fin supremo.
  • apertura - tradición (ganadores - perdedores de la globalización): este clivaje se articula y moviliza a menudo en la literatura actual. Es el conflicto engendrado por los cambios estructurales vinculados a la globalización y en el plano político el que se expresa en una dimensión de apertura más que en una tradición. Se trata de un clivaje que se ha utilizado más bien para explicar el surgimiento del derecho radical, que se basaría o anclaría en este clivaje.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]

  1. [Marco Giugni - UNIGE
  2. Marco Giugni - Google Scholar
  3. Marco Giugni - Researchgate.net
  4. Marco Giugni - Cairn.info
  5. Marco Giugni - Protest Survey
  6. Marco Giugni - EPFL Press
  7. Marco Giugni - Bibliothèque Nationale de France
  8. Bartolini, Stefano, and Peter Mair. Identity, competition and electoral availability: the stabilisation of European electorates, 1885-1985. Colchester: ECPR, 2007. Print.
  9. Tilly, Charles. From mobilization to revolution. Reading, Mass: Addison-Wesley Pub. Co, 1978. Print.
  10. Muller, E. N. (1980). From Mobilization to Revolution. By Charles Tilly. (Reading, Mass.: Addison-Wesley, 1978. Pp. xiii + 349. No price given.). American Political Science Review, 74(4), 1071–1073. https://doi.org/10.2307/1954345
  11. 11,0 et 11,1 LeDuc, L., Niemi, R., & Norris, P. (2010). Comparing Democracies: Elections and Voting in the 21st Century. SAGE Publications Ltd. https://doi.org/10.4135/9781446288740
  12. 12,0 et 12,1 Erikson, Robert, and John H. Goldthorpe. The constant flux : a study of class mobility in industrial societies. Oxford England New York: Clarendon Press Oxford University Press, 1992. Print.
  13. Hachen, D. (1994). Book Reviews : Robert Erikson and John H. Goldthorpe: The Constant Flux. A Study of Class Mobility in Industrial Societies. Oxford: Clarendon Press, 1992. Acta Sociologica, 37(1), 110–113. https://doi.org/10.1177/000169939403700110
  14. Kaelble, H. (1994). The Constant Flux: A Study of Class Mobility in Industrial Societies.Robert Erikson , John H. Goldthorpe. American Journal of Sociology, 100(1), 252–253. https://doi.org/10.1086/230509