Actions

La socialización política

From Baripedia


Hay dos perspectivas teóricas principales sobre la socialización en la política. El primero se basa en el concepto de la sociología política. La segunda perspectiva es la de la elección racional.

Socialización: definición[edit | edit source]

Hay un gran número de definiciones, pero todas ellas se superponen en cierta medida.

La socialización ha sido definida por Bélanger y Lemieux como un proceso por el cual los valores culturales son transmitidos e internalizados por una población determinada. Existe la idea de transmisión e internalización que es el concepto clave. La socialización es como la internalización de ciertos valores para una determinada población.

Para Berger y Luckman, la socialización es la instalación consistente y extensa de un individuo dentro del mundo objetivo de una sociedad o sector de ella. Existe una idea de la socialización como un proceso de inserción del individuo en la sociedad.

Boudon y Bourricaud definen la socialización como los diferentes tipos de aprendizaje a los que se somete al individuo, en particular a una edad temprana, ya sea un aprendizaje lingüístico, cognitivo, simbólico o normativo.

Socialización: paradigma[edit | edit source]

Detrás de estas definiciones, hay una doble perspectiva con una especie de dicotomización del campo. Hay dos enfoques principales en las teorías de la socialización, a saber:

  • paradigma de condicionamiento: la socialización como "entrenamiento" a través del cual se lleva al joven a interiorizar normas, valores, actitudes, roles, conocimientos y habilidades. Desde esta perspectiva, la socialización es algo unidireccional siendo alguien que condiciona a otra persona, que simplemente, de manera pasiva, ha interiorizado ciertos valores que se transmiten.
  • paradigma de interacción: la socialización es vista como adaptación y aprendizaje. La socialización aquí es bidireccional, en todo caso cuando el sujeto tiene un papel más activo de aprendizaje y adaptación. Los sujetos se adaptan, no están simplemente condicionados. Los individuos aprenden a lo largo de sus vidas. A esto se le llama socialización secundaria más que socialización primaria, como se enfatiza con el paradigma del condicionamiento.

Socialización política: Definiciones[edit | edit source]

Esta distinción también se encuentra en las teorías de socialización en la política.

Rush define la socialización política como el proceso por el cual los individuos de una sociedad se adhieren al sistema político. Para Lacam, es el conjunto de mecanismos y procesos de formación y transformación de sistemas individuales de representaciones políticas, opiniones y actitudes. Johnston Conover lo define como un reflejo del paradigma de interacción que es la socialización política, como el aprendizaje de valores, actitudes y modos de comportamiento que ayudan a las personas a "encajar" en sus sistemas políticos, convirtiéndolos en "buenos" ciudadanos.

Socialización política: Tradiciones de investigación[edit | edit source]

También es posible distinguir dos tradiciones de investigación que se refieren a la distinción entre sistema y actor, es decir, entre el nivel macropolítico y el nivel micropolítico.

La teoría de sistemas se inscribe en la perspectiva del sistema (macro). En esta perspectiva, la socialización proporciona la base para la estabilidad política y el mantenimiento del sistema. Almond y Verba encajan en esta perspectiva. Lo importante aquí es que la socialización en la política es vista como algo que permite el mantenimiento de los sistemas políticos. Se hace hincapié en la socialización primaria (en la infancia), por parte de los padres o durante la primera fase de la escolarización. Esto da lugar a la idea de que lo que es crucial para la socialización política de las personas es lo que sucede en los primeros años de vida.

La segunda perspectiva es la del aprendizaje político. Pasamos de un sujeto pasivo al que se le inculcan normas en una fase de la vida a un sujeto activo que interactúa con varios agentes socializadores y aprende. Estamos en la perspectiva del actor con un enfoque no en el sistema, sino en lo que el actor puede aprender y hacer, lo que ha aprendido con esta socialización a nivel de comportamiento político. La cuestión es hasta qué punto este aprendizaje político permitirá o no a los individuos actuar políticamente. Por lo tanto, se supone que el comportamiento político es el resultado del aprendizaje. El compromiso político en sí mismo es también una fuente de socialización. Ya no existe la idea de un camino lineal, sino más bien de una circularidad en la que los individuos, a través de su participación política, aprenderán y reaprenderán constantemente. Se hace hincapié en la socialización secundaria, que comienza en la adolescencia y se caracteriza por la autodefinición del yo y la elección de la pertenencia social. El capital social también debe considerarse una forma de socialización desde la perspectiva del aprendizaje político y de los actores.

Características del proceso de socialización política[edit | edit source]

El concepto de socialización política se sitúa históricamente en las primeras fases del estudio del comportamiento político, en particular en las fases de la aparición del conductismo con el predominio del enfoque sistemático. A partir de finales del decenio de 1970, el enfoque de aprendizaje se fue imponiendo gradualmente sobre la base de las críticas formuladas a determinados estudios realizados por algunos investigadores estadounidenses sobre el enfoque del sistema político.

Hasta el decenio de 1970, tradicionalmente, el estudio de la socialización política seguía estando marcado básicamente por tres postulados fundamentales, a saber, los enfoques condicionantes y los enfoques sistémicos. Estos postulados son que:

  1. las opiniones y los comportamientos se fijan de una vez por todas en la infancia;
  2. la socialización política es un proceso unidireccional de transmisión automática de actitudes y comportamientos. La socialización es un proceso no intencional. El actor es básicamente un objeto y no un sujeto activo;
  3. la socialización política primaria sigue un patrón universal. La socialización tiene lugar de diferentes maneras, no sólo de un individuo a otro, sino también de un contexto a otro y puede ser de un entorno histórico a otro.

Para resumir las características del proceso de socialización política, se puede decir que se trata de un proceso interactivo, tanto involuntario como deliberado, es decir, que se refiere al primer paradigma con una parte de socialización política que nos dan los agentes de la socialización primaria, pero también una parte relacionada con el aprendizaje político deseado y buscado. Este proceso tiene dos propósitos complementarios. Existe un propósito vinculado a la existencia de mecanismos de regulación de los sistemas sociales. La socialización o las socializaciones también permiten fortalecer el sistema político. Hay un aspecto que asegura la permanencia y la cohesión del sistema político o social, pero también existe el propósito relacionado con la teoría del aprendizaje individual que es la idea de decir que el propósito de la socialización es insertar a los individuos en un sistema dado y permitir o explicar la participación o el comportamiento político.

Hay diferentes fases de socialización que son llevadas a cabo por diferentes agentes que se denominan agentes de socialización, que son instancias que pueden ser instituciones o personas que transmiten actitudes políticas. También pueden ser asociaciones, organizaciones políticas o partidos. Hoy en día, incluso podría argumentarse que los agentes de socialización secundarios son quizás más importantes que los agentes de socialización primarios. También hay que tener en cuenta el papel y la importancia del contexto. El proceso de socialización política no se produce de la misma manera dependiendo del contexto, podemos pensar en el país, pero también en otras formas o tipos de contexto.

El impacto biográfico de los movimientos sociales[edit | edit source]

Las teorías de socialización han sido importantes en varios tipos de explicaciones. La socialización se ha utilizado en el estudio de los movimientos sociales y, más concretamente, en el estudio de las consecuencias de la participación en los movimientos sociales. El llamado impacto biográfico de los movimientos sociales es un ejemplo de la importancia de la socialización secundaria, que es un campo de estudio que ha demostrado que el compromiso político tiene importantes consecuencias en cuanto a la socialización de los individuos a la política.

En el campo de los movimientos sociales, se tratan diferentes aspectos. Las consecuencias más estudiadas son las políticas. También hay teorías y estudios sobre el impacto cultural y social más amplio. También está el impacto que la participación en un movimiento social puede tener en las personas que están involucradas en un movimiento en contraposición a las que no lo están, y esto se denomina el impacto biográfico de los movimientos sociales.

Se ha llevado a cabo toda una serie de estudios, en particular en los Estados Unidos, sobre una población específica que son los activistas de la nueva izquierda en los Estados Unidos a finales del decenio de 1960 y principios del de 1970. Se han realizado muchos estudios sobre esta población y especialmente estudios cualitativos basados en datos de panel, que son datos sobre los que se interroga a los individuos en diferentes momentos, para los que se rastrean los antecedentes de un individuo, a diferencia de los datos transversales. Lo que los investigadores encontraron y el importante papel de la fase de socialización, que consiste en el primer compromiso político. Este impacto fuerte y duradero es una experiencia de compromiso.

Hubo repercusiones a nivel de las actitudes, es decir, en la participación sucesiva de esas personas, especialmente las que siguieron definiéndose de cierta manera en comparación con las que no se habían comprometido. Quienes se consideraban liberales de izquierda seguían siendo liberales de izquierda, mientras que otros liberales de izquierda que no se habían comprometido con el movimiento no estaban necesariamente o mucho menos comprometidos. Estas personas comprometidas también se mantuvieron más activas en la política. Lo que también es interesante son los efectos sobre la vida personal, es decir, las elecciones de vida, y en particular sobre lo que estos autores han llamado elecciones de vida "alternativas". En este caso, estos estudios mostraron que los que se habían comprometido con la nueva izquierda tenían más probabilidades de ser solteros en comparación con los que no lo habían hecho, tenían más probabilidades de cohabitar en lugar de estar casados, y también tenían más probabilidades de no tener hijos o bienes más adelante en comparación con los que no se habían comprometido. También hubo un efecto en el tipo de ocupación en la que se ocupaban estos individuos. Lo importante es que un conjunto de investigaciones ha demostrado el efecto socializador del compromiso político en el comportamiento y las actitudes políticas. Hay un compromiso con las decisiones de la propia vida que se toman más tarde.

Este ejemplo refuerza la idea de que el paradigma del aprendizaje político y puede ser el que mejor pueda explicar el papel de la socialización.

Capital social[edit | edit source]

Es un concepto que se ha puesto muy de moda en los últimos quince años más o menos en la ciencia política, pero tiene sus raíces en la sociología. También es un concepto sobre el que hay poco consenso, en particular en lo que respecta a su definición, conceptualización y utilización en el estudio del comportamiento político. En las definiciones y la conceptualización del capital social se distingue entre los niveles micro y macro.

Existe esta distinción entre un enfoque microsociológico o micropolítico con el capital social como recurso individual que es un tipo de capital social propiedad de los individuos. Se puede hacer referencia a Pierre Bourdieu, quien distingue varios tipos de capital, incluyendo el capital cultural y económico, y también el capital social. Diferentes autores conceptualizan este concepto de diferentes maneras.

Una definición autorizada en la literatura es la de Portes, para quien el capital social es la capacidad de los actores de obtener beneficios en virtud de la pertenencia a redes sociales u otras estructuras sociales. El capital social es visto como algo que resulta de la pertenencia a redes sociales. La socialización puede pensarse como el resultado de la inserción en diferentes redes sociales. Esta es una definición muy general que circula en la literatura del capital social.

Existe otro enfoque que considera el capital social como una propiedad del sistema. Es un enfoque que puede describirse como sistémico, pero en el sentido más ligero del término. Es un enfoque que fue democratizado por Putnam en los años 90. En esta perspectiva, el capital social puede definirse como las características de las organizaciones sociales, como las redes, las normas y la confianza, que facilitan la acción y la cooperación en beneficio mutuo. Para algunos, la noción de capital social y de red social se superponen, es decir, el capital social es un conjunto de redes en las que uno se inserta, mientras que para otros, el capital social es el resultado de la inserción en esas redes.

La principal diferencia entre estas dos definiciones es que para alguien como Portes, Bourdieu o Coleman, el capital social es un recurso individual. Junto a todo eso, hay otro tipo de capital que está relacionado con la inserción en las redes sociales. Sin embargo, para otros como Putnam, el capital social es más bien algo que caracteriza a un todo, un sistema o una unidad. En este sentido, Putnam demostró que los regímenes del norte de Italia eran mejores que los del sur, en particular debido a una mejor cultura cívica basada en un capital social más desarrollado.

Diferentes conceptualizaciones del capital social: Stolle[edit | edit source]

Dalton, R.J. et H.-D. Klingemann, éds. (2007). The Oxford Handbook of Political Behavior. Oxford: Oxford University Press.

Este cuadro se refiere a tres perspectivas relacionadas con tres autores clave. Stolle destaca las tres similitudes y diferencias de estas visiones del capital social. Se pueden distinguir tres enfoques en función de la definición, los aspectos de las interacciones sociales que son importantes, los beneficios que el capital social puede aportar a las personas o los sistemas y la conciencia de los beneficios por parte de esos agentes. La importancia de las normas de reciprocidad es evidente en la obra de Putnam. Coleman define los diferentes aspectos de la estructura social que da a los actores diferentes recursos para satisfacer sus intereses. Para Lin, el capital social es visto como una inversión en relaciones sociales con un retorno en el mercado.

En cualquier caso, la idea básica es que el capital social es el resultado de un conjunto de relaciones que se pueden tener con diferentes grupos, individuos o instituciones.

Fuentes de capital social[edit | edit source]

El siguiente diagrama se refiere a las fuentes y consecuencias del capital social. Primero, tenemos que mirar las fuentes, es decir, de dónde viene el capital social. Esta es la perspectiva dominante hoy en día. La idea es que el capital social no sólo proviene de la sociedad civil, sino también de una manera mucho más vertical, también proviene del Estado. El Estado también puede producir capital social.

Portes, A. (1998). “Social Capital: Its Origins and Applications in Modern Sociology”. Annual Review of Sociology 22: 1-24.

Lo que es importante en este esquema, del artículo Social Capital: its origins and applications in modern sociology publicado en 1998 por Portes es que distingue la definición, es decir, lo que es el capital social, de sus fuentes, orígenes y efectos, pero de una manera un tanto mixta.[8] El resultado es que empíricamente, esto se vuelve difícil de estudiar.

Para Portes, hay que distinguir entre la definición de estas fuentes. El capital social puede provenir de diferentes cosas, y tenemos que distinguir entre la definición y las fuentes de sus consecuencias. También se distingue entre las fuentes de tipo expresivo y las fuentes de tipo instrumental, es decir, el capital social como fin en sí mismo o como resultado de un intercambio basado en intereses recíprocos. También hay que mirar qué consecuencias hay, como hace Portes. Según Portes, la literatura se ha centrado sólo en fuentes positivas.

La definición de capital social debe distinguirse por sus orígenes y sus consecuencias. Entre sus orígenes, hay varios, como el Estado, la sociedad civil y las fuentes instrumentales, es decir, las motivaciones de los actores para entablar relaciones sociales que luego producirán capital social. Estas razones pueden ser expresivas, relacionadas con la identidad o instrumentales y relacionadas con el intercambio. También hay que tener en cuenta las consecuencias positivas y negativas del capital social.

Types de capital social[edit | edit source]

El capital social se ha estudiado en varios contextos para estudiar el comportamiento político, pero hay un subcampo o campo de estudio que se interesa particularmente en Suiza en el estudio de la participación de extranjeros o inmigrantes. Se trabaja mucho en este contexto, en particular y no sólo, se utiliza una distinción propuesta por el propio Putnam. Esta distinción se hace entre tres tipos diferentes de capital social:

  • bonding : este tipo de capital está constituido por el valor atribuido a las redes sociales que vinculan a grupos socialmente homogéneos.
  • bridging : valor atribuido a las redes sociales que vinculan a grupos socialmente heterogéneos. Para Putnam, es esta capital la que une a los diferentes grupos.
  • linking : es el capital social que vincula verticalmente a las instituciones con la sociedad civil. Es el valor que se atribuye a las redes sociales que vinculan a los grupos sociales con las instituciones políticas.

Estos diferentes tipos de capital social tienen diferentes impactos en la explicación de la participación política.

Capital social y participación política de los inmigrantes: un modelo[edit | edit source]

Jacobs, D. et J. Tillie (2004). “Introduction: Social Capital and Political Integration of Migrants”. Journal of Ethnic and Migration Studies 30: 419-427.[9]

Una serie de investigadores se han interesado en tratar de explicar la participación política de los inmigrantes. Es un modelo de análisis de trayectoria, también conocido como modelo de elección causal, en el que se quiere explicar una o más variables independientes. Se trata de investigadores que partieron de la crítica de Putnam de que el capital es esencialmente una propiedad del sistema y que es la densidad de las asociaciones lo que da un indicador de la calidad o cantidad de capital social que existe en una sociedad determinada. Para estos investigadores, no es sólo eso. Lo que es importante, especialmente para explicar el comportamiento político, es precisamente la medida en que este capital social a nivel sistémico se traduce en un recurso individual que puede o no ser propiedad de los actores. Aparecen variables de control y variables de capital social medidas a través de la pertenencia a asociaciones voluntarias. Sin embargo, existe la idea putnamita de que el capital social está constituido por la pertenencia a asociaciones. Hay una distinción entre "pertenencia étnica" y "pertenencia interétnica", que Putnam denominó "vinculación" y "puente". Es una aplicación de esta distinción al estudio del impacto de la inclusión de los inmigrantes en las asociaciones en su participación política.

Capital social y participación política de los inmigrantes: resultados[edit | edit source]

Jacobs, D. et J. Tillie (2004). “Introduction: Social Capital and Political Integration of Migrants”. Journal of Ethnic and Migration Studies 30: 419-427.[9]

Esta tabla resume el diagrama anterior. Para los cuatro países, hay diferentes variables. Podemos ver que en cada país la pertenencia étnica es algo que explica la participación. Los inmigrantes que son miembros de asociaciones que proporcionan un capital social delimitado tienen más probabilidades de participar que los que no lo son.

En lo que respecta a la participación política de los inmigrantes, el capital social, medido en cualquier caso a través de la pertenencia a asociaciones, es importante e incluso crucial, pero no es tanto el tipo de capital social lo que explica la participación, sino que es el hecho de ser miembro de una asociación y obtener capital social de esta pertenencia asociativa lo que promueve la participación. El modelo de voluntarismo cívico, con Verba, dice que la pertenencia a asociaciones no da capital social, sino que da capacidades cívicas que luego podemos poner a trabajar en nuestra participación.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]

  1. [Marco Giugni - UNIGE
  2. Marco Giugni - Google Scholar
  3. Marco Giugni - Researchgate.net
  4. Marco Giugni - Cairn.info
  5. Marco Giugni - Protest Survey
  6. Marco Giugni - EPFL Press
  7. Marco Giugni - Bibliothèque Nationale de France
  8. Portes, A. (1998). Social Capital: Its Origins and Applications in Modern Sociology. Annual Review of Sociology, 24(1), 1–24. https://doi.org/10.1146/annurev.soc.24.1.1
  9. 9,0 et 9,1 Jacobs, D., & Tillie, J. (2004). Introduction: social capital and political integration of migrants. Journal of Ethnic and Migration Studies, 30(3), 419–427. https://doi.org/10.1080/13691830410001682016