Actions

La base cultural del comportamiento político

From Baripedia


Las bases culturales siempre se basan en la teoría de los clivajes. Cuando hablamos de cultura, lo primero que nos viene a la mente son los valores. En primer lugar, tenemos que tratar de definir lo que entendemos por cultura. Normalmente se obtienen varias definiciones diferentes. A continuación vamos a abordar la idea de la cultura política mediante el examen de toda una serie de enfoques que tratan de mostrar el papel de la cultura y los valores políticos, y en particular los valores políticos en la explicación de las diferentes formas de comportamiento político.

Cultura Política: Almond y Verba[edit | edit source]

En lo que respecta a la cultura política, hay una obra clave escrita en 1963 titulada The Civic Culture por Almond y Verba.[8] Estos dos autores escribieron este libro, que sigue siendo una obra de referencia sobre el papel de la cultura política. Estos autores tienen un enfoque bastante particular de lo que es la cultura política y su papel en el estudio del comportamiento político. Se puede argumentar que estos dos autores se basan en el enfoque conductista y hacen hincapié en el papel de las actitudes políticas como base de la(s) cultura(s) política(s).

Ambos autores han realizado un estudio empírico. Esto fue una innovación en ese momento. Analizan el impacto de la cultura política y más específicamente el impacto de la cultura cívica en el comportamiento político. Para ello, elaboraron un análisis comparativo de cinco países, desde los Estados Unidos hasta Gran Bretaña, Alemania, Italia y México. Se trata de un análisis empírico realizado sobre la base de datos de encuestas individuales. La cuestión central era cómo la cultura política puede contribuir al mantenimiento y la estabilidad de los sistemas democráticos. Se trata de un enfoque en gran parte funcionalista e incluso algo conservador porque presupone que un sistema político tiene una cierta estabilidad y equilibrio. Los decenios de 1950 y 1960 en los Estados Unidos fueron un período dominado por el pensamiento funcionalista que presuponía que la sociedad debía tener un cierto equilibrio y hay muchos fenómenos que crean desequilibrios como el proceso de globalización y luego el sistema encuentra de alguna manera una forma de reequilibrarse. Trataron de explicar las diferencias de la gobernanza democrática en el funcionamiento de los sistemas políticos. Han tratado de explicar el diferente funcionamiento democrático de estos cinco países a través de las actitudes y orientaciones políticas así como los valores políticos de los ciudadanos que componen y forman este sistema político. La idea es partir del análisis de los individuos para volver a una idea de estabilidad. En otras palabras, es la idea del cambio micro-macro. Tenemos que pasar por las actitudes políticas individuales para explicar algo a nivel macropolítico, que es la cultura política o la cultura cívica que caracteriza a una nación o una unidad superior. Se centraron en el aprendizaje de las orientaciones políticas en relación con la política y destacaron la experiencia que los ciudadanos tienen del sistema político.

Para resumir su enfoque, postularon una congruencia entre la cultura política y la estructura de un sistema democrático. La cultura política que es la fuente de la estabilidad y el buen funcionamiento de un sistema político proviene de algo que caracteriza a los individuos, a saber, las actitudes políticas. Postulamos una internalización de las actitudes políticas a través de la socialización. Esta cultura política es el producto de una agregación de datos micropolíticos, es decir, de actitudes políticas. La idea básica es que existe un cierto tipo de cultura política que es más propicia para la democracia y su buen funcionamiento.

Cultura Cívica: Almond y Verba[edit | edit source]

Se entiende por cultura cívica una cultura política caracterizada por el pluralismo basado en la comunicación y la persuasión, así como una cultura de consenso y diversidad. Es una cultura que permite el cambio, pero lo modera. Es a través de esto que se explicó el buen desempeño gubernamental de las democracias. Había un umbral de correspondencia entre la cultura cívica y la democracia.

El enfoque conductista es algo que resulta de la agregación de características individuales y en particular de las actitudes políticas individuales.

Opiniones, actitudes y valores[edit | edit source]

Estos son tres conceptos que a menudo se utilizan indistintamente tanto en el lenguaje cotidiano como en el científico. Son tres conceptos clave para el estudio del comportamiento político y en las ciencias sociales. A menudo hay confusión entre actitud y opinión, pero también confusión entre actitud y valor. Es especialmente esta segunda confusión la que se encuentra a veces en las obras científicas donde algunos autores hablan de actitudes y otros de valores y viceversa:

  • las opiniones pueden explicarse como expresiones de pensamiento sobre un objeto o situación determinados.
  • las actitudes son el concepto central porque las actitudes son predisposiciones adquiridas, más o menos estables, para comportarse de manera más o menos específica con respecto a un objeto o una situación determinados. La actitud es siempre por referencia a un objeto dado. La identificación con la fiesta, que es una de las actitudes en el modelo de Michigan, es en relación con algo, es una identificación con una fiesta. La confianza institucional o política siempre está en relación con algo.
  • los valores no se definen en relación con un objeto específico, sino en relación con algo mucho más general. Son concepciones no directamente observables de lo deseable, utilizadas en el discurso moral, con especial importancia para el comportamiento.

Las tres características de los valores[edit | edit source]

En The Impact of Values, Deth y Scarbrough definen los valores por tres características.[9] Debe haber estas tres características para que haya valores:

  • los valores no pueden ser observados directamente;
  • los valores implican consideraciones morales;
  • son concepciones de lo deseable.

Es un denominador común en todas estas definiciones. Los valores son cruciales para explicar el comportamiento político. Los valores establecen el marco de referencia y guían la acción. Siempre estamos hablando de una configuración de valores. Esta configuración de actitudes y valores es lo que capta la noción de orientación de valores. Inglehart, en su teoría del postmaterialismo, habla precisamente de "orientaciones de valores"; es un conjunto coherente de valores. También hablamos de sistemas de valores. Un sistema evoca la idea de que hay varios elementos que están coherentemente conectados entre sí. También existe la idea de que los valores fluyen o son producto de una configuración coherente de actitudes políticas.

Valores políticos[edit | edit source]

Lo que nos interesa son los valores políticos que fluyen de una configuración coherente de actitudes políticas. Los valores políticos conciernen a la esfera política y son la base del comportamiento político. Los valores políticos guían el comportamiento político; son orientaciones hacia los objetos políticos. Por otro lado, son percepciones del orden deseable y permiten hacer juicios políticos. Existe una base de antecedentes entre estos tres conceptos, a saber, el concepto más lejano que son los valores que luego estructuran o influyen en las actitudes e influyen en las opiniones.

Tres orientaciones de valores centrales para el cambio político[edit | edit source]

Estas son tres orientaciones de valor discutidas en la literatura e importantes para explicar el cambio político, pero también el cambio social. El análisis de los clivajes se basa siempre en el componente subjetivo de los llamados clivajes de identidad. En cada caso, se trata de la oposición de dos sistemas de valores. En el estudio del comportamiento político, ya sea en el estudio del comportamiento electoral o en la participación en los movimientos sociales, se suelen tratar los tres aspectos siguientes Estas tres orientaciones pueden verse en relación con la teoría de los clivajes de Rokkan con el hecho de que las sociedades europeas, durante los últimos cinco siglos, se han caracterizado por una serie de oposiciones y divisiones sociales que, en un cierto momento, se han convertido en clivajes políticas. Dos de estos clivajes de Rokkan son la división religiosa y la división de clase. Desde una perspectiva histórica, es posible ver que cada una de estas oposiciones caracteriza a un tipo de sociedad. Por ejemplo, el clivaje religioso-lecular caracterizaría a las llamadas sociedades tradicionales, el clivaje izquierda-derecha sería el típico clivaje de la sociedad moderna, resultado de la modernización y de las grandes transformaciones que han caracterizado esta modernización con, en particular, la creación del Estado-nación y el advenimiento del capitalismo, y el clivaje materialista-post-materialista que caracterizaría a la sociedad postindustrial o la sociedad industrial avanzada. Es posible considerar estas orientaciones de valor como caracterizando estas sociedades desde una perspectiva histórica. Lo que nos interesa es que hoy en día, estas diferentes orientaciones de valores coexisten particularmente dentro de un electorado.

Efectos relacionados con la relación entre el tiempo, la edad y el cambio social[edit | edit source]

¿Cómo evolucionan los sistemas de valores, cambian con el tiempo y pueden entonces producir cambios políticos y sociales? Cuando se habla de cambio social, hay diferentes tipos de efectos que deben ser conocidos e identificados. Es algo complicado cuando quieres hacerlo con datos empíricos, pero es algo relativamente simple. Debemos ser conscientes de que cuando estudiamos el cambio social, cultural o de valores o el cambio político, debemos ser conscientes de que este cambio puede ser el resultado de tres tipos diferentes de efectos:

  • efectos del ciclo de vida: se refiere a las características biopsicológicas relacionadas con la edad que corresponden a cada una de las etapas del ciclo de vida que pueden influir en las actitudes y el comportamiento político. Este es un nivel micro.
  • efectos de cohorte: un grupo de personas nacidas en el mismo intervalo de tiempo, que comparten necesidades, intereses y experiencias sociales similares y que envejecen juntas. También se denomina generación política, que es un grupo de personas que han compartido una experiencia en un momento dado. Este es un nivel mesosociológico.
  • efectos de período: acontecimientos y corrientes principales pertenecientes al tiempo histórico que influyen en el ciclo de vida de los individuos y en el comportamiento de un grupo de edad. Es un efecto que afecta a toda la población. No está relacionado con el tiempo de maduración individual, ni tampoco con la experiencia de un grupo de edad, sino más bien a nivel macro, es decir, efectos que afectan a todas las diferentes cohortes, a los individuos y a la población en su conjunto.

Estos tres efectos están interrelacionados y son linealmente independientes entre sí. Hay que tener en cuenta estos tres efectos, que son a la vez una maduración individual de los individuos, una sustitución de las cohortes con valores diferentes, y también puede ser el efecto del período con uno o más acontecimientos importantes que afectaron a toda la población. Según Inglehart, el efecto de cohorte es particularmente importante, es el que más se ocupa del cambio social ya que el efecto de período se considera como algo que no tiene un efecto duradero. El efecto de cohorte es algo que, a través del reemplazo de diferentes cohortes, tiende a permanecer a lo largo del tiempo.

Ejemplo[edit | edit source]

Efecto de cohorte[edit | edit source]

Comportement politique effet de cohorte 1.png

Hay una forma muy sencilla de utilizar una tabla de doble entrada para detectar efectos de cohorte o de período. El efecto del ciclo de vida se mantiene constante. En esta tabla, son datos de encuestas que miran la tasa de votantes que votan por un partido y cruza tres cohortes. Estas cohortes están cruzadas con tres períodos de tiempo. Es posible ver que hay una diferencia entre las cohortes que se mantiene sistemáticamente. Hay una diferencia entre las filas, pero no entre las columnas, lo que significa que hay un efecto de cohorte y no un efecto de período, porque si fuera un efecto de período, habría una diferencia sistemática entre dos períodos, lo que significa que cada cohorte es similar.

Efecto del período[edit | edit source]

Comportement politique effet de période 1.png

Un evento en 1974 aumentó la participación política. Este aumento afecta a las tres cohortes de forma transversal que sigue siendo similar, pero a un nivel más alto. Existe la idea de un efecto de corto plazo. Es comparando las diferencias entre las columnas que podemos decir que hay un efecto de período. Es posible combinar los dos y tener un efecto de cohorte y un efecto de período. Hay una diferencia entre las cohortes, pero al mismo tiempo hay un efecto de hechizo. A través de la observación entre las filas y columnas, podemos decir que estamos tratando con un fenómeno de cohortes y períodos.

Efecto del ciclo de vida[edit | edit source]

Comportement politique effet de cycle de vie 1.png

El efecto del ciclo de vida es el más difícil de estudiar. Entre 1964 y 1974, podría decirse que este aumento se debió a un efecto de ciclo de vida y no sabríamos si fue un efecto de período o de ciclo de vida. Una forma sencilla de saberlo es decir que encontramos más tarde que este aumento se mantiene estable a lo largo del tiempo y cuando disminuye, es un efecto temporal y por lo tanto un efecto de período. El efecto del ciclo de vida no es necesariamente lineal.

Cuando se estudia el cambio social, cultural o político, hay que considerar tres tipos de efectos que pueden estar detrás del cambio: efectos de ciclo de vida, efectos de cohorte y efectos de período. El estudio de estos tres tipos de efectos no es sencillo desde el punto de vista metodológico, aunque se puedan detectar.

Orientación de los valores religiosos - secular[edit | edit source]

Se trata de considerar la importancia de la religión en la política, ya sea para explicar el voto o para explicar la participación en los movimientos sociales. En los estudios existentes, el papel de la religión se tiene en cuenta sistemáticamente al estudiar el comportamiento electoral. En cualquier encuesta realizada para explicar el voto y la participación de los votantes, siempre habrá una variable de "religión". Sin embargo, cuando se estudia la participación no electoral, se hace con menos frecuencia.

En la sociedad tradicional, se trata de conflictos religiosos, el modo de expresión se refiere a la oposición de los valores religiosos y seculares, y los temas centrales son la educación pública y el papel de la religión.

Teorías de la secularización[edit | edit source]

Cuando hablamos del papel de la religión en la política, hay un montón de estudios que han demostrado que hay una pérdida significativa del poder explicativo de la religión en el comportamiento electoral en particular, pero también en el comportamiento no electoral. A nivel macro, esta observación de una pérdida de fuerza de la religión se basa en la teoría de la secularización, que postula que hay una secularización de nuestras sociedades contemporáneas, es decir, que las instituciones y los símbolos religiosos ya no dominan todos los sectores de la sociedad. A nivel micro, la religión no interfiere con el comportamiento en cuestiones no religiosas. Por último, la modernización reduce la necesidad y la importancia de la religión con la creación de un estado-nación y la racionalización de la sociedad.

La religión y el comportamiento de los votantes[edit | edit source]

¿Hasta qué punto la secularización, postulada por esta teoría, permite predecir el comportamiento electoral? Hay dos aspectos que están siendo estudiados. Por un lado, hay estudios que tratan de examinar las elecciones electorales hechas por los votantes de diferentes religiones. Este es un grupo de estudio minoritario. Donde hay más trabajo y con los que intentan ver la correlación entre la religiosidad y el comportamiento electoral. En cuanto a la correlación entre la religiosidad y el comportamiento de los votantes, necesitamos refinar el concepto de religiosidad.

Composantes de la religion[edit | edit source]

Los estudios existentes diferencian entre tres componentes de la religión:

  • membresía religiosa - belonging: es el hecho de pertenecer o tener el sentimiento de pertenecer a una religión;
  • creencia religiosa - believing: se refiere a la fe religiosa;
  • la práctica religiosa - behaving.

Estamos hablando de las tres "B". Es necesario considerar estas tres dimensiones para tener una visión más general de estos efectos.

Religiosidad[edit | edit source]

Dalton, R.J. et H.-D. Klingemann, éds. (2007). The Oxford Handbook of Political Behavior. Oxford: Oxford University Press.[10]

Esta tabla muestra, usando diferentes indicadores, cómo han cambiado las tres "B". Se puede observar que en todos los indicadores se ha producido una disminución de la religiosidad de los ciudadanos de los países en cuestión. Esto sería algo que daría apoyo a las teorías de la secularización. Podemos ver variaciones internacionales muy importantes. Podemos ver que la importancia de las divisiones religiosas varía mucho. El estudio del impacto de la religiosidad en el comportamiento político no puede pasar por alto un estudio comparativo por países, pues de lo contrario se corre el riesgo de confundir niveles muy diferentes de religiosidad.

Orientación de valores izquierda - derecha[edit | edit source]

La división izquierda-derecha caracteriza a la sociedad industrial con conflicto de clases. El modo de expresión es la oposición de los valores de izquierda y derecha y los temas centrales son la desigualdad económica, la propiedad de los medios de producción y la economía de mercado. Lo que nos interesa aquí son los valores.

El espacio político según Kitschelt[edit | edit source]

Kitschelt, H. (1994). The Transformation of European Social Democracy. Cambridge: Cambridge University Press.[11]

Con respecto a la oposición izquierda-derecha, Kitschelt hizo una importante modificación a la idea tradicional de la oposición entre izquierda y derecha en un espacio unidimensional. Kitschelt trabajó en particular en la democracia social y también en la nueva derecha radical. Según Kitschelt, esta idea tradicional de una distinción unidimensional entre los votantes de izquierda y de derecha ya no refleja la distribución de los votantes y las diferentes configuraciones de valores en las sociedades contemporáneas. Propondrá añadir un eje vertical al eje horizontal. Hay una dimensión superpuesta a esta dimensión económica, una dimensión que es más bien social y cultural, que él llamará la oposición entre los valores libertarios y autoritarios.

Kitschelt utilizó otra terminología de este gráfico con las nociones de comunidad auto-organizada y paternalismo y corporativismo. Al cruzar estos dos ejes, da formas de valores sociales.

Kitschelt, H. (1994). The Transformation of European Social Democracy. Cambridge: Cambridge University Press.[11]

Kitschelt también tratará de estudiar cómo las diferentes clases sociales y por lo tanto el electorado se distribuyen en esta nueva configuración que es un nuevo espacio político. Este es un término que encontramos en el marco de las teorías espaciales del voto. Se opone a los dos ejes de la política social y capitalista. En otras palabras, hay un eje que representa una dimensión económica entre una economía planificada y una economía espontánea, y un segundo eje que es el de la autoorganización o el paternalismo en relación con el valor. En esta perspectiva, hay una especie de eje transversal que se crea porque hay grupos de votantes que están situados entre dos polos.

Kitschelt, H. (1994). The Transformation of European Social Democracy. Cambridge: Cambridge University Press.[11]

Con este gráfico aparece la misma idea. Lo que Kitschelt postula es que ha habido un cambio en el eje de la competencia partidista en Europa y este cambio está representado por el paso del tradicional eje izquierda-derecha. Este cambio está representado por el paso del tradicional eje izquierda-derecha, que sería la distribución de los votantes. Aparece la nueva distribución de los votantes en un eje que se opone a una política libertaria de izquierda y a una política que califica de autoritaria de derecha.

Según Kitschelt, ha habido este cambio en la competencia entre las partes. Parte del supuesto de que los partidos políticos tienen que competir por un electorado y, por lo tanto, para conseguir votos, tienen que llevar a los votantes a donde están. Los partidos políticos tienen que posicionarse en un espacio político para llevar a los votantes a donde están. En este espíritu, ha surgido la aparición de valores libertarios de izquierda con una idea libertaria de emancipación de los principales órganos de control, incluido el Estado, pero en el plano cultural. El electorado tradicional del partido socialista se ha movido. La nueva oposición a los valores ya no es una oposición de izquierda y derecha en cuestiones típicamente relacionadas con la redistribución de los recursos, sino que es una oposición que de hecho combina la idea de la redistribución de los recursos con la idea de cómo debería organizarse la sociedad. Esta oposición también puede ser vista como la explicación del clivaje entre la apertura y el cierre.

Kitschelt estudió mucho sobre los electorados y el comportamiento político en estos dos polos. En particular, ha tratado de mostrar cómo se sitúa toda la nueva izquierda, cómo el partido socialista ha tenido que adaptarse al cambio en el eje de la competencia del partido. Kitschelt también estudió los nuevos movimientos sociales que forman parte o corresponden al sistema de valores de la izquierda libertaria. Los nuevos movimientos sociales transmiten este tipo de valores. Por otro lado, los partidos de la nueva derecha radical buscarán un electorado potencial que haya cambiado su posición. La idea de que estos partidos combinen una posición contra la inmigración, como la UDC en Suiza, aboga por la idea de una política autoritaria, pero esta idea sociocultural se combina con la idea tradicional del capitalismo para la dimensión económica. Los partidos liberales tradicionales han perdido mucho en favor de la derecha radical. Kitschelt habla de una "fórmula mágica" que es la idea de combinar la política autoritaria con la idea del capitalismo. En relación con esta orientación de valores izquierda-derecha, tenemos que tener en cuenta la idea de Kitschelt de que no sólo existe una dimensión socioeconómica de redistribución de los recursos, sino que también hay una dimensión cultural. Es la combinación de ambos lo que permite explicar el comportamiento electoral. En las encuestas de hoy, hay medidas libertarias de izquierda contra medidas autoritarias de derecha.

La orientación materialista - postmaterialista de los valores[edit | edit source]

Este tercer tipo de valor se supone que explica el comportamiento político. Esta teoría fue propuesta por Inglehart, quien en 1977 publicó el libro The Silent Revolution.[12] Esta teoría postula que ha habido un gran cambio de valores en las sociedades europeas, pero también en otros países como la India. La idea era tener una teoría que pudiera ser universalizada. Hubo un gran cambio en los valores con valores que él llama materialistas, que son valores que enfatizan la seguridad física y material. Inglehart basó su teoría en la pirámide de Malsow, que postula que los individuos primero tienen la necesidad de satisfacer las necesidades básicas de subsistencia para sobrevivir, y luego, una vez satisfechas estas necesidades, pueden pasar a necesidades de orden superior como el reconocimiento social de la persona, la realización personal o la emancipación. Hay dos órdenes principales de necesidades que Inglehart asume, diciendo que esto corresponde a dos tipos principales de valores, también habla de la orientación de los valores que es un conjunto coherente de actitudes hacia ciertos objetos. Hay valores materialistas que hacen hincapié en las necesidades materiales físicas y valores posmaterialistas que hacen hincapié en el deseo de autorrealización. Inglehart postula que ha habido un gran cambio de estos valores materialistas a los valores post-materialistas desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

La teoría del postmaterialismo de Inglehart[edit | edit source]

La teoría del postmaterialismo de Inglehart se basa en dos supuestos básicos:

  • hipótesis de la escasez: las personas tienden a valorar los recursos y los bienes que son escasos.
  • hipótesis de socialización: los valores de una persona reflejan en gran medida las condiciones que prevalecieron durante la adolescencia. Hay que añadir que Inglehart, basándose en la idea de la socialización primaria que es todo lo que sucede desde el nacimiento hasta la adolescencia tardía, que son los años formativos de nuestro propio sistema de valores, influye en lo que haremos a lo largo de nuestra vida.

Inglehart trabajó en la idea del reemplazo de cohortes. Para él, estos cambios de un sistema de valores materialista a uno postmaterialista se deben a la sustitución de cohortes, y en particular a la sustitución de las cohortes de antes de la guerra por cohortes nacidas después de la Segunda Guerra Mundial. Después de la Segunda Guerra Mundial sigue la Treinta Gloriosa Treinta marcada por el desarrollo del estado de bienestar y el crecimiento económico. Por lo tanto, es una gran fase de expansión económica y del estado de bienestar. Fueron precisamente esas cohortes que se socializaron durante este período las que desarrollaron estos valores cpostmaterialistas que enfatizan la necesidad de auto-reconocimiento y auto-realización porque fue precisamente un período en el que la seguridad económica y por lo tanto las necesidades materiales estaban garantizadas. Estos individuos pertenecientes a estas cohortes fueron capaces de priorizar otras necesidades en términos de la psicología de Maslow, o valores en términos de la sociología de Inglehart. Así, se socializaron en un período de no escasez que les permitió desarrollar este sistema de valores. A partir de entonces, estas cohortes continuaron su vida reemplazando a las antiguas. Las cohortes con valores posmaterialistas reemplazaron gradualmente a las antiguas cohortes que nacieron en períodos de guerra o preguerra, que eran mucho menos ricas y períodos de escasez. A través del reemplazo de las cohortes, hubo una revolución silenciosa en la que se revolucionaron los sistemas de valores de los europeos.

Básicamente, Inglehart postula dos tipos de efectos, un efecto de cohorte y un efecto de período. Es posible observar en un momento dado un declive de los valores posmaterialistas porque hay efectos de período, como la crisis del petróleo de 1973 es un ejemplo. Este es un efecto que habría afectado a todas las cohortes. Deberíamos ver los efectos del período en esta teoría.

Postmaterialismo[edit | edit source]

Dalton, R.J. et H.-D. Klingemann, éds. (2007). The Oxford Handbook of Political Behavior. Oxford: Oxford University Press.[10]

Este gráfico muestra el porcentaje de personas "postmaterialistas" menos el porcentaje de personas con valores "materialistas". Siempre hay un cierto porcentaje de materialistas, una gran proporción de posmaterialistas, pero también una gran proporción de personas "mixtas" que son a la vez materialistas y posmaterialistas. De 1970 a 2000, hubo diferentes cohortes que eran grupos de edad de 10 años. Las sucesivas cohortes son cada vez más materialistas. Podemos ver que las diferentes cohortes son cada vez más materialistas y qué grado de valor materialista y que las cohortes conservan los valores que desarrollaron a la edad de la adolescencia. Luego, cuando las cohortes son reemplazadas, los materialistas desaparecen y son reemplazados por los postmaterialistas. En estas teorías, si hubiera habido una continuación del desarrollo económico y del estado social después de 1973, el reemplazo de las nuevas cohortes podría haber continuado. Esto no es así porque hay efectos de período. Vemos tanto el efecto de cohorte como el efecto de período. Tanto los efectos de cohorte como los de período pueden detectarse comparando columnas y filas.

Una crítica a la teoría de Inglehart sería que las cohortes nacidas después de la Segunda Guerra Mundial habrían desarrollado valores posmaterialistas porque ya había cohortes posmaterialistas que se desarrollaron antes de esa fase. Puede haber un desarrollo previo que explique qué hizo que el sistema de valores cambiara. Lo que sigue siendo importante es la idea de la sustitución de cohortes que explica el cambio social y cultural. Este gráfico es una ilustración de la idea micro-macro que se refiere al diagrama de Kolman, es decir, para explicar un fenómeno macro-sociológico, hay que pasar por medidas a nivel micro-sociológico, es decir, a nivel de los valores de las personas. Para explicar el vínculo entre dos factores a nivel macro, hay que pasar por valores a nivel micro-sociológico. Esto se refiere al individualismo metodológico.

Dalton, R.J. et H.-D. Klingemann, éds. (2007). The Oxford Handbook of Political Behavior. Oxford: Oxford University Press.[10]

Este gráfico muestra el nivel de posmaterialismo a través de datos agregados para diferentes países. Este cambio de valores materialistas a postmaterialistas es algo que afecta a todas las sociedades europeas. Se ha tratado de demostrar en gran medida que este cambio se ha producido principalmente en las sociedades del norte de Europa y menos en las del sur, también porque en algunas sociedades del sur de Europa el clivaje religiosa es mas importante y actúa como un freno. También es importante el entrelazamiento de los diferentes clivajes y orientaciones de valores.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]

  1. [Marco Giugni - UNIGE
  2. Marco Giugni - Google Scholar
  3. Marco Giugni - Researchgate.net
  4. Marco Giugni - Cairn.info
  5. Marco Giugni - Protest Survey
  6. Marco Giugni - EPFL Press
  7. Marco Giugni - Bibliothèque Nationale de France
  8. ALMOND, GABRIEL A., and SIDNEY VERBA. The Civic Culture: Political Attitudes and Democracy in Five Nations. Princeton University Press, 1963. JSTOR, https://www.jstor.org/stable/j.ctt183pnr2.
  9. Deth, J. W. V., & Scarbrough, E. (Eds.). (1998). The Impact of Values. Oxford University Press. https://doi.org/10.1093/0198294751.001.0001
  10. 10,0 10,1 et 10,2 Dalton, R. J., & Klingemann, H. (Eds.). (2007). The Oxford Handbook of Political Behavior. Oxford University Press. https://doi.org/10.1093/oxfordhb/9780199270125.001.0001
  11. 11,0 11,1 et 11,2 Kitschelt, Herbert. The transformation of European social democracy. Cambridge New York: Cambridge University Press, 1994. Print.
  12. Inglehart, Ronald. The Silent Revolution: Changing Values and Political Styles Among Western Publics. Princeton University Press, 1977. JSTOR, https://www.jstor.org/stable/j.ctt13x18ck