Actions

Imperio de la Libertad o República Imperial (1890 - 1939)?

From Baripedia


Trataremos el tema del lugar de la democracia en la política exterior estadounidense. La primera secuencia cronológica abarca desde los años 1890 hasta el final del período de entreguerras, la segunda desde la Segunda Guerra Mundial hasta finales de los años 1980 y la tercera desde la posguerra fría hasta nuestros días.

¿Por qué los años 1890 como límite de tiempo para el comienzo? Desde el punto de vista de la política exterior estadounidense y la proyección internacional, los años 1890 son cruciales porque es un período marcado por un proceso de expansión extremadamente importante. Esta expansión tiene un carácter original que es la proyección internacional de Estados Unidos, la política exterior de Estados Unidos y la política de poder de Estados Unidos. Esta originalidad se mantiene en varios puntos:

  • El hecho de que se caracteriza relativamente poco por conquistas territoriales;
  • Existe la idea de la expansión y difusión de la democracia estadounidense, es decir, un sistema político que Estados Unidos considera superior al de los demás, y su concepción de la democracia es una certeza de haber logrado una síntesis política perfecta a finales del siglo XVIII. Esta es la esencia de la política exterior estadounidense;
  • Existe el aspecto fundamental de conquistar mercados extranjeros. La dimensión económica está vinculada a la dimensión política.

Se trata del papel de la democracia en la política exterior estadounidense. No se trata en absoluto de adoptar una perspectiva geográfica, ni tampoco se trata de una perspectiva emancipatoria diciendo que el discurso sobre la democracia es una pantalla para ocultar la política imperialista estadounidense. Tienes que tomar las cosas literalmente. Es la cuestión del régimen democrático y su establecimiento internacional como objetivo histórico de la política exterior estadounidense. Está la cuestión de la democracia, cómo es, cómo funciona esta política exterior y cuáles son sus medidas. La idea es entender que la promoción de la democracia es un hilo conductor de la política exterior estadounidense y que la idea fundamental de promover la democracia es absolutamente inseparable de la promoción de los intereses nacionales estadounidenses. La difusión de la democracia es parte integrante de la política de seguridad que buscan los Estados Unidos, porque desde finales del siglo XVIII la idea ha sido que si promovemos la democracia, fortaleceremos la seguridad nacional, porque crearemos regímenes amigos. Existe una inseparabilidad entre la promoción de un tipo de sistema político y la promoción de los intereses estadounidenses.

Cuando miramos lo sucedido en el siglo XIX, después del fracaso de las revoluciones de 1848 y de la reacción conservadora en los años 1850 y 1860, la cuestión democrática se convirtió en un asunto nacional dentro de cada país. Lo interesante para los Estados Unidos es que la democracia vuelve a ser una cuestión internacional, y los Estados Unidos la ven como una cuestión ideológica en las relaciones internacionales. A partir de finales del siglo XIX se produjo un ascenso del poder norteamericano, y con la Revolución Rusa de 1917, el tema de la democracia fue arraigando poco a poco en el corazón de la política internacional. La Revolución Rusa es, en efecto, tanto el hecho de derrocar al régimen zarista como un desafío a la concepción europea de la democracia contra la que se enfrenta. Ya en 1917, uno de los principios rectores de la política exterior estadounidense fue proponer una respuesta. Ya existen dos sistemas cara a cara antes de la Guerra Fría de 1947.

Contents

Los comienzos del Imperio Americano[edit | edit source]

Los años 1890 fueron un momento fundacional extremadamente importante.

El imperialismo en debate[edit | edit source]

Scène à la signature de la Constitution des États-Unis, par Howard Chandler Christy. Ce tableau représente les 33 délégués qui signèrent la Constitution.

La cuestión del imperialismo se debatió en el seno de la clase política y la sociedad norteamericana a partir de la década de 1890, cuando se finalizó la unificación del territorio, y muchos se preguntaron si la frontera debía ser empujada más allá de los límites del continente americano. Hay un importante debate sobre si conquistar un imperio o detener la expansión territorial. Es un debate que ocupará desde finales de la década de 1880 hasta principios del siglo XX. Los proimperialistas y los antiimperialistas van a luchar entre sí. A finales del siglo XX, Estados Unidos era el único que aún no tenía imperio.

Los antiimperialistas plantean una serie de razones:

  • Argumento económico: hay que conquistar un imperio, mantenerlo, es caro. Estados Unidos como país rico no lo necesita;
  • Argumento político: si Estados Unidos comienza a conquistar un imperio, contradirá los principios fundadores de la democracia estadounidense y se hundirá en el imperialismo;
  • Argumento racista: si Estados Unidos conquistara un imperio colonial, provocaría migraciones, lo que diluiría la raza blanca como resultado de la migración tras la anexión. Un imperio colonial importaría toda una serie de otras "razas" que debilitarían a la raza blanca. Las elites estadounidenses desarrollan el discurso de WASP America en este momento histórico. Esta es una pregunta interesante en términos de historia transnacional. Hay una coincidencia cronológica entre el debate sobre el imperialismo en Estados Unidos y la aplicación de las leyes de segregación. En cierto modo, uno se pregunta si la introducción de la segregación ha frenado el imperialismo territorial?

Los imperialistas sostienen que Estados Unidos debe conquistar su imperio,"jugar" con las otras potencias europeas:

  • Argumento económico: las colonias son una garantía de riqueza económica, especialmente con los recursos naturales que pueden ser explotados, pero también son puntos de apoyo y enlaces a nuevos mercados. En un contexto en el que las empresas estadounidenses están creciendo y buscando nuevas oportunidades, el argumento económico se maneja de una manera importante;
  • Argumento estratégico: la conquista de colonias y contadores permite la construcción de bases navales. El poder militar puede ser medido por la marina, por lo que los puertos deben ser conquistados y su interior controlado;
  • Argumento racial: es la idea de que al establecer un proceso de colonización, traeremos la civilización y asumiremos la "carga del hombre blanco".

Es un debate que está ardiendo en la sociedad, particularmente en los medios de comunicación y círculos políticos, pero se cerrará cuando Estados Unidos empiece a construir un imperio. Habrá un proceso de conquista de un imperio a finales de la década de 1890, pero esto será relativamente más corto. Desde principios del siglo XX, los Estados Unidos bajo la presidencia del presidente Roosevelt teorizarán un nuevo tipo de expansionismo que no es la conquista.

La conquista de un imperio[edit | edit source]

Desde el momento en que Estados Unidos está unificado, algunos consideran que es necesario extender el territorio norteamericano y emprender una política imperialista en el sentido de construir un imperio, extendiendo la dominación más allá de sus fronteras y no necesariamente en el sentido territorial, ya que este imperialismo es un imperialismo no territorialista.

La pregunta es si el imperialismo norteamericano es un accidente. El gobierno estadounidense puede haber presionado y aceptado situaciones de facto, pero el proceso de expansión estadounidense no es accidental, sino que es el resultado de un proceso.

Finalmente, el proceso de expansión comenzó en la década de 1870 y continuó hasta la década de 1890. Si tomamos el caso del archipiélago de Samoa, comienza con un simple puesto comercial en 1872. El Pacífico es un área enorme donde las enemistades imperialistas son fuertes. A lo largo de esta zona se producen enfrentamientos importantes entre franceses, ingleses y holandeses por la posesión de estos puestos comerciales y lugares de recursos naturales. A partir de finales de la década de 1870 en adelante, los Estados Unidos comenzaron a negociar, discutir con los ingleses, alemanes y franceses sobre la región del Pacífico y en particular con los alemanes e ingleses que en los años 1880 y 1890 vieron el establecimiento de un condominio hasta que la parte oriental del archipiélago fue anexionada por los Estados Unidos en 1899. Para las Islas Hawaii, el mismo proceso tuvo lugar que era un simple puesto comercial, en 1875 los Estados Unidos establecieron una base en Pearl Harbour hasta que se estableció la anexión en agosto de 1898. El equilibrio de poder es extremadamente desequilibrado. El proceso de apropiación se realiza a lo largo de quince años. Para Hawaii, es una isla estratégica y está fuera de discusión dejar que los competidores se instalen allí.

El punto de inflexión principal en el establecimiento del imperio colonial fue la guerra contra España en 1898, que dio lugar a un cambio en la soberanía de Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas. Las Filipinas fueron tomadas primero de España, pero una rebelión resultó en una guerra entre 1899 y 1902 que permitió a los Estados Unidos establecerse permanentemente hasta la década de 1930. Al mismo tiempo, la región panameña, que formó parte de la Gran Colombia, experimentará una rebelión en 1903 contra el gobierno colombiano apoyado por Estados Unidos, que garantizará la independencia de Panamá a cambio de una fuerte presencia estadounidense.

Mientras estamos debatiendo si necesitamos o no un imperio colonial, a finales de la década de 1890, de hecho, existe un pequeño imperio colonial. En la década de 1890, la colonización se convirtió en un asunto político.

¿Imperio de la libertad?[edit | edit source]

Soldats américains en mouvement près de Manille, 1899.

¿Cuáles son las características de este imperio, cuál es su originalidad? Plantea la cuestión del Imperio de la Libertad de Jefferson. Estados Unidos promovería otro tipo de imperialismo. Cuando miramos la práctica del imperialismo, por un lado, Estados Unidos conquistó un imperio como cualquier otra potencia colonial a través de la conquista militar. Las guerras coloniales americanas son tan violentas como las guerras coloniales europeas, que tienen lugar con el mismo prejuicio racial en un contexto de segregación. La coincidencia de estos dos elementos es significativa. Si tomamos el caso de la guerra filipina en 1899 - 1902, es un conflicto colonial a la carta del término con 200.000 soldados estadounidenses en el sitio con la dimensión racial extremadamente presente.

Por último, los Estados Unidos van a hacer otra cosa con bastante rapidez, empezando por anexar los territorios antes mencionados, y muy rápidamente van a encontrar soluciones jurídicas diferentes porque hay problemas con la anexión. Anexar un territorio significa integrarlos en los Estados Unidos y hacer que los colonos ciudadanos americanos, y porque son de razas inferiores, inmigrarán y contribuirán a la disminución y debilitamiento de la raza blanca. Estados Unidos ha encontrado una forma diferente de colonizar y hacer que su imperialismo viva con un florecimiento de estatutos legales que encontrarán estatutos para anexar sin anexar.

Page une de l'amendement Platt.

Por ejemplo, Guam y Puerto Rico se anexan inicialmente, pero cambiaremos nuestro estatus inventando estatutos específicos. Con la Ley Foraker de 1900, Puerto Rico ya no se anexionó, sino que se convirtió en un "Territorio no incorporado", es decir, era un territorio donde la ciudadanía estadounidense se extendía a los ciudadanos puertorriqueños, pero no podían aprovecharse de ella. A Puerto Rico se le concedió la ciudadanía en 1917 sin dar a los ciudadanos puertorriqueños el derecho a elegir al presidente estadounidense. Desde 1900 ha sido un territorio con estatus de territorio no incorporado, con ciudadanía limitada. Hoy, Puerto Rico sigue siendo un estado libre asociado con un status especial. Lo mismo ocurrirá con Guam, que se convertirá en un territorio no incorporado, Cuba y Filipinas se anexionarán en primer lugar y luego se convertirán en protectorados. En Panamá, habrá un status de "soberanía titular" establecido por los Estados Unidos en el área del territorio a lo largo del canal. Panamá es un territorio independiente garantizado por los Estados Unidos, pero en la zona del canal, los Estados Unidos tienen plena soberanía. Precisamente, cuando hablamos del Imperio de la Libertad, desde el momento en que Estados Unidos se establezca en los distintos territorios, habrá una presencia física y económica, pero también la voluntad de remodelar el paisaje político local con las primeras experiencias de "construcción de la nación". Podemos ver en particular en Cuba, con la enmienda Platt de 1901 y en Filipinas, donde los norteamericanos intentarán reproducir in situ el modelo americano reformando las instituciones políticas con la abolición total de la legislación española y el establecimiento de un sistema político basado en su modelo con un régimen bicameral, un sistema federal, un Tribunal Supremo, un código civil, un sistema electivo censal, universidades y escuelas de derecho para formar escuelas de derecho civil. Es la idea de crear una democracia al estilo americano desde cero en estos territorios, especialmente con la americanización del sistema político filipino.

William Howard Taft en 1909.

El primer gobernador de las Filipinas americanas es William H. Taft, que se convertirá en presidente de los Estados Unidos, preguntándonos sobre la dimensión transnacional porque las cosas se viven en los imperios coloniales antes incluso de que se apliquen en los Estados Unidos. Las colonias pueden ser un laboratorio político para los Estados Unidos. En la empresa de la colonización, existe la voluntad de crear regímenes democráticos como los Estados Unidos, característicos de la política estadounidense, algo que no existe en absoluto en la empresa colonial europea.

El Corolario Roosevelt[edit | edit source]

The letter in which Roosevelt first used his now famous phrase
William Allen Rogers's 1904 cartoon recreates an episode in Gulliver's Travels

Por mucho que la Doctrina Monroe fuera una declaración de intención de separar radicalmente los asuntos latinoamericanos de los asuntos europeos, que hizo que el corolario de Roosevelt en 1904 a la Doctrina Monroe fuera que Roosevelt cuyo lema es "habla suavemente y lleva un gran palo, irás lejos", se reserva el derecho de intervenir en América Latina.

La doctrina Monroe ha pasado de una etapa en la que existe una separación radical de los asuntos europeos a principios del siglo XX, en la que los Estados Unidos teorizarán su derecho a intervenir en estos ámbitos desde el momento en que se vean amenazados sus intereses económicos y políticos. En ese momento, América Latina y Central y luego América del Sur se convirtieron en un patio trasero de EE. UU. con intervenciones en Panamá en 1903, en Cuba en 1906, particularmente en 1906, que estaba experimentando disturbios, y en Santo Domingo entre 1905 y 1941, que iba a sufrir un protectorado después de los disturbios políticos y los problemas económicos. En el caso de Santo Domingo, podemos ver cómo también se está llevando a cabo esta instalación para expulsar potencias europeas de estas regiones. La isla de Santo Domingo estaba extremadamente en deuda con Francia, Gran Bretaña y Alemania y Estados Unidos tomará el control de las aduanas y el comercio dominicano. No hay control político, pero los sectores estratégicos son tomados por los norteamericanos, quienes establecen un protectorado un poco diferente a Cuba. El control de la isla está en manos americanas. El protectorado de Santo Domingo y en casi todos los demás no está establecido por un "tratado", sino por un "acuerdo ejecutivo" que permite al presidente anular la aprobación del Senado. Podemos ver cómo la política imperialista liderada por los Estados Unidos en aquel momento se llevó a cabo en el marco de una oposición bastante fuerte entre el Presidente y el Congreso y los acuerdos de protectorado formaban parte de la afirmación de la prerrogativa presidencial en relación con el Senado, que a menudo se encuentra en posiciones más maltusianas desde el punto de vista de la expansión territorial.

El Corolario Roosevelt es un tiempo en que los Estados Unidos teorizan su derecho a intervenir fuera del territorio estadounidense, particularmente en América Latina y Centroamérica. Esto es tanto la formación de un imperio propiamente dicho, porque los Estados Unidos están conquistando un imperio de manera similar a los europeos, pero al mismo tiempo hay una construcción legal que se está poniendo en marcha. Por último, es un tipo de dominación diferente en la medida en que la presencia es menos fuerte, se basa en contratos aunque sea forzada y con la voluntad de importar regímenes democráticos, lo que no es culpa de los colonizadores europeos.

El nacimiento del imperialismo moral[edit | edit source]

Vamos a explorar la originalidad del proceso de expansión puesto en marcha. El nacimiento del "imperialismo moral" es una señal de la originalidad del proceso imperialista estadounidense.

El derecho internacional y la misión civilizadora[edit | edit source]

Un aspecto que es importante entender para comprender la especificidad de la expansión estadounidense es el papel del derecho inseparable de la certeza de la misión civilizadora de los Estados Unidos. A finales del siglo XIX, el movimiento de Arbitraje Internacional se desarrolló tanto en Estados Unidos como en Europa. Existe todo un movimiento que es un movimiento del movimiento pacifista que considera que las relaciones internacionales deben estar reguladas por ley, por contrato y no por la fuerza y la guerra. Habrá muchas organizaciones que se involucrarán en la implementación del derecho internacional que no existe. La ley se construye históricamente sobre una base nacional.

Con la idea de que las relaciones internacionales deberían estar reguladas por el derecho, a partir de finales del siglo XIX se crearon toda una serie de organizaciones, como la Conferencia de Arbitraje Internacional del Lago Mohonk en 1895, la American Society for Judicial Settlement of International Disputes y la Carnegie Endowment for International Peace en 1910, que fue un grupo de reflexión y al mismo tiempo promovió la investigación sobre el derecho internacional. Estas organizaciones son lideradas por abogados y juristas, muchos de los cuales seguirán carreras políticas como Taft, quien fundó la Sociedad Americana para el Arreglo Judicial de Disputas Internacionales y se convirtió en presidente de los Estados Unidos.

Son organizaciones en la encrucijada entre lo privado y lo público, con y una profusión de organizaciones que trabajarán en lo que es el derecho internacional, que teorizarán el derecho internacional y la posición de Estados Unidos en la escena internacional basada no sólo en la base militar, sino también en el derecho. Existe la idea de que los Estados Unidos deben imponerse a la escena internacional de otra manera que no sea la fuerza militar.

Precisamente, cuando miramos la estructuración de la línea política estadounidense en este momento, vemos que hay muchos abogados, son los abogados los que hacen que las carreras políticas lleguen a un nivel muy alto, ya sea en el lado republicano o demócrata. Una gran parte de los tenores políticos de finales del siglo XIX y principios del XX se encuentran en posiciones clave en el aparato estatal.

La casa de los republicanos:

  • Elihu Root, Secretary of State 1905 - 1909
  • William H. Taft, President of the US 1909 - 1913
  • Frank Kellog, Secretary of State 1925 - 1929
  • Henry Stimson, Secretary of State 1929 - 1933

Demócratas:

  • Woodrow Wilson, President 1913 - 1921
  • William Jennings Bryan, Secretary of State 1913 - 1915
  • Robert Lansing, Secretary of State 1915 - 1920
  • Brainbridge Colby, Secretary of State 1920 - 1921

Son personas cuyo trabajo como juristas internacionales es inseparable de su actividad en el sistema político estadounidense. Vemos cómo el establecimiento del derecho internacional forma parte de una estrategia de los Estados Unidos. Los Estados Unidos desempeñarán un papel importante en el establecimiento de un derecho internacional cuyas normas se correspondan lo más estrechamente posible con las de los Estados Unidos. La ley es una parte importante de la estrategia de Estados Unidos.

Woodrow Wilson: Un personaje complejo[edit | edit source]

Hay una bisagra cronológica vinculada a una figura importante de la política estadounidense en la afirmación del imperialismo moral que es el período de las dos presidencias de Wilson de 1912 a 1920. Wilson es una persona crucial en la afirmación del imperialismo moral. Sintetiza toda una serie de elementos que se manifiestan muy claramente desde 1910 en adelante en la estrategia expansionista estadounidense. El imperialismo moral, que es la especificidad del expansionismo estadounidense con varias características, se ve como maduro:

  • la fuerza del derecho y la democracia: esta es la idea de que el derecho y la democracia deben ser principios fundadores y principios de organización de las relaciones internacionales. En la concepción y el discurso, la fuerza del derecho debe ser uno de los principales aspectos del surgimiento de nuevas relaciones internacionales;
  • Divina providencia: hay una dimensión religiosa a la misión de los Estados Unidos en el sentido divino con el discurso del Manifiesto del Destino;
  • La superioridad del modelo americano: es la certeza de la superioridad del modelo americano;
  • Una visión global: es un imperialismo mundial, porque las potencias europeas tienen visiones en términos de bloque, mientras que los Estados Unidos pensarán en un mundo a escala global.
Le président Wilson demandant au Congrès de déclarer la guerre à l'Allemagne, le 2 avril 1917.

El imperialismo moral y el ascenso de Estados Unidos a la escena internacional es inseparable del ascenso de Wilson al poder y, a través de él, de la figura presidencial del sistema político estadounidense. La perspectiva transnacional es muy importante porque muestra cómo los aspectos externos interactúan con los internos. El Senado y el Congreso en general están siempre en una línea menos expansionista que el Presidente. Los períodos de expansión a menudo corresponden a las declaraciones de la oficina presidencial. Hay una conexión importante entre la apariencia interior y exterior. La presidencia de Wilson es una bisagra importante en este proceso.

En las relaciones internacionales, Wilson se limitaba a menudo a la Primera Guerra Mundial y a los Catorce Puntos. Concretamente, el imperialismo moral cristaliza en este momento porque existe la Primera Guerra Mundial, pero también toda una serie de revoluciones en Rusia, China y México. Estas revoluciones se llevan a cabo en forma de desafío a la democracia europea. El imperialismo moral Wilsoniano es una respuesta a estas revoluciones con la promoción de la democracia estadounidense en todo el mundo. En el imperialismo moral, existe la idea de una respuesta a estas diferentes revoluciones. Los Catorce Puntos de Wilson es ante todo una respuesta a las diferentes revoluciones, pero sobre todo una respuesta a las convicciones íntimas de Lenin.

Wilson es un personaje complejo porque existe la paradoja de un personaje que es el canto de la democracia teorizando a la democracia como una solución global para conducir las relaciones internacionales a una nueva era, especialmente con el derecho internacional, pero no duda en usar la fuerza en América Latina cuando cree que es necesario en el momento mismo en que teoriza la Sociedad de Naciones. La presidencia de Wilson es un momento absolutamente importante en la cristalización del imperialismo "al estilo estadounidense", que es un imperialismo de libertad, un imperialismo no territorial, un imperialismo moral.

América Latina: Laboratorio de Diplomacia Wilsoniana[edit | edit source]

Es la idea de ver a Wilson desde una perspectiva global. Antes de ver a Wilson en Europa, tenemos que verlo en América Latina. El laboratorio de la política exterior de Wilson es América Latina. La idea de que la democracia debe imponerse por sí sola sin intervención militar se cuestiona de hecho. Es una tesis imposible entre la idea de que los países son democráticos y que el orden debe prevalecer en el interior. Tenemos que "enseñar a los sudamericanos cómo elegir buenos líderes", Wilson no dudará en intervenir:

Carte-amerique-centrale-1024x769.png
  • Nicaragua, 1912 - 1925,1926 - 1934
  • México, 1914
  • Haití, 1915 - 1934
  • República Dominicana, 1916-1925
  • Cuba, 1917
  • Panamá, 1918

Vemos cómo en toda esta parte de América Latina, la política Wilsoniana manejará tanto la retórica de la democratización como la intervención militar con el pretexto. Wilson se sitúa en este punto de vista en la continuidad del corolario Roosevelt. Desde el punto de vista de las concepciones de la política exterior, los demócratas eran muy aislacionistas y Wilson es el primer presidente demócrata en afirmar puntos de vista expansionistas en la línea de los presidentes estadounidenses y en particular Theodore Roosevelt. América Latina es el laboratorio de la diplomacia Wilsoniana.

La Primera Guerra Mundial y la Globalización del Proyecto Wilsonian[edit | edit source]

La Primera Guerra Mundial fue un momento importante para la globalización del proyecto Wilsoniano. Hasta 1917, la política de Wilson se limitaba al continente americano, pero la Primera Guerra Mundial vio a Estados Unidos entrar en el escenario mundial. Inicialmente, Estados Unidos era neutral, pero después de un cambio de opinión, se involucró en el conflicto de 1917-1918 que llevó a los catorce puntos.

Los Catorce Puntos son la respuesta a la Revolución Rusa que denuncia el imperialismo de las potencias europeas. A través de estos catorce puntos, Wilson afirma el papel de Estados Unidos en la arena internacional. El discurso de los Catorce Puntos se pronunció el 8 de enero de 1918, fecha aniversario del primer discurso de George Washington a la nación estadounidense, que fue el precursor del discurso del Estado de la Unión, excepto que estaba destinado al Congreso. Es un símbolo de la misión global de Estados Unidos. Es una afirmación del papel de Estados Unidos en las relaciones internacionales. Esto proporciona un nuevo marco para las relaciones internacionales con el establecimiento del derecho internacional como marco normal. A través de la idea de una respuesta a la Revolución Rusa, surge una oposición entre un modelo estadounidense y un modelo soviético.

Wilson sugiere a través de los catorce puntos:

  • Fin de la diplomacia secreta: voluntad de poner fin a la diplomacia secreta que se considera entre los responsables de la declaración de la Primera Guerra Mundial;
  • El día de la conquista y ampliación ha pasado ": Wilson promueve la paz sin anexión territorial;

derecho de los pueblos al autogobierno: para aquellos que son capaces de autogobierno;

  • Desarme global;
  • creación de la Sociedad de Naciones.

Podemos ver claramente cómo, por un lado, estaba la vieja concepción w Wilsoniana y por otro lado, las concepciones leninistas que promueven dos sistemas políticos contradictorios, a saber, la extensión de los principios de la democracia estadounidense al mundo entero y la revolución proletaria mundial y la emancipación de los pueblos dominados.

En la conferencia de paz de 1919, Wilson impuso su agenda, pero no estaba familiarizado con la situación europea. Esta falta de conocimiento de la situación europea lo aísla. Desde este punto de vista, Wilson no impondrá sus soluciones, sino que lo que le interesa es la imagen global de una sociedad que opera sobre los principios del derecho con la Sociedad de Naciones. Se negará a discutir los detalles de las situaciones y aceptará la creación del sistema de mandatos.

El período de entreguerras: ¿el fin del mesianismo democrático?[edit | edit source]

Entre las dos guerras mundiales, el mesianismo democrático fue revisado a la baja. En primer lugar, porque el Tratado de Versalles, que debía firmar el triunfo del derecho de los pueblos a la libre determinación, no es así. La aceptación del sistema de mandatos es percibida como un revés para Wilson por los países colonizados. Por eso parte de los movimientos independentistas se dirigirán hacia el lado soviético, que le afirma inequívocamente el derecho de los pueblos a la autodeterminación, mientras que Wilson se ve constreñido por su compañerismo con las potencias europeas. A los ojos de los partidos independentistas, la URSS se está volviendo más creíble que el modelo estadounidense.

La decepción de la recesión americana se confirmó en los años treinta, cuando la situación política empeoró en Europa. Estados Unidos entró en un sistema político aislacionista entre 1935 y 1939 con las tres leyes de neutralidad que desvincularon a Estados Unidos de los asuntos europeos. La primera ley de neutralidad fue la Ley de Neutralidad en 1935, cuando Italia invadió Libia, luego fue renovada en 1936 con la Guerra Española, en 1937 se aprobó la Ley de Efectivo y Carga, que obligó a los Estados Unidos a no vender armas a un país devastado por la guerra a menos que pagara en efectivo y viniera a recogerlas.

El retiro del mesianismo democrático es un retiro relativo. Durante el período de entreguerras fue un retiro completo. Sin embargo, el wilsonismo sobrevivió entre los actores no gubernamentales y, en particular, en el marco de fundaciones privadas como la Liga de Naciones fundada en 1922, fundaciones filantrópicas como las fundaciones Rockefeller y Carnegie, o a través de sindicatos como AFL-CIO y Samuel Gompers en la OIT.

La Segunda Guerra Mundial[edit | edit source]

La Segunda Guerra Mundial fue un punto de inflexión importante en el mundo y la historia estadounidense, ya que la Segunda Guerra Mundial continuó el proceso de participación de Estados Unidos en los asuntos internacionales que había comenzado durante la Primera Guerra Mundial, que se puso en espera en el período de entreguerras. A partir de la Segunda Guerra Mundial podemos hablar del compromiso irreversible de los Estados Unidos con los asuntos internacionales.

Hay una paradoja en el corazón de la política estadounidense que afirma los principios democráticos universales con la idea de aplicar al mundo entero lo que ha sucedido a la nación americana, por otra parte, la tentación de una política de poder basada en estos principios. Existe un equilibrio en la política estadounidense entre la afirmación de estos principios y prácticas. Lo importante es considerar que no hay uno u otro, sino ambos al mismo tiempo.

Veremos la cuestión de difundir el modelo estadounidense con la importancia de la construcción de la democracia en la política exterior estadounidense. Es una política con resultados extremadamente desiguales.

Entrar en la guerra[edit | edit source]

Mientras los Estados Unidos se involucran en la guerra, recuperamos un cierto número de temas. La entrada de los Estados Unidos en la guerra no es un fenómeno automático en la medida en que es objeto de discusiones y negociaciones dentro de la maquinaria del Estado y la maquinaria administrativa estadounidenses y, en particular, entre el Presidente y su administración, y más precisamente entre el Presidente y el Departamento de Guerra. En tiempos de crisis, el presidente es a menudo más intervencionista que su administración y, además, los períodos de crisis son tiempos en que el poder presidencial se impone sobre el Congreso. El estallido de la Segunda Guerra Mundial no escapó a la regla, hubo un conflicto entre Roosevelt y su administración, que se convirtió en la ventaja de Roosevelt. Estados Unidos va a entrar en guerra después de un proceso bastante largo.

A partir de 1937, hubo una serie de factores que llevaron a la opinión pública estadounidense, a la clase política estadounidense y al Presidente a dar un giro gradual y a estar a favor de la intervención junto con las potencias europeas. El año 1937 fue el año en que estalló la Segunda Guerra Mundial tras la invasión japonesa de China, que fue la afirmación de las claras ambiciones japonesas.

Hitler et ses officiers, avec la Tour Eiffel en arrière-plan.

1938 es importante porque en Europa hay persecuciones antisemitas, especialmente en Alemania son actos de violencia sin precedentes con la Noche de Cristal en particular. La inmigración judía se volvió importante, trayendo a la atención de la opinión pública estadounidense la realidad del régimen nazi. En septiembre de 1939 estalló la guerra con la invasión de Polonia.

Como en 1914, en 1939, surge la pregunta de si los Estados Unidos deberían permanecer neutrales. Esto da a Roosevelt y a su Senado un gran debate. Se trata de saber si los Estados Unidos deben o no declararse a favor de las democracias europeas. Hay un tiempo entero cuando estamos esperando. Lo que realmente lanzará la máquina del compromiso americano es la invasión de Francia y la caída de Francia.

La caída de Francia en mayo de 1940 es simbólicamente importante, porque es una de las naciones que ganó la Primera Guerra Mundial, supuestamente el primer año del mundo. Este es un verdadero trauma para los franceses, pero también para Roosevelt, ya que la opinión estadounidense y Roosevelt, entre otros, entienden que Francia ya no es una gran potencia. Esto desempeñará un papel importante en la voluntad de Roosevelt de comprometerse con las democracias contra el nazismo.

A partir de 1940, se creó una máquina aunque la declaración de guerra no figurara en el orden del día. Hay un proceso de preparación en particular con la organización del servicio militar obligatorio en septiembre de 1940. Sobre todo, la Ley de Préstamos y Préstamos de 1941, que es una ley que revoca la Ley de Efectivo y Carga de 1937, es una ley que permite a Estados Unidos vender o prestar cualquier posible equipo que las democracias puedan necesitar. Esto es particularmente cierto en Gran Bretaña en marzo de 1941, ya que es prácticamente el único país fuera de la dominación nazi de Europa. Es una forma de contribuir al esfuerzo bélico europeo sin ir a la guerra.

La entrada en la guerra es progresiva, no tiene nada mecánico y se produce a través de una serie de gradaciones desde finales de los años treinta hasta 1941.

Las Cuatro Libertades[edit | edit source]

El contexto intelectual y la justificación de la entrada en guerra es importante en la medida en que Roosevelt comprometerá a los Estados Unidos en la guerra, lo hace en nombre de una serie de principios en particular la defensa de la democracia contra el totalitarismo que se convertirá en un hilo conductor de su discurso. Este discurso se pronunció ya en diciembre de 1940, cuando los Estados Unidos entraron gradualmente en la organización de una economía de guerra, aunque todavía no estaba allí. Esta es la primera vez que Roosevelt anuncia que Estados Unidos debe ser el "arsenal de las democracias", es decir, poner su aparato industrial al servicio de la lucha contra el nazismo, aunque no haya ido a la guerra. También es una forma de preparar a la opinión pública para lo que un día podría ser la entrada de Estados Unidos en la guerra.

El 6 de enero de 1941 es la fecha del discurso sobre el Estado de la Unión, que es un ejercicio de balance para saber dónde se encuentra la Unión a principios de cada año. Sin embargo, el 6 de enero de 1941, Roosevelt no sólo pronunció un discurso desde el punto de vista interno de la Unión, sino que también pronunció un discurso sobre las cuatro libertades que afectaban al mundo entero, la lucha contra el nazismo. Este discurso sobre el estado de la Unión es también un discurso sobre el estado del mundo. En el proyecto estadounidense, la línea divisoria entre lo que está ocurriendo dentro de los Estados Unidos y lo que está ocurriendo fuera de los Estados Unidos es extremadamente borrosa en la idea de que el mundo es una extensión de los Estados Unidos.

El discurso proclama las famosas cuatro libertades que son cuatro libertades necesarias para conocer las libertades de expresión y la libertad de religión aplicadas al mundo entero, pero que resultan de la constitución estadounidense y permiten vislumbrar la dimensión potencialmente internacionalizable de la síntesis política estadounidense. Finalmente, la libertad de vivir libre de la necesidad no contenida en la Constitución de Estados Unidos, pero que es un logro del Nuevo Trato ya que la libertad de vivir libre de necesidad fue formalizada en la Ley de Seguridad Social de 1935, es decir, el nacimiento de un sistema de seguridad social que permite constituir una red contra los caprichos de la vida, la crisis y en particular la crisis económica. La cuarta libertad es la libertad de vivir libre del miedo con una profesión de fe política que es la de luchar contra el totalitarismo, es situar el cursor con una simple alternativa entre democracia y totalitarismo.

A través del discurso de las Cuatro Libertades, hay un proyecto global que se afirma aunque Estados Unidos no ha ido a la guerra. Este proyecto fue elaborado en agosto de 1941 con la Carta Atlántica, que retoma el discurso de las Cuatro Libertades y sitúa la lucha contra el nazismo y, por tanto, la construcción o reconstrucción de la democracia en el centro de las prioridades internacionales de los Estados Unidos. Podemos ver cómo la Carta Atlántica es sólo una reanudación o extensión del proyecto Wilsoniano y en particular como se expresa en los Catorce Puntos de 1918. Hay una continuidad entre Wilson y Roosevelt. También está la afirmación del principio anticolonialista que es consustancial a la política exterior norteamericana y se convierte en central para un proyecto que tiene vocación internacional con la idea de convertirlo en un principio estructurador de lo que será la futura organización del mundo cuando acabe la guerra. En la Carta Atlántica se afirma que los futuros pilares de las Naciones Unidas, que son en gran medida estadounidenses de origen, serán los pilares de las Naciones Unidas, a saber, la paz mundial, la democracia en todas partes, la economía de mercado vinculada a la democracia y la cuestión de la seguridad social.

Compartir áreas de influencia[edit | edit source]

Al final de la guerra y en un momento en que la resolución del conflicto es inminente, el punto esencial es el reparto de las zonas de influencia entre los que se han convertido en los dos grandes actores y potencias del conflicto, a saber, los Estados Unidos y la URSS con toda una serie de conferencias, en particular en Teherán entre noviembre y diciembre de 1943, en Moscú en octubre de 1944, en Yalta en febrero de 1945, en San Francisco de mayo a junio de 1945, y en la Unión Soviética. Las cuestiones de la posguerra se resuelven en varios años con una serie de grandes conferencias cumbre que abordan dos tipos principales de cuestiones: militares y políticas. Las cuestiones militares son una cuestión de estrategias a implementar siendo problemas inmediatos desde el punto de vista militar, problemas políticos sobre lo que ocurrirá después de la guerra. En 1944, la cuestión no es si se ganará la guerra, sino cuándo. Ya se está implementando una lógica de sistema a sistema y diseño a diseño. Se trata de dos ideas muy diferentes del orden geopolítico posterior a 1945.

Les dirigeants alliés à la conférence. De gauche à droite : Winston Churchill, Franklin D. Roosevelt et Joseph Staline.

Es en Yalta donde se discute con más detalle, los principios fundamentales son:

  • La destrucción final del nazismo, es decir, la rendición incondicional;
  • Afirmación de que todos los pueblos liberados deben poder elegir el régimen político que desean para dotarse de la idea de que se celebren elecciones libres en todas partes;
  • El hecho de que Stalin entre en la guerra contra Japón una vez que Alemania sea derrotada para retomar Japón;
  • la reconstrucción y sustitución de Polonia al oeste;
  • Ampliación del Gobierno provisional polaco para que el gobierno polaco esté abierto a los no comunistas. Polonia es un elemento central de la geopolítica de Europa del Este, como lo fue al final de la Primera Guerra Mundial.

Yalta fue objeto de una gran negociación. Roosevelt y Churchill están dispuestos a hacer concesiones importantes, en particular para asegurar el compromiso militar de Stalin contra Japón. En Yalta, el que se sale con la suya es Stalin, que recibe muchas cosas de Churchill y Roosevelt haciendo promesas extremadamente vagas sobre las elecciones en Europa del Este y Polonia en particular.

Durante el período 1944-1945 hubo una división de zonas de influencia donde los respectivos proyectos políticos finalmente comenzaron a enfrentarse a toda una serie de ambigüedades no formalizadas, pero que se hicieron más claras en las semanas y meses siguientes.

Entrar en la Guerra Fría: Europa[edit | edit source]

Denazificación y reconstrucción democrática[edit | edit source]

El reto es la desnazificación en Alemania y Austria. En Alemania se está llevando a cabo la reconstrucción de la sociedad y la política alemanas. Uno de los objetivos más importantes de Estados Unidos es reconstruir la sociedad alemana sobre una base democrática. Veremos el desarrollo del proyecto de construcción de la nación estadounidense, siendo Alemania uno de los sitios experimentales. En última instancia, la idea es erradicar los gérmenes del totalitarismo de la sociedad alemana y construir una sociedad sobre nuevos cimientos, especialmente sobre una base democrática, de ahí el Tribunal de Nuremberg. La desnazificación implica juzgar a los culpables de crímenes de guerra. La noción de crímenes de guerra se construyó con ocasión del Tribunal de Nuremberg, durante el cual se juzgó a los dignatarios nazis.

Robert Jackson s'adressant à la cour.

La Corte de Nuremberg sólo se ocupa de las personalidades más grandes, pero el objetivo americano es desnazificar la sociedad alemana en profundidad. Se somete un proceso de cuestionario extremadamente detallado a aquellos que han tenido responsabilidades administrativas en cualquier nivel del estado nazi. Finalmente, pronto resulta que es difícil llevar a cabo el proceso de desnazificación porque, en mayor o menor medida, sectores enteros de la sociedad alemana han participado más o menos voluntaria o forzosamente en la empresa totalitaria. La ambición estadounidense de realizar una encuesta a la escala de la sociedad alemana se queda corta rápidamente porque es difícil de llevar a la práctica, es difícil conocer el grado de responsabilidad de cada uno, saber si era voluntario o no. Además, la empresa se enfrenta a una realidad concreta de que para volver a poner en marcha la maquinaria política, económica y social alemana, es necesario contar con gestores capaces de dirigir la administración estatal, local y nacional, empresas, etc., capaces de dirigir la empresa. Por un lado, los resultados son bastante desiguales, y después de algunas pruebas, a partir de 1948 y 1949, la empresa de desnazificación fue más o menos abandonada. El proyecto es mucho menos ambicioso de lo esperado.

Junto con el proceso en profundidad, hay una reestructuración importante y real de las instituciones políticas, ya que es todo el funcionamiento político y administrativo de Alemania lo que se ha fusionado con la derogación completa de todas las leyes nazis desde 1945 y la ley fundamental del 8 de mayo de 1949, que es la constitución de lo que se convertirá en la República Federal de Alemania. Cuando miramos la ley fundamental y la constitución estadounidense, hay mucha similitud y, de hecho, el sistema político alemán se basa en el modelo del sistema político estadounidense con, en particular, un Estado federal, un sistema bilateral. El modelo norteamericano es bastante claro: hay una manifestación concreta de una estrategia para reconstruir un régimen político ex nihilo, ya que hay una total derogación de las leyes nazis y la construcción de una constitución democrática en un país que no tiene tradición democrática.

En Austria, el proceso es más o menos el mismo con el mismo proyecto y los mismos problemas. Sin embargo, Austria es la estaca de un objeto geopolítico, lo que significa que no estará anclado en el oeste, el tratado estatal austriaco ratifica la neutralización de Austria en 1955. En cierto modo, el esfuerzo político de reconstrucción en Austria ha sido mucho menor que en Alemania.

La desnazificación y la reconstrucción democrática son dos cosas que van de la mano y que, a pesar de las grandes ambiciones iniciales, se van abandonando poco a poco.


La URSS: la estrategia del glacis[edit | edit source]

Por un lado, Estados Unidos está poniendo en marcha una estrategia global, por otro lado, la URSS se encuentra en una posición defensiva estableciendo una estrategia continental de glacis a escala más que global. Es una superpotencia como los Estados Unidos, pero en una posición débil y económicamente menos desarrollada que los Estados Unidos.

La URSS pagó el precio más alto con 20 millones de muertos, casi la mitad del número total de víctimas de la Segunda Guerra Mundial, el país está completamente traumatizado por las dos invasiones sucesivas de 1914 y 1941, cuyo objetivo obsesivo es garantizar la seguridad contra una posible invasión en un futuro próximo, de ahí la estrategia del glacis para crear un cierto número de estados tapón entre las potencias occidentales y la Unión Soviética. Todos los regímenes comunistas establecidos en 1945 - 1946 y confirmados en 1947 - 1948 son regímenes destinados a garantizar la seguridad de la URSS. La cuestión en este proceso es si esta estrategia es una amenaza para Europa Occidental y cuáles son las intenciones de Stalin.

En la visión norteamericana, existe la idea de que el comunismo puede extenderse en Europa y que los glaciares pueden ir más allá y más al oeste. Esto puede explicar la afirmación de la política de la Guerra Fría en Europa desde 1946-1947.

La respuesta estadounidense: Contención[edit | edit source]

Esto es para responder a la amenaza potencial que la política de la Guerra Fría americana conocida como contención en forma. Al principio hay una actitud pasiva de Roosevelt que está al final de su mandato y al final de su vida. Estaba dispuesto a hacer muchas concesiones para obtener de Stalin toda una serie de cosas y, en particular, el compromiso de Stalin contra Japón. A partir de 1946, el nuevo Presidente Truman reaccionó gradualmente con la aplicación de una estrategia, en particular con el telegrama Kennan, en febrero de 1946, que describía la estrategia soviética y abogaba por la contención.

Entre principios de 1946 y principios de 1947 se puso en marcha la estrategia de contención, cuya primera manifestación concreta fue en marzo de 1947 con la ayuda de los gobiernos griego y turco, que fue una primera liberación de fondos para corregir la situación, en particular de Grecia, que los Estados Unidos consideraban potencialmente ganable por la URSS. Finalmente, marzo de 1947 fue el comienzo del Plan Marshall incluso antes de que comenzara el Plan Marshall.

Lo interesante es ver cómo se implementa la estrategia de contención. Hay principios globalistas y al mismo tiempo la entrada en la Guerra Fría tampoco es mecánica. Entre 1945 y 1947 se estableció la lógica de la Guerra Fría y la doctrina americana de contención se hizo evidente, aplicándose a Europa y convirtiéndose rápidamente en una doctrina global a escala mundial.

La estrategia es global porque abarca todos los ámbitos de actividad; es militar en primer lugar, refiriéndose en particular a la Ley de Seguridad Nacional; es una estrategia económica que desemboca en la aplicación del Plan Marshall; es también una estrategia política con la idea de construir la nación para ayudar financiera y militarmente a un cierto número de países y para apoyar a un cierto número de organizaciones que los Estados Unidos creen que son capaces de apoyar.

Confrontación sobre el terreno[edit | edit source]

A 1962 nuclear explosion as seen through the periscope of a U.S. Navy submarine. The goal was to contain Communist expansion without a nuclear war.

On el terreno estamos en una lógica de confrontación muy concreta entre los dos. Entre 1947 y 1949, hubo una serie de acontecimientos muy importantes como el episodio del Airlift de Berlín tras el bloqueo soviético del área aliada de Berlín.

Con la creación del Pacto Atlántico en abril de 1949, se creó una alianza militar entre los distintos países europeos y los Estados Unidos. El significado del Pacto Atlántico es el paraguas militar americano de toda Europa Occidental. Es una lógica de confrontación con la creación del Pacto de Varsovia que responderá al Pacto Atlántico.

La crisis griega de 1949 es importante desde el punto de vista de la estrategia estadounidense, ya que por un lado está Estados Unidos, que proclama el principio de la difusión universal de la democracia, considerando a Grecia como un país absolutamente fundamental y clave, dispuesto a caer en el lado comunista. En la crisis griega, Estados Unidos llegará a apoyar un régimen dictatorial impuesto a finales de la década de 1940 para impedir que el país caiga bajo dominación comunista. Vemos la contradicción o paradoja de los principios y la estrategia y acción globales sobre el terreno, donde la realpolitik prevalece sobre la aplicación de los principios fundamentales.

Finalmente, en la década de 1950, la estrategia estadounidense no siguió una pauta muy clara; fue una estrategia evolutiva y vacilante entre una actitud firme hacia la Unión Soviética o una actitud mucho más flexible dirigida a proteger al adversario.

La globalización del modelo americano?[edit | edit source]

Japón[edit | edit source]

Japón es un lugar clave ya que fue ocupado por los americanos entre 1945 y 1952, administrado por el general Mac Arthur. Uno de los objetivos de la ocupación militar estadounidense es también reconstruir la sociedad japonesa sobre una base democrática para eliminar las bases del militarismo japonés. Al igual que Alemania, el objetivo norteamericano es reconstruir una sociedad sobre bases democráticas sobre la base del modelo norteamericano. Los americanos actúan solos mientras que en Alemania la ocupación americana es con los ingleses y franceses. El proceso de construcción de la nación se establece siguiendo el mismo modelo que en Alemania, con la abolición de las leyes aprobadas bajo el régimen militar, el establecimiento de la libertad religiosa y la libertad de expresión, pero también el establecimiento de un sistema político similar al de los Estados Unidos con pluralismo político, un sistema de dos cámaras, la constitución de órganos intermediarios y, en particular, de sindicatos. Es un régimen político democrático, aunque estrictamente desde el punto de vista jurídico, Japón es una monarquía constitucional, pero funciona como democracia.

La constitución japonesa de 1947 es una especie de "copia y pegado" de la constitución americana, hay una influencia importante del sistema político estadounidense en la reconstrucción del sistema político japonés. También hay una serie de juicios de criminales japoneses. También implementó una reforma agraria para desconcentrar la propiedad de la tierra y un proceso de descartelización, ya que la economía japonesa se concentró en unos pocos grupos.

Hay una serie de procesos bastante similares a nivel mundial. Hay el mismo proceso que en Alemania, y al igual que en Alemania, el proceso se enfrenta a los mismos problemas. El proceso de desmilitarización y "destotalitarización" de la sociedad japonesa se enfrenta a los mismos problemas que en Alemania, es decir, si se juzga a todos, no queda nadie para reconstruir el país. En algún momento se detiene el proceso y, sobre todo en el ámbito económico, la decartelización se detiene con bastante rapidez, ya que sólo los grandes grupos industriales son capaces de dar un giro rápido a la economía.

Desde el momento en que se anuncia y se afirma la lógica de la Guerra Fría, la desnazificación en Alemania y la desmilitarización en Japón son secundarias a la lucha contra el comunismo. El proyecto político de democratización pasa a ser secundario tras la realpolitik de las relaciones de poder con la URSS. Pronto hay un retorno de las elites tradicionales, incluyendo a aquellos que estuvieron muy involucrados en la empresa expansionista de Japón, que apenas están preocupados. El propio emperador está completamente fuera de discusión y no juzgado, porque Estados Unidos necesita un símbolo que encarne la unidad de Japón. Cualquier discusión sobre el papel del Emperador en la declaración de guerra japonesa es ignorada.

Hay un importante proceso de construcción de la nación con una innegable remodelación de las instituciones japonesas, pero es un proceso que sigue en gran medida inacabado por razones internas y externas que están ligadas a la lógica de la Guerra Fría.

China[edit | edit source]

China es un país extremadamente importante en la estrategia de Roosevelt. Si Roosevelt quería implicar a China en el Consejo de Seguridad a finales de la década de 1930, era porque el Partido Comunista estaba casi listo para tomar el poder. El objetivo principal de Roosevelt es evitar que China caiga en el escarcelle comunista y admitirlo en el club de las grandes potencias en 1945. La idea es intentar anclarlo lo más al oeste posible y darle la oportunidad de hacer una reconstrucción democrática.

Es una estrategia que va a fracasar paulatinamente debido a una oposición extremadamente fuerte entre los nacionalistas y los comunistas que, después de haber establecido un modus vivendi durante la Segunda Guerra Mundial, se enfrentan de nuevo entre ellos, conduciendo la instalación de Mao en 1949 al poder. Vemos los límites de la influencia estadounidense en el mundo. La toma del poder por parte de los comunistas en 1949 es una de las señales innegables de que el proyecto político estadounidense se enfrenta a una serie de resistencias. El proyecto perseguido era idéntico, pero fue detenido por la oración del poder comunista.

Corea[edit | edit source]

En Corea, encontramos el mismo tipo de situación desde que los Estados Unidos ocuparon el sur de Corea en 1945. En Yalta, Stalin, Roosevelt e Churchill compartieron áreas de influencia en Europa y Asia. Se preveía que Corea del Norte estaría bajo la influencia soviética y Corea del Sur bajo la influencia estadounidense.

Syngman Rhee, in May 1951.

Corea está ocupada y la ocupación del país está mal preparada. Los Estados Unidos no estaban familiarizados con la región, y hay muy pocos intérpretes que hablen coreano que no faciliten la comunicación con la población. Por último, los Estados Unidos no saben qué hacer en Corea en comparación con Alemania y Japón. Se intenta reconstruir el modelo americano sin haber preparado bien las cosas. Estados Unidos intentará fomentar el desarrollo de una clase política moderada que comparta los mismos objetivos pero que no tenga éxito. Los líderes que encontrarán son mucho más conservadores, especialmente con Syngman Rhee en el poder después de las elecciones de 1948, que resultaron ser mucho menos democráticos de lo que los estadounidenses habían imaginado. Los Estados Unidos tendrán que vivir con ello porque de 1947 a 1948 en adelante estamos en la lógica de la Guerra Fría, y la estabilidad es mucho más importante que la democracia.

Mientras este régimen se estaba estableciendo en Corea del Sur, el régimen comunista también se estaba estableciendo en Corea del Norte, desencadenando una ofensiva en Corea del Sur en junio de 1950. A esto le siguió un contraataque estadounidense, que fue seguido por la entrada de China en la Guerra de Corea por soldados enviados extraoficialmente. Muy rápidamente, llegamos a un statu quo entre las dos Coreas, confirmado por el armisticio de 1953, que cortó a Corea en dos y hasta el día de hoy. El armisticio consagra una división política que fue más bien una división de zonas de influencia en 1945-1946 convirtiéndose en una clara división.

Después del armisticio, Estados Unidos seguirá apoyando la rebelión de Syngman Rhee, que no es un régimen muy democrático y será derrocado en 1961 por un golpe de Estado militar que mantendrá una dictadura bastante feroz hasta principios de los años ochenta, también apoyado por Estados Unidos. Observamos el mismo tipo de configuración entre el objetivo de democratización y luego la realpolitik y la adaptación al contexto de la Guerra Fría con la idea de estabilidad, que es más importante que el establecimiento de una democratización de la sociedad local.

Vietnam: entre la construcción de la nación y la guerra excesiva[edit | edit source]

En Vietnam, al igual que en otros países y otros teatros de la Guerra Fría, Estados Unidos ha intentado implementar una política de construcción nacional sobre jefes democráticos para anclar a Vietnam en el oeste. Hay competencia entre dos regímenes políticos. Este proceso de construcción de la nación irá de la mano con un proceso de guerra excesiva, violentamente contradictorio, puesto en marcha por los Estados Unidos a partir de la década de 1960. Inicialmente, al final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos estaba a favor de la independencia de Vietnam bajo su postura anticolonialista, excepto que pronto se reduciría a medio mástil por el estallido de la Guerra Fría en 1947.

Cuando los franceses regresaron a Indochina en 1945-1946, después de haber sido expulsados por los japoneses, no fueron bienvenidos, pero los Estados Unidos lo dejaron ir ya que los franceses manejaban la retórica de la contención. Después del final de la guerra de Indochina, perdida por los franceses en 1954, Estados Unidos tomó el relevo de los franceses y se instaló en Vietnam con un programa intervencionista que alcanzó un grado muy significativo en los años sesenta.

La crisis del modelo[edit | edit source]

A finales de la década de 1940, a lo largo de toda la década de 1950 y principios de la de 1960, fue una situación de oposición frontal entre los Estados Unidos y la URSS con un modelo estadounidense que tenía un prestigio importante y una imagen bastante positiva en gran parte del mundo. Para parte del mundo, Estados Unidos es a menudo un modelo más atractivo que la URSS.

Este modelo entrará en crisis a partir de los años sesenta, sobre todo por razones internas y externas.

Los defectos del modelo propuesto al mundo[edit | edit source]

Las razones internas son ante todo las fallas de este modelo propuesto al mundo. Por un lado, una superpotencia que propone la exportación de la democracia, la liberalización del mercado, que denazifica; dentro de los Estados Unidos, la sociedad no es tan democrática como quisiera ser. En particular, existe el tema de "democracia imperfecta" o "democracia incompleta", ya que Estados Unidos promueve la democracia en el mundo:

  • La segregación racial: es una sociedad basada en la separación estricta de negros y blancos hasta 1954 con el juicio de Plessy v. Ferguson. Este es un elemento constante en el debate sobre el papel relativo de los Estados Unidos en el mundo;
  • los excluidos de la sociedad de consumo: uno de los elementos importantes del proyecto de democracia estadounidense es vincular la democracia y la economía de mercado. Uno se convierte en ciudadano a través del acceso a la economía de mercado y al consumismo. Sin embargo, la sociedad de consumo, aunque es más amplia que en los países europeos al mismo tiempo, tiene muchas exclusiones.

A lo largo de los años cuarenta, cincuenta y sesenta, no sólo en países opuestos a los Estados Unidos, sino también en países que están en órbita estadounidense, los Estados Unidos son extremadamente críticos con estos dos puntos. Las fallas de este modelo fueron aún más pronunciadas en la década de 1960 con el movimiento de los Derechos Civiles, que condujo a intensos disturbios en los Estados Unidos, incluso con luchas extremadamente violentas.

La cuestión del discurso, por una parte, y la cuestión de la acción sobre el terreno, por otra, se refieren a la cuestión del fin y de los medios. Por un lado, hay una política global de la que la democracia es uno de los pilares y, al mismo tiempo, Estados Unidos está implementando la Ley de Seguridad Nacional de 1947, la CIA, que es una especie de electrón libre en el laberinto administrativo estadounidense involucrado en una serie de golpes de Estado con la idea de democratizar por la fuerza o establecer regímenes más anticomunistas. El papel de la CIA es ampliamente debatido en toda Europa, y éste es uno de los elementos en los que se discute el modelo norteamericano sobre un tema que no puede democratizarse por la fuerza.

Este debate ha ido creciendo desde finales de los años cincuenta, cuando podemos hacer balance de cómo ha sido la política estadounidense de democratización desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Hay un historial extremadamente variado porque, por una parte, hay dos países en los que se ha llevado a cabo una reestructuración relativamente exitosa de los regímenes políticos con Alemania y Japón a pesar de algunas advertencias, pero también hay toda una serie de fracasos, en particular Corea y Vietnam, que estallaron a mediados de la década de 1960.

A mediados de la década de 1960 fue el momento en que ambos movimientos de derechos civiles dentro de los Estados Unidos comenzaron a volverse extremadamente violentos y fuera de ellos fue el momento en que los Estados Unidos se volvieron muy activos en Vietnam. Específicamente, en Vietnam, la política de construcción nacional choca con una guerra excesiva. El principal fracaso de los Estados Unidos en Vietnam es haber puesto en marcha ambos al mismo tiempo: haber puesto en marcha una política de construcción nacional con la financiación de organizaciones, infraestructura y el intento de establecer marcos de la sociedad civil en paralelo con una lógica de excesivo compromiso bélico y el apoyo del régimen de Vietnam del Sur, que es un régimen dictatorial que hace que su política sea ilegible para las poblaciones locales, lo que les hace odiar aún más. La guerra de Vietnam es la implementación de la estrategia de construcción nacional y guerra excesiva.

A partir de los años sesenta, toda una serie de otros países más o menos no alineados subrayarán el hecho de que los Estados Unidos no han logrado reunirlos. A partir de mediados de los años sesenta entramos gradualmente en un período de crisis del modelo americano, que se prolongaría hasta principios de los setenta.

Desafío nacional[edit | edit source]

La protesta contra la guerra de Vietnam comenzó dentro de la sociedad estadounidense con debates extremadamente fuertes. La protesta contra la guerra de Vietnam comenzó en los campus estadounidenses a principios y mediados de la década de 1960 porque los estudiantes estadounidenses no querían luchar en Vietnam. Uno no debería pensar que la oposición a la guerra de Vietnam es sólo externa, siendo debatida dentro de la sociedad estadounidense.

También es importante tener en cuenta la evolución de la izquierda estadounidense y parte de la clase política en relación con el proyecto estadounidense. Si miramos al largo plazo, está la implementación del mesianismo democrático norteamericano, que inicialmente es manipulado por los republicanos con Theodore Roosevelt, y luego se convierte en un consenso dentro de la clase política, ya que los demócratas se apropiarán de este término especialmente con Wilson. Hasta finales de la década de 1950, el mesianismo democrático era un consenso dentro de los partidos Republicano y Demócrata. El mesianismo democrático dejará de ser un consenso, particularmente en el Partido Demócrata, donde el desafío a la política estadounidense y el compromiso estadounidense con Vietnam está comenzando a desarrollarse. Johnson que suceda a Kennedy es un presidente demócrata, pero tendrá que lidiar con la creciente oposición dentro de sus propias filas contra su compromiso en Vietnam. Una sección entera del Partido Demócrata y el partido de izquierda de obediencia demócrata criticará, a partir de finales de la década de 1960, el mesianismo estadounidense. Hay una ruptura del consenso político y vemos cómo un cierto número de miembros del Partido Demócrata rompe con esta idea, que ya no es necesariamente un consenso en la política estadounidense. La crisis de este modelo tiene aspectos externos, pero también internos. El consenso se rompió en los años sesenta.

Desafío externo: Antiamericanismo[edit | edit source]

Cada vez hay más críticas al modelo político estadounidense, incluso en los países aliados. A partir de la década de 1960, el antiamericanismo, incluso en Europa occidental, se hizo extremadamente fuerte en acontecimientos como la crucial guerra de Vietnam.

El declive de los años setenta[edit | edit source]

Los años setenta estuvieron marcados por una época en la que Estados Unidos degradó la misión de difusión universal de la democracia, en primer lugar porque el mesianismo global estaba un poco estancado, y en segundo lugar porque toda una serie de países del Tercer Mundo no se pusieron del lado del mundo occidental, marcando un fracaso por parte de Estados Unidos. Los años setenta fueron una época de reflexión en un momento en que el modelo soviético estaba cosechando varios éxitos:

  • 1970: Creación de la República Democrática del Sur de Yemen
  • 1974: golpe de Estado en Etiopía
  • 1975: MPLA toma el poder en Angola
  • 1975: Creación de la República Popular de Mozambique
  • 1975: Reunificación de Vietnam
  • 1975: Captura del poder de los jemeres rojos en Camboya
  • 1975: Creación de la República Democrática Popular Lao
  • 1978: Golpe de Estado comunista en Afganistán.

Estos son países donde los regímenes comunistas toman el poder como derrotas estratégicas para Estados Unidos. Desde el momento en que Estados Unidos se retiró, Vietnam del Norte tomó el relevo de Vietnam del Sur, lo que condujo a la reunificación de Vietnam en 1975. Existe la toma del poder por parte de los regímenes comunistas, que son puntos ganados por los soviéticos y puntos perdidos por Estados Unidos. Después de 1973, Estados Unidos perdió influencia en América Latina como resultado del golpe de Estado en Chile.

La década de los setenta estuvo marcada por una expansión del modelo soviético, que ya se encontraba en crisis desde un punto de vista interno, pero que, desde el exterior, resultaba sumamente atractivo cuando se miran los distintos países donde se instauraron estos regímenes.

El último símbolo de la reacción estadounidense es la revolución iraní de 1979 y la toma del poder por el ayatolá Jomeiny, que terminó con la crisis de los rehenes de la embajada estadounidense. Mirando hacia atrás en los años sesenta y setenta, hay un período después de un modelo estadounidense floreciente después de los primeros años de la Guerra Fría, una década bastante fuerte, cuando el mesianismo basado en la difusión global de una democracia al estilo estadounidense se paralizó en los años sesenta y setenta. A finales de los años setenta, llegamos al final de un tiempo marcado por la revolución iraní.

Las transformaciones del imperialismo moral[edit | edit source]

Hay una mutación tanto en los fundamentos ideológicos como en las formas de intervencionismo estadounidense en el exterior en la difusión de la democracia.

1980 a 2013 corresponde al final de la Guerra Fría, el proceso de salida de la Guerra Fría es relativamente largo. Varias cosas que están presentes en la década de los noventa ya se han puesto en marcha en la década de los ochenta y bajo la presidencia de Reagan. En este período, hay una dominación extremadamente fuerte de los Estados Unidos en la escena mundial. Desde la desintegración de la URSS, existe un desequilibrio extremadamente fuerte entre los Estados Unidos y las otras potencias. Este período desde finales de los años setenta hasta la actualidad y marcado por un retorno al unilateralismo norteamericano, aunque no sea válido para todo el período, sino sobre todo para la década de los noventa hasta la actualidad.

El Partido Demócrata y el declive del mesianismo democrático[edit | edit source]

El imperialismo moral no es sólo una especificidad estadounidense que comenzó a forjarse a principios del siglo XX con la presidencia de Wilson. El imperialismo moral siguió siendo un elemento de consenso en la clase política estadounidense hasta finales de los años sesenta, cuando el consenso se rompió. El imperialismo moral estadounidense sigue existiendo, pero hay varias transformaciones.

La transición del mesianismo moral es del Partido Demócrata al Partido Republicano, ya que hay un tiempo en que el mesianismo estadounidense, ampliamente formulado por los demócratas, se convierte en un discurso mucho más republicano con otras expectativas.

Portrait officiel de Jimmy Carter, en 1977.

La guerra de Vietnam es un momento absolutamente fundamental que es una grieta en el modelo, el momento en que el modelo norteamericano parece cada vez más dudoso en partes del mundo cada vez más importantes. Esto es válido en la clase política americana, en la opinión estadounidense y mundial. Hay un momento en que el consenso se rompe y podemos verlo claramente en las presidencias posteriores y en particular en la presidencia de Jimmy Carter, que es el primer presidente desde Wilson que es demócrata en bajar el tema de la difusión mundial de la democracia. Es una época en la que el modelo estadounidense está retrocediendo, hay toda una serie de éxitos del modelo soviético. Hay un revés en el modelo estadounidense, y durante la presidencia de Carter de 1976 a 1980 hubo medio mástil de este proceso a favor de un diálogo Norte-Sur. Por otra parte, hay una relajación de las relaciones y el diálogo con la URSS, en particular mediante acuerdos de desarme. Está claro que la presidencia de Carter marca un cambio en la posición de Estados Unidos desde un punto de vista mesiánico democrático.

Portrait officiel de Barack Obama, en 2012.

Las Presidencias Clinton y Obama han destacado una serie de elementos, incluido el abandono del mesianismo democrático por parte de los demócratas. El discurso es aparentemente muy Wilsoniano, pero al final, sobre el terreno, hay una política exterior bastante cautelosa que avanza con bastante rapidez hacia el unilateralismo. Cuando miramos los diversos marcos de intervención, particularmente después de la supresión de los disturbios de la Plaza de Tiananmen de 1989, casi no hay reacción excepto formal desde el punto de vista de la presidencia estadounidense. Cuando observamos la actitud hacia los disturbios políticos en Haití a principios de la década de 1990, mientras que Haití ha sido tradicionalmente un campo de intervención estadounidense desde principios del siglo XX, existe una política relativamente cautelosa. En Somalia, la intervención estadounidense está sufriendo algunos daños y Estados Unidos se retira rápidamente. El discurso sigue siendo el mismo, pero esto se caracterizará en particular por el hecho de que los ámbitos de intervención se reducen y, a partir de 1994, los Estados Unidos se retirarán de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Es un símbolo fuerte, sabiendo que los Estados Unidos participaron mucho en la creación de las Naciones Unidas. Después de los años noventa, se confirmó que la falta de compromiso fue la razón por la que Estados Unidos no intervino durante el genocidio ruandés de 1994, mientras que su intervención en la antigua Yugoslavia fue muy limitada. Bajo la presidencia de Clinton, la noción de mesianismo moral y democrático se manejó con extrema cautela. Esto es paradójico, ya que Estados Unidos tiene un bulevar por delante, ya que el modelo soviético se ha derrumbado, ofreciendo a Estados Unidos la oportunidad de encarnar el único modelo que se ofrece. Desde 2008, con la presidencia de Obama, esta precaución ha sido evidente, en particular, con la retirada de Irak y el statu quo en Afganistán, con una retirada prevista para 2014.

Ya sea Carter, Clinton u Obama, la pregunta que se puede hacer es si los demócratas todavía pueden hacer suyo el moralismo Wilsoniano. La respuesta no es unívoca, sino más bien negativa.

El Movimiento Neoconservador[edit | edit source]

Ha habido un cambio extremadamente importante en la política exterior estadounidense desde finales de los años setenta, marcado por el ascenso del movimiento neoconservador y la influencia que el movimiento tendrá en la política exterior estadounidense, no teniendo un impacto inmediato sino a largo plazo. Para entender el movimiento, tenemos que remontarnos a la cronología y en particular a los años sesenta. Los orígenes del movimiento neoconservador se encuentran, de hecho, dentro del partido democrático y una fracción de una parte del Partido Demócrata que no está de acuerdo con la política democrática de los años sesenta. Estas son personas que no están de acuerdo con la política de derechos civiles y la acción afirmativa de Johnson en la década de 1960. Una fracción ambos están de acuerdo con el intervencionismo de Johnson en Vietnam, pero no están de acuerdo con sus posiciones domésticas. Hay una división dentro del Partido Demócrata con una fracción de los Demócratas que gradualmente se alejarán del consenso de su partido. En la década de 1960, la ruptura todavía no es muy visible. Desde el momento en que la presidencia se retira de Vietnam, son personas que quedarán huérfanas por el Partido Demócrata e irán al otro lado. Los orígenes del movimiento conservador se encuentran en el Partido Demócrata con influencias políticas internas y externas.

Logo of the Committee on the Present Danger.

Por el momento, esto es relativamente discreto porque hay un grupo minoritario relativo dentro del Partido Demócrata, pero que poco a poco pasará sus argumentos al lado republicano. Hubo un momento importante cuando se reactivó el Comité de Peligros Presentes en 1976. Este comité es un grupo de presión creado en 1950 con el objetivo de intentar presionar e influir a favor de una política más agresiva hacia la URSS en apoyo de la directiva NSC-68, que establece el marco para la política estadounidense de contención del comunismo y la explosión de los créditos militares. Desde el momento en que el NSC-68 pasó, es un comité no disuelto formalmente, pero inactivo. Este comité se reactivará a principios de los años setenta en un momento en que la política exterior estadounidense se retira desde el momento en que la idea de mesianismo democrático y acción ofensiva en la Guerra Fría está silenciada.

Es un órgano en el que los demócratas son los primeros en reunirse, pero hay varios republicanos, entre ellos Ronald Reagan, que entró en política frente al presidente de los Estados Unidos en 1981. Este comité es un lugar de encuentro entre una fracción del Partido Demócrata y los Republicanos. Es un lugar de paso del Partido Demócrata al Partido Republicano donde habrá más resonancia. Es uno de los laboratorios de la constitución de lo que se convertirá en un corpus ideológico del Partido Republicano durante la presidencia de Reagan.

El Partido Republicano: ¿un neowilsonismo?[edit | edit source]

President Ronald Reagan and Vice President George H. W. Bush at the 1984 Republican National Convention in Dallas, Texas.

La pregunta que se puede hacer es si el Partido Republicano, Reagan y los padres e hijos de Bush tienen una doctrina neowilsoniana que hace de la extensión de la democracia su caballo de batalla.

Bajo las dos presidencias Reagan de 1980 a 1988, el discurso neoconservador debía tener una influencia importante y, en particular, una sección entera de la comunidad académica estadounidense y de los políticos estadounidenses que debían contribuir al desarrollo del discurso neoconservador del Partido Republicano, como Francis Fukuyama que trabajaba en la corporación RAND y Robert Kagan que trabajaba en el equipo de planificación política. Existe una relación entre el ámbito de competencia política y el ámbito de la toma de decisiones políticas. Todas estas personas contribuirán a la construcción del cuerpo doctrinario neoconservador en el que la cruzada por la democracia juega un papel fundamental.

El cuerpo de doctrina neoconservador encontrará su camino en la administración federal a través de individuos que ocuparán cargos en la administración Reagan como Paul Wolfowitz, que es parte del principal secretario privado[PPS], Casper Wainberger en el Secretario de Defensa. Todas las posiciones clave tienen neoconservadores o personas relativamente cercanas a ellos.

Su influencia es crucial para entender cuál es uno de los hilos conductores de la política exterior bajo Reagan, que es la reanudación de la Guerra Fría. Con la llegada de Reagan al poder hay una reanudación frontal de la Guerra Fría con apoyo a los muyaidines en Afganistán contra los soviéticos, en Nicaragua hay apoyo a la oposición al régimen sandinista en Ortega. En un momento en que la situación se había estabilizado en los años setenta, se reanudó la ofensiva estadounidense en todos los teatros de operaciones con la idea de especialistas y neoconservadores para derrocar al régimen soviético y a quienes les pertenecían y estaban relacionados con ellos, y que debe ser impulsada en esta dirección. Es una lógica de recuperación y salida de la Guerra Fría. El proyecto Star Wars permite que el presupuesto militar vuelva a aumentar.

La presidencia de Bush de 1988 a 1992 es complicada de interpretar. Tiene acentos Wilsonianos, pero en general, desencadena la guerra en Irak y opta por una política prudente en Iraq. Bajo Bush padre, los neo-conservadores tuvieron menos influencia que bajo Reagan. El hecho principal es la guerra en Irak, que es la primera guerra en Iraq para sacar a Irak de Kuwait y dejar a Saddam Hussein en su lugar cuando los neoconservadores querían echarlo de Irak.

Bajo las presidencias de George W. Bush del 2000 al 2008, se habla de "wilsonismo malvado" que es una expresión del politólogo Pierre Hassner que significa un renacimiento del moralismo wilsoniano con una dimensión militarista que en el cuerpo de la doctrina es provista por los neoconservadores. La política exterior aplicada se basa en toda una producción universitaria que se desarrolla inmediatamente después de la caída del mundo comunista. Francis Fukuyama habla del fin de la historia con la caída de la URSS ya que sólo existe un modelo existente que significa el fin de la historia. Hay un discurso según el cual durante el siglo XX hubo una confrontación entre varias formas de regímenes. A medida que el nazismo y el comunismo colapsaron, el modelo estadounidense es todo lo que queda. Fue también el período de la Teoría de la Paz Democrática y la Teoría de la Transición Democrática que actualizó las teorías de la modernización en la década de 1950. Esta producción busca implementar una teoría completamente nueva de la situación política que ilustra la caída del mundo comunista.

Es entonces cuando el liberalismo institucionalista se convierte en una verdadera ideología. De ahí surge la certeza de que el modelo democrático representa el único modelo, es decir, que es legítimo imponerse, incluso por todos los medios, en el resto del mundo. Existe la observación de que el modelo soviético se ha derrumbado y una legitimidad para exportar el modelo estadounidense al resto del mundo. Después de que los neoconservadores fueron retirados de posiciones clave durante las presidencias de Bush y Clinton, regresan al tiempo de la presidencia de George W. Bush.

Una organización sirve como punto de encuentro, el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, donde los tenores del movimiento neoconservador se reúnen con Fukuyama y Kagan. Este proyecto es un grupo de reflexión neoconservador que hace un llamamiento al Gobierno de los Estados Unidos para que asuma sus responsabilidades en materia de política exterior, pidiendo que el modelo estadounidense se difunda por todos los medios posibles. Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, fue este grupo el que escribió una carta abierta al Presidente George Bush en apoyo de una intervención en Afganistán.

Este corpus se pondrá en práctica cuando el movimiento neoconservador recupere escaños en la administración de George Bush. El trío Cheney, Wolfowitz y Rumsfeld desempeñarán un papel en el diseño de los marcos para la intervención estadounidense en Afganistán e Irak en 2003. El momento clave del movimiento neoconservador es entre 2003 y 2004, cuando todavía existe un consenso bastante fuerte a nivel de opinión. A partir de 2004, el movimiento se resquebrajó con un aumento de las protestas. Entre 2000 y 2004, los neoconservadores dirigieron la política exterior estadounidense.

El portavoz del neoconservadurismo y del partido republicano se convirtió a partir de los años 90 en un movimiento más agresivo con la intervención en los casos afgano e iraquí.

Del enemigo comunista al enemigo islamista[edit | edit source]

Es interesante ver la transición de uno a otro porque revela varias cosas sobre la constitución de la política estadounidense.

La caída de la URSS[edit | edit source]

Lo que caracteriza a la presidencia Reagan en política exterior es la reanudación de la Guerra Fría con la idea de acosar lo más posible a la URSS para acelerar su caída. Por otra parte, hay un debate sobre si el colapso del comunismo se debió al acoso de los Estados Unidos en política exterior o simplemente al resultado de la desintegración interna del propio régimen. A través de este debate, la legitimidad del neoconservadurismo está en juego. Si el colapso de la URSS es la causa del acoso de los neoconservadores, legitima su retórica para seguir avanzando en esta dirección; si es lo contrario, si el colapso del régimen soviético se debe a su desintegración interna y a las reformas emprendidas por Gorbachov, la retórica legitimizadora es mucho menos importante. Es un debate que ha conmocionado enormemente a los círculos intelectuales y políticos. Desde este punto de vista, el lugar de los neoconservadores hacía más ruido que los demás. La idea era que si la URSS se había derrumbado tan rápidamente, era debido a la administración federal del presidente Reagan.

Los años noventa y la marcha hacia el unilateralismo[edit | edit source]

Debemos preguntarnos qué está ocurriendo desde el punto de vista global de la construcción de la política estadounidense. Hay un claro retorno de los Estados Unidos a una política clara, global y mucho más unilateral. A principios de la década de 1990, hubo una guerra del golf, que fue un episodio, si no consensual, en el que el derecho internacional fue respetado y legitimado por la ONU. En cierto modo, la Primera Guerra del Golf puede parecer un momento wilsoniano en el que existe legitimidad internacional y la aplicación de principios democráticos como parte de una coalición para defender el derecho internacional y sacar a Irak de Kuwait.

Cuando miramos lo que sucede después de eso, finalmente se trata de un regreso bastante rápido al unilateralismo. Es una política exterior cautelosa, y el rechazo del intervencionismo también es y está empezando a ser que si alguna vez hay necesidad de intervenir, los Estados Unidos lo harían por su cuenta. Es cuando se produce un cambio en la política exterior estadounidense y el objetivo principal ya no es el comunismo, sino el terrorismo internacional. Ahí es cuando el término rogue states aparece por primera vez. El terrorismo internacional se está convirtiendo en un foco importante de la política exterior estadounidense, explicando que hay una proliferación de ataques contra los intereses estadounidenses. Con Clinton, hay un discurso muy Wilsoniano, pero al mismo tiempo, Estados Unidos está recurriendo a una política unilateral. George W. Bush simplemente continúa una política unilateral bajo Bill Clinton. El tema de los Estados rebeldes, el enfoque en el terrorismo internacional, comenzó bajo Clinton. El terrorismo se está convirtiendo en un aspecto importante de la política exterior estadounidense, el enemigo comunista y reemplazado por el enemigo islamista.

Bajo la presidencia de Clinton, estamos en un momento que se está deslizando hacia el unilateralismo, en particular con dos leyes que demuestran bastante claramente el extraterritorialismo de los Estados Unidos, que atestiguan la voluntad de los Estados Unidos de actuar en la escena internacional:

  • La Ley Amato-Kennedy de 1996 estableció sanciones contra las empresas estadounidenses o no estadounidenses que inviertan en sectores estratégicos en Irán o Libia. Son estados considerados como Rogue y que invertirán en petróleo y gas. En cualquier caso, las leyes de extraterritorialidad son bastante notables;
  • La Ley Helms-Burton de 1996, que introdujo sanciones contra Cuba, implicando sanciones contra compañías estadounidenses y no estadounidenses que comercian con Cuba.

Es un cambio en la política exterior estadounidense hacia un unilateralismo significativo.

La actitud de los Estados Unidos hacia la Corte Penal Internacional es característica del unilateralismo, ya que la Corte Penal Internacional fue creada en 1998 y los Estados Unidos no se adhirieron a ella. Después de haber sido históricamente promotores del derecho internacional, cuando se creó la Corte Penal Internacional en ese momento, no participaron en ella, señalando que el cambio hacia el unilateralismo comenzó en los años 90 bajo las presidencias de Clinton y Bush.

Diplomacia transformadora y guerra contra el terrorismo[edit | edit source]

El cambio hacia el unilateralismo se transformará gradualmente en una diplomacia transformadora por parte de la administración federal y conducirá a una guerra contra el terrorismo tras los ataques del 11 de septiembre. La guerra contra el terrorismo es la amenaza islamista aplicada por los Estados Unidos en la década de 2000 a una serie de raíces que deben remontarse a la revolución iraní de 1979, cuando el Islam apareció como una amenaza geopolítica para los Estados Unidos.

A lo largo de la Guerra Fría, Oriente Medio estuvo en órbita americana con el Shah de Irán y las monarquías petroleras que estaban bajo el paraguas militar estadounidense. Oriente Medio está bajo control y no forma parte de las preocupaciones estadounidenses. Todo cambia con la revolución iraní de 1979, que trajo al poder el régimen del ayatolá Jomeiní, que es un nuevo objeto político que se desconoce porque Estados Unidos es violentamente antioccidental y antiamericano.

La revolución iraní de 1979, para los Estados Unidos es la potencialidad es la realización del Medio Oriente en general desde la órbita americana hasta otra cosa. Es una región de la que Estados Unidos cree que está saliendo, y de hecho está bajo su control. El Islam en su forma más radical entra en el radar de la política exterior estadounidense. En la década de 1990, el caso del Pakistán fue injertado como objeto de preocupación. Históricamente, Pakistán ha formado parte del Pacto de Bagdad como aliado y no como un problema particular para los Estados Unidos. Por otra parte, en el momento de la guerra de Afganistán, esto se convierte en un caso especial, ya que Pakistán se convierte en un banco de apoyo para los muyaidines contra los comunistas y los antiamericanos. Pakistán jugará un doble juego apoyando a los muyahidines y cooperando con Estados Unidos. Pakistán se convierte en un aliado incontrolable y potencialmente enemigo.

Arabia Saudita se convirtió en un aliado de los Estados Unidos, excepto que desde los años ochenta y noventa, Arabia Saudí fue un aliado, pero también la cuna del terrorismo, especialmente de Osama bin Laden. Por último, Estados Unidos está cada vez menos dispuesto a jugar un partido doble contra Arabia Saudí y Pakistán.

Se están produciendo una serie de cambios en la geopolítica de Oriente Medio. El Islam en general se convierte en un enemigo político potencial. Desde el momento en que el régimen soviético cayó en 1991, el enemigo número uno en las concepciones americanas de los años 90 fue el Islam radical. El concepto de la guerra contra el terrorismo implementado en los años 2000 es la culminación de este movimiento.

Esto se desarrollará drásticamente durante la década de 1990 con la Primera Guerra del Golf, pero especialmente sus consecuencias y en particular el embargo impuesto a la población iraquí bajo la égida de la ONU, pero bajo el dominio estadounidense. El embargo destinado a derribar a Sadam Husein no funciona, matando de hambre al pueblo iraquí y dañando la imagen estadounidense en la región. La situación geopolítica en Oriente Medio es cada vez más incontrolable durante esta década. Durante la década de 1990, la oposición a Occidente y Estados Unidos se hizo cada vez más fuerte en esta región del mundo, resultando en una serie de ataques, incluyendo el primer ataque al World Trade Center en 1993 y una serie de ataques a los intereses estadounidenses en Oriente Medio y África.

El 11 de septiembre es sólo el ataque más dramático en una serie de ataques. Ha florecido una enorme literatura, pero este no es un momento tan importante porque no se trata de una ruptura geopolítica fundamental. Es un acontecimiento simbólico para los Estados Unidos, pero no es un acontecimiento fundacional. El 11 de septiembre es más un acelerador que una ruptura. La transición de la política estadounidense a una dimensión más unilateral ha comenzado aún más.

El movimiento neoconservador impulsará una militarización de la intervención estadounidense. El 11 de septiembre señala la diplomacia transformadora de la Presidencia Bush para reformar el Oriente Medio de Mauritania a Pakistán. El centro neurálgico de Oriente Medio e Irak, Irán y Arabia Saudí. La idea es considerar a todos estos Estados no democráticos o islamistas como enemigos potenciales de los Estados Unidos, y sólo democratizando Oriente Próximo podremos asegurar la zona. La diplomacia transformadora es la idea de convertir a Oriente Medio en un entorno democrático. Esta estrategia se aplicó por primera vez en Afganistán e Iraq. El nombre de las operaciones simboliza esta política con "Libertad Duradera" en Afganistán en el año 2000 y "Libertad Iraquí" en Irak en el año 2003.

Vemos cómo el peligro número uno en la política exterior estadounidense ya no es el comunismo, sino el Islam.

Constructores de la democracia[edit | edit source]

Veremos cómo se está aplicando esta estrategia sobre el terreno y sus efectos.

Diplomacia de derechos humanos[edit | edit source]

En primer lugar, es necesario mostrar cómo la política exterior estadounidense promovió la democracia en el extranjero desde los años setenta y ochenta en adelante, integrando gradualmente el discurso de los derechos humanos.

Bajo la presidencia de Jimmy Carter, la política exterior está en línea con una política más relajada hacia la URSS. Carter se centrará en apoyar a los disidentes, especialmente en Polonia. La noción de derechos humanos apareció por primera vez en la política exterior estadounidense en la década de 1970. Esta noción de derechos humanos se convertirá en uno de los puntos centrales e ideológicos en la justificación de la política exterior estadounidense ante el movimiento neoconservador.

Finalmente, uno de los elementos de la construcción ideológica que representa el conservadurismo es haber reinterpretado la cuestión de los derechos humanos. Es decir, cuando el discurso sobre los derechos humanos se ha establecido a nivel internacional con la Declaración de Derechos Humanos de 1948, los derechos humanos se conciben como un elemento, si no como parte integrante del sistema internacional o al menos para ser considerados como un concepto universal. Precisamente, el movimiento neoconservador utilizará la noción de derechos humanos para nacionalizarlo, es decir, para considerar que los derechos humanos son un elemento fundamental que debe formar parte de la democratización de los regímenes bajo dominación comunista. El movimiento neoconservador transformará los derechos humanos de algo universal a algo nacional que fortalecerá la democracia en un país dado. Para los neoconservadores, los derechos humanos no son un derecho universal, sino que protegen contra los poderes discrecionales del Estado. El concepto de derechos humanos se concibe en el marco político y en el contexto de la oposición entre democracia y totalitarismo. Los derechos humanos no pretenden ser universales, sino como un elemento que debe proteger al individuo de la usurpación de las libertades individuales por parte del Estado.

El concepto de derechos humanos es movilizado por los neoconservadores para promover la idea de democratización interna. Los derechos humanos son un elemento de la lucha contra el totalitarismo. Esto es importante porque la idea de los derechos humanos va en contra del poder discrecional del Estado. Los derechos humanos se están convirtiendo en un elemento de la democracia fundamental, convirtiéndose en uno de los elementos que deben justificar la universalización del modelo democrático estadounidense. La noción de derechos humanos se convierte en un hilo conductor y una justificación común de la ideología neoconservadora.

Además, el concepto de derechos humanos también se utiliza contra las organizaciones internacionales y el multilateralismo, que se considera una usurpación de las libertades individuales. El movimiento neoconservador es un movimiento unilateralista. La forma en que los neoconservadores nacionalizan la cuestión de los derechos humanos será un elemento importante en la construcción de la política de construcción nacional, especialmente en Iraq y Afganistán.

El tema de la nacionalización de los derechos humanos será adoptado por toda una serie de organizaciones y, en particular, por la Fundación Nacional para la Democracia creada en 1983, que es un grupo de reflexión de los demócratas y republicanos y que, en su momento, será uno de los lugares donde se desarrollará la política de apoyo y fortalecimiento de la democracia liderada por los Estados Unidos a partir de los años ochenta.

Esta organización cuenta con importantes fondos públicos. Esta organización está llevando a cabo una campaña de cabildeo norteamericana e internacional sobre el tema de la democratización, publicando reseñas y libros, pero apoyando una variedad de movimientos como los que se oponen al régimen sandinista en Nicaragua. Su apoyo es parte de la política general de Estados Unidos de fortalecer la democracia. Es una organización un poco extraña porque en cierto modo está tomando algunos de los métodos que la CIA ha puesto en marcha. Es una organización que es mucho más que un simple lobby y que un simple think tank es un laboratorio para difundir el discurso de la democracia, pero también un brazo armado que sigue aplicándolo.

Ayuda a la Europa postcomunista[edit | edit source]

Durante los años ochenta se desarrolló la doctrina de la idea de la difusión de la democracia. Desde la caída del muro, un bulevar se abre a la política exterior estadounidense. Por último, poco después de la caída del muro de Berlín, la política exterior estadounidense se puso en marcha con el lanzamiento de una serie de programas diseñados para apoyar el cambio de régimen que se está produciendo en el este. A finales de 1989, tras el Congreso, se puso en marcha la Ley de apoyo a la democracia de Europa del Este para apoyar la transformación democrática en los países de Europa del Este. Desde el momento en que la URSS cayó en 1991, el mismo tipo de programa se implementó con la Ley de Apoyo a la Libertad en la primavera de 1992.

USAID-Identity.png

Esta política se lanzó muy pronto, caracterizada por la financiación y la multiplicidad de actores presentes in situ con el gobierno norteamericano, agencias gubernamentales más o menos vinculadas al gobierno, pero con un cierto grado de autonomía como USAID, existe toda la maquinaria de la OTAN y toda una serie de think tanks privados, públicos, partidistas o bipartidistas, hay también toda una serie de organizaciones privadas, la más famosa de las cuales son las fundaciones Soros. Una plétora de actores puso en marcha una acción desde la caída del muro con la idea de empujar en una dirección de democratización de Europa del Este y de la antigua URSS.

Los avatares del edificio de la Nación[edit | edit source]

États en déliquescence d'après le Failed States Index 2012 de Foreign Policy[4]
  •      États en situation critique de défaillance
  •      États en danger de défaillance
  •      États en stabilisation
  •      États en situation stable
  •      États en situation très stable
  • Esto se hará realidad en los años 90 y 2000. La política de construcción de la nación será uno de los elementos centrales de la ideología neoconservadora. La idea central que comenzó a arraigarse en los años 90 es la idea de que ahora hay un bulevar para la política estadounidense, que la democracia representa el fin de la historia, y que cuanto más democracia en el mundo, más se fortalece la seguridad y la hegemonía norteamericanas. Este discurso está tanto más desarrollado cuanto que en este momento se desarrolla la teoría de los Rogue states and Failed states, que es una creación de la ciencia política estadounidense que crea un terreno para la política de construcción nacional, porque la idea es que los estados fallidos son un caldo de cultivo para el totalitarismo, especialmente el totalitarismo islamista. Se considera que los Estados en quiebra son un terreno extremadamente favorable para el totalitarismo y el terrorismo en general. La política estadounidense se dirigirá en particular a los Estados fallidos y los convertirá en sitios para su intervención.

    A partir de ese momento, la construcción de una nación se vuelve extremadamente vasta: se trata de construir una sociedad, un Estado, un sistema político. Será cuestión de juzgar a los responsables políticos o no implicados en las masacres o en la liquidación de cuentas y, a largo plazo, el objetivo es construir instituciones democráticas sobre el patrón norteamericano y sobre el estilo de Alemania, Japón y Filipinas. También significará desmilitarizar la vida política de estos países. También es necesario construir o reconstruir las economías de estos países, construir infraestructuras y establecer un mercado libre. La estrategia de construcción de la nación es algo extremadamente amplio, ambicioso y a largo plazo, convirtiéndose en una de las prioridades primordiales de un mundo en el que la URSS se ha derrumbado y en el que, en lugar de la URSS, existe un caos potencial que debe resolverse mediante una importante síntesis democrática conocida, en particular, por los Estados Unidos.

    Loya jirga of Kabul on June 13, 2002.

    En el caso afgano, está la justificación inmediata y objetiva de la intervención, que es una represalia contra los atentados del 11 de septiembre, pero a más largo plazo está el objetivo de construir un Estado sobre una base democrática. Por último, en la intervención estadounidense en Afganistán existe una dimensión militar y una dimensión política y económica orientadas a la construcción de la democracia. Vemos cómo la estrategia estadounidense incluye operaciones militares y un proceso de acercamiento de las elites locales. Particularmente con la reunión de la Loya Jirga, que es una reunión de jefes tribales y locales para redactar una constitución y unas elecciones en 2004, en la que Hamid Karzai será elegido, surge la idea de formar un ejército afgano, unificar un país y desarrollar una economía de mercado, especialmente a expensas de la economía de las drogas.

    Cabe señalar que en Afganistán, al igual que en Vietnam en los años sesenta, la estrategia de construcción de la nación y las operaciones militares se llevaron a cabo simultáneamente y chocaron de frente, una destruyendo a la otra. Los medios materiales utilizados son relativamente importantes. La estrategia de construcción de la nación en Afganistán es un récord mixto en este momento, ya que la pacificación del país no se ha logrado y tampoco se ha logrado la construcción de un régimen político. El mismo razonamiento puede hacerse para Iraq. Podemos ver cómo este tipo de estrategias han estado en el centro de la política estadounidense desde la caída del Muro y cómo los resultados se contraponen o incluso están en contradicción directa con los discursos establecidos.

    Anexos[edit | edit source]

    • Cosmas, Graham A. An Army for Empire; the United States Army in the Spanish-American War. Columbia: U of Missouri, 1971. Print.
    • Steinmetz, George. Politiques Impérialistes Genèses Et Structures De L'état Colonial. Paris: Seuil, 2008.
    • Stratfor. “The Geopolitics of the United States, Part 1: The Inevitable Empire.” Stratfor, Stratfor, 4 July 2016, https://worldview.stratfor.com/article/geopolitics-united-states-part-1-inevitable-empire.

    Referencias[edit | edit source]