Actions

El nacimiento de la guerra moderna: war-making y state-making desde una perspectiva occidental

De Baripedia


La idea es hablar de lo que a veces se llama el paradigma de hacer la guerra y hacer Estado, a menudo equiparado con Charles Tilly, quien considera que es la actividad bélica lo que ha contribuido al surgimiento del Estado y que es el Estado quien ha dado forma a una forma de guerra que lleva a la guerra total, como la Primera y Segunda Guerra Mundial. Nos centraremos en las condiciones históricas de la emergencia del Estado moderno.

El Estado no es un modo de organización universal que no siempre ha existido y no existe en todas partes, especialmente con Estados fracasados. El Estado ha surgido en Europa con la demanda de un monopolio sobre la violencia legítima y en un territorio específico. El Estado también se define por su territorialidad, al tener una administración diferenciada de la sociedad política que se encuentra en su territorio con una administración que, en principio, es independiente y tiene en cuenta el interés general del dominio público. El Estado tiene la capacidad de definir un ámbito político autónomo en el que su gobierno pueda reivindicar lealtades, en principio exclusivas de la población. Uno puede pensar en imperios o incluso en los estados emergentes en la Edad Media con poblaciones que podrían tener lealtades diferentes a su rey y al papa, un emperador, un señor local.

Discutiremos la especificidad del Estado en relación con las ciudades-estado y los imperios. El Estado no es la única forma de organización política, a pesar de lo que hoy solemos considerar. Después de los tratados westfalianos de 1648, los Estados se convirtieron en el único modelo en las relaciones internacionales. Entonces veremos cómo el Estado moderno emerge de la Edad Media y cuáles son las condiciones específicas para el surgimiento del Estado moderno. Finalmente, discutiremos el paradigma de Charles Tilly de hacer la guerra y hacer el estado, que muestra cómo la guerra ha dado forma al estado y cómo la actividad bélica ha contribuido a las condiciones especiales en Europa permitiendo el surgimiento del estado.

¿Cómo surgió el estado moderno y por lo tanto la guerra moderna que está configurando en su imagen? El período anterior a la Edad Media tardía, que es el final de la antigüedad, estuvo marcado por el Imperio Romano que se vio a sí mismo como la construcción política más exitosa, organizando las dos costas del Mediterráneo alrededor de Roma y trayendo la "pax romana". El Imperio Romano tenía muchas fallas y deficiencias que en parte explicarán su decadencia y su fin, lo que le permitirá crear las condiciones para que una nueva forma de organización política jerárquica y organizada conduzca al estado moderno. El Estado moderno, aunque en principio cubra un territorio más pequeño que los imperios en términos organizativos y militares, demostrará ser mucho más eficiente que los imperios que lo precedieron. Sin embargo, es su destrucción la que creará las condiciones para que surja en Europa la forma política particular del Estado moderno.

Estados, ciudades-estados e imperios[modifier | modifier le wikicode]

Tendemos a utilizar estos términos indistintamente. Pensamos que una ciudad-estado va a ser más pequeña que un estado, que el imperio va a ser más grande. Históricamente, estas son verdades más precisas y diferentes. En Sobre los orígenes medievales del Estado Moderno publicado en 1970, Joseph Strayer muestra que el Estado como creemos que no siempre existió y que si se hizo dominante en un momento dado, no era necesariamente inevitable. Son condiciones especiales que nos hacen pensar que el Estado que hoy pensamos se ha convertido en la única forma dominante y reconocida del derecho internacional. Muestra que en la Edad Media existían dos formas de organización política que podían competir con el Estado.

Según Strayer, el Estado moderno o nacional, que no debe confundirse con el Estado-nación, está empezando a emerger entre los siglos XI y XIII. El Estado termina, según la definición de Max Weber, reivindicando el monopolio de la violencia legítima en un territorio determinado. Pero el juego no se juega de antemano: todavía hay dos tipos de entidades políticas que pueden competir con los estados nacientes, a saber, imperios y ciudades-estado. Surge la pregunta de qué es lo que caracteriza a estas dos formas de organización política, qué es lo que caracteriza al Estado moderno y cómo se pueden definir los imperios y las ciudades-estados en relación con la definición weberiana.

Imperios[modifier | modifier le wikicode]

The Consummation of Empire. Oil on canvas, 1836, 51 × 76 in.[7][8]

El imperio se refiere a una noción militar. La palabra proviene del latín "imperium" que se refiere al poder y autoridad del líder militar. El imperio fue construido por el poder militar, la conquista y el expansionismo. Este término de "imperialismo" donde el "imperio" es sobre todo una potencia militar antes de ser un poder político. La idea de imperio está ligada a la idea de expansión espacial infinita. Uno puede imaginar el imperio como una entidad política basada en la fuerza militar que tiende a extenderse tanto como se le permite, dado el equilibrio de poder militar. Según Max Weber, el estado se caracteriza por la territorialidad de un imperio que se extiende en la medida de lo posible. Si un Estado está en una región donde todos los demás Estados son débiles, hará lo mismo. Cuando existe un desequilibrio de poder, los Estados, a pesar de su territorialidad, no dudaron en lanzar políticas expansionistas, especialmente con el fenómeno de la colonización donde el Estado extiende su imperio. El expansionismo infinito es en principio imposible, lo que hace imposible el carácter estatal e interestatal dentro del sistema internacional en el que se desarrolla.

Esto tiene tres implicaciones:

  • El imperio no reconoce la "igualdad soberana": su única forma de reconocer a los grupos extranjeros es mediante la incorporación. En el derecho internacional, lo que caracteriza las relaciones entre Estados es el principio de igualdad soberana. El imperio no tiene una política exterior, política exterior y diplomacia como pensamos y conceptualizamos hoy en día, precisamente porque el objetivo del imperio y su práctica es extenderse al infinito. Lo que está fuera del imperio se considera incivilizado o con vocación de integración en el imperio.
  • El imperio no tiene fronteras, sólo pasos: idealmente extiende su poder por todo el mundo "conocido", no hay espacio discreto. Los escalones del imperio son un área donde la autoridad decae más lejos de esta capital. Hoy en día, algunos postulan que Rusia mantiene una política imperial con fronteras exteriores aparentemente borrosas. Para un imperio, hay círculos concéntricos y cuanto más lejos del centro de estos círculos, menos fuerte es la influencia.

El imperio no asimila a las poblaciones que incorpora y no cuestiona necesariamente las formas políticas preexistentes mientras cumplan con sus obligaciones militares y económicas.

  • Si una entidad política se basa simplemente en un expansionismo militar infinito, es cierto que no tendrá el tiempo ni la capacidad administrativa para trabajar en la asimilación de sus poblaciones para que haya una homogeneización cultural. No habrá una esfera política de otoño en la que un Estado pueda reclamar lealtad exclusiva de su pueblo. Los imperios tienden a ser extremadamente heterogéneos con las poblaciones asociadas al imperio e incorporados mientras reclaman una autoridad política diferente, pero que el imperio tolera mientras no sea lo suficientemente poderoso como para subyugarlos.
  • doble principio de incorporación y diferenciación: según el historiador de los imperios Frederick Cooper, los imperios se basan en la incorporación, pero al mismo tiempo en un principio de diferenciación ya que dentro del imperio se mantiene la diferencia entre los pueblos latinos y germánicos para el Imperio Romano, los chinos y los mongoles para el Imperio Chino. Existe una diferenciación entre las diferentes categorías de población. En las colonias, los sujetos coloniales tienen un estatus diferente al de la población nacional, no es porque se incorporen que se les asimile. Históricamente, los Estados han aplicado políticas de anexión territorial.

El Imperio Chino se veía a sí mismo como el Reino Medio, y cuanto más lejos del centro y más lejos de ese medio del mundo, menos autoridad tenía el emperador chino. Los imperios consideran que el exterior del imperio es el mundo "incivilizado" en el que está destinado a expandirse. Esto es verdad del Imperio Romano, pero también de todos los imperios. Se basan en un universalismo que considera que, en principio, el mundo debe unificarse bajo la autoridad del imperio y que es imposible que un imperio reconozca a otros imperios. El Santo Imperio Romano tenía la ambición de unificar Europa y el mundo, sobre todo si el emperador llegaba a ser la cabeza del cristianismo, que tiene autoridad sobre toda la humanidad para cristianizarse. Cuando se dice que hay entidades incorporadas al imperio, se refiere a la lealtad exclusiva a un gobierno central y al monopolio de la violencia legítima, es decir, que los reinos y jefes locales incorporados al Imperio siguen siendo los dueños de sus armas y ejércitos y utilizan la fuerza en los territorios que controlan lo que es tolerado por el imperio, siempre que no llegue.

En la época, la principal fuente de riqueza y control de los territorios que es posible cultivar. Ejercer un imperio sobre territorios en constante crecimiento significa tener cada vez más riqueza. Los imperios no tienen rivales externos y si lo hacen, los incorporan. Los imperios viven en relativa autosuficiencia. También es necesario entender que su poderío militar y económico y la función de la extensión espacial de sus territorios que controla. Cuantos más territorios se incorporen al imperio, más impuestos y obligaciones militares hay. Esto crea poder militar y economía que alimenta la máquina del expansionismo que es el imperio con la debilidad de que al incorporar y mantener las diferencias, el imperio es débil internamente y fuerte externamente. Internamente, todavía hay realezas, jefes y tribus que pueden volverse contra el emperador. A menudo hay guerras internas, divisiones, y por lo tanto la ausencia de un monopolio legítimo.

Ciudades-Estados[modifier | modifier le wikicode]

Las ciudades-estado son reinos, repúblicas o democracias a nivel de ciudad. La originalidad reside en el hecho de que la ciudad-estado es una unidad política a nivel de ciudad. La ciudad-estado no tiene un hinterland y un hinterland sin autonomía económica en términos de necesidades de subsistencia. Los bienes de subsistencia de origen agrícola provienen del exterior, de ahí el hecho de que las ciudades-estado se basan en el comercio. Son unidades políticas no basadas en el imperialismo, sino en el poder comercial. La ciudad estatal es una pequeña unidad política de carácter urbano, fuerte integración y débil diferenciación cultural. Todos los ciudadanos varones libres compartían un idioma común, una cultura común que es una forma de proximidad. Había una fuerte cohesión basada en la intercohesión dentro de la ciudad que distinguía la ciudad-estado del imperio más dispar. En la ciudad-estado, son personas con débil diferenciación cultural que comparten la misma cultura, altamente integradas.

Los Estados-ciudades suelen estar vinculados a una función comercial y a la acumulación de capital en la encrucijada de rutas comerciales, mercados o puertos. La fuerza de la ciudad-estado es su cohesión y su debilidad su pequeño tamaño, pero también su falta de autonomía para su subsistencia ya que la ciudad-estado está aislada del interior. Los Estados modernos, a diferencia de las ciudades-estado, consiguen crear el mismo sentido de cohesión, pero en un territorio mucho más grande que el de una ciudad.

Fortalezas y debilidades de los imperios, ciudades-estados y estados[modifier | modifier le wikicode]

Fortalezas Debilidades
Imperios - Potencia en función del tamaño (modelo extenso)
- Baja competencia externa
Divisiones internas, debilidad administrativa, guerras internas, integración débil, "Imperial overstretch"
Ciudades-Estados Fuerte cohesión e integración política Pequeño tamaño = riesgo de incorporación por entidades más poderosas, dependencia económica del "Hinterland", sin "granero".

Los imperios y las ciudades-estados se oponen entre sí. Esto permitirá la existencia del estado moderno combinando las fortalezas de estos dos modelos y evitando sus debilidades.

El Estado combina las "fortalezas" de ambos modelos, evitando sus "debilidades".[modifier | modifier le wikicode]

El Estado, tal como lo define Max Weber, está marcado por la integración y una cohesión relativamente fuerte basada en el nacionalismo, la lealtad política en el centro. En un estado moderno, en principio, no hay una sola ciudad, sino varias ciudades y poblaciones rurales y rurales. A pesar de la diversidad de ciudades y poblaciones rurales, el Estado logrará crear la misma situación que una ciudad-estado, pero en una escala más amplia y diversificada. Hay homogeneización política y participación política que se organizan en torno al gobierno federal o central. Es una lealtad política en principio exclusiva de la cohesión nacional dentro del llamado "Estado moderno".

Al mismo tiempo, el Estado moderno logra extraer recursos militares y económicos de su población. Es un modelo intensivo de extracción de recursos militares y económicos a través de una administración centralizada sin necesidad de una expansión infinita. Es la intensidad de la extracción de recursos de la población lo que caracteriza al estado moderno. La transformación del estado como una guerra de estado a "nación en arma" es algo que sólo un estado moderno puede hacer, los imperios eran incapaces de hacerlo.

Estos dos elementos se refuerzan mutuamente. Si imponemos impuestos extremadamente altos y aumentamos las obligaciones militares de una población que de otro modo no tiene ninguna lealtad particular al gobierno central, crearemos un estado de guerra civil o incluso entidades separatistas y secesionistas, si este modelo de extracción de la población es posible, no sólo si existe un modelo centralizado y organizado, sino también porque existe una fuerte cohesión, cohesión y solidaridad.

El hecho de que el Estado moderno combine las fortalezas de los dos modelos muestra que el Estado está ligado a las luchas de eliminación entre entidades políticas. Cuando hay guerras entre un imperio y las ciudades-estado, hay buenas razones para creer que las ciudades-estado serán incorporadas al imperio a menos que el imperio se divida internamente. Cuando hay estados modernos presentes, estos estados incorporan ciudades y destruyen imperios porque tienen la fuerza y no las debilidades. El Estado será creado por la guerra y se impondrá a través de la guerra para convertirse en el modelo dominante en Europa. Elias enfatiza en qué medida el estado ideal-típico está ligado a las luchas de desempate entre entidades políticas.

Para entender cómo las luchas llevarán a la creación de estados modernos, debemos volver a la antigüedad tardía y a la Edad Media temprana.

Condiciones para el surgimiento del Estado en la Edad Media[modifier | modifier le wikicode]

La caída del Imperio Romano[modifier | modifier le wikicode]

Roman empire at is heigh 1.jpg

La antigüedad clásica se caracteriza por un grado relativamente alto de organización política y militar en comparación con el período anterior y posterior. La caída del Imperio Romano Occidental en el año 476 verá un triunfo parcial de la tradición germánica de las "bandas armadas" y la "Faid" / "feud". Donde hubo el extenso Imperio Romano que consiguió organizar políticamente la mayor parte del continente europeo y militarmente eficiente, con la caída del Imperio Romano, habrá una fragmentación total del territorio del antiguo Imperio Romano, que verá surgir unidades políticas mucho más pequeñas y chocarán en los antiguos territorios del Imperio Romano.

Empire romain invasion barbares 1.jpg

El Estado moderno como un aparato administrativo y burocrático efectivo surgirá. Este surgimiento no habría sido posible si el Imperio Romano hubiera soportado porque un imperio se caracteriza por el hecho de que incorpora sin competidor externo, esto no lo obliga a centralizar, a imponer el monopolio de la violencia legítima. Un imperio, mientras sea un imperio, no tiene competidor externo, por lo que no necesita fortalecerse internamente, por ejemplo, extrayendo más recursos económicos o aumentando las obligaciones militares porque no tiene enemigo externo.

Esto se detendrá con la caída del Imperio Romano con reinos que chocarán para reconstituir el Imperio Romano. Es en esta confrontación donde, para sobrevivir en la competencia política entre reinos y tribus en el mismo territorio, estas entidades políticas se verán paulatinamente obligadas a extraer cada vez más impuestos y recursos militares, ya que es sólo con esta condición que estas entidades políticas puedan sobrevivir y ver el surgimiento de los estados modernos.

Los orígenes del feudalismo[modifier | modifier le wikicode]

El sistema que surgirá con la caída del Imperio Romano ya no se basará en un principio imperial, sino en un principio feudal. Es un sistema en el que el poder político y militar está fragmentado en todo el continente europeo. Habrá una amarga competencia política y militar entre estas unidades políticas y militares dispersas en las que cada reino tendrá interés en fortalecerse internamente, en particular creando una administración eficiente para recaudar impuestos y un ejército. Con el paso del tiempo, se creará una administración cada vez mayor para pagar al personal y aumentar aún más los impuestos. Se establecerá un proceso autosostenible en virtud del cual las máquinas de guerra de los reinos militares y aristócratas constituirán un monopolio de la violencia en un territorio determinado. La paradoja del Estado moderno es que terminará mucho más centralizado, eficiente y militarmente poderoso que los imperios de antaño. La caída del Imperio Romano fue vista como un período de regresión. El Imperio Romano es visto como la forma más avanzada de autoridad política y el feudalismo sería un modo de regresión, pero esta regresión, desorganización y dispersión del poder creará un nuevo modelo político que es el estado moderno que definirá más centralizado, jerárquico y efectivo que el Imperio Romano Occidental.

Se considera que la Edad Media comienza con la caída del Imperio Romano. Durante este período, hubo intentos permanentes de recrear el Imperio Romano a través de la "centralización", pero la fragmentación prevaleció en Europa Occidental. Una multitud de reyes intentarán restaurar el imperio. El principio de unidad perdida será un elemento de fragmentación más que de unidad. El sistema feudal surgió después de la caída del imperio de Carlomagno en el siglo IX como un sistema político y sobre todo militar que combinaba por un lado la fusión de la lucha y el poder público referido al patrimonio romano, y por otro lado el principio vasallista referido al patrimonio germánico. A escala casi continental de Europa, debía establecerse un orden feudal que intentara restaurar el Imperio Romano, pero asumiendo la fragmentación.

Sistema Feudal[modifier | modifier le wikicode]

Feudal pyramid 1.png

El sistema feudal se basa en el intercambio entre un monarca que controla los territorios, pero no tiene aristocracias militares y del ejército que tienen armas y la capacidad de guerra, pero cuyos territorios son dados por el rey. De este principio surgirá el sistema feudal. Un sistema feudal basado en la distinción entre suzerains y vasallos. El suzerain necesita protección y recursos militares, para ello establecerá relaciones contractuales con vasallos que son caudillos que necesitan territorio. El suzerain dará entonces un feudo al vasallo que podrá controlar a cambio del cual el vasallo tendrá obligaciones militares de proteger al suzerain cuando sea atacado desde el exterior.

Lo que crea una relación vertical es la necesidad de tierra, que se refiere a un principio de distribución de la tierra a cambio de obligaciones militares al más alto nivel. A medida que los territorios se redistribuyen de suzerains a vasallos y subvassales, los feudos se fragmentan. Existe un principio de fragmentación y división territorial. También significa que la habilidad del rey y de los vasallos para librar la guerra depende de la lealtad fluctuante de sus vasallos. En realidad, cada vasallo y caballero es de alguna manera autónomo, de modo que si su suzerain se ve amenazado, puede carecer de él aunque rompa el vínculo feudal. Muy a menudo un vasallo a menudo tiene varios feudos legados por diferentes suzerains. Los niveles superiores y especialmente el rey nunca están seguros de su poder militar. No hay monopolio sobre la violencia legítima del rey, sino un principio de dispersión del territorio dividido en feudos, pero también en unidades militares divididas en múltiples caballerías que caracterizan la Edad Media.

Políticamente, el sistema feudal es un sistema fragmentado, múltiple, con múltiples lealtades, cambiante y superpuesto, es un poder disperso. Desde el punto de vista militar es un sistema de caballeros y no de falanges basado en una multiplicidad de soldados que crean unidades militares compactas y solidaridad mutua. El sistema feudal valora la destreza individual que lleva a una individualización de la guerra en un sistema de lealtad, pero son más distantes que los de la falange y mucho más aleatorios. En última instancia, la guerra sigue siendo una cuestión de estimación personal e individual en la elección de la lealtad. Hay una confusión de guerra y venganza personal.

Faid "se refiere a venganza y vendetta entre familias. La venganza se llama "Werra" en germánico que se latinizará en "Gwerra" luego se declinará en "Guerra" y "guerra". El término guerra encuentra su origen entre estas luchas feudales entre los señores feudales en la Edad Media. Es una metáfora de que estas luchas y el clima de competencia entre caballeros, señores y reyes en el continente europeo es lo que hará emerger el Estado moderno. Se trata, pues, de un sistema político-militar basado en la "descentralización", pero que mantiene un poder bélico limitado en manos del rey.

Francia bajo Hugues Capet en el siglo X[modifier | modifier le wikicode]

France sous Hugues Capet au Xème siècle 1.png

Francia está dividida en diferentes territorios con la propiedad real alrededor de París. Todos los demás territorios del Reino de Francia fueron legados a otros señores, que ellos mismos los legaron a sus vasallos. El territorio que pertenece al rey es pequeño en comparación con el Reino de Francia, que a su vez está controlado por diferentes señores. El rey tiene muy poco control sobre su reino, mostrando cuán fragmentado es el territorio y cuánto no hay monopolio sobre la violencia legítima, y por lo tanto no hay un estado moderno por mucho ausente. Hay redes muy complejas de obligaciones militares entre estos duques, el conde y el rey.

Estos reinos de Europa son sistemas fragmentados entre nobles, diferentes reyes a escala del continente europeo, pero también entre reyes y sus vasallos. Al final, el rey es sólo uno de los muchos señores. Se iniciará un proceso que, por la propia dinámica de esta competición, irá creando paulatinamente el estado moderno analizado por Charles Tilly en su libro Coacción, Capital y Estados europeos. Explica que este sistema feudal conducirá a la emergencia de unidades políticas cada vez más centralizadas, burocráticamente eficientes y que con el tiempo lograrán monopolizar la violencia legítima sobre un territorio relativamente grande.

War-making/State-making[modifier | modifier le wikicode]

Este no es un proceso intencional[modifier | modifier le wikicode]

No es un proceso intencional, sino algo que resultará de una lucha:

  • "Competencia interna" dentro de los reinos entre señores por la tierra: cada vez más espacios concentrados en manos de señores menos numerosos en el marco de "luchas eliminatorias". Para Norbert Elias, cuando hay competencia entre diferentes unidades que no distingue nada, hay una buena posibilidad de que las unidades más débiles se eliminen gradualmente, pero que un monopolo surgirá gradualmente. Cuando hablamos de competencia y competencia en un territorio, nadie puede evitar que los señores más poderosos del sistema feudal derroten a los señores menos poderosos hasta que solo queden los señores más poderosos. 'para llegar a un monopolio. Elías explica cuán progresivamente el rey emergerá como el señor más poderoso en un territorio. Hay una competencia interna y gradualmente en una lucha militar, se concentrarán más y más espacios hasta que quede un solo señor que de esta manera impondrá un monopolio de la violencia legítima que mediante luchas de intereses por el principio de monopolio.
  • "Competencia externa" entre los Reinos en un continente unificado por el culto de la restauración del imperio y las interdependencias económicas: los monarcas quieren unificar el mundo cristiano, pero sin tener los recursos espirituales, ya que es el Papa quien los sostiene . Por lo tanto, esta competencia pasa por la guerra y requiere la extracción de recursos y, por lo tanto, la capacidad administrativa. Cada vez que un estado o un reino se vuelve más centralizado y burocrático que otro, se vuelve más poderoso militarmente y más peligroso para los otros reinos que tendrán que hacer lo mismo. Por ejemplo, la Revolución Francesa es una inversión del régimen que va de la mano con un movimiento de centralización del estado francés. En 1793, se produjo un fenómeno de emergencia masiva en el que toda la población francesa iba a movilizarse contra los poderes externos. Todos los estados europeos tendrán que hacer lo mismo o serán derrocados por Francia. Las victorias de Napoleón obligarán a los otros estados europeos a centralizar y fanatizar el nacionalismo. En la competencia interestatal se verá obligado a hacer lo mismo. Habrá una competencia que atraviesa la guerra forzando a cada estado a fortalecerse haciendo que la extracción de recursos en su población sea más eficiente.
  • Estas administraciones le permiten al monarca fortalecer su poder sobre los señores, pero no lo exime de negociar su participación en guerras: según Tilly en Coerción, Capital y Estados Europeos, AD 990-1990 publicado en 1990, utilizando tanto la misma competencia interna para la preeminencia a un soberano y la competencia entre reyes en el continente europeo a través de interdependencias estratégicas conducirá a la centralización del estado que eventualmente conducirá a la creación del estado moderno . En el Reino Unido, esta negociación dio lugar a la Carta Magna en 1215, que es un documento por el cual los aristócratas ingleses acuerdan apoyar las guerras libradas por el Rey de Inglaterra John Lackland, a cambio, el Rey debe permitir algunas representación política a la aristocracia y, por lo tanto, a los señores feudales. El principio de la Carta Magna es "sin impuestos sin representación". Los aristócratas apoyan al rey siempre que puedan participar en la postura política sobre la paz y la guerra. Este es el origen histórico del parlamentarismo. El principio de la negociación entre los monarcas, por un lado, y los señores feudales, por otro, verá el establecimiento de un compromiso en la base de la democracia parlamentaria después de un largo proceso. El monarca tiene la obligación de negociar con la aristocracia militar que, en virtud de la fragmentación, lo obliga a limitar su poder para obtener el apoyo financiero y militar de sus vasallos. La Revolución Francesa es a la vez un proceso de centralización y democratización.

Francia bajo Luis XI: 1423 - 1483[modifier | modifier le wikicode]

A diferencia de la Francia de Hugues Capet, la realeza se fue ampliando paulatinamente para incluir los feudos de otros señores. El territorio real se extiende mucho más allá de Île-de-France hasta la unificación del reino de Francia, que establece un monopolio fiscal, administrativo y militar del Estado, es decir, del monarca en todo el territorio.

France sous Louis XI.jpg

War-Making/ State-Making[modifier | modifier le wikicode]

La acumulación de territorios en el "dominio real" generará luchas internas de eliminación, pero también es una lucha externa que obligará a cada uno de los reyes a centralizar internamente el poder, para concentrar los recursos en las administraciones reales que se diferencian más de la persona del rey. Bajo el feudalismo, el rey es el "primus inter pares". El poder del rey estaba relacionado con sus bienes personales. A medida que el estado centraliza, concentra cada vez más poder, poder y recursos financieros, establece administraciones cada vez más eficientes, monopoliza ejércitos, el poder del rey comienza a diferir de la persona del rey. Lo que fue la fortuna personal del rey se convertirá en el presupuesto del estado. El sistema político que prevaleció en los reinos de la Edad Media fue un sistema patrimonial. Un poder patrimonial es un poder para aquellos cuyos recursos políticos son su propiedad privada. Lo que caracteriza al poder patrimonialista es que los recursos del Rey como líder político son propiedad privada de este líder político. A medida que el Estado se fortalece, centraliza y emerge el Estado moderno, el poder se vuelve cada vez menos patrimonialista, lo que lleva a una distinción entre personas privadas y públicas con el rey como persona y el rey como corona. Surge la teoría mística de que el rey tiene dos cuerpos, un cuerpo físico y un cuerpo simbólico. A medida que el poder se vuelve más centralizado y fortalecido, se diferencia de la persona del rey, cuyos poderes personales se verán así limitados.

El poder de la violencia legítima no vale nada sin un monopolio de la violencia fiscal. En un estado moderno, el gobierno no sólo puede decidir si utilizar la fuerza y ser capaz de aumentar los impuestos en oposición a lo que prevaleció durante el período feudal. Para Charles Tilly,"La guerra hace al Estado y el Estado hace a la guerra" caracterizando la trayectoria histórica de Europa Occidental, que vincula estrechamente la construcción de la guerra con el poder del Estado.

La primera paradoja es que los reinos feudales de Occidente se centralizarán más que los imperios de Europa Central y Oriental. Bizancio, que fue heredado del Imperio Romano Oriental y luego del Imperio Otomano, quiso encarnar los principios del Imperio Romano con el principio de la unificación de un continente o incluso más y una organización fuerte mucho más fuerte que los sistemas feudales. Poco a poco, estas monarquías feudales se centralizarán y serán más eficaces militar y políticamente. Esto marca la victoria de los estados modernos sobre imperios que no sobrevivieron a la lucha de eliminación.

La segunda paradoja es el hecho de que, según Michael Mann, el rey como "poder despótico" está declinando, incluso a medida que aumenta el "poder de infraestructura". Es el poder del Estado como entidad pública separada de la persona del rey para cambiar y reformar la sociedad internamente. En el siglo XIX, los Estados decidieron homogeneizar la cultura y el idioma nacionales. El Estado moderno ha sido capaz de imponer la homogeneización cultural, lingüística y jurídica a toda su sociedad política. El estado moderno es mucho más poderoso desde el punto de vista del poder de infraestructura, pero al mismo tiempo el poder despótico del ejecutivo es mucho menos importante en los estados modernos.

Del "Sacro Imperio Romano" (962 - 1806) al Estado prusiano-Guarnición y Alemania[modifier | modifier le wikicode]

El Sacro Imperio Romano, que es uno de los herederos del Imperio Romano con la voluntad del Emperador de recrear un Imperio basado en el cristianismo, se ve dificultado por una fuerte competencia interna y una fuerte competencia externa que conducirá a una concentración de poder, a una acumulación de poder político que conducirá al surgimiento de Alemania. No es el emperador que prevalecerá, pero es un principado dentro de este imperio que es Prusia que unificará los territorios y creará la Alemania moderna a partir de una centralización y acumulación no en las manos del Emperador, sino a través del reino de Prusia. Lo importante en este proceso de construcción de los Estados europeos a través de la guerra/gestión estatal es que acabaremos teniendo el monopolio de la violencia legítima en un territorio determinado.

Pacificación interna: Norbert Elias[modifier | modifier le wikicode]

Gradualmente, el poder del poder ejecutivo tiene la capacidad de librar guerras cada vez más poderosas, tanto interna como externamente. El monopolio de la violencia interna y externa también significa que la sociedad en su conjunto, sus elites y especialmente los aristócratas, pierden la capacidad de utilizar la violencia privada. Internamente, según Elías, hay pacificación interna con cada vez menos violencia en el territorio nacional. Esta pacificación interna está ligada a la pacificación del Estado porque monopolizar la violencia legítima priva al uso de la violencia privada que conduce a un desarrollo del autocontrol, la autodisciplina y la moderación moral. Muchembled observa una disminución de la violencia interpersonal desde el siglo XVII.

Le duel à l'épée, par Jacques Callot, 1617[9]

Las monarquías tradicionales en la Edad Media no tenían policías. El Estado moderno inventa la policía, que tiene la característica de utilizar menos violencia con una cultura de fuerza mínima en la idea de utilizar la fuerza como último recurso de forma proporcional. Esto sucede en un momento en que el propio Estado se vuelve cada vez más violento y trata de pacificar a la población. Este es un momento que confirma y refuerza la tendencia a largo plazo de pacificación de las sociedades europeas. Sin embargo, la modernidad política coincide también con los genocidios y las guerras de aniquilación, de ahí la dimensión esquizofrénica del Estado moderno.

Luis XIII prohíbe los duelos en 1626. A medida que los caudillos pierden la capacidad de librar guerras privadas, esto se conoce como la curialización de los guerreros. Poco a poco irán transformando su práctica de la violencia para ponerlas en forma, no más guerras privadas, sino que al mismo tiempo usarán la violencia para defender su honor a través de la práctica del duelo. Los duelos son en cierto sentido lo que queda del poder tradicional de los aristócratas para librar guerras privadas sin recurrir al rey. La prohibición del duelo simboliza que a partir de 1626, el rey pretendía tener un monopolio absoluto sobre todas las formas de violencia legítima y todas las formas que pudieran ejercer los individuos. Esta decisión puede parecer anecdótica, pero al mismo tiempo simboliza la creación del Estado y el surgimiento del monopolio de la violencia legítima, al retirar el derecho a utilizar la violencia interpersonal.

Conclusión[modifier | modifier le wikicode]

La creciente extracción de recursos militares a través de impuestos y reclutas al servicio de la guerra requiere una mayor burocratización. El aumento de la burocratización requiere y permite una extracción de recursos cada vez más desenfrenada y la realización de guerras cada vez más mortíferas. Su interacción en un sistema "pro-internacional" que prevalece en Europa bajo el sistema feudal y durante el Renacimiento, en el que ningún reino puede ser más fuerte que cualquier otro, contribuye al surgimiento del estado weberiano.

Bibliografía[modifier | modifier le wikicode]

Referencias[modifier | modifier le wikicode]

  1. [Davidshofer | University of Geneva] - Academia.edu
  2. Publications de Stephan Davidshofer | Cairn.info
  3. Davidshofer, Stephan. “La Gestion De Crise Européenne Ou Quand L'Europe Rencontre La Sécurité : Modalités Pratiques Et Symboliques D'une Autonomisation.” Http://Www.theses.fr/, Paris, Institut D'études Politiques, 1 Jan. 2009
  4. Page personnelle de Christian Olsson sur le site de l'Université Libre de Bruxelles
  5. Page de Christian Olsson sur Academia.edu
  6. Profile Linkedin de Christian Olsson
  7. "The Course of Empire: The Consummation of Empire". ExploreThomasCole. Retrieved 20 March 2011. 
  8. "The Paintings". Beyond the Notes: The Course of Empire. Retrieved 23 October 2014. 
  9. En garde ! Les duels dans Gallica | Gallica Blog.bnf.fr, (2015). En garde ! Les duels dans Gallica | Gallica. [online] Available at: http://blog.bnf.fr/gallica/index.php/2014/03/13/en-garde-les-duels-dans-gallica/ [Accessed 17 Feb. 2015].