Actions

La Argelia francesa: la naturaleza destructiva de una colonia "mixta"

From Baripedia


La situación precolonial es la del Magreb antes de la toma de Argel en 1830. ¿Cuáles son las características de la Argelia precolonial, pero también del Magreb?

Le Maghreb d’avant la prise d’Alger[edit | edit source]

Luchó a las puertas de Argel en 1830.

La primera característica corresponde a los números humanos. Alrededor de 1830, el Magreb tenía una población de unos 10 millones de habitantes, mientras que al mismo tiempo la India británica tenía una población de unos 120 millones. El Magreb está más densamente poblado que América, pero su densidad está lejos de alcanzar la de los grandes imperios asiáticos.

En el momento de la captura de Argel, Argelia tenía una población de 3 millones de habitantes, Marruecos, que sigue siendo más grande en términos de población, es quizás 7 millones, mientras que Túnez tiene una densidad de población de alrededor de 1 millón. Los 3 millones parecen ser muy pocos comparados con su futura metrópoli, Francia. Argelia aparece, vista desde el hexágono, como un territorio poco poblado.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, el Magreb se encontraba en una mala situación, agobiado por la peste, las epidemias de viruela y los acontecimientos climáticos que provocaban escasez de alimentos y hambrunas. Las poblaciones del Antiguo Régimen fueron sometidas a fases de mortalidad. El crecimiento demográfico es bajo o incluso nulo, pero esto cambiará, especialmente para la Argelia colonial, siendo incluso inesperado.

1830 2010
France 33 63
Algérie 3 36

La relación entre la población de la colonia y la metrópoli en 1930 es de 1 a 11, es una ilusión óptica: Francia parece muy poblada en comparación con Argelia que aparece como un desierto demográfico.

En 2010, la proporción pasó de 1 a 2. La imagen que prevalece hoy en día es la de un Magreb, y más particularmente de una Argelia que sufre una sobrecarga demográfica, mientras que en vísperas de la colonización francesa la situación era la contraria en términos de percepción.

La segunda característica es una sociedad que carece de cohesión; la tercera característica se basa en la agricultura y la ganadería.

La Argelia precolonial y el Magreb precolonial se caracterizan por una distribución de la propiedad de la tierra muy igualitaria entre los que importan y poseen la tierra, y esto cambiará durante el período colonial.

Antes de 1830, la distribución de la propiedad de la tierra parece haber sido bastante igualitaria. Por otra parte, las técnicas de producción no están muy avanzadas, lo que refleja el nivel de desarrollo económico.

Estamos tratando con economías que viven en cámara lenta en un "equilibrio de estancamiento".

Antes de la conquista francesa de 1830, las regencias de Argel y Túnez formaban parte del Imperio Otomano.

Hay que recordar que antes de la ocupación francesa hubo la ocupación de los árabes. Las poblaciones del Magreb se islamizaron a partir del siglo VIII, la ocupación duró de 755 a 1516, seguida de una ocupación otomana de 1516 a 1830. Son dos ocupaciones mucho más largas que la presencia francesa.

Es necesario comparar la ocupación otomana y la ocupación francesa para tener un término de comparación.

Cuando hablamos de la ocupación y colonización otomana en Argelia, tenemos que abrirnos camino y avanzar como si estuviéramos en un terreno minado. En cuanto a Francia, no hay ningún problema, pero hay una diferencia, ¿cuál es la diferencia?

Los turcos otomanos son una oligarquía militar turca a la cabeza del actual territorio argelino que no controla todo el país. Basta con ocupar militarmente ciertas partes del territorio argelino y básicamente lo que le interesa a esta oligarquía militar son las ciudades costeras, mientras que el interior se deja a los jefes locales que tienen mucha autonomía.

La voluntad del poder central otomano, que es el sultán de Constantinopla, no es la de extenderse a todo el país o imponerse a todo el mundo, el resultado es que no se modifican las estructuras existentes. El turco otomano deja en su lugar lo que encuentra.

La ocupación se utiliza para recaudar impuestos, es la única regla que obedece todos los sujetos que consiste en reconocer en la figura del sultán el pago de un impuesto.

La otra característica de la sociedad argelina es su desmoronamiento en las ciudades costeras. En las ciudades americanas, está el entorno natural, hay elementos que se combinan para darnos la situación de partida y luego está el peso de los hombres.

En la Argelia precolonial se producen invasiones y migraciones que hacen de las ciudades costeras lugares de mezcla entre los diferentes elementos, sin que por ello desaparezca la jerarquía entre los grupos. Cabe señalar que Marruecos nunca ha reconocido el protectorado otomano.

Los turcos están en la cima, los numéricamente débiles son los dominantes considerando al resto de la población como inferiores. El mismo sentimiento se da en la parte superior entre los andaluces descendientes de Maurs que fueron expulsados de España y que encuentran asilo en el Magreb, Marruecos, Túnez y Argelia, y más abajo están los negros, a veces soldados o sirvientes de las caravanas del Sahara que abastecen los mercados que forman el comercio transahariano.

En el extremo inferior de la escala, están los judíos despreciados en el Magreb y especialmente en Marruecos. En realidad, la condición de los judíos es desigual:

  • Los judíos indígenas han estado en Argelia por mucho tiempo, son los más humildes.
  • los judíos de Livorno forman una amalgama de judíos de origen ibérico o italiano dedicados al comercio internacional, la mayoría de ellos expulsados de la Península Ibérica, están bien situados, mirando hacia Europa dispuestos a adaptarse a los cambios. Forman parte de la comunidad judía abierta al mundo, comprometida con el comercio internacional y con un patrimonio que los distingue de los judíos indígenas.

El desmoronamiento es en las ciudades donde la fragmentación es evidente, pero tan pronto como se cruzan las fronteras de las ciudades el desmoronamiento de los judíos, turcos y negros se desvanece frente a los millones de árabes y bereberes. Lo que distingue a los árabes y a los bereberes es la lengua y la cultura.

Todos estos elementos contribuyen a dificultar la integración de la sociedad. Túnez es el más arabizado de los países del Magreb, el más islamizado, el menos fragmentado geográficamente y más homogéneo que Marruecos y Argelia.

El sector primario domina, la riqueza actual, es decir, la actividad de la que Argelia obtiene hoy en día la mayor parte de sus ingresos, son los hidrocarburos, pero estos yacimientos no se explotan hasta finales del decenio de 1950. Tenemos una economía en la que dominan la ganadería y el cultivo de cereales.

Una de las características del sistema socioeconómico vigente es el carácter relativamente igualitario de la propiedad de la tierra.

En Argelia hay regiones donde la población es sedentaria, en otras regiones hay nómadas que también cultivan la tierra y, por último, hay terratenientes que no cultivan la tierra, por lo que hay campesinos sin tierra.

Las regiones sedentarias son propiedades parceladas que son explotadas directamente por el propietario campesino y su familia. Las parcelas y las tierras de cultivo, explotadas directamente por un campesino propietario de la tierra, son pequeñas granjas familiares.

La situación de los nómadas es más complicada. Hay grupos tribales, cada uno de los cuales tiene su propio territorio, estas tierras tribales son vastas, sus posesiones son reconocidas. Cada tribu tiene un territorio cuya posesión es reconocida por las otras tribus y el soberano que es el sultán.

En las zonas donde dominan las poblaciones nómadas, todos pertenecen a una tribu cuya pertenencia da derecho a utilizar las tierras de la tribu. Sin embargo, estas tierras no son colectivas, cada familia tiene parcelas que puede cultivar, no existe un título de propiedad que pruebe los derechos de todos, pero la porción familiar de las parcelas cultivadas se legitima mediante el trabajo que se convierte en posesión continua y hereditaria.

En otras palabras, hay un campesinado sedentario que es dueño de la tierra y entre los nómadas este sistema que hace posible que cada miembro de la tribu y su familia cultiven y es el trabajo en la tierra el que legitima el título de propiedad convirtiéndose en continuo y hereditario.

Hay grandes propiedades que sus dueños no explotan, como las tierras cedidas a las mezquitas, las tierras del soberano y de las grandes familias, pero también las propiedades de los habitantes de las ciudades. La existencia de estos diferentes tipos de propiedad implica la existencia de campesinos no propietarios.

Para recuperar la característica en la que insistimos, los campesinos pobres sin tierra que escapan a una parte de sus beneficios se encuentran, sin embargo, en la Argelia colonial en número limitado. En otras palabras, en la Argelia precolonial y en el Magreb precolonial, hay un personaje que no aparece en el entorno social que es el proletario rural.

Lo que domina es la pequeña granja, la pequeña propiedad y la pequeña granja familiar sobre la que pesa principalmente la carga fiscal.

Hay grandes patrimonios, familias poderosas con poderes de mando, las familias grandes se las arreglan para imponer tareas a sus dependientes, pero esto no conduce a una feudalización de la sociedad norteafricana. El proceso no se lleva a cabo lo suficientemente lejos como para cambiar las relaciones sociales, los campesinos argelinos pueden conservar sus tierras hasta el período colonial.

Esta distribución de la propiedad, el tamaño de las explotaciones y los modos de explotación reflejan el equilibrio de la sociedad magrebí precolonial: son sociedades escasamente pobladas demográficamente, en general, carecen de homogeneidad y se estabilizan a un nivel técnico bastante bajo.

El Magreb no se compara con Europa Occidental en este aspecto. Hay un entorno natural ingrato, las variaciones térmicas son significativas cuando uno se mueve desde el mar, las precipitaciones son irregulares. Contra este entorno natural ingrato, el campesino magrebí lucha por innovar en cuanto a métodos de cultivo y herramientas agrarias. No existe una estrecha asociación entre la agricultura y la ganadería, lo que constituye una salida para un cultivo caracterizado por un bajo desarrollo.

El arado es un arado muy simple llamado arado de arado que no es capaz de voltear el suelo para almacenar las lluvias irregulares, sólo araña el suelo para enterrar la semilla. Para las manadas, hay una falta de reservas de forraje que hace que las manadas sean débiles.

Los casos de barbecho con una práctica de rotación de cultivos son muy raros, hay situaciones en las que la tierra es abundante y los hombres bastante raros que fomentan una rotación bastante rara, pero sin una periodicidad fija.

  • ¿Cambian las cosas en las áreas donde hay una ocupación intensiva?

Incluso en estas zonas se observa la inercia de los métodos e instrumentos de cultivo. La fase más elegida para hacer este diagnóstico precolonial, Europa se encuentra en ese momento en el proceso de industrialización precedido por una pauta clásica de revolución agrícola.

En comparación con la Europa así comprometida en la industrialización, el Magreb parece vivir en cámara lenta, es decir, "un equilibrio de estancamiento". Las sociedades del Magreb, y especialmente las argelinas, están encontrando un equilibrio. Lo importante es que la colonización romperá esta rutina y de forma violenta.

Fracaso del acuerdo agrícola europeo[edit | edit source]

Mapa cronológico de la conquista y formación territorial de Argelia.

Si consideramos el segundo imperio colonial francés, Argelia aparece como algo muy especial. Francia se propuso hacer de este territorio una colonia de asentamiento pagando el precio de la sangre y el costo financiero de la conquista.

Si se logra el objetivo, Argelia tendrá que ser poblada por europeos y principalmente por franceses que vendrían a establecerse en la tierra.

En el marco del segundo tipo de colonización francesa de los años 1850 - 1860 - 1870 hay otro tipo de experiencia de asentamiento que es Nueva Caledonia.

La colonización puede aparecer al principio como un proyecto, Argelia aparece al principio como un territorio poco poblado, la conservación de Argelia puede justificar la conquista y el precio de la sangre y el dinero. Se envía una población europea para contener la resistencia de los árabes.

Se considera que la conquista de Argelia termina en 1870 en el contexto de la industrialización de Francia.

Hubo muchas dificultades para fijar el comienzo de la revolución industrial en Francia. Se considera que los años 1830 - 1840, que son el comienzo de la industrialización, trajeron dificultades sociales. La idea parecía hacer de Argelia una especie de salida para el excedente de la población francesa y, sobre todo, resolver la cuestión del costo social de la industrialización.

Gran Bretaña, en un momento en que está experimentando cambios estructurales fundamentales, tiene la posibilidad de enviar un excedente de población como una especie de válvula.

Se trata de un plan de colonización, ya que aparecieron muchos "Francia tiene una población sobreabundante, sus fronteras se han vuelto demasiado estrechas, y el desierto demográfico argelino está a sus puertas". Sin embargo, bastante rápidamente, desde los años 1850 a 1860, a través de censos de población, desmembramientos y diversas encuestas, Francia se descubrió a sí misma como un país de baja fecundidad, un país de inmigración y no de emigración.

En realidad, Francia no tiene ni la necesidad de poblar Argelia, ni los medios para hacerlo, y esto fue evidente en los últimos días de la conquista de Argelia.

El resultado es que Francia va a querer poblar Argelia. Desde el momento en que en los decenios de 1850 y 1860 se comprendió que no podía hacerlo, fueron los arabófilos, incluidos algunos funcionarios que estaban familiarizados con las realidades argelinas, quienes propusieron la idea de cambiar su política demográfica.

El emperador Napoleón III saluda a los "colonos franceses y a los árabes" desde el balcón de la subprefectura de Mostaganem (departamento de Orán) durante su visita oficial a Argelia el 20 de mayo de 1865. Bosquejo de M. Moulin publicado en Le Monde Illustré, 1865.

Estos círculos se dieron cuenta de la situación y lograron convencer a Napoleón III de que era necesario un cambio de política y de rumbo, y que la política de asentamiento debía ser rechazada. Napoleón III recibirá de sus oponentes el título de Emperador de los Árabes, que querrá atar a los árabes al suelo dándoles títulos de propiedad en lugar de dejar que los árabes se queden con sus tierras y se las den en lugar de traer al país unos cuantos miles de colonos inadecuados.

Esta política suscitará una oposición muy fuerte, ya que los partidarios de la colonización ilimitada son muy numerosos en Argelia, especialmente entre los grandes colonos. Entre los años 1850 y 1860, hay una primera distribución de la tierra.

El peso de los intereses coloniales, los argumentos patrióticos, este peso en los círculos políticos franceses iba a hacer que lo que era una gran idea de Napoleón III, que en retrospectiva tenía razón.

Esta idea tuvo el gran mérito de tener en cuenta lo que llamaríamos las condiciones iniciales, incluyendo el peso de los hombres. Esta idea tuvo el mérito de tener en cuenta el hecho de que la población musulmana era y seguirá siendo una gran mayoría en Argelia.

A partir del decenio de 1870, la política argelina de Francia reanudó su orientación inicial dando prioridad a la colonización europea con resultados mixtos.

Todo depende del término de comparación que uno elija. O bien uno se queda dentro del dominio colonial francés, en cuyo caso Argelia aparece como una experiencia que se destaca de las demás, o bien uno toma las experiencias de colonización exitosa de los asentamientos en las Américas y el Pacífico, en cuyo caso Argelia está muy lejos de ello.

En comparación con otras posesiones de Asia y África, Argelia puede reclamar la condición de colonia de asentamiento. En 1880, había 400.000 europeos asentados mientras que los europeos se ahogaban en las masas indígenas de Asia y el África subsahariana, sin embargo, en Argelia esto corresponde al 10% de la población total. Si observamos la evolución del número de mujeres europeas en relación con la llamada población argelina musulmana, los europeos constituirán una fracción de la población máxima a principios del siglo XX con un 14%. Este es el récord alcanzado en Argelia.

Argelia no se parece a casi todas las colonias de Asia y África, pero por todo ello no es una experiencia que pueda compararse con lo que sucederá en América del Norte y el Pacífico, de hecho, Argelia se encuentra entre ambas, por lo que se caracteriza como una colonia mixta.

La colonia mixta reúne dos poblaciones numéricamente desiguales, pero los europeos constituyen una fuerte minoría; de un extremo a otro, los europeos no logran ganar.

Una colonia mixta es similar a Argelia, a saber, Sudáfrica, donde la población blanca es una minoría más fuerte, pero una minoría de todos modos. Según el último censo de la población general de Sudáfrica, los colores superaron a los europeos blancos.

Estas experiencias nunca logran el objetivo de superar a la población indígena. Por el contrario, los privilegios de las minorías europeas están condenados a desaparecer a largo plazo ante las demandas de la masa de los pueblos indígenas. Por eso tenemos en Argelia, al final del período colonial, la repatriación de los europeos desde Argelia y por eso en 1991 hay el desmantelamiento del apartheid, no es sostenible.

La fórmula mixta de la colonización es una situación explosiva, es la supremacía blanca sin la mano de obra.

La fórmula de colonización mixta es mucho más desigual en Sudáfrica. Uno de los indicios es que la minoría blanca de Sudáfrica acapara una fracción mucho mayor de la tierra que en Argelia, es decir, el 87% de las tierras cultivadas en manos europeas, mientras que en Argelia se estima que el 25% de las tierras cultivadas está en manos europeas. Más allá de estas pequeñas diferencias, Argelia y Sudáfrica son del mismo tipo colonial debido a la distribución desigual de las poblaciones y la riqueza.

Una fracción minoritaria de la población posee una proporción demasiado grande de la importancia numérica de su riqueza.

Para establecer el vínculo con la tipología americana, la colonización mixta crea una situación de desigualdad extrema que recuerda a las dos primeras categorías de colonias americanas.

El hecho de que la colonización francesa termine en una guerra que dura mucho tiempo, es costosa y causa muchas víctimas no es tan sorprendente cuando se presenta de esta manera.

La diferencia estriba en que el plan para convertir a Argelia en una colonia de asentamiento y un tipo de asentamiento que no recuerda en absoluto al proyecto inicial.

Los resultados de la política de asentamientos son mixtos, al principio se logran los objetivos, pero bastante rápidamente la población europea alcanzará su máximo.

La población contabilizada como francesa en Argelia en un principio, si se observan las cifras del censo, esta población se multiplica por más de 10 entre los censos de 1856 y 1954.

A primera vista, esto es algo bastante espectacular o eficiente. Este aumento se debe menos a la inmigración y al crecimiento natural de los franceses procedentes de Francia que a la asimilación de los extranjeros europeos y los judíos argelinos.

Estamos avanzando hacia una comunidad europea en Argelia que estará compuesta por franceses de origen francés, europeos no franceses como españoles, italianos, malteses, alemanes, pero también suizos, también hay judíos argelinos.

En 1880, los emigrantes de España, Italia y Malta formaban una población más numerosa que los franceses, ya que estaban impulsados por la pobreza, mientras que los franceses eran los excluidos de la revolución industrial.

Esta fue una situación sin precedentes. En la década de 1880, los emigrantes europeos no franceses superaron a los franceses. Surgió la cuestión de la soberanía francesa sobre Argelia.

Para asegurar su soberanía, imaginaremos una legislación que hará que los europeos no franceses sean franceses y los judíos argelinos franceses.

Una ley de 1889 ordenó la naturalización automática de todos los extranjeros nacidos en Argelia si no reivindicaban la nacionalidad original de su padre al alcanzar la mayoría de edad. Según la ley del país, uno puede naturalizarse automáticamente si no reclama la nacionalidad original de su padre.

Al mismo tiempo, la categoría de los franceses se infló con un decreto de 1870 en adelante que naturalizó colectivamente a los judíos de Argelia. Zn 1870 son 30000 y en 1954 son 140000. Los judíos argelinos, con el tiempo, se occidentalizarán notablemente como ciudadanos franceses. Hablarán francés, se vestirán a la europea, enviarán a sus hijos a la escuela de la República.

En 1962, cuando llegó el retiro, los judíos argelinos franceses naturalizados irán en masa a casi toda Francia y no a Israel.

A partir de 1896, este proceso de asimilación fue un hecho y un éxito, una comunidad francesa iba a surgir en Argelia. A partir de 1896, el número de franceses nacidos en Argelia superó el número de inmigrantes, y surgió un pueblo que se denominó en su momento un "pueblo nuevo" llamado "pies negros".

Esta comunidad de europeos de origen francés o extranjero iba a hacer lo mismo que los emigrantes británicos a América del Norte, que desde entonces se llamaban a sí mismos americanos. Estos franceses de Argelia se llamarán a sí mismos argelinos.

Un sentido de identidad emerge dentro de esta comunidad de europeos, pero no podrá convertirse en un patriotismo independentista, aunque hubiera con el patriotismo de los Pies Negros algún deseo de separarse de Francia.

En 1954, casi el 80% de los europeos nacieron en Argelia. En otras palabras, el término de repatriación aceptado en 1962 es inadecuado, ya que no se trata básicamente de devolver a su patria a franceses nacidos en Francia, sino de desplazar a poblaciones nacidas en su mayoría en Argelia, es un desarraigo y un exilio.

Argelia no puede tener, pues, el mismo destino que las trece colonias norteamericanas, una vez más es la demografía: la debilidad numérica de este pueblo llamado Pies Negros en comparación con la mayoría musulmana hace imposible cualquier separación de la metrópoli si no se elige la fórmula sudafricana.

La forma radical es el desarrollo por separado, pero en Sudáfrica los europeos son el doble de numerosos que los europeos de Argelia.

El asentamiento europeo en Argelia va más allá de una típica colonia de explotación en Asia y África. Este asentamiento va menos lejos que en Sudáfrica, y no hay comparación con los asentamientos de América del Norte y el Pacífico. De hecho, la llamada población europea, es decir, los europeos nacidos en Francia o no franceses naturalizados, los judíos argelinos, pero también los europeos no naturalizados, todos estos grupos constituyen la categoría de los europeos.

Estos europeos sólo crecieron más rápidamente que los musulmanes indígenas durante los primeros cuarenta años de la presencia francesa. De 1830 a 1870, estamos en un proceso que habría incrementado efectivamente el número de europeos.

A partir del decenio de 1870 ocurrió lo contrario; se produjo un cambio en la relación demográfica entre las comunidades, pero no el esperado. La aceleración del crecimiento natural de la población musulmana significa que la población europea nunca superará la tasa máxima del 14% alcanzada a principios del siglo XX y posteriormente descenderá a menos del 10% en 1962 antes del éxodo final.

La razón subyacente del fracaso del asentamiento europeo debe compararse con los experimentos exitosos como las trece colonias norteamericanas. A la luz de este éxito se puede explicar su fracaso en Argelia.

No encontramos la misma situación de partida en Argelia que en América del Norte, no podría funcionar. Si nos atenemos a eso, esta política europea de asentamientos agrícolas estaba destinada a fracasar en Argelia.

La colonización agrícola de las trece colonias norteamericanas tuvo lugar en los siglos XVII y XVIII, no en el siglo XIX. La mayor parte de la inmigración europea data de después de la década de 1840, pero a partir de entonces, los inmigrantes se concentraron en los centros urbanos.

La llegada de los europeos dio lugar a dos tipos diferentes de asentamientos:

  • Asentamientos norteños basados en el asentamiento agrícola europeo.
  • colonias del sur basadas en la plantación y la esclavitud.

La ambición francesa era hacer de Argelia una colonia a imagen de las colonias americanas del norte y más precisamente de las colonias medias del noreste de la costa atlántica.

  • ¿Qué explica el éxito en un caso y marca las diferencias para Argelia?

Es una región que no ofrece ciertas posibilidades. No ofrece la perspectiva del saqueo de metales preciosos y no permite el establecimiento de una colonia de plantaciones de esclavos basada en productos tropicales altamente rentables.

El clima templado de la parte norte y central de la costa atlántica de lo que hoy es Estados Unidos ofrece algo especial a la inmigración europea, ya que proporciona las condiciones adecuadas para el asentamiento de los colonos acompañados de sus familias y permite así el florecimiento de una economía basada en la agricultura familiar y orientada a actividades agrícolas diversificadas, también conocidas como actividades de tipo templado, como el cultivo de cereales y la cría de ganado.

El peso de los hombres permite el asentamiento agrícola europeo en las colonias del norte, pero el crecimiento y el éxito de este tipo de asentamiento se debe a un factor particular.

Por lo tanto, Argelia no puede tener el mismo destino que las trece colonias norteamericanas, y sin embargo es un país que ha sido En América del Norte, hay una falta de cohabitación entre las poblaciones aborígenes e inmigrantes. Esta ausencia se ve facilitada en América del Norte por dos factores que tienen mucha menos influencia en Argelia:

  • Densidad de población muy baja.
  • las poblaciones amerindias son víctimas del choque microbiano. La tragedia de la experiencia argelina es que se trata de una colonia de cierto tipo que supone que no hay coexistencia de una población existente y una población de inmigrantes, mientras que en Argelia sí la hay.

Las densidades de población son muy diferentes. A la llegada de los primeros europeos, la población de los actuales Estados Unidos se estima en 3,5 millones de habitantes, es decir, una densidad de 3,8 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que facilita mucho el asentamiento de los europeos.

En América del Norte hay espacio para rechazar a la gente, mientras que en Argelia no hay espacio para rechazarla.

  • En la época de su conquista colonial, ¿cuál era la densidad de población en Argelia?

Cuando usamos este criterio o este indicador de densidad de población, nos encontramos con niveles. Dado que las densidades de asentamiento son muy diferentes, no estamos tratando con estructuras que están en su lugar y que son similares.

El territorio argelino tiene, alrededor de 1830, 3 millones de habitantes, pero hay que distinguir entre la Argelia llamada "útil", en la que se puede vivir, trabajar la tierra, obtener sus medios de subsistencia, que es la densidad de población sin el Sahara y el Sáhara.

En la franja septentrional que bordea el Mediterráneo, la densidad de población asciende a casi 14 habitantes por kilómetro cuadrado. Se trata de un umbral que nos sitúa en presencia de una economía agrícola en lugar de, como en América del Norte, una economía de cazadores, recolectores y, por cierto, agricultores.

La población autóctona de Argelia se enfrenta a un avance de la colonización europea. Entre 1830 y 1870, la población europea creció a un ritmo superior al de la población argelina, pero ésta se enfrentó al avance de esta última atrapada entre el desierto sahariano y la costa mediterránea, sin espacio para huir, a diferencia de los indios, que pudieron encontrar territorios alternativos en el centro y el oeste de lo que hoy es Estados Unidos.

El fracaso de la colonización del asentamiento europeo se debe a que Argelia no es un territorio vacío o muy poco poblado, siempre predispuesto a recibir colonos, a diferencia de las trece colonias norteamericanas y sobre todo de las colonias del norte. Por otra parte, este fracaso de la colonización en Argelia también puede explicarse por el hecho de que los colonos, al establecerse en la agricultura, están en competencia directa con los productores autóctonos.

En el momento de la conquista de Argelia no era concebible adoptar una política encaminada a la masacre en gran escala de las poblaciones indígenas o a su expulsión sistemática de su zona de existencia habitual.

En el momento de la conquista de Argelia no era concebible adoptar una política encaminada a la masacre en gran escala de las poblaciones indígenas o a su expulsión sistemática de su zona de existencia habitual.

Napoleón III renunció a esta política de exterminio y devolución, tomando posición al respecto en su carta sobre la política de Francia en Argelia publicada en 1865: "no puede entrar en la idea de que se extermine a los 3 millones de nativos que están en Argelia o se les expulse al desierto siguiendo el ejemplo de los norteamericanos hacia los indios".

La falta de coexistencia entre la población europea y la indígena en el continente norteamericano tiene una consecuencia positiva para el colono blanco, que es que no se encuentra en una situación de competencia con las poblaciones indígenas y la agricultura indígena.

El costo de la producción indígena en la agricultura es más bajo, las agriculturas indígenas son capaces de producir lo mismo, pero más barato. Para que los agricultores europeos se aferren a la tierra, necesitan una intervención que les dé beneficios.

El Estado intervendrá y pagará, en la fórmula de la colonización mixta en la que hay una minoría de europeos en una cantidad desproporcionada de tierra. El mantenimiento de la colonización europea requiere la intervención del Estado, porque de lo contrario no pueden competir con los productores autóctonos: se trata de la adopción de medidas favorables al agricultor europeo.

El Estado interviene en beneficio del agricultor europeo, pero discrimina a la población autóctona, es una solución que provoca tensiones, es una bomba de tiempo.

En una colonia como Argelia, si no hay suficientes europeos, si van a tener en sus manos una cantidad desproporcionada de tierra, necesitan una mano de obra. La agricultura europea, para mantenerse y desarrollarse, necesita una mano de obra autóctona relativamente abundante y barata.

En este tipo de colonia, hay una dependencia económica de los europeos, de la mano de obra indígena. Esta es una característica distintiva no sólo de la Argelia colonial, sino de otros territorios que pueden clasificarse como colonias mixtas, como Sudáfrica, Kenya, pero también la antigua Rhodesia del Sur.

Los europeos compiten directamente en el sector de la producción agrícola con la mano de obra autóctona. Si los europeos compiten directamente en el sector agrícola, entonces los europeos tendrán que ser favorecidos por un lado, pero también discriminar a la mayoría, marginando de alguna manera a la mayoría de la población.

El ejemplo de Kenya se refiere a la cuestión del café. En ciertas zonas de Kenya, a partir de cierto punto, de la primera guerra mundial, los colonos europeos comenzaron a cultivar café y a exportarlo. El Estado colonial interviene y prohíbe a los productores africanos entrar en esta lucrativa rama que está reservada a los blancos. Este es un resultado típico de la fórmula de mezcla.

La representación de los colonos en un órgano legislativo se refiere a la existencia de un relevo político que permita la defensa de sus intereses ante las metrópolis. Al tratarse de una minoría protegida, esta pequeña comunidad europea tiene la posibilidad, al estar representada en un órgano legislativo, de defender sus intereses no sólo in situ, sino también en la metrópoli. A partir de 1848, se permitió a los ciudadanos franceses de Argelia elegir cuatro diputados a la Asamblea Nacional.

Los colonos eran muy escasos en Argelia. A principios de los años 50, había alrededor de 1 millón de europeos, pero entre estos europeos, hay muy pocos colonos que son terratenientes de origen europeo.

A principios de los años 50, en Argelia, del millón de europeos, hay 19400 colonos que junto con sus familias constituyen unas 75000 personas, es decir, el 7% del total de los europeos.

Los europeos son una minoría, pero no viven en zonas rurales. En casi todos los casos, los europeos son trabajadores especializados, funcionarios, empleados, taxistas, propietarios de garajes, jefes de estación, enfermeras, ingenieros, comerciantes, etc.

El asentamiento europeo fracasa en el control del espacio argelino. La brecha es un abismo enorme entre lo que se imaginó inicialmente y lo que se logra, en el suelo la distancia es muy grande. Se imaginaba que los inmigrantes de Francia se asentarían en tierras, cuyo número aumentaría con el tiempo hasta el punto de abrumar a la población indígena.

Según el sueño de algunos círculos coloniales franceses, no habría un pequeño o mediano campesinado francés arraigado, la gran mayoría de la población europea seguiría siendo una población urbana. En 1871, la población urbana francesa era europea en un 60%, en 1954 esta proporción era del 54% con una alta concentración en Argel y Orán.

Esta población urbana está creciendo porque con el tiempo estamos presenciando un fenómeno de concentración de tierras. La propiedad de la tierra estará en manos de un pequeño número de propietarios, lo que dará lugar a una disminución de la población rural europea que se está reagrupando en las ciudades.

En 1954, unos 6.000 grandes terratenientes poseían por sí solos el 87% de las tierras de los asentamientos. Es un proceso de construcción de grandes propiedades.

Apropiación de tierras[edit | edit source]

La política de asentamiento fracasa, pero la apropiación de tierras tiene éxito. Hemos llegado a una situación en la que la fórmula mixta conduce a muy grandes desigualdades.

Es una minoría de la población que consigue hacerse con una parte desproporcionada de la riqueza.

Entre 1830 y 1954, los europeos se apoderaron de 2,7 millones de hectáreas, o alrededor de ¼ de tierras cultivadas, tanto del Estado como de particulares o grandes empresas capitalistas, entre ellas la empresa Setif, con sede en Ginebra.

En Zimbabwe, más del 85% de la tierra está en manos europeas. Hay experiencias de colonización en las que este proceso de expoliación de la tierra va muy lejos.

En Argelia, es con frecuencia la mejor tierra en la que se cultiva trigo, y luego, a partir del decenio de 1880, las vides se utilizan para hacer vino.

De 1860 a 1917, la mayor parte de la tierra pasó a manos europeas, y la apropiación se llevó a cabo:

  • por confiscación: tiene lugar cuando hay rebeliones silenciadas. Para castigar a la población, se confiscaron las tierras de los "rebeldes". Este fue el caso en particular durante la rebelión de 1871, a la que siguió la confiscación de bienes como castigo. También se produjo la confiscación de los bienes destinados al mantenimiento de las mezquitas y de las tierras ocupadas por los otomanos. También se confiscan los bienes de dominio público.
  • por recaudación: tiene lugar en los territorios tribales.
  • por nuevas leyes: favoreciendo la constitución de la propiedad individual y también favoreciendo las transacciones privadas.

Hay una política colonial, en el caso de esta política, el asentamiento europeo fracasa, en cambio, la toma de las tierras terminadas.

Los franceses se apoderan de alrededor del 25% de la tierra, pero para algunos autores esto sería 1/3. En comparación con el caso de Sudáfrica, esto puede parecer poco, ya que en Sudáfrica el 87% de la tierra está en manos europeas.

Cabe señalar que los colonos, que son muy pocos, representan sólo el 2% de la población agrícola total en 1950.

A medida que avanzó el período colonial, se observó una tendencia hacia el aumento de la propiedad europea por un lado, y la disminución de la propiedad indígena por el otro. La brecha será grande, en 1950 superará la proporción de 10 a 1.

En el lado europeo, hubo una tendencia a concentrar la tierra en manos de un pequeño número de propietarios, mientras que los campesinos musulmanes vieron cómo sus tierras se reducían, incapaces de competir en igualdad de condiciones con los colonos vecinos ya que más del 70% de los nativos poseían menos de 10 hectáreas.

Esta es una de las explicaciones de la actuación, que es diferente si consideramos a los agricultores europeos por un lado y a los pueblos indígenas por otro. A los europeos les va mucho mejor porque tienen superficies mucho mayores, están mejor dotados, sus fincas están mejor equipadas, tienen mucho más crédito y, a fin de cuentas, producen y comercializan una gran proporción de productos agrícolas. En 1950, 2/3 de la producción agrícola de Argelia fue producida por agricultores europeos y más del 90% de su vino.

Una de las características de la colonia mixta se encuentra en este tipo de asentamiento, dado que los agricultores europeos compiten con los agricultores nativos que pueden producir tanto, pero a un costo menor, lo que requiere la intervención del Estado.

El Estado interviene en la toma de posesión de las tierras, en la distribución de las mismas, en las herramientas, el equipo, el crédito y en toda una serie de ayudas concedidas a los agricultores europeos.

Cuando los historiadores interesados en el balance costo-beneficio de la colonización de Argelia insisten en que este territorio cuesta mucho, porque el Estado interviene para apoyar a una fracción de la población minoritaria para poder hacer la comparación.

La demografía debe ser considerada en conjunto con la estructura de la tierra. Si tenemos la situación y las características de la fórmula coeducativa, si una minoría de la población posee la mayoría de la riqueza y si esta riqueza está constituida por la tierra, entonces debemos considerar la evolución de los números involucrados: hay europeos y nativos.

A partir de cierto punto, aquellos nativos que ven la mejor tierra pasar a manos europeas, que ven sus parcelas reducirse, entonces su número aumenta contra todo pronóstico.

A partir del decenio de 1870, no sólo hay una renovación de la población argelina llamada musulmana, sino que también crece a un ritmo elevado: en 1860 la población musulmana es de 2,7 millones, hay un descenso demográfico temporal que no se parece al precedente americano u oceánico, en 1920 esta población aumenta a 4,9 millones y en 1954 se eleva a 8,7 millones.

El hecho de que los europeos se apoderen de una parte excesiva de la tierra, combinado con lo que algunos han llamado una explosión demográfica o un auge demográfico, dará lugar a lo que se suele llamar en la lectura especializada la proletarización de la masa indígena.

El crecimiento acelerado de la población musulmana reduce inexorablemente la superficie disponible per cápita y por familia, por lo que la producción de la agricultura autóctona tiende a estancarse o a disminuir debido a la disminución de los rendimientos o a la degradación del suelo.

A partir de 1860, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la proporción de trigo producido en Argelia por el campesinado árabe pasó del 80% al 20%.

La mayoría de la mano de obra agrícola y autóctona se desempeñará cada vez menos en términos de producción o rendimiento de los cereales. Además de estos agricultores, hay un mayor número de no propietarios, aparceros y trabajadores agrícolas permanentes o temporales no propietarios.

Una gran parte está subempleada o desempleada: a principios del decenio de 1950, había un gran número de trabajadores desempleados en las zonas rurales, con casi un millón de desempleados rurales en 1954. Se trata de una masa de campesinos "pisoteados" que, desde el momento en que pierden sus medios de subsistencia en las zonas rurales, tienen varias opciones:

  • ser contratado en los grandes estados.
  • ir a las ciudades o a los sitios de obras públicas; es un fenómeno de éxodo rural de campesinos empobrecidos que van a las ciudades.
  • De 1914 a 1954, 2 millones de argelinos permanecieron en Francia, ya sea como soldados o como trabajadores.

Desigualdades y colonización "mixta"[edit | edit source]

Con el proceso de colonización aparece en el paisaje de Argelia alguien que antes estaba ausente: el proletario rural. Por eso subrayamos su ausencia al principio.

Por otra parte, la proletarización no afecta a toda la sociedad indígena. Algunos de los miembros de esta sociedad logran conservar su patrimonio o fortalecerlo.

Pero para la gran mayoría, es una situación que se está deteriorando. En gran parte del país, los colonos son dueños de la mayor parte de la tierra fértil.

Los europeos son los principales empleadores en los sectores agrícola y no agrícola, pero existen disparidades tanto entre los europeos y los no europeos como dentro del grupo europeo y entre los argelinos musulmanes.

Hay que resistir la tentación de presentar a los europeos como una clase dominante y a todos los musulmanes como una masa indiferenciada de proletarios y subproletarios. Ambas sociedades tienen sus grupos favorecidos o desfavorecidos.

Para la población europea, las brechas sociales son mayores en el campo. Junto a las grandes fincas hay pequeños propietarios, a veces al borde de la pobreza, que no han sido absorbidos por el proceso de concentración de la tierra.

En cuanto a la población musulmana argelina, las lagunas aparecen en las ciudades, en el medio urbano hay clases medias musulmanas cuyo nivel de vida se aproxima al de la población activa europea, que son en su mayoría asalariados y pequeños empresarios.

Cabe señalar las desigualdades en cuanto a la condición jurídica y política; en otras palabras, en este tipo de asentamiento hay desigualdades económicas, pero éstas se ven agravadas por las desigualdades en cuanto a la condición jurídica y política. Esta desigualdad tiende a separar muy claramente estas dos entidades, que están diversificadas.

Desde el punto de vista jurídico, existe el código de indigénat, que es un arsenal normativo que sólo se aplica a los indígenas, un sistema jurídico represivo que sólo se aplica a los indígenas. La administración la aplica en violación de los principios de la separación de poderes, mientras que el código de indigénat prevé sanciones colectivas en violación de la legislación francesa. Se trata de un régimen de excepción establecido en todo el imperio francés, excepto en Marruecos y Túnez.

Se puede castigar si se desobedece una orden, el castigo puede ser colectivo, pero también se puede castigar, teniendo en cuenta que durante el período colonial no había libre circulación de personas si se le sorprende sin permiso fuera de su distrito, lo cual está sujeto a la ley del código del indigénato.

La desigualdad de la condición política es la situación en la que los musulmanes autóctonos, como habitantes de un territorio anexionado por Francia, son de nacionalidad francesa. En 1848, Argelia fue proclamada parte integrante del territorio francés, constituyendo tres departamentos y enviando diputados a la Asamblea Nacional. Los musulmanes indígenas tienen la nacionalidad francesa desde 1865, pero no la ciudadanía de Francia, mientras que los israelitas indígenas, que se naturalizaron colectivamente en 1870, disfrutan de una asimilación legal que no está sujeta al código de indigénat.

¿Se puede conceder a los musulmanes indignos la ciudadanía francesa? Es posible, siempre que lo soliciten, ya que la adhesión a la ciudadanía francesa no es un derecho, sino un favor concedido por el colonizador de manera disuasoria: hay que renunciar a la ley coránica o a las costumbres bereberes. Al final, un número muy pequeño de musulmanes indígenas accedió a la ciudadanía francesa durante el período colonial.

Los ciudadanos franceses de origen indígena eran una categoría que seguía siendo objeto de discriminación: tenían dificultades para acceder a la tierra y tampoco podían ocupar cargos administrativos.

La colonización francesa perturbó la sociedad musulmana, lo que no ocurrió con la ocupación otomana, el campesinado, los cuadros de la sociedad musulmana argelina y las elites urbanas. En general, la fórmula de colonización mixta es destructiva y genera fuertes desigualdades.

En Sudáfrica y Zimbabwe encontramos las mismas características en las que la dominación europea siempre termina en una violencia extrema o tardía. La guerra en Zimbabwe terminó en 1980, el desmantelamiento del apartheid tuvo lugar en 1990, etc. La dominación europea de Zimbabwe es todavía extremadamente violenta o tardía.

Se trata de un trastorno que afecta principalmente al campesinado, que es víctima del despojo de tierras y se está empobreciendo.

Otro impacto de la colonización es la ruptura de la aristocracia musulmana, las grandes familias, los jefes tribales, la burguesía de las grandes ciudades, que casi todos desaparecen bajo el impacto de la colonización.

En las zonas urbanas, hay algo así como un renacimiento en la estela de la colonización. Las elites urbanas se están reconstituyendo muy lentamente a partir del 1900 y especialmente después de la Primera Guerra Mundial. Esta reconstitución de las elites urbanas se está llevando a cabo en una nueva forma, que son los musulmanes secularizados y franqueados.

Los mejores representantes de esta élite urbana que después de la independencia se instalan en Francia son los escritores argelinos francófonos. Esta producción literaria comienza desde el momento en que las élites se reconstituyen.

La colonización mixta asigna a la mayoría una parte minoritaria de la riqueza y el poder.

Algo que complica el cálculo de las diferencias de ingresos en la Argelia colonial es la presencia europea: hay que tener en cuenta el ingreso individual medio del agricultor europeo en Argelia, que en 1954 era 35 veces superior al del agricultor musulmán.

En la misma fecha, pero esta vez de manera general para toda Argelia, el ingreso promedio de una familia europea es 8 veces mayor que el de una familia argelina. Las tres cuartas partes de los franceses en Argelia tienen unos ingresos que son entre un 15% y un 20% inferiores a los de la Francia metropolitana, la diferencia de ingresos entre Francia y la Argelia musulmana era en 1950 cercana al 8 o incluso al 8,5.

A modo de comparación, en 1950, la diferencia de ingresos medios entre los países industrializados occidentales y el bloque llamado entonces el Tercer Mundo era en promedio de 5,7. La brecha entre Francia y Argelia es mayor.

En Argelia, existe la coexistencia económica y social de dos comunidades. Esta coexistencia se siente para los más humildes como una Argelia "europea", moderna, en desarrollo y enriquecedora, en cambio, coexistiendo con esta Argelia hay una Argelia "tradicional" en proceso de empobrecimiento.

Esta conciencia transformará la yuxtaposición de esta sociedad, las diferencias se vuelven desiguales e injustas.

  • ¿Qué habría hecho falta para que la colonización en Argelia no condujera a la guerra? ¿Qué habría sido necesario para que el casi millón de mujeres europeas no se vieran obligadas a irse? ¿Qué habría impedido que el Estado independiente de Argelia se apoderara del patrimonio, las tierras y los bienes de los europeos?

Habría sido necesario algo que ni el gobierno francés ni los "pieds-noirs" querían: reformas a favor de la mayoría. Sólo las reformas habrían evitado la radicalización de las luchas nacionalistas y el derrocamiento brutal del orden colonial. Ningún gobierno francés sería capaz de implementar reformas por temor al descontento de un colono blanco intransigente.

Los colonos europeos, los Pies Negros tienen una parte de responsabilidad en el drama argelino que es, en particular, la guerra de Argelia de 1954 a 1962 que causó en el lado europeo cerca de 35.000 muertes y en el lado musulmán de 300.000 a 350.000 muertes.

"Grupo de los Seis", líderes del FLN. Foto tomada justo antes del comienzo de la guerra el 1 de noviembre de 1954. De pie, de izquierda a derecha: Rabah Bitat, Mostefa Ben Boulaïd, Didouche Mourad y Mohamed Boudiaf. Sentados: Krim Belkacem a la izquierda y Larbi Ben M'hidi a la derecha.

El pueblo francés de Argelia se negó obstinadamente a toda reforma que condujera al desarraigo definitivo del pueblo europeo de Argelia. Este éxodo tuvo lugar en condiciones trágicas, en tres meses, de mayo a julio de 1962, 800.000 personas de pie negro abandonaron Argelia, experimentándolo como exilio y desarraigo.

El Front de Libération National fue fundado en El Cairo en 1954, trabajando para eliminar durante la guerra y después de todo las demás formaciones nacionalistas competidoras que se impusieron como único partido del gobierno argelino establecido en 1962. Después de la independencia, el FLN tensó a la juventud y a las fuerzas argelinas, y el exclusivismo condujo a una guerra civil que ha asolado el país desde 1992.

Después de la independencia y la recuperación de la riqueza nacional, a expensas de los antiguos colonos, da lugar a la inmigración argelina a la metrópoli, que continúa y se intensifica debido a la miopía demográfica, pero sobre todo a la ineficiencia económica del Estado postcolonial.

Desde esa perspectiva y más allá de la apreciación de las responsabilidades individuales o colectivas, la historia de la colonización francesa en Argelia revela que, aunque derrotados, despojados y humillados, la gran mayoría de los musulmanes argelinos nunca se rindieron.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]