Actions

Los costos de la segunda expansión europea (siglos XVIII-XX): Asia y África conquistadas por sí mismas

From Baripedia


Examinaremos las primeras fases de la colonización europea en Asia y África para tratar de evaluar el costo.

A medida que avanzamos en la cronología y ya no estamos entre los siglos XVI y XIX, sino en el siglo XX, tenemos más documentación y cifras que nos permiten evaluar el costo financiero de la formación de los imperios coloniales.

El Pacífico se asemeja a América del Norte, en Australia y Nueva Zelanda tenemos el mismo fenómeno en lo que respecta al costo humano, y en Oceanía vemos una deserción demográfica del 80% de la fuerza de trabajo inicial.

Por supuesto, estas decenas de millones de personas, que al principio pagaron el precio del control o dominio europeo sobre estas regiones, estas cifras humanas no pasaron por encima del filo de la espada ni desaparecieron en el contexto de los enfrentamientos armados.

Los europeos no tenían los medios para acabar con esas poblaciones numéricamente tan grandes. Existe la importancia de las enfermedades, hablando por ejemplo del choque microbiano a América.

Podríamos haber analizado la situación en Oceanía utilizando esa conmoción y encontrando la misma situación que era característica de América del Norte.

Vamos a encontrar estas enfermedades de nuevo en Asia y África, pero esta vez, en total oposición a lo que hemos visto hasta ahora, estas enfermedades van a ser un obstáculo para la penetración colonial europea.

Estas enfermedades trabajarán contra el colonizador.

Los europeos, especialmente en Asia tropical y África, se enfrentarán en estas regiones a enfermedades contra las que no han desarrollado inmunidad.

Mortalidad y número de europeos en los trópicos: Asia y África tropical[edit | edit source]

En Asia y África tropical, los europeos se darán cuenta inmediatamente de que están sufriendo tasas de mortalidad muy altas porque, a diferencia de los casos anteriores, se enfrentan a enfermedades epidémicas como las fiebres, que son la fiebre amarilla, una variedad de paludismo y el cólera.

La cuestión que se plantea es que en estas dos grandes regiones colonizadas, cuando se colonizan, el agente colonizador sufre tasas de mortalidad muy elevadas que no le impiden poner sus manos en estos territorios. Se plantea la cuestión del costo; el costo humano y financiero no debe superar un cierto umbral.

No es hasta principios del siglo XX y buena parte del período de entreguerras que podemos creer que la medicina occidental ha encontrado curas. Los médicos coloniales, que en la mayoría de los casos son personal militar, no saben cómo combatir estas enfermedades. No hay ningún desfile médico. En otras palabras, tenemos que ir a alternativas que bajen el costo para el colonizador.

Las dos formas en que descubriremos y detallaremos son:

  • "no vamos allí": si el europeo en estas regiones se arriesga a morir, hay una absoluta paradoja que es no ir allí, en otras palabras, en el dominio colonial europeo en Asia tropical y África hay muy pocos blancos en número. Reducir el número de europeos presentes limita el costo.
  • "utilizando intermediarios locales y reclutando localmente": esto es bastante sorprendente, al final, los ejércitos que los europeos constituyen para conquistar estos territorios están formados por soldados indígenas reclutados localmente para limitar tanto los costos humanos como los financieros.

Necrópolis de ultramar[edit | edit source]

Los trópicos y las enfermedades que allí prevalecen, el entorno epidemiológico de Asia y África son un entorno desconocido para los europeos.

Los primeros intentos de penetración y establecimiento de los europeos en Asia y África fueron desastrosos desde el punto de vista de la salud. Los europeos sufrieron lo que llamaremos el costo de transferencia que se puede calcular para los soldados europeos que participan en las conquistas coloniales; se trata de la relación entre la mortalidad de los soldados en los cuarteles metropolitanos y la mortalidad que sufren los soldados cuando son trasladados para luchar en un territorio de Asia o África. El costo de la transferencia es muy alto.

En Asia, Batavia, que ahora es Yakarta, es probablemente la única ciudad verdaderamente europea fundada. En el siglo XVII la tasa de mortalidad de los holandeses era tan alta que hasta el siglo XIX Batavia era considerada su cementerio.

Durante la primera mitad del siglo XIX, este momento particular es el de la conquista colonial que tiene lugar entre finales del siglo XIX y mediados del siglo XX, lo registramos porque en el ejército indio británico hay personas para contar quiénes son los equipos dirigidos por los médicos militares que acompañan a las tropas.

Durante la fase de la conquista de la India, se registró el número de muertes en el Ejército Británico y se completaron los registros sobre las causas: el 6% del número total de muertes se debió al combate, el 94% de las muertes en las filas del Ejército Británico de la India se debió a la enfermedad.

En el Magreb, más o menos al mismo tiempo, se produjo una situación similar, en particular en Argelia. En el decenio de 1840, un general francés observó que la única zona en la que crecía Argelia eran los cementerios.

Los historiadores mantienen el ejemplo de África Occidental en reserva, esta parte del mundo es peligrosa y arriesgada para los europeos y especialmente para los marineros europeos que participaron en el comercio del Atlántico. Es en los sitios donde el trueque se lleva a cabo que la muerte golpea más a las tripulaciones europeas.

El África occidental lleva un título que ninguna región le ha quitado nunca, el de la tumba del hombre blanco; entre finales del siglo XVII y principios del XVIII, la tasa de mortalidad de los marineros en los puertos de esclavos de la costa francesa era del 80 al 90%.

De cada 10 hombres que llegan a la región 6 mueren durante el primer año de residencia, otros dos mueren en los años siguientes, sólo uno sobrevive y el décimo se pierde por las estadísticas.

Cuando el comercio del Atlántico despegó a finales del siglo XVII y principios del XVIII hasta la década de 1750, la mitad de los marineros murieron durante el primer año de residencia.

También se dispone de cifras sobre los envíos. Los programas de exploración precedieron a la colonización, en particular, hay cifras sobre media docena de expediciones de exploración organizadas por los británicos en el África occidental entre 1816 y 1881 que consideraron 281 personas, la tasa de mortalidad fue del 49%, principalmente a causa del paludismo y la fiebre amarilla.

Cuando los británicos se convirtieron a la abolición de la trata de esclavos y luego a la abolición de la esclavitud, establecieron una flota frente a la costa de África Occidental para actuar como policía desde el momento en que la trata se volvió clandestina.

Los historiadores han realizado estudios sobre esta escuadra británica que navegaba a lo largo de la costa de Guinea con el fin de controlar la ley sobre la abolición del comercio de esclavos y más tarde para contrarrestar el comercio clandestino; la tasa de mortalidad era tan alta que la flotilla se conocía como "escuadra de ataúdes".

Los británicos estaban decepcionados con estas medidas de contención del comercio porque los resultados eran decepcionantes, pero también porque era costoso en términos de vidas humanas.

La mortalidad es alta porque se puede calcular durante siglos, pero todos los ejemplos muestran que se mantiene en un nivel sostenido en el siglo XIX.

Uno podría pensar que es sólo una categoría de europeos la que sufre la muerte en los trópicos, no estaríamos tan equivocados, de hecho si renunciamos a la delicadeza del cuadro, todo el mundo se ve afectado, todos los europeos, cualquiera que sea su estatus, no es el simple soldado.

Burton con un vestido árabe.

El primer ejemplo lo da un explorador británico llamado Richard Burton, quien en 1893 describió la residencia del gobernador británico en Lagos, que está en la actual Nigeria, como « una morgue hecha de tablas con un techo ondulado de prisión que contiene una vez al año el cadáver de un alto funcionario de su graciosa majestad ».

Este es un testimonio confirmado por otros constructores del Imperio Británico que aseguran que en estas pequeñas colonias de África Occidental - los británicos tienen bastiones en Sierra Leona, Gambia y la actual Ghana - cada una de estas colonias necesita por lo menos dos gobernadores, uno siempre listo para ponerse en camino para reemplazar al que está muriendo en el lugar.

La pregunta es ¿por qué se van si se conoce el riesgo? Cinco o seis de cada diez posibilidades de morir en el primer año, para los europeos que juegan con sus vidas en una versión de la astuta rueda de la ruleta hay más habitaciones llenas que vacías? ¿Cómo podemos explicar que a pesar de tan altas tasas de mortalidad todavía hay europeos que van a estos países.

  • para los hombres de las tropas y los sin grado, es la pobreza y la falta de trabajo en Europa las razones suficientes para ir a cualquier otro lugar.
  • para los oficiales y comerciantes, es la esperanza de ser promovido o de hacer una rápida fortuna, es el corto ciclo que atrae, la velocidad del éxito que es una atracción.

La mayoría de estos primeros europeos expuestos a la enfermedad murieron antes de regresar a su tierra natal, pero el riesgo involucrado sugiere que aún valía la pena el riesgo.

Hay que recordar que si este costo es soportable a los ojos de la metrópoli, ¿puede cambiarse el número de europeos que participan en la formación de imperios en Asia y Europa para que la tasa de mortalidad sufrida sea soportable?

Al final, muy poca gente se va, sea cual sea su estatus, así que el coste humano es soportable, o al menos parece soportable.

La medicina de la emigración o cómo salvar vidas europeas[edit | edit source]

¿Hay alguna forma de evitarlo? No lo hay, pero podemos entrar en el asunto y considerarlo a fondo; ¿hay alguna manera de reducir estas pérdidas, no aplicando los remedios desarrollados por la medicina científica? ¿Existen prácticas probadas en el tiempo? ¿Podemos establecer un medicamento que adopte un enfoque empírico para ayudar a reducir estas pérdidas europeas por enfermedad?

Durante mucho tiempo, los europeos han hecho grandes esfuerzos por establecer una "medicina colonial" o más precisamente una "medicina de la emigración", que es un enfoque médico que propugna técnicas probadas por el tiempo para los europeos que se aventuran en las regiones tropicales.

Por ejemplo, recomendaremos que los europeos residan en regiones a cierta altitud donde esto sea posible, porque nos damos cuenta de que por encima de cierta altitud el paludismo es menos frecuente.

Esto es típico del enfoque adoptado en los desfiles recomendados, al final, la medicina de la emigración salva vidas, pero no reduce significativamente el costo del traslado.

El mero hecho de que un europeo deje su entorno para ir a otro lugar significa que la esperanza de vida se reduce.

Esta medicina ayuda a mejorar el destino de los expatriados, pero no lo suficiente para reducir significativamente la tasa de mortalidad, de ahí la importancia de los otros instrumentos que se utilizarán.

En cambio, la medicina de la emigración se presenta de manera contrastante. La medicina occidental se esforzó y emprendió una especie de cruzada contra las enfermedades tropicales que se prolongó durante el siglo XIX y continuó hasta el período de entreguerras.

El enfoque médico europeo tiene por objeto proteger la salud y, por consiguiente, la vida de los expatriados europeos.

En una segunda fase, la medicina de la emigración amplió su perspectiva para incluir a todas las poblaciones de Asia y África. Es en el contexto de la medicina de la emigración, por ejemplo, que la cobertura médica se extenderá a las poblaciones dominadas porque, tras la conquista, estamos entrando en una fase de explotación económica de los territorios que requiere una fuerza de trabajo suficientemente grande.

Para considerar si esta medicina de la emigración logra su objetivo de salvar vidas europeas, podemos rastrear la mortalidad de los blancos en los trópicos durante el siglo XIX utilizando el indicador que es un costo de transferencia, o costos de reubicación.

Es el hecho de aumentar el riesgo de un europeo trasladándolo del viejo continente a una zona insalubre, es decir, este costo de traslado es una relación entre la tasa de mortalidad de los europeos, que implica a los soldados europeos en la Francia metropolitana, y los de las colonias.

Los datos disponibles revelan que en el siglo XIX el movimiento de las tropas europeas en Asia y África representó un importante coste humano y que en todos los casos - Asia y África se desglosan en zonas - el simple hecho de trasladar a un soldado allí equivale a reducir su esperanza de vida.

A principios del siglo XIX, las colonias más voraces se encontraban en África Occidental, pero también en el subcontinente indio.

Por ejemplo, en el decenio de 1830, las tasas de mortalidad de los soldados franceses eran 8 veces más altas en el África occidental que en el hexágono; en el caso de las tropas británicas, las tasas de mortalidad se multiplicaron casi por 5 en Bengala y por 30 en la costa del África occidental.

En el umbral de la Primera Guerra Mundial, la tasa de mortalidad de los soldados disminuyó, pero no desapareció; la tasa de mortalidad de los soldados europeos en el Asia y el África coloniales seguía siendo el doble o el triple de la registrada en la Francia metropolitana.

Hay una disminución que se debe a esta medicina de inmigración cuyos orígenes se remontan al siglo XV; los esfuerzos son constantes, pero no dan resultados que hagan desaparecer esta brecha, es decir, el costo de la reubicación.

  • ¿cómo hacían los médicos del siglo XIX y hasta el período de entreguerras para combatir estas enfermedades y la muerte?

Los médicos militares europeos se familiarizan así con la patología de los trópicos y adquieren conocimientos sobre ella; toda una serie de observaciones y estadísticas dan lugar a la publicación de guías de salud, informes especializados e informes elaborados según un enfoque empírico.

En estas guías y manuales, tal y como se distribuyen todavía hoy en día cuando se va a una zona de riesgo, hay todo un conjunto de normas y precauciones higiénicas para los expatriados en las colonias, que han sido probadas a lo largo del tiempo.

Una de las precauciones higiénicas es cepillarse los dientes con agua mineral, las recomendaciones de las guías de salud se refieren a la dieta, la ropa y la protección contra los cambios bruscos de temperatura, se encuentra la altitud que es la medida de protección más antigua para los europeos en los trópicos; los estudios realizados en este sentido se llamaron estudios de geografía médica que establecieron una correlación entre la altitud y la salubridad.

Por encima de cierta altitud, el paludismo y la fiebre amarilla han demostrado ser menos graves.

Durante la primera mitad del siglo XIX, los médicos militares recogieron datos estadísticos para prolongar la duración de la estancia en los trópicos, que era lo que más limitaba la mortalidad, lo que se denominó aclimatación o búsqueda del tiempo de exposición ideal.

Había toda una serie de teorías que sugerían o bien un corto tiempo de respuesta - unos tres años - o un largo tiempo de respuesta - diez años o más.

Esto es característico de la medicina de la emigración, todos los consejos están rodeados de un gran margen de incertidumbre.

La quinina combate el paludismo, originalmente es un agente activo que se extrae de la corteza de un árbol que es el árbol de la quinina, que se tritura y después de una preparación se utiliza para combatir el paludismo, este uso data en el mundo colonial de 1830 - 1840; se utiliza esporádicamente y no universalmente por lo que su uso era muy dudoso.

La malaria es la malaria que está diezmando a los europeos.

Hasta principios del siglo XX, cuando las conquistas coloniales estaban a punto de concluir, las autoridades médicas no podían distinguir el paludismo de otras fiebres, lo que constituye una primera incertidumbre.

Además, no conocían la dosis y la frecuencia adecuadas del remedio que debía administrarse; las autoridades médicas europeas recomendaron la quinina como cura una vez que se había contraído el paludismo.

En las zonas propensas al paludismo, la quinina debe tomarse de antemano como medida preventiva; de hecho, la quinina sólo ayuda a evitar considerables pérdidas de vidas y salva vidas una vez que se han establecido los imperios.

En el caso de la fiebre amarilla, la única contramedida es alejarse temporalmente de las zonas afectadas; es la práctica de la evasión, que no es muy eficaz.

Hasta finales del siglo XIX, había estrategias puramente empíricas de este tipo que salvaban vidas europeas, pero en general, durante las fases de conquista, las tasas de mortalidad se mantuvieron altas.

Durante la primera mitad del siglo XIX, los europeos invirtieron en territorios ricos, pero las enfermedades no impidieron que los europeos los tomaran o se establecieran en las costas africanas.

Lo que las enfermedades impiden es la creación de asentamientos europeos en Asia y África; lo que las altas tasas de mortalidad impiden es la utilización de mano de obra blanca, pero esas tasas de mortalidad no son un obstáculo ineludible para la dominación colonial.

Source : D’après B. Etemad, La possession du monde. Poids et mesures de la colonisation (XVIIIe-XXe siècles), Complexe, Bruxelles, 2000, p. 175, 303 et 308.

Podemos ver que la población bajo el dominio colonial aumentó de 25 millones en 1760 a más de 200 millones en 1830.

En las zonas no templadas, esto es posible por las razones anunciadas anteriormente, es decir, que los europeos no necesitan esperar el advenimiento de la medicina científica para lograr reducir y someter al yugo colonial poblaciones numéricamente grandes en Asia y África.

Los europeos no esperan a que se reduzca la tasa de mortalidad mediante la mejora de las condiciones sanitarias o las prescripciones de salud, no esperan al período de entreguerras para dominar tierras lejanas, la retención es posible porque recurrirán sistemáticamente a poblaciones no europeas en el Asia y el África tropicales, el colonizador europeo recurre a intermediarios locales que se apoyan en poblaciones no europeas.

En lugar de traer a los administradores y funcionarios y mover las tropas en grandes cantidades, el colonizador recurre a intermediarios y auxiliares autóctonos para reducir el número de soldados y funcionarios europeos que se enfrentan a entornos hostiles insalubres.

Es esta capacidad de dominar los mundos asiático y africano con la ayuda de una presencia europea numéricamente pequeña la que limita el costo humano y financiero del imperio. Si los europeos piden auxiliares nativos, esto debe verificarse considerando su número durante el período colonial en estas áreas.

La soledad del hombre blanco en los trópicos[edit | edit source]

Las cifras se refieren a la emigración europea inducida por la expansión de Europa en los países de ultramar, es decir, desde principios del siglo XVI hasta 1940, ¿cuántos europeos se fueron?

Entre 1500 y 1940, unos 68 millones de europeos dejaron el continente para ir a los países de ultramar donde tuvo lugar la expansión de Europa.

Las cifras confirman que de esos 68 millones de emigrantes el 92% se dirigió a América y el Pacífico, es decir, a las colonias de asentamiento europeo y más particularmente a los Estados Unidos, el 7% a Asia, a África principalmente al Magreb y al África meridional en los territorios en que hay una presencia europea y numéricamente no despreciable como Túnez, Marruecos, Argelia o Libia.

Tanto es así que si consideramos las zonas en las que el europeo sufre un coste de transferencia, de los 68 millones de europeos que se desplazan, menos del 5% van a estas zonas entre 1500 y 1940.

Hay flujos migratorios, pero también la fracción de la población europea en la población total, pero en Asia y África, y hay que subrayar de principio a fin, desde el comienzo de la colonización hasta después de la Segunda Guerra Mundial, los europeos siguen siendo una minoría muy pequeña. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, los europeos representaban el 0,1% de la población total colonizada en Asia y el 0,4% en el África subsahariana.

Esto es parte de la respuesta a una pregunta que puede parecer paradójica, ya que los medios de que disponen los europeos por un lado y los resultados de la conquista europea por otro muestran una desproporción.

En Asia y África tropical, los medios parecen limitados porque así lo desean, de lo contrario el costo sería insoportable a los ojos de nuestros contemporáneos.

En ciertas situaciones hoy en día estamos siendo testigos de algo similar, ciertas potencias militares que intervienen quieren limitar el coste a toda costa y utilizar ciertos medios.

Hay que reconocer que el europeo tiene una capacidad extraordinaria para colonizar la economía; esta capacidad es que de una necesidad se hace una virtud, los europeos han podido reivindicarla diciendo "mira qué bien hacemos las cosas", pero en realidad es una necesidad. Era necesario limitar el costo humano y financiero de la dominación, la forma más segura de escapar de lo que causa más daño, lo que causa más pérdidas humanas, es decir, escapar de las enfermedades tropicales, y no ir a esas regiones de riesgo, de ahí el número insignificante que explica la formación de los imperios en África y Asia desde el principio.

Sistemáticamente y a gran escala, los indígenas, y más precisamente los soldados indígenas, son utilizados en la fase de conquista colonial; es sobre ellos que se soporta el costo humano y financiero y es gracias a ellos que se reduce el costo financiero para el colonizador.

Reclutar soldados indígenas[edit | edit source]

Lo que vamos a tratar de ver es el alcance de esta práctica, también será necesario explicar por qué los asiáticos y africanos consienten tan fácilmente en ser reclutados y "utilizados" por los colonizadores europeos durante la fase de conquista para que podamos determinar cómo esta práctica de reclutamiento temprano, sistemático y masivo en el lugar contribuye a reducir el costo de la formación de los imperios, tanto el costo humano como el costo financiero.

Si miramos la colonización de Asia y África y nos preguntamos, la pregunta de quién la conquistó... La respuesta puede ser sorprendente, ¿cómo se compusieron los ejércitos coloniales que participaron en las conquistas coloniales?

Los ejércitos coloniales estaban compuestos principalmente por soldados asiáticos y africanos reclutados por los europeos en el lugar; eran soldados regulares.

Las excepciones son Argelia y Namibia. Aparte de estos dos casos, la conquista de África y Asia fue obra de soldados no europeos.

Asia y África conquistada por ellos mismos[edit | edit source]

  • ¿Por qué están de acuerdo en asesinar a sus vecinos?

Cabe señalar que esta práctica de utilizar reclutas indígenas es una práctica muy antigua, de hecho es un poco como el comercio del Atlántico, los europeos llegan y se enfrentan a una situación en la que las cosas ya se han puesto en marcha.

Antes de la trata de esclavos en el Atlántico, existía la trata de esclavos musulmana, muchas sociedades africanas también eran traficantes de esclavos. Esto no es para descargar la carga sobre el hombre blanco, pero es para decir que no eran muy inventivos.

En el imperio mogol, por ejemplo, los mogoles no eran nativos, sino invasores del continente submusulmán. Reclutaron un ejército del emperador mogol en la patria del emperador mogol, que consistía en soldados reclutados en el norte de la India.

Los europeos se están llevando algo, sin embargo, lo que está cambiando es la escala, a una escala muy grande.

Los primeros europeos son los portugueses que adoptan la fórmula en los primeros asentamientos que tienen en Asia y África en los primeros decenios del siglo XVI, los demás europeos seguirán los pasos de los portugueses, la práctica se extenderá a la India e Indonesia en el siglo XVIII, afectará al Magreb en el siglo XIX y luego a África al sur del Sáhara.

Hay que recordar que se trata de soldados reclutados localmente, pero que forman parte de las tropas del ejército regular; los europeos recurrieron a otra práctica que consistía en recurrir a auxiliares como, por ejemplo, los combatientes que se utilizan de forma temporal que participan en algunas batallas y campañas y que luego regresan a sus territorios y a sus actividades.

En la conquista de los imperios azteca e incaico se recurrió a auxiliares. Cortés buscó la ayuda de las poblaciones que habían sido previamente subyugadas por la Ciudad de México, usaría sus recursos humanos y combatientes como auxiliares que, una vez completada la conquista, volvieron a sus tierras, no formaron parte del ejército español y no fueron parte de los conquistadores.

Las tropas regulares están alistadas, equipadas, armadas, tienen uniformes, en el mejor de los casos tienen una pensión.

En el caso del ejemplo de América del Norte y el Pacífico, cabe señalar que para estas dos regiones, las tropas están compuestas esencialmente por europeos.

Hay una diferencia en cuanto al tipo de asentamiento, ya que los europeos tienen los medios para hacer de un país la tierra del hombre blanco, es decir, para hacerse con la tierra, expulsar una población, asentarse y abrir las compuertas a la emigración, entonces utilizan exclusivamente las tropas europeas.

Por otra parte, en las colonias explotadas, van a utilizar los recursos humanos que encuentren allí, van a aprovechar esos recursos, no quieren convertir esos territorios en una nueva Europa.

Esta diferencia se puede ver en la práctica del alistamiento en la época de las conquistas coloniales.

  • India

Antes de que los británicos desembarcaran, fue un portugués el que desembarcó, tenemos en primer lugar puntos de apoyo, es decir, fichas portuguesas.

En el siglo XVI los portugueses fueron los primeros en compensar su debilidad numérica en las tropas de la India con el compromiso de los soldados indígenas.

Hay una rivalidad en esta parte de Asia entre los franceses y los británicos. Los franceses dan a la práctica un carácter más logrado en comparación con los portugueses, a mediados del siglo XVIII, reclutan tropas indias que equipan y entrenan a la manera europea utilizando armas fabricadas en Europa, pero es Gran Bretaña la que impulsará y aplicará esta fórmula a gran escala, mucho más grande obviamente que los primeros pretendientes a apoderarse de la India, Gran Bretaña puede tomar este camino porque con el mordisco del subcontinente.

A medida que los británicos avanzan y ponen sus manos en el subcontinente indio, se van a dar el derecho de cobrar impuestos. Los británicos tienen el poder financiero, tienen los medios financieros para reclutar a gran escala y durante un largo período de tiempo.

Hay indicaciones que van desde principios del siglo XVIII hasta mediados del XIX sobre la evolución de la fuerza de trabajo del ejército indio.

Durante algún tiempo hubo en esta parte de Asia un ejército de la Compañía de las Indias Orientales y un ejército real.

En 1740, a mediados del siglo XVIII, es decir, en la época en que Gran Bretaña estaba presente, pero los británicos aún no habían conquistado una parte del subcontinente, en los albores de las primeras conquistas había 2000 hombres, en 1850 había 350000 hombres y al comienzo del período considerado sólo había 2000 soldados europeos.

La composición cambiará enormemente en un siglo, a mediados del siglo XIX, más de 310000 soldados son reclutados localmente, lo que hace que casi el 90% del número total de tropas en el momento en que el subcontinente indio cayó en su conjunto en manos británicas, más del 90% de las tropas son soldados reclutados localmente.

Son los que conquistaron el subcontinente, son los que pagan el precio y cargan con el costo porque hay pérdidas.

He aquí un ejemplo de cómo una política de reclutamiento a gran escala a nivel local ayuda a reducir el costo para la metrópoli.

Carte pole de puissance dans le monde au XVIeme.png

Los británicos no sólo movilizaron los recursos militares del subcontinente para conquistar la India y mantener el orden, sino que también utilizaron soldados reclutados localmente para apoyar a las tropas británicas que participaban en otros teatros de operaciones: el subcontinente indio y otras posesiones británicas en Malasia, Birmania, África oriental y zonas de influencia en el Oriente Medio.

Es mucho más fácil traer tropas reclutadas de la India para operar en estas áreas que traer tropas británicas. Esta posición geográfica de la India es mucho mejor que la posición geográfica británica, lo que significa que vamos a sacar del subcontinente.


Las tropas indias participan en el siglo XIX en toda una serie de operaciones a la expansión británica, en Birmania intervienen, varias veces en China especialmente durante la rebelión de los Boxer en 1900, en Egipto, Afganistán, África oriental y central, África occidental.

En ninguna parte esto no es tanto un tour de force, Gran Bretaña tiene con la India una gigantesca reserva humana y la movilización es igual de gigantesca.

La India a mediados del siglo XVIII, cuando los británicos comenzaron a reclutar en esta parte del mundo colonizado, la India tenía una población 2,5 veces mayor que toda la población de África al sur del Sahara.

  • Indonesia

En Indonesia, comienza con Java, pero la conquista del archipiélago indonesio comienza en la década de 1830 y termina en la víspera de la Primera Guerra Mundial, es una conquista sin fin.

¿Es posible destruir un mito, especialmente en la historia de la colonización europea? Tenemos que sacarnos de la cabeza que las conquistas fueron rápidas.

Las conquistas coloniales duraron mucho tiempo y fueron costosas, los colonizadores lo sabían, por lo que esta práctica es para limitar el costo.

En Indonesia, el reclutamiento a gran escala de soldados indígenas en el Ejército Real Indio Holandés fue tardío, pero desde el momento en que los holandeses se propusieron conquistar los restos del archipiélago indonesio, es decir, para hacerse con tierras más allá de la isla de Java, tuvieron que recurrir masivamente a soldados reclutados localmente.

La conquista de Indonesia fue llevada a cabo por un ejército que estaba compuesto en términos relativos por más soldados europeos que la conquista de la India.

No hay gran conquista colonial que no haga la comparación que recordaría esta actuación británica en el subcontinente donde la conquista se llevó a cabo con menos del 15% de la milicia europea y para Indonesia es del 40%.

El ejército de conquista para Indonesia consistió de 1830 a 1913 en un 40% de soldados Batavian. Los holandeses sólo lograron extender su dominio territorial más allá de Java cuando decidieron aumentar el número de soldados alistados allí.

Con la misma práctica, se alcanza una escala que no es la de la India británica, pero el reclutamiento aquí es tardío.

Source: B. Etemad, La possession du monde. Poids et mesures de la colonisation, Bruxelles, Éditions Complexe, 2000, p. 72.
a) África oriental, África sudoccidental, Camerún.
b) Congo Belga.
c) Indias Holandesas. Las tropas coloniales en las Indias Occidentales (Surinam y Curazao) sumaban 497 hombres en 1913.
d) Filipinas.
e) Las tropas activas coloniales europeas más las tropas indígenas regulares, sin incluir el número de tropas coloniales estacionadas en la Francia metropolitana (28.600 en febrero de 1914).
f) sin incluir los dominios (Canadá, Australia, Nueva Zelandia, Sudáfrica) o China septentrional.


Esta pintura es una fotografía de la víspera de la Primera Guerra Mundial de los ejércitos coloniales europeos y sus composiciones. Para Indonesia, el Real Ejército Indio Holandés, en ese momento, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, cuando el archipiélago indonesio estaba casi conquistado, las tropas nativas representaban el 70% del total de tropas.

  • Argelia

Aparece Argelia como una singularidad y eso puede sorprender. ¿Por qué la conquista colonial de Argelia fue llevada a cabo por tropas compuestas casi exclusivamente por soldados franceses?

En Namibia, que era una colonia alemana donde la conquista tuvo lugar bastante tarde, también allí la conquista fue realizada por tropas militares compuestas casi exclusivamente por soldados alemanes.

Hay una característica común entre estos territorios, es lo que el colonizador soñó o imaginó inicialmente como un tipo de asentamiento. Tanto en Namibia como en Argelia, Francia y Alemania pensaron que podían establecer un acuerdo.

Tanto los franceses en Argelia como los alemanes en la actual Namibia querían hacer de estos territorios territorios territorios del hombre blanco, pero esta práctica fue descartada desde el principio. En el caso de Sudáfrica, no se utilizaron africanos.


Estas son colonias que están a medio camino entre un asentamiento y una colonia de explotación donde los europeos siguen siendo una minoría muy pequeña en todo.

Los europeos constituyen una comunidad más sustancial, pero no logran prevalecer demográficamente sobre los nativos; se trata de lo que se denomina colonias mixtas, no se recurre a soldados reclutados localmente durante las conquistas coloniales, dado el modelo de colonización proyectado, por lo que las conquistas son llevadas a cabo por soldados metropolitanos.

  • ¿Por qué las pérdidas militares francesas son tan pesadas en Argelia?

El costo humano lo paga la metrópoli porque aquí no utiliza y no recurre a esta práctica que los británicos en la India han utilizado tan eficazmente y en tan gran escala.

Argelia nunca se convertirá en un asentamiento, a pesar de que en 1954 el pueblo de los Pies Negros era de 1 millón, pero eso es sólo el 10% de la población.

Argelia está al alcance del hexágono y, una vez colonizada, se integrará en Francia como una extensión de la metrópoli.

La proximidad significa que los enemigos que están muy cerca están muy mal heridos.

Uno de los elementos que está inscrito en la historia y que intentamos explicar y que nos hace comprender por qué hoy en día las relaciones entre Francia y Argelia son tan complicadas es que la metrópoli tuvo que y quiso porque tenía un proyecto durante la conquista de utilizar exclusivamente tropas militares blancas y aceptó pagar el precio.

La conquista comenzó en 1830, pero sólo a pequeña escala y a finales de la década de 1840 los franceses comenzaron a reclutar en el lugar, a los famosos fusileros argelinos.

La situación de Francia en el momento de iniciar la conquista de Argelia es que ha perdido un Primer Imperio, en 1812 unos años antes del final de la guerra napoleónica Francia ya no tiene una sola colonia, ha perdido todas estas colonias y en particular Santo Domingo, Argelia es una oportunidad para formar un nuevo imperio colonial que ya no se centra en América, Francia va a empezar de cero y no hay para los franceses como lo hubo para los británicos en la India y los holandeses en Indonesia un territorio con una reserva humana de la que puedan sacar provecho.

Argelia es la construcción de un nuevo imperio imperial centrado en el Magreb, Indochina y el sur del Sahara.

En Argelia, si reclutas localmente, tienes que llamar a los musulmanes, podrían volver sus armas contra los invasores.

Argelia es una tierra de ocupación soñada, una posible extensión de la metrópoli, pero también, como la India británica, una cabeza de puente de la conquista colonial, lo que explica la importancia de la mano de obra militar francesa estacionada en este territorio de 70.000 a 80.000 hombres entre 1880 y 1903, es decir, más que la totalidad de las tropas metropolitanas distribuidas en el imperio francés. A finales del siglo XIX, había más tropas metropolitanas estacionadas en Argelia que en el resto del imperio.

A finales de los años 1840 - 1848, los primeros regimientos de fusileros argelinos fueron reclutados en el lugar y esto más precisamente a partir de 1842.

Es la situación opuesta a la de la India, la conquista de Argelia es una conquista llevada a cabo por tropas más del 90% metropolitanas.

El choque microbiano también interviene, los datos pueden rastrear la evolución de las causas de muerte entre las tropas que participan en la conquista, encontramos entre las tropas francesas, el 80% a 90% de las muertes se deben a enfermedades.

Es la consideración de elementos no objetivos, siendo los elementos objetivos la densidad de asentamiento, el entorno epidemiológico, las estructuras existentes al principio; el error de Francia fue querer hacer de Argelia durante los primeros decenios de la ocupación una colonia de asentamiento que se asemejara en última instancia a los Estados Unidos, pero esto no es posible dados los arreglos iniciales.

El ejército francés en Argelia se llama el Ejército de África, y es más pequeño que el británico de la India, pero juega el mismo papel en la extensión del Segundo Imperio Francés.

Después de los años 1850 - 1860, son los escaramuzadores argelinos los que intervendrán en otros campos de operaciones, en particular en el Senegal, en Cochinchina que es el actual Vietnam, en Túnez, en la conquista del Gabón, en el Sudán francés, en los oasis del Sahara y finalmente en Marruecos.

En definitiva, la conquista del Magreb se está llevando a cabo con la ayuda de contingentes indígenas más limitados que en África y el sur del Sahara.

En África, los ejércitos europeos constituyen las tres cuartas partes de los ejércitos conquistadores, muchos de ellos tropas metropolitanas en términos relativos en comparación con los casos asiáticos.

  • África al sur del Sahara.

Al igual que en Asia, fueron los portugueses quienes se establecieron primero en el Golfo de Guinea y desde principios del siglo XVI los portugueses reclutaron un "ejército negro" en Angola. Los franceses siguieron el ejemplo de África occidental, donde los africanos fueron utilizados por primera vez como auxiliares. A partir de 1857, un decreto imperial creó el cuerpo de fusileros senegaleses, convirtiendo a los soldados africanos en soldados regulares.

Charles Mangin es un militar que teorizó esta práctica en sus escritos. A principios del siglo XX, alabó las virtudes de las "tropas negras": « la conquista de África Occidental es su trabajo, debemos saludar la contribución de estas tropas negras » a la conquista del África Negra Francesa « estas tropas dieron a Francia un territorio más grande que Europa (...) en todas las posesiones francesas de África existe como una tropa que viene de la metrópoli sólo un batallón de 450 hombres guarnecidos en Dakar ».

450 soldados europeos para 12500 soldados nativos reclutados localmente, Francia tiene tropas negras en Madagascar, Argelia, Indochina y Marruecos. Francia los desplegó en la Francia metropolitana en 1839, los fusileros intervinieron en Marsella contra los huelguistas, los soldados indígenas del imperio participaron en la Segunda Guerra Mundial, después de la guerra se enviaron fusileros argelinos contra los manifestantes, en particular en Toulouse contra los comunistas. Un socialista acusó a Mangin de querer crear un ejército pretoriano al servicio de la burguesía y el capital. Jean Jaures, Cbambre des députés, C.R. des débats, 18 y 21 de febrero de 1910.

Los británicos también fueron al África negra para tener su ejército colonial regular compuesto por más del 90% de nativos, aparecieron en el África occidental en 1897 y en el África oriental y central en 1902, los británicos utilizaron soldados procedentes de otras regiones de su imperio, en particular reclutados en el subcontinente indio y las Indias Occidentales.

En África occidental, eran principalmente soldados antillanos, en África oriental y central eran indios del subcontinente.

En la tabla 6, vemos que los alemanes y los belgas dependen tanto de sus reclutas locales: los belgas forman el ejército colonial más cosmopolita tanto en el lado europeo, con oficiales suizos, como en el lado africano, los belgas buscarán soldados en lo que será el Congo Belga, pero también fuera de este territorio.

Los italianos y los portugueses no se apartaron de la regla, los portugueses subyugaron a Mozambique y Angola por su larguísima experiencia en la incorporación de los nativos, "Mozambique se conquistó a sí mismo, son los propios africanos, aliados, mercenarios, colaboradores forzosos de los portugueses los que están magullando y dando forma a la colonia".

  • ¿Por qué aceptan?

Hay que recordar que los europeos están aplicando un método que ya estaba en uso en la India, donde el colonizador británico tomó de la gran reserva de soldados de los estados del norte, una reserva de la que ya sacaban los cuadros del ejército mogol.

En Asia hay regiones especializadas en la oferta, Suiza fue conocida durante muchos siglos como proveedora de mercenarios, por lo que también había y sigue habiendo regiones en Asia y más concretamente en el subcontinente que tenían esas ventajas comparativas.

En África, los soldados eran o bien esclavos comprados a sus amos, prisioneros de guerra o voluntarios.

Cuando los europeos reclutan localmente, muestran preferencias; prefieren reclutar de las "razas guerreras". Hay toda una serie de comunidades como los yoruba en África Oriental, los masai en África Oriental, el colonizador se reclutará de estos grupos. También tiene una preferencia por los nativos que se han convertido al cristianismo.

El reclutamiento se lleva a cabo con la ayuda de los jefes locales, ya sea que estén unidos o sean sumisos, este reclutamiento se lleva a cabo de acuerdo a lo que se llamó la "política de las razas".

En África, al sur del Sahara, se reclutan fetichistas para contener a los musulmanes, los británicos utilizan pastores nómadas a los que se oponen a los agricultores sedentarios, en Madagascar se utilizan las poblaciones costeras para contrarrestar las poblaciones de las altas mesetas.

  • ¿Por qué es posible?

No hay nacionalismo en Asia o África, lo que llamamos nacionalismo surgió por primera vez a finales del siglo XIX. En la India, el nacionalismo indio apareció en los decenios de 1880 y 1890. En cuanto al nacionalismo en Asia y África, esto ocurrió después de la Primera Guerra Mundial.

No hay objeciones para reclutar hombres de un grupo para luchar contra hombres de otro grupo.

Hay países que están volviendo a esta situación, a veces denominada en la prensa como "somalización", ya no hay un estado nacional, todas las estructuras desaparecen, no existían en un determinado momento.

Buena gestión de los recursos humanos[edit | edit source]

Se trata de un mundo en el que el nacionalismo aún no ha surgido y el colonizador europeo acentúa este contexto particular adoptando una "política de razas" que divide, pero la división ya está presente y además acentuada por el colonizador.

Sin embargo, hay otros factores: está el atractivo de la paga, es decir, lo que el soldado recibe como dinero para ser alistado, esta paga es relativamente alta en el subcontinente indio y se paga regularmente, es un incentivo suficiente para incitar a las "razas guerreras" indígenas a servir a la Compañía de las Indias Orientales, en el Sáhara la paga es más modesta, pero en ausencia de incentivos financieros, los soldados africanos se quedan con el producto del saqueo y la distribución de "esposas gratis".

El ejército colonial puede parecer menos injusto que la sociedad colonial, si el recurso a los soldados indígenas y su compromiso puede parecer una posibilidad de integración, este compromiso puede también ir en la otra dirección y volverse contra el colonizador, es decir, el compromiso en el ejército colonial es una experiencia de lucha que constituye un verdadero desafío, en el momento de las guerras de la independencia, puede volverse contra el colonizador por ejemplo durante la guerra de Argelia de 1954 a 1962, los musulmanes, los soldados nacionalistas que lucharon contra los franceses se habían comprometido por primera vez en su mayoría en el ejército francés en Indochina.

Mucho más que los africanos o los marroquíes, los argelinos eran sensibles a la propaganda del Vietminh, la guerra de Indochina precedió, tuvo lugar de 1945 a 1954.

El cuadro 6 muestra que la práctica de utilizar soldados indígenas en el lugar es una práctica compartida por todos los colonizadores, es una práctica temprana y sistemática.

Alrededor de 1913, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, el 70% de la fuerza militar de los ejércitos coloniales europeos estaba compuesta por soldados reclutados localmente. En 1913 había unos 500.000 hombres estacionados en Asia y África, 2/3 de esos 500.000 se concentraban en el subcontinente indio.

Gran Bretaña y Francia se imponen como las dos grandes potencias colonizadoras, Italia aparece en esta fecha como una gran potencia colonizadora que no es realmente. En 1913, Italia, una potencia colonizadora tardía, se dedica a la conquista de Libia.

Muy pocos soldados y oficiales europeos controlaban una masa de personas que poblaban las colonias de Asia y África, en vísperas de la Primera Guerra Mundial eran menos de 160.000 oficiales y soldados europeos los que mantenían a unas 500.000 personas poblando las colonias de Asia y África.

Alrededor de 1913 280000 soldados controlaban la India con 315 millones de habitantes, en las Indias Holandesas había 10000 soldados europeos con 50 millones de indonesios, en el Congo Belga había menos de 450 oficiales europeos para un territorio poblado por 11 millones de personas. Los europeos van a reclutar masivamente en el lugar porque se van a dar cuenta de que la tasa de mortalidad de los nativos es menor que la de los soldados que vienen de la metrópoli.

Ya en el siglo XIX se observó que una persona indígena sobrevive mejor que un europeo no inmune, no que los indígenas no estén sujetos a enfermedades, sino que con el tiempo una fracción de estas poblaciones desarrolla inmunidad.

El paludismo es endémico en las zonas donde el paludismo es endémico, las personas más vulnerables son los niños pequeños, sólo ellos se benefician de los anticuerpos que proporciona la leche materna, por lo que el paludismo ataca después del destete.

A menudo se olvida que hay mortalidad por paludismo entre los nativos, sólo los que sobreviven desarrollan sus fuerzas inmunológicas, los europeos reclutan a los que han sobrevivido, lo que da lugar a grandes diferencias de mortalidad entre los nativos y los europeos.

En los decenios de 1920 y 1930, las tasas de mortalidad entre las tropas británicas estacionadas en el África occidental eran muy elevadas: los soldados tenían una tasa de mortalidad más elevada que los oficiales, con una tasa de mortalidad del 48,3% para las tropas británicas en el África occidental en el caso de los soldados y del 20,9% en el caso de los oficiales, en comparación con el 2,5% para los africanos reclutados localmente. El número de muertes es 9 veces mayor para los soldados europeos que para los africanos.

Estas diferencias disminuirán sin desaparecer, siguen siendo pronunciadas.

En la segunda mitad del siglo XIX, la tasa de mortalidad de los soldados europeos estacionados en el África subsahariana y en Asia era 2,6 veces superior a la de sus homólogos indígenas alistados en los ejércitos coloniales.

Estas lagunas permanecen y siguen siendo significativas a lo largo del siglo XIX porque las potencias europeas no adoptan todas el mismo enfoque, algunas piden tropas indígenas tarde mientras que otras se quedan atrás. Los británicos y los holandeses fueron los que más recurrieron a los soldados indígenas, mientras que los franceses permanecieron en retirada, las conquistas coloniales dieron lugar a grandes concentraciones de tropas o las tropas indígenas representaron entre el 20% y el 25% de las tropas.

Hay prácticas entre los europeos que son similares, pero en un grado no muy diferente, los franceses generalmente reclutan menos que los británicos y los holandeses, lo que contribuye a mantener las diferencias durante el siglo XIX.

Imperios adquiridos a precios de ganga[edit | edit source]

Cuanto más una potencia colonizadora y cuanto más en una conquista colonial utilice soldados y trabajadores indígenas, menos tendrá que pagar la metrópoli.

Las conquistas más "baratas" son aquellas en las que el poder colonizador hace un uso masivo de las fuerzas y recursos humanos locales.

Los soldados europeos son caros porque mueren; a mediados del siglo XIX el reclutamiento y mantenimiento de las tropas europeas en la India costaba tres veces más que en la Francia metropolitana, en la década de 1870 un skirmisher indochino o senegalés costaba un 25% menos que su homólogo metropolitano, a finales del siglo XIX un skirmisher indochino y senegalés costaba alrededor de un 50% menos que un soldado francés. En vísperas de la Primera Guerra Mundial, un skirmisher senegalés cuesta 500 francos, en Francia un soldado cuesta 1137 franceses y la diferencia sería aún mayor si el precio fuera el precio de coste de un soldado francés; la diferencia sigue siendo de 1 a 2 a voluntad de la Segunda Guerra Mundial, un soldado francés cuesta 111 francos contra 37 de un soldado indígena.

Esto repercute en el costo financiero de las conquistas según se utilice esa práctica o se dé prioridad a los soldados europeos o no se siga el enfoque británico y holandés.

Las diferencias son aún mayores en las actividades en las que se requieren trabajadores forzosos, el transporte de materiales y la construcción de carreteras. En tales actividades, el precio de coste de un europeo en los trópicos es un desincentivo.

Independientemente del poder colonizador para tales actividades, se utilizan trabajadores nativos. Si este tipo de trabajo se confiara a un francés en lugar de a un nativo, costaría mucho.

No sólo el portaaviones europeo muere más rápido y es muy caro, por supuesto no se puede utilizar ese personal.

Con tales discrepancias, el costo financiero de las campañas coloniales variará según el grado de utilización de los nativos, ya sean soldados o trabajadores, porteadores, terratenientes, etc.

Se dispone de cifras para evaluar el costo financiero de las conquistas coloniales, pero éstas no se produjeron hasta la segunda mitad del siglo XIX, antes de lo cual no se disponía del material estadístico necesario.

En la segunda mitad del siglo XIX, cada guerra colonial librada por Gran Bretaña en el África subsahariana y en Asia costó en esa época un promedio de 20 millones de dólares. Si se calcula el "costo promedio" de las campañas coloniales llevadas a cabo por Francia durante este medio siglo, parecería ser más alto, del orden de 30 millones de dólares de los EE.UU. actuales.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, hubo otras campañas militares llevadas a cabo no sólo por Gran Bretaña y Francia, sino también por los Países Bajos, Bélgica, Portugal e Italia. En total hubo 150 campañas militares en África y Asia.

No es el número lo que importa, las cifras disponibles permiten evaluar para el conjunto de las guerras de conquista colonial emprendidas en la segunda mitad del siglo XIX la suma total gastada por la Europa colonizadora para estas 150 expediciones, es decir, entre 3 y 4 mil millones de dólares corrientes, es decir, entre el 0,1 y el 0,3% del producto nacional bruto de las potencias colonizadoras europeas.

¿Hay en las experiencias coloniales conquistas financiadas no por las poblaciones sometidas, sino por el contribuyente metropolitano? En las experiencias coloniales, ¿hay conquistas cuyo costo fue sufragado por los contribuyentes metropolitanos?

La respuesta es sí, pero en un solo tipo de colonia, que son las colonias británicas llamadas dominios, a saber, Canadá, Australia, Nueva Zelandia y Sudáfrica, que es una colonia con hegemonía europea, pero cuya mayoría de la población sigue siendo africana.

Los dominios se convierten en los "países del hombre blanco"; ¿qué es lo que hace que el costo de la expansión en estos territorios sea soportado por las metrópolis?

Las poblaciones europeas de estos territorios adquirieron derechos y poderes institucionales en una fase temprana, ya a mediados del siglo XIX, lo que les permitió negarse a soportar la carga de los gastos militares que soportaba la metrópoli.

La guerra en Sudáfrica entre 1899 y 1902 se denominó Guerra Anglo-Boer, cuyo costo financiero fue exorbitante, pero fue sufragado por los contribuyentes británicos.

Si las colonias explotadoras como la India no tienen esta posibilidad, el colonizador las obliga a asumir los costos de la conquista, así como los gastos militares de la conquista, la administración y el equipo, que hoy en día se llamarían inversiones de desarrollo.

La conquista y defensa de la India no le costó un centavo a la metrópoli; su conquista y defensa se financiaron enteramente con los ingresos obtenidos de los territorios sucesivamente conquistados. No sólo el costo de mantener las tropas nativas e indias, sino también el costo de las tropas británicas estacionadas en el subcontinente, en otras palabras, la India participa en operaciones externas y soporta la carga de las tropas indias que formaron parte de la aventura colonial británica en Asia y África.

Las tres mayores potencias colonizadoras controlan más del 85% de los pueblos colonizados, por lo que el cuadro general es válido para estas tres grandes potencias.

En el contexto de la conquista de Indonesia, el gasto militar se financió con gravámenes tomados de Java por el colonizador holandés.

Un estudio examina la proporción del costo de la expansión colonial francesa en el gasto presupuestario total. De 1830 a 1913, Francia construyó un segundo imperio colonial en Indochina, el África septentrional y el África subsahariana, que no superó el 6% de los gastos presupuestarios de la metrópoli.

Las conquistas no cuestan prácticamente nada; el África occidental francesa es una federación que incluye al Senegal, el actual Malí, Guinea Conakry, Costa de Marfil, Benin, Níger y el Alto Volta, una federación importante por su tamaño, población y riqueza, el costo que soporta Francia es irrisorio, la conquista del África occidental francesa representa el 0,23% del gasto público total de Francia.

La colonización se llevó a cabo a precios de ganga porque este estudio se propone determinar el gasto público total de Francia en administración y gasto para equipar a las colonias con infraestructura.

La contribución de la metrópoli a la conquista de este conjunto, a su administración y a la inversión en infraestructuras es, en promedio, de 1844 a 1957, el 0,29% del total de los gastos públicos de Francia.

La administración y el desarrollo son insignificantes. Usando estas cifras, podría decirse que las conquistas son caras.

¿Hay algunos estados europeos que tienen mucho menos éxito en su intento de formar un imperio colonial, pero que no han logrado que los colonizados asuman el costo?

Este es el caso de Italia, las guerras coloniales italianas son ruinosas para el estado transalpino, la campaña etíope de 1935 - 1936 por los medios humanos comprometidos, por el recurso a la logística causará el banco de carreteras del estado fascista.

Italia sigue siendo un caso atípico y marginal, por lo que se puede concluir que en Asia y África los presupuestos coloniales alimentados por los impuestos recaudados sobre las poblaciones afectadas aseguran los gastos generales de administración y el reembolso de los préstamos de equipo.

Las conquistas no cuestan mucho, pero una vez en la fase de explotación, que requiere gastos de infraestructura, ¿se vuelve a costar mucho?

Esto no, son los contribuyentes los que pagan: « si la carga colonial finalmente parece relativamente ligera para el contribuyente francés es porque otros pagan y tal vez más a saber los contribuyentes indígenas ».[7]

Los pueblos colonizados se esclavizaron a sí mismos y todavía pagan por su propia esclavitud, por lo que los imperios coloniales de Asia y África fueron adquiridos a precios de ganga.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]

  1. Etemad Bouda - SSP UNIL
  2. Bouda Etemad (auteur de Empires illusoires) - Babelio
  3. Publications de Bouda Etemad | Cairn.info
  4. Bouda Etemad | Armand Colin
  5. Bouda Etemad - Data BNF
  6. Bouda Etemad - BiblioMonde
  7. François Bobrie, Finances publiques et conquête coloniale : le coût budgétaire de l’expansion française entre 1850 et 1913, Annales. Économies, Sociétés, Civilisations, 1976, Volume 31, 6, pp. 1225-1244. (p. 1241)