Actions

Comercio y ventajas geográficas

From Baripedia


Los cursos anteriores nos han cuestionado sobre lo que explica la expansión de los circuitos, lo que explica que los flujos empiecen a cruzar las fronteras, lo que explica qué bienes, tangibles e intangibles, cruzan mayores distancias, por qué no nos hemos quedado con los microcircuitos locales como analizaron Sahlins y Chaunu. Hay un misterio en el fenómeno de la expansión de los circuitos económicos.

Existen diferentes circuitos económicos, cada uno con su propio sistema de regulación correspondiente a diferentes sistemas espaciales, y hay una historia de su expansión. La historia de la ampliación económica, la colonización del triángulo de libre comercio y una historia muy eurocéntrica. Queda una pregunta pendiente que es ¿cómo explicar la expansión de los circuitos? Qué y el factor y el motor que empujó a estas economías a expandirse. La pregunta es: ¿por qué abrir los circuitos, por qué buscar socios económicos cada vez más lejanos? La cuestión de la distancia surge con la idea de que la distancia es tanto material como simbólica y que ambas distancias son costosas de recorrer. La distancia física es costosa de viajar hasta que la revolución del transporte haya tenido lugar. Cruzar la distancia simbólica es costoso y peligroso porque no hay mejor manera de proteger la propia identidad que negarse a intercambiar con otros. El riesgo simbólico de comerciar con el otro es arriesgado porque existe el riesgo de darse cuenta de que el otro y yo mismo, que él no es sólo otro, sino diferente. Otra explicación es que las razones para negarse a hacer una donación en contra de la donación o distribución con el otro y para dejar otro de lo contrario ya no sería otro y formaría una comunidad obligada por la deuda. El mercado, el anonimato del mercado, la satisfacción instantánea del mercado apunta a que el otro siga siendo un extraño. En el esquema de Sahlins, apenas intercambiamos entre nosotros, también en Chaunu.

La distancia material y la distancia simbólica son muy buenas razones para rechazar el intercambio a distancia, que es demasiado peligroso, demasiado caro y demasiado arriesgado. Esto hace que la respuesta a la pregunta de cómo explicar la expansión de los circuitos económicos sea aún más misteriosa. Entre el hombre o la mujer paleolítica que vivía de la caza y la recolección y los campesinos bretones del siglo XIX que vivían de la agricultura y la ganadería, la media de kilómetros de los circuitos económicos era la misma.

No hay una respuesta única, las respuestas varían y varían según tres factores. ¿De qué circuito estamos hablando? 1] Según los lugares, los tiempos, los tipos de circuitos, las escalas de los circuitos, las razones para abrir estos circuitos no son las mismas. Dependiendo de los actores en estos circuitos, a saber, el productor y los consumidores, pueden tener razones diferentes pero congruentes. Las respuestas varían según la realidad de las configuraciones sociales e históricas. El aparato teórico[2] es al mismo tiempo la disciplina, los economistas, antropólogos, sociólogos y geógrafos no tienen el mismo tipo de respuesta dependiendo del gran paradigma de la teoría[3] en la que uno se sitúa.

La primera idea es que distingamos dos niveles de explicación, a saber, lo que permite el intercambio, es decir, el componente material como la logística y el transporte, y lo que le motiva a saber por qué inventamos medios de transporte que permiten su desplazamiento. La hipótesis es que la lógica de esta motivación es ideológica, incluso cultural. En geografía, no sólo explicamos por qué vamos a intercambiar con alguien más lejano y por qué elegimos a una pareja en lugar de otra.

Explicaciones no económicas[edit | edit source]

La explicación de los circuitos de expansión no es una explicación económica que no tenga nada que ver con el beneficio. Estas explicaciones se tomarán prestadas de la economía ortodoxa, pero también de la economía en general.

El lazo social[edit | edit source]

La idea es que si se amplía un circuito económico es para crear un vínculo social con el socio distante y diferente que se integra en su circuito económico. Para reflexionar sobre esta hipótesis, debemos recurrir a la teoría del juego. Se consideran tres tipos de juegos: juegos de suma cero, juegos positivos y juegos negativos. La mayoría de los juegos son juegos de suma cero. Un juego de suma cero no destruye ni crea riqueza. Los juegos de suma negativa van sólo al final del juego, hay menos dinero que al principio del juego, pero en este caso, lo que importa es la distribución de ganancias y pérdidas. Un juego de suma positiva es un juego en el que habría más dinero al final de la mesa que al principio del juego. Los juegos crean riqueza como los juegos de suma positiva, los juegos destruyen riqueza como los juegos de suma negativa y los juegos de suma cero como los juegos de suma cero. La cuestión es si el comercio internacional es un juego de suma positiva, ¿cero o negativo? ¿El comercio internacional crea riqueza, la destruye o no cambia nada? Estas tres hipótesis se pueden encontrar.

El problema es cuando el comercio internacional es un juego de suma negativa, porque el objetivo del comercio no es el beneficio. En el potlatch, toda la riqueza intercambiada después del intercambio es destruida. Esto prueba que el propósito del intercambio no está en el intercambio, sino en el tipo de vínculo que el intercambio creó. Esta explicación de la expansión del intercambio es muy eficaz para la redistribución y la donación para los canales de donación que pueden ir más allá de buscar un socio para crear lazos sociales con él. La donación por donación implica y mantiene lazos sociales primarios, el circuito de redistribución establece una comunidad sujeta a una comunidad. La autoridad que logra expandir el circuito aumenta su territorio, el número de sus súbditos y el tamaño de la comunidad. El comercio sería una forma de continuar la guerra por otros medios.

Esto puede parecer obvio para la redistribución y la donación para la donación, pero el mercado también funciona de esa manera. El motivo de la creación de la CECA no era económico, sino forzar a los socios franceses y alemanes a trabajar juntos, a conocerse, a crear vínculos, a establecer interdependencias y a evitar una tercera guerra mundial. El mercado fue instrumentalizado, fue el primer paso para crear identidad, vínculo internacional y diplomático.

El poder[edit | edit source]

Lo social nunca está muy lejos de la política y el poder. Se puede tener una interpretación más negativa y sospechosa de esta instrumentalización de los intercambios. La extensión del campo de intercambio tiene funciones que no son económicas, pero ya no son funciones sociales dirigidas a crear lazos, paz y proximidad simbólica, sino más bien a considerar que el comercio internacional es la continuación de la guerra por otros medios mediante el establecimiento del poder y la coerción. El regalo es siempre una toma de poder al igual que la deuda, ya que uno es deudor del que hizo el crédito.

La suposición es que el intercambio no produce riqueza en un juego de suma cero. Si el juego del comercio internacional es un juego de suma cero, si alguien rompe esta regla, significa que hay un perdedor. Si alguien está encantado con el intercambio internacional, se enriquece a través del intercambio internacional y promueve el intercambio internacional, es igual y simétrico que alguien pierda dinero y poder. Desde esta perspectiva, el intercambio internacional es algo peligroso debido a las pérdidas, pero dado que estas pérdidas se resuelven en la deuda, la cuestión puede ser menos en la economía de intercambio negativa que en la dependencia política que crea el intercambio.

El riesgo del intercambio está en la situación de dependencia en la que pondrá al menos a uno de los dos socios. Esta dependencia es la de la deuda y también está en el hecho de que si dejamos de producir algo y nos especializamos en otro campo que es la garantía de ganancias de productividad, nos volvemos dependientes de países extranjeros. Cuando esta dependencia es de la energía o de los alimentos, si las importaciones dejan de proporcionarse, la supervivencia misma del país corre el riesgo de ser cuestionada.

Desde el punto de vista del mercantilista, esto tiene dos consecuencias. Debemos promover las exportaciones y reducir las importaciones tanto como sea posible: tan pronto como exportamos, ganamos oro; cuando importamos, perdemos oro. Cualquier importación tiene como consecuencia el empobrecimiento del país en cuestión. Esta solución sigue siendo optimista en el sentido de que creemos que nuestro país puede ganar. Si pensamos que eso no es posible, la única solución es el proteccionismo. Esta idea fue teorizada por Litz, quien trató de proponer una teoría del proteccionismo. Su argumento es simple: Inglaterra fue la primera nación en industrializarse, lo que le permitió producir a bajo costo y con buena calidad, a diferencia de Francia y Alemania. Los productos británicos eran de mejor calidad y más baratos que sus competidores. En términos de competencia, la industria alemana no tenía ninguna posibilidad de vender su producción y desarrollarse. Para protegerse de este riesgo y de la dominación política y económica, Litz propuso cerrar las fronteras para permitir el desarrollo en los países menos avanzados. Esa es la idea de que a veces tenemos que proteger la economía nacional simplemente porque no es competitiva.

Los grandes promotores del libre comercio fueron Inglaterra y Estados Unidos, que son los dos países que han dominado sucesivamente el comercio internacional. En la guerra económica que es el comercio internacional, es el más fuerte que domina. Los países que no tienen la misma productividad y no ofrecen los mismos productos deben cerrarse al comercio internacional para evitar el empobrecimiento y evitar que su industria quede atrapada en una fase primitiva. Siempre hay alguien que se beneficia del intercambio, el intercambio es siempre en detrimento de uno de los dos socios. La cuestión es quién impone los precios y las condiciones del intercambio. En el intercambio un socio es más poderoso que el otro y es capaz de imponer sus condiciones. El intercambio tiende a aumentar la desigualdad porque contribuirá al enriquecimiento del país más rico y al empobrecimiento del país más pobre. En varias ocasiones se ha utilizado el comercio internacional como medio de presión. Un ejemplo es el embargo sobre Cuba y el embargo sobre el trigo impuesto por Estados Unidos a la URSS tras la invasión de Afganistán. Esta desconfianza en el comercio internacional y los peligros que entraña legitima la retirada y el proteccionismo y también legitima los efectos de bloqueo. Esto fomenta los intercambios con países en los que tenemos cierta confianza y desconfianza hacia aquellos que son hostiles. Existe un vínculo entre la identidad política, cultural y social y la ampliación. Hay desconfianza en las uniones económicas de los socios.

La búsqueda del beneficio[edit | edit source]

El modelo neoclásico del homo oeconomicus es el que busca maximizar su rentabilidad y utilidad. La teoría del comercio internacional es una de las pocas teorías económicas no triviales y justas. Lo que Samuelson quiso decir es que o bien las teorías eran triviales, pero según él había un ejemplo no trivial y relevante que era la teoría de la ventaja comparativa de Riccardo.

Smith: especialización y ventaja absoluta[edit | edit source]

La idea es que cuanto más se especializa, más aumenta la productividad. Entre dos países que hacen un poco de todo mal y consumen lo que produce[situación A], dos países que se especializan en un campo e intercambian su producción[situación B], la situación B es mejor: gracias a las ganancias de producción obtenidas por la especialización, las ganancias totales aumentarán.

Dos países, el Norte y el Sur, sólo producen vino y pan. Sólo se produce pan y vino y sólo se consume pan y vino. Los recursos son fijos en términos de tierra, capital, mano de obra, maquinaria.

Smith spécialisation et avantage absolu 1.png

Se asignan recursos para producir 25 de vino y 50 de pan. Si queremos producir 100 barras de pan, debemos asignar todos los recursos a la producción de pan y no recursos a la producción de pan. Por el contrario. La línea verde representa oportunidades de asignación de recursos. El país "Norte" tiene la opción de utilizar toda su producción para hacer pan o vino.

Smith spécialisation et avantage absolu 2.png

Las diferencias entre los países del Norte y del Sur tienen como diferencia el clima. El país del norte tiene una ventaja absoluta en la producción de pan, ya que al asignar sus recursos a la producción de pan, puede producir 100, mientras que el país del sur tiene una ventaja absoluta en la producción de vino, ya que al asignar sus recursos a la producción de pan, puede producir 100. Ambos países tienen el mismo tamaño y la misma cantidad de recursos, la solución ideal es que cada país se especialice en su ventaja absoluta. Cada país tendrá que importar y exportar para vender lo que no puede consumir e importar lo que no puede producir.

La cantidad de 100 es la cantidad máxima que maximiza la utilidad de los recursos. Cualquiera que sea el otro punto elegido, el total nunca excederá de 100. Se producía la máxima cantidad de vino y pan.

Para cada producción en el mundo, un país tiene una ventaja absoluta. Según Smith, cada país debería especializarse en el campo en el que es mejor que todos los demás y abandonar otras producciones. En este campo donde es mejor que todos los demás, exportará la mayor parte de su producción, con el dinero ganado, importará los productos que necesita. La especialización produce una mejora en la productividad. Cualquier país que tenga una ventaja en un área puede participar en el comercio internacional y obtener beneficios. El hecho de que un país no tenga una ventaja absoluta y, por lo tanto, no pueda participar en el comercio internacional es un problema para ese país, pero también para otros países que no pueden disfrutar de su ventaja absoluta porque hay mercados que les están cerrados.

Ricardo: la ventaja comparativa[edit | edit source]

Con la teoría de Ricardo, un país, el Norte, es mejor en la producción de ambas producciones. El país del Norte tiene dos ventajas absolutas en el campo del pan y el vino, mientras que el país del Sur no tiene nada. Dado que el país del sur es menos bueno en ambas áreas, es difícil ver cómo se podría hacer un intercambio entre las dos. Bajo el modelo de ventaja absoluta de Smith, es difícil ver cómo podría despegar el comercio internacional.

Cuando comparamos dos ventajas comparativas, es entre dos países y entre dos actividades. Cualquier país tiene una ventaja comparativa porque es el área donde la diferencia entre la productividad y la del competidor es mejor. Hay un área en la que la diferencia es enorme y otra en la que la diferencia es menor. La ventaja comparativa compara dos productores, dos países y dos producciones. Por definición, cada país tiene una ventaja comparativa. Cualquier país, incluso el peor del mundo, puede participar en el comercio internacional porque hay una producción donde es un poco menos mala que las demás. Todos los países del mundo tienen la oportunidad de participar en el comercio internacional.

Si se equilibran las dos teorías que el intercambio crea riqueza con la teoría de Smith y Ricardo, todos los países pueden enriquecerse. Cada país tiene un campo en el que tiene interés, para especializarse en detener otras producciones y exportar tan mal como está. Con el dinero que gane, podrá importar lo que ha dejado de producir, en total, al final, la producción y el consumo habrán aumentado creando crecimiento. Cualquier país que participa en el comercio internacional experimenta crecimiento: es el aumento total de la producción, el consumo, los ingresos, la esperanza de vida, y todos pueden participar. Esta idea teórica no ha sido invalidada.

Según la teoría de Ricardo, abrir el comercio es una muy buena idea porque erradicará la pobreza en el mundo. Esto producirá riqueza, porque cualquier país que participe en el comercio internacional se enriquece. Ricardo no describe la globalización, no la justifica en retrospectiva, él es la razón por la que hay globalización. Es porque creemos en la teoría de Ricardo que estamos implementando la globalización. Es muy importante decir que la teoría de Ricardo no ha sido invalidada.

No debemos razonar como una ventaja comparativa de los países, sino en términos de la ventaja comparativa de las empresas. Si Ricardo no está teóricamente invalidado, está totalmente invalidado empíricamente. Ningún país se ha especializado totalmente en un sector, todos los países del mundo han mantenido una cierta diversidad en la producción. La respuesta es que la diversidad es contraproducente y cumple otros objetivos como el argumento de la autosuficiencia alimentaria. Nos encontramos en una diferencia entre una epistemología realista que describe cómo se hacen las cosas y una visión teórica. Recientemente, otro elemento de crítica se ha opuesto a la teoría de Ricardo y al desarrollo del comercio internacional, que es el doble problema ecológico del transporte[1] que se traduce en un enorme costo de energía, pero también un costo en términos de préstamos ecológicos, en términos ecológicos, una economía diversificada es más frágil[2]. La teoría de Ricardo no tiene que ver con la participación en las utilidades. A la pregunta de cómo se comparte la riqueza, la respuesta no es necesariamente económica, sino que puede ser política. Si podemos aceptar que la globalización produce riqueza, debemos preguntarnos a dónde va la riqueza. Si uno encuentra un socio empobrecido en el intercambio, no invalida la teoría de Ricardo, que invalidaría la teoría de Ricardo de que tres cuartas partes de los socios no se han vuelto ricos. Debe hacerse una distinción entre el enriquecimiento global y el enriquecimiento individual. No hay duda de que la producción mundial ha aumentado, ha habido crecimiento, pero eso no significa que todos los países se estén enriqueciendo.

¿Qué ventajas comparativas[edit | edit source]

Como geógrafo, debemos preguntarnos cómo se comparte la riqueza, cuál es la naturaleza de estas ventajas absolutas, qué país tiene qué ventaja, si existe una lógica geográfica, si existen modelos de distribución. Tenemos que examinar la naturaleza de los flujos para examinar la realidad del comercio entre países.

El caso de los intercambios de indisponibilidad[edit | edit source]

Muchos de los primeros intercambios económicos fueron para productos que uno de los dos socios comerciales era incapaz de producir. Un intercambio de indisponibilidad es cuando uno de los dos países importa algo porque no puede producirlo. Un intercambio de indisponibilidad involucra recursos naturales porque lo que define a un recurso natural es que no puede ser producido. La ventaja absoluta es muy clara: uno tiene el recurso o no lo tiene.

Geoeco principaux flux pétroliers 1.png

Con los flujos de petróleo, o tenemos recursos o no los tenemos. Las flechas van de países que tienen depósitos a países que no los tienen. Pero también es importante tener recursos significativos e importarlos como los Estados Unidos.

Este mapa refleja una geología de las cuencas petrolíferas y de las zonas de consumo.

Los intercambios de indisponibilidad no sólo afectan a los recursos naturales. Hay cosas que no puedes producir porque no puedes o porque no puedes producirlas. Para productos con un valor añadido muy alto, productos muy técnicos, se necesitan máquinas muy complicadas, personas muy bien formadas y conocimientos técnicos. Esta mano de obra altamente cualificada no está en todas partes. Al igual que existen reservas de recursos naturales, existen reservas de mano de obra calificada y de mano de obra calificada. Básicamente, las industrias de alto valor añadido de muy alta tecnología no pueden salir de las cuencas de materia gris. Las industrias de muy alta tecnología permanecerán en ciertas cuencas. Así como el pozo de petróleo debe permanecer en la cuenca petrolífera, las industrias de muy alta tecnología permanecerán en las cuencas de materia gris. Las producciones más rentables son las basadas en estos depósitos. En cierto modo, nos enfrentamos a intercambios de indisponibilidad, porque muchos países no disponen de mano de obra cualificada para producir bienes técnicos de alto valor añadido. La cuestión de las calificaciones muy altas se aplica especialmente a la invención y al ciclo de vida inicial de los países. El problema de los depósitos de materia gris no es la producción de algo, sino la innovación. Un tercer factor de los intercambios de indisponibilidad intervendrá que es la cuestión de las patentes. Se trata de situaciones en las que la indisponibilidad se mantiene mediante patentes de producción.

Para ciertos productos, por razones siempre específicas, ciertos lugares consiguen adquirir un monopolio. El único país capaz de exportar sus películas a todo el mundo son los Estados Unidos con Hollywood. Las películas se rigen por un intercambio de indisponibilidad. Con la cuestión de los intercambios de no disponibilidad, hay una explicación para toda una serie de flujos que no son necesariamente flujos de materias primas.

Ricardiens et néo-ricardiens : HOS, cycle de produit, demande[edit | edit source]

Ricardo no se ocupa del intercambio absoluto, que es un intercambio de indisponibilidad, sino de la ventaja comparativa. En la teoría de Ricardo, exportamos en lo que nos especializamos e importamos en lo que renunciamos. Para Ricardo y para los ricardianos, la elección de la especialización y por lo tanto del intercambio, de la dirección del intercambio y de los flujos internacionales depende de las predisposiciones de los países antes del intercambio. ¿Cuáles son estas predisposiciones del país?

Para Ricardo, la respuesta es simple, lo que cuenta es la unidad de trabajo. Reflexiona sobre los diferenciales de productividad que él llama "valor del trabajo". ¿Cómo explicamos la diferencia de productividad laboral entre el norte y el sur? Un primer conjunto de factores serían los recursos naturales. Otro supuesto es que las ventajas comparativas están vinculadas a determinadas cualidades particulares de las empresas en cuestión. Sin embargo, existe el riesgo de razonar según un tautologismo. Samuelson, por ejemplo, postuló que la ventaja de los productos tropicales para producir productos tropicales y la tropicalidad. Más bien deberíamos preguntarnos qué es la tropicalidad, cuál es la calidad de una sociedad que la hace menos desastrosa o mejor que otras en una producción.

Esta cuestión pendiente es la de explicar la ventaja comparativa. Si no lo ha pedido Ricardo, los economistas lo intentarán.

El primer modelo es el modelo Hecksher-Ohlin-Samuelson. Todos los países tienen tres tipos de factores, a saber, la tierra, el capital y la mano de obra. En otras palabras, la tierra está ligada al tamaño del país, el capital está ligado a su riqueza y el trabajo está ligado a su fuerza laboral. Cada país tiene una configuración particular. Para cada producción, estos tres factores son necesarios. Así como estos tres factores están presentes en todos los países del mundo, pero en proporciones variables, estos tres factores son necesarios para todas las producciones, pero en proporciones variables. Para cada producción se requiere un porcentaje de estos tres factores. Lo mejor es que un país que tiene una cierta proporción de factores elija una producción que corresponda a la proporción de factores que valora bien. La predisposición es la dotación de factores. ¿Pero de dónde viene el capital?

Théorie de vernon 1.png

La teoría de Vernon también se llama teoría del ciclo del producto. Vernon está atento a la relación entre innovación y desarrollo industrial.

Cada producto pasa por tres fases: una fase de innovación[1] que es el momento en que el producto acaba de ser creado, una fase de trivialización del producto[2], una fase de obsolescencia[3]. Para cada momento del ciclo de vida del producto, habrá un producto que tomará la iniciativa. Esto corresponde a asignaciones de factores. La industria en diferentes momentos de novedad o mercantilización de productos tiene como lugar natural en diferentes lugares del mundo. Cada uno de estos momentos no produce crecimiento de la misma manera. La innovación produce mucho crecimiento y spinoffs, disminuye según las fases.

La teoría de Linder presenta el interés de cambiar perspectivas porque para él los intercambios comparativos no están vinculados a la calidad de la producción, sino que tiene lógicas de consumo. Las ventajas comparativas se basan en la demanda.

OMC avril 2003 1.png

La teoría de Ricardo justifica el libre comercio y la globalización. Se trata de un reto enorme para los países pobres porque les garantiza el acceso al mercado internacional y la oportunidad de enriquecerse. Si comparamos el mapa de los intercambios con la teoría de los intercambios internacionales, hay algo llamativo: la mayor parte de los intercambios a escala mundial son intercambios intra-rama que son configuraciones donde los intercambios son simétricos en ambas direcciones sobre los mismos productos, por otro lado, raros son los países especializados.

Aumento de los beneficios y de las ventajas comparativas[edit | edit source]

Discutiremos dos desafíos importantes para la teoría de la ventaja comparativa. El primero, que es el aumento de los beneficios y las ventajas comparativas, es un reto dentro del modelo de la economía liberal, pero aflojando una hipótesis de competencia pura y perfecta. El segundo polo de protesta está fuera de la economía neoclásica en formas de trabajar sobre la economía inspiradas en modelos marxistas y neomarxistas bajo el nombre de altermundialización.

La teoría de la ventaja comparativa parece funcionar muy bien entonces para lo que buscar más lejos para los desafíos o explicaciones alternativas. Si bien el modelo de Ricardo parece teóricamente muy atractivo, empírica y prácticamente parece estar en contradicción con varias realidades relacionadas con el desarrollo del comercio internacional:

  • La mayor parte del comercio es intra-industrial: es un comercio en el que dos países intercambian sólo bienes comparables, lo que no es compatible con la idea de ventaja comparativa y especiación como predice Ricardo. La mayoría de los intercambios son Norte - Norte y no Norte - Sur. Hay más intercambio entre países que son similares que entre países diferentes.
  • Los países están lejos de especializarse: el hecho de que las grandes economías con una visión muy liberal del mercado y de la economía no pierdan esta especialización tiende a demostrar que hay algo más.

Las hipótesis de Krugman, en particular, no cuestionan completamente la teoría de las ventajas comparativas, sino que nos permiten verla de manera diferente, mientras que, por otra parte, los críticos antiglobalización cuestionan la ventaja comparativa.

El problema del aumento de los rendimientos[edit | edit source]

Paul Krugman no es un geógrafo, es un economista geográfico y parte del movimiento de la Nueva Geografía Económica. Es más una cuestión de economía geográfica que de geografía económica. Krugman es parte de una práctica de la geografía económica con figuras y modelos hipotético-deductivos. No estamos en una epistemología realista, sino en una epistemología normativa. Fue asesorado por la administración demócrata y ganó el Premio Nobel hace unos años.

Krugman revisará uno de los supuestos del modelo liberal que es el supuesto de la competencia pura y perfecta. Para que la ley de la oferta y la demanda funcione para obtener un precio de equilibrio, deben cumplirse una serie de condiciones, incluida la condición de competencia pura y perfecta. Los Estados que apoyan el mercado implementarán leyes para apoyar esta teoría de la competencia pura y perfecta. Para que exista una competencia pura y perfecta, los productores deben estar en desacuerdo con el precio y ser iguales en la confrontación de la oferta y la demanda. Para Krugman, no funciona así. Siempre es interesante después de que se construye el modelo introducir otros factores para ver qué impactos tienen en los resultados.

Se preguntará qué está sucediendo reinyectando un factor que se pregunta qué está sucediendo con la competencia pura y perfecta cuando hay retornos crecientes. El aumento de los rendimientos es una configuración donde la productividad está correlacionada con la producción. El coste de producción de las unidades marginales está disminuyendo. Cuanto más se produce, más fácil es producir la última unidad producida. En economía, es un sistema que prevalece, las producciones se caracterizan generalmente por rendimientos crecientes. Esto no quiere decir que los rendimientos crecientes sean infinitos. La razón por la que no todas las producciones mundiales de un producto se concentran en el mismo lugar es que en algún momento los rendimientos disminuyen, es decir, la producción de una unidad adicional costará más. La curva es una curva de campana con un aumento de los rendimientos ha alcanzado un cierto nivel, los rendimientos están disminuyendo.

Tan pronto como hay una situación de aumento de los rendimientos, esto significa que los grandes productores tienen una ventaja sobre los pequeños productores. Al repartir el ahorro producido por la producción de unidades marginales entre el conjunto de la producción, los grandes productores pueden comercializar sus productos a precios inferiores a los de los pequeños productores. Así que compramos productos a grandes productores, no a pequeños productores. La situación de competencia entre grandes y pequeños productores no es pura y perfecta.

El problema es que no te conviertes en un gran productor al instante. La cuestión del aumento de los beneficios es la del tiempo. Es una producción que aumentará hasta alcanzar el umbral en el que los rendimientos disminuyen. La competencia es pura y perfecta siempre y cuando mantenga sus precios lo suficientemente bajos. Las condiciones para que un productor aparezca en el mercado y compita están relacionadas con la competencia, la disminución de los rendimientos y el coste de la entrada en el mercado. Un nuevo productor que entre en el mercado tendrá que invertir con pérdidas durante años. Hay situaciones en las que nadie puede entrar en el mercado debido al aumento de los rendimientos. Se trata de situaciones que conducen a la situación de cártel. Esta ventaja en la producción en serie está ligada a la entrada temprana en el mercado de los primeros productores. El aumento de los rendimientos asegura ventajas comparativas con el paso del tiempo. Según Krugman, la productividad es buena en productos que producen mucho y durante mucho tiempo. Debido al bloqueo temporal, el aumento de los rendimientos no sólo es una ventaja para los grandes productores frente a los pequeños, sino también para los productores más antiguos frente a los nuevos. Los países que se especializaron relativamente pronto en un producto, que experimentaron la Revolución Industrial relativamente pronto, que fueron capaces de producir en masa y a bajo costo, inundan los mercados internacionales con productos baratos sofocando el desarrollo potencial de los países que más tarde despertaron. Además de una cuestión de velocidad, hay una cuestión de aceleración, ya que cuanto más produces, más formidable eres para la competición.

Los países que tendrán una ventaja comparativa son los que han comenzado a producir antes que los demás. Para Krugman, la ventaja comparativa es la edad temprana. Esto significa que revertimos por completo el modelo de Ricardo para el cual un país tenía predisposiciones para tal o cual producción y, dependiendo de las predisposiciones, tiene una ventaja comparativa que lo dirigirá hacia la especialización y la exportación. Para Krugman, es lo contrario. Un país se especializa en una producción, produce masivamente, tiene rendimientos crecientes y adquiere una ventaja comparativa sobre sus competidores. En Ricardo, la ventaja comparativa es la causa de la especialización y el comercio internacional, mientras que en Krugman, la ventaja comparativa es la consecuencia de la especialización y el comercio internacional.

Para Krugman, también hay un bloqueo en el espacio de las ventajas comparativas. El desarrollo industrial es contagioso por una especie de difusión espacial alrededor de los polos de innovación. Hay fenómenos de concentración espacial. Los efectos del desarrollo afectarán el espacio más o menos inmediato circundante, pero no atravesarán todo el país. El freno de distancia bloqueará espacialmente la ventaja comparativa. Un lugar en el que el desarrollo industrial comenzó antes que los otros tendrá, debido a la ventaja comparativa, un rendimiento creciente y una ventaja comparativa sobre los otros y el bloqueo espacial inducirá un desarrollo más estricto en torno a este lugar que se convertirá en una región industrial.

Bloqueo de la ventaja comparativa[edit | edit source]

Hay muchos problemas con esta teoría. La teoría del aumento de la rentabilidad crea círculos virtuosos, pero también círculos viciosos. Para Krugman, "los países ricos son ricos porque son ricos, y los países pobres son pobres porque son pobres. Los países ricos han experimentado un desarrollo temprano con el aumento de los rendimientos e impidiendo que los países pobres que aún no se han industrializado entren en el mercado. Es muy difícil para los países emergentes luchar contra los efectos del aumento de los rendimientos, contra el efecto de la acumulación de riqueza en los países ricos.

Krugman establece una especie de fatalidad del desarrollo: está en la naturaleza de los países ricos ser más ricos y más ricos por un efecto acelerador y está en la naturaleza de los países pobres ser más pobres y más pobres por el efecto de la desaceleración y los círculos viciosos. Una crítica es que una ligera desigualdad ensanchará una brecha al acelerarse. En el siglo XVI, a escala mundial, no había diferencias de desarrollo, había el mismo nivel de PIB para todos los países. En el siglo XVII comenzó a desarrollarse un diferencial con los países que vivieron la Revolución Industrial. La brecha inducida, por su propia naturaleza, debía ampliarse debido al aumento de los rendimientos y al bloqueo en el tiempo de las ventajas comparativas. Cuanto mayor sea la diferencia, mayor será la razón por la que debe ampliarse. Hay un efecto de divergencia. Este sistema contradice la idea de una competencia pura y perfecta. Tal vez la competencia pura y perfecta existía al principio, pero si, con el paso del tiempo, la diferencia creada se aceleraba con el tiempo. ¿Por qué llega un momento en que la divergencia se instala?

El problema con el aumento de los rendimientos es que promueve una divergencia entre los países ricos y pobres. El segundo problema es que era relevante para el razonamiento de Ricardo que existían situaciones ante-económicas que constituían predisposiciones en las cuales una economía podía basarse de acuerdo a sus predisposiciones. Es una hermosa cadena de causa y efecto y determinista, es decir, cada efecto está ligado a una causa. Para Krugman, cualquiera que sea el sector en el que nos especialicemos, gracias al aumento del rendimiento, conseguiremos una ventaja sobre la competencia. La razón por la que nos hemos convertido en los mejores no está relacionada con las predisposiciones, sino con la iniciativa temprana. Cualquiera que sea el sector en el que se especialice un país, tendrá éxito si se especializa más rápido que otros.

Historia vs. anticipación[edit | edit source]

Estas dos consecuencias son dos problemas porque es muy insatisfactorio para la mente llegar a las tautologías. Por otro lado, es frustrante no explicar por qué un país se ha especializado en un campo. Krugman intentará encontrar una explicación. Encontrará dos explicaciones:

  • explicación histórica;
  • efectos de las expectativas.

Desarrolló un ejemplo a través de la historia de Catherine Evans. En 1895, Catherine Evans Whitener le dio a su cuñada una colcha. En 1900, vendió una colcha por 2,50 dólares. En 1917, fundó la Evan Manufacturing Company en Dalton. Creará un bloqueo en el tiempo y el espacio de ventaja comparativa. En 2002, el 80% del mercado estadounidense de alfombras se abasteció de hilaturas situadas a menos de 100 kilómetros de Dalton, en Georgia, creando un centro de desarrollo. Es una historia con una causa pequeña y efectos cada vez mayores. Hay una desproporción entre los efectos y las causas porque hay un efecto inducido por el aumento de los rendimientos. Estas explicaciones no lo son. Se trata de fenómenos que se refieren a la teoría del caos, es decir, a momentos en los que es difícil ascender desde una situación actual mediante vínculos de causa-efecto a través de un elemento desencadenante. Sin duda, para todas las grandes regiones industriales, es posible encontrar un elemento que lo hizo empezar. Todos estos elementos que se dan son necesarios, pero no suficientes. Esto es lo que Krugman llama la explicación histórica.

La explicación por las expectativas serían profecías autocumplidas, que son una afirmación que induce comportamientos que pueden validarlas, es decir, una declaración, una descripción, una afirmación que uno cree verdadera que inducirá comportamientos que tienden a hacerla verdadera. Estos son momentos en los que piensas que estás describiendo la realidad mientras la estás haciendo. En otras palabras, estos son momentos en los que piensas que estás describiendo una situación mientras la produces. Las profecías autocumplidas han sido muy estudiadas en el caso de las crisis económicas que a menudo se basan en profecías autocumplidas. En algunos casos, la profecía sólo se cumple porque ha sido anunciada.

Las anticipaciones tienen un efecto en el futuro. En cierto modo, el futuro es la causa del presente, porque son las expectativas las que construyen la realidad. No todas las profecías son autocumplidas, también hay profecías suicidas. Sin duda, todas nuestras expectativas tienen un efecto en el futuro. Nuestras proyecciones no describen nuestro futuro, pero ayudan a determinarlo. Nuestra visión del futuro juega un papel en lo que nos sucede. Algunos países han tenido a veces una visión del futuro y se han embarcado en una visión que se ha hecho realidad, mientras que en otros casos no lo ha hecho.

Las dos explicaciones escandalosas propuestas por Krugman, la primera, que es la explicación histórica, es escandalosa porque hay tal desproporción entre causas y efectos que no podemos contentarnos con ella, y la segunda, que también es escandalosa por las expectativas, no realmente por una desproporción, sino por la idea de que es básicamente aleatoria. Las dos explicaciones no son contradictorias. No estamos en una configuración donde buscamos explicar el éxito económico o el fracaso de las predisposiciones, sino que buscamos explicarlo por la acción de los actores. Con este enfoque, nos mantenemos en el marco del pensamiento neoclásico y de la teoría de Ricardo.

Concursos (neo)marxistas y altermundialistas[edit | edit source]

Si el comercio internacional no es un juego de suma positiva, entonces hay razones para ser cautelosos.

Crítica marxista y neomarxista[edit | edit source]

Las teorías del imperialismo de Luxemburgo y Lenin son la idea de que la lucha de clases observada dentro de una sociedad se reproduce a escala internacional. Así como en una sociedad hay estados burgueses, obreros y proletarios, internacionalmente hay estados burgueses y proletarios. La captura de ganancias por parte de la burguesía contra el proletariado se encuentra a nivel internacional entre los estados burgueses y proletarios. Típicamente, esta dimensión del imperialismo opera dentro del marco de la colonización. La relación de los colonos con los colonizados es de la misma naturaleza que la relación de la burguesía con el proletariado, que se expresa en el imperialismo dialéctico y en la apropiación de los medios de producción. Esta interpretación se refiere al saqueo de recursos en el comercio internacional.

No tiene sentido hablar de una nación proletaria o burguesa. Sin embargo, uno puede imaginar que se podría explicar el enriquecimiento de la burguesía europea por la explotación del trabajo esclavo en las colonias como con las grandes mujeres burguesas de los puertos costeros de Francia o Inglaterra que se enriquecieron con el comercio de "madera de ébano" y las plantaciones. En este caso, habría una burguesía europea enriquecida por la explotación de los proletarios basada en la idea de una "raza" diferente. Es importante tener esto en mente cuando se piensa en disputas por la deslocalización y se intenta interpretarla en términos marxistas o de "izquierda".

La segunda teoría es la teoría del deterioro de los términos de intercambio. Más bien, tenemos que hablar del hipotético deterioro de los términos de intercambio porque existe una vasta literatura que es objeto de debate. Los términos de intercambio son los precios relativos de los materiales exportados e importados. Los productos manufacturados por los países ricos e industriales tienden a ser cada vez más caros, mientras que las materias primas, los recursos naturales y los productos de los países del Sur tienden a ser cada vez menos caros. En otras palabras, los países pobres deben exportar cada vez más para importar la misma cantidad de productos, mientras que los países ricos que exportan la misma cantidad pueden importar cada vez más. En el caso de los países pobres, hay un deterioro de la relación de intercambio. Las importaciones de unos no permiten pagar las exportaciones de otros, ampliando el déficit comercial de los países del Sur y reduciendo sus posibilidades de invertir para desarrollarse.

La teoría del deterioro de la relación de intercambio es interesante en la medida en que sugiere que la fijación de precios puede depender de algo distinto de los mecanismos de oferta y demanda y también tiene efectos de poder. Tiene otro interés porque desafía la idea de que habría un precio justo. Existe la idea de que para los recursos naturales es muy difícil establecer el precio, el costo de la explotación, la demanda, pero es muy difícil tener en cuenta el costo de su desaparición. Es difícil explicar el hecho de que a las generaciones futuras se les niegue el acceso a ellas.

La tercera parte de estas teorías marxistas y neomarxistas puestas en práctica por Amin y Wallerstein es que se puede revisar la teoría del imperialismo en términos de relaciones de dependencia. Las antiguas potencias coloniales, los países de la tríada con América del Norte, Europa Occidental y Asia Oriental, en particular Japón, constituyen centros en una economía que polariza los flujos y monopoliza los beneficios en detrimento de una periferia más pobre a la que se abandonan las producciones de menor interés económico o son exclusivamente zonas de extracción de recursos y entre las dos rutas es desigual. Existe una interpretación geopolítica y económica de estas relaciones que equilibra la acumulación de riqueza en los centros contra las periferias. La idea de que la independencia y el comercio internacional no pusieron fin a lo que sería un saqueo colonial, sino que lo persiguieron por otros medios, supone una pesada carga.

Más recientemente, ha surgido la teoría de la nueva división internacional del trabajo. Esta teoría consiste en decir que las ventajas comparativas, la teoría de Krugman, explica la especialización de la participación de todos en el comercio internacional, pero que no todas las especializaciones son iguales. Hay especializaciones que son interesantes desde el punto de vista económico, social y político, que dan poder para generar mucho beneficio, para invertir más y que tienen importantes efectos positivos en términos de difusión y multiplicadores de empleo. Hay otras opciones económicas que son menos felices porque proveen menos poder, permiten menos ganancias y entonces sus efectos colaterales son pocos y limitados con poco impacto local en las oportunidades de desarrollo.

Entre las actividades de la primera categoría, hay actividades con un alto valor añadido y un alto grado de tecnicidad que tienen importantes efectos inducidos, es decir, son motores del desarrollo. Estas actividades tienen efectos multiplicadores, lo que significa que un empleo creado con alta tecnología alimentará toda una cadena de empleo en sentido descendente y ascendente, con un efecto muy positivo en el crecimiento. Se trata de actividades innovadoras, altamente cualificadas, que producen valor añadido y crecimiento, y que tienen un bajo impacto ecológico, lo que permite mantener una alta calidad de vida. Por otra parte, hay actividades más pesadas centradas más en los productos materiales que en la información, que dañan y explotan el medio ambiente y contaminan mucho, lo que requiere una mano de obra poco cualificada que realiza actividades repetitivas con escaso efecto sobre la innovación, que es frágil y genera poco valor añadido, beneficios y tiene un bajo efecto multiplicador y poco efecto sobre el desarrollo.

La idea es que la distribución de los dos tipos de actividades no es casual, sino que los países del Norte y de la Tríada han confiscado las actividades más lucrativas y de desarrollo y han abandonado a los países pobres y a los países del Sur las actividades menos interesantes desde el punto de vista económico y más perjudiciales para el medio ambiente. Occidente y la tríada habrían abandonado la industria manufacturera y pesada, la gran industria química y siderúrgica, que son industrias contaminantes sin mucho crecimiento, mientras que las universidades, los centros de investigación y las actividades terciarias superiores se están desarrollando en el Norte, que pagarán bien por el trabajo cualificado y en un entorno "agradable" porque han sido limpiadas de los efectos negativos de la industrialización pesada.

La teoría de la nueva división internacional del trabajo distribuirá ventajas comparativas entre sí, no realmente de acuerdo con las predisposiciones locales, no realmente de acuerdo con las condiciones o expectativas históricas, sino simplemente sobre los efectos de poder que hacen que los más poderosos y ricos monopolicen las actividades más interesantes. Estamos en una teoría marxista e imperialista porque vemos la división internacional del trabajo como una reproducción de lo que existe dentro de un país con efectos de confiscación. La globalización ya no es un juego de suma positiva, sino algo de lo que debemos protegernos. Recurriremos a las teorías de Litz con la tentación de retrocesos proteccionistas que consideran que hay una ofensiva en el comercio internacional y que es necesario defender el territorio y establecer protecciones contra la agresividad comercial proveniente de los países de la tríada.

Crítica a la altermundialización[edit | edit source]

La idea es que la globalización se traduce no sólo en una ampliación de la zona geográfica de mercado, sino también en una ampliación de la zona económica de mercado, en el sentido de que nuevos países entran en el campo del comercio internacional, pero también en cada uno de los países afectados, nuevas áreas de la vida social, económica y cultural entran en el campo de la economía. Lo vemos a la escala de finales del siglo XX y principios del XIX, muchos sectores fueron privatizados, absorbidos por el mercado, más y más instituciones que no son dominio del mercado comenzarán a reproducir el funcionamiento del mercado, empezando por universidades, museos y hospitales. El problema es transformar bienes que difícilmente pueden ser considerados como tales en bienes económicos. Un buen ejemplo es la cuestión de los recursos naturales y el medio ambiente. En la idea de que el mercado capitalista y el sistema de producción son los más eficientes, se puede entender que se prefiera confiar la explotación de una mina de carbón o una explotación petrolera a una empresa privada en lugar de hacerlo a una empresa estatal porque la productividad y la eficiencia económica serían mejores en una empresa privada que en una empresa estatal. Esto es lo que tiende a demostrar la historia económica reciente del siglo XX. El problema es a quién pertenecen estos recursos naturales.

Son costes de producción vinculados a la explotación y es normal que los costes de producción se reflejen en el precio de la materia prima. Es difícil entender por qué una empresa privada tendría el derecho de explotar un yacimiento que no posee sin pagar de alguna manera por ese recurso. Si razonamos en términos puramente matemáticos, el costo del agotamiento es infinito. Es difícil imaginar el costo de agotar un recurso para las generaciones futuras. Esto es algo muy difícil de contar en la economía. También es muy complicado tener en cuenta la cuestión de la contaminación en el mercado. La situación más clara y normal es que el costo de la población es subcontratado, pagado por la sociedad y rara vez por el gerente. Cuando nos enfrentamos a recursos naturales que son bienes que no son producidos por su operador sino captados por su operador, el razonamiento económico y el mercado presentan dificultades y deficiencias operativas. Dicho de otro modo, si se descubre un recurso natural, económicamente hablando, la lógica es salir de ese recurso lo más rápido posible. Lo que está en juego para la sociedad es esencial. Se trata de bienes para los que el abandono en el mercado plantea toda una serie de problemas, pero con soluciones como el que contamina paga o el sistema de anualidades, pero no son soluciones de mercado. Otro ejemplo son los derechos humanos. El trabajo es un mercado con una oferta que es la de los trabajadores y una demanda que es la de sus empleadores. Podríamos abandonar el funcionamiento del mercado a las leyes del mercado, pero esto no es aceptable porque no podemos separar al trabajador del trabajador. Los derechos humanos contradicen el mercado laboral en un momento u otro porque el cuerpo, la persona y el trabajo que realizan no pueden separarse. Una vez que consideremos que un cierto número de derechos humanos son inalienables, esto pesará en el mercado laboral. No podemos dejar que el trabajo se rija por las normas del mercado. Esto lleva al hecho de que acabaremos confundiendo el trabajo con el trabajador y que venderemos no mano de obra, sino mano de obra. Típicamente, permitir que el trabajo sea regulado por el mercado caricaturalmente conduciría a la esclavitud. En muchos países, el trabajo es un sector que trataremos de proteger de las reglas del mercado. Esta sería una regla superior que no podría ser regulada por la oferta y la demanda.

En nuestras sociedades, existe la idea de que el mercado es adecuado para algunos bienes económicos, pero no para otros. El problema de la globalización no es simplemente la entrada de nuevos países en el circuito económico del comercio internacional, sino también el hecho de que el mercado se está comiendo cada vez más a las economías. Existe la tentación de defender las fronteras, pero también de decir que ciertas áreas de la economía no quieren participar en el comercio internacional. Lo que puede presentarse como una forma de arcaísmo marxista y como un "viejo reflejo de izquierda" contra la globalización puede tener formas más sofisticadas y no es ajeno a las prácticas actuales. Los primeros en negar que el mercado satura el espacio económico son las grandes potencias liberales. Encontramos la idea avanzada por los antropólogos del gradiente de intercambio con cualidades de intercambio que se degradan con el don para el regalo, la redistribución y el mercado.

Había una dimensión bastante caricaturesca en esta representación. Obviamente, en realidad, esto es más complicado porque estos circuitos económicos se presentan como verdaderamente independientes entre sí, ya sea de la redistribución, o del mercado, o del regalo de que bien, hay áreas que son algo borrosas. Entre las alternativas que se ofrecen al mercado, no es necesariamente la redistribución o donación soviética en su contra, sino que también hay soluciones que se encuentran en el mercado, en un mercado determinado, en el límite del mercado, en los alojamientos frente al mercado.

¿Durante cuánto tiempo es una acción actualmente propiedad de su propietario en promedio? 14 segundos. En promedio, una acción se mantiene durante 14 segundos, y está claro que algo no gira porque las acciones normalmente se tienen en cuenta directamente en la economía real. Detrás, hay oficinas, una fábrica, un jefe, un CEO, un consejo de administración, trabajadores, clientes, máquinas, pero también acciones. Creemos que 14 segundos no tiene sentido si estamos en dos órdenes de magnitud completamente inconmensurables. Estos movimientos son puramente especulativos y no tienen ninguna relación directa con la economía real. Esto significa que, como muchas personas físicas mantienen su acción durante años, existen sistemas automáticos de acciones en los que se mantienen unas pocas centésimas de segundo. Existe una medida de esta desconexión entre la economía real y una forma de visualización de la economía financiera que parece muy preocupante. Entendemos lo desestabilizador que es para la economía no poder contar con inversiones superiores a 14 segundos. También entendemos lo desastroso que es el capital flotante para la economía real. Se trata de un capital que se invierte sólo de forma muy temporal en un lugar de un país y que, tan pronto como surge el más mínimo indicio de crisis, abandona el país. Esto tiene un carácter de autoactuación de estas revisiones financieras. Nos decimos a nosotros mismos que en todo esto, debemos poner toda la fricción. Cualquier impuesto sobre las transacciones estabilizaría el capital. Si hay impuestos que dificultan la repatriación y la flotación del capital, tal vez cuando ocurra una pequeña dificultad temporal, el capital permanecerá y estas dificultades serán bien digeridas. Se necesita fricción para emparejar la temporalidad de la economía real con la temporalidad de la economía financiera o virtual para evitar que la gente venda sus acciones cada 14 segundos. Un impuesto acciona este freno. Un impuesto es como un freno en el espacio y en el tiempo. Es una solución que estabiliza el sistema y luego perfora un poco en el mercado para alimentar un circuito de redistribución.

Otra solución intermedia alternativa es el comercio justo. Pequeñas partes del comercio justo no son realmente gestionadas por el mercado. Es más o menos impulsado por el mercado. Soy yo quien espontáneamente acepta pagar el 5%. Esto puede sonar como un regalo. Es una especie de irrupción de dar frente a dar en el mercado, por lo que los dos sistemas también pueden coexistir.

El final de la historia es también la idea de que hemos surgido un poco de las ideologías con los marxistas por un lado y los liberales por el otro, y que hay cierto pragmatismo en el comportamiento con cierta hibridación en el comportamiento y que podemos encontrar soluciones dentro del mercado para advertirnos a nosotros mismos sobre el mercado. La conclusión es que el mercado es algo que todo el mundo quiere regular.

Galaxie altermondialiste.jpg

La galaxia de la altermundialización, es decir, hay decenas de organizaciones diferentes que intervienen con ideologías diferentes como, por ejemplo, contra la OMC, contra el Banco Mundial, contra el G7. Lo que es interesante en este diagrama con la idea de la galaxia es que la contestación del modelo de globalización se hace en muchos planos diferentes con muchas lógicas diferentes y luego diferentes actores.

Conclusión[edit | edit source]

Cuando pensamos en la geografía del comercio y la globalización, hay demasiados mercados, mientras que hay otros canales económicos como la redistribución y el dar por dar. Si nos fijamos demasiado en el comercio internacional cuando la mayor parte del comercio se realiza localmente en cantidad, existe una presbicia que nos impide ver lo que es esencial y lo que está ocurriendo en distancias muy pequeñas y que hace lo que se hace a lo largo de miles de kilómetros entre fronteras y que, de hecho, es una pequeña parte de los intercambios económicos.

La segunda nota importante es que la teoría de Ricardián y la teoría de la ventaja comparativa están en el centro de todo esto. Es una fuerza ideológica increíble en el sentido de que esta teoría justifica la ideología liberal. El argumento y aspecto esencial de esta teoría de la ventaja comparativa es que todos los países pueden participar en el comercio internacional y que el comercio internacional es un juego de suma positiva. Esto no aborda la cuestión de la distribución de beneficios.

El tercer punto es la idea de los efectos del aumento de los rendimientos sobre el bloqueo espacial y temporal de la ventaja comparativa con la idea de invertir las cosas y no pensar que la ventaja comparativa y la predisposición a la especialización del comercio internacional piensan que la ventaja comparativa y el resultado. La cuarta es importante, una negación empírica, es la cuestión de las relaciones Norte-Sur. La geografía del comercio internacional que se caracteriza por esta división Norte-Sur es inexplicable en el caso de la teoría de las ventajas comparativas.

El quinto punto es que todos estos debates sobre el comercio internacional son debates muy antiguos. Ya en el siglo XIX hubo muchos debates sobre el libre comercio, en particular sobre la teoría de Litz. Los debates actuales sobre la globalización no son nuevos porque la globalización no es un fenómeno nuevo y los argumentos son siempre los mismos.

La teoría de la ventaja comparativa de Ricardo promete la especialización del comercio internacional, pero también promete el desarrollo, es decir, que todos los países que participan en el comercio internacional experimentarán el desarrollo y se enriquecerán. Una de las negaciones a esta teoría es que todavía hay países pobres que han estado involucrados en el comercio internacional durante años.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]