Actions

Teorías de la Economía Política Internacional

From Baripedia


Esta conferencia trata de las teorías de la economía política internacional o del capitalismo global. En primer lugar, repasaremos los debates históricos sobre el capitalismo global que abarcan el mercantilismo y el liberalismo. Estas dos son las visiones del mundo más destacadas o los enfoques generales del capitalismo global y de cómo las economías individuales se relacionan con él. Lo haremos porque esos dos enfoques de mentalidad siguen siendo relevantes hoy en día, no tanto como teorías en el término analítico, sino como enfoques de la forma en que se hacen las políticas. Examinaremos cómo surgió teóricamente la EPI desde sus inicios. Cuando la EPI se desarrolló como una disciplina o subdisciplina académica distinta en la década de 1970, lo hizo en gran medida a partir del debate sobre las relaciones internacionales. En este sentido, examinaremos cómo los debates en las relaciones internacionales dieron lugar a la EPI. Examinaremos con más detalle las perspectivas de la EPI estadounidense contemporánea. La disciplina puede dividirse en dos grandes escuelas: la estadounidense y la británica. Este curso se centra principalmente en la escuela estadounidense. Por lo tanto, examinaremos las perspectivas teóricas de la escuela americana en los últimos 30 años y las aplicaremos a lo largo del curso.

Debates históricos sobre el capitalismo mundial[edit | edit source]

Mercantilismo[edit | edit source]

Para Oatley, "el mercantilismo es una escuela tradicional de economía política que data (al menos) del siglo XVII. Afirma que el poder y la riqueza están inextricablemente conectados. En consecuencia, sostiene que los gobiernos estructuran sus transacciones económicas internacionales para aumentar su poder en relación con otros Estados y la sociedad nacional. El mercantilismo describe así la economía política internacional como intrínsecamente conflictiva".[5]

En términos puramente económicos, el mercantilismo concibe cómo se desarrolla la lucha entre los estados en el ámbito económico internacional, observando la balanza comercial. El indicador clave de la capacidad de un Estado para ganar o si un Estado está ganando el conflicto económico con otros Estados es si exporta más de lo que importa. Por lo tanto, es un estado que registra superávit comercial en lugar de déficit comercial. El aspecto relacionado es la capacidad de un Estado para dominar las tecnologías avanzadas del momento.

Como el desarrollo económico de la humanidad se basa en un proceso continuo de desarrollo de las capacidades tecnológicas y técnicas, el mercantilismo llegó a suponer que un Estado era poderoso si estaba en la frontera tecnológica y si tenía industrias basadas en las tecnologías más avanzadas del momento.

Esto es importante porque el primer mercantilismo de los siglos XVI y XVII consistía más bien en controlar los mercados de ultramar mediante la fuerza y asegurarse de que la riqueza que se podía extraer mediante ese control beneficiaba sobre todo a la madre patria. No se trataba tanto de dominar el proceso de desarrollo tecnológico.

Los orígenes del mercantilismo[edit | edit source]

Los orígenes del mercantilismo, pero también del liberalismo, se remontan a Inglaterra. En gran medida, se puede asociar el mercantilismo con la práctica de la Compañía de las Indias Orientales, que fue la principal empresa mercantilista del siglo XVII en Inglaterra. Sin embargo, también hubo compañías de las Indias Orientales en los Países Bajos en el frente y el alcohol.

El mercantilismo es una doctrina desarrollada primero en Inglaterra, y luego se difunde por toda Europa. Los Países Bajos, Francia, Austria, Prusia, las principales potencias de la época, pero sobre todo los amigos y los Países Bajos fueron las principales potencias que tenían actividades marítimas. Sin embargo, Francia era sobre todo una potencia terrestre, y los Países Bajos eran la típica potencia marítima. Francia también tenía actividades y capacidades marítimas, por lo que también desarrolló una política de mercantilismo. Austria y Prusia eran potencias más terrestres, por lo que participaron menos en este juego en el siglo XVII. Sin embargo, más tarde, Prusia y Alemania adoptaron en el siglo XIX una política mercantilista modificada o al menos una filosofía para organizar su política económica.

Temas[edit | edit source]

Para el mercantilismo, existe un vínculo aparente entre el poder del Estado y el comercio exterior.[6] Mercantilism and liberalism have two views about how state power and private accumulation relate. For mercantilism the two go together, they are interlinked.

Las Compañías de las Indias Orientales fueron las manifestaciones típicas de la política del siglo XVII y del siglo XVIII. Inglaterra, los Países Bajos y Francia tenían una. Esas compañías dominaban el comercio de ultramar y a distancia con la India. Es importante recordar que esas compañías también ejercían un control administrativo sobre los territorios, dado por los estados con los que se relacionaban con los territorios en los que desarrollaban sus actividades comerciales. Existe un vínculo muy estrecho entre el poder y la abundancia. La misma organización encargada de acumular riqueza en el exterior era también la misma encargada de la administración pública de esos territorios.

El contexto de la aparición de los Estados-nación centralizados[edit | edit source]

El contexto es el de la aparición de los estados-nación centralizados. A principios del siglo XVII se produce la unión entre Inglaterra y Escocia y el desarrollo de un poderoso aparato estatal centralizado en el Reino Unido. Francia está en el apogeo de su poder absoluto bajo Luis XIV. Los Países Bajos pasan de ser un conjunto de provincias poco relacionadas a un Estado internacional, y así sucesivamente.

Junto con la aparición de los Estados-nación centralizados se produce un proceso de competencia por el gran poder entre esos Estados. Porque este poder se convierte en una rivalidad concentrada entre esos centros de poder. Hay una búsqueda de nuevos mercados de ultramar y, por tanto, la primera ola de expansión colonial.

Las visiones del mundo filosófico más amplio que sustenta el mercantilismo en el ámbito económico son la política real maquiavélica y la hobbesiana. Estas son las tradiciones filosóficas que informan la tradición del realismo en las relaciones internacionales. El mercantilismo tiene claros vínculos intelectuales con la escuela realista de relaciones internacionales.

Visión del mundo de los mercantilistas[edit | edit source]

En esta visión del mundo, la política internacional y la economía internacional se consideran un juego de suma cero. ¿Qué significa esto? Significa que lo que importa son las ganancias relativas en este juego y no las ganancias absolutas.

El cálculo que hace un Estado al realizar una transacción económica con otro Estado no es tanto lo beneficioso que será para mí. La pregunta es si será más beneficioso para mí que para el otro estado. Esa es la base sobre la que se organizan las transacciones económicas y las relaciones económicas entre estados en esta cosmovisión.

Sólo tiene sentido acudir a una transacción si me voy a beneficiar más que mi llegada. En cuyo caso, uno se pregunta por qué habría una transacción económica en primer lugar, porque si es evidente que las ganancias relativas están de un lado y no del otro, entonces siempre habrá un estado que se negará a participar en transacciones económicas. Por lo tanto, es obvio que para los mercantilistas, la política económica exterior es más bien el asunto de un solo Estado que trata de imponer su política a otros territorios que un proceso en el que los grandes se comprometen en relaciones económicas.

Junto a ello, aparece la idea del interés nacional. El interés de los aparatos estatales centralizados emergentes de la época prevalece sobre los intereses individuales, de acuerdo. No existe una sociedad civil con intereses y derechos propios y diferenciados que puedan ser contradictorios y conflictivos y distintos de los intereses del Estado. Está el Estado, tiene su propio interés, que es el interés nacional, y los individuos dentro de ese Estado tienen que comportarse de una manera que sirva al interés nacional. Es una visión del mundo muy liberal, liberal en el sentido de que no es una visión del mundo antiindividualista.

Principales figuras del mercantilismo: Thomas Mun y Jean-Baptiste Colbert[edit | edit source]

Entre las principales figuras del mercantilismo se encuentra Thomas Mun. Fue un comerciante privado y, sobre todo, uno de los directores de la Compañía de las Indias Orientales. Se dedicó a su práctica y fue también uno de los teóricos de la práctica del mercantilismo. Mun fue miembro del Comité Permanente de Comercio, una comisión real creada en el siglo XVII para asesorar al reino sobre su política exterior. Hacia 1630 publicó El tesoro de Inglaterra por el comercio exterior, que es un tratado sobre cómo la práctica del comercio exterior ha de servir para la acumulación de riqueza al servicio del reino.

En El tesoro de Inglaterra por el comercio exterior, publicado en 1664, Mun afirmó "Por lo tanto, el medio ordinario para aumentar la riqueza y el tesoro es el comercio exterior. En el que debemos observar siempre esta regla: vender más a los extranjeros anualmente de lo que consumimos de ellos en valor".[7][8][9]

La regla de oro del mercantilista es una balanza comercial positiva, es decir, tener un superávit comercial. Para Mun, el medio ordinario para aumentar la riqueza era el comercio exterior y no el desarrollo tecnológico.

El primer pensamiento mercantilista no estaba asociado a la idea de que un Estado estuviera en la frontera tecnológica y tuviera industrias basadas en las tecnologías más avanzadas del momento. Era una visión del desarrollo económico como algo exógeno a la economía nacional. La riqueza se traía del exterior y no era un proceso que se generara endógenamente dentro de la economía nacional.

Otra figura principal es Jean-Baptiste Colbert, que fue ministro de finanzas de Luis XIV. Hoy en día en Francia en lugar de hablar de mercantilismo se habla de colbertismo por las políticas económicas contemporáneas que tienen cierta filiación con las doctrinas de mi país.

Colbert promovió la fabricación dirigida por el Estado: La sustitución de importaciones y la promoción de las exportaciones. La idea de que debía haber políticas para mantener fuera las importaciones y fomentar las exportaciones a los mercados extranjeros. Colbert también desarrolló la idea de que Francia debía tener una balanza comercial favorable. También fue el fundador de la Compañía Francesa de las Indias Orientales.

Curiosamente, en el caso de Colbert, hay un principio de algo diferente, ya que teorizó el proceso de fabricación dirigido por el Estado. El Estado debía intervenir para crear capacidades productivas y tecnológicas al servicio de la nación y del reino. Ahí hay algo diferente de lo que se desarrollará más tarde en las doctrinas del nacionalismo económico y del desarrollismo nacional.

Doctrinas posteriores relacionadas[edit | edit source]

No son puramente mercantilistas, pero que tienen una clara relación con el mercantilismo y una clara filiación con el mercantilismo.

Nacionalismo económico[edit | edit source]

El nacionalismo económico está relacionado con Alexander Hamilton en Freidrich List. El contexto del nacionalismo económico es el siglo XIX y el dominio de Inglaterra y, por tanto, la Pax Britannica. Se asocia con la práctica y la teoría del liberalismo. El nacionalismo económico es responsable de la hegemonía de los Estados Unidos en América, en particular después de la independencia y después de la victoria del Norte en la Guerra Civil en 1864. En Alemania, sobre todo después de la creación de la unión aduanera alemana hasta el cierre del mercado alemán a las aportaciones extranjeras en 1879.

Ambos procesos están relacionados con la construcción de la independencia del Estado. En el caso de los Estados Unidos porque también, las colonias se convirtieron en estados de su propia soberanía. La construcción del Estado después de la Guerra de Secesión porque después de la Guerra de Secesión hay un proceso de centralización del poder estatal dentro de la Federación Americana. Por lo tanto, los Estados Unidos pasan de ser un conjunto de una colección descentralizada de estados soberanos a una federación más bien centralizada hacia finales del siglo XIX. Normalmente, en el siglo XIX la gente se refería a los Estados Unidos en plural. A partir de finales del siglo XIX, es más típico hablar de Estados Unidos en singular.

En el caso de Alemania, la unión aduanera de principios de la década de 1820 se consideró la premisa hacia la unificación alemana, un proceso que se inspiró en la Revolución Francesa y en las doctrinas de nación que surgieron de ella y que se difundieron en Alemania a través de las guerras napoleónicas. Tras el proceso de unificación alemana en la década de 1860 que culminó en 1870 con la creación del Imperio Alemán. Hay algo más que un proceso de construcción del Estado, hay un Estado poderoso que emerge en el continente europeo y desplaza a Francia tiene el poder principal en el continente.

En ambos casos, y esta es la ruptura con el mercantilismo primitivo, tanto en Estados Unidos como en Alemania, el nacionalismo económico es visto como un medio para promover la industrialización y el desarrollo económico dirigido por el Estado a través de la infraestructura pública, la inversión y el proteccionismo. Tanto en Alemania como en Estados Unidos, el desarrollo de las redes ferroviarias se produce a finales del siglo XIX sobre la base del proteccionismo.

Se ha visto como una forma de reunirse con la economía nacional para permitir el desarrollo económico nacional. Alexander Hamilton fue el primer Secretario del Tesoro estadounidense. En calidad de tal, escribió un informe sobre el tema de los fabricantes en 1791, titulado Informe sobre el tema de las manufacturas, que fue presentado al Congreso y que incluía todas estas ideas.[10][11]

Se implementaron de inmediato con todo el corazón. El Norte tuvo que ganar la Guerra de Secesión antes de que pudieran aplicarse de manera incondicional. Aun así, coexistieron con el Sur y el liberalismo y con el Sur y el librearadismo durante tres cuartos de siglo.

El desarrollismo nacional[edit | edit source]

Una doctrina relacionada con el nacionalismo económico del siglo XX es el desarrollismo nacional. Se trata de la respuesta del siglo XX a la hegemonía estadounidense y a las ideologías que la acompañaron después de la Segunda Guerra Mundial, a saber, el liberalismo global y el internacionalismo liberal.

Es importante señalar que alguna versión del desarrollismo nacional fue aplicada incluso por los aliados de Estados Unidos, especialmente Francia, Japón y Corea del Sur. Pero el desarrollismo nacional que se aplicó sobre todo en América Latina e India.

La principal práctica asociada al desarrollismo nacional es la industrialización por sustitución de insumos, que consiste en la idea de que si quieres desarrollar tu propia capacidad industrial y tecnológica tienes que mantener fuera, al menos durante un plazo bastante largo, los insumos industriales de otros países que ya dominan las tecnologías avanzadas. De lo contrario, no podrás desarrollar industrias que dominen esas tecnologías y, por tanto, estarás condenado para siempre a consumir los productos avanzados de otros países.

Una teoría asociada es la teoría del desarrollismo nacional es la teoría de la dependencia asociada principalmente a la figura del economista argentino Raúl Prebisch. Prebisch publicó en 1950 El desarrollo económico de América Latina y sus principales problemas que dio origen a la que la hipótesis Prebisch-Singer que sostiene que el precio de los productos primarios disminuye en relación con el precio de los productos manufacturados a largo plazo, lo que hace que los términos de intercambio de las economías basadas en productos primarios se deterioren.[12] El trabajo de Prebisch fue escrito como un informe para las Naciones Unidas, y durante mucho tiempo, entre los años 50 y 70, las Naciones Unidas se vieron impulsadas por el conflicto entre el liberalismo estadounidense y el desarrollismo del mundo en desarrollo.

Liberalismo[edit | edit source]

Según Oatley, el liberalismo es "una escuela tradicional de una economía política que surgió en Gran Bretaña durante el siglo XVIII como un desafío al mercantilismo el liberalismo afirma que las actividades económicas tienen como objetivo enriquecer a los individuos y que el estado debe por lo tanto pagar para jugar poco papel en el sistema económico. El liberalismo dio lugar a la teoría de la ventaja comparativa. Sugiere que las economías políticas internacionales son cooperativas y no conflictivas".

En casi todos los puntos, las definiciones de mercantilismo y liberalismo son opuestas. La riqueza y el poder no están inextricablemente relacionados. El papel del Estado no es ser un promotor activo del desarrollo económico, sino un promotor pasivo porque tiene que garantizar los derechos de propiedad, las infraestructuras básicas, etc. Tiene que mantenerse al margen del comercio exterior, de la inversión industrial en casa, etc.

Evidentemente, el liberalismo se basa en la idea de que la política internacional no es un juego de suma cero, sino que es un juego de suma positiva. Lo que importa cuando los Estados realizan transacciones económicas entre sí es cuánto ganarán con ello, independientemente de cuánto ganará el otro Estado con ello. Esa es la idea de las ganancias absolutas en contraposición a las ganancias relativas para los teóricos del mercantilismo. La cooperación se vuelve mucho más plausible porque, al fin y al cabo, lo que importa es cuánto bienestar económico adicional obtienen los Estados de las interacciones económicas internacionales y no cuántas ganancias relativas obtienen de ellas.

Orígenes[edit | edit source]

Esta teoría surgió en los siglos XVIII y XIX en Inglaterra. La primera figura destacada del liberalismo es Adam Smith, y la otra figura importante es David Ricardo. Desarrollan una crítica a lo que llamaron el sistema mercantil rentista. En el caso de Adam Smith, asocia esta crítica al mercantilismo con una crítica al colonialismo en América del Norte. Estuvo a favor de la independencia de las colonias americanas.

Temas[edit | edit source]

El núcleo del liberalismo es la idea del interés y los derechos individuales y el vínculo entre éstos y el bienestar colectivo. El bienestar colectivo se promueve no porque un Estado que encarna el bienestar colectivo se ocupe de ello, sino porque los individuos egoístas persiguen sus propios intereses. Y tienen derecho a hacerlo, y al interactuar entre sí en las personas de sus propios intereses, aumentan el bienestar colectivo, que es el camino hacia la acumulación de la riqueza colectiva.

Teorizaron la idea de que tiene que haber libertad de precios, por lo que la libertad de importación. Los precios no se distorsionan artificialmente para mantener fuera del mercado algunas mercancías en beneficio de otras. También teorizó la superioridad de los mercados y la competencia para organizar la actividad económica y el desarrollo económico.

El gobierno en Adam Smith no está ausente. Tiene un papel fundamental. El Estado es un organizador de los mercados y garantiza las libertades económicas individuales de los derechos de propiedad. El Estado está ahí para asegurarse de que los mercados funcionen correctamente, por lo que el Estado tiene que acabar con los comportamientos de búsqueda de rentas, los buscadores de rentas y los monopolios, etc. El Estado tiene que garantizar los derechos de propiedad para que los derechos individuales estén protegidos y no haya comportamientos depredadores en el mercado porque, de lo contrario, se distorsionan los mecanismos del mercado. Hay una clara conexión entre ese tipo de liberalismo y la tradición antimonopolio que se desarrolla más tarde, a finales del siglo XIX, en los Estados Unidos de América. En Estados Unidos, la tradición antimonopolio es un movimiento populista.

Contexto[edit | edit source]

El contexto es el de las revoluciones americana y francesa con el fin del absolutismo y el inicio de la democracia de masas y el estado de derecho. En el caso de la Revolución Francesa, hay una contradicción porque, al mismo tiempo, la Revolución Francesa promovió la idea de nación, la idea de interés nacional, la idea de una comunidad nacional, también promueve los ideales de la democracia de masas y las libertades individuales, así como el estado de derecho.

Visiones del mundo[edit | edit source]

Las cosmovisiones de la Ilustración son la libertad y la propiedad, asociadas al filósofo inglés Lockes del siglo XVII y luego retomadas por los filósofos franceses y los francófonos. Con la revolución racional y Kant, la idea se opone a la visión hobbesiana del mundo basada en los instintos destructivos y agresivos que se alojan en todo ser humano. Para los liberales, los seres humanos son individuos racionales. Los seres racionales saben que su bienestar individual está ligado al bienestar individual de los demás en la sociedad y, por tanto, tienden a cooperar.

Para ellos, la política internacional es un juego de suma positiva que está al alcance de la cooperación interestatal.

Principales figuras: Adam Smith, David Ricardo y Richard Cobden[edit | edit source]

Adam Smith fue ante todo la principal figura del liberalismo. También fue asesor de los políticos nacionales y su principal obra en relación con la economía política la Investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones publicada en 1776.

"Si un país extranjero puede suministrarnos una mercancía más barata de lo que nosotros mismos podemos fabricar, mejor comprársela con alguna parte del producto de nuestra propia industria, empleada de una manera en la que tengamos alguna ventaja. La industria general del país no se verá así disminuida, sino que sólo se le dejará averiguar cómo puede emplearse con la mayor ventaja".

Esto prefigura la idea de la ventaja comparativa, aunque Adam Smith no tenía una teoría de la ventaja comparativa. Para Adam Smith, el comercio internacional se basaba en la ventaja absoluta. Era bueno para un país comerciar si fabricaba algo mejor que otro país. Si un Estado podía producir un bien de forma más eficiente que otro país. Por lo tanto, dos países podían especializarse en esos bienes.

La riqueza nacional no está asociada al superávit comercial para acumular riqueza porque la riqueza se produce a través del proceso de intercambio. Por lo tanto, basta con que la balanza comercial esté en equilibrio con otros países. Es a través del proceso de intercambio como se acumula la riqueza.

David Ricardo es la otra figura destacada y teórica. Ricardo fue banquero en la ciudad de Londres, economista y diputado. En 1817 escribió Principios de economía política y fiscalidad, en el que teoriza explícitamente la ventaja comparativa. También es un crítico de las Leyes del Maíz que se aprobaron a principios de la década de 1810 y que son aranceles sobre las entradas de grano para proteger a los productores nacionales de cereales. Riccardo también hizo campaña a favor del libre comercio en la abolición de los aranceles.

La ventaja comparativa que desarrolló Ricardo es diferente de la ventaja absoluta. La idea clave es que los países deben especializarse en lo que producen mejor dentro de su propia economía, no en lo que producen mejor en todo el mundo. Incluso si un país es menos eficiente en la producción de algo que produce otro país, debería producirlo si es más eficiente y produce ese bien en lugar de otro dentro de la economía nacional.

La tercera figura es Richard Cobden. Cobden fue un fabricante de Manchester y miembro del Parlamento. Fue el líder de la Escuela de Liberalismo de Manchester y de la liga contra la Ley del Maíz, que logró en 1846 la derogación de las Leyes del Maíz y la abolición del arancel a las importaciones de grano. Con él se inauguró el gran ciclo del libre comercio.

La idea es que el libre comercio promueve la igualdad porque el libre comercio en ese contexto supuso un abaratamiento de los precios de los alimentos para los trabajadores de los centros urbanos que se desarrollaban rápidamente en el Reino Unido en esa época. Por lo tanto, redujo la desigualdad porque los trabajadores verían por la simple abolición de los aranceles que su poder adquisitivo sube, aunque sus salarios se mantuvieran igual. Verían aumentar su poder adquisitivo en detrimento de los terratenientes porque éstos ya no podrían vender sus productos a los precios que vendían antes; o bien se verían aniquilados como estaban o tendrían que vender a un precio más bajo. Por lo tanto, había una transferencia de bienestar del valor económico de los terratenientes a los trabajadores. Así que esa era la idea sobre la que los pactos en ese libre comercio promovían la igualdad en el contexto del siglo XIX en Inglaterra.

Doctrina y manifestaciones posteriores relacionadas[edit | edit source]

El liberalismo clásico de la economía mundial anterior a 1914 era el de los flujos de capital de comercio relativamente libre en el patrón oro. La etapa actual de la globalización, con el avance del libre comercio y los flujos de capital libres y la ideología asociada del consenso de Washington teorizado en 1990 por John Williamson. Él teorizó que la receta esencial para la evolución económica es liberalizar la economía propia, privatizarla y desregularla.

Consideración general[edit | edit source]

Existe un paralelismo entre el debate sobre el mercantilismo, el nacionalismo y el liberalismo en la economía política clásica y el debate entre el realismo y el neoliberalismo en las relaciones internacionales y la EPI.

Tanto el mercantilismo como el nacionalismo y el liberalismo son escuelas de pensamiento que aportan poderosas doctrinas y visiones del mundo que siguen formando la política económica. Por ejemplo, en Francia, hoy en día, cuando se trata de discutir la política industrial, todo el mundo habla de Colbert y piensa en la inspiración en la forma en que Colbert promovió la industria en los siglos XVII y XVIII en Francia.

Estas escuelas de pensamiento son menos útiles como marcos analíticos. Tienen una orientación mucho más normativa y positiva. Pretenden comprender el mundo a partir de una serie de preconceptos sobre la organización y el funcionamiento de las sociedades. Como marcos analíticos, no son muy útiles.

La EPI moderna ha intentado desarrollar un enfoque más positivo y de orientación analítica para comprender y analizar el funcionamiento de la economía global y el capitalismo global. El principal beneficio de esto es que permite un análisis que entiende por qué es posible que coexistan elementos mercantilistas y liberales uno al lado del otro en el mismo sistema.

Esto significa que la EPI moderna se basa en la identificación de los bloques o variables políticas y económicas en las que se basa y funciona el capitalismo global. También intenta identificar la forma en que esas variables interactúan entre sí. Las tres categorías principales son variables que utiliza la IPE son:

  • intereses, es decir, los actores económicos que componen el sistema y el tipo de intereses que tienen. Rechaza la idea de que algo llamado interés nacional sea primordial, etc. También rechaza la idea de que todos los individuos tienen los mismos intereses básicos que están en la base de la noción liberal de homo economicus fue la base de las nuevas clasificaciones.
  • instituciones: las instituciones tienen una influencia independiente en la forma de organizar la interacción económica entre los estados en el capitalismo global.
  • Ideas que tienen una influencia independiente en la forma en que se elaboran las políticas económicas exteriores y en cómo interactúan los Estados entre sí en la economía política internacional.

Evolución teórica[edit | edit source]

La primera teoría, el mercantilismo se remonta a la década de 1620, el liberalismo a la década de 1770, el nacionalismo económico atribuido a Alexander Hamilton a finales de la década de 1790 y principios de 1800. Con el marxismo y la economía neoclásica se llega hasta la década de 1870. En cierto modo, el marxismo se ve a sí mismo como la continuación de la economía política clásica, mientras que en la economía neoclásica se ve como una bifurcación inspirada en las ciencias positivas.

Luego surge una nueva versión de todas esas teorías. Desde principios del siglo XX, surgen el liberalismo y el idealismo de las RI. El punto álgido del liberalismo e idealismo de las RRII está en los años 20 y la Sociedad de Naciones. A partir de los años 30, el realismo y el nuevo realismo comienzan a desarrollarse y se desarrollan como una crítica al idealismo y una crítica al fracaso de la Sociedad de Naciones. La principal obra "La crisis de los veinte años: 1919-1939: Una introducción al estudio de las relaciones internacionales, escrita por E. H. Carr. La crítica es que con la Sociedad de Naciones, la guerra no se detuvo entre las principales potencias entre 1919 y 1939. La política entre naciones: The Struggle for Power and Peace escrito por Hans Morgenthau publicado en 1948 es otra obra importante que introduce el concepto de realismo político, presentando una visión realista de la política del poder.

A partir de la década de 1970, y en estrecha relación con el desarrollo de la EPI, se ha desarrollado el institucionalismo neoliberal. El institucionalismo neoliberal informa en gran medida de cómo la EPI intenta analizar el capitalismo global y el funcionamiento de la comunidad internacional.

Es importante poder situar en el tiempo el momento en que dicha teoría surge y se convierte en dominante y declina.

Neorrealismo[edit | edit source]

De las primeras RRII a la EPI, ¿cómo se pasó de una situación en la que el realismo era la principal forma de estudiar las relaciones internacionales al desarrollo detallado de la EPI en los años 70 y 90?

El neorrealismo fue el paradigma dominante de las RRII en los años 30 y los 70. Es importante ponerlo en perspectiva con la evolución del mundo real. Porque esa hegemonía intelectual coincide con el colapso del capitalismo global de entreguerras y el auge del nacionalismo económico, el desarrollismo nacional y la primacía otorgada a la autonomía de la política interior sobre la estabilidad exterior que caracterizó el periodo entre principios de los años 30 y principios de los 70. Ambas cosas formaron parte del colapso de entreguerras y del liberalismo incrustado. Aunque era un compromiso entre la autonomía de la política interior y la estabilidad exterior, daba primacía a la política interior.

¿Cuáles fueron los principales aspectos teóricos del realismo y el neorrealismo?

La premisa básica es que ser algún sistema nacional es anárquico. ¿Qué significa eso? Significa que no hay un gobierno mundial, que no hay un estado de derecho mundial y que, por tanto, no hay ningún mecanismo para imponer la cooperación entre los estados soberanos. La interacción entre Estados soberanos no se basa en el Estado de Derecho. No se basa en normas sobre reglas y lo que sea se basa en el poder bruto. La forma en que los estados interactúan entre sí es extremadamente diferente de cómo interactúan los individuos o los grupos de individuos dentro de un determinado estado. El concepto básico aquí es la soberanía externa.

Por lo tanto, la variable básica que determina el funcionamiento del sistema internacional y, por extensión, de la economía particular internacional, es la distribución del poder entre los Estados.

Si la forma básica en la que interactúan los estados, cómo se relacionan entre sí en los retornos de poder, y cómo se distribuye el poder entre ellos es el principal determinante de cómo interactúan. También existe la teoría sobre cuál es la distribución de poder que tiene más probabilidades de conducir a la estabilidad: unipolar, bipolar, multipolar, etc. Los realistas no están de acuerdo entre sí, pero los términos básicos del debate son los mismos.

Junto a esta soberanía externa está también la idea de que los Estados son actores unitarios con un interés nacional. Ese interés nacional determina su comportamiento. Esto es una extensión de la idea de soberanía. Hay un Estado soberano, y los realistas consideran que eso significa que el Estado es un único actor con una única forma de percibir las cosas, de entenderlas y de definir su propio interés. Para la mayoría de los realistas, el interés nacional es, ante todo, la preservación de la soberanía del Estado. Luego depende de la acumulación de poder y, por tanto, el interés nacional consiste en acumular poder dentro del sistema internacional. Aquí, y no es el caso del neoliberalismo, los Estados no se mueven por contradicciones y diferentes burocracias dentro del aparato estatal. Todos trabajan hacia el mismo objetivo. No hay contradicciones entre los gestores del Estado, no persiguen objetivos diferentes, y los intereses de la sociedad civil no impregnan los Estados. No son susceptibles de ser influenciados por el grupo de interés.

Las ganancias relativas y las relaciones internacionales son un juego de suma cero. Las relaciones internacionales son básicamente conflictivas. El neorrealismo está en línea con los principios básicos del mercantilismo y la acción económica nacionalista. Si el poder económico es la variable principal, entonces es importante dominar las tecnologías avanzadas del momento. Lo que importa es tener una cuota lo más grande posible de la producción global y del comercio global como puede un Estado. Esos son indicadores de poder para los realistas, ya que son antiguos mercantilistas y nacionales económicos. Los realistas también se centran en la alta y la baja política. La alta política es todo lo que tiene que ver con la guerra, la seguridad y la diplomacia, mientras que la baja política es la que tiene que ver con los aspectos económicos de la vida internacional.

El neoliberalismo y sus críticos en los años 70[edit | edit source]

Las principales dimensiones del neoliberalismo fueron muy criticadas en los años 60 y 70. En particular, las RRII son básicamente conflictivas, en línea con el mercantilismo y el nacionalismo económico, y se centran en la alta política frente a la baja.

La principal brecha en la hegemonía intelectual de la academia comenzó en los años 50 y 60 con muchos casos de cooperación y no de rivalidad en las relaciones internacionales. El principal fue la distensión, que es el proceso de descongelación de las relaciones entre la URSS y los Estados Unidos y, por extensión, entre el bloque de la URSS y el bloque dominado por los Estados Unidos. Esto incluyó, entre otras cosas, los acuerdos SALT. También hubo muchos otros casos de integración entre estados a través de la cooperación comercial dentro del GATT y el Comecon en el bloque soviético. También está la integración europea, que es muy importante porque pocos años después de que Alemania ocupara Francia, hubo un acuerdo entre esos dos estados para empezar a construir una federación europea. A medida que el proceso de integración europea se desarrollaba tras el Tratado de Roma en 1957 y a lo largo de la década de los 60 con éxito, surgió esta idea de que la política internacional no tiene por qué ser conflictiva y pueden darse casos de profunda cooperación entre estados. Esto desafía la idea de que las relaciones internacionales son básicamente conflictivas.

La idea de que el neorrealismo está en consonancia con los principios básicos del mercantilismo y los pensamientos del nacionalismo económico fueron cuestionados por la apertura gradual de la economía nacional a lo largo de los años sesenta y setenta. Ello sentó las bases para la asunción de la cuarta etapa de la historia del capitalismo global, es decir, la segunda globalización a partir de los años 70.

A pesar de que el liberalismo estuvo dominado en gran medida por el cierre del nacionalismo económico, también lo estuvo por las rápidas tasas de crecimiento del comercio internacional, la inversión internacional y, a partir de finales de los años sesenta, los flujos internacionales de capital.

Estos desarrollos desafiaron la noción de que el futuro del capitalismo global estaría inextricablemente ligado a la práctica del nacionalismo económico que prevaleció en la década de 1930. Esto pone en tela de juicio la idea de la alineación entre el neorrealismo y el nacionalismo económico.

La primacía de la alta política sobre la baja política se puso en entredicho porque la baja política adquirió mucha más relevancia a lo largo de la década de 1960. En primer lugar, por el fin del sistema de Bretton Woods. En los años setenta, el grupo de 77 naciones en desarrollo en el seno de las Naciones Unidas exigió la creación de un nuevo orden económico internacional, es decir, la idea de que las relaciones económicas internacionales deberían organizarse de forma diferente al proyecto establecido por Estados Unidos a finales de los años cuarenta. Por último, tras el colapso del sistema de Bretton Woods, la gran importancia de las cuestiones de cooperación e integración monetaria europea pasó a desempeñar un papel importante.

La combinación de estos factores desde mediados de la década de 1960 hasta principios de la de 1980 demostró que las cuestiones de baja política podían ser muy importantes en la forma en que los Estados interactúan entre sí en el sistema internacional.

Estos tres desafíos crearon la primera brecha en la hegemonía académica del realismo dentro de las relaciones internacionales. Pero el neorrealismo no fue destronado de la noche a la mañana. El desarrollo de la EPI en la década de 1970 estuvo muy influenciado por los debates sobre el modelo del neoliberalismo. Las primeras grandes cuestiones y las principales perspectivas teóricas que arrojó el desarrollo de la EPI tenían claros vínculos con las principales cuestiones planteadas por los neorrealistas en su intento de comprender el sistema internacional.

La primera fue la impugnación de la idea de que las relaciones internacionales eran conflictivas. Uno de los principales debates era si los Estados cooperan. Sin embargo, en otros casos sí compiten, lo que determina cuándo es que los estados compiten y cuándo es que cooperan.

En la década de 1970, la EPI se centró en el ámbito interestatal. A las preguntas típicas de las RRII, como la de cómo afecta la distribución del poder a las relaciones internacionales, se suman las preguntas asociadas de la EPI que dominaron los años setenta en los ochenta. A la pregunta de cómo afecta la distribución del poder a las relaciones internacionales, se asoció la pregunta de qué determina la estabilidad económica internacional o las crisis y qué determina la apertura o el cierre económico. A la pregunta de si es posible la cooperación bajo la anarquía, las preguntas modificadas de la IPE fueron sólo los desequilibrios externos para asegurar la estabilidad, quién se asegura de que haya un resultado cooperativo que garantice la estabilidad del sistema y quién establece la política económica.

Cuando la hegemonía del neorrealismo fue cuestionada, el desafío trajo y en la década de 1980 otros aspectos del paradigma neorrealista fueron atacados. En la década de 1980 se introdujo otra dimensión en la EPI. Se trata de una dimensión fundamental, ya que es el enfoque principal de la IPE estadounidense con las fuentes internas de la política económica exterior. Esto se basó en la impugnación de la idea de que los Estados son actores unitarios y se comportan según el interés nacional. Esto no es contradictorio.

A las preguntas típicas de las relaciones internacionales, como qué es el interés nacional, la pregunta modificada de la EPI sería quién establece una política económica. El supuesto es que diferentes grupos de actores pueden tener intereses diferentes. Por lo tanto, puede haber un conflicto sobre quién establece una política económica, mientras que para sus realistas, y eso ni siquiera es una cuestión, los gestores del Estado que están imbuidos de la racionalidad estatal y que empujan todos en la misma dirección establecen una política económica. Una segunda cuestión típica de las RRII es la apertura y el cierre en función del interés nacional que se convirtió en quién se beneficia de la apertura y el cierre. La apertura y el cierre no se alinean necesariamente con los intereses nacionales con los que se alinean todos los grupos nacionales, sino que pueden beneficiar a algunos grupos en detrimento de otros. Por lo tanto, existe un conflicto sobre si un Estado debe abrir su economía o atrincherarse tras barreras protectoras.

Así es como surgió teóricamente la EPI, basada en un desafío a la hegemonía del realismo y el neorrealismo dentro de la disciplina de las relaciones internacionales.

Poder y estabilidad hegemónica =[edit | edit source]

Las perspectivas teóricas[edit | edit source]

A continuación vamos a analizar estas diferentes perspectivas teóricas dentro de la IPE americana. Veremos primero las perspectivas teóricas que tienen que ver con el nivel sistémico, que es el nivel de interacción entre los estados. La segunda parte versará sobre las fuentes internas de la política económica exterior. Por último, presentaremos una visión general de las principales perspectivas teóricas de la EPI estadounidense tal y como se ha desarrollado desde los años 70.

El vínculo entre el poder y la estabilidad hegemónica[edit | edit source]

El primer debate que tuvo que ver claramente con el nivel sistémico fue el debate fundacional de la economía política internacional. Fue el debate sobre el vínculo entre el poder y la estabilidad hegemónica y lo que se conoció como teoría de la estabilidad hegemónica con sus variantes liberal y realista.

Este debate se inició con la publicación del libro de Charles Kindleburger World in Depression, 1929-1939 publicado en 1973. Kindleberger una lectura liberal de la teoría de la estabilidad económica. Kindleberger era un nuevo comerciante que participó en la administración del Plan Marshall en Europa a finales de la década de 1940. Estaba imbuido del espíritu liberal internacionalista que informó la política exterior estadounidense a partir de los años 40.

Kindleberger estudió por qué se produjo la Gran Depresión en la década de 1930, y la atribuyó a lo que los estudiosos de la IPE denominan transición hegemónica. Se trata de la idea de que la Pax Britannica estaba en declive y casi había desaparecido en la década de 1930, pero la Pax Americana aún no había llegado. En el vacío entre ambas se crearon las condiciones para la ruptura de la fragmentación del capitalismo global y eso contribuyó a la Gran Depresión. Para Kindleberger, era una forma de indicar lo que hizo cuando estaba en el Departamento del Tesoro en la década de 1940, porque la política que siguió como funcionario del Estado estadounidense fue el internacionalismo liberal. Contrastaba con la política aislacionista de los años 30.

Stephen Krasner publicó en 1976 State Power and the Structure of International Trade que es un artículo sobre los determinantes de la apertura del libre comercio.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator[13] Krasner intenta encontrar una correlación entre el auge y el declive de la hegemonía estadounidense de precisión y la tendencia a la apertura y al cierre en la economía mundial. Krasner, siendo realista, asocia la apertura con el ascenso y la estabilidad sobre el poder hegemónico.

En ambas versiones de la teoría, la idea básica es que tanto la estabilidad económica internacional como la apertura y la economía internacional abierta requieren la actuación de una potencia hegemónica: Pax Britannica antes de la Primera Guerra Mundial Pax Americana desde la Segunda Guerra Mundial.

Teóricamente, la suposición de que tenía que haber una potencia hegemónica fue atacada en los años ochenta. Algunas personas dijeron que, en teoría, es posible tener un mundo bipolar que siga siendo estable porque ambas potencias proporcionan los bienes públicos que sustentan la estabilidad del sistema global. Ese es un debate muy teórico que no tiene una aplicación histórica. Por lo tanto, no es tan importante en el desarrollo de una teoría de la estabilidad demoníaca.

Muy pronto el debate sobre las condiciones de estabilidad mutó en un debate sobre las condiciones de estabilidad de la economía política internacional contemporánea porque junto con la crisis del dólar de los años 70 surgió un debate sobre el declive de la hegemonía estadounidense. En los años setenta y ochenta, la mayoría de los académicos estaban convencidos de que la hegemonía estadounidense estaba en declive. Algunos predijeron el colapso del estándar del dólar y así sucesivamente, en particular los realistas. Un importante libro del historiador Paul Kennedy, publicado en 1988, titulado "The Rise and Fall of the Great Powers: Economic Change and Military Conflict from 1500 to 2000. Kennedy trata de mostrar cómo Estados Unidos estaba al borde de la ruptura de sus posiciones hegemónicas en el sistema internacional, al igual que Gran Bretaña, los Países Bajos, Francia, etc., habían pasado antes por el mismo proceso. Cabe señalar que este libro se publicó dos años antes del colapso del bloque soviético. Es una tesis importante que se rechaza ahora. Existe un debate sobre el estado del poder estadounidense hoy en día dentro de las relaciones internacionales, pero la posición consensuada es que la hegemonía estadounidense sigue muy viva.

La clave del desarrollo de la EPI estadounidense es el debate sobre el declive de la hegemonía estadounidense a lo largo del debate sobre las condiciones que no podían garantizar la estabilidad continuada a pesar de que ya no había una potencia hegemónica dispuesta a proporcionar esa estabilidad y a asumir el coste de proporcionarla.

El libro de Robert Keohane titulado "After Hegemony: Cooperación y discordia en la economía política mundial. Se trata de una declaración clave del institucionalismo neoliberal. El argumento básico es que los conjuntos de relaciones e instituciones establecidos por la hegemonía para garantizar la estabilidad seguirán vivos tras el declive del poder de esa hegemonía porque para los demás Estados del sistema los costes de mantenimiento de ese régimen son menores que los costes que conllevaría su ruptura. Se trata de una especie de inercia que caracteriza a las instituciones creadas por el hegemón. Eso garantizará que la estabilidad prevalezca aunque el hegemón no esté presente para imponer esas relaciones y esas instituciones.

Instituciones internacionales[edit | edit source]

International Institutions - Aggarwal and Dupont in Ravenhill.png

Este cuadro es un resumen de cómo se desarrolló teóricamente el institucionalismo neoliberal.

El institucionalismo neoliberal trata de las instituciones internacionales y de cómo éstas pueden diseñarse para fomentar la cooperación entre los Estados. Hay cinco formas en las que las instituciones pueden ser diseñadas para asegurar que esos aspectos del comportamiento cooperativo estén garantizados.

La primera es la estructura de retribución. La estructura de compensación es básicamente una forma elegante de decir la lista de preferencias en orden descendente que tienen los Estados sobre cómo deben organizarse las relaciones económicas internacionales. La estructura de pagos tiene que coincidir. Esto se basa en gran medida en la teoría de los juegos. Muchas instituciones neoliberales se basan en la teoría de los juegos.

La idea es que las preferencias entre los Estados tienen que coincidir. Si no coinciden espontáneamente, tiene que haber un proceso mediante el cual puedan acercarse más, con una forma en la que los Estados puedan acordar renunciar a sus primeras preferencias en favor de otras, pero que permita que el sistema internacional funcione basado en la cooperación. Las instituciones lo hacen facilitando la vinculación de temas. La vinculación es una de las principales características de la teoría de la negociación interestatal. Las instituciones están pensadas para garantizar que cuando los Estados se sienten a la mesa de negociación, se sienten a hablar tanto de intercambios de bienes como de servicios financieros, etc. Así, los Estados pueden hacer concesiones a los demás en todo el espectro de temas que componen la agenda de negociación.

La siguiente cuestión de la que depende la cooperación son los costes de transacción. El coste de transacción es un concepto que proviene de la economía. Se trata de la idea de que para que las transacciones de mercado sean beneficiosas, hay costes asociados a la realización de una transacción de mercado, y los costes tienen que reducirse para que la transacción merezca la pena. Un coste de transacción clave es, obviamente, la distancia. Hay otros tipos de costes de transacción que tienen que ver con la información. Las instituciones internacionales están ahí para establecer normas y garantizar que las partes de las transacciones económicas internacionales puedan confiar en que los bienes y servicios que intercambian se ajustan a un conjunto mínimo de normas.

Las instituciones también proporcionan un foro para las negociaciones. Facilitan que los Estados acudan a la mesa de negociaciones. Por el contrario, sin instituciones y foros internacionales para las negociaciones, podría resultar difícil para los estados encontrar el camino a la mesa de negociaciones.

Las estrategias apropiadas son el hecho de que los estados necesitan saber que si hacen una concesión recibirán una concesión de vuelta y anticipar la reacción de otro estado a una decisión que van a tomar. Esa es la cuestión de la reciprocidad. Si nos fijamos en la característica de los principios de la OMC, la reciprocidad es uno de ellos. Si se da algo a un Estado, se espera lo mismo de vuelta, lo que facilita el intercambio de concesiones.

Los problemas de información, desde el punto de vista de la economía, son principalmente la imperfección de la información. Es cuando las partes de una transacción no son plenamente conscientes de los diferentes aspectos de la misma. Lo que hacen las instituciones es vigilar y reunir información para ponerla a disposición de todas las partes implicadas. Pueden reducir las asimetrías e imperfecciones de la información. Por tanto, son productoras y distribuidoras de información sobre las transacciones económicas internacionales.

Por último, lo que los estudiosos de las relaciones internacionales denominan la sombra del futuro es la idea de que un Estado interactuará con otra parte de forma diferente si sabe que más adelante tendrá que repetir la interacción y tendrá que volver a realizar transacciones con esa parte. Las instituciones lo consiguen aumentando los costes de deserción y vinculando a los países entre sí. Los costes de deserción son los costes de reputación que se asocian a la OMC, por ejemplo, dando a conocer al mundo que el gobierno estadounidense o el chino han incumplido las normas.

Desenvolver el "interés nacional"[edit | edit source]

Abriremos la caja negra del Estado y el interés nacional y comprenderemos e identificaremos las fuentes internas de la política económica exterior.

Un aspecto de esto es la identificación de los actores que actúan colectivamente para influir en la definición de la política económica exterior. Una forma de verlo es por clases o factores de producción, en algunos casos, el capital, el trabajo y los terratenientes. Otra es por amplios sectores de actividad económica. Pueden ser sectores de la economía orientados a la exportación, sectores de los sectores económicos que compiten con insumos del extranjero, sectores no comercializables que no participan en el comercio internacional, el sector financiero, el sector industrial intensivo en capital, etc.

Los sectores son una caracterización de grano más fino de la forma en que se agrupan los agentes económicos que las clases. Las clases son el nivel más macro, los sectores son el nivel más masivo. También hay empresas, que es el nivel más individual, el nivel micro. Hay distinciones entre las grandes empresas transnacionales, las pequeñas y medianas empresas (PYMES). La cooperación también se realiza a través de las cadenas de suministro y otras. Dentro de una misma rama de actividad, puede haber intereses contrapuestos.

Otro aspecto es cómo se agregan nuestras preferencias. No porque exista la actriz tienen la misma capacidad de ponerse de acuerdo sobre cuál es su interés colectivo y también de perseguir ese interés con los gestores del Estado. Eso remite a la teoría de la acción colectiva y al concepto de capacidad organizativa. La idea es que cuanto mayor es el tamaño del grupo, más difícil es encontrar una posición consensuada y perseguir la actividad colectiva, avanzar en ese interés colectivo y la asimetría entre los diferentes grupos, etc.

Los grupos pequeños de actores muy grandes tienen mayor capacidad de organización que los grupos grandes de actores muy pequeños. Normalmente se distingue entre las empresas monopolísticas, por un lado, y los consumidores que son cada uno de los individuos de la economía. Por tanto, tienen muy poca capacidad de organización colectiva.

Otro aspecto que determina cómo se agregan las preferencias son las instituciones nacionales. Las distinciones básicas son la distinción entre regímenes democráticos y autoritarios, pero también dentro de los regímenes democráticos la distinción entre instituciones electorales mayoritarias frente a las proporcionales, pero también dentro de los regímenes democráticos la forma en que las instituciones de negociación permiten la coordinación o la competencia en según qué sistemas de fijación.

Explicación de la política económica exterior de Estados Unidos[edit | edit source]

Vamos a ver cómo se explica la política económica exterior de Estados Unidos en los años veinte, treinta y setenta.

El primer artículo que ilustra este ejemplo es Sectoral Conflict and Foreign Economic Policy, 1914-1940 written by Frieden on the US interwar policy.[14] Frieden explicó el conflicto entre el aislacionismo y el internacionalismo liberal en la política exterior estadounidense en general. Según Frieden, no se trata de escuelas de pensamiento dentro del aparato estatal estadounidense o dentro del sistema de partidos americano. Se trata, en primer lugar y para la mayoría, de una división dentro de la comunidad empresarial estadounidense. En particular, entre los intereses internacionalizados dentro de la clase capitalista estadounidense y los intereses orientados al interior de la clase capitalista estadounidense. Muestra que a lo largo de los años veinte y treinta hubo un conflicto entre ambos. Poco a poco, el segmento internacionalizado de la clase capitalista estadounidense se impuso porque fue adquiriendo mayor importancia en el conjunto de la economía nacional. Hubo una crisis que cristalizó el conflicto entre ambos. Por lo tanto, a lo largo de la segunda parte de los años treinta, los internacionalistas liberales consiguieron poco a poco hacerse con el control de la política exterior de Estados Unidos.

Helen Milner publicó en 1988 "Resisting protectionism: Global industries and the politics of international trade, que es un estudio sobre el proteccionismo frente al libre comercio tanto en el periodo de entreguerras como en la década de 1970.[15] Demuestra que el conflicto entre el proteccionismo y el libre comercio tenía que ver con el grado de internacionalización o no de las cooperaciones estadounidenses en los distintos sectores de la economía. Milner muestra que, en primer lugar, entre los años veinte y los setenta, la exposición global de la economía estadounidense a la economía internacional había aumentado y explica por qué en los años setenta no prevaleció el proteccionismo, a diferencia de los años veinte en general. A continuación, muestra que incluso dentro de un mismo periodo, se aplica la misma distinción. Incluso en los años veinte, en esa minoría de sectores en los que la cooperación ya se ha internacionalizado de forma transnacional, el libre comercio prevaleció sobre el proteccionismo. Se trata de un argumento muy similar al que expone Frieden aplicado a la política comercial, mientras que éste tiene un alcance más amplio.

Otros aspectos de la política interior[edit | edit source]

Otro aspecto de la política nacional que obviamente se ha estudiado y que afecta al funcionamiento del capitalismo global son las instituciones. Los estudiosos distinguen entre regímenes autoritarios y democráticos y, dentro de los regímenes, entre sistemas mayoritarios y proporcionales. La idea básica es que los sistemas autoritarios y mayoritarios (los sistemas mayoritarios son, por ejemplo, la Cámara de Representantes en Estados Unidos, la Cámara de los Comunes en el Reino Unido, la Asamblea Nacional en Francia, en contraposición a los sistemas proporcionales como el parlamento federal alemán).

La idea principal es que los regímenes mayoritarios autoritarios son más susceptibles de ser capturados por intereses especiales y, por lo tanto, son más propensos a perseguir el proteccionismo. Mientras que los sistemas electorales proporcionales de circunscripción única, como la presidencia estadounidense, por ejemplo, son más sensibles a la presión de grupos no concentrados, como los consumidores, y es más probable que persigan la apertura porque ésta es la política que más beneficia a los consumidores, ya que reduce los precios.

Otro aspecto es el llamado a los juegos de nivel. Se trata de la idea de que existe una interacción entre el funcionamiento del sistema interestatal y el funcionamiento del sistema nacional. Los gobiernos de los ejecutivos que se encuentran entre esos dos niveles, el doméstico y el interestatal, pueden beneficiarse de ambos. Pueden argumentar ante sus electores nacionales que el sistema de intereses les constriñe de tal manera que tienen que aplicar políticas que no son necesariamente populares entre los electores nacionales. Sin embargo, pueden hacer lo mismo a nivel interestatal, donde pueden argumentar en los procesos de negociación que están dispuestos a hacer concesiones. Aun así, no tendrán una mayoría para ratificar esas concesiones a nivel nacional porque no son populares. Por lo tanto, pueden utilizarlo como moneda de cambio en las negociaciones interestatales.

Factores políticos teorizados en la IPE americana[edit | edit source]

Political factors theorised in American IPE.png

Esta es una lista de los principales factores que se han teorizado y se siguen teorizando en gran medida en la EPI estadounidense. Podemos ver que hay una mezcla de ideas procedentes del realismo y del neoliberalismo, especialmente de las instituciones neoliberales. Está claro que la idea de que la distribución del poder dentro del sistema internacional afecta al funcionamiento de la economía política internacional sigue estando muy presente. Los académicos siguen debatiendo en menor medida que en los años 70, pero siguen debatiendo ese aspecto del problema.

B es la forma en que las instituciones internacionales afectan al funcionamiento de la economía política internacional. La cuestión básica es cómo hacer que las instituciones internacionales promuevan la cooperación y, por tanto, la apertura.

C es el modo en que el comportamiento estratégico entre los Estados puede conducir a la cooperación o al conflicto.

D es el modo en que los intereses nacionales influyen en el modo en que se elaboran las políticas económicas exteriores y en que los Estados interactúan entre sí.

E es un subtema de d, que es la capacidad organizativa de los intereses nacionales y cómo afecta a la forma en que los intereses nacionales pueden influir en una política económica y tener instituciones nacionales.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]

  1. Profil de Christakis Georgiou sur le site de l'Université de Genève
  2. Profil de Christakis Georgiou sur le site de Mediapart
  3. Publications de Christakis Georgiou sur Cairn.info
  4. Publications de Christakis Georgiou sur Academia.edu
  5. Oatley, T. (2018). International Political Economy. Routledge. https://doi.org/10.4324/9781351034661
  6. Viner, J. (1948). Power versus Plenty as Objectives of Foreign Policy in the Seventeenth and Eighteenth Centuries. World Politics, 1(1), 1–29. https://doi.org/10.2307/2009156
  7. Thomas mun: England’s treasure by foreign trade (1664) from Thelatinlibrary.com website: http://www.thelatinlibrary.com/imperialism/readings/mun.html
  8. Perrotta, C. (2014). Thomas Mun’sEngland’s Treasure by Foreign Trade: the 17th-Century Manifesto for Economic Development. History of Economics Review, 59(1), 94–106. https://doi.org/10.1080/18386318.2014.11681258
  9. Muchmore, L. (1970). A Note on Thomas Mun’s “England’s Treasure by Foreign Trade.” The Economic History Review, 23(3), 498. https://doi.org/10.2307/2594618
  10. IRWIN, D. A. (2004). The Aftermath of Hamilton’s “Report on Manufactures.” The Journal of Economic History, 64(3), 800–821. https://doi.org/10.1017/s0022050704002979
  11. Nelson, J. R., join(' ’. (1979). Alexander Hamilton and American Manufacturing: A Reexamination. The Journal of American History, 65(4), 971. https://doi.org/10.2307/1894556
  12. Prebisch, R. (1950). The economic development of Latin America and its principal problems. Economic Commission for Latin America. Retrieved from https://repositorio.cepal.org//handle/11362/29973
  13. Krasner, S. D. (1976). State Power and the Structure of International Trade. World Politics, 28(3), 317–347. https://doi.org/10.2307/2009974
  14. Frieden, Jeff. “Sectoral Conflict and Foreign Economic Policy, 1914-1940.” International Organization, vol. 42, no. 1, 1988, pp. 59–90. JSTOR, https://www.jstor.org/stable/2706770.
  15. Milner, Helen V. Resisting protectionism: global industries and the politics of international trade. Princeton, N.J: Princeton University Press, 1988. Print.