Actions

Las excepciones preliminares

From Baripedia

Competencia
[edit | edit source]

Hemos visto que un Tribunal de Justicia es menos hablador que un órgano político, más consciente de sus límites. Un Tribunal de Justicia sabe que, en primer lugar, debe comprobar si se cumplen los requisitos para poder expresarse sobre el fondo de un asunto que se le somete. Porque, si habla sin permiso, significaría que usurparía la soberanía de los Estados miembros y, por lo tanto, sería tanto un abuso de poder como una violación de la ley.

Por eso hay excepciones preliminares en las actuaciones de la Corte Internacional de Justicia. También es posible hablar de una "excepción preliminar", pero no es realmente francés en lengua de procedimiento, es frenglish. En inglés, diremos "preliminary objection", no diremos "preliminary exception". El término "excepción", en francés, proviene de la ley romana "exceptio", que es una excepción a las acciones.

Las excepciones preliminares dan al demandado la oportunidad de recordar al Tribunal que existe un problema y que éste no debe decidir sobre el fondo del asunto. También puede ocurrir que el demandante le diga a la Corte que no tiene jurisdicción para tratar el caso que él o ella ha presentado ante la Corte. Esto parece paradójico, pero sólo ocurrió una vez en los procedimientos de la Corte en el caso del oro monetario en 1953. La Corte puede verificar de oficio, y de hecho lo hace, si se cumplen las condiciones en relación con determinadas cuestiones; por ejemplo, la Corte debe verificar si se cumple con la jurisdicción personal, si las entidades que desean alegar ante ella son efectivamente Estados. Lo hace con mucha regularidad, pero no porque se resuelva a nivel de la Secretaría y no a nivel del Tribunal de Justicia, porque no se reúna, porque no se pronuncie al respecto. También hay toda una serie de personas físicas que escriben a la Corte queriendo presentar un caso contra su Estado ante la CIJ, lo que ocurre regularmente, pero no es posible dentro de los límites del artículo 34.

Si se presenta un caso ante el Tribunal, no está claro si la controversia entra realmente en el ámbito de aplicación de la excepción. Por ejemplo, puede haber una disputa sobre los aranceles sobre el pescado capturado en alta mar, y la cuestión es si está cubierto por una excepción o por otra cosa, si sigue siendo la pesquería o las consecuencias de esa pesquería las que no están cubiertas por la cláusula de excepción. La pregunta podría surgir. Un Estado dice que esto está cubierto por su cláusula de excepción, por lo que la Corte no tiene jurisdicción, y otro Estado refuta que no se trata de una cuestión de pesca, sino de derechos de aduana. El Tribunal debería decidir este punto porque, dependiendo de la respuesta que se dé, el Tribunal tiene o no jurisdicción. Esto debe decidirse. Esto se plantea entonces para informar de un desacuerdo, de una objeción preliminar.

Se trata de un incidente procesal, lo que significa que un Estado presenta argumentos a la Corte para demostrar que no debe proceder en cuanto al fondo, sino que debe declararse incompetente o que debe declarar la solicitud inadmisible, según sea el caso.

Admisibilidad
[edit | edit source]

El siguiente paso sería considerar la naturaleza de estas excepciones preliminares en las actuaciones del Tribunal. La regulación más importante de las excepciones preliminares se encuentra en el artículo 79 del Reglamento de 1978. La cuestión de la naturaleza de las excepciones preliminares plantea el hecho de que pueden referirse a aspectos jurisdiccionales, a aspectos de admisibilidad o a aspectos que no se mencionan, como, por ejemplo, una excepción que no está clasificada y que normalmente debería estar comprendida en uno u otro. Así que la pregunta es, ¿qué es lo que entra dentro de qué, en términos de qué es la "jurisdicción" y qué es la "admisibilidad" y por qué se hace la distinción, o es la distinción y es una distinción rígida o podríamos tener una situación anfibia o una cierta excepción a veces en el contexto, una excepción de incompetencia y otras veces, dependiendo del contexto, una excepción de inadmisibilidad?

Procedimiento (artículo 79 del Reglamento de la Corte)[edit | edit source]

El reglamento no excluye la posibilidad de que el demandante haga una objeción preliminar. El párrafo 1 del artículo 79 es relativamente claro a este respecto, ya que establece que "toda objeción formulada por una parte que no sea el demandado deberá ser presentada...". Esto significa que se contempla que una parte que no sea el demandado pueda presentar una objeción preliminar. Puede existir una presunción aún más distorsionada de que una parte coadyuvante en el litigio principal no sería formalmente el demandante, sino un coadyuvante, por lo que está justificada la prudencia con la que el Tribunal de Primera Instancia ha optado a la hora de publicar estos Reglamentos.

Sólo hay un caso en el que el solicitante ha formulado una expresión preliminar. Es muy poco probable que un solicitante presente una solicitud y al mismo tiempo, poco después, haga una objeción preliminar. Esto es tanto más improbable cuanto que si un Estado presenta un caso ante la Corte, el gobierno cambia, y el gobierno ya no quiere seguir adelante con el caso ante la Corte; lo que normalmente no sería presentar una objeción preliminar, pero el caso es retirado, se llama "suspensión de procedimientos", existen ciertos procedimientos.

¿Cómo puede explicarse la situación en la que Italia, en 1954, planteó una excepción preliminar a su propia solicitud? Esta es una situación muy especial. La motivación de Italia era que había habido un tratado entre Italia y las potencias occidentales victoriosas, a saber, los Estados Unidos, el Reino Unido, pero también Francia, con respecto al oro monetario que había sido tomado en Albania y transferido a Roma en 1943. La pregunta era qué pasaría con este oro monetario. Se estipuló que si Italia reivindicaba derechos sobre ese oro monetario, tendría que entablar un procedimiento ante la Corte Internacional de Justicia si no lo hacía dentro de un plazo especificado en el acuerdo, Italia habría perdido sus derechos sobre ese oro monetario y habría renunciado a sus derechos sobre el oro monetario. Italia, que desea hacer valer sus derechos con respecto al oro monetario, ha aplicado la disposición del acuerdo que establecía que, en este caso, debía someter el asunto al Tribunal de Justicia, y ha presentado la demanda. Al mismo tiempo, Italia sabía que sus reclamaciones contra el oro monetario eran bastante bajas frente a las reclamaciones que podían hacer las potencias occidentales victoriosas. Por lo tanto, si el Tribunal decidía el caso sobre la base de sus méritos, se arriesgaba a perder o a quedar rezagado con respecto a las demandas de las potencias occidentales, y eso es lo que quería evitar.

Para respetar la letra y el espíritu del acuerdo, ha presentado la solicitud, no se retira, sino que pide al Tribunal que verifique si tiene jurisdicción o si puede ejercerla, porque si el Tribunal dijera "no", esto sería de gran ayuda para Italia. El Tribunal respondió que no podía ejercer su jurisdicción y que Italia estaba bien atendida. Esto significa que los abogados de Italia han encontrado una forma muy ingeniosa de respetar las condiciones establecidas en el acuerdo con las potencias vencedoras, evitando al mismo tiempo que el Tribunal decida sobre el fondo del asunto. Por eso, en un caso, en cien años de jurisprudencia, estaba el demandante que introdujo una excepción preliminar en la batalla. Este es un caso único.

Por principio, nada impide que una parte distinta de los demandados pida al Tribunal de Justicia que verifique su competencia o que se pronuncie sobre cuestiones de admisibilidad.

Supongamos que ahora que el demandado plantea objeciones preliminares, no hay un número fijo de excepciones que un demandado pueda plantear, en teoría, podría plantear tantas como desee, y a veces, de hecho, sucede que algunos demandados exageran o les aconsejan, pero más a menudo son los gobiernos en los casos en que hay una animosidad particular hacia la otra parte. Pide al consejo que dispare con todas sus fuerzas. Así, en este caso tan largo que ocupó la Corte a lo largo de la década de 1990, y gran parte de la década de 2000 hasta 2007, y todavía existe el avatar del caso croata después de eso, en este caso del genocidio entre Bosnia y Herzegovina y Serbia y Montenegro y más tarde sólo Serbia; en este caso en 1996, la Corte se enfrentó con unas diez objeciones preliminares, siendo un número bastante grande. Desde la perspectiva de la estrategia de litigio, como abogado, el profesor Kolb nunca aconsejaría a un Estado que planteara muchas objeciones preliminares a menos que realmente hubiera muchas muy bien fundadas. En cambio, le aconsejaría que planteara el menor número posible de objeciones preliminares, pero que planteara las excepciones más fuertes y las concretara bien. Siempre es bueno parecer creíble, si se rasca en el fondo de los territorios y se presentan argumentos de debilidad insignificante ante el Tribunal, nunca se da una buena impresión, y en cierto modo, ni siquiera se apoya la idea de que no se cree demasiado en los medios principales porque todavía se está obligado a raspar en el fondo del terroir y presentar cosas más débiles. A veces a las tablas les gusta hacerlo, porque si se les factura por hora, se ahorra dinero.

Supongamos que ahora que hay una o más excepciones planteadas por el acusado, ¿qué sucede?

En algún momento se plantea una objeción preliminar. Estamos empezando a entrar en el procedimiento relativo a esta excepción, lo que significa que el Tribunal notificará esta excepción preliminar a la parte contraria y, al mismo tiempo, se suspende el procedimiento sobre el fondo del asunto. Dado que se discute la competencia, la admisibilidad o ambas cosas y, por lo tanto, no está claro que la Corte pueda pronunciarse sobre el fondo del asunto, no es necesario examinar el fondo del asunto en esta fase, por lo que debe suspenderse este procedimiento y deben iniciarse procedimientos paralelos para tratar la gestión de los mismos o las excepciones preliminares planteadas. Esto significa, por lo tanto, que después de la notificación y después de consultar a las partes, la Corte fijará un plazo a través de su Presidente para que la parte opositora presente sus argumentos sobre la excepción preliminar. Por lo tanto, estamos entrando en un procedimiento que se centra únicamente en estas objeciones preliminares para determinar su validez.

En este procedimiento paralelo relativo a las excepciones preliminares, se invierten las funciones del demandante y del demandado. En el caso mucho más frecuente del demandado que presenta una objeción preliminar, ya que es el demandado quien presenta el motivo, se convierte en el demandante en relación con ese motivo. El demandante se convierte en el demandado. En otras palabras, en el litigio principal en cuanto a los derechos relativos, en cuanto al fondo, hay un demandante y un demandado, el Estado A solicita que el Estado B abandone el territorio, el demandado se niega porque alega que es el suyo propio, el demandado presenta una excepción preliminar y se convierte en demandante en relación con esa excepción preliminar, pide al Tribunal que haga algo, es decir, que renuncie a su jurisdicción, que decline la admisibilidad de la demanda y el demandante original pasa a ser el demandado porque se defiende contra esa excepción preliminar. Esto tiene algunas consecuencias para la carga de la prueba, aunque las cuestiones de competencia y admisibilidad son principalmente cuestiones jurídicas en las que el hecho desempeña un papel menor.

Una vez intercambiados los documentos procesales, es decir, cuando se haya recibido la reacción dentro del plazo previsto, se espera que, en relación con estas excepciones preliminares, y la persona que las haya planteado haya tenido la oportunidad de responder, el Tribunal de Justicia dé curso a la decisión; por lo tanto, en algún momento, el Tribunal de Justicia dictará una sentencia sobre la competencia y/o la admisibilidad. Siempre es el último recurso para que el Tribunal de Justicia decida sobre las razones y declaraciones presentadas por las partes. Las partes pueden presentar argumentos, decide la Corte en el párrafo 6 del artículo 36 del Estatuto. El Tribunal sólo decide si hay un elemento contencioso, si las partes están de acuerdo, no hay necesidad de decidir nada, pero si las partes están de acuerdo aquí, no habría procedimiento sobre la excepción preliminar ni sobre las excepciones.

En esta sentencia, el Tribunal tiene varias opciones. Podrá rechazar todas las excepciones presentadas. Supongamos ahora que hay cinco excepciones preliminares y que el Tribunal las rechaza una tras otra. Esto ya significa, en primer lugar, que está obligado a examinarlos todos porque cada vez que ha rechazado uno, también ha rechazado un obstáculo que lo separa del fondo, pero todavía tiene que pasar por varios otros obstáculos antes de poder decir que el camino está despejado. En este caso, por lo tanto, no puede evitar ninguna excepción. Esto significa que su análisis puede tomar más tiempo dependiendo del caso y no tiene otra opción que seleccionar. Si el Tribunal rechaza todas estas excepciones, significa que declara que es competente o que el recurso es admisible.

Si el Tribunal de Justicia rechaza todas las excepciones y las rechaza en su totalidad, significa que declarará que eran infundadas y que, por lo tanto, es competente y que el recurso es admisible. En ese momento, eo ipso vuelve al procedimiento de fondo, es decir, al mismo tiempo que el Presidente fijará los plazos para que las partes presenten escritos y contra-revistas sobre el fondo del asunto. El procedimiento ordinario se reanudará ahora, habrá un escrito contra escrito, si es necesario, una dúplica, por lo tanto, un nuevo conjunto de alegaciones, luego los alegatos orales, que se denominan escritos, también serán oídos, si es necesario, por las partes intervinientes de conformidad con los artículos 62 y 63 del Estatuto, si los hubiere, y luego el Tribunal se retirará a deliberar y en algún momento, en este caso, se adoptarán decisiones sobre el fondo de la cuestión. Una decisión sobre el fondo por la que el Tribunal de Primera Instancia dirá que el demandante está equivocado, en parte tiene razón, por lo que puede estimar la solicitud en su totalidad, en parte o en su totalidad, o que puede desestimarla. El procedimiento se habrá completado con una sentencia vinculante del Tribunal en virtud del artículo 59 del apartado 1 del artículo 94 del Estatuto de la Carta.

Pero hay otras hipótesis. La Corte puede rechazar parcialmente, pero sólo parcialmente, una o más excepciones preliminares, es decir, lógicamente al mismo tiempo que acepta una u otra parcialmente. En efecto, no se dice en absoluto que la Corte deba rechazar una excepción preliminar en su totalidad, porque las excepciones no son necesariamente excepciones en bloque, "cero" o "una", las excepciones pueden ser excepciones graduales. Un Estado puede argumentar, por ejemplo, en cuestiones de competencia o de admisibilidad, que la Corte sólo puede conocer en cuanto al fondo de una cuestión de responsabilidad e indemnización por hechos ocurridos en una fecha determinada o después de ella. La Corte puede considerar que esta excepción sólo está parcialmente justificada, que de hecho el alcance de su capacidad para expresarse sobre el fondo debe limitarse a una fecha determinada, pero puede considerar que la fecha que debe proponer no es la de esa parte. Aún más claramente, una de las partes afirma que la jurisdicción de la Corte es ilimitada en el tiempo, la Corte considera que, por el contrario, está limitada en el tiempo y que sólo puede tener en cuenta los acontecimientos a partir del 1 de febrero de 2012 debido a la jurisdicción o debido a una reserva en la jurisdicción o debido a diversas y variadas razones.

Si el Tribunal acepta en parte una o más excepciones preliminares, significa que se declarará competente y que la solicitud es admisible, pero que lo hará de forma más limitada. En ese momento, especificará el alcance exacto del ámbito de su competencia. En este ejemplo, dirá que tiene jurisdicción para juzgar las reclamaciones por daños y perjuicios derivados de los eventos X, Y o Z, siempre que hayan ocurrido después del 1 de febrero de 2012. Una vez más, el Tribunal tendrá que considerar potencialmente todos los argumentos planteados, es decir, cada una de las excepciones.

El Tribunal también puede conceder una excepción preliminar en su totalidad. Dependiendo del caso, esto pondrá fin al caso, dependiendo del caso porque depende del tipo de excepción. Si el Tribunal acepta una excepción que establece que no tiene competencia para conocer del asunto y que, por lo tanto, considera que esta excepción es fundada, entonces no hay nada más que hacer, la observación ha caído, el rubicón no ha sido cruzado, el Tribunal no lo cruzará, dirá que no tiene competencia y que el asunto sigue siendo el mismo, es decir, que ha sido eliminado de la lista del Tribunal.

También es evidente que el Tribunal puede aceptar plenamente una excepción preliminar cuyo alcance no es tan radical. Puede aceptar en su totalidad una excepción preliminar que limite su jurisdicción o el alcance de la solicitud, pero no la excluye por completo. Cuando el Tribunal concede una excepción preliminar que pone fin automáticamente al procedimiento, es decir, en el caso en que la excepción preliminar dice que "usted no tiene jurisdicción", el Tribunal la concede, en cuyo caso no está obligado a considerar todas las excepciones.

Supongamos que siempre hay cinco excepciones preliminares y que una de ellas es de tipo radical que niega la competencia de la Corte, otras pueden ser parciales, limitan la competencia de la Corte, en cuyo caso la Corte comenzará, como indican todos los indicios, con la excepción más radical, no tiene sentido perder el tiempo con excepciones que sólo limitarían la competencia si, después de todo este trabajo, llegamos a la última de las excepciones que tiene un alcance radical que lleva al hecho de que la Corte no tiene competencia. Si el Tribunal acepta la excepción radical, no tiene jurisdicción cualquiera que sea el destino de las otras excepciones, y puesto que estas otras excepciones ya no pueden cambiar el resultado legal, no hay necesidad de examinarlas y simplemente de perder el tiempo. El juez no está ahí para hacer doctrina legal, se la deja al profesor muy oportunamente. El juez está ahí para resolver disputas, para ahorrar tiempo a las partes porque el tiempo es dinero. El Tribunal es plenamente consciente de ello y no tendrá en cuenta las demás excepciones.

Como juez, cuando miras las cosas, tienes una cierta obligación de resolverlas. En primer lugar, debemos hacernos una idea del fondo de cada uno de ellos porque indica un cierto orden de revisión, además del orden formal, que exige que examinemos en principio primero los motivos de incompetencia y sólo después los motivos de inadmisibilidad.

Hay otra hipótesis que hay que tener en cuenta, a saber, que el Tribunal de Justicia puede tener que decir que es competente, que el recurso también es admisible, pero que no puede ejercer su competencia. Digamos que no hay un problema de admisibilidad, sólo hay una excepción preliminar a la jurisdicción, el Tribunal la rechaza, pero dice que no puede ejercer su jurisdicción, es competente, pero no puede ejercer su jurisdicción. Huelga decir que la objeción preliminar podría cubrir exactamente eso.

En cuyo caso podría ocurrir esto, a saber, un tribunal competente, pero incapaz de ejercer su jurisdicción. Hay en principio la posibilidad de hacer algo, pero hay un factor que inhibe la facultad. Un tribunal nacional no se enfrentaría a tal situación, pero un tribunal internacional podría enfrentarse a ella en un caso.

Es simplemente porque ya no hay objeto del litigio, no hay nada más que decidir y, por lo tanto, ya no hay ninguna cuestión de jurisdicción porque no hay nada más. Cuando hay que decidir sobre un asunto, y ahora esa materia ya no existe porque se ha quemado, porque se ha vaciado por acuerdo. Hay una hipótesis en la que persiste la disputa y ¿cómo? Si un Estado se niega a comparecer, la competencia de la Corte sigue ejerciéndose de conformidad con lo dispuesto en el artículo 53 del Estatuto, que establece muy claramente lo que sucede en caso de incumplimiento de una de las partes. Una parte no puede bloquear la jurisdicción de la Corte por el simple hecho de no comparecer porque, de lo contrario, se le daría al demandado una forma muy sencilla de anular la jurisdicción que ha otorgado a la Corte.

La hipótesis es la del oro monetario de 1954 con Italia en un papel bastante particular, el del tercer país. Se trata, en efecto, de un problema de consentimiento. ¿En qué medida podría un tercer Estado inhibir la competencia de la Corte? Puede haber casos ligeramente más específicos en relación con el tercer Estado.

No basta con que un tercer Estado se vea afectado por la decisión de la Corte porque hay muchos terceros Estados que se ven afectados por lo que dice la Corte. Si, por ejemplo, la plataforma continental está delimitada entre dos Estados, los demás Estados vecinos siempre se verán afectados por la delimitación. Los terceros Estados de la región todavía se ven afectados si la Corte afecta a una frontera que se extiende hasta su territorio. Esto les afecta de una manera u otra, aunque no significa que la Corte no pueda ejercer su jurisdicción sobre las partes que le hayan sometido la controversia de delimitación. El Tribunal ha sido muy claro a este respecto, al decir que incluso si la sentencia afecta indirectamente a los derechos y no sólo a los intereses, no se le priva de jurisdicción como en el caso de los fosfatos de Nauru en 1992 en la fase de excepciones preliminares. Se trataba de tres Estados que habían cometido un acto ilícito juntos y el Solicitante, Nauru, presentó una demanda contra sólo uno de los tres Estados que habían administrado en el pasado. Sólo uno porque era el único respecto del cual tenía un certificado de competencia en la Corte. Este Estado argumentó que la Corte no puede juzgar porque "si me condena, me encuentra responsable", lo que significa que, al mismo tiempo, los otros dos Estados que no participaron en el caso también son responsables porque tres de ellos cometieron el hecho ilícito. La Corte rechazó este argumento diciendo que ciertamente afecta a estos Estados, pero se trata de una asignación indirecta.

Pero puede haber un caso más radical. En el vocabulario de la Corte, si, para resolver una controversia planteada por las partes en el procedimiento, debe determinar, en primer lugar, la posición jurídica de un tercer Estado, en el presente caso, si un tercer Estado ha cometido o no un acto ilícito, la Corte dirá en ese momento que la finalidad misma de la controversia consiste en adoptar una posición sobre los derechos y obligaciones de un tercer Estado que no haya consentido en su jurisdicción. Dado que la competencia del Tribunal de Justicia sólo es consensual, éste se negará a ejercer su competencia en el presente asunto, que le es regularmente atribuido. Dado que las partes le han conferido una competencia que no adolece de ningún defecto, existe el problema de que para ejercerla en cuanto al fondo y determinar quién tiene derecho al oro monetario, primero es necesario determinar la situación jurídica de Albania, es decir, si ese Estado ha cometido o no un acto ilícito y ello sin el consentimiento de Albania. El propósito mismo de la disputa es determinar la posición legal de un tercero. El tercero no se ve afectado simplemente por una resolución del Tribunal de Justicia en virtud de la cual el Tribunal de Justicia llega sin tener en cuenta los derechos y obligaciones del tercero, sino que los derechos y obligaciones del tercero se encuentran directamente en el centro del procedimiento, ya que todo lo demás se desprende de ello, y es en este caso en el que el Tribunal de Justicia se niega lógicamente a pronunciarse con arreglo al principio del consentimiento para dictar sentencia, y eso es lo que hizo en el asunto del oro monetario antes mencionado.

Existen varias hipótesis que conducen a una decisión sobre la competencia y la admisibilidad que tendrá un contenido modulado en función de las hipótesis observadas.

Puede ocurrir que la Corte no esté en condiciones de pronunciarse sobre una o más excepciones preliminares en la etapa de procedimiento preliminar. Se suspende el procedimiento en cuanto al fondo, se están tramitando las excepciones preliminares, los escritos y memoriales de contestación se refieren a la competencia y la admisibilidad y no al fondo, en esta fase la Corte puede no estar en condiciones de adoptar una posición definitiva sobre una excepción preliminar que se le ha presentado. Este es el caso cuando esta excepción preliminar está inextricablemente ligada al fondo del asunto. En términos más prosaicos, a veces sucede que para poder juzgar el fondo de esta excepción, el Tribunal necesitaría más información que la que no tiene en este momento, porque la información sólo estará disponible cuando haya escuchado los alegatos y visto los documentos procesales sobre el fondo. En este caso, el Tribunal no podrá decidir la cuestión de las excepciones preliminares en la etapa preliminar, pero podrá remitir la objeción al fondo. En el pasado, antes de la revisión del Reglamento en 1972 y luego en 1978, esto se denominaba "unión sobre el fondo", es decir, el Tribunal se unió a la excepción preliminar en cuestión sobre el fondo del asunto, de modo que el procedimiento sobre el fondo, escrito contra escrito, réplica de réplica en caso necesario, alegatos y después de que el Tribunal decida, y en este caso todavía era concebible que el Tribunal dijera que no tenía jurisdicción o que la solicitud no era admisible en la fase de fondo.

En el nuevo Reglamento, en su versión de 1978, se ha abandonado el nudo, al menos en cuanto al vocabulario, pero también en cuanto al fondo, lo que se pide ahora al Tribunal de Justicia es que declare si lo considera justificado, que, en su opinión, una excepción no es exclusivamente de carácter preliminar, lo que significa que no puede tratar esa excepción en la fase preliminar. Entre la adhesión a la sustancia y la declaración de que una excepción no es exclusivamente de carácter preliminar, el capuchón y el blanco y el blanco y el blanco y el capuchón. Esto no es del todo cierto, porque en derecho y en otras ciencias, las palabras importan.

El "nudo de comunicaciones" fue abandonado porque daba la impresión de que el Tribunal disponía de un poder discrecional. La Corte puede acompañar el fondo de la cuestión si lo considera apropiado, y se consideró que ya no quería que la Corte ejerciera una discrecionalidad "demasiado" a este respecto. A partir de ahora, la Corte sólo se referirá al fondo si esto es inevitable. Esto significa que la excepción no es preliminar porque está tan estrechamente vinculada al fondo que, de hecho, es una defensa de éste.

El debate es un debate profundo, es importante, porque hay dos valores legales importantes en juego. Unirse al fondo, declarar sobre el fondo, declarar sobre el fondo, declarar que una excepción no es exclusivamente preliminar, esto claramente permite a la Corte tratarla mejor y hacer mejor justicia, porque cuanto más informado esté sobre el caso, mejor podré responder a todas las preguntas ramificadas y complejas que este caso pueda presentar. En la fase preliminar, no disponemos de toda la información, por lo que la calidad de la respuesta, la capacidad de hacer justicia al argumento, se ve considerablemente mejorada si el Tribunal puede remitir estas cuestiones al fondo, incluso si pudiera tratarlas todas sobre la base del fondo.

Hay otro lado y otro tamaño. Si el Tribunal se refiere con demasiada facilidad al fondo de las excepciones preliminares, al límite, al suprimir por completo el procedimiento, todo se refiere al fondo, el resultado es evidentemente desafortunado, sobre todo desde el punto de vista de los Estados partes en el procedimiento, porque significa que el procedimiento se alarga en primer lugar, que se pueden producir gastos considerables mientras el Tribunal no tenga competencia, que las cuestiones de fondo se tratarán cuando el Tribunal no tenga competencia, lo que es lamentable para el demandado, ya que ello significaría obviamente que estaría obligado a defender un caso, a explicarse sobre el fondo, y que el Tribunal se tapará las narices en aquellos casos en los que no tenga derecho a intervenir. Y se vio, hay un caso como el de la tracción de Barcelona en los años sesenta en los sesenta con una parada permanente en 1970. Este caso se inició en 1962 durante 8 años ante el Tribunal, lo que en ese momento era realmente mucho, sobre todo porque el Tribunal no estaba muy ocupado. Los alegatos se publican en 10 volúmenes. Todo ello, por el hecho de que el Tribunal de Primera Instancia haya acumulado una o dos excepciones al fondo, para llegar a la conclusión de que, en última instancia, el Tribunal de Primera Instancia considera, en una elegante y breve sentencia, que la demandante no tiene un interés jurídico suficiente para actuar. Todo el ejercicio para decir que no hay ningún interés legal en la acción.

Obviamente, es este tipo de desventura lo que podría ocurrir si vamos demasiado a la ligera hasta el fondo. Para el Tribunal, al final, no es tan malo, para los litigantes, desde luego que no. Así que por eso cambiamos.

Tomando el ejemplo del caso del genocidio Croacia v. Serbia 2008, sentencia sobre jurisdicción y admisibilidad, el Tribunal declara que tres excepciones no son exclusivamente de carácter preliminar, una de ellas relacionada con una excepción jurisdiccional que declaró que no era posible ser considerado responsable por actos ocurridos antes de su existencia como Estado independiente. Con independencia de que esté fundada o no, el Tribunal de Primera Instancia considera que no puede adoptar una posición definitiva en esta fase porque la cuestión está inextricablemente vinculada al fondo. La cuestión es si el Estado en cuestión puede ser considerado responsable como sucesor o continuador del Estado predecesor, por lo que el paso de los crímenes internacionales a la sucesión de Estados depende del tipo de crimen cometido y, por lo tanto, es necesario saber si se han cometido o no ciertos crímenes para saber qué puede haber pasado al Estado sucesor. Como todavía no se sabe si se han cometido delitos y cuáles porque sólo se invocarán en cuanto al fondo, el Tribunal de Justicia declara que no puede decirlo ahora, sino que debe examinarlos más tarde. Lo hizo en el fondo. Este es un ejemplo de lo que habría sido una unión antes y ahora es la afirmación de que la excepción no es exclusivamente de carácter preliminar.

Por supuesto, el demandado tampoco puede formular una objeción preliminar, sino implícitamente cuando se pronuncie sobre el fondo de la cuestión. La Corte no considerará por separado el fondo de la defensa en las actuaciones preliminares porque los plazos han expirado. El Tribunal de Primera Instancia considera este argumento como todos los demás argumentos presentados en el momento de la sentencia sobre el fondo.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]