Actions

La relación entre el derecho internacional y el derecho interno

From Baripedia

La relación entre el derecho internacional y el derecho interno
Professeur(s) Robert Kolb

Lectures


Se trata de una cuestión con importantes ramificaciones técnicas, a saber, la relación entre el derecho internacional y el derecho interno, también conocido como "informe de los sistemas".

No es natural que surja el problema, hay que entender que el derecho internacional no pretende y no es autosuficiente.

En pocas palabras, y para resolver el problema por su aspecto fundamental, el Derecho internacional está diseñado principalmente para crear normas comunes, para que podamos ponernos de acuerdo sobre las cosas en común, debemos ser capaces de crear normas comunes. Si los Estados tropiezan con problemas particulares, deben ser capaces de crear seguridad jurídica mediante la práctica consuetudinaria; la elaboración de normas es esencial para el derecho internacional.

Si Suiza tiene un problema con Indonesia y quiere celebrar un acuerdo con él, está claro que este acuerdo no puede estar sujeto a la legislación indonesia ni a la suiza, porque una de ellas tendría prioridad sobre la otra. Necesitamos un derecho internacional público que sea común a ambos Estados y superior entre sí.

La creación de normas es necesariamente a nivel internacional, pero al mismo tiempo, la implementación y aplicación de estas normas normalmente no caerá dentro del ámbito del derecho internacional público porque no hay un estado global en el que el derecho internacional encaje tan bien que haya estándares más altos que otros. No podemos tener un órgano ejecutivo para todas estas normas internacionales a nivel internacional, sólo puede ser embrionario y limitado.

El derecho internacional se ocupa de la creación de normas y la aplicación de las mismas se deja en manos de los Estados; son los Estados a través de los órganos que aplican. Esta opción es voluntaria, porque no queremos un "superestado" que suprima la soberanía de los Estados; es un trabajo "a cuatro manos".

Si este es el caso, tenemos que explicar cómo estas normas internacionales entran en el ordenamiento jurídico nacional. Por ejemplo, es necesario explicar cómo un juez suizo puede tener en cuenta una norma internacional que no forma parte del sistema legal suizo, porque un juez suizo sólo puede aplicar la ley suiza.

¿Cómo penetra el derecho internacional en el derecho interno para que pueda aplicarse?

La forma en que se aplicará la norma internacional en el derecho interno corresponde al Estado, tiene autonomía constitucional y puede optar por aplicar las normas internacionales. La manera de lograrlo es una cuestión que compete a los Estados soberanos.

Si se ha determinado cómo el derecho internacional puede penetrar en el ordenamiento jurídico interno para ser aplicado, ¿qué rango y posición jerárquica tendrán las normas internacionales dentro del derecho interno? ¿Es un tratado celebrado por un Estado superior a la ley del parlamento? ¿Y el derecho consuetudinario? Hacemos preguntas de jerarquía. Un tercer problema son las reglas de autoejecución del carácter.

Estas tres cuestiones tienen que ver con los informes del sistema, en particular los dos primeros problemas.


La introducción del derecho internacional en el derecho interno. Dualismo y monismo[edit | edit source]

Los organismos internos sólo pueden aplicar su propio ordenamiento jurídico; no pueden aplicar automáticamente un orden jurídico extranjero; es necesario explicar cómo se aplica este orden jurídico en Suiza, es decir, cómo penetra en el ordenamiento jurídico suizo para que pueda aplicarse en el marco del ordenamiento jurídico suizo.

Hay dos explicaciones fundamentales que corresponden a las prácticas de los Estados en todo el mundo; hay dos tradiciones constitucionales que explican la penetración del orden jurídico internacional en el ordenamiento jurídico interno.

Estas dos explicaciones se deben, por un lado, al dualismo y, por otro, al monismo.

Dualismo[edit | edit source]

En la tradición dualista, se considera que el ordenamiento jurídico interno se considera totalmente separado del ordenamiento jurídico internacional, es decir, dos círculos que no están agrupados, sino que pueden tocarse entre sí, pero permanecer autónomos.

En otras palabras, el derecho suizo y tan distinto del derecho internacional como el derecho francés en el contexto de esta visión.

La base de esta doctrina ha sido considerar que los dos ordenamientos jurídicos se basan en realidades sociales y jurídicas distintas. Por lo tanto, se enfatizará por parte de estas personas que las fuentes son diferentes, en el Estado se dirá que la fuente es la ley, en el derecho internacional la fuente es el acuerdo, los sujetos son diferentes, en el derecho internacional son los Estados, en el orden interno son los representantes electos, no hay nulidad de la norma del derecho internacional, no hay nulidad de la norma del derecho internacional, no hay efecto de nulidad.

De todas estas consideraciones, estos autores, pero también la práctica de algunos Estados, han llegado a la conclusión de que existe una separación total entre los dos ordenamientos jurídicos.

La cuestión de cómo el derecho internacional puede penetrar en el ordenamiento jurídico interno se resuelve mediante la introducción de un proceso especial. El derecho internacional debe buscarse y transformarse en derecho interno.

En virtud de un tratado, el Reino Unido celebra un tratado con Suiza. Tenemos el orden jurídico internacional, el tratado forma parte de ese orden porque se ha concertado entre dos Estados en el orden jurídico internacional. ¿Está en el orden interno inglés? No, no puede penetrarla porque las membranas están cerradas.

En este caso, el legislador inglés, es decir, el parlamento, tendrá que tomar el tratado, asumir todos los términos del tratado tal como está, insertarlos en una ley, adoptar la ley de acuerdo con el procedimiento previsto y una vez que la ley inglesa del parlamento haya sido adoptada y que contiene el tratado materialmente, entonces el contenido del tratado será aplicable en Inglaterra.

Vemos por qué estamos hablando de transformación, el tratado no se inserta en el ordenamiento jurídico interno, sino que el contenido del tratado se recoge e inserta en una ley, entonces el contenido del tratado se hace aplicable a través de la ley. Sin embargo, el tratado se ha transformado en una ley, pero el tratado sigue existiendo; el tratado se ha dividido en dos partes, que se ha insertado en una fuente de derecho interno.

Monismo[edit | edit source]

En el sistema monista, como la palabra también dice, el punto de partida es que el derecho internacional y el derecho interno son originalmente parte de un orden jurídico único, un solo fonema global, no hay una separación clara y completa entre el orden jurídico internacional y el nacional.

En otras palabras, parte del entendimiento básico de que el orden jurídico internacional y nacional forman parte de la misma circunscripción.

Los monistas a menudo subrayarán el hecho de que no existen diferencias fundamentales entre los ordenamientos jurídicos, que los temas no difieren mucho entre sí y que una norma interna contraria al derecho internacional no es nula también es cierta en los ordenamientos jurídicos nacionales. Harán hincapié en lo que es común al fenómeno jurídico, considerando que el derecho nacional e internacional forma parte de un todo jurídico. Por otra parte, el derecho internacional no es un derecho extranjero porque contribuye a él.

El resultado de esta concepción y de los Estados es que la práctica resultante es un sistema de introducción general del derecho internacional en el derecho interno, ya no es necesario un proceso de transformación.

La forma en que se efectúa esta introducción del derecho internacional en el derecho interno se rige por una norma general de derecho interno, en el que el derecho internacional forma parte del derecho interno.

En el derecho suizo, existe una norma que dice que el derecho internacional forma parte del derecho nacional, ya que algo se mueve en el derecho internacional automáticamente el nuevo tratado es parte del orden jurídico suizo.

Por ejemplo, Suiza concluye un tratado con el Reino Unido, ¿qué sucede en Suiza para que entre en el sistema jurídico suizo? No hay necesidad de que el legislador elabore una ley o transforme el tratado en ley. Tan pronto como el tratado entra en vigor, se convierte automáticamente en aplicable bajo la ley suiza, pero como tratado y no como ley federal. Los tratados se publican en el punto 0; se trata de un sistema jurídico monista.

La conclusión es que el dualismo es una doctrina que protege la soberanía del Estado, es una doctrina fundamentalmente estatal, son los Estados los que quieren proteger la integridad de su ordenamiento jurídico interno de una penetración legal extranjera potencialmente hostil, es la protección por una membrana. En el Reino Unido, existe un apego a la soberanía del parlamento, explicando por qué nos preocupa que el parlamento deba tener la última palabra, y también prevalece en los Estados escandinavos, que han tenido costumbres y prácticas diferentes a las de los Estados occidentales, protegiendo su particularidad a través de un sistema dualista.

La ventaja del dualismo, que consiste en proteger el ordenamiento jurídico interno contra la penetración no deseada del derecho internacional, se ve compensada por las desventajas.

En el dualismo, una vez que empieza a existir una norma de derecho internacional, el legislador nacional debe transformarla para que sea aplicable, de manera que existan problemas de tiempo y peligro de responsabilidad internacional con una exposición a la violación de tratados concluidos embarazosa política exterior, ya que no hay concomitancia automática; por una mayor autonomía se viola más a menudo y hay que responder a ella.

Por otra parte, la protección no es absoluta porque el dualismo se aplica de acuerdo con los tratados y el derecho escrito. Es en relación con estas fuentes escritas que se aplica el dualismo; puede transformarse en ley. Sin embargo, para el derecho consuetudinario no podemos, porque no está escrito y evoluciona más a menudo como resultado de ello no existe un sistema dualista de derecho consuetudinario.

En cuanto al monismo, es una doctrina mucho más internacionalista y mucho más favorable al derecho internacional, porque no erige barreras contra él. Se trata de un sistema más internacional, ya que garantiza la aplicación regular y simplificada del derecho internacional en el derecho interno. Uno evita tener problemas de tiempo o normas que serían válidas en un sistema y no en otro, hay un perfecto amontonamiento de tiempo y cosas, tan pronto como un tratado internacional y concluido entra en vigor y se promulga entonces es aplicable y todas las tensiones se relajan.

¿Por qué no todos los estados aplican el monismo?[edit | edit source]

No se puede decir que no estamos haciendo el derecho internacional para elaborar un mundo ideal, sino que estamos haciendo el derecho internacional como se desprende de la práctica de los Estados. El derecho internacional no adopta una posición al respecto, porque no puede imponer nada a los Estados que se aplican en gran número.

El derecho internacional deja el camino al derecho interno en gran medida, incluso mediante la elección de un sistema dualista que implica la responsabilidad de los Estados sólo en el caso de la adopción de un sistema monista.

El sistema dualista es el sistema de los Estados anglosajones y los países escandinavos; los sistemas monistas son los de la Europa continental con excepciones; Suiza forma parte del sistema de los Estados que adoptan el sistema monista.

El monismo y el dualismo sólo responden a la forma en que entran en el ordenamiento jurídico interno. Suiza ha sido un país monista por una larga e ininterrumpida práctica.

El rango del derecho internacional en el derecho interno[edit | edit source]

Hay una distinción muy importante que debe hacerse cuidadosamente. La cuestión del rango surge de manera diferente en el orden jurídico internacional y nacional. La cuestión de cuál es el rango del derecho internacional en relación con el derecho interno se responde dentro del orden jurídico internacional y las respuestas difieren de un ordenamiento jurídico a otro.

Si examinamos en primer lugar el derecho internacional; un Estado presenta un caso ante la Corte Internacional de Justicia relativo a una controversia con otro Estado, estamos en la esfera del derecho internacional, cuando un Estado negocia con otro Estado no tiene que negociar su derecho interno. En este nivel, el derecho internacional siempre prevalece sobre el derecho interno sin reservas.

Existe una norma de supremacía, cualquier norma de derecho internacional prevalece sobre el derecho interno, no se puede invocar el derecho interno para justificar la no aplicación del derecho internacional. Esta norma también se aplica al derecho consuetudinario y al derecho internacional en su conjunto.

El derecho internacional no sería vinculante si cada Estado pudiera invocar una norma de derecho interno que justifique la no aplicación del derecho internacional. Bastaría con modificar el derecho interno para que dejara de cumplir las obligaciones internacionales.

Sin embargo, a nivel del derecho interno la norma no es internacional, porque está en el dominio del Estado, su territorio y su soberanía. La soberanía territorial excluye a cualquier Estado y cualquier otra persona que tome decisiones de decidir sobre su territorio público. Así pues, el derecho internacional depende del derecho interno del Estado, por lo que no hay una superioridad automática del derecho internacional sobre el derecho interno; puesto que es el derecho interno el que inserta el derecho internacional en su territorio, puede determinar que será su posición en el derecho interno. Por ejemplo, una norma internacional no puede ser superior a la Constitución, lo que es muy posible en el derecho interno.

Como en el caso del dualismo, puede haber violaciones de ciertas normas internacionales. Se violaría una norma internacional con la consiguiente responsabilidad internacional.

Tenemos cosas muy diferentes en la práctica de los distintos Estados.

Rara vez existe una primacía del derecho interno, pero a veces sí existe. Existe una antigua regla en los estados anglosajones de que los estatutos, es decir, los derechos del parlamento y los precedentes judiciales, tienen prioridad sobre las costumbres internacionales. A veces se da prioridad al derecho interno sobre la costumbre.

En términos más generales, tenemos la primacía del derecho internacional; a este respecto, existe una disposición constitucional en los diversos Estados que prevé y organiza esta primacía.

A veces en los sistemas dualistas hay un problema que puede surgir en relación con la transformación. Cuando un tratado se transforma en ley inglesa mediante una ley del Parlamento, ya no queda simplemente un tratado, sino que para los órganos ingleses el tratado no existe, que es lo que las leyes del Parlamento son después de una fecha determinada. En tal sistema, si el legislador vuelve a legislar más tarde al apartarse deliberada o inadvertidamente de la ley anterior, la ley posterior modifica la ley anterior en los sistemas nacionales, es posible aplicar la lex posteriori para que el juez inglés dé prioridad a la ley posterior sobre la ley anterior que incorpora el tratado; sistemas de responsabilidad más que la primacía de un estándar.

¿Cuál es el rango de fuentes internacionales en el ordenamiento jurídico suizo?

En primer lugar, estas fuentes proceden naturalmente del ordenamiento jurídico suizo, estamos en un sistema monista, todo es directamente aplicable.

No hay distinción entre las diferentes fuentes del derecho internacional, todo se llama derecho internacional general.

Sin embargo, hay una excepción sobre el derecho internacional imperativo y el derecho internacional no imperativo.

El derecho internacional imperativo se refiere al concepto de ius congens. En cuanto al derecho imperativo, se considera que estas normas tienen prioridad sobre todo el derecho interno, incluida la Constitución, por lo que una iniciativa no puede someterse a votación si es contraria al derecho imperativo.

Se considera que el derecho imperativo es superior a cualquier norma del derecho interno y, para garantizar que la Constitución no se modifique, es imposible anular una norma internacional imperativa.

Para el derecho internacional imperativo, la norma que se sigue en la práctica suiza, con una excepción, es dar precedencia al derecho internacional sobre el derecho interno. Suiza aplica en el derecho suizo la primacía del derecho internacional sobre el derecho interno, estamos cerca de la norma que existe en el ordenamiento jurídico internacional.

In S v Federal Office of Police ATF. 122 II, pág. 486 122º año, sección 2 "el principio de la primacía del derecho internacional sobre el derecho interno se deriva de la naturaleza misma del derecho jerárquicamente superior a cualquier norma interna, este principio se aplica en principio al derecho suizo".

Por lo general, no tenemos un problema importante con la regla de primacía porque la confederación tiene una ética muy desarrollada en este ámbito, no ratificamos el tratado que no habríamos verificado meticulosamente de antemano, si constatamos que el derecho interno no es conforme al tratado, o no lo ratificamos o modificamos el derecho interno antes de ratificarlo. Por regla general, el orden de la legislación tiene en cuenta este tipo de problemas, incluidas las cláusulas necesarias. Insertamos en la ley las cláusulas de flexibilidades necesarias y, en el peor de los casos, denunciamos un tratado que da una válvula de seguridad que podría permitir denunciar el tratado.

Hay una excepción a esta práctica uniforme de las autoridades suizas, que sigue dando prioridad al derecho internacional sobre el derecho interno.

Esta excepción es significativa: se trata de la jurisprudencia Schubert del Tribunal Federal, ATF 99 I pág. 39 de 1974. Un tal Schubert, austriaco, poseía una propiedad en Tesino y quería ampliarla comprando terrenos adicionales. Hizo la petición administrativa de que se le permitiera comprar el terreno, pero la administración no le permitió comprarlo, porque había entrado en vigor una ley que en ese momento se llamaba Lex Friedrich, que limitaba la capacidad legal de los extranjeros en Suiza para comprar tierras, excepto en el caso de una autorización administrativa especial.

El propósito de esta ley es establecer que en algunas partes del país, la tierra fue comprada y poseída principalmente por extranjeros con toda una serie de consecuencias tales como el aumento de los precios, creando especulación.

De conformidad con esta ley, las autoridades del Tesino le negaron a Schubert la compra de algunas propiedades que le habrían permitido ampliar su propiedad.

Sin embargo, también hubo tratados de establecimiento y comercio que Suiza concertó con los países vecinos. En estos tratados del siglo XIX, existía una cláusula invariable que garantizaba que los nacionales de los Estados contratantes podían establecerse en otros Estados y adquirir tierras en ellos.

Existe un derecho subjetivo otorgado al nacional de ambos Estados a comprar tierras en los respectivos países. El conflicto es entre una ley federal votada por el pueblo y un tratado internacional más antiguo.

Si aplicáramos la norma del derecho internacional que prevalece sobre el derecho interno, el resultado habría sido simple, habría habido primacía y la ley votada por el pueblo habría sido expropiada, es decir, derrotada. En esta sentencia Schubert el Tribunal Federal ha debilitado su práctica y por 3 votos a favor y 2 en contra ha dicho que, en última instancia, el Tribunal Federal no puede controlar la conformidad de la Ley Federal Friedrich con el tratado es que en el derecho constitucional suizo el Tribunal Federal no tiene la facultad de invalidar una ley federal, por lo tanto la ley sigue en vigor y el tratado es violado.

En este caso, la ley federal tenía mucho peso, razón por la cual no se había pensado mucho en estos antiguos tratados. Desde entonces, en el contexto de esta ley, la compra de tierras por extranjeros en Suiza, esta regla de primacía del derecho internacional sobre el derecho interno no se ha aplicado y es la única excepción.

Posteriormente, esta jurisprudencia del Tribunal Federal avergonzó considerablemente a los asuntos exteriores. No cabe duda de que, al dar prioridad al derecho internacional, Suiza violaría el tratado. La autora no se contentaba con que se violara el derecho de su nacional y, por lo tanto, suspendió el tratado que permitía a los ciudadanos suizos adquirir tierras en Austria. Con el fin de apropiarse indebidamente de la ley, se crearon sociedades anónimas con el fin de adquirir los activos de los cuales las empresas extranacionales eran accionistas.

Cuando las autoridades suizas se enteraron de este engaño, confiscaron los bienes en beneficio del Estado. Los italianos argumentaban que habían burlado la ley, pero era injusto confiscar su dinero porque estaban aplicando la ley que daba al ciudadano italiano la oportunidad de comprar tierras en Suiza, lo que planteaba problemas para los asuntos exteriores. Esta aventura con el Lex Friedrich demuestra que cuando entramos en violación del derecho internacional, los asuntos exteriores deben soportar las consecuencias.

Esto adquiere cierta magnitud y si la disputa no se resuelve, los extranjeros no aceptarán la violación de sus derechos.

La última observación es que, a fin de evitar tales situaciones, el Tribunal Federal y las autoridades federales han desarrollado en una jurisprudencia el principio de interpretación conforme al derecho internacional, no se presumirá que un texto jurídico interno desearía apartarse del derecho internacional, sino más bien lo contrario, es decir, que el derecho o el texto jurídico interno trata de ajustarse al derecho internacional, y que será interpretado a este respecto.

Es una práctica muy consistente que evita problemas porque armoniza las dos fuentes.

A veces los jueces hacen grandes progresos en su interpretación. El ejemplo más revelador no es un ejemplo de la legislación suiza, sino de los Estados Unidos de América; en los años ochenta, contra la voluntad de la administración federal, el Congreso se enfureció y decidió legislar con una ley antiterrorista. El propósito de esta ley era hacer ilegal que ciertas organizaciones terroristas, incluyendo la OLP, estuvieran presentes en los Estados Unidos. Al incluir a la OLP y prohibir la entrada de un miembro de la OLP, los Estados Unidos impidieron que las Naciones Unidas invitaran a cualquiera que quisieran invitar. Nadie puede aplicar una política política.

La administración federal estaba en contra de esta ley, el gobierno congregacional aprobó su ley. En los Estados Unidos, a diferencia de Suiza, el poder judicial tiene un poder diferente, el poder judicial puede invalidar una ley.

Un simple juez de Nueva York, sabiendo que la administración federal estaba con él, hizo una interpretación consistente con la ley del Senado e hizo que la ley dijera lo que no decía. Como no se indica expresamente que la OLP haya sido mencionada, hubo una excepción a la OLP que podía respetar el acuerdo de sede.

La interpretación coherente en algunos casos puede adoptar una forma muy sólida o el juez contrario a la verdad por razones de conformidad con el derecho internacional interpretará el derecho internacional para no violar un tratado internacional importante.

Carácter self-executing o no executivo de la norma internacional[edit | edit source]

Se plantea más de una vez la cuestión de si una norma de derecho internacional y, en particular, las normas de los tratados, pueden aplicarse directamente en beneficio de una persona que la invoca ante un órgano de derecho interno.

La pregunta es si un individuo puede invocar el artículo 14 de cualquier convención para hacer valer un derecho ante un tribunal suizo. La pregunta es si la norma es self-executing  o no.

Si se self-executing  puede ser invocada para su beneficio e invocada ante un organismo suizo. Si la norma es no self-executing , no puede invocarse para su beneficio ante un órgano de aplicación de la legislación nacional.

¿Cómo se decide si un estándar es self-executing  o no?

Esto depende de una serie de consideraciones, interpretaciones y especies. La norma se interpreta y se basa en dos grupos de consideraciones, por un lado, la intención de las partes en el tratado, porque a veces indican si desean que las normas que promulgan se sea self-executing  o no. Aparte de la intención de las partes, se basa en la propia naturaleza de la norma, es decir, sus características objetivas y, en particular, el grado de precisión de la norma y la existencia de los fondos y organismos necesarios para aplicarla.

Todo esto es mecánico. Tenemos normas en los Tratados que a veces se dirigen al legislador, son leyes marco o "programas", se establece que hay que hacer una serie de cosas en un ámbito determinado, pero no se supone que se aplique directamente, primero hay que ponerlas en práctica y el legislador nacional tiene que actuar en primer lugar, el Tratado sólo prevé un esquema general.

Si el tratado estipula que todas las personas deben estar protegidas por un sistema de seguridad social, esto es impreciso; la norma no lo dice así, sino que es el legislador nacional quien determina cómo se aplicará el sistema. Esta norma es típicamente una norma que no sself-executing  porque proporciona protección de "seguridad social".

Por otra parte, en virtud de una norma convencional que establece que en el caso de un juicio penal o civil, ya sea que uno pueda defenderse a sí mismo o por un abogado, esta norma puede ser perfectamente self-executing, es lo suficientemente precisa para ser aplicada por un juez directamente. Por lo tanto, el juez puede implementar directamente esta norma e interpretarla, es una norma que puede ser invocada en beneficio del individuo.

Sentencia ATF 112 de 112 I carta p 184 - 185." Así pues, un ciudadano puede invocar un tratado ante la administración y los tribunales si en él se establecen normas jurídicas suficientemente precisas y claras para aplicarlas como tales a un caso concreto y constituir la base de una decisión concreta. Este no es el caso de una disposición que establece un programa o directrices para la legislación de los Estados contratantes y que no se dirige a las autoridades administrativas o judiciales, sino al legislador nacional. También debe negarse la aplicabilidad directa a las normas que se limitan a esbozar la regulación de un asunto o crear una discrecionalidad considerable ".

Se trata de interpretar si una norma es autoejecutable o no. También depende de los países.

En la Constitución suiza tenemos referendos obligatorios y opcionales en los artículos 140 y 141 de la Constitución. Cuando queremos ratificar ciertos tratados, esto se somete a votación popular, ya sea obligatoria o facultativa.

Están sujetos a un referéndum obligatorio con arreglo al artículo 140, en primer lugar cuando el Tratado se refiere a la pertenencia a una organización de seguridad colectiva y cuando se trata de la pertenencia a una comunidad supranacional.

Una comunidad supranacional es cualquier comunidad que pueda establecer normas directamente aplicables a los particulares en los distintos Estados miembros.

Otros tratados pueden someterse a referéndum aunque no sean obligatorios.

En el artículo 141 es el referéndum facultativo, dentro de los 100 días siguientes a la publicación oficial del proyecto de tratado, 50.000 ciudadanos u 8 cantones pueden someter el tratado a referéndum en los casos de tratados de duración indefinida e inaplazable, la pertenencia a una organización internacional que no sea colectiva y supranacional y que se refiera a disposiciones importantes que establezcan normas jurídicas y/o cuya aplicación requiera la adopción de normas de derecho federal.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]