Actions

Los bienes públicos

From Baripedia


En el capítulo 7 analizamos un primer caso de fallo del mercado, es decir, una primera situación en la que el mercado descentralizado no es capaz de asegurar la realización del óptimo social (= asignación eficiente de recursos) → externalidad.

Hay bienes que por su naturaleza intrínseca no pueden ser ofrecidos (parcial o totalmente) por el sector privado → fracaso parcial o total de la solución de mercado.

Por ejemplo:

  • ¿Por qué las carreteras, los puentes, las calles, la educación, el transporte, los servicios de bomberos, la seguridad, etc. son obra de las autoridades públicas?
  • ¿Por qué el gobierno interviene en ciertos mercados como los de vehículos de motor o refrigeradores para limitar sus emisiones?
  • ¿Por qué algunas especies vegetales o animales que se explotan con fines comerciales desaparecen o están amenazadas de extinción mientras que otras no?

Naturaleza de los bienes públicos[edit | edit source]

Características de los bienes públicos[edit | edit source]

Las externalidades tienen muchas cosas en común con este tipo de bienes llamados bienes públicos, que, al igual que las externalidades, también se enfrentarán a una mala asignación por parte del mercado.

Bienes que se caracterizan por la presencia de fuertes externalidades → subproducción o falta de producción en una economía privada.

En esos casos, la política estatal puede abordar potencialmente el fallo de mercado y aumentar el bienestar asumiendo el suministro de bienes públicos.

Las principales características de los bienes públicos pueden resumirse de la siguiente manera:

  • La producción está sujeta a fuertes economías de escala en la producción (= coste medio de producción que disminuye con la cantidad) ;
  • Los bienes tienen las características de "bienes públicos", es decir, son "compartidos" por todos;
  • Los derechos de propiedad sobre ciertos recursos son inexistentes, vagos o no se respetan.

Propiedades de bienes públicos[edit | edit source]

Los llamados bienes "públicos" se distinguen de los llamados bienes "privados" por dos propiedades relacionadas con la forma en que el bien puede ser suministrado en el mercado.

Cuando el productor no puede excluir a los consumidores potenciales, esto se denomina no exclusión.

Cuando el costo de suministrar una unidad adicional del bien es cero, esto se denomina no rivalidad.

La no rivalidad[edit | edit source]

No hay rivalidad en el consumo:

Una vez producido, el costo adicional para que otra persona consuma una unidad del bien es cero.

Por ejemplo: un faro, una vez construido e iluminado, el costo de iluminar un barco adicional es cero. Lo mismo ocurre con un puente, una autopista, un paisaje, la seguridad, etc.

Por el contrario, los bienes privados suelen ser rivales en el consumo: sólo una persona se beneficia de una determinada barra de chocolate.

NB: el costo de un consumidor adicional (que es cero) no debe confundirse con el costo marginal de fabricación del bien (que no es cero). Por ejemplo, el costo marginal de la fabricación de una autopista aumenta con la densidad de la red de autopistas, pero una vez que se construye la red de autopistas, el costo asociado al consumo de este bien es cero (o muy bajo).

Esto también implica que una vez fabricado, es efectivamente difícil dividir el bien según la demanda → característica de indivisibilidad: el bien se suministra en bloque.

La no exclusión[edit | edit source]

La no exclusión en el consumo:

Hay algunos bienes para los que es difícil, si no imposible, excluir a alguien del consumo.

Por ejemplo, hay bienes para los que es difícil, si no imposible, excluir a alguien del consumo:

  • un faro, una señal de carretera;
  • un hermoso paisaje, fuegos artificiales;
  • iluminación de la calle, limpieza de la calle;
  • Defensa nacional, la seguridad de un vecindario;
  • la calidad del aire, la calidad del agua, el medio ambiente en general.

La dificultad no es necesariamente técnica, sino económica. Puede ser técnicamente posible poner barreras para un espectáculo de fuegos artificiales, pero es extremadamente caro y por lo tanto no es rentable.

Resumen[edit | edit source]

Nature des biens publics résumé 1.png

El problema de los aprovechados[edit | edit source]

La no exclusión y el problema del parasitismo[edit | edit source]

La no exclusión está directamente asociada con el problema del beneficiario gratuito o las preferencias no reveladas.

La dificultad de la exclusión permite consumir el bien sin tener que pagar el precio y así cubrir el costo.

Por ejemplo, se pueden dar los siguientes ejemplos:

  • un barco que no paga pero se beneficia de la iluminación de un faro.
  • la televisión pública y la tasa de licencia.
  • Las personas no vacunadas se benefician implícitamente de la vacunación de otros porque la propagación de la enfermedad es limitada.

Comportamiento estratégico de los free riders[edit | edit source]

La teoría del juego muestra que los individuos tienen un incentivo natural para adoptar un comportamiento "polizón", lo que lleva a una situación subóptima para todos.

Este principio fue destacado por John Nash, ganador del Premio Nobel de Economía en 1995, y es una aplicación del dilema del prisionero, que se encuentra muy a menudo en situaciones en las que la elección de uno depende de la elección del otro.

La fuerza de la teoría de Nash es mostrar que la búsqueda del interés propio puede ir en contra del interés colectivo, contrariamente al argumento de la mano invisible.

Ejemplo ficticio[edit | edit source]

Dos vecinos, cuyo camino hacia el pueblo está completamente despejado por la noche, contemplan la posible inversión en alumbrado público.

Dos farolas proporcionarían visibilidad a lo largo de toda la ruta, y una sola farola sólo aporta un beneficio parcial porque parte del camino permanece en la oscuridad.

Supongamos que el costo de una farola es de 3000. La ganancia de bienestar asociada a una iluminación completa del camino (en equivalentes monetarios) es de 4000 cada uno.

Si la iluminación es parcial, el aumento del bienestar es sólo de 2000.

Biens publics exemple fictif 1.png

Problema de coordinación[edit | edit source]

Si se coordinara la acción conjunta, la ganancia neta para cada uno sería positiva: (+1000, +1000).

Por otra parte, existe un incentivo para que cada vecino minimice la importancia del problema de la iluminación para beneficiarse de la acción unilateral del otro. La estrategia dominante resulta ser la inacción: (No hagas nada, no hagas nada) es el único equilibrio de Nash de este juego.

Por lo tanto, el balance es sub-óptimo (caso clásico del dilema del prisionero).

Problema: ¿cómo financiar el bien si la gente dice que no lo disfruta (problema de las preferencias no reveladas)?

Solución: el Estado proporciona el bien pero hace obligatoria la contribución. Queda por ver en qué medida todos deben participar en la financiación del bien público.

Bienes mixtos[edit | edit source]

Exclusión y no rivalidad[edit | edit source]

Hay propiedades mixtas que tienen sólo una de las dos características típicas de las propiedades públicas. Por ejemplo, un puente, un cine o una autopista, una piscina, la televisión permiten la exclusión, a pesar de la no rivalidad.

Algunas propiedades mixtas son proporcionadas por particulares, otras por el Estado. Las prácticas pueden ser muy diferentes de un país a otro, ya que también entran en juego consideraciones de equidad.

La congestión y la consiguiente reducción de la calidad reintroducen cierta rivalidad entre los consumidores y el racionamiento del servicio en cuestión, que es una forma de exclusión.

Ejemplo: educación → exclusión + no rivalidad

  • La educación es pública en diversos grados en diferentes países.
  • a menudo, la educación se proporciona a un precio inferior al coste de producción debido a cuestiones de redistribución. La igualdad de acceso a la formación es una forma de promover la movilidad social. La educación también es proporcionada por el sector público debido a las externalidades positivas que transmite.
  • En el caso de la congestión, el objetivo redistributivo se reduce porque las personas con más recursos pueden sustituir la educación pública por la privada, si ésta es de mejor calidad.

La no exclusión y la rivalidad[edit | edit source]

La propiedad mixta también puede tener la configuración de no exclusión unida a la rivalidad.

Este es el caso de todos los bienes o recursos cuya propiedad común implica en última instancia un problema de congestión. Ej: recursos naturales.

La mala asignación: la sobreexplotación puede llevar a la desaparición pura y simple del recurso.

Los perdedores son a menudo los propios operadores tomados colectivamente.

Concienciación con el famoso artículo de Garett Hardin (1968) y el trabajo de Elinor Ostrom (Premio Nobel 2009).

La tragedia de las comunas[edit | edit source]

Ejemplo clásico: un pueblo de pastores que comparten los campos (las áreas comunales) donde pastan sus animales.

Incentivo para que el pastor individual sobreexplote la pradera, ya que no hay incentivo para contenerse. Cada agricultor impone una externalidad a los demás reduciendo la calidad del campo común.

El beneficio de una gestión "responsable" del recurso común es mínimo, especialmente en previsión de la ausencia de tal actitud por parte de otros.

Como resultado, todos los granjeros sobreexplotan la pradera, cuyo pasto no puede ser renovado.

Tragédie des communaux exemple 1.png

Un problema recurrente y de gran actualidad en los caladeros: es difícil excluir a los nuevos buques pesqueros, pero hay rivalidad en las capturas.

A todos los buques les interesaría limitar sus capturas para permitir que los peces se reproduzcan, pero a cada buque individual le interesa maximizar las capturas antes de que otros lo hagan.

Necesidad de una regulación pública para limitar las capturas individuales.

Problema agudo cuando el recurso natural es compartido por varios países: necesidad de una autoridad supranacional.

Véase The Economist, The tragedy of the commons, contd, 04.05.2005.

Lleno de otras posibles aplicaciones, por ejemplo, el impacto de las emisiones de CO2 en la atmósfera (= bien común) y los intentos de regular con el Protocolo de Kyoto (1997) y el Acuerdo de Copenhague (2009).

La tragedia del nivel comunal: el costo privado contra el costo social[edit | edit source]

Tragédie des communaux - coût privé versus coût social 1.png

Asignación del bien público[edit | edit source]

Oferta óptima[edit | edit source]

Una vez que se ha decidido que se debe proporcionar un bien público, se plantea la cuestión de cuánto.

En el mercado de un bien privado, por un precio determinado, todos consumen una cantidad óptima del bien.

Bienes privados: diferentes cantidades por el mismo precio.

Para un bien público la cuestión es más bien saber para una cantidad dada del bien público (por no haber rivalidad) qué precio cobrar.

Para una prestación eficiente, la suma de los beneficios marginales (disposición a pagar) debe ser igual al costo de producir el bien público. Cada individuo paga entonces el equivalente de su voluntad de pagar.

Bien público: la misma cantidad con diferentes precios.

Solicitudes individuales y solicitudes agregadas: propiedad privada[edit | edit source]

En el precio de equilibrio del mercado, cada consumidor consume una cantidad diferente del bien.

Demandas individuales y demandas globales: bien público[edit | edit source]

La cantidad consumida es la misma, pero cada uno paga un precio diferente.

Si tuviéramos precio = Cm (mercado privado), la oferta del bien sería subóptima o nula.

Demandes individuelles et demande agrégée bien public 1.png

Ejemplo[edit | edit source]

Por ejemplo, si para tener un determinado servicio de limpieza de calles, el costo es de 100 y John está dispuesto a pagar 20, James 30 y Paul 50, tenemos la cantidad óptima de bien público, porque la suma de la voluntad de pagar es igual al costo de producir el servicio.

Una empresa privada de carreteras no podría financiar este servicio cobrando a todos según su voluntad de pago debido al problema de los polizones y las preferencias no reveladas.

El Estado, por otra parte, podrá evaluar los beneficios del servicio de carreteras y, una vez establecida la cantidad óptima, utilizar su poder coercitivo para obligar a los ciudadanos a compartir su financiación. (Pero, ¿cómo se puede evaluar el beneficio y repartir mejor la carga entre los ciudadanos si el propio Estado no sabe cuáles son las preferencias de cada ciudadano? → preguntas muy delicadas...)

Análisis de costo-beneficio[edit | edit source]

Por consiguiente, una solución es realizar un análisis de costo-beneficio, contando todos los beneficios y costos (monetarios y no monetarios) para la comunidad asociados a una cierta cantidad del bien público.

Problema: sin los precios, ¿cómo se pueden estimar los beneficios y los costos para la sociedad de un bien público? Ejemplos :

  • ¿Cuál es el valor social de una embajada? ¿Un zoológico?
  • ¿Caminos más seguros? ¿Valor de una vida salvada?
  • ¿Valor de dañar la biodiversidad? ¿Cuánto vale un bosque?

Este tipo de análisis es necesariamente complejo y subjetivo en su evaluación de los costos y beneficios.

Dependiendo del peso que se dé a la energía generada por una presa hidroeléctrica y los daños a los residentes de la costa y a la biodiversidad, se podrían tomar diferentes decisiones.

Ejemplo: la construcción de un puente[edit | edit source]

Análisis de costo-beneficio de la construcción de un puente sobre un río (propiedad mixta).

Beneficios

  • Beneficios monetarios: Peaje (si lo hay) que pagan los automovilistas.
  • Beneficios no monetarios: excedente del consumidor = automovilistas.
  • Exteriores positivos: más turismo en zonas aisladas, menos congestión en las carreteras.

Costos

  • Costes en efectivo: pago a la empresa constructora.
  • Costes no monetarios: pérdida en seco de la tasa para financiar la construcción del puente.
  • Exteriencias negativas: menos beneficio para el turismo en otras zonas o para la empresa que realiza la travesía en barco (externalidades monetarias) + vista de los residentes locales o destrucción de la vida silvestre en las cercanías (externalidades no monetarias).


Ejemplo: el valor de una vida[edit | edit source]

Muy a menudo, los responsables políticos tienen que decidir sobre la mejora de la seguridad (en el lugar de trabajo, en el tráfico, en el ocio, etc.) y el proyecto puede implicar costes que deben sopesarse con las vidas salvadas.

Problema: ¿Cuánto vale una vida salvada?

El enfoque del capital humano: utilizado en algunos tribunales de los EE.UU. para evaluar los daños compensatorios. Problema de equidad: aquellos cuyos parientes fallecidos no tenían educación reciben menos que aquellos con un alto nivel de educación.
Enfoque de gastos de seguridad: todo lo que la gente paga por un airbag, frenos ABS o extintor de incendios.
Enfoque del valor estadístico: el mercado laboral tiene riesgos de muerte que los trabajadores pueden estar dispuestos a asumir si se les compensa con una prima de riesgo.

Análisis de costo-beneficio y tiempo[edit | edit source]

Otro problema para los responsables de la adopción de decisiones surge cuando las corrientes de costos y beneficios se producen en momentos diferentes.

Por ejemplo: mejor educación, inversión en un mejor tratamiento del agua, reforestación de un bosque... los costos se incurren hoy, mientras que los beneficios están más distantes en el futuro.

Ahora: "un pájaro en la mano es mejor que dos en el arbusto". En otras palabras, los individuos no dan el mismo valor a las corrientes presentes y futuras de costos o beneficios: es una preferencia por el presente.

Está claro que es muy difícil hacer evaluaciones de las consecuencias o externalidades no monetarias, pero también puede haber mucha incertidumbre sobre cualquier cosa monetaria.

El estado de derecho es un bien público[edit | edit source]

Los resultados de la eficiencia del mercado dependen fundamentalmente del respeto del estado de derecho y, en particular, de la salvaguardia de los derechos de propiedad, pero también de las libertades individuales básicas. Sin el respeto de los derechos fundamentales, no puede haber eficiencia en la economía de mercado.

Sin embargo, el mercado por sí solo no permite que surja el estado de derecho.

La búsqueda del interés privado (mano invisible) por sí sola da lugar a situaciones de anarquía en las que el comercio se reduce porque se desalienta por la expropiación (señores de la guerra, la mafia, el Lejano Oeste...).
La comunidad en su conjunto sufre de la falta de respeto de los derechos fundamentales. Ley del más fuerte: el incentivo no es la producción sino la extorsión.

¡Las sociedades de cazadores-recolectores viven sin derechos de propiedad! Pero: son pocos en número comparados con los recursos circundantes. En cuanto aumenta la presión demográfica, los recursos se agotan, porque no hay ningún incentivo para preservarlos (tragedia de los comuneros).

Resumen[edit | edit source]

Los bienes se diferencian por su naturaleza: (no) exclusión y (no) rivalidad.

Exclusión: es posible impedir que alguien lo use. Un bien es un rival si, si es consumido por alguien, se reduce la posibilidad de que también sea consumido por otra persona.

Los bienes públicos puros se caracterizan por la no exclusión y la no rivalidad.

Si la exclusión no es posible, las personas tienen un incentivo para comportarse como polizones cuando el bien es proporcionado por el sector privado.

El Estado se hace cargo de los bienes públicos y decide la cantidad que se debe suministrar mediante un análisis de costo-beneficio.

Los recursos comunes son bienes rivales sin exclusión posible.

Como las personas no pagan por el uso de estos recursos, tienden a sobreexplotarlos.

En esos casos, el Estado es necesario para complementar el mercado. El problema se vuelve crítico cuando el recurso cruza las fronteras nacionales de un país.

Annexes[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]