Actions

Hacia la construcción de una concepción universal de los derechos fundamentales en el siglo XX

From Baripedia

Los derechos fundamentales se extenderán a través de la Revolución Francesa y de los ideales que ésta transmite por toda Europa.

Con la Revolución, la ley se convirtió en la expresión de la voluntad general. Esta ley en el espíritu de la época, ya que ahora es la emanación del pueblo por sus representantes, no puede ser opresiva, sólo puede ir en la dirección de la libertad.

En el siglo XX, la ley producirá los instrumentos del totalitarismo...

Los tratados de paz: 1919 - 1920[edit | edit source]

Europa está saliendo de la guerra incruenta, los ganadores de la Entente liderada por el Presidente Wilson están decididos a establecer un verdadero orden internacional sobre bases sólidas y legales.

Básicamente, los tratados de paz, en algunos aspectos, tienen en cuenta por primera vez a nivel internacional los derechos fundamentales, en particular con respecto a las minorías.

Con la derrota de los imperios centrales (Alemania, Austria-Hungría, Imperio Otomano), el caso de las minorías se convertirá en un tema central con respecto a la protección de sus derechos fundamentales. La recomposición por parte de los vencedores de nuevos estados-nación exaltará una ola de independencia.

Vamos a recrear una Europa, pero esta operación, al establecer nuevas naciones, conlleva riesgos. Estos nuevos Estados están formados por poblaciones heterogéneas que no comparten las mismas lenguas, culturas, religiones y orígenes. Por lo tanto, su destino plantea algunas incertidumbres.

A fin de evitar todo peligro de confrontación, los autores de los tratados de paz establecen un sistema de protección destinado a impedir que los nuevos Estados abusen de su poder en detrimento de las minorías.

Los artículos 86 y 93 del Tratado de Versalles especifican que el Estado checoslovaco y Polonia deben aceptar las disposiciones que las Potencias aliadas consideren necesarias para proteger los intereses de las minorías.

Estas disposiciones se aplicarán en los tratados que reconocen a Polonia y la protección de las minorías firmados en Versalles el 26 de junio de 1919, y en el tratado de 1919 firmado en Saint-Germain-en-Laye para la protección de las minorías y el reconocimiento de Checoslovaquia.

Así pues, estas disposiciones relativas a Polonia son similares para Checoslovaquia y esbozan un primer esbozo de lo que será una protección fundamental de los derechos humanos.

Evidentemente, este sistema de garantía establecido por la Sociedad de Naciones, como todo el sistema, es la base de la seguridad colectiva.

Sin embargo, lo importante es señalar que se está intentando un primer enfoque a nivel internacional en los tratados resultantes de la Primera Guerra Mundial.

El totalitarismo en el siglo XX[edit | edit source]

No podemos entender los principales textos internacionales, en particular la Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada en 1948 o el Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950, sin detenernos en los totalitarismos que golpearán a Europa en el período de entreguerras, precipitando al mundo en la tragedia de la Segunda Guerra Mundial.

El totalitarismo es una disculpa por una raza, considerando que el individuo existe sólo en relación con una raza. Creen que el individuo está al servicio del Estado, que le garantiza el derecho a la vida y a la muerte. Con el totalitarismo, el individualismo ya no existe. A partir de ahora, el individuo debe obedecer al Estado.

Es necesario entender cómo se han arraigado los totalitarismos en Europa; cada uno de los siguientes dictadores ha llegado al poder legalmente.

  • Mussolini: después de la marcha de los fascistas sobre Roma, el rey nombró a Benito Mussolini Presidente del Consejo con el acuerdo del Parlamento el 30 de octubre de 1922.
  • Hitler: nombrado Canciller en 1933 con la aprobación del Parlamento.
  • Pétain: Ante la invasión alemana de Francia, el Parlamento francés le concedió el 10 de julio de 1940 el poder constituyente que le permitiría gobernar el territorio de manera casi dictatorial durante los años de ocupación.

Una vez en el poder, obtendrán plenos poderes del Parlamento, lo que les dará un poder casi dictatorial dentro de sus Estados. Por ejemplo, Mussolini obtuvo del Parlamento un poder legislativo ampliado el 31 de enero de 1926. Ninguna ley puede ser presentada al Parlamento italiano sin su consentimiento. Por otra parte, el Parlamento le autoriza a legislar mediante decretos. Por lo tanto, el Parlamento está eliminando sus poderes a favor del dictador.

Se crean regímenes en los que el Estado tiene el monopolio de todas las estructuras de la sociedad con control sobre la información y la prensa. Los regímenes totalitarios se basan en un partido único y en un aparato policial y represivo omnipresente.

Las leyes revelan perfectamente el carácter totalitario y racista de estas legislaciones, vaciando su contenido de las constituciones de estos países que fueron de inspiración liberal, resultado de dos siglos de evolución como lo fueron la Constitución alemana de Weimar de 1919, la Constitución italiana de 1848 (il statuto libertino) o la Constitución francesa de la tercera república de 1875.

El reconocimiento constitucional de los derechos fundamentales desde el final de la Segunda Guerra Mundial y su internacionalización[edit | edit source]

Tras la Segunda Guerra Mundial y el descubrimiento de las atrocidades cometidas por los regímenes totalitarios, la opinión pública europea tomó conciencia de la necesidad de promover una verdadera concepción universal de los derechos humanos. Esta conciencia de las monstruosidades comprometidas jugará un papel decisivo en la construcción por parte de la comunidad internacional de una concepción universal de los Derechos Humanos y de los Derechos Fundamentales.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948[edit | edit source]

La concepción europea de los derechos humanos marca la culminación de una tradición occidental de defensa de los derechos humanos que ha tomado la forma de un proceso de declaración de derechos. Era esencial proclamar estos Derechos Humanos. Después de la desastrosa experiencia del totalitarismo, esto ya no era suficiente, sino que ahora se trata de declararlos, pero también de garantizarlos, y para que esto ocurra, estos derechos fundamentales deben ser invocados ante un tribunal que pueda determinar si existe o no una violación o no de los derechos fundamentales que pueda incluso conducir a un castigo.

Así, en Europa la mayoría de las constituciones han incluido un mecanismo judicial para garantizar estos derechos fundamentales. Estamos pasando de un proceso de declaración de derechos a un proceso de garantía de derechos que se desarrolla por primera vez a nivel nacional.

La Declaración Universal de Derechos Humanos data de 1948 y tiene por objeto promover una concepción universal de los derechos fundamentales. Para la mayoría de las naciones europeas, esta promoción de los derechos humanos se hace a nivel internacional. Los proclama universalmente (todos los países miembros de las Naciones Unidas que los han suscrito), pero no los garantiza. Este texto no prevé la creación de órganos judiciales.

Por otra parte, el Convenio Europeo de Derechos Humanos prevé a nivel regional un mecanismo de garantía para sancionar las violaciones de los derechos fundamentales.

Esta convención es el comienzo de una concepción internacional de los derechos fundamentales al declararlos a nivel mundial.

El mecanismo de garantía del Convenio Europeo se estableció en la declaración de 1948.

El Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales de 1950[edit | edit source]

El mecanismo de garantía del Convenio Europeo tiene su origen en la declaración de 1948 que marca la evolución de los derechos fundamentales proclamados a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Esta famosa constitución europea se manifiesta, al igual que las constituciones de los países europeos, pero también establece un sistema judicial que garantiza los derechos que proclama. Este Convenio Europeo establece un tribunal para castigar las violaciones. Por lo tanto, si existe un mecanismo judicial para garantizar estos derechos fundamentales, no es una coincidencia, sino un reflejo de lo que ha ocurrido a nivel nacional.

Al garantizar los derechos humanos, marca el final de un proceso interno en el derecho constitucional.

Así, esta convención regional marca el inicio de un reconocimiento y garantía de los derechos humanos no sólo a nivel nacional, sino también a nivel internacional.

Las constituciones de posguerra de algunos Estados europeos[edit | edit source]

En Francia, se redactó una primera constitución en 1946 y una segunda en 1958. En el preámbulo de la Constitución de 1946 se reafirman solemnemente los derechos humanos y de los ciudadanos consagrados en la Constitución de 1789.

En la Constitución italiana de 1947 se establecen los derechos fundamentales, que luego se registran bajo el nombre de "derecho y deber del ciudadano".

La Constitución alemana también destaca estos derechos fundamentales.

Estos tres países siempre tienen en mente la calamitosa experiencia del totalitarismo. Son conscientes de la dramática experiencia del totalitarismo en sus países, reafirmando los derechos fundamentales, pero establecen un medio para evitar repetir los errores del pasado a través de un control de constitucionalidad, que puede definirse como el hecho de que un órgano apropiado (el Comité Constitucional de la Constitución francesa de 1948 y luego el Consejo Constitucional -en Italia es el Tribunal Constitucional-; en Alemania, el Tribunal Constitucional Federal; en Alemania, el Tribunal Constitucional Federal) compruebe que se ha adoptado o no un acto jurídico emitido por una autoridad pública en contravención de la Constitución. En caso de violación, el acto dictado carece de fuerza jurídica, según lo dispuesto en el artículo 19 de la Constitución alemana "toda persona cuyos derechos sean vulnerados por las autoridades públicas....". ». En consecuencia, el recurso es posible ante un organismo especializado cuya misión es verificar los actos del Estado, puede ser para el poder legislativo una ley, como fue el caso de las leyes adoptadas por los parlamentos de los regímenes totalitarios, si se violan las libertades.

Por lo tanto, es importante tener protección contra el Parlamento, que puede, en determinadas condiciones, elaborar leyes de libertad. El poder de "hacerlo todo" no da derecho a "hacerlo todo". La revisión de la constitucionalidad implica una restricción de la soberanía del pueblo, ya que la ley que la expresa, es decir, la de la voluntad general, está sujeta al control del juez.

Los franceses han encontrado un atajo llamativo que limita el poder al limitar la influencia del Parlamento al tiempo que respeta la Constitución. El juez constitucional debe limitarse a regular el curso legislativo sin pretender sustituir a los representantes del pueblo. El juez sólo debe intervenir si se produce una violación flagrante de los derechos fundamentales y no debe interferir en el proceso de legislación que emana de la representación popular que viola el principio de la separación de poderes.

La ley no puede hacerlo todo, refleja la voluntad general, pero sobre todo debe respetar la Constitución, que proclama los derechos fundamentales. Con la revisión de la constitucionalidad, existe un instrumento eficaz para garantizar los derechos fundamentales a nivel nacional.

La declaración francesa de los derechos humanos, en su artículo 6, precisa que la ley es la expresión de la voluntad general en oposición a la ley del Antiguo Régimen que emana del soberano, es decir, del rey. Con esta noción de ley descrita en 1789, que ya no es la expresión del monarca, a partir de entonces, emanada de la voluntad general, ya no puede ser opresiva.

Sin embargo, las experiencias del siglo XX han dejado claro que el representante del pueblo no es suficiente para proteger y garantizar los derechos humanos. Fue necesaria la Segunda Guerra Mundial para establecer órganos judiciales nacionales eficaces que protegieran y garantizasen los derechos fundamentales. Después de la época de la ley, ahora es la venida de los jueces; a ellos les corresponde decir la ley que implica una restricción de la soberanía del pueblo. Por lo tanto, la ley está sujeta a control judicial.

Anexos[edit | edit source]

Referencias[edit | edit source]